Al contrario de lo que ocurre con el piano, los teclados no son demasiado habituales en la libre improvisación. En Tatterdemalion Liam Noble cambia las ochenta y ocho teclas habituales en sus grabaciones por los teclados, y demuestra que estos merecen también su espacio en la creación libre. Es precisamenteContinúa leyendo