image_pdfimage_print

Lluis Vidal nace en Barcelona, donde cursa sus estudios musicales en el Conservatorio Superior Municipal de Música. Fundador de la Orquestra de cambra del Teatre Lliure (1985) y de grupos como Catalònia, Onix o Ictus, ha actuado en importantes festivales por toda Europa, América y Asia. En su currículum aparecen los nombres de Wynton Marsalis, John Abercrombie y Kenny Wheeler, entre otros. Entre sus últimos proyectos destaca su trabajo “Secret Omnium” junto al violinista Mark Feldman.

Enrique Farelo nos ofrece la transcripción de la entrevista mantenida con Vidal para su programa de radio “Alquimia” en Radio Rivas (Madrid) en marzo de 2004.

Lluis Vidal

Lluis Vidal

Enrique Farelo: ¿Cómo te iniciaste en la música? Y, ¿por qué elegiste el piano?

Lluis Vidal: Mi padre era músico y tenía claro que tenía que estudiar música y que debía hacerlo desde muy temprana edad.  Así  a los 8 años me matriculó en el conservatorio superior de Barcelona. Además que el piano era un instrumento muy  necesario como base si quería posteriormente elegir cualquier otro. Fue una decisión familiar de la que me fui sintiendo muy a gusto y de esta manera comenzó la historia.

E. F.: .¿Crees que eres un músico suficientemente conocido para la categoría que atesoras?.

LL.V.: Me considero bien pagado por decirlo de alguna manera. Hace muchos años que estoy en esto de la música y no me quejo en absoluto……¡hombre siempre esperas mayor reconocimiento, pero no a nivel personal sino del jazz! La verdad es que los que nos dedicamos a estas músicas pasamos desapercibidos en general.

Secret Omnium

Secret Omnium

E.F.: .¿Existe la suficiente promoción para músicos como tú de dilatada y prestigiosa carrera que además has tocado al lado de David Liebman o ahora con Mark  Feldman?

LL.V.: Los medios  de comunicación se hacen poco eco de los músicos de aquí, es un mal general. Las cosas de fuera son más valoradas que las que tenemos en casa. La prueba son los festivales internacionales a los que es difícil acceder a en España. En el país vecino, en Francia, no ocurre así. La participación de los músicos nacionales o locales es muy grande al igual que de los internacionales. La idiosincracia  española hace que nos veamos en esta situación.

E.F.: Un músico  con 15 trabajos publicados a tú nombre y, que incluso no es muy conocido para los aficionados al jazz, (como es mi caso, que si no llega a ser por “satchmo jazz records” ó “fsnt” nunca te hubiéramos conocido) ¿No te parece injusto e incluso sangrante?.

LL.V.: Bueno es cierto, pero así están las cosas, aunque yo no tengo una actividad jazzística tan importante ya que me dedico a componer, arreglar y además he estado 18 años como pianista de la orquesta Cambra Teatre Lliure, tocando música contemporánea, es decir abarcando muchas facetas. Si me dedicara solamente al jazz intentaría darme a conocer con mayor esfuerzo. Estoy donde tengo que estar no le pido “peras al olmo”. Estoy contento hasta ahora con mi trayectoria y he tenido muchas compensaciones.

E.F.: ¿Cómo surge la idea de trabajar al lado de Mark Feldman en España y grabar para satchmo?.

LL.V.: Vi a Mark hace un par de años en un festival anual que organiza la escuela de jazz de Donosti. A su vez me propusieron una obra alrededor de la figura del pintor Veermer (hoy en día muy de moda por películas como “La chica de la perla”), cuando no se hablaba nada de él ni de su obra. Para dicha obra me ofrecieron una serie de músicos y entre ellos estaba Mark Feldman, Iam Ballami etc…. Esta fue la forma por la cual  le conocí, surgiendo a partir de este momento una buena sintonía humana y musical. Posteriormente tuve la oportunidad de realizar un concierto en el festival de jazz de Tarrasa y aprovechando la venida de Mark grabamos el disco para Satchmo.

Mark Feldman y Lluis Vidal

Mark Feldman y Lluis Vidal

E.F.: ¿Elegiste a Mark Feldman por el instrumento o por lo que significa este músico?

LL.V.: Un poco las dos cosas. Yo ya le conocía por sus trabajos con Dave Douglas y supuso una alegría contar con él ya que no sabíamos si estaría disponible de fechas, si sería asequible o no. Lla verdad es que supuso una experiencia magnífica, es un musicazo y una persona encantadora que todo lo hace fácil. Una delicia.

E.F.: ¿En cuantas sesiones se ha grabado Secret Omnium?.¿En cuantos días?

LL.V.: Empleamos dos días de grabación más un día que hicimos un ensayo, veníamos con cierto rodaje ya que teníamos previsto lo del festival de Tarrasa e hicimos una Master-Class en la ESMUC (escuela superior de música de Cataluña). La práctica habitual en discos de jazz. Se suelen emplear de dos a tres sesiones como máximo.

E.F.: ¿Es “Secret Omnium” tu trabajo mas relevante?

LL.V.: No sé, es difícil tener perspectiva, pero en principio estoy muy contento, la verdad. Igual el más relevante no, porque tengo también muy buen recuerdo  del que grabé con Dave Liebman , aunque es de los discos que estoy más satisfecho.

Lluis Vidal y Dave Liebman

Lluis Vidal y Dave Liebman

E.F.: .¿Qué tiempo empleas en ensayar al piano?.

LL.V.: Depende de los proyectos y de la necesidad de las obras. Cuando estoy en la disciplina de pianista, entre 4 ó 5 horas diarias. Esto no quiere decir que sea continuada, sino que voy alternando con periodos en los que dedico más a componer u otras actividades; sobre todo cuando tengo que preparar un concierto de especial dificultad.

