image_pdfimage_print

Con motivo de su concierto en Madrid al frente del Marcos Pin Factor E-Reset, Sergio Cabanillas y Enrique Farelo charlaron con los músicos gallegos Marcos Pin y Manolo Gutiérrez en el programa de radio “Universos Paralelos” de Onda Verde Madrid 107.9FM.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

SERGIO CABANILLAS: Barbanza es una comarca gallega, ¿no?

MARCOS PIN: Barbanza es una pequeña península en Galicia. Llevo viviendo allí siete años, gracias a mi mujer. Es una zona que me llamó la atención por muchas cosas: cómo son sus gentes, el paisaje, mar y montaña se entremezclan… es el punto de inicio de este disco. Todos los temas son pueblos o lugares, es el material de inspiración con el que hemos trabajado.

SERGIO CABANILLAS: En la formación hay un buen muestrario de excelentes músicos de jazz gallegos ¿Cómo has elegido a tus compañeros de viaje?

MARCOS PIN: Durante esta gira tengo la sensación de haber dejado Galicia sin músicos de jazz (risas). De todos modos, no es el caso, hay muchos músicos de jazz excelentes en Galicia. En este caso, todos ellos son, antes que nada, amigos de siempre. Manolo y yo nos conocemos desde hace muchos años, Pablo Castaño y yo estudiamos juntos de pequeños en la misma escuela en Santiago. Después él se fue a Nueva York y yo a Holanda. Toño Otero y yo somos compañeros de ciudad, los dos lucenses, y los dos comenzamos en esto del jazz casi a la misma edad. Es un grupo ambicioso. Somos diez, y es difícil moverlo, conseguir conciertos, y gracias a esa amistad ha sido todo muchísimo más fácil. Yo propuse el proyecto y no he tenido nada más que apoyo. La primera vez que grabamos lo hicimos en Santiago de Compostela, con un frío tremendo y un piano desafinado. La segunda vez grabamos en el estudio de Mario Barreiros, en Oporto. Pude financiarlo invirtiendo lo que obtuvimos con Organic Collective en Girando Por Salas. Lo mezcló Ben Rubin en Nueva York, quien además me ayudó con la parte final del proceso por su amistad con Jim Paul, hijo de Les Paul, que accedió a masterizarlo.

ENRIQUE FARELO: En una de las fotografías interiores aparecéis nueve músicos en lugar de diez. ¿Quién falta y por qué?

MARCOS PIN: El que falta es Toño Otero, el saxo barítono que en ocasiones dobla al tenor. Estuvo ausente en las sesiones de fotos por enfermedad. Por eso incluimos la segunda foto, en la que está Toño en primer plano.

MANOLO GUTIÉRREZ: También ocurre que en una formación tan grande es difícil coincidir todos a la vez, todo el mundo tiene compromisos que atender.

MARCOS PIN: Claro. De hecho, en esta gira viene Xacobe Martínez al contrabajo en lugar de Juansy [Santomé].

SERGIO CABANILLAS: Vaya, si llegamos a saberlo le habríamos invitado, es un aliciente más para ver a la banda en esta gira. Por cierto, ¿Factor E-Reset tiene que ver con poner a cero la faceta eléctrica?

MARCOS PIN: Es una pregunta que me hacen muy poco, y me llama la atención. Este es un primer disco. Mi idea del grupo es de largo recorrido. Algunos de los temas ya han sido grabados anteriormente en otros discos, con Thanos [Athanasopoulos]…

SERGIO CABANILLAS: …como “Bagheera’s Dilemma”…

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

MARCOS PIN: “Bagheera’s Dilemma” fue un encargo de Thanos, un saxofonista griego con quien tenemos un cuarteto junto con Paco Charlín y L.A.R. Legido. Fue muy específico en sus demandas, quería un tema para el álbum que fuera como una divagación sobre qué opción de filosofía de vida deberíamos tomar los seres humanos: una vida urbana o una vida natural. Recordé a la pantera de “El libro de la selva”, que tenía un dilema: no sabía si llevar a Mowgli a la aldea del hombre o dejarlo en la selva. A partir de esa idea compuse dos temas que son contrastantes pero de algún modo se unen, de modo que el tratamiento contrapuntístico es así, en dos motivos: uno más campestre y otro más urbano. Respecto a Factor E-Reset, es un proyecto a largo plazo. Yo no sabría decir si soy en primer lugar soy guitarrista o compositor, para mí es lo mismo, y lo que quiero es que los temas que compongo para trío o cuarteto tengan la oportunidad de sonar en ensemble. Mi segunda intención es hacer un repertorio elaborado para orquesta de composiciones hechas por músicos de jazz gallegos como Manolo Gutiérrez o Xacobe Martínez. Quisiera que fuera como una fábrica donde se puedan llevar esos temas a un formato más grande. Como el Galicia no tenemos ningún tipo de apoyo institucional por parte de organismos oficiales, es difícil, pero alguien ha de asumir esa responsabilidad.

