image_pdfimage_print

XVI Festival Internacional de Jazz San Javier

  • Fecha: 27 de julio de 2013.
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa, San Javier (Murcia)
  • Componentes:
    Chuchito Valdés: piano.
    Sandra Carrasco: voz invitada.
    Javier Colina: contrabajo.
    Georvis Picó: batería.
    Yuvisney Aguilar: percusión.

Comentario:

 Chuchito Valdés

El cierre del XVI Festival Internacional de Jazz San Javier se convirtió en un homenaje al extraordinario pianista y compositor cubano Bebo Valdés, recientemente fallecido. Su nieto, Chuchito Valdés, fue el encargado de protagonizar el evento dedicado a su abuelo, acompañado por músicos de gran prestigio y categoría como el genial contrabajista pamplonés Javier Colina y los cubanos: Georvis Picó, en la batería, y Yuvisney Aguilar, en la percusión. El cuarteto se convertiría más tarde en quinteto, con la unión de la voz invitada de la cantaora  Sandra Carrasco, que actuó en buena parte de la sesión.

 Sandra Carrasco

La trayectoria del pianista, comienza a ser relevante a partir de sus primeros álbumes editados en el año 2002, discografía que comienza a tomar amplitud con los nuevos trabajos grabados en 2012: The Other Side Of Me, Piano & Charango con Eddy Navia, y Live in Chicago, estos dos últimos están nominados para el Grammy de la música latina.

 Javier Colina

“Tributo a Bebo”, fue el primer tema elegido para iniciar la actuación. Una hermosa pieza que recordó las particulares cadencias armónicas que realizaba su abuelo, ahora adornadas por la mano derecha de su más joven sucesor. Valdés incluyó en el repertorio varios temas de su más reciente trabajo Live in Chicago,  como la emotiva partitura llamada “Bossa Para Ti”, un tema que el pianista supo conducir sabiamente con sus enérgicas improvisaciones, logrando niveles de gran intensidad sonora y lírica, y “Danzon De Nina”, en el que destacaron los solos del pianista, desprendidos y elocuentes,  arropados por el singular ritmo cubano. Otra de las piezas incluidas fue “Take The A Train”, un claro guiño al pianista Duke Ellington, como muestra de las buenas influencias que se dan en el joven Valdés. El líder compartió aquí desarrollos e improvisaciones con el contrabajista Javier Colina, columna vertebral del cuarteto que realizó una sublime labor musical durante todo el concierto y fue principal protagonista en muchos momentos del mismo. La formación continuó deleitando a los presentes con “Guajira Blanca” y “Montuno Lecuona”, una descarga afrocubana desarrollada en gran parte por los sonidos de la percusión y de la batería, en las manos de Yuvisney Aguilar y Georvis Picó, y los diálogos cantados a modo de pregunta y respuesta entre los cuatro componentes. “C7” y “Obsesión”, fueron los dos últimos temas antes de invitar al escenario a la cantaora Sandra Carrasco.

 Georvis Picó

Con la presencia de la vocalista el concierto tomó otros caminos no exentos de la calidad musical impuesta por los maestros que le acompañaron en los diversos temas cantados. “Por una cabeza”, “Cómo fue”, “Cualquiera” y el conocido bolero “Sabor a mí”, fueron algunas de las canciones con las que nos deleitó la espléndida voz de la invitada. El bis final de su actuación fue con la canción “Oh qué será”, de Chico Buarque. El público aplaudió a la cantante y reclamó otro bís que no se hizo esperar demasiado, ejecutando una peculiar adaptación de “El manisero”. Generosos en su entrega, el cuarteto de Valdés regaló un último tema, ahora sí, llamado “Almendra Danzon”, un colosal colofón de concierto para el recuerdo de los presentes.

 Yuvisney Aguilar

Excelso y merecido homenaje a una de las figuras más relevantes que nos ha dado la música moderna, el gran maestro Bebo Valdés, siempre recordado a través de sus discos y ahora también con sus dignos sucesores.

Texto: José Antonio García López
Fotografías: Rafa Márquez