image_pdfimage_print

Berta Moreno vuelve a la actividad, tras un merecido descanso que coincidió con el parón provocado por la pandemia, pero también por ciertos —y felices— cambios en su vida personal. Y lo hace con un disco que destila aires africanos en casi todas las composiciones, fruto de las experiencias vividas en el 2016, durante su estancia como voluntaria en el centro social para la infancia Little Ray of Hope, en Kawangware, Kenia. Berta Moreno asegura que el tiempo que pasó con aquellos niños y el ejemplo de la alegría con que afrontan el futuro teniendo tan poco, le cambió la vida.

Este disco, Tumaini, “esperanza” en suajili, es un homenaje a aquellos jóvenes, pero también una reminiscencia de las emociones que los paisajes de la sabana dejaron en su espíritu creador. Así pues, en el álbum abundan los ritmos africanos, como, por ejemplo, en el tema “Afrika”, donde la vocalista Alana Sinkëy nos traslada sin esfuerzo a este continente.

Sin embargo, el disco es también un ejercicio de eclecticismo, pues junto a los mencionados ritmos cálidos y vitalistas, es posible encontrar sonidos que reconocemos como “urbanos”, sin duda influencia de los años que Berta Moreno lleva viviendo en New York City. En este apartado incluiríamos “Hope Intro” o “Hope”, mientras que en “Karibu”, el tema que abre el álbum, disfrutamos de una fusión que hace honor al nombre del grupo que Moreno lidera, Afro Jazz Soul Project.

El primer disco de Berta Moreno, Little Steps (2017), —cuya presentación en directo reseñamos en su momento en Tomajazz— recibió los elogios de la crítica y fue recompensado con un merecido Global Music Awards Gold Medal al Mejor Álbum de Jazz 2018.

Por su parte, Tumaini (2021) está teniendo una excelente acogida y puede considerarse como un álbum maduro, que ha sido elaborado no solo con el corazón, sino también con la cabeza. En ciertas composiciones, como “Mandhari I” y “Mandhari II” apreciamos una línea melódica más reflexiva, evocadora de sonidos hard-bop. En cambio, en “Dance” detectamos aires de latín jazz en ciertos momentos, mientras que en otros nos parece reconocer juegos vocales de inspiración africana, que nos recuerdan a Miriam Makeba.

O tal vez sea solo nuestra imaginación, porque lo cierto es que Berta Moreno ha sabido fusionar acertadamente todas aquellas influencias que ha ido recogiendo en su largo recorrido vital. Y lo ha hecho de tal manera que es difícil decir dónde empieza una y donde termina otra, lo que viene a significar que ha logrado crear un estilo propio y personal, tan alegre y vital como los paisajes africanos y tan complejo y abigarrado como las calles neoyorkinas.

En resumen, un excelente segundo álbum que nos deja con el deseo de que el tercero llegue lo antes posible.

Texto: © Juan F. Trillo, 2021 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut

Berta Moreno y Afro Jazz Soul Project: Tumaini
Berta Moreno
, saxo.
Franco Pina, percusión y arpa.
Raphaël Pannier, batería,
Maksim Perepelica, bajo.
Manuel Valera, piano, teclados.
Alana Sinkëy, voces.
María Alejandra Jiménez, Sinuhé Padilla-Isunza, Berta Moreno, coros.

Producción; Maksim Perepelica y Kabir Sehgal.
Edición: David Darlington y Maksim Perepelica.
Estudios de grabación: Samurai Hotel Studios, Queens, NYC.
Publicado en 2021