SERGIO CABANILLAS: En este caso, la “institución” es Paco Charlín y su sello Free Code.

MARCOS PIN: Sí, este año Free Code ha sacado numerosos discos. Paco es una persona excepcional, y aparte de amigo y compañero músico, con él todo son facilidades. Este año ha sacado cosas muy buenas, yo me quedo con dos: Flood, un gran trabajo de Paco, y Manolo ha sacado Illa Da Lúa. Dos discos excelentes.

ENRIQUE FARELO: Volviendo al disco, en algunos de los arreglos subyace claramente el espíritu de las big bands.

MARCOS PIN: Sí, en los arreglos que quedaron, cada tema fue un trabajo arduo. Comencé los temas como si de un ensemble se tratara, y no me convencía la orquestación ni el sonido que se sacaba, así que se fueron directamente a la papelera. Tenía muy claro que quería que sonara grande, porque últimamente había escuchado otras formaciones de tamaño medio o grande, como septetos u octetos, y al final acaban siendo como un trío o un cuarteto, pero con otro timbre, y yo no quería sólo eso. Quería que sonara más grande. Gil Evans es uno de mis iconos, y siempre he admirado eso mismo en él, conseguir de una limitación de instrumentos algo que suene grande. Aunque no esté bien que yo lo diga, estoy particularmente orgulloso de la orquestación, hacía mucho tiempo que no trabajaba tan dentro de algo, combinar los instrumentos, dónde, en qué línea… siento cierto orgullo del resultado.

ENRIQUE FARELO: En muchas de las big bands que he escuchado con el paso de los años, tanto el piano como la guitarra aparecen a menudo en un discreto segundo plano, más como compositores o arreglistas que como instrumentistas, a la sombra de la orquesta, formando parte de ella. En este caso hay más presencia en algunos pasajes…

SERGIO CABANILLAS: …y, aún así, el piano deja de sonar en varias ocasiones. En “Bagheera’s Dilemma”, pese a estar presente en la exposición, en toda la sección de solos, la armonía la hace el vibráfono.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

MARCOS PIN: Claro, es que además tenemos un vibráfono. Tenemos que repartirnos el trabajo de acompañar entre los tres.

SERGIO CABANILLAS: Ya lo creo, el reparto del trabajo armónico entre los tres es una gran tarea.

MANOLO GUTIÉRREZ: Es cierto, y hay mucho menos espacio. El piano, por ejemplo, es un instrumento en cierto modo orquestal, y en ocasiones es mejor restar, hacer menos cosas, dejar que el sonido de los arreglos de metales sea el que sobresalga, y hacer apoyos que, aunque se noten menos, refuercen la función de los vientos.

ENRIQUE FARELO: También ocurre lo mismo con la guitarra.

MARCOS PIN: Es una cuestión de balance en el tema. Sí, es cierto, aunque depende del arreglo. En “Moment’s Notice”, por ejemplo, nos repartimos el acompañamiento. También hay bastantes unísonos en el piano, melodías y contrapuntos.

MANOLO GUTIÉRREZ: Claro, pero al formar parte de un arreglo, no es lo mismo.

SERGIO CABANILLAS: Sobre todo ese refuerzo al contrabajo de la mano izquierda del piano. En cualquier caso, el reparto de las armonías es espléndido y muy cuidado, y el resultado es muy pleno, muy compacto. Hablando del tema ¿cuáles son tus arreglistas de cabecera?

MARCOS PIN: De todos saco algo. Bob Brookmeyer es uno de mis favoritos. George Russell también me gusta mucho. Como compositores, escucho muchos impresionistas: Ravel, Debussy… “Bico De Mar” tiene ese toque impresionista.

SERGIO CABANILLAS: Exacto. Eso dicen en la reseña del disco en JazzTimes, y tienen mucha razón. Esa introducción a piano es magnífica.

MARCOS PIN: Esa introducción es fantástica y no está escrita, sólo están escritos los cambios, es obra de Manolo.

ENRIQUE FARELO: En el caso de Manolo, ¿qué diferencias encuentras entre el trabajo en Sumrrá y con Marcos Pin?

MANOLO GUTIÉRREZ: La diferencia básica es hacer muchas menos cosas, dejar respirar a los otros instrumentos y tratar de encajar en ese sonido. En el trío con piano, este instrumento tiene muchísimo trabajo y puedes tocar solos largos. En este caso lo que hay que pensar es que somos diez, y que tenemos que construir la música entre todos. Aquí la tarea del piano, que puede ser un instrumento muy invasivo, porque puede tocar casi como una orquesta, es procurar restar, olvidarse un poco del instrumento y tratar de encajar la música con los demás.

