image_pdfimage_print

Chema Saiz: Solo Album Volumen 2Fue allá por 1999 cuando Chema Saiz presentó su Solo álbum (Plectro), grabación que, en teoría, precede a este Solo álbum – Volumen dos, así que a la vista está todo el tiempo transcurrido entre uno y otro. Sin embargo, y a pesar de lo mucho que ha cambiado el panorama musical, Saiz sigue siendo un artista tan difícil de clasificar como lo era entonces, combinando géneros y estilos y haciéndolo con la facilidad de un maestro guitarrista.

Podemos tomar, como buen ejemplo de ello, el tema con el que abre este álbum grabado hacia finales del año pasado, una versión de “Tinkle, Tinkle”, de Thelonius Monk, que sorprenderá agradablemente a los amantes del genio fundador del bebop. Pero tras este ejercicio de virtuosismo pasa inmediatamente a lucirse con dos temas propios, “No Tan Largo” y “Marketing” que sirven perfectamente para darnos cuenta de que Saiz es de esos artistas que están siempre a la búsqueda de nuevas fronteras musicales y tras los que vuelve, una vez más, a Monk en “Crepuscule With Nellie”.

De formación clásica en el más puro estilo de la guitarra española —un excelente punto de partida para viajar en dirección al jazz más experimental—, se acercó desde muy joven a guitarristas de jazz de la talla de los norteamericanos Sean Levitt o John Abercrombie, pero también de músicos polifacéticos como el multinstrumentista Dave Liebman.

Saiz (Alcalá de Henares, 1963) grabó su primer disco, Mi carro, allá por 1997, con su propio cuarteto que integraban Kevin Robb al saxo, Richie Ferrer al contrabajo, Carlos González en la batería y él mismo en la guitarra española. Desde entonces ha alternado los trabajos en solitario, como el citado Solo álbum, los dúos (Sanchema, 2017), los tríos (Trío Álbum, 2008) y hasta septetos que incluían flauta (Elías Cepeda) y oboe (Emma Mendo) en Vocal Project (Vol. I) en 2014, lo que da buena idea de su amplitud de miras y su deseo de experimentar con nuevas formas de expresión.

Saiz, por tanto, es de naturaleza inquieta y así es posible encontrar en su discografía, por ejemplo, un homenaje a Fitzgerald y a Pass (Recordando a Ella Fitzgerald & Joe Pass, 2014), en compañía de la vocalista Ángela Cervantes. Queda claro pues que no es de los que se dejan etiquetar, ni de los que viven en la calma funcionarial de un estilo definido y concreto. Esto implica por supuesto una elevada dosis de riesgo, pues Saiz aborda en un momento dado estándares como los que incluye en este último disco, “The Mooche” y “Stardust”, de Ellington, para saltar a continuación a temas como “Chotis nº 6” de composición propia y de ahí, nada menos que a “Cuadros de una exposición”, de Modest Músorgski.

Para salir bien parado de aventuras como estas se precisan indefectiblemente dos herramientas: conocer el propio instrumento a la perfección y una elevada dosis de confianza en uno mismo. Por suerte y como hemos dicho, Saiz cuenta con ambas en su haber por lo que el resultado es más que satisfactorio. Cierra el álbum su versión de “Lament”, del trombonista J.J. Johnson, concluyendo así una experiencia musical que nos ha llevado por caminos muy diferentes de los que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a recorrer. Salir ocasionalmente de nuestra zona de confort es una experiencia recomendable —al menos en el terreno jazzístico—, siempre que uno la lleve a cabo en buena compañía y no cabe duda que alguien capaz de atreverse con una versión de la popular canción tradicional “Estaba la pastora” y salir con bien de ella, es el músico adecuado para probar nuevos acordes.

Texto: © Juan F. Trillo, 2021 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut

Chema Saiz: Solo Álbum – Volumen Dos (Errrabal Jazz, 2020)
Chema Saiz
, guitarra.
Estudios de grabación: Camaleon Music Studio, Madrid.
Ingeniero sonido: Omar Carrascosa, Santi Fernández.
Masterizado: Santi Fernández.
Sello discográfico: Errabal Jazz.