HDO 126. Breaking Jazz y el Superior de Jazz: 30 de años de la Escuela de Música Creativa. Entrevista con Mario Carrillo [Podcast]

Logo-Centro-Superior-Web-e1464013631817

En 2016 la Escuela de Música Creativa de Madrid ha cumplido 30 años de vida. Además de ese importante hito que es entrar en su cuarta década de existencia, se unen otros dos hechos. El primero es la publicación de Breaking Jazz, un CD colectivo puesto en marcha de arriba abajo y de principio a fin por los alumnos de esta Escuela. El segundo, todavía más importante, es la impartición del Título Superior Oficial en interpretación de Jazz y Músicas Actuales. Pachi Tapiz charló con Mario Carrillo, que además de músico en activo, es director del Centro Superior de la Escuela de Música Creativa acerca de la mencionada grabación y el nuevo título superior de jazz, que de esta manera por fin se imparte en la capital de España. Como añadido a sus palabras suenan antes y después de la entrevista algunos de los temas incluidos en Breaking Jazz. Dicha grabación se encuentra disponible para su escucha y descarga gratuita en http://www.musicacreativa.com/discos/breaking-jazz/.

© Pachi Tapiz, 2016

HDO es un podcast editado, producido y presentado por Pachi Tapiz.

En HDO 126 suenan seis temas de Breaking Jazz. Puesto que este es un trabajo colectivo de los alumnos de la Escuela de Música Creativa, no mencionaremos ni los temas que suenan, ni a los músicos, ni a los técnicos, ni a los profesores participantes.

musicacreativa - Breaking Jazz - cover

Alumnos de la Escuela de Música Creativa. Breaking Jazz (EMC, 2016)




Mario Carrillo en Facebook sobre Maureen Choi: música de Ida y Vuelta (Jazz en la Calle 2015 IV)

Mario Carrillo sobre entrevista Maureen Choi en Facebook

Este viernes 26 tocamos con Maureen Choi Quartet en “Jazz en la Calle” en Pamplona y Pachi Tapiz de Tomajazz Toma Jazz nos ha hecho una bonita entrevista! Muchas gracias! Allí nos vemos

Mario Carrillo en Facebook sobre Maureen Choi: música de Ida y Vuelta (Jazz en la Calle 2015 IV)




Maureen Choi © Sergio Cabanillas, 2016

Maureen Choi Quartet (Centro Cultural Coreano, Madrid. 2016-03-10)

  • Fecha: jueves 10 de marzo de 2016.
  • Lugar: Galería Han-UL (Planta Baja) del Centro Cultural Coreano (Madrid).
  • Grupo:
    Maureen Choi Quartet
    Maureen Choi: violín
    Daniel García Diego: piano
    Mario Carrillo: contrabajo
    Michael Olivera: batería

Maureen Choi Quartet © Sergio Cabanillas, 2016

Maureen Choi Quartet
© Sergio Cabanillas, 2016

Maureen Choi lidera con firmeza su cuarteto y lo hace valiéndose de una técnica envidiable desde su violín. No en vano su actuación partió de ahí con un solo a capella que puso en danza “Gracias a la Vida”. (Violeta Parra)

Las bases estaban puestas desde el principio. Latin jazz sí, pero sin olvidar que Maureen Choi tiene una rigurosa formación clásica iniciada a la tierna edad de dos años y que su progenitor fue un virtuoso de la guitarra clásica española.

Con todos estos ingredientes y los que se fueron añadiendo como el tango, la samba, la bossa nova, la música afro-cubana y española, y la ya mencionada música culta, el cuarteto ofreció un concierto de momentos brillantes que gustó al numeroso público que abarrotaba la sala.

Maureen Choi © Sergio Cabanillas, 2016

Maureen Choi
© Sergio Cabanillas, 2016

“Bolero del Alba”, composición de la propia Maureen, supuso uno de los pasajes de mayor calado de todo el concierto. Este tema está incluido en el primer trabajo del cuarteto que lleva por título Ida y Vuelta y ha sido publicado en el recientemente finalizado año 2015. Violín solo al comienzo que conmovió a un bebé con un sonoro gorgoteo en este bolero vestido de nana que fue transformándose en diálogos entre Daniel García Diego y Maureen Choi en un paréntesis entre el neoclasicismo de Mozart y el barroquismo de Vivaldi.