E.F.: .¿Tienes algún tipo de ritual a la hora de componer?

LL.V.: En principio no. Suelo componer al piano o con el ordenador. El tema es trabajar muchas horas para que de todo lo que inviertas surja algo, como se suele decir : ¡Que la inspiración te coja trabajando! De todas maneras igual me apetece más por la tarde que por la mañana. No obstante cuando tienes un proyecto tienes que emplear todas las horas disponibles.

E.F.: ¿Ser músico es duro pero gratificante?.

LL.V.: Sí, es duro, sobre todo cuando vas acumulando experiencias y sigue costando mucho. Todos los proyectos los tienes que trabajar e insistir y el público a veces no es especialmente receptivo, sobre todo con producciones del país. Pero por otro lado para eso estamos ahí porque es muy gratificante; y la sensación que me produce la música no me la hace sentir muchas cosas en esta vida.

E.F.: ¿Qué músicas consideras han influido en tú obra?

LL.V.: Al tener estudios clásicos en cuanto al piano, armonía y contrapunto, hace que tenga mucha información de la música clásica. Entonces es inevitable que surjan aspectos de este tipo de expresión. También de la fusión con músicas de jazz de la segunda mitad del siglo XX en adelante. En cuanto a los pianistas citaría a Bill Evans, Keith Jarrett…  realmente me resulta difícil porque siempre he tenido las orejas muy despejadas para poder coger cosas de unos y de otros.

E.F.: Has colaborado con diversas orquestas sinfónicas y, has formado parte de la Orquestra de cambra del Teatre Lliure. ¿Cómo te ha servido esta experiencia como músico de jazz?.

LL.V.: Efectivamente para mí ha sido muy importante trabajar con C.T. LLiure . Allí tuve acceso a obras contemporáneas de compositores fundamentales en la evolución de la música. Todas las músicas revierten en una sola que es hacer Música. A más información y recursos más apertura de caminos.

E.F.: ¿Qué música escuchas en tu tiempo libre?

LL.V.: Depende de la época.Las hay en las que me intereso por un estilo, corriente o un compositor. Es difícil decirte qué músicas escucho habitualmente. Por otra parte cuando estoy componiendo no tengo la predisposición ni la cabeza para escuchar.  Sólo estoy centrado en una búsqueda interior y no en estímulos exteriores. Necesito estar limpio, despejado,  para intentar sacar lo máximo.

E.F.: ¿Cuál es la opinión de los músicos clásicos con respecto al jazz?

LL.V.: Los buenos músicos con espíritu libre que han escogido interpretar los clásicos también han sido influenciados por el jazz, como en el caso de Ravel, Stravnsky… y, sobre todo, en las nuevas generaciones.

E.F.: ¿Crees que  el jazz tiene el reconocimiento que merece o por el contrario crees que es considerado un arte menor?

LL.V.: Quiero pensar que no. Ha habido en la historia del jazz grandes interpretes que han puesto esta música a un gran nivel de interés para el melómano. Es cierto que sigue siendo una música minoritaria, que no llega al gran público, pero esto es muy discutible dado que si los grandes medio apostaran por ésta, en vez de otra, ya veríamos. Es cuestión  de una buena educación musical , con ella el nivel subiría y la gente se interesaría más por el jazz.

E.F.: . ¿Es una cuestión de los grandes medios, insisto?

LL.V.: Es una música que requiere un mayor esfuerzo por parte del oyente. Pienso que sí.

E.F.: ¿Cómo ves el momento actual del jazz y, el futuro?

LL.V.: Es un momento un poco gris, no es un buen momento creativamente. La brillantez está más en la interpretación que en la creatividad. Hay buenos interpretes capaz de tocar cualquier estilo de jazz, pero en cuanto a la creación es un periodo de transición. Quizás mas adelante encontremos movimientos más creativos, ya que los mismos son cíclicos, y  grandes músicos hagan evolucionar el jazz.

E.F.: ¿Cómo ves el panorama actual del jazz a nivel nacional e internacional?

LL.V.: Las cosas son más iguales en todo el mundo hoy día, existe mayor igualdad entre músicos americanos, franceses, o españoles . Cada vez hay menos desigualdades entre los músicos, sufrimos las misma suerte que en Nueva York. La diferencia radica en el número; nosotros somos 300 y ellos 3000.

E.F.: ¿Cómo vive tu pareja el mundo de la música y, lo que esta implica en cuanto a viajes, conciertos …..?

LL.V.: Mi mujer es músico también entonces el fenómeno musical lo entiende perfectamente. Hace muchos años que estamos juntos, nos conocimos en el conservatorio. En cuanto a los viajes es incluso beneficioso, al estar días fuera de casa tanto para el que se queda como para el que se va; refresca un poco las cosa, siempre que no sean periodos muy largos.

E.F.: ¿Con que músicos  te hubiese gustado tocar?

LL.V.: Hay muchísimos, se me hace difícil decirte ahora quien y quien no. Admiro a muchos.

E.F.: ¿Que proyectos tienes cara al futuro?

LL.V.: Hace pocos días hice un concierto a piano solo que es una de las múltiples facetas que llevo entre manos y que no prodigo excesivamente, pero con la que disfruto mucho. Disco con Carme Canela para FSNT a dúo para finales de Marzo.  También tengo un proyecto con un grupo de metales (Spanish Brass Luur Metals); es un encargo para una obra que se llamará Brassiana para quinteto de metales. Igualmente un disco para trío solista con la orquesta de Cámara Andrés Segovia (en Madrid). Todos estos proyectos tienen vida propia en concierto.

© Enrique Farelo, Tomajazz 2004.