image_pdfimage_print

Jazzfermín 2013 

  • Fecha: 10 de julio de 2013 
  • Lugar: Plaza de los Burgos, Pamplona, Navarra 
  • Componentes:
    Martirio & Javier Colina Trío 
    Martirio: voz
    Javier Colina: contrabajo, acordeón, voz, palmas
    Raúl Rodríguez: tres
    Guillermo McGill: batería y percusión

Comentario:

IMG_7453.JPG_MartirioJazzferminconmarco

Maribel Quiñones se puso su traje de Martirio para poner patas arriba la Plaza de los Burgos en el cuarto concierto de medianoche de Jazzfermín 2013. Una cita muy especial ya que traía como compañero y coprotagonista de la noche a Javier Colina, a quien le tocó jugar en casa. El público abarrotó esa plaza recogida, casi escondida en la trasera del Ayuntamiento, ajena casi por completo al devenir de una fiesta en la que hay espacio para que además de imágenes y acontecimientos llamativos (en algunos casos reprobables e incluso punibles), tengan lugar otros eventos que hacen de San Fermín algo mucho más grande que las imágenes que se suelen vender en los medios de comunicación, la mayor parte de las veces más interesados en explotar lo anómalo que lo normal. Unas tres mil personas, en palabras de la organización, abarrotaban las sillas, las gradas de la plaza, los laterales e incluso el suelo por delante de las primeras filas. Había una gran expectación por ver a la cantante.

IMG_7420.JPG_MartirioJazzferminconmarco

Martirio es una cantante de raza. Detrás de ese escudo que son sus peinetas, sus gafas oscuras y sus lujosos vestidos se esconde una gran cantante y una gran actriz, capaz de escenificar con sus manos, sus movimientos y su mirada las tristes historias que relatan la mayor parte de los temas de su repertorio.

IMG_7436.JPG_MartirioJazzferminconmarco

Con un pequeño retraso comenzó un recital que se inició haciendo paradas en el tango argentino y la música cubana. Durante esta primera mitad tanto Raúl Rodríguez (fantástico al tres) como Javier Colina (que tocó el acordeón y también cantó) tuvieron un gran protagonismo. También el público, que interpretó junto a la cantante algunos temas, como el mítico tango “Volver”. Faltaba el encuentro entre la copla y el jazz que Martirio, McGill, Colina y Chano Domínguez protagonizaron magistralmente en Coplas de Madrugá. Este comenzó con el mismo tema que inicia ese disco. “Dicen” fue el último impulso a un concierto que ya estaba muy arriba y en el que además de la copla hubo espacio para recordar a Chavela Vargas, la música de Puerto Rico y el flamenco.

IMG_7427.JPG_MartirioJazzferminconmarco

A partir de ese momento se dio un mayor protagonismo al jazz y con él a la improvisación. Poco a poco fueron sonando algunos de los temas de ese disco (“Ojos verdes”, “Tatuaje”) en los que como tal y como indicó la propia Martirio, Raúl Rodríguez consiguió magistralmente que no se echase en falta al piano de Chano Domínguez. Fue el final apoteósico de un concierto que terminó con el público aplaudiendo en pie, bis incluido, a los cuatro músicos. Lo único que sobró en el concierto fueron los acoples (especialmente con la guitarra) y los problemas con el sonido que sin estar presentes de un modo continuado, no abandonaron el concierto en ningún momento. Si el sonido hubiese acompañado, en vez de nueve, el concierto habría sido de diez, matrícula de honor y vuelta al ruedo.

Texto: © Pachi Tapiz, 2013
Fotografías: © Sera Martín, 2013