JazzX5#027. Paraphernalia: Infrasong [Minipodcast]

Por Pachi Tapiz.

“Infrasong”. Paraphernalia: Misdirection (Clamshell Records)
Fernando Varela, Israel Arranz, Pablo Pérez, Bruno Couceiro

© Pachi Tapiz, 2019

JazzX5 es un minipodcast de HDO de la Factoría Tomajazz presentado, editado y producido por Pachi Tapiz.
JazzX5 comenzó su andadura el 24 de junio de 2019.
Todas las entregas de JazzX5 están disponibles aquí…




Ricardo Tejero: su voz y su música. Entrevista por Pachi Tapiz. HDO (0043) [Audioblog]

Dicho y hecho… unos cuantos meses después, que conste. Finalmente traemos a Tomajazz la voz y la música del saxofonista y clarinetista Ricardo Tejero. Tras una extensa charla, suenan a lo largo de 56 minutos temas de algunas de las últimas grabaciones en las que este músico aparece: Hesitancy (Ensemble Progresivo), Sputnik Trio (Sputnik Trio), Opabinia (Dominic Lash Quartet), Southville Summer (Dominic Lash – Ricardo Tejero) y Stones Of Contention (Stones Of Contention).

© Pachi Tapiz, 2015

HDO (Hablando De Oídas) es un audioblog editado, producido y presentado por Pachi Tapiz.

Dominic Lash Quartet_Opabinia_Babel Label ensembleprogresivo_hesitancy_je tejero-serrato-diaz_sputnik-Trio lash-tejero-Southville-Summer1 Stones_of_contention-stones of contention_portada
Los temas, las grabaciones, los músicos:

  • “Progression 26: Tic-Tak-Toe”, “Progression 27: Double R”, “Progression 29: Ida y vuelta”
    Ensemble Progresivo: Hesitancy (Creative Sources Recordings, 2014)
    Ensemble Progresivo: Ricardo Tejero, Alison Blunt, Adrian Northover, Marcio Mattos, Roberto Sassi
  • “Rag From Mars”, “Dire Threat”
    Sputnik Trio: Sputnik Trio (Rawtonk Records, 2014)
    Ricardo Tejero, Marco Serrato, Borja Díaz
  • “Double File”, “Isthmus”
    Dominic Lash Quartet: Opabinia (Babel Label, 2014)
    Dominic Lash, Alexander Hawkins, Ricardo Tejero, Javier Carmona
  • “Comyn”, “Grittleton”
    Dominic Lash, Ricardo Tejero: Southville, Summer (Clamshell Records, 2013)
    Dominic Lash, Ricardo Tejero
  • “Der schönste Junge im Dor”, “C’aiu iaddi”
    Stones of Contention: Stones of Contention (citystream, 2015)
    Antonio Aiello, Noel Taylor, Nicola Hein, Ricardo Tejero, Antonio Longo, Tommaso Vespo



The Big Free Tongue (Miradas de Música Contemporánea. Civivox San Jorge, Pamplona. 2015-03-23)

Ciclo Miradas de Músicas Contemporáneas

  • Fecha: lunes, 23 de marzo de 2015
  • Lugar: Civivox San Jorge, Pamplona, Navarra
  • Formación:
    The Big Free Tongue
    Iñaki Rodríguez: saxo tenor
    Jorge Abadías: guitarra
    Luisa Brito: contrabajo
    Hilario Rodeiro: batería y percusiones variadas

IMG_0886.JPG-The BigTonguewm

Albura (Clamshell Records, Serie Vector) del cuarteto The Big Free Tongue es una de las novedades discográficas más estimulantes en la escena jazzística navarra del pasado año 2014. Esta propuesta, que se podría calificar como improvisación libre temática (en contraposición a las formas idiomática y no idiomática de entender la improvisación libre), abre nuevas maneras de entender la creación en el jazz en esta escena local. Los cuatro integrantes de esta formación se mueven por múltiples estilos, pero todavía no se habían aventurado en una grabación por los terrenos de la composición instantánea y de la inspiración momentánea, que son los elementos consustanciales a la improvisación libre.

IMG_1003.JPG-The Big Tonguewm

Lamentablemente, hay que comenzar el repaso a la presentación en directo de este proyecto, dando un cariñoso tirón de orejas a los músicos y aficionados al jazz de la capital Navarra. Una desapacible tarde invernal en el inicio de la primavera no puede ser una justificación válida de la escasa presencia de público. Por otra parte, ya han pasado más de cincuenta años desde que Ornette Coleman rompió el tarro de las esencias con el seminal Free Jazz. A pesar de todo ese tiempo transcurrido, todavía no es extraño que la primera de esas dos palabras en una propuesta ponga nerviosos y despierte los recelos de algunos. Tampoco ayuda a atraer al potencial público aficionado al jazz que este concierto no haya encontrado acomodo en alguna de las citas jazzísticas de Navarra, y que el lugar en el que ha podido ser (y si algo es Albura es una propuesta que cobra todo su sentido en directo), haya sido el ciclo Miradas de Músicas Contemporáneas del centro cultural municipal Civivox San Jorge.

IMG_0964.JPG-iñaki rodriguez-the big tonguewm

En la propuesta de Iñaki Rodríguez, Jorge Abadías, Luisa Brito e Hilario Rodeiro, lo importante no es el expresionismo asociado al free jazz y a algunos de sus representantes (que tanto temen algunos oídos bienescuchantes), sino la creación de ambientes por los que discurre un viaje sonoro de intensidad variable. Un recorrido con su principio, su desarrollo y su fin. La composición de Iñaki Rodríguez “En el limbo” fue el motivo sobre el que el cuarteto desarrolló su música a lo largo de setenta minutos en forma de una única pieza, sin pausas ni interrupciones. Las proyecciones de imágenes de árboles, plantas y vegetación diversa con distintos niveles de detalle ayudaron a ilustrar visualmente un recorrido musical ensoñador.

IMG_0984.JPG-Jorge Abadiaswm

Tal y como comentaba Jorge Abadías en la entrevista publicada en Tomajazz, la clave de esta propuesta es “escuchar, escuchar, escuchar y escuchar y puede que tomar alguna iniciativa”. El cuarteto fue dejando que la música fluyese sin prisa pero sin pausas, modificando la intensidad según la propia música iba sugiriéndoselo. Con los cuatro músicos atentos a sus compañeros, la parte de los solos tuvo un papel importante, pero a su vez no lo fueron menos las interacciones que fueron surgiendo entre los músicos. De ese modo se fueron estableciendo unos diálogos muy intensos e interesantes, especialmente entre Jorge Abadías e Iñaki Rodríguez.