Mario Carrillo © Sergio Cabanillas, 2016

Mario Carrillo
© Sergio Cabanillas, 2016

Piezas como “Negra Presuntuosa” (Andrés Soto) son una demostración más del virtuosismo de Maureen Choi, de sonido edulcorado, lírico, diáfano y cristalino que busca la belleza clásica y que se contrapone al sabor, el calor y el color de la interactuación entre Mario Carrillo al bajo y las manos desnudas del cubano Michael Olivera a la batería.

Daniel García © Sergio Cabanillas, 2016

Daniel García
© Sergio Cabanillas, 2016

Para finalizar “Capricho Español”, del compositor romántico ruso del siglo XIX Rimsky-Korsakov. Tema encarado desde la perspectiva del jazz, Third Stream o tercera corriente consistente en la mezcla entre éste y la música clásica. Donde Chick Corea fue el sujeto elíptico con pasajes de My Spanish Heart.

Michael Olivera © Sergio Cabanillas, 2016

Michael Olivera
© Sergio Cabanillas, 2016

En resumen el mini-concierto fue un mestizaje de finas y trasparentes formas para acercar el jazz a un público menos avezado que disfrutó sin duda de lo ofrecido.

Texto: © Enrique Farelo, 2016
Fotografías: © Sergio Cabanillas 2016

 




Maureen Choi: música de Ida y Vuelta (Jazz en la Calle 2015 IV)

La violinista Maureen Choi al frente de su cuarteto será la protagonista del cuarto y último concierto del ciclo Jazz en la Calle 2015, que al igual que los anteriores, tendrá lugar en la Ciudadela de Pamplona el viernes 26 de junio a las 20:00. Nacida en Michigan, Estados Unidos, esta joven artista se graduó en la Michigan State University y Berklee College of Music. Ha ganado competiciones como solista desde su juventud, y ha ofrecido recitales de música clásica, jazz y latin jazz por Estados Unidos, Europa, Australia y Asia. en la actualidad reside en Madrid, en donde es profesora en la Escuela de Música Creativa. Con varias grabaciones a sus espaldas, en su concierto de Pamplona presentará su última grabación titulada Ida y Vuelta (2015). Pachi Tapiz entrevistó por correo a la violinista, ayudado por el contrabajista Mario Carrillo, integrante del cuarteto de la violinista, y que en esta ocasión ejerció de traductor.

maureen choi cafe central

PACHI TAPIZ: ¿Qué es para ti el jazz?

MAUREEN CHOI: El jazz siempre ha sido difícil de definir, ya que engloba una variedad muy amplia de estilos, desde el ragtime hasta lo que se hace hoy. Para mí, jazz significa libertad para expresarse, y a través de esta libertad, tenemos muchos tipos de jazz. Quizás lo mejor sería no definirlo, pero si tenemos que hacerlo diría que es interacción con tu grupo, improvisación, desarrollo de tu voz individual, estar abiertos a diferentes posibilidades musicales y a diferente música que de una forma u otra tenga swing. Personalmente, mi forma preferida de pensar en ello es, en palabras de Duke Ellington, “It’s all music” (“todo es música”).

PACHI TAPIZ: ¿Nos puedes presentar el proyecto con el que tocarás en “Jazz en la Calle”?

MAUREEN CHOI: Este proyecto es la presentación del nuevo disco de Maureen Choi Quartet Ida y Vuelta, y es un viaje musical por España, Cuba y Latinoamérica a través del folklore y la improvisación. Al pasar a través de estas diferentes regiones vamos explorando las diferentes músicas  y estilos de cada región o país (son cubano, landó peruano, merengue venezolano) y podemos ver las similitudes entre todas estas músicas y también sus particularidades que las hacen únicas, todo desde nuestro punto de vista, por supuesto. Algo muy especial de este proyecto es que es el violín quien hace de cantante y sustituye a la voz, que es quien tradicionalmente lleva todo el peso melódico en estas músicas tradicionales.

PACHI TAPIZ: ¿Nos puedes presentar a los músicos que actuaréis en el concierto?

