image_pdfimage_print

warren_wolf_wolfgangChristian McBride le descubrió ante el gran público merced a su presencia en la banda Inside Straight, y ha llegado para quedarse. Warren Wolf presenta su segundo disco como líder, creando junto a su nombre una triple aliteración de uves dobles en un título dedicado al mismísimo Mozart. Y es que a Wolf le interesa mucho la composición, los arreglos, las texturas. Pero también el blues, el swing, la improvisación. En este CD satisface ambas visiones intercalando interpretaciones de dos cuartetos distintos: el “disciplinado” (con Aaron Goldberg, Kris Funn y Billy Williams, Jr.) aborda sus arreglos más detallistas; el “jazzero” (con Benny Green, Christian McBride y Lewis Nash) se dedica al swing y a la tradición jazzística. Ni estos son indisciplinados ni a aquellos les falta swing, de modo que ambas formaciones funcionan a las mil maravillas.

Siguiendo con esa dicotomía que nos facilitará la descripción del disco, el “cuarteto disciplinado” se encarga de dar el pistoletazo de salida con “Sunrise”, elaborada composición cuasi épica de sonoridades brillantes con un claro regusto al Pat Metheny Group, como demuestra el vamp final, repetido en dinámica ascendente. El pedal polirrítmico de “Grand Central” (no confundir con el tema homónimo de John Coltrane) le da un aire solemne e intenso, muy tensionado. En “Lake Nerraw Flow”, de corte más alegre, escuchamos un motivo rítmico persistente propulsado por el aro de la caja. El buen gusto de Wolf se deja notar con la elección de “Setembro”, bellísima composición del brasileño Ivan Lins apoyada en este caso por la voz (algo sobreprocesada en el estudio) del cantante Darryl Tookes.

En cuanto a los “jazzeros”, además de mostrar un swing contagioso parecen divertirse de lo lindo. Es difícil no mover el pie o chasquear los dedos al son de Lewis Nash, o admirar el lenguaje de Benny Green al piano. Wolf aprovecha las bondades de Christian McBride para interpretar la melodía del blues “Frankie & Johnnie” en pizzicato y la de la balada “Annoyance”, basada en el motivo inicial de “My Romance”, al arco.

No todo acaba en los dos cuartetos. El tema que da título al CD evoca a Mozart y se lo lleva por los derroteros del jazz. Es un simple dúo entre Wolf y el piano de Aaron Diehl, a cuyo grupo pertenece el vibrafonista. Presumiblemente ambos músicos vuelven a aparecer en el tema oculto del disco (corte número nueve), de aire folclórico caribeño. Es importante mencionar el piano, ya que su presencia junto al vibráfono puede ocasionar choques armónicos similares a los que ocurren con una guitarra. No es el caso. Obviamente la base de los temas es bastante densa, pero todos los acordes están muy bien desplegados, de acuerdo al buen hacer del líder en lo referente a la dirección artística del proyecto.

Si este Wolfgang merece un reconocimiento adecuado, lo mismo se puede aplicar a la discográfica Mack Avenue, responsable de algunos trabajos excelentes en estos últimos meses. Gary Burton, Kenny Garrett, Danilo Pérez o los Yellowjackets son solo algunos de los artistas de un sello muy necesario en estos tiempos que corren.

 © Arturo Mora Rioja, 2013

“Sunrise”, “Frankie & Johnny”, “Grand Central”, “Wolfgang”, “Annoyance”, “Lake Nerraw Flow”, “Things Were Done Yesterday”, “Setembro”

Warren Wolf (vibráfono), Benny Green, Aaron Goldberg (piano), Christian McBride, Kris Funn (contrabajo), Lewis Nash y Billy Williams Jr. (batería), con Darryl Tookes (voz) y Aaron Diehl (piano).

Mack Avenue 1077ADV