IMG_0987.JPG-Luisa Britowm

El amplio espacio para la expresión, puesto que en ningún momento el cuarteto tuvo miedo a que los silencios se colasen en su propuesta, permitió que los músicos explorasen las posibilidades sonoras de sus instrumentos: Luisa Brito (que también bailó con su contrabajo dejándose llevar por la música) frotando durante varios periodos las cuerdas de su contrabajo; el inquieto Hilario Rodeiro empleando de un modo puntual, sumamente acertado, un amplio arsenal de elementos percusivos y sonoros: bolsas de plástico, una colección de pelotas de ping-pong, pequeñas campanas, cordones o un arco de contrabajo con el que frotó los platos de su kit; Jorge Abadías, al frente de una densa pedalera, dejándose llevar por la intensidad de la música con gritos incluidos en la parte final del concierto, antes de la fase de tranquilidad con que finalizó el concierto; Iñaki Rodríguez extrayendo un potente sonido de su saxo, o jugando con las percusiones sobre la embocadura de su instrumento.

IMG_1020.JPG-Hilariowm

“En nuestra ciudad han empezado a brotar árboles de entre las grietas del asfalto; ya no es una amenaza, es una realidad” dice la cita de Ion Celestino en el encarte de Albura. Muchos esperamos que ocurra lo mismo con la música sembrada en Civivox de San Jorge, y que proyectos tan recomendables y bien resueltos como el directo de The Big Free Tongue encuentren su hueco y acomodo entre los músicos y las programaciones de jazz de nuestra ciudad: lo suyo ya no es una amenaza, es una resplandeciente realidad.

IMG_1025.JPG-The big tonguewm

Texto: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografias: © Sera Martín, 2015




The Big Free Tongue: escuchar, escuchar y escuchar. Entrevista por Pachi Tapiz

IMG_0882.JPG-Big Free tonguewm

The Big Free Tongue es una formación surgida en Pamplona que en 2014 publicó Albura, su estreno discográfico, en la interesante Serie Vector del sello Clamshell Records. Unos meses después de su publicación el cuarteto formado por Iñaki Rodríguez (saxo), Jorge Abadías (guitarra), Luisa Brito (contrabajo) e Hilario Rodeiro (batería) presenta el disco en directo. No va a ser dentro de un concierto de una programación de jazz, sino en el ciclo Miradas de Música Contemporánea que organiza el Civivox de San Jorge de la capital del Viejo Reino. Hasta el momento, no ha sido habitual que los múltiples grupos y músicos que están formando la activa escena pamplonica hayan tenido una aproximación tan franca y directa a la improvisación. Pachi Tapiz entrevistó a los cuatro integrantes del grupo. Sera Martín fue la autora de las fotografías, tomadas en una soleada mañana de sábado de marzo en las calles del casco viejo de Pamplona y en La Guillotine. Un encuentro entre cafés con leche, infusiones y alguna caña, aderezado por reflexiones de todo tipo (musicales o no), incluso chistes de temática muy variada, pero especialmente en una muy agradable compañía.


IMG_0826.JPG- Big free tonguewm

The Big Free Tongue en La Guillotina. De izquierda a derecha Jorge Abadías, Luisa Brito, Hilario Rodeiro e Iñaki Rodríguez. Al fondo, Pachi Tapiz

PACHI TAPIZ: En las enseñanzas regladas no es habitual que se estudien formalmente ni el free-jazz ni la libre improvisación. ¿Cuáles son vuestras aproximaciones a estos dos géneros? Nombres y grabaciones que os hayan llegado a influir de un modo especial.

HILARIO RODEIRO: En mis inicios, cuando me estaba formando como batería en Santiago, tuve como maestro a L.A.R. Legido. Él fue quién me mostró el camino a estos estilos y sobre todo, quién me enseñó a ver la música desde una perspectiva totalmente nueva. Poca gente me ha influido tanto y de una manera tan directa como él. Después, tirando del hilo van saliendo nombres en el camino; el trío de Paul Motian siempre ha sido una de mis referencias. Otros, como Paul Bley y Don Cherry, o Chris Speed y Augusto Piroda, te van aportando pequeñas ideas y fórmulas nuevas.

IÑAKI RODRÍGUEZ: En las enseñanzas regladas la inclusión del jazz y la música improvisada es relativamente reciente, sobre todo en el caso del jazz. De hecho se ha comenzado por establecer estas enseñanzas desde el tejado, es decir, comenzar por integrar unas enseñanzas superiores antes de implantar estas desde la base. Lo que esto está provocando es que las enseñanzas elementales y medias adolezcan de unos cauces o caminos adecuados para que las nuevas generaciones puedan acceder a estas enseñanzas superiores habiendo experimentado y conociendo diferentes momentos, estilos y formas de interpretar esta música. Por ello, en los cuatro años que duran las enseñanzas superiores de jazz hay que abordar tantos estilos dentro de esta música que es imposible profundizar bien en todos. El gusto personal lleva a cada músico a seguir indagando en el camino que considera. En mi caso desde la primera vez que escuché el disco Free Jazz de Ornette Coleman y su música traté de pensar cómo habían llegado a hacer esta música y por qué en ese momento no entendía nada de lo que allí pasaba; también me encantan Paul Bley, Paul Motian y también músicos más actuales como Chris Speed.

JORGE ABADÍAS: La única aproximación al free ha sido en jams en Zaragoza, cuando nos juntábamos en jams con los colegas y nos poníamos a tocar, y sálvese quien pueda. Más tarde aquí en pamplona con la Free Da Orkestra de Alejandro Mingot.

LUISA BRITO: Es verdad que en las enseñanzas regladas no se da mucha importancia a tocar de esta forma, pero yo creo que todos los músicos llevan eso dentro. Creo que incluso es más primario no tener que seguir patrones preestablecidos. Creo que sí que se tenía que hacer alguna asignatura para tocar más libremente.


Albura - The Big Free Tongue

PACHI TAPIZ: En vuestros currículum como músicos, el free jazz y la libre improvisación son unos géneros en el que hasta este momento no habíais tenido ninguna incursión, al menos que hubiera sido registrada formalmente. ¿Cómo surge el grupo Big Free Tongue y la grabación Albura?

HILARIO RODEIRO: En mi caso, si bien es cierto que hasta la fecha no había grabado un disco completamente “free”, siempre ha sido una forma de expresarme en mis composiciones y en mis proyectos personales. Si no registramos grabaciones y no se nos ve habitualmente en directo interpretando en el estilo, es en gran parte por la casi nula acogida que suele tener en locales y festivales de la zona. La situación actual no ayuda a que este tipo de propuestas salgan bien paradas.

