Carla Bley, jazz y todo lo demás… [Libro de jazz] Por Julián Ruesga Bono

Creo que es muy importante la cuestión de los intereses que tenga cada uno. Alguna gente tiene tendencias vanguardistas y otras no, y no se le puede pedir a nadie que cambie eso. Alguna gente está interesada en transmitir una vieja tradición, y puede parecerle estimulante estar dándoles vueltas a los mismos patrones, sin ningún interés por encontrar nada nuevo. Pueden estar tocando lo mismo toda la vida. Se obsesionan con no limitarse a mantener una tradición, lo que quieren es perfeccionarla. Hay gente que busca la manera perfecta de combinar los viejos patrones, y para ellos eso es progreso. Otra gente quiere derribar los muros y descubrir un nuevo territorio.

Steve Lacy a Derek Bailey

Uno de los libros más interesantes de los publicados en los últimos años sobre el jazz y sus músicos es Carla Bley, de Amy C. Beal, editado por la editorial argentina Templo en el oído en 2016. Un recorrido por la vida profesional de la prolífica y ecléctica pianista, líder de banda, compositora, arreglista y empresaria norteamericana Carla Bley (1938). El perfil de Bley es el de una polifacética activista cultural que ha estado presente en casi todos los acontecimientos claves del jazz de los últimos sesenta años, ocupando siempre un papel relevante en ellos. Además, con una producción musical fascinante, recogida en una extensa discografía de la que el libro da cuenta. Bley ha desarrollado su carrera musical dentro del espacio y las instituciones del mundo del jazz aunque siempre en contacto con la vanguardia de la música académica y del art-rock experimental. Su música, como la de otros muchos músicos de jazz contemporáneos, ha sido calificada de postmoderna, vanguardista, mestiza, híbrida, experimental, …, siempre situada en medio de un vacío nominal que la defina o represente en los términos que se definía o representaba el jazz a mitad del siglo XX.

Su biografía ayuda a visualizar el mundo del jazz actual; aporta al lector una importante información sobre el jazz de los últimos decenios a través de la extensa red de colaboraciones que Bley ha desarrollado con otros músicos a lo largo de su vida profesional –Jimmy Giuffre, Charlie Haden, Don Cherry, Gato Barbieri, George Russell, Paul Motian, John McLaughlin, Paul Bley, Robert Wyatt, Gary Burton, Nick Mason, Peter Brötzmann o Jack Bruce, son sólo algunos de ellos. Además, su presencia activa en los diferentes frentes culturales abiertos por los músicos de jazz en la segunda mitad del siglo XX permite acercarnos a la estrecha relación del jazz actual con la música popular y la música académica de vanguardia –del free jazz a la organización del New Music Distribution Service, NMDS (del que fue cofundadora junto a Michel Mantler) o su actual relación con la discográfica alemana ECM (Edition of Contemporary Music) y los músicos europeos.

Al inicio de la década de 1970, Bley, creó un estudio de grabación, Grog Kill Studio, y un sello discográfico, Watt Works, con los que ha grabado y editado sus discos desde 1974 –lo que le ha permitido el control creativo de su trabajo y una relativa autonomía y autosuficiencia como compositora y música dentro del mundo mercantil del jazz. El ahora desaparecido NMDS, New Music Distribution Service, fue una organización sin fines de lucro ideada para la distribución y comercialización de la producción discográfica de pequeños sellos independientes que publicaban música creativa que no tenía cabida en los circuitos comerciales. NMDS estaba orientado a la música contemporánea entendida en un sentido amplio. Su catálogo promovía las variantes menos comerciales del jazz, el rock y la música académica de vanguardia, lo que simultáneamente a su labor mercantil creo un espacio de encuentro y colaboración entre músicos facilitando que todas las músicas experimentales tuvieran cabida e interactuaran entre ellas. NMDS pretendía dar a los músicos total control artístico y económico sobre su obra discográfica. Llegó a distribuir los discos publicados por 350 sellos independientes. NMDS suspendió sus servicios en 1990. Entre la música distribuida había trabajos de músicos como John Cage, Edgar Varèse, Laurie Anderson, Henry Cowell, Paulin Oliveros, Alvin Lucier, Cecil Taylor, Fred Frith, Anthony Braxton, John Zorn, Chick Corea o Philip Glass, sin duda, algunos de los músicos más influyentes en la música occidental de la segunda mitad del siglo XX que platearon su trabajo inicial a contra corriente, fuera de las convenciones musicales occidentales y hoy son considerados pilares de la música actual.

Cada uno de los diez capítulos del libro están dedicados a un hito sobresaliente en la carrera de Bley. Hay algunos capítulos dedicados a grabaciones y otros centrados en actividades importantes que la artista ha desarrollado, como la ya reseñada New Music Distribution Service o sus trabajos para big bands o sus composiciones para música de cámara. El capítulo octavo está dedicado al sentido del humor en la música de Carla Bley: cómo, en ocaciones, ha recurrido a la satíra, la parodia y la ironía, a veces a la payasada, para llamar la atención sobre determinadas convenciones musicales y sociales. También hay un capítulo dedicdo al álbum A Genuine Tong Funeral, del vibrafonista Gary Burton, diez temas compuestos y arreglados por Carla Bley y grabados por Burton y su banda –uno de los primeros álbumes conceptuales en la historia del jazz.

La música de Carla Bley, como la de muchos otros músicos de su generación, se ha fraguado bajo la influencia del eclecticismo estilístico y compositivo que el rock desarrolló durante las décadas de 1960 y 1970 y las innovaciones conceptuales aportadas por la música electrónica y la música de vanguardia. Para quién quiera acercarse al trabajo de Carla Bley se recomienda la escucha del álbum recopilatorio publicado en la serie rarum de la discográfica ECM, que reúne una selección de algunos de sus trabajos más memorables. También se recomienda escuchar uno de sus más celebrados trabajos, la opera, Escalator Over The Hill (JCOA/EOTH, 1968), mezcla de jazz, rock y otras varias músicas, y sobre todo escuchar sus últimos trabajos grabados junto a Andy Sheppard y Steve Swallow y distribuidos por ECM, Trios (2013), Andando el Tiempo (2016) y, Life Goes On (2020).

 

 

Tomajazz: © Julián Ruesga Bono, 2021

Título: Carla Bley
Autora: Beal, Amy C.
ISBN: 978-987-46211-0-8
Editorial: Templo en el oído
Año de la edición: 2016
Traductora: Agostina Marchi
Formato: 15×23
Páginas: 190
Idioma: Castellano

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.