Bob Sands “Hay mucha música en el mainstream”. Entrevista por Jesús Gonzalo

Neoyorquino afincado en España desde 1992, saxofonista de saxofonistas que estudió, entre otros, con Bob Mintzer o George Coleman, que enseña en centros como el Musikene y la Esmuc y que ha tocado, en una incontable lista, con pianistas tan distintos como Bernardo Sassetti o Chano Domínguez, este reputado maestro en la dirección de big bands llega a Cádiz en uno de sus días luminosos, cielo azul y brisa fresca. Charlamos en una esquina de la hermosa Plaza de Mina.


 

BOB SANDS

“Hay mucha música en el mainstream”

Repaso apresuradamente su biografía cuando la organización me propone un encuentro con él. Llega unas horas antes a la ciudad que la big band. De acuerdo, respondo a la propuesta. Le veo bajar por la calle donde está San Felipe Neri. No sabe si subir a descansar; me presento y salimos dando un paseo. Lo primero que le pregunto es cuándo llegó a nuestro país. “Hace 22 años”. Y estás en Madrid, ¿verdad? “Sí”. ¿Y cómo ves el panorama del jazz cuando llegaste desde Nueva York, desde la capital de esta música, respecto a la capital hoy gris-cultura de este estado? “Bastante mejor, hay muchos más músicos y mejor formados ahora”. Ya, ¿pero Madrid?…“Es una pena que habiendo tanta gente buena no tengan oportunidades de tocar en ningún sitio. Hay más nivel, hay más músicos pero no tienen dónde tocar”.

Estamos cruzando la Plaza de Mina, le explico un poco la arquitectura típica de Cádiz, algo de historia y el por qué de vegetación tan exuberante y vistosa…“Es como si estuvieras en algún lugar de Latinoamérica…”. Nos sentamos. El pesimismo es algo complicado de encontrar en una ciudad tan positiva y abierta como Cádiz, así que el tema de Madrid se olvida fácilmente. ¿Quién dijo miedo?, inmersos aún en la crisis y dirigiendo big bands…”Pues mira, te puedo decir que para nosotros, para mi formación, este año ha sido mejor que el pasado, hemos tenido dos conciertos bien pagados en Santander y Talavera de la Reina hace poco…”

 

ABB BOB SANDS

Bob Sands dirije a la Andalucía Big Band en Cádiz

Claro, porque hay que recordar al lector que una de las principales razones del declive de la “Época dorada del jazz”, de la Era del Swing, que sería la protagonista en Cádiz esa misma noche, se produjo por un periodo de crisis profunda, la Gran Depresión de los años 30, seguida de la Segunda Guerra Mundial. Sands ama la música de entonces, que tenía a un creador destacado: Duke Ellington…“Es que hasta Miles Davis, que no regalaba cumplidos a nadie, dijo que `todo el mundo debe arrodillarse ante Duke´…” Y tú opinas lo mismo, entiendo… “Por supuesto, este señor es tan especial e importante porque fue de los primeros que tradujeron el sentimiento de blues del sur con una armonización nueva”.

Sands lleva adelante su cuarteto (disco en 2013, con temas propios y standards) y dirige su big band. Quien haya tenido la oportunidad de escucharle sabe que lo suyo…“Ni es vanguardia ni es tradicional. Es modal, bebop, post bop… Es que no hay por qué renunciar al mainstream (corriente principal del jazz forjada entre 1940-60), porque hay mucha, mucha música ahí”. Cita a Coltrane y Wayne Shorter. Siendo un saxofonista que ha sido profesor de una buena nómina de instrumentistas españoles, no dejo pasar la ocasión de preguntarle por músicos andaluces, más si cabe porque viene con una formación llamada Andalucía Big Band (ABB). “No conozco a muchos, la verdad, pero sí te puedo decir que hay dos saxofonistas que me parecen prodigiosos. Uno es Enrique Oliver (tenor) y el otro Ernesto Aurignac (alto)”. ¿Sabías que ambos son de Málaga, ciudad con una escena creativa y formativa muy pujante? “No, no tenía ni idea, yo estoy más informado de lo que pasa en Madrid y por el Musikene y la Esmuc, País Vasco y Barcelona…”

Ya que cita dos centros formativos le pregunto qué es lo más importante de su función como director de big band o qué destacaría como prioritario en una formación de 20 o más músicos…”Sin duda ninguna, antes que cualquier cosa, el ritmo. Llámalo swing o groove… Es fundamental y mis instrucciones desde la dirección van principalmente en ese sentido. Luego está el trabajo individual de cada instrumentista, cuanto mejor sea su sonido, mejor será el de la banda. Hay otros elementos como la articulación de conjunto, la afinación, el fraseo, los unísonos…pero sin ritmo no hay nada”.

