Noveno álbum del pianista, compositor, profesor e impulsor de proyectos de fuerte compromiso social, Joshua Edelman. En esta ocasión ha elegido el mar como tema central, para un disco que reúne composiciones tan diversas como diversos son los seres que encontramos en los océanos que lo inspiran.

Temas traídos del folklore vasco —“Bizkaia maite”, de Benito Lertxundi—, de sones cubanos —“Rumba de cajón”, de Juan Pablo Torres—, del estándar jazzístico —“It Don’t Mean a Thing”, de Ellington y Mills—, e incluso de la música clásica —“Solfeggietto”, de Emmanuel Bach, con arreglos del propio Edelman.

Desde luego, el pianista tiene la destreza suficiente como para navegar con soltura en aguas tan alejadas unas de otras y es tal vez su propia personalidad musical la que aporta unidad a una colección de temas que, de no ser por él, podrían haber resultado excesivamente heterogéneos.

Este es precisamente el problema de las empresas, sean o no musicales, que intentan abarcar demasiado: la cohesión, evitar que el resultado sea excesivamente disperso. Y en esta ocasión, además, Edelman recurre a una larga lista de excelentes músicos para apuntalar este proyecto que tiene como objetivo último sensibilizar sobre el cambio climático y su nefasta influencia en los océanos.

Grabado en junio de 2017, en el Teatro Campos, Bilbao, forma parte de la iniciativa Jazz For Life, que dirige el propio Edelman, junto a su esposa Cristina Santolaria y al hermano de esta Alberto Santolaria. Jazz For Life pretende “crear una conciencia común para llegar a mejorar las relaciones entre los seres humanos y la naturaleza”. Un objetivo ambicioso, no cabe duda, pero en el que la música puede desempeñar un papel relevante.

Joshua Edelman, nacido y educado en la ciudad de Nueva York, comenzó desde muy joven su formación musical, con el piano como el instrumento que le acompañaría durante toda su vida. No tardó en introducirse en los ambientes jazzísticos de la ciudad, de la mano del pianista Barry Harris y comenzaría un periplo musical por Latinoamérica y diversas ciudades españolas, hasta que en 2010 decidió asentarse en Bilbao, Bizkaia. Desde entonces dirige el centro de formación especializado en el jazz, el Jazz Cultural Theatre of Bilbao, donde además de impartir clases, compone y, ocasionalmente, organiza conciertos para un pequeño pero selecto grupo de aficionados.

Jazz for the Oceans pretende ser “un grano de arena para llegar a mi público con un mensaje de amor y empatía hacia la maravilla de nuestra biodiversidad, nuestra fuente de vida, tan amenazada por nosotros mismos”. El mar está presente, por tanto, en las composiciones y en algunos casos de forma evidente, como en “Coralina”, el tema que abre el disco o cuando Steve Turre introduce el sonido de caracolas en “All Blues” o en “Babel”. En otros casos —“Se canta el mar”— es el piano de Edelman el que evoca el sonido de las olas, interpretando una versión del “How Deep Is the Ocean” (I. Berling), acompañado de los versos de Nicanor Parra recitados por Susana Santolaria.

El eclecticismo es evidente, por tanto, a lo largo de todo el álbum: instrumentos como el fliscorno o la trikitrixa se mezclan con las ya mencionadas caracolas; los versos del chileno Parra, con una versión del “Over the Rainbow” en euskera (“Ostadarraz Gaindi”) e incluso con el yiddish cantado por Ana y Lara Sagastizabal en “Beir Mir Bist Du Schein”.

Hace falta un objetivo claro para mantener la cohesión en el producto resultante. En este caso, no cabe duda de que es el mar el trasfondo que permanece constante a lo largo de las doce composiciones. Sin embargo, es imposible evitar una cierta sensación de popurrí, algo por otra parte comprensible, dada la mencionada disparidad de composiciones, intérpretes e instrumentos. Eso sí, tomados individualmente, cada uno de los temas resulta muy agradable de escuchar, probablemente porque detrás de todos ellos se encuentran las manos diestras y experimentadas de Edelman a las teclas de su piano.

 © Juan F. Trillo, 2021 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut

Joshua Edelman: Jazz For The Ocenans

Joshua Edelman, piano.
Steve Turre, trombón y caracolas de mar.
Xabi Arakam, trikitixa.
Xabi Aburruzaga, trikitixa.
Manuel Machado, trompeta y fiscorno.
Lara Sagastizabal, voz.
Ana Sagastizabal, voz.
Susan Santolaria, poesía.
Charlie Cooper, saxofón.
Yelsy Heredia, contrabajo y voces.
Moisés Porro, batería.
Ramón González, percusión.
Ander Edelman, piano y voz.
Julen Edelman, piano y voz.
Yaiza Santolaria, voz.
Rafa Eizaguirre, claqué.
Ingeniero de sonido: Saúl Santolaria de Castro.

Grabado en directo en Teatro Campos Elíseos, Bilbao, el 8 de junio de 2017. Publicado en 2021 por Jazz Basque Country Productios.

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.