Emma Nagy Quintet. Tiempo para madurar (44º Festival Getxo Jazz. 2021-07-02) [Concierto de jazz] Por Juan F. Trillo

44º Festival Getxo Jazz

  • Fecha: 2 de julio de 2021. 13:00
  • Lugar: Muxikebarri, Getxo (Vizcaya)
  • Grupo:
    Emma Nagy Quintet
    Emma Nagy, voz.
    Peter Csech, guitarra.
    Aron Talas, piano.
    Abel Denes, contrabajo.
    Adam Klausz, batería.

Siempre es agradable encontrar un grupo de jóvenes prometedores al inicio de su carrera, como es el caso de Emma Nagy Quintet. Esa combinación de un potencial todavía por desarrollar y un futuro azaroso e incierto resulta, en mi opinión, irresistible. Todos los componentes de esta banda, segunda de los participantes en la Sección Concurso de Grupo del Getxo Jazz 2021, proceden del Conservatorio Bela Bartok de Budapest, Hungría, donde se conocieron y decidieron, hace tres años, empezar a navegar juntos por las procelosas aguas del jazz profesional. En este breve intervalo se han hecho ya con un par de premios en su país, lo que sugiere que van por el buen camino.

Tomajazz ha podido cambiar con ellos unas palabras antes de su concierto: “Estamos preparando el que será nuestro tercer disco, que esperamos tener listo para la primavera próxima”, dice Peter Csech, guitarra del grupo.  Emma Nagy, voz y líder de la formación: “Todos los temas del playlist de hoy son composiciones propias. De hecho, prácticamente todo nuestro repertorio está formado por temas nuestros”. Y añade: “No hay un único autor, pues todos colaboramos habitualmente en la composición”. Este es, en mi opinión, un detalle que revela la juventud de los miembros de la banda y que están todavía empezando su recorrido musical. Demasiadas manos en un mismo tema pueden dar como resultado composiciones en las que los músicos parecen haber intentado meter “demasiadas cosas demasiado diferentes”.

De hecho, esta podría ser la explicación de los abruptos cambios de estilo que percibimos de unos temas a otros e incluso, en ocasiones, dentro de un mismo tema. Con eso y todo tal vez lo más valioso del grupo aparece cuando el tempo disminuye y la voz de Nagy se vuelve más íntima, algo que nos gustaría escuchar más a menudo.

En otras ocasiones, en cambio, su fraseo se ve ahogado por los instrumentos de sus compañeros que suenan con un exceso de decibelios. Pero como decíamos antes, los cambios son abruptos y de repente volvemos a escucharlos trabajando al unísono, introduciendo buenas ideas y apoyando, como debe ser, al elemento principal de la banda: la cantante.

Es comprensible que cada uno de los componentes quiera tener su momento de lucimiento, pero estas intervenciones deben estar muy medidas para no relegar a un segundo plano a la voz.

En resumen y como decíamos al principio: una formación con un gran potencial y cuya falta de experiencia irá desapareciendo a medida que aumente su rodaje por los escenarios internacionales —“Esta es solo la segunda vez que actuamos fuera de nuestro país”, nos revelaba Nagy—. Y la primera que vienen por nuestras tierras. Será agradable volver a verlos y a escucharlos dentro de algún tiempo, apreciar su evolución y comprobar si van convirtiéndose en el gran grupo de jazz que pueden llegar a ser.

 

Texto: © Juan F. Trillo, 2021 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.