ENRIQUE FARELO: En tu caso, aparte del piano, ¿has pensado en tocar otros instrumentos como el órgano Hammond o el Fender Rhodes?

MANOLO GUTIÉRREZ: No soy muy aficionado a los sonidos de órgano. Realmente de los instrumentos de teclado, el que más me gusta es el piano. Incluso en la música clásica, me gusta mucho la música barroca, pero me gusta interpretada al piano incluso mucho más que con los instrumentos originales.

Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

SERGIO CABANILLAS: ¿Cómo están las cosas en Sumrrá?

MANOLO GUTIÉRREZ: Ahora estamos haciendo una serie de conciertos en los que tocamos cada uno de los discos entero, como resumen de una etapa. En verano haremos otros dos conciertos con temas de todos los discos, después de haber pasado por tocar cada uno por separado. También hemos hecho pequeñas reediciones de los discos porque había gente que demandaba los discos y estaban agotados. Después del verano tenemos previsto hacer un nuevo disco. Estamos repasando toda nuestra trayectoria para ubicarnos. Hemos tenido una etapa tranquila en la que cada uno estuvo centrado en sus proyectos, y ahora estamos en eso.

ENRIQUE FARELO: El segundo disco de Organic Collective, Groovy Meditation se echa en falta el Hammond de Juan Galiardo. ¿A qué se debe esa ausencia?

MARCOS PIN: A mí me hubiera encantado que hubiera Hammond en el disco, pero tuvimos que rehacer el grupo. El verdadero motivo es que Juan vive en Cádiz, y no podíamos volver a hacerlo. No por Juan, sino por la búsqueda del Hammond, el estudio… teníamos unos plazos que cumplir, porque el disco fue parte de Girando Por Salas, y decidimos hacerlo de esa forma, pero no descartamos hacer un tercer disco con órgano. La combinación de guitarra y Hammond me encanta.

SERGIO CABANILLAS: De todas tus facetas, ¿en cuál te encuentras más a gusto?

MARCOS PIN: Soy afortunado en ese sentido, porque no hago nada que no me guste. Con Thanos, Paco y Luis estoy muy a gusto. Thanos y yo estamos escribiendo para grabar en Octubre el tercer disco. Con él tengo una relación especial. Fuimos compañeros de conservatorio, e hicimos mil conciertos en todas las fiestas de Navidad, en Holanda y por todas partes, viajando en tren… llevamos muchos años tocando juntos. Organic Collective me encanta, porque me gusta desempolvar la Fender. En ese grupo toco Stratocaster, que es la primera guitarra que tuve, y con el paso de los años cada vez suena mejor. Disfruto mucho cuando hacemos groove. También me gusta mucho escribir y arreglar. En eso soy obsesivo, y tengo que tener la racha. En lo que se refiere a arreglar y orquestar, los meses que me dedico a ello, no estoy en nada más. Fue lo que ocurrió con Barbanza, por eso no hubo disco nuevo con Thanos.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

Marcos Pin Factor E-Reset en el Café Berlín, Madrid, 2013.

SERGIO CABANILLAS: ¿Qué influencias tienes a la hora de tocar eléctrico? Yo escucho a Scofield, a Wayne Krantz…

MARCOS PIN: Sí… y Jimi Hendrix. Las influencias son todo lo que escuchaba de pequeño y sigo escuchando, como Jimi Hendrix, Scofield… a Metheny lo escuchaba mucho y ya no me gusta tanto, al contrario que con John Coltrane, que me gustaba menos cuando era más joven que ahora. Como guitarrista me fascina Jimmy Raney, Tal Farlow, Joe Pass… Wes Montgomery, por supuesto.

ENRIQUE FARELO: En España… ¿Joaquín Chacón?

MARCOS PIN: Me gusta mucho Joaquín Chacón. He visto conciertos suyos, he escuchado su música, y me gusta.

ENRIQUE FARELO: ¿Y cuáles son las influencias de Manolo?

MANOLO GUTIÉRREZ: El primer pianista que escuché con atención fue Keith Jarrett, antes de que empezase a grabar standards, en aquellos discos con Jan Garbarek…

ENRIQUE FARELO: …incluso antes, el cuarteto o quinteto de los ’70… era más progresivo.

MANOLO GUTIÉRREZ: Si, toda esa época, y también algunos pianistas como John Taylor o Richard Beirach. Después, con el tiempo, escuchaba pianistas más clásicos como Bill Evans. Tuve una temporada que me gustaba muchísimo –y aún me gusta- Kenny Kirkland, me parecía una forma muy explosiva de tocar. También me gusta Herbie Hancock.

ENRIQUE FARELO: ¿Esbjörn Svensson?