dancing ABB BOB SANDS

Llega a Cádiz con la ABB, “que cada día tocan mejor, ya tuve ocasión de dirigirles…”, para ofrecer un repertorio clásico de swing que tendrá el apoyo coreográfico de un grupo de bailarines. Dos son los autores que destacan por su envergadura en el repertorio. Duke Ellington y Count Basie, aunque se cuela uno de esas perlas de delicadeza, como si el blues te meciera y elevara con la brisa de la noche, de Billy Strayhorn… “No, los arreglos no son míos, son arreglos clásicos, muy sólidos y expresivos, que todo el mundo conoce.” Se suceden los temas, bastantes, pues tienen una duración no superior a 4 minutos, y el numeroso público (unas quinientas personas), aupado por los bailarines con vestuario de época, disfruta de lo lindo, sonriendo y muchos sumándose al baile, como buenamente sabían.

Al terminar el concierto, me doy la vuelta y Bob Sands está detrás de mi. Ha bajado del escenario y ya se ha hecho la foto para esta entrevista. Pedimos dos cervezas y le digo… Lo mejor de esto no es ya que la gente sonría, baile y disfrute de la música, es que el jazz de una época del siglo pasado siga vivo… “Y eso es cultura”.

VII Festival de Jazz de Cádiz
Bob Sands y la Andalucía Big Band
Baluarte de la Candelaria, Cádiz
Sábado 2 de agosto de 2014. 22:30

Texto: © Jesús Gonzalo, 2014
Fotos:  © Luis Alvarado Rodríguez, 2014




Yellowjackets: A Rise In The Road (Mack Avenue, 2013)

yellowjackets_a_rise_in_the_roadEl más difícil todavía. Tras treinta años de carrera con varios cambios de compañía discográfica, alteraciones en la formación del grupo y la crisis mundial afectando despiadadamente al sector discográfico, los Yellowjackets demuestran no entender el significado de la palabra “obstáculo”. Este nuevo A Rise In The Road derrocha frescura, buen hacer y fidelidad a la propuesta que la banda ha desarrollado a lo largo de sus tres décadas de vida. En cierto modo parece que se han aferrado decididamente a su sonido, reivindicándolo ante las dudas que pudieran surgir tras la marcha (temporal, en principio) de su bajista y miembro fundador Jimmy Haslip. Si recientemente la banda ganó enteros con la vuelta a la batería de William Kennedy (muy bien reemplazado durante años, hay que decirlo, por Marcus Baylor), el cuarteto parece haber salido perdiendo terreno con la marcha de Haslip. El gigante zurdo es un bajista peculiar, personal y capaz de jugar con el silencio y las líneas a contratiempo como nadie. A su reemplazo se le iba a mirar con lupa en cualquier caso, pero es que encima se trata de Felix, el hijo de Jaco Pastorius, ni más ni menos. Doble lupa.

¿Ha sido la controversia derivada del cambio de bajista la que ha forzado a la banda a publicar una declaración de intenciones tan rotunda? No parece casual que A Rise In The Road esté, en cuanto a estética y composiciones, al nivel de los mejores trabajos que los Jackets grabaran en los años 90. Más acústicos de lo habitual (Bob Mintzer se centra en el saxo tenor y Russell Ferrante en el piano), establecen un compromiso con el jazz straight ahead (“An Amber Shade Of Blue”) y con el shuffle gospeliano a imitación de su clásico “Revelation” (el inicial “When The Lady Dances” es un buen ejemplo). Ferrante se integra en la sección rítmica con especial dedicación, abordando composiciones donde juega de forma repetitiva con motivos armónicos mínimos. Como ya hiciera el grupo en Like A River (1993), por momentos se convierten en quinteto con la adición de una trompeta, y el estilo deriva hacia un hard-bop modernizado en claro contraste con las composiciones más fusioneras. Entonces el trompetista fue Tim Hagans; en este caso Ambrose Akinmusire aporta su lenguaje incisivo a tres temas, a destacar “Civil War”, de corte latino.

¿Y Pastorius? Pues Pastorius (Felix) bien, gracias. Su trabajo es impecable y ejecuta con precisión los nada fáciles unísonos melódicos tan habituales en el repertorio del grupo. No obstante la comparación con Jimmy Haslip es obligatoria y, claro, no es lo mismo. De sonido más grueso, el joven Pastorius toma menos riesgos que su antecesor, abordando figuras lógicas, cercanas al sentir de cada tema, pero poco sorprendentes, como ocurre en la extraordinaria balada “Longing”, en compleja métrica de siete por cuatro (a destacar en ese tema la labor de William Kennedy doblando el tiempo en su plato ride). No me malinterpreten, ya quisieran muchos tocar como Felix, pero es que Haslip es mucho Haslip. En cualquier caso uno de los puntos álgidos del disco es el solo de Pastorius en “(You’ll Know) When It’s Time”. Un dato anecdótico: Bob Mintzer ya tocó con su padre a principios de los ochenta. Es normal que el último tema de la grabación, de ritmo caribeño, se titule “I Knew His Father” (“conocí a su padre”).