IÑAKI RODRÍGUEZ: Jorge, Luisa y yo formamos parte de un proyecto llamado Saltas Por Algo donde la libertad tenía un peso importante y con el que actuamos por durante bastante tiempo. De aquel proyecto surgió el disco Quédate a gusto para el sello Nada Producciones con composiciones de Jorge Abadías, así que ya habíamos experimentado con la libre improvisación. Hilario también ha participado en proyectos de libre improvisación en Galicia, así que cuando Ana Maestrojuán me propuso musicar su obra de teatro titulada Tres Árboles de Piedra tuve muy claro a qué músicos quería llamar para hacerlo. Tras varias charlas con Ana surgió un tema al que llamé “En el limbo”, que resultó ser el hilo conductor del disco y de la obra de teatro. La obra tiene varios momentos donde esta forma libre de interpretar la música permite dar rienda suelta a las emociones y conseguir impactar emocionalmente en el público. Por eso decidimos grabar los textos de la obra en el ensayo, llevarlos al estudio y tocar sobre lo que los mismos nos sugiriesen. Así lo hicimos. Fredi Peláez nos puso por los cascos estos momentos de la obra. El resultado inicial fue muy interesante, pero Ana sabiamente decidió que como el tema “En el limbo” cerraba la obra, tratásemos de improvisar libremente pero tomando como hilo conductor la melodía del mismo. Así lo hicimos y de repente surgió la magia. Y lo que iban a ser unas tomas para la obra, se convirtió en un disco. La conexión entre los cuatro era tan fuerte que decidimos dejar el micro abierto y desnudarnos musicalmente dejándonos llevar por la música. Hubo tomas de hasta 35 minutos de las que salimos extenuados y sudando como pollos. Pero estábamos conectados. Tras escucharlo unas semanas después cada uno en su casa, nos dimos cuenta de que cada momento de la grabación se conectaba con el siguiente y de que debíamos mostrar este trabajo a la gente. Así que contacté con El Pricto de Discordian Records y le mostré en trabajo. Le gustó y aunque no encajaba en este sello, que está centrado en lo que sucede en Barcelona, me dijo que podría encajar muy bien en el Sello Clamshell Records de Pablo Correa. Me pasó su contacto y le envié la grabación. Me pareció una persona que ama esta música y conectamos desde el minuto uno. Le encantó y decidió incluirla en la serie Vector, así que todo fue sobre ruedas.

El nombre albura surgió porque evoca la parte viva del árbol y esta música está muy viva. Hilario es un enamorado de la botánica y nos pareció interesante asociar cada momento sonoro a las características de cada árbol. Por tanto Hilario podrá explicarte mejor este asunto.

JORGE ABADÍAS: El grupo lo armó Iñaki para la grabación de unos cortes para una obra de teatro. Al final de esa sesión dejamos el micro abierto y… sálvese quien pueda.

LUISA BRITO: Fue muy espontáneo todo. Estuvimos a la mañana en el estudio grabando para la obra de teatro. Sabíamos lo que íbamos a hacer. Como nos sobró tiempo, después de comer volvimos al estudio y dijimos: ” ¿ahora qué? Pues vamos a tocar algo, lo que nos salga”. Y la verdad es que lo pasamos tan bien que dijimos, bueno, pues nos gusta lo que hemos hecho aquí, vamos a editarlo. Y la verdad es que estamos muy contentos porque para mí es una experiencia nueva y voy descubriendo cosas, como músico a la hora de tocar de esta manera. El disco está editado siguiendo el orden de lo que grabamos. Hicimos algunos cortes para que se pueda pasar de una pista a otra, pero tal y como está es tal y como fue grabado.


 IMG_0828.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: ¿Cuál va a ser vuestro enfoque a la hora de presentar este trabajo en directo? Si no estoy equivocado, el germen de todo está en una grabación para una obra de teatro. ¿Son los árboles, la naturaleza el leit-motiv que va a servir de inspiración para la propuesta del grupo?

HILARIO RODEIRO: A mi modo de ver, imposible saberlo. En la grabación se trabajó un fragmento de un tema de Iñaki como idea recurrente que se desarrolla a lo largo de todo el disco. Es probable que el diseño del disco y el concepto de los árboles funcionando como títulos de los temas del disco también nos puedan influir de alguna manera, pero al margen de todo esto, la música siempre se desarrollará de una forma totalmente espontánea.

IÑAKI RODRÍGUEZ: El leitmotiv es la interpretación libre de la melodía “En el limbo”. Tras reflexionar sobre como mostrar este proyecto en directo, nos dimos cuenta de que la música que emana de cada uno de nosotros al tocar de esta manera tan libre tenía mucho que ver con los árboles, la paz que transmiten, toda la historia que esconden, los sonidos, olores del bosque, el ruido del viento sobre ellos… Por todo esto preparamos unas proyecciones con bosques, árboles creciendo, y nos lanzamos a mostrarlo y experimentarlo en un concierto en la sala de conferencias de la librería Katakrak de Pamplona. Decidimos no interactuar con las imágenes sino que apoyasen la puesta en escena y así tratar de que el proyecto reflejara lo más fielmente posible aquel momento en los estudios Potokko de Beasáin, donde lo más importante era la melodía y la conexión mutua para tratar de expresarnos a través de la música.

Intentamos buscar algunos puntos de apoyo sobre los que sustentar la puesta en escena del disco de manera que el resultado sea un viaje de 50 minutos de música ininterrumpida. Vamos experimentando con nuevas propuestas de expresión cuando nos juntamos e intentamos que todo sea lo más parecido a esa sensación primigenia que nos unió e hizo surgir este proyecto, esa sensación de libertad, de no saber qué va a suceder, el gusto por la melodía y su deconstrucción, por la consonancia y la disonancia, el buscarse, encontrarse y volver a escapar para encontrarse de nuevo, el salto al vacío y el sentir que hay alguien abajo que te va a rescatar para volver a saltar juntos de nuevo…

En los directos la música fluye naturalmente, sube y baja de intensidad; es más o menos melódica, y siempre está presente en nuestra cabeza la melodía “En el limbo”; en definitiva, es un viaje de aproximadamente 50 minutos donde el espectador puede disfrutar de un momento único que no se volverá a repetir de la misma manera.

JORGE ABADÍAS: Escuchar, escuchar, escuchar y escuchar y puede que tomar alguna iniciativa.

LUISA BRITO: Lo primero es intentar seguir la onda que tenemos en el disco. Yo lo que veo es que hay determinados momentos en que coincidimos todos de una manera que se forma como un… cómo decirte… un punto de agarre muy fuerte. Y entonces eso al final se te queda en la cabeza y lo puedes utilizar a la hora de tocar en directo. No va a ser igual, porque no puede serlo, pero sí que hay una base. Y luego se pueden aportar ideas. Me acuerdo que Hilario en un ensayo nos propuso hacer como una especie de canon. O sea, uno comienza con una idea, y cuando se cambia de idea, el siguiente coge la idea anterior y así sucesivamente… no va a ser un canon como los de Bach (risas). Pero esa es la idea: se pueden hacer muchas cosas.


 IMG_0838.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: ¿Qué supone para un músico la posibilidad de trabajar dentro del free-jazz o la libre improvisación? ¿La libertad de lo que está por ser creado?… ¿El miedo por no saber qué es lo que vendrá, lo que se puede definir como el vértigo del folio en blanco?

HILARIO RODEIRO: Expectación. Sorprenderse a uno mismo. Emocionar y ser emocionado. Felicidad a partir de la primera nota y hasta el último silencio.