MANOLO GUTIÉRREZ: Me gustaba lo que hacía, pero no le he escuchado en profundidad, supongo que por la edad, porque cuando estaba empezando a tocar no existía, los pianistas que escuché son algo más mayores.

ENRIQUE FARELO: ¿Sería viable que hicierais los dos un proyecto personal a dúo de piano y guitarra?

MARCOS PIN: Por supuesto.

Manolo Gutiérrez con Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

Manolo Gutiérrez con Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

MANOLO GUTIÉRREZ: Sí, sería una gran idea, aunque no fácil, desde mi punto de vista. Hay que trabajarlo mucho para que ambos suenen bien juntos. Son dos instrumentos que pueden hacer armonía, y si ésta no está escrita de antemano puede haber ciertos roces, habría que trabajar bien en los ensayos, pero sería viable.

ENRIQUE FARELO: ¿Tiene más trabajo un disco a dúo que, por ejemplo, uno con ensemble como Barbanza?

MARCOS PIN: En el caso de guitarra y piano, yo creo que sí. Pensando en dúos de guitarra y piano que gusten… por supuesto, los de Bill Evans y Jim Hall…

SERGIO CABANILLAS: Intermodulation y Undercurrent

MARCOS PIN: …y el de Abercrombie con Marc Copland. Como dice Manolo, es difícil, pero se puede hacer, es como un reto armónico… la guitarra, en tesitura, es la mano izquierda del piano. También he de decir que no suelo tocar con pianistas, prefiero el trío al piano. Hay dos pianistas en España con los que me siento cómodo tocando como guitarrista y acompañando al mismo tiempo. En el disco hay un par de solos que acompañamos juntos, y no se crea ese roce. Los dos son Gutiérrez: Manolo y Pablo. El segundo ahora está tocando órgano, pero yo lo conocí como pianista, de hecho en el primer disco a trío era el pianista invitado. Estudiamos en el mismo conservatorio. Con los dos Gutiérrez me siento cómodo, con otros pianistas no es así, se me hace difícil… a menudo llenan mucho, yo sueno en la mano izquierda del piano y me tapan en seguida.

ENRIQUE FARELO: Como melómanos, ¿qué tipo de música escucháis aparte de ésta?

MANOLO GUTIÉRREZ: Escucho bastante música clásica de diferentes épocas. Tuve una temporada con compositores como Béla Bartók, Stravinsky y la primera época de Schönberg. También me gusta la música barroca para teclado, como todo lo de Bach. Lo primero que empecé a tocar fue rock, y también lo sigo escuchando. El primer disco que me compré fue Made In Japan de Deep Purple. En aquella época yo tocaba un poco la guitarra y me dedicaba a aprender las cosas directamente de los discos.

MARCOS PIN: A mí me pasa un poco lo mismo, escucho cosas diferentes por temporadas. La semana pasada sólo he escuchado el disco de Joni Mitchell con Vince Mendoza. También tengo mis dos meses de John Coltrane, y sólo pongo discos de Coltrane… o la temporada de los Beatles… siempre funciono por impulsos.

MANOLO GUTIÉRREZ: Ahora que hablas de Coltrane, yo tuve una fijación con Giant Steps. Lo ponía absolutamente todos los días durante un par de años o así… no me cansaba nunca de escucharlo.

Manolo Gutiérrez con Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

Manolo Gutiérrez con Sumrrá en el San Juan Evangelista, Madrid, 2008.

SERGIO CABANILLAS: Siendo tan aficionado a Coltrane, habrá sido duro seleccionar un tema como “Moment’s Notice” para el disco.

MARCOS PIN: No me costó mucho, porque cuando estaba trabajando en este disco, tenía esa obsesión pero por Blue Train (risas). También me gusta la leyenda que rodea la composición del tema. Siempre lo cuento en los conciertos, dicen que John Coltrane compuso el tema en una hora, y por eso lo llamaron “Moment’s Notice”, “al instante”. Cuando hablo de composición con algún estudiante lo utilizo para que la gente se dé cuenta de cómo funciona la mente de un genio como Coltrane. En realidad no es que lo escribiera en una hora, es que tenía el tema ya compuesto en su cabeza y lo que hizo fue transcribirlo en una hora.

SERGIO CABANILLAS: Para finalizar, ¿cuáles son los planes de futuro para Factor E-Reset y tus otros proyectos?

MARCOS PIN: Por supuesto, tengo la idea y la temática para el segundo disco de Factor E-Reset. Tengo cosas escritas, bocetos. Suelo trabajar mucho sobre las tonalidades y la dirección en general del álbum. De momento está aparcado, porque lo más inmediato es el tercer disco con Thanos. Estamos escribiendo los temas, primero el título y luego todo lo demás, en eso somos un poco de la vieja escuela.

Texto y fotos © Sergio Cabanillas, 2013.