Quizás esta polémica sea, no obstante, demasiado puntillosa. A Rise In The Road es una obra impecable en composición, interpretación y organización. Diez temas abarcan los cincuenta y siete minutos que dura el compacto con una distribución orgánica, compatible y lineal, a modo de historia. “Thank You” y “Madrugada” llevan consigo múltiples señas de identidad de una banda que está asegurando un futuro brillante a base de reincidir. Poca novedad, pero mucha frescura. Que sigan así muchos años.

© Arturo Mora Rioja, 2013

“When The Lady Dances”, “Civil War”, “Can’t We Elope”, “An Informed Decision”, “Longing”, “Thank You”, “Madrugada”, “An Amber Shade Of Blue”, “(You’ll Know) When It’s Time”, “I Knew His Father”

Bob Mintzer (saxo), Russell Ferrante (piano, teclados), Felix Pastorius (bajo eléctrico) y William Kennedy (batería y teclados), con Ambrose Akinmusire (trompeta).

Mack Avenue 1073




Jaco Pastorius Big Band – Donna Lee Live at Budokan ’82 (Altus, 2012)

jpbb_dllab82Comentario: Sentimientos encontrados se agolpan ante la aparición de un nuevo directo de Jaco Pastorius editado veinte años después. Por un lado da gusto escuchar cada una de las interpretaciones que nos dejó el maestro del bajo eléctrico. Por otro se reabre el debate sobre las producciones musicales de bajo coste, especialmente en casos en que el músico ya no puede opinar. La calidad de sonido de este directo japonés es simplemente aceptable (hay ruido de fondo y la señal del bajo satura en varios momentos), y discos similares (y oficiales) como The Birthday Concert o Invitation ya dieron fe de la gira de esta Jaco Pastorius Word Of Mouth Big Band.

Sea como fuere, en este Donna Lee encontramos un desparpajo y una espontaneidad que le diferencian de los dos compactos mencionados. Randy Brecker y Bob Mintzer despuntan especialmente en sus solos, “Invitation” camina como un cañón, la armónica de Toots Thielemans toma riesgos recompensados en “Sophisticated Lady” y el inicial “Donna Lee” sirve como ejemplo de anarquía controlada.

Pastorius comparte el primer y el segundo plano todo el rato. Ya sea como soporte de la banda, a dúo con Thielemans o en un solo ortodoxo, como el de “Reza” (con cita de “Blackbird” incluída), el bajo está siempre presente regalándonos otra actuación de nivel, en una época en la que los problemas psicológicos del bajista aún no le habían pasado factura completa.

Arturo Mora Rioja

Composiciones: “Donna Lee” (Charlie Parker), “Liberty City”, “Invitation” (Bronislaw Kaper), “Soul Intro” / “The Chicken” (Alfred James Ellis), “Sophisticated Lady” (Duke Ellington), “Elegant People” (Wayne Shorter), “Reza” / “Giant Steps” (John Coltrane) / “Reza”

Todas las composiciones por Jaco Pastorius, excepto donde se indica.

Músicos: Jaco Pastorius (bajo eléctrico), Randy Brecker, Elmer Brown, Forrest Buchtel, Jon Faddis, Ron Tooley (trompeta), Bob Mintzer, Randy Emerick, Mario Cruz, Alex Foster (saxo, clarinete, flauta), Paul McCandless (saxo, oboe, corno inglés), Peter Gordon, Brad Warnaar (corno francés), Wayne Andre (trombón), Peter Graves, Bill Reichenbach (trombón bajo), David Bargeron (tuba), Peter Erskine (batería), Don Alias (percusión) y Othello Molineaux (steel drums), con Toots Thielemans (armónica).

Grabado en directo en el Budokan (Tokio, Japón) el 1 de septiembre de 1982.
Altus 10001.




Tomajazz recomienda… un CD: Peter Erskine (Peter Erskine, 1982)

Peter ErskineTras su paso por las bandas de Stan Kenton y Maynard Ferguson en los años setenta, en 1982 el batería Peter Erskine integraba el grupo Weather Report. Para grabar este su primer CD, Erskine contó con los que en breve serían compañeros suyos en Steps Ahead, otra de las grandes bandas de jazz fusion de la época.

Así, Erskine da rienda suelta a su faceta de compositor rodeado de Mike Mainieri, Michael Brecker, Don Grolnick y Eddie Gomez. Completan el elenco de estrellas Randy Brecker, Bob Mintzer, Kenny Kirkland y el percusionista Don Alias.

Si bien el disco presenta un evidente interés histórico, las interpretaciones rayan a gran nivel, con especial mención para “All’s Well That Ends”, con un Michael Brecker espectacular al tenor.

© Adolphus van Tenzing

Peter Erskine: Peter Erskine (Contemporary, 1982)