MAUREEN CHOI: En este concierto tendremos a Daniel García Diego al piano. Daniel es uno de los mejores pianistas de jazz, flamenco y música española de la actualidad porque a pesar de ser joven tiene una formación envidiable (carrera de piano clásico, estudió jazz en Berklee College of Music en Boston), y una ya amplísima experiencia profesional (director musical de Hoy no me puedo Levantar, ha tocado en numerosos festivales de Jazz con su música original). Su forma de tocar es ideal para mi música y para acompañar al violín a través de todos estos diferentes estilos.

Al contrabajo estará Mario Carrillo, a quién también conocí en Berklee en Boston y que es un músico muy versátil que toca desde música india a sinfonías clásicas pasando por jazz y música latina. Mario es además el arreglista de algunas de las piezas del grupo que fusionan música clásica con flamenco y jazz como el “Capriccio Espagnol” de Rimsky-Korsakov.

Y tocando todo tipo de percusión: cajón, timbales, congas, shakers… tenemos al fabuloso Yuvisney Aguilar. De Yuvisney hay poco que decir más que es uno de los mejores percusionistas de música afrocubana del mundo. Colabora habitualmente con Paquito D’Rivera y es un verdadero conocedor del folklore afrocaribeño. Añade un elemento étnico y tradicional que complementa al cuarteto de una forma muy especial.

Y tocando el violín, una servidora…

PACHI TAPIZ: ¿A dónde le llevará la música a los asistentes a vuestro concierto?

MAUREEN CHOI: No puedo hablar de cómo el público percibe nuestra música, pero te puedo contar lo que he visto suceder en nuestros conciertos. He visto a mucha gente llorar, a otros gritar, saltar, bailar con otros o ellos solos, de todo…

Al terminar algunos conciertos ha venido gente a contarnos la cantidad de cosas que han sentido mientras nos escuchaban, o que habían tenido un día horrible y que nuestra música les había hecho sentirse mejor, o simplemente a contarnos lo bien que se lo habían pasado viéndonos tocar.

Si consigo que al menos una persona sienta algo especial, o se sienta de alguna forma conectada con nuestra música,  entonces siento que he hecho lo que se supone que debo hacer.

Maureen Choi Quartet_Ida y vuelta_CDPACHI TAPIZ: ¿Cuáles son vuestros proyectos actuales y vuestros próximos proyectos?

MAUREEN CHOI: Actualmente estamos presentando el nuevo disco Ida y Vuelta por toda España y lo seguiremos haciendo a lo largo de este año.

Los próximos proyectos irán en la línea de profundizar en la música española, aprovechar el hecho de estar viviendo aquí, y tener mi banda aquí para componer y grabar un nuevo disco bebiendo del folklore español, que es enorme (no solo del flamenco). También estamos poniendo las bases de una colaboración con algunos de los bailarines del Ballet Nacional (como ya hicimos en la grabación del videoclip “Ida y Vuelta”, que está en Youtube) para presentar un espectáculo completo en el que el cuarteto y los bailarines tengan igual protagonismo.

PACHI TAPIZ: ¿Cuál es la importancia que tienen para ti ciclos como Jazz en la Calle?

MAUREEN CHOI: Es realmente importante que existan ciclos así que acerquen música como la nuestra, que es algo más minoritariaal público en general. Esto es especialmente importante aquí en España, donde hay tan poco apoyo al arte y la cultura por parte de las instituciones. España ha contribuido muchísimo arte al mundo a lo largo de la historia y por eso es difícil de entender para mí, especialmente viniendo de fuera, el que la música y a los artistas en general no se les valore tanto aquí como sí se les valora fuera de España.

Así que, muchísimas gracias por contribuir a la difusión de la música en directo y por ayudar a que existan ciclos como Jazz en la Calle.  Es un placer formar parte de algo así.

Entrevista: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografía: © Paco Posse, 2015




MARTA SÁNCHEZ QUARTET presenta La espiral amarilla. Reapertura de Bogui Jazz (Madrid)

© 2011 Sergio Cabanillas

Por fin. Daba gusto doblar la esquina de Barquillo con Piamonte y encontrar una cola de aficionados ávidos de buen jazz. Daba gusto entrar, veintisiete meses después, a un Bogui repleto y reencontrarse con los rostros de músicos, prensa y público. Rostros que forman parte de un tejido cultural, el de Madrid, guisado en gran parte por los mismos que lo degustan, no solo al margen de apoyos institucionales, sino encontrando, en más de una ocasión, absurdas e injustas trabas por parte de la Administración. Todo eso ha acabado, de momento, para un Bogui Jazz que vuelve a respirar. Daba gusto volver a saludar a Dick Angstadt, alma y factótum del local, en su casa. En la de todos.

Marta Sánchez. © 2011 Sergio Cabanillas

El honor de reinaugurar el club recayó en Marta Sánchez, pianista madrileña que, a tenor de lo visto y oído, ha crecido enteros en los últimos años tanto en el terreno de la improvisación como en el de la composición. Marta ya se encargaba de una de las antiguas jam sessions del Bogui, labor que desarrolla hoy en día en El Plaza Copas. En esta ocasión presentaba su segundo CD La espiral amarilla, arropándose para tal cometido por dos cubanos (Ariel Brínguez a los saxos y El Negrón al contrabajo) y un argentino (Andrés Litwin, batería). El cuarteto ofreció un jazz de corte moderno con querencia por lo modal donde solemnes sonoridades europeas y complejos pasajes rítmicos abrazaban sin concesiones al blues, al swing y al be bop. La líder se toma muy en serio su música y lo demuestra sobre las tablas. Improvisa como si estuviera sola, como si el mundo exterior no la rodeara. Nos hace llegar su arte a través de la introversión, y acaba embelesando. En Ariel Brínguez encuentra a un compañero que la apoya y complementa. En sus largos desarrollos, el saxofonista se lamenta a la escandinava, enciende boperas pasiones o investiga a lo Coltrane. A veces todo ello ocurre en el mismo tema. El Negrón también presenta múltiples personalidades. Enérgico como el que más, ora ejecuta rápidos y precisos unísonos ora se convierte por un momento en Charlie Haden y nos muestra las delicias del silencio. En sus manos el contrabajo parece un instrumento fácil de tocar. Pero el que más aplausos se llevó fue Andrés Litwin, todo un ejemplo de cómo aportar variedad e interés sin descuidar el sustento a sus compañeros de viaje. Sus juegos polirrítmicos dejaron boquiabierto a más de un asistente. No en vano está acostumbrado a explorar territorios indómitos en el GNU Trio de Guillermo Bazzola y Marcelo Peralta. En el primer tema, “Ambrosía”, el cuarteto se vio aumentado por Ángela Cervantes. La cantante ibicenca se sumó a la fiesta bordando una melodía rítmicamente compleja.

Dick Angstadt. © 2011 Sergio Cabanillas

Con el descanso del concierto llegó el momento más emotivo: la charla de Dick. Enjuto, afable, con americana blanca sobre jersey negro y su sempiterno sombrero, el propietario leyó el bellísimo poema de Mario Benedetti “No te salves”, toda una declaración de intenciones para los que hacemos jazz. Agradeció el apoyo prestado por otros locales de la escena madrileña (en concreto Café Central, Clamores Jazz, La Fídula, El Despertar y C.M.U. San Juan Evangelista), con mención especial para Pedro Carrillo del Bar&Co. También leyó un manifiesto de la cantante cabaretera Pia Tedesco a favor de la música en la calle, donde se recordaba que Louis Armstrong, Edith Piaf y Camarón de la Isla comenzaron sus andaduras como músicos callejeros. Finalizó con una emotiva mención a su esposa envuelta en aplausos.

Ariel Bringuez. © 2011 Sergio Cabanillas

Andrés Litwin. © 2011 Sergio Cabanillas

Decimos que el manifiesto fue “a favor de la música en la calle” y no “en contra de la prohibición”, porque anoche en Bogui todo fue favorable, todo fue positivo. Nadie se ensañó con el Ayuntamiento de Madrid, tan solo disfrutamos de la cultura en libertad. El corazón jazzístico de la ciudad vuelve a latir y lo hace libre de odio. De momento unos cuantos descubrieron a Marta Sánchez. Próximamente serán Moisés Sánchez, Toño Miguel, Román Filiú, Carita Boronska, Igor Prochazka, Baldo Martínez, Melissa Aldana, Mariano Díaz o Natalia Calderón los que se presten a ser descubiertos (o redescubiertos) sobre las tablas de Bogui Jazz.

Enhorabuena y que sea por mucho tiempo.

Texto © 2011 Arturo Mora Rioja
Fotos © 2011 Sergio Cabanillas

Fecha: 23 de febrero de 2011.
Lugar: Bogui Jazz (Madrid).

Componentes:

Marta Sánchez: piano
Ariel Brínguez: saxos tenor y soprano
Reinier Elizarde “El Negrón”: contrabajo
Andrés Litwin: batería
invitada:
Ángela Cervantes: voz




El Festival de Jazz de Sigüenza por Javier de Cambra (La Razón)

La verdad sobre el caso Sigüenza

La V edición del Festival de Jazz de Sigüenza se cerró con toda satisfacción el pasado lunes a ermita llena en cada una de sus veladas. Una población de 5.000 habitantes y un conjunto histórico excepcional abriga este certamen que ha encontrado su lugar en el panorama con propuestas arriesgadas. Y tiene un público que lo sigue año tras año, residentes y también visitantes ex profeso para el festival. Pero un muy leve incidente del que se dio un relato abracadabrante ha dado la vuelta al mundo en la red. En la Ermita de San Roque, no habilitada para el culto, dio la señal de partida Digital Primitives, un trío comandado por Cooper-Moore, que en esta banda se aplica a instrumentos de cuerda y viento de fabricación propia. Junto a los vientos de Assif Tsahar y el baterista Chad Taylor levantó música de precisa originalidad hasta acabar cantando con el público. La siguiente jornada presentó dos dúos: la Brigada Bravo & Díaz en la que la guitarra de futuro de Antonio Bravo se une a la zan- fona (medieval) para el siglo XXI de Germán Díaz, con temario del cancionero de la guerra civil y una fiesta de la percusión con dos bateristas, el francés Daniel Humair y el español Ramón López, habitual colaborador de grandes músicos internacionales. Dos estilos bien distintos y el mismo sentido de los sustantivo, el control del tiempo que impide el fárrago. Para la clausura, el saxofonista californiano Larry Ochs con su última formación, Sax & Drumming Core, con trompeta, piano/teclados y dos baterías. Una potente maquinaria de improvisación abierta, música de la sorpresa, también, pues no se encallan en los momentos de intensidad arrebatada, a los que sucede la calma.


De charanga y pandereta 


Vayamos a los hechos. La ermita cuenta con una pequeña  estancia donde está el control de entradas. Luego, otra gran puerta, la ermita. Pues a este ese vestíbulo se dirigió un asistente, reclamando el importe de su entrada, afirmando que lo que se oía no era jazz sino música contemporánea, lo que tenía desaconsejado psicológicamente. Al no ser satisfecho de inmediato, llamó a la Guardia Civil, compareciendo dos agentes del cuerpo. En un momento y urgidos por el reclamante entraron a la ermita, donde al cabo de un minuto salieron con el alcalde, que se levantó al verlos. Preguntado al respecto por el reclamante, uno de los agentes expresó:  «Esto no es jazz». El concierto no fue interrumpido, los músicos se enteraron del leve asunto al término de su actuación y apenas en las últimas filas pudo verse algo de este movimiento.
Un diario madrileño publicaba una crónica con escaso relato puntual de los hechos y vocabulario de grueso calibre y en nada ajustado a realidad: «Larry Ochs despertó tras una noche de pesadilla», «(el concierto)… a punto estuvo de ser cancelado manu militari por la autoridad competente», «La que se formó fue de órdago», «uno de los uniformados (…) sometió la música de Ochs a una suerte de juicio sumarísimo…» . Chascarrillos que aquí han dado a todo tipo de malentendidos que vienen de mal explicados y que el diario británico «The Guardian» reproducía al día siguiente. De allí a la red y la rechifla universal del Guardia Civil que acude para dar juicios sobre jazz. En fin, tricornio para acabar con tanta charanga y  pandereta. Eso podía desprenderse de una crónica que ha conducido a todo equívoco. Vi a Ochs a la mañana siguiente, excelente aspecto y humor: el triunfo ante  un público receptivo y entusiasta. Y en Sigüenza, donde da gusto pasear, parar en cantinas y en templos y acudir al festival.

Javier de Cambra.© La Razón, 2009

Publicado el 14 de diciembre en la versión impresa y de internet de el periódico La Razón
Más sobre el tema en Tomajazz: