1

El Jazz le sienta bien a Getxo. Getxo Jazz 2021 (30 de junio a 4 de julio de 2021) [Conciertos de jazz] Por Mario Benso, Pedro Urresti y Pachi Tapiz

44º Festival Getxo Jazz

  • Fecha: del 30 de junio al 4 de julio de 2021.
  • Lugar: Muxikebarri, Getxo (Vizcaya)

Javier Colina Quartet
Miércoles, 30 de junio

En un año, 2021, en el que a pesar de que parece que ya se vislumbra la luz sigue presentando una situación muy complicada a todos los niveles por culpa de la pandemia del COVID-19 y sus terribles variantes, el Festival de Jazz de Getxo ha retomado su actividad tras el parón obligado de 2020. Los conciertos principales (todos ellos a las 19:00 en la sala Ereaga de Muxikebarri de Getxo), comenzaron con la actuación de Javier Colina Quartet. El grupo no ha llegado a publicar ninguna grabación, y tampoco tiene intenciones de hacerlo según lo que comentó el contrabajista. Este lleva trabajando durante varios años con Ariel Brínguez (saxos tenor y soprano), Pablo Gutiérrez (piano), y Daniel García Bruno (contrabajo). Además de una enorme sabiduría instrumental, el líder del cuarteto muestra una fabulosa habilidad para armar su repertorio con una música que va del Norte al Sur, y de un lado a otro del Atlántico. De ese modo Monk sonó a modo de cumbia (fabulosa versión de “Epistrophy”); enlazó Cuba con África por medio de versiones de temas como “Belén” o “Novia Mía”. El concierto fue una fiesta en el que además de contar con un contrabajo que tuvo una increíble capacidad de cantar, también acudieron la versatilidad al saxo de Brínguez o las magníficas aportaciones de Gutiérrez y García Bruno, y en el que no faltaron los aplausos espontáneos de los asistentes, que como en el resto de conciertos de cada una de las tardes, agotaron las localidades.

Texto: © Pachi Tapiz, 2021
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

The Cuban Jazz Syndicate
Jueves, 1 de julio

El baterista Michael Olivera lideró a su grupo The Cuban Jazz Syndicate. Un septeto que cuenta con unos músicos que cuentan con un enorme bagaje musical: repásense las trayectorias del líder, del pianista Pepe Rivero, de Ariel Brínguez o del trompetista Raynald Colom, que sustituyó al inicialmente anunciado Carlitos Sarduy. El sindicato del jazz de Cuba presentó su grabación Y llegó la luz planteando un repertorio compuesto por temas propios en el que más que luz hubo muchos, demasiados, fuegos artificiales, o como diría el clásico, mucho ruido y pocas nueces. La cantante Myriam Latrece llevó sus intervenciones vocales a un lugar con apariencia de contemporaneidad, pero en el que aparte de que no se le entendía lo que cantaba, había más vacío que contenido. El resto de compañeros nos obsequiaron con solos interminables al bajo eléctrico de cinco cuerdas, explosiones de los vientos, rápidas cabalgadas por las teclas del piano, y demostraciones percusivas en la batería. Como no podía ser de otra manera requirieron la participación del público con sus palmas y cantos. El resultado fue un concierto en el que se echó a faltar una mayor interacción entre los músicos, acorde con su potencial.

Texto: © Pachi Tapiz, 2021
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

Maria João & Carlos Bica Quartet
Viernes, 2 de julio

La colaboración entre la cantante Maria João y el contrabajista Carlos Bica se remonta a un cuarto de siglo. Tras diez años con grabaciones y conciertos a lo largo de todo el Mundo, han retomado su actividad acompañados por los jóvenes André Santos (guitarra), y João Farinha (piano y teclados). La intensidad de la propuesta de João puede llegar a ser excesiva, no deja indiferente. En el concierto en Getxo la cantante mostró su enorme capacidad vocal, con un control al alcance de muy pocas. Es capaz de moverse por los terrenos de la improvisación libre, pero a su vez no tiene problemas para controlar la voz perfectamente por terrenos más ortodoxos. Su expresividad teatral sobre el escenario fue el complemento perfecto de su trabajo vocal y del de sus compañeros. Estos, aunque tuvieron sus momentos de lucimiento (fantásticos los aromas blueseros del guitarrista, la suavidad del contrabajista o los teclados que miraban hacia la música tradicional), estuvieron al servicio de la cantante. El repertorio, que finalizó con un “What A Wonderfurld World” lleno de retranca (no puede ser de otro modo a la vista de la que está cayendo), incluyó además de temas propios, revisiones de canciones como “Scarborough Fair”, “Woodstock” (la mítica composición de Joni Mitchell), The Doors, Robert Johnson o The Beatles.

Texto: © Pachi Tapiz, 2021
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

Chano Domínguez & Martirio “A Bola de Nieve”
Sábado, 3 de julio

Maribel Quiñones, conocida artísticamente como Martirio, es un monstruo sobre el escenario. Chano Domínguez es uno de los pianistas más grandes en la escena jazzística española actual. Tras colaborar a partir de finales de los años 90 del pasado milenio en grabaciones míticas como Coplas de Madrugá y Acoplados, ambos músicos han vuelto a retomar su colaboración con A Bola de Nieve (2019). En Getxo presentaron este espectáculo. Tras el comienzo a piano solo por parte del pianista gaditano, Martirio hizo acto de presencia en el escenario para revisar el repertorio de la última grabación de este duo. A lo largo del concierto sonaron “Tu no sospechas”, “El manisero”, “La vie en Rose”, “Bito Manue”, “Drume negrita” y “Se equivocó la paloma”. Más allá del repertorio, el resultado son canciones de entrañas, sonidos de sentimientos. La capacidad de Martirio sobre el escenario no sólo se mostró en la manera de cantar, si no en las presentaciones, que con su nota de humor y también de cariño y admiración, sirvieron para poner en contexto los temas que fueron sonando en el concierto. Una mención especial para el técnico de luces, que con una precisión casi mágica, fue el complemento perfecto para el espectáculo.

Texto: © Pachi Tapiz, 2021
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

Jorge Pardo/Carles Benavent/Tino di Geraldo Trio + Niño Josele
Domingo, 4 de julio

Concluyó el Festival Internacional de Getxo su edición sin duda más compleja y singular por las circunstancias de todos conocidas, y lo hizo con una de esas formaciones que los aficionados conocen de memoria, como a las buenas delanteras de antes: Pardo, Benavent y Di Geraldo han pisado en varias ocasiones el escenario getxotarra, y siempre lo han hecho para disfrute del público local, agradecido y generoso como pocos. Nos comentaba Jorge Pardo que hay muchas ganas de subirse a los escenarios tras este año de pérdida, y los tres lo corroboraron dando lo mejor de sí mismos, que no es poca cosa si hablamos de talentos como los suyos. Para esta gira han invitado a la guitarra jonda y sabia de Niño Josele, que salío en solitario a lancear y deleitó en la suerte, para luego integrarse en el homenaje colectivo al compañero que se les fué, Chick Corea, cuyo “Spain”, como no podía ser de otra manera, puso fin a la celebración, vivida en el escenario a ritmo de fin de fiesta. Recuerdo sentido, de artistas que conocen muy bien las leyes no escritas de la música y saben arrimarse como pocos. Así puso el telón este festival amable, testigo además de que, ahora más que nunca, hay unas ganas locas de volver a distrutar de la magia de la música en vivo: escuchar, tocar, sentir emociones. La ecuación simple de las cosas grandes.

Texto: © Mario Benso, 2021
Fotografías: Pedro Urresti Barandiarán © Festival de Jazz de Getxo, 2021

Exposición No Silence, No End por Jorge López de Guereñu
28 de junio al 28 de julio

Como complemento al Festival, en la casa de cultura de Romo está expuesta No Silence, No End por Jorge López de Guereñu. En ella el artista revisa su visión del jazz representando a algunos de sus artistas más importantes en distintos formatos. La pieza central de la exposición, compuesta por 36 retratos de figuras esenciales de la AACM de Chicago, en un soporta totalmente insospechado, resulta irresistiblemente atractivo. Un pequeño reto a quien acuda a la exposición es que intente localizar a Monk, una figura esencial del jazz para López de Guereñu.

Texto y fotografías: © Pachi Tapiz, 2021