image_pdfimage_print
  • Fecha: 31 de mayo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Jochen Rueckert: batería.
    Mark Turner: saxo tenor.
    Lage Lund: guitarra eléctrica.
    Matt Penman: contrabajo.

Comentario:

jochen rueckert quartet

Magnífica despedida, del festival Jazzazza Fest. 2013 en Jazzazza Jazz Club, protagonizada por el grupo Jochen Rueckert Quartet, un cuarteto de gigantes del jazz contemporáneo llegados directamente desde la gran manzana neoyorquina, lugar donde actualmente se forja el mayor despliegue artístico y musical del género jazzístico. El baterista alemán, Jochen Rueckert, presentó su último disco titulado Somewhere Meeting Nobody (Pirouet, 2012) ante un aforo completo de músicos, seguidores y aficionados que disfrutaron del proyecto y de la calidad de los artistas que le acompañan  en esta gira europea. Nada más y nada menos que el saxofonista tenor, Mark Turner (Ohio) figura reconocida del jazz con una fuerte personalidad sonora y compositiva, demostrada en numerosos trabajos discográficos, bien como líder o colaborador; el guitarrista de origen nórdico, Lage Lund, considerado uno de los mejores músicos de su generación, y el contrabajista neozelandés Matt Penman, un músico muy solicitado en las formaciones y proyectos más vanguardistas que se están generando actualmente en la escena del jazz más innovador. Todos ellos, incluido Rueckert, son líderes de algunas formaciones y tienen infinitas colaboraciones con una larga lista de renombrados músicos de jazz, tan extensa que llenaría más de la mitad de esta reseña únicamente con sus nombres, entre ellos: Marc Copland, Kurt Rosenwinkel, Seamus Blake, Aaron Parks, Ben Street, Bill Stewart, Bobby Hutcherson, Nicholas Payton, Dave Douglas y Joe Lovano, por citar a algunos.

 

jochen rueckert

 “Yellow Bottoms”, fue el tema elegido para iniciar el primer set del concierto, una pieza a ritmo de swing medio alto, marcada por la batería de Rueckert y el contrabajo de Penman, muy compenetrados y atentos a las incursiones de sus compañeros de formación. Las originales improvisaciones de Turner, Lund y Penman no tardaron mucho en aparecer, dejando en el aire los primeros signos de lo que sería una actuación extraordinaria, en cuanto al contenido temático, las formas musicales, y al elegante manejo de los cuatro componentes. Con el vamp final del tema enlazaron el principio de  “Bridge And Front”, una composición fluida cuya suave exposición estuvo a cargo del saxofonista, dejando paso al solo del contrabajista, diestro y preciso en sus fraseos. Lund y Turner protagonizaron también parte de la pieza con excelentes improvisaciones, partícipes de esa alquimia sonora que el cuarteto iba creando paso a paso. La balada titulada “Bess” transmitió un clima sosegado y etéreo, en la que el saxofonista y el guitarrista efectuaron ajustados solos, a cual de ellos más profundo y elocuente. La intensidad más acentuada llegó con la pieza llamada “Allo Plasty”, un tema introducido a tiempo lento que fue convirtiéndose en un complejo diálogo entre saxofón y batería, apoyados por la consistencia del contrabajista y las ricas fórmulas armónicas del guitarrista, plagada de acordes  abiertos y fluidas maneras al borde de lo virtuoso.

mark turner

La segunda parte comenzó con “The Cook Strait”, una partitura en la misma línea que los temas anteriores, en la que Rueckert planteó uno de los pocos solos de batería que escuchamos durante el concierto, casi al final del tema. Jochen Rueckert es un extraordinario baterista, firme, bien apostado en su instrumento, enérgico y flexible en las maneras, con grandes cualidades, idóneo para llevar las riendas de este proyecto compartido con los tres pesos pesados del jazz que le acompañan. Llevados por el ritmo del contrabajo y la batería, en “Café Rommel” volvieron a lucir las improvisaciones de guitarra y saxofón, manejándose con intensos fraseos dentro y fuera de la estructura armónica, en los que a veces predomina el concepto interválico. Con “Somewhere Meeting Nobody”, tema que da título al reciente álbum, y  “Eggshells”, una partitura realizada a ritmo vertiginoso, en la que Turner desplegó todas sus rápidas habilidades, creando momentos de gran intensidad, llegaron a la parte final del concierto. Lund y Rueckert tuvieron también aquí su espació, con un espléndido discurso del guitarrista y un esperado solo de batería que dejó entusiasmados al atento público presente. Los aplausos y vítores tuvieron su recompensa transformada en un bis final, una adaptación del tema llamado “To Hare And The Hold”, de la banda británica Depeche Mode. Un final apoteósico de una actuación memorable en todos los sentidos, sobre todo por el contenido del repertorio musical y la condición de los miembros del cuarteto.

 

lage lund
matt penman
 

Oportunidad única de escuchar a estos cuatro fenómenos del género, que espero volver a encontrar en tiempos venideros, y larga vida a este joven festival que inicia su aventura apostando por una música de gran calidad, avalada por prestigiosos músicos de la esfera jazzistica nacional e internacional.

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: ©Rafa Márquez, 2013