IÑAKI RODRÍGUEZ: Después de esta grabación y pese a haber experimentado antes con el free y la libre improvisación me di cuenta de que de esta forma de expresarme me permitía conectar con mis amigos y compañeros de viaje de una manera distinta a la que acostumbro. Podía dejar de un lado la forma para centrarme en la melodía y una escucha mucho más atenta de lo que sucedía a mi alrededor; por tanto sentía una forma de hacer música muy honesta. Me sentía muy “yo mismo” haciéndolo, es como desnudarse y dar lo más profundo de ti a la gente, pero compartiéndolo a la vez con otras tres personas con las que estás dialogando desde lo más profundo de tu ser. Te están escuchando, tú les escuchas, tienes todos los sentidos a flor de piel e intentas que entre todos la música llegue al espectador y pueda sentir lo que tu estás viviendo. La mejor manera de que la gente entienda de lo que hablo es que venga al concierto, y trate que esta emoción y el respeto absoluto que nos profesamos cada uno de los integrantes de este proyecto llegue a ellos, lo sientan, y olviden sus problemas cotidianos por un momento. En estos 50 minutos de viaje puedes dejar el estrés en la puerta, apagar el móvil y dejarte llevar por el sonido, las melodías, la comunicación… Solos tú y la música.

JORGE ABADÍAS: Es una necesidad, una reproducción de actos cotidianos como conversar, escuchar un disco, ver una película, discutir contigo mismo, una extensión de nuestra realidad que no es otra que la constante necesidad de sentirnos bien, formando parte del maravilloso cosmos, aunque uno sea una infinitésima parte de fragmento del mismo. Estás engranado en él y ahí disertas.

LUISA BRITO: Sí, pero yo creo que en este caso una está tocando con gente que ya conoce, que me aporta muchas cosas, y con la que tengo muy buena conexión a nivel personal y emocional. Creo que es muy difícil que ocurra lo del vértigo del folio en blanco. Yo lo que te puedo decir es que mientras estoy tocando hay momentos en que arranco con una idea, y otros momentos en que no me queda otra que cesar mi intervención y dejar espacio a los demás. Entonces ahí es cuando podría eventualmente pasar lo del momento en blanco, pero no llega a pasar porque alguien viene siempre con alguna otra idea y tu lo sigues. Es muy orgánico todo. Yo creo que lo de quedar en blanco es muy difícil que pase. Aunque a ver si luego me va a pasar (risas)… No es fácil encontrar el equilibrio de cuánto tocar y cuánto no tocar. Por ejemplo, después de haber grabado observo que hay momentos en que yo estoy mucho rato sin tocar. Me acuerdo de que estaba escuchando a los tres y me pareció que estaba bien así, que no hacía falta el contrabajo. Además, cuando estás tocando no tienes noción de si está pasando mucho tiempo o no. Después de escuchar la grabación, te dices que igual tenía que haber entrado antes… Pero cuando estás ahí, estás escuchando, ves que está bien lo que están tocando tus compañeros y te dejas llevar por eso. Cuando estás tocando esta música tienes que estar pendiente para lograr ese equilibrio.


 IMG_0848.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: Pamplona está en los últimos años teniendo una eclosión jazzística muy interesante. Hay proyectos de brass-bands, jazz que se podría denominar mainstream, propuestas que se centran en la música tradicional local, y en los últimos meses aproximaciones al free y a la improvisación libre. Vosotros estáis en medio de esa ola, ya que tocáis distintos grupos que se mueven por esas corrientes estilísticas. Desde fuera resulta como mínimo sorprendente, así que me gustaría que explicaseis qué es lo que ha ayudado a que esto esté sucediendo.

HILARIO RODEIRO: Desde luego, el que los músicos nos animemos a sacar del local de ensayo a este tipo de formaciones es fundamental. Casi todos los improvisadores y fanáticos del free siempre nos dedicamos a tocar todo tipo de estilos, más o menos conservadores, pero pocas veces tenemos oportunidad de llevar esto a un escenario. Sobran ideas pero faltan cauces para poder darles salida. No creo que haya aumentado la escena de free jazz. Sencillamente, no había ningún sitio donde poder mostrarlo. Como ejemplo, la librería Katakrak ha concentrado en poco tiempo muchos conciertos de estos estilos, nos cede un espacio para que puedan suceder este tipo de propuestas, gracias a su buena disposición y a su mente abierta. Al público que se le da este tipo de oportunidades se le sorprende de verdad, no se lo espera; pero se va contento.

IÑAKI RODRÍGUEZ: La verdad es que en los últimos años cada vez más músicos hemos decidido echar raíces en nuestra tierra y apostar por desarrollarnos aquí como músicos. Muchos de nosotros hemos estudiado en Conservatorios Superiores esta música y ahora impartimos clases. La realidad es que en la mayoría de los casos compaginamos la docencia con nuestra faceta artística. Si no tienes lo primero es difícil vivir de tocar al no existir circuitos estables. Algunos compañeros han tenido tristemente que emigrar y buscar trabajo fuera de su tierra ante la imposibilidad de encontrar un trabajo en lo docente que le permita desarrollarse profesionalmente y le dé esa base económica para poder desarrollar su faceta artística cada día peor retribuida y con menos circuito. Queda mucho trabajo por hacer en la cultura en este país tristemente.

Es cierto que en escuelas y Conservatorios Superiores gran peso del estudio de centra en el bebop y el hard bop. Para mí no tienen suficiente peso la tradición, la música de New Orleans, es decir, la esencia de esta música llamada jazz. En seguida se pasa a Charlie Parker sin haber interiorizado antes la esencia. Saltamos varias décadas en el estudio y conocimiento de esta música. Por otro lado, no se profundiza en otros muchos estilos y no demasiado en la libre improvisación, que evidentemente no es únicamente la música de Ornette Coleman (pieza clave y fundamental en la eclosión de este lenguaje), ni en buscar medios de expresión donde cada uno pueda ser más el mismo y sentirse libre. Con esto no quiero decir que un músico que toca música tradicional, bebop… no pueda sonar a él mismo o sentirse libre, sino que es bueno conocer estos modos de expresión, experimentar con ellos y luego decidir de qué manera te sientes más cómodo o realizado cuando interpretas música. Si te paras a pensarlo, es difícil abordar un siglo de música y estilos en cuatro años, ¿no? Por eso es complicada la enseñanza de esta música y debería trabajarse en desarrollar adecuadamente la enseñanza de la misma desde la base, desde las escuelas de música, enseñanzas profesionales, pudiendo así abarcar un abanico más grande de formas de expresión.

Por otro lado la libre improvisación no goza de la popularidad de otras músicas, y aquí entraríamos en el debate de por qué esto es así, el papel de la educación en esto, si es una música para músicos o no… Lo que está claro es que dentro de la música, la que tiene la improvisación como base, quizás no es la que más público arrastra.

En Pamplona muchos de los músicos que actualmente grabamos discos nos gusta la tradición, el swing, el bebop, el hard bop, el jazz contemporáneo, el free... En definitiva nos gusta el jazz, nos gusta la música al margen de todas las etiquetas que les queramos poner, y nos gusta tocar.

Por todo esto surgen proyectos como por ejemplo la Broken Brothers Brass Band, con la cual podemos interpretar temas de New Orleans con influencias de grupos como la Rebirth Brass Band, Dirty Dozen Brass Band, o experimentar en este formato con la libre improvisación, mixturada con temas de Monk, rap, samplers… El amar la tradición de esta música e interpretarla en absoluto está reñido con la libre expresión.

Por otra parte, Alejandro Mingot ha puesto en funcionamiento un Colectivo de Libre Improvisación llamado Free Da Orkestra con el que asiduamente nos juntamos para trabajar y donde mediante la libre improvisación tratamos de llegar al público a la vez que experimentamos y tratamos de expresarnos. Esto no ha surgido de la nada, sino de la inquietud de muchos de nosotros desde hace muchos años por esta y otras formas de expresión.

Otros músicos como el tristemente fallecido Mauro Urriza también han experimentado con la libre improvisación, y no precisamente hace unos meses sino que ese trabajo llevaba tiempo gestándose, al igual que muchas otras propuestas que por circunstancias no tienen gran repercusión mediática o en salas o festivales.

En realidad, los conciertos, jam sesions, ensayos con amigos, y las distintas formas de ver la música de cada persona hacen que surjan proyectos interesantes. Es una pena que no existan circuitos estables donde poder mostrar nuestros proyectos y poder desarrollarlos mejor, aunque siempre buscamos un camino para mostrarlo a la gente y reinventarnos cada día.

Por otro lado el hándicap sobre todo en Navarra de la libre improvisación es la dificultad para encontrar circuitos que apuesten por esta forma de expresión. En breve, el día 23 de Marzo presentaremos el disco Albura en el Ciclo Miradas de Música Contemporánea que organiza el Civivox de San Jorge, a quienes agradecemos el haber apostado por este proyecto; pero salvo este, no tenemos nada cerrado a la vista pese a haber llamado a muchos festivales especializados en libre improvisación o no.

En Navarra actualmente hay una gran actividad jazzística, y fruto de ella están surgiendo grabaciones y proyectos de gran nivel. Eso sí, no hemos de olvidar que la gran mayoría de los casos esas grabaciones son costeadas por los propios músicos, que hacen un gran esfuerzo para registrar sus obras sin más pretensión que seguir creando y evolucionar, a la espera de que alguien apueste por ellos. Sí es cierto que existen en Pamplona algunos Ciclos anuales que apuestan por el jazz, pero ante esta eclosión de buenas propuestas deberían abrirse circuitos para mostrar los proyectos por nuestra tierra. El jazz cuando se programa gusta, y la gente acude a las citas. Tenemos una infraestructura enorme en Navarra de Casas de Cultura y auditorios donde esta música apenas tiene cabida.

JORGE ABADÍAS: Gracias a la hermandad entre los músicos. Hay un ambiente brutal de gente con grandes ideas, y si le sumas esa fraternidad, el resultado es inevitablemente proyectos diversos y una gran escena creativa.

LUISA BRITO: Yo no soy de aquí. Llevo en Pamplona unos seis o siete años… No recuerdo exactamente. Cuando llegué ya noté que en comparación con otras ciudades había un movimiento que estaba comenzando. Yo creo que el hecho de que haya un Grado Superior de jazz aquí, y otro en Donosti, que está a una hora de aquí, ha ayudado mucho. También está la asignatura Introducción al jazz en el Grado Medio. Todo eso ha ayudado a este movimiento de músicos que dices, que se mueven por varios estilos. Es una pena que a nivel de apoyos no existan más oportunidades. Otro factor que nos impide hacer más cosas es que cuando se graba un disco, a menos que se haya ganado un premio, los músicos lo tenemos que financiar todo. Es difícil. Por eso digo lo de los apoyos en este sentido… y en el otro. Debería haber más ciclos de jazz y de otras músicas también. Al final parece que la gente acaba por hacer las cosas en familia. Nos echamos un cable unos a otros, pero desde arriba no hay mucho apoyo. A ver cómo sigue Pamplona en los próximos años, porque yo creo que se está haciendo una tarta de música muy interesante, con muchos colores.

Entrevista: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografías: © Sera Martín, 2015
Agradecimiento a La Guillotine




Excelente cosecha de jazz andaluz en 2014 (Parte 2ª). Por Jesús Gonzalo

 

Jazz andaluz, ilusión, alegría y perseverancia , con Tete Leal, Ernesto Aurignac, Julián Sánchez, Enrique Oliver y Carlos Cortés

Jazz andaluz, juventud, humor, ilusión y perseverancia . Con Tete Leal (cerebro y músculo  de la AJM, agarrando el contrabajo), Ernesto Aurignac, Julián Sánchez, Enrique Oliver y Carlos Cortés (el de la guitarrita)

 

Seguimos y concluimos este dossier con una segunda parte que intenta completar la visión de un fenómeno que había que detallar tras las publicaciones en disco que aparecieron en 2014, en las que hubo cantidad, calidad y variedad contrastadas. En nuestra anterior entrega hacíamos hincapié en los cambios y expansión de la actividad jazzística que se han producido en Andalucía en los últimos tres años. Como no creemos en las causalidades, ha sido necesario seguir la pista y al hacerlo hemos ido trazando un mapa de escenas, músicos y agentes que lo han hecho posible.

Hablando de escenas, posiblemente sea la de Málaga, que ya se nombró en la primera entrega de este artículo, la de mayor actividad jazzística de toda Andalucía. En el año 2011 se funda la Asociación de Jazz de Málaga (AJM), asociación cultural sin ánimo de lucro. Su actividad se desarrolla a través de la formación, la organización de talleres, seminarios, masterclass, conciertos y festivales.

 

Oferta de conciertos de la AJM para este mes de febrero

Oferta de conciertos de la AJM para este mes de febrero

 

Lo que empezó como un sueño hoy se trata de un proyecto asentado que cuenta con muchos colaboradores. La AJM posee ya una larga lista de socios  que le ha permite poner en marcha el CAMM, Centro de Artes y Música Moderna de Málaga, ofreciendo una formación pionera en Andalucía en el ámbito de la música moderna y el Jazz subrayando, como nos cuenta su impulsor, Tete Leal, la naturaleza de “una actividad absolutamente autogestionada”.

Dos big bands, un conjunto de vientos, un coro gospel, combos de latin, rock, funk,  jazz y swing, y ahora introduciendo formación sobre expresión corporal con yoga y entrenamiento rítmico, conforman su oferta pedagógica para 400 alumnos y que cuenta en su profesorado con nombres destacados del jazz no ya local sino español (como los que aparecen arriba en la foto).

 

La Asociación de Jazz de Málaga compagina actividad formativa con programación en directo estrenando un nuevo Club

La Asociación de Jazz de Málaga compagina actividad formativa con programación en directo estrenando nuevo Club

En la misma provincia, en una localidad que está justo al lado de la capital, se fomenta una oferta intermedia formativa-conciertos nacional-internacional. Se trata del Seminario de Jazz y Música Moderna de Alhaurín de la Torre, que con su inminente edición suma 11 con un formato de concierto-seminario internacional y apoyo presupuestario de su ayuntamiento que también hace posible Portón del jazz, festival de dicha ciudad que cuenta con el apoyo de su ayuntamiento. En el pueblo granadino de Atarfe también se han puesto en marcha con apoyo financiero de su festival de julio.

 

Figura histórica del jazz en directo y dando una master class, Barry Harris pasó por Almería gracias a la Asociación Clasijazz

Figura histórica del jazz en directo y dando una master class, Barry Harris pasó por Almería gracias a la Asociación Clasijazz


 

Acompañada de una clara voluntad didáctica enfocada a pequeños y no tan pequeños, ejemplo para todas las demás, la frenética programación de la Asociación Clasijazz, la más veterana y que más lejos ha llegado en estilos y disciplinas, tiene muy en cuenta la creación andaluza y española y las producciónes propias (ópera, música de cine, big bands, etc) pero también introduce eventos internacionales en formato reducido. Quizá sea la presencia del histórico pianista Barry Harris la más señalada del pasado año.

Huelva JazzYMas

En Huelva se inició en los últimos tres años el ciclo Jazz y Más y también se puso en marcha Jazz en la Higuera. La primera de ellas se postula como la propuesta de una empresa de producción que ya cuenta con apoyos públicos y que reparte su actividad en varias fechas al año y en distintas localidades de la provincia. Por allí han pasado músicos andaluces de la esfera del jazz flamenco, del blues o la canción como Antonio Lizana, Chano Domínguez, Mingo Balaguer, Jorge Pardo o la cantante Vicky Luna. En Punta Umbría, ciudad costera de dicha provincia, se puso en marcha “Festival a orillas del jazz”, que tuvo en su programa a los también andaluces O Sister!, Dorantes y Javier Ortí.

El MusicarioCadiz Festival de jazz

Qultura y el Musicario (impulsada por el músico Pedro Cortejosa) son las dos asociaciones radicadas en Cádiz que han unido fuerzas para que el Festival de Jazz de esa ciudad, que venía haciendo la primera de las dos asociaciones, haya  crecido en  la séptima edición del 2014. Asociación El Musicario, desde Cádiz, la segunda asociación que nació en la ciudad en este tiempo y la que ofrece actividades semanales con apertura a otros estilos musicales además del jazz

El Sherry Jazz Festival fue una de las nuevas iniciativas  centrada en la escena andaluza que se puso en marcha en los dos últimos años.

El Sherry Jazz Festival fue una de las nuevas iniciativas centrada en la escena andaluza que se puso en marcha en los dos últimos años.

En este periodo que intentamos trazar alrededor de la producción que nos ocupa, se recuperaron festivales “durmientes” como el de El Puerto de Santamaría que sirvió para presentar el nuevo cuarteto de Julián Sánchez y el de Sanlúcar de Barrameda, o surgieron propuestas como el Sherry Jazz Festival en Jerez de la Frontera. El contexto aquí era difícil, por presupuesto y por el absoluto dominio cultural que el flamenco sigue ejerciendo en esta ciudad, centro histórico de esta música. La falta de apoyo presupuestario para la segunda edición, por parte del ayuntamiento que lo puso en marcha, frustró su segunda edición.

 

Antonio Lizana, joven valor que aborda nuevas fórmulas en el jazz y flamenco

Nacido en San Fernando, como el Camarón, el joven Antonio Lizana aborda nuevas fórmulas entre jazz y flamenco

 

El cartel, exclusivamente andaluz, congregó nombres como los premiados por la muestra Jazzeñe de Madrid el pasado julio, los jóvenes Antonio Lizana e Irene Aranda, e incluía a también a figuras que se nutren del flamenco como Luis Balaguer, Nono García, Carmelo Muriel, Gautama del Campo y los estimulantes grupos Ruchi Manouchi y el flamenco-soul de Jazzoleá.

 

En este periodo que trazamos se puso en marcha en Granada Ool-Ya-Koo, asociación que tiene su base de operaciones en el Pub Magic

En este periodo que trazamos se puso en marcha en Granada Ool-Ya-Koo, asociación que tiene su base de operaciones en el Pub Magic

 

Como decíamos a modo de introducción en la primera entrega de este dossier, el fenómeno asociativo ha sido fundamental en la creación de la realidad actual. En Granada, que tuvo la escena más pujante de Andalucía a mitad de la década anterior  pero se vio perjudicada por la legislación contra ruidos, se puso en marcha esta Asociación Cultural que favorece intercambios con otras de la región. Su sede de conciertos es el club Magic.

 

Jazzwanted nació con el lema “se busca jazz andaluz” hace ya más de tres años, empujado por la “revolución ” que traían las redes sociales. Su imagen, de un cíclope que amenaza a un batería, pertenece al pintor Jean-Michel Basquiat

Jazzwanted nació con el lema “se busca jazz andaluz” hace ya más de tres años, empujado por la “revolución ” que traían las redes sociales. Su imagen, de un cíclope que amenaza a un batería, pertenece al pintor Jean-Michel Basquiat

 

Las redes sociales han supuesto una valiosa herramienta de propagación, concurrencia y difusión de actividad entre las distintas escenas andaluzas. El grupo de Facebook Jazz wanted nació en mayo de 2011 a raíz de un artículo, que firmó quien éste suscribe, en el que se denunciaba la situación del jazz en la región a través de un hecho sucedido a la Andalucía Big Band de Sevilla. Dicha carta-denuncia se titulaba  Jazz Proscrito  y fue publicada en la revista amiga Cuadernos de jazz. Surgió, pues,  como un compromiso que sirviera de plataforma para difundir los proyectos de los músicos andaluces y facilitar los contactos entre profesionales del sector. También, entre sus objetivos,  está intercambiar información y opiniones y publicar anuncios de la actividad de sus miembros. Más de tres años después, el grupo roza los 400 miembros y se mantiene activo como valioso intercambio de información entre músicos y agentes culturales de la región. y no sabemos si sirve de mucho o poco, pues se hace a voluntad, pero las propuestas publicadas en las redes reciben más “me gusta” que los evento financiados públicamente por organismos. Estadísticas hay.

HARRIS EISENSTADT ANDALUSIAN DAY 2 redes

El compositor y baterísta Harris Eisenstadt llegó a Cádiz y Sevilla hace tres años con un proyecto atrevido. Se trataba de dar réplica a su grupo más reconocido internacionalmente Canada Day (que publica su nuevo disco en unos meses) con músicos andaluces, de ahí que la gira, que se extendió durante cinco días, se llamara los “Andalusian Days” de Harris Eisenstadt. Se formó un quinteto y un trío que pasaron por teatros de varias ciudades, se dio una master class y formaron otros combos en el Naima Jazz Café (ver foto aquí). Entre los músicos convocados en esta aventura, que puso en contacto varias escenas del jazz andaluz y nacional, estuvieron  Pedro Cortejosa, Voro García, Arturo Serra, Jaime Serradilla o Baldo Martínez.

 

Azul y negro para Blue Asteroid Records, sello sevillano promovido por club Naima que recupera el diseño clásico de Blue Note

Ya señalamos en la primera parte que para que haya discos (en el formato que sea) deben haber sellos discográficos que los publiquen y estudios que graben la música. Pese a los tiempos que corren para el sector, en Sevilla se puso en marcha -hará año y medio- Blue Esteroid Records. Con est emargen y no sin esfuerzo lleva publicados cuatro títulos, tres de los cuales recogemos en este espacio (Intrology, del saxofonista  Javier Ortí, sale justo estos días).

La estética que establecíamos con el histórico Blue Note, haciendo una reflexión más pausada, parece ir más allá del diseño gráfico. La línea que marca la selección de Jorge Moreno, miembro fundador del club Naima de Sevilla, se mueve con soltura en los amplios principios estéticos del sello que fundó Alfred Lion en 1939. Entre Horace Silver, Freddie Bubbard y Hank Mobley, entre el disco de Jaime Serradilla a trío de piano y el sexteto de Pedro Cortejosa con guitarra eléctrica, se dan no pocos cauces de expresión en la corriente central del jazz y la sofisticación hacia la música popular que representa la modernidad de Blue Note.

Y en medio de ambos estaría el soberbio trabajo del trompetista Daniel Cano.

DANIEL CANO

 

 

 

 

 

 

DON`T TOUCH THE BLUE

DANIEL CANO QUINTET

Daniel Cano (trompeta), Pedro Cortejosa (saxo tenor), Wilfred Wilde (guitarra), Paco Charlin (contrabajo), Jesús Pazos (batería). Blue Asteroid Records

Conocí a Daniel Cano la misma tarde que se subió a tocar con Harris Eisenstadt en el café jazz Naima. Luego me diría el baterista que le gustó cómo tocaba, también lo dijo de Jaime Serradilla, con quien se entendió muy bien. El trompetista afincando en Sevilla, asiduo de clubes londinenses,  colaborador del grupo O sister! y del guitarrista Carlos Bermudo, antiguo miembro del sexteto de los Lakuntza Brothers, ofrece un trabajo rotundo en el que densidad de ideas y claridad en la exposición hacen posible jazz de muchos quilates.

Si en la primera parte ya habíamos trazado un mapa de sonidos lo suficientemente amplio y diverso, en esta segunda, con dos títulos de este mismo sello, nos acercaremos a un jazz perfectamente pertrechado en su lenguaje propio, en su tradición y su apertura. En algún punto fértil entre los años 50 del hard bop y la sofisticación fluida de mediados de los 60 en Blue Note, entre el Miles de y Tom Harrell habría que situar estilisticamente, y en el presente, esta música. El arrebatador inicio tiempos rápidos de bob y cruce de solos de Sin Trom dan paso a Changes, estupenda y moderna pieza de construcción aditiva y creciente en intensidad. El fraseo alargado y en unísonos de saxo y trompeta en el inicio de Plutón,  la pegada groove de Jesús Pazos con la guitarra funky de Wilfred Wilde y el volumen fibroso del bajo de Paco Charlin en ¿Tu siempre tienes que ser el mismo? y también en Plutón, mientras los metales dibujan líneas en suspensión, el soberbio solo de trompeta en el blues que titula el disco, la versión elusiva y hermosa de Chelsea Bridge que endereza Cortejosa con su solo y continua Cano con su entrada, un Monk distraído en la contagiosa y compleja la vez Buenordías, sonidos envolventes en y funky con especias melódicas mexicanas que sugieren, en cuarteto sin guitarra, el emparejamiento de Dave Douglas y John Zorn en Masada... el color del empaste conseguido, los tonos azulados (!que no los toquen!) contorneándose a  ritmo de funky… uno tras otro detalles de sobrado buen gusto y talento.

Jazz gozoso y sin aditivos extras, un sugestivo y sólido viaje por la memoria viva de la mejor Blue Note.

dani cano

 

 a3562023315_2
CRISIS
MEMORIA UNO
 
1. Conducción #4  13:15
2. Conducción #5  09:34

3. Conducción #8  12:28

Ivo Sans, Carlos Falanga (batería), Marc Cuevas, Alex Reviriego, Johannes Nästesjö, Nicola Lancerotti (contrabajo), Marco Mezquida (piano), Julián Sánchez, Pol Padrós, Alvar Monfort (trompeta), Darío García (trombón bajo), Aram Montagut (trombón tenor), Amaiur González (tuba), Marcel.lí Bayer (saxo alto y clarinete bajo), El Pricto (saxo alto y clarinete), Sergi Felipe, Tom Chant, Gonzalo Levin (saxos tenor y soprano), Joan Mas (saxo barítono), Luiz Rocha, Pau Domenech (clarinete bajo), Valentin Murillo, Juan Saez, Gerard Marsal (flauta), Alfonso Fernández (fagot), Joäo Silva, Gessamí Martín, Stefan Pöntinen, Javier Lecha, Alba Navarro, Violina Pauleta (violín)Alicia Dominguez, Miriam Fernández, Fina Izquierdo (viola), Jordi Claret, Margarida Mariño, Sandrine Robillard, Pilar Rueda, Ana Karent (cello)
 
Conducción: Iván González ( 1,2,3), Albert Cirera (2). Grabado en directo el 18 de junio de 2014 en el Ateneo Barcelonés. Portada realizada por Ivo Sans
La improvisación libre nace a medidos de los años 60 y se impulsa en los 70 canalizando actitudes estéticas que aunque tenían sus cimientos en las expresiones más avanzadas del free jazz, la música contemporánea y otras disciplinas plásticas (Fluxus/Cage) como la danza, el arte de acción y estilos musicales como el rock. El fluir de la creación convenientemente canalizado llegó con las conductions de Lawrence ‘Butch’ Morris.  Escuchar al maestro que nos dejó hace dos años (29 de enero) es la mejor manera de ubicar esta obra del trompetista malagueño, pues fue él el que dio forma a este sistema que se desarrolla sobre forma y estructura. Tres piezas, composiciones en tiempo real como proceso instantáneo, son las piezas que definen Crisis.

140618_Memoria-Uno_zz

¡¡Atención!!…uno, dos, tres… “Crisis”. El malagueño Ivan González y sus gestos de conducción orquestal instantánea en el proyecto colectivo Memoria Uno, desde Barcelona.

Llama la atención la cantidad de cuerdas (violín, violas y chelos) que hay en este grupo, cuestión que condiciona el resultado y apunta modos que lo acercan al lenguaje contemporáneo basado en “masas o nubes” de sonido (Ligeti). El segundo factor que se aprecia a primera vista en esta plantilla que busca equilibrios de color y potencia es la aparición de metales y maderas de registro bajo (trombones y clarinetes bajos), que proporcionan volumen, cuerpo y empuje.
Ivan González,  que además es miembro de la Free Art Ensemble, estimulante contenedor de escenas como la barcelonesa y la andaluza que se ha visto reforzada por su colaboración con Agustí Fernández (autor de las líneas que incluye el disco), parte de un concepto integrador y expansivo. Moldea la creación colectiva como un escultor perfila el bronce, como un pintor elige los colores y los tonos. El resultado, que evita los trazos figurativos para jugar con las texturas, es conmovedor, desestabilizador y hermoso. Como un cuadro de Jackson Pollock el ruido inteligente y el fenómeno orgánico están hechos de precisión, azar e intuición en los gestos personales y colectivos.
Efusivo pero también medido sin leer papel, es “Crisis”, como indica Fernández aludiendo al  origen etimológico de la palabra en chino, un principio de acción que nos conecta con la más moderna creación de nuestros días, aquélla que sintetiza corrientes de la música contemporánea y de la improvisada componiendo en tiempo real.

 

portada_jvinuesa

 J. VINUESA & THE MONKEYS CO.

STANDARDS DEES 

Paul Stocker (saxo alto #3 – #4),  Eric Sánchez (trompeta y flugelhorn) , Juan F.G. Vinuesa (tenor y alto saxos),  Vania Cuenca (contrabajo y flugelhorn bajo),  José Sarrión (batería y percusión), Sergio Díaz(batería), Miguel Pimentel (contrabajo),  José Ignacio Hernández (piano), Juan Sánchez (percusión). Clamshell Records

Le cuento que voy a hacer este dossier y que cuento con su disco. Me dice que no es andaluz. Le contesto que eso no importa, si estás rodeado de músicos granadinos…Con lo que tira Granada…Allí se concibió este trabajo, el único de todos los elegidos basado en standards. Juan Vinuesa es músico de jazz e investigador del área de música contemporánea del Departamento de Música de la Universidad de Granada, donde desarrolló investigaciones en la especialidad de jazz en la segunda mitad del siglo XX. Es en este periodo donde establece su conexiones con la escena local de la ciudad de la Alhambra, que recoge aquí algunos de sus mejores músicos. ¿Entonces de dónde eres, Juan? De Albacete, contesta. Ya está, pienso, igual que el sello Clamshell, una de las noticias más estimulantes del panorama discográfico nacional de los últimos años. Se antoja “especial” esta propuesta en un catalogo dedicado a la improvisación libre…pero esto es jazz jazz, de Sonny Rollins hasta Coltrane, pasando por Monk o Dizzy Gillespie, como en el dicho, del cuerno al rabo todo es jazz aquí..

Desde Granada con amor y swing, siendo de Albacete, esta es la banda con la que el saxofnista Juan Vinuesa recupera y renueva la memoria viva de grandes clásicos de la modernidad

Desde Granada con amor y swing, siendo de Albacete, esta es la banda con la que el saxofnista Juan Vinuesa recupera y renueva la memoria viva de grandes clásicos de la modernidad

Para mí la grabación es una continuidad a mi primer disco de 2007 (junto con Vicente Espí a la batería  y Julio Fuster y Amadeu Adell al contrabajo), y al mismo tiempo un punto y aparte en mi actividad jazzística desde que volví de Copenague y a mi paso por Valencia”. Claro que con una formación tan generosa y expresiva (Paul Stocker es irrenunciable) como The Monkeys Co., la cosa cambia. “Desde que me volví de Granada trabajo con dos secciones de ritmo distintas, una andaluza y otra manchega. Siempre intento tocar con contrabajistas y baterías que se entiendan, en parejas, en este caso Vania Cuenca y José sarrión (en la sección manchega) y Sergio Díaz y Miguel Pimentel (en la andaluza).

Vinuesa ha escrito unos arreglos que dan impulso renovado a estos clásicos, una lista que sólo con verla ya suscita curiosidad y asombro. En resumidas cuentas, esta lectura de standards, que se sitúan entre los años 50 y principios de los 60 y que abarca un arco que va de Duke Ellington a Ornette Coleman, dan una idea del trabajo que había que hacer. “El disco es una jam de tres días grabada en tomas completas de directo y enlatada con metodologías de los sesenta en cuanto a tomas, medios y sonido “. La frescura, el empuje y la decisión con la que se expresan los músicos, la energía final de estas versiones, diría que tienen en la escritura y la presencia de Sotocker un regusto final de Mingus y la escuela holandesa, es decir, algo muy potente y sugestivo.

Un disco que se escucha una y otra vez y que no sólo te reconcilia con el pasado, sino con el momento.

 

VERDEO

LUIS BALAGUER VERDEO QUINTETO
Luis Balaguer (guitarra española), Pedro Cortejosa (saxos tenor y soprano), Arturo Serra (vibráfono), Jose López (contrabajo), David León (batería y percusión) New Step Records, 2014

Si hay algo característico que ha construido en Verdeo (New Step Records, 2014) este artesano exquisito, meticuloso y tranquilo que es Balaguer es precisamente el juego cromático. Con una combinación instrumental única en el panorama nacional (que me corrijan si me equivoco), uniendo el sonido de su guitarra española a un vibráfono, lo que desprende este formato es un singular juego cromático que acentúa y se recrea en la belleza serena y marina que emana de estas composiciones originales.

 El Verdeo Quinteto, con Luis Balaguer, David León, José López, Pedro Cortejosa  y Arturo Serra, durante las sesiones de grabación en Granada. Frío con risas

El Verdeo Quinteto, con Luis Balaguer, David León, José López, Pedro Cortejosa  y Arturo Serra, durante las sesiones de grabación en Granada. Frío con risas

Composiciones que son instrumentales, pero podrían ser canciones, bastaría con que alguien las tarareara. Sin caer en un falso lirismo, el carácter melódico de sus temas tampoco deja huella al tópico jazz-flamenco o a la acaricia fácil. Sus títulos hablan por sí mismos… “Las Golondrinas”, “Jilguero”, “La Buena sombra”, “Velo de Lágrimas”, “Miramar”… palabras que son una confesión sobre el existir, postales de la cercanía o de aquellos veranos de la infancia en Cádiz…

Un palpitar sin prisas, una simple observancia del paso del tiempo fijada a un recuerdo o a una imagen, en la música de Verdeo hay elemento evocativo que convierte en  respiraciones a los instrumentos cuando éstos se acercan a la orilla del mar (“Miramar”)… Los músicos no son músicos, son elementos de la naturaleza, como en la música de la India…

 

PEDRO CORTEJOSA OCHO CD COVER 001

 

 

 

 

 

 

OCHO 

Pedro Cortejosa (saxos), Carlos Pino (guitarra), Juan Galiardo (piano y teclados), Paco Perera (contrabajo), David León (batería y percusión). Blue Asteroid Records-CMC

Conceder la relevancia a Pedro Cortejosa en todo lo que ha sucedido en el jazz andaluz este tiempo -y ya antes, cuando todo estaba más atomizado- es hacer justicia. Cuenten si no las veces que aparece su nombre en estas líneas. Pero por encima de esa presencia focalizada en distintos proyectos, acaso sea su personalidad creativa, inquieta, insaciable, lo que hace de él una figura fundamental y le coloca, pese a su veteranía, en la cabeza de las ideas más nutritivas. Comentamos este trabajo y ya tiene dos mezclándose, uno a dúo de improvisación electroacística con David léon y otro en quinteto que se llamará 12 días, “otro experimento sin pretensiones de ser disco” que fue tomando forma casi sin querer: se marcó como objetivo escribir una composición o al menos unas anotaciones basadas en su actitud emocional de ese día. Cuando se completó el número surgió la idea de grabarlo en un solo día y sin ensayos. “Y puede que sea mis trabajo más maduro”, apunta.

Incluso para los que creemos saber de lo que es capaz, basta los primeros compases de este disco para desmoronar cualquier pretensión preconcebida del sonido. “Ocho” es un trabajo exquisito. Y cuando se usa este adjetivo se hace con todas las consecuencias. Es jazz y no es jazz. Es refinación, diría que por encima de todo es destilación de sus trabajos previos y al mismo tiempo un paso más. Lo que más me gