image_pdfimage_print

Nunca es fácil empezar de nuevo. Y eso es precisamente lo que, de alguna forma, Vijay Iyer hace en Uneasy un álbum en trío en el que renuncia a la que ha sido su formación titular de la última década, esto es: Stephen Crump al contrabajo y Marcus Gilmore a la batería.

La nueva formación sin embargo no desmerece a la original. Tyshawn Sorey, que sustituye a Gilmore, es un viejo conocido de Iyer, y de hecho ambos han trabajado juntos en cuatro álbumes, comenzando en ese estupendo Panoptic Modes publicado en 2001. En cuanto a la contrabajista Linda May Han Oh, la historia es diferente.

Durante los últimos años tanto Iyer como Sorey han compartido protagonismo como directores artísticos del Banff International Workshop in Jazz and Creative Music que cada año se celebra en la Columbia Británica (Canadá). Es en este taller en el que Oh fue “reclutada” por ambos y de la experiencia de tocar juntos a lo largo de 2019, de donde surge la idea de grabar un álbum a finales de ese mismo año.

Grabado pocas semanas de que se declarase la alerta sanitaria, Uneasy es casi sin saberlo, también hijo de la pandemia. Muchas de las tensiones que acabaron por explotar meses más tarde (las protestas de Black Lives Matter, o el descontento ante el incremento de las desigualdades en Estados Unidos) están muy presentes, explica Iyer en una entrevista reciente para DownBeat, en el origen de este álbum.

”Children of Flint”, el tema con el que se abre este Uneasy es una buena muestra. La pieza hace referencia a cómo debido a la negligencia de las autoridades locales, el agua para consumo de la ciudad de Flint (Michigan), estuvo expuesta a altos niveles de contaminación por plomo, creando un grave problema de salud pública que se cebó especialmente con la población afroamericana de la ciudad.

Para reflejarlo, Iyer construye un tema en el que todos los instrumentos se sienten vulnerables, especialmente un contrabajo al que se lleva a tocar de forma “antinatural” provocando que el ya desarrollo sombrío de la composición acabe hundiéndose en la tristeza.

De forma similar, Combat Breathing denuncia los abusos policiales en Estados Unidos contra la población afroamericana. En este caso Iyer pone su foco en las muertes de Michael Brown, Eric Garner y Tamir Rice, asesinados en 2014 a manos de oficiales de la policía en distintos incidentes (Michael Brown en Ferguson, Missouri; Eric Garner en Nueva York y el niño de 12 años, Tamir Rice, en Cleveland).

La primera vez que se presentó esta pieza fue frente a la muy blanca audiencia de la “Brooklyn Academy of Music” que la había comisionado meses antes para la presentación de su programa de piano. Para dicha presentación, que coincidía en el tiempo con el asesinato de Rice, Iyer encargó a la coreógrafa Paloma McGregor, una performace en la que 30 personas negras se tumbaron en el escenario frente a un público que, sin estar preparado para esta demostración, se vería obligado a contemplar el significado de su inacción, con el solo acompañamiento de un piano.

A partir de aquí, el disco toma un vuelo más alegre, con la reinterpretación de ”Night and Day”, el clásico de Cole Porter, así como una enérgica y maravillosa versión del ”Drummer’s Song” de Geri Allen y en la que todos los instrumentos vuelan cargados de magia. “Augury”, el más corto de los temas que componen este Uneasy es sin embargo, el más “Iyeriano”: un solo de piano en el que sin una intención previa, el artista se deja llevar por su su capacidad para improvisar en directo.

Como en el resto de su carrera, Vijay Iver ofrece un disco en el que destacan las texturas y las formas de vanguardia, proponiendo temas casi siempre sofisticados y como hemos visto, con una gran carga conceptual. Es difícil decir, sin embargo, si la nueva formación en trío supera a en riqueza y profundidad a ese estupendo trío al que ya estábamos tan acostumbrados…y es que si bien el disco tiene esos momentos brillantes que quieres escuchar una y otra vez, también acusa cierta languidez en algunos temas que en nuestra opinión, no acaban de sumar.

Con todo, no podemos más que celebrar un nuevo disco de un Vijay Iyer que apenas estrenada la década de los 50, sigue demostrando por qué ha sido y sigue siendo uno de los grandes renovadores del género.

Texto: © Rudy de Juana, 2021. http://www.caravanjazz.es/