Pat Metheny: Road to the Sun (BMG Modern Recordings. 2021) [Grabación de jazz] Por Rudy de Juana

Pat Metheny: Road to the SunEn 2020 Pat Metheny se dejó el alma en el estudio de grabación para producir From this place, un disco muy distinto a su estilo habitual y en el que los efectos especiales y la sobre-producción (entiéndase en el buen sentido), le ayudaron a construir una pieza única, que le valió estar en casi todas las listas que enumeran los mejores discos de jazz del año.

Pero como no hay “ying” sin su “yang”, en su nuevo disco, Road to The Sun, Metheny se aleja de los fuegos de artificio y se marca un estupendo ejercicio de “back to the basics”: guitarra, guitarra y guitarra, en esa fórmula tan conocida que afirma que menos es más.

No está solo en su empeño sin embargo. Compuesto por tres grandes bloques formales, en Road to The Sun, Metheny se hace acompañar por ese prodigio de las seis cuerdas que es Jason Vieaux en las cuatro piezas que componen “Four Paths of Lights”; y de Los Angeles Guitar Quartet en las cinco que forman el corpus central del disco y al que da título. El último tema, “Für Alina” (compuesta por el precursor de la música minimalista Arvo Pärt) es el único que el guitarrista interpreta en solitario, empleando para ello la guitarra Pikasso.

Si en From this place Metheny jugaba con un jazz experimental basado en texturas modernas  y sonidos de la naturaleza (no olvidemos que en última instancia es un alegato contra el cambio climático), aquí nos encontramos no ya con un disco de jazz, sino con una propuesta de guitarra clásica. No es la primera vez que entra en este terreno: en Unquity Road (1976) o en Hermitage (1979), ya encontrábamos a un Metheny explorando el repertorio de virtuosos como Francisco Tárrega, Federico Moreno Torroba o Heitor Villalobos.

Es inevitable pensar que Metheny también se inspira en Tárrega para este disco, con una parte final de “Four Paths of Light” que nos remite directamente s sus “Recuerdos de la Alhambra”, no tanto en su melodía sino en su estructura formal. El resto en cambio, parten de composiciones propias, en las que se combinan apergios de estupenda dificultad técnica, con momentos de gran calma y pocas notas evocadoras. El sonido ibérico que domina una parte de las piezas, se combina con acentos de la canción francesa o incluso, del jazz brasileño…sin que por ello se pierda su concepción como conjunto.

A lo largo de todo el disco, el sonido de Metheny destaca por su falta de artificio, texturas limpias y una interpretación en la que se busca el equilibrio de forma deliberada. Solo en algunos momentos del segundo movimiento, en el que ya entran “a jugar” los chicos de Los Angeles Guitar Quartet, encontramos ligeros momentos para la percursión, el rasgado de cuerdas e incluso, un pellizco electrónico, que parece introducido con toda la intención de sacarnos de nuestro ensoñamiento.

La parte más sorprendente e innovadora del álbum y también la única que entra de lleno en el jazz es una “Für Alina” que pasa del piano a la complicadísima Pikasso, una guitarra compuesta por 42 cuerdas, tres trastes y dos bocas.

Es aquí donde escuchamos las primeras (y últimas) inflexiones, las fugas, las notas dobladas, en una composición tan melancólica como extraordinaria. Y es aquí por supuesto donde nos encontramos cara a cara con Metheny, donde podemos apreciarle por completo…el momento que el guitarrista genial parece haber salido de ese “escondite” en el que parecía haber permanecido “oculto” en el resto del tiempo.

Road to The Sun no es un disco de jazz, pero realmente eso es lo de menos. Es un disco clásico sí, pero muy hermoso, de los que apetece escuchar una y otra vez; de los que aprendemos a comprender poco a poco; de los que se disfrutan sorbo a sorbo, escucha a escucha, cada vez que le damos al “Play”.

Texto: © Rudy de Juana, 2021. http://www.caravanjazz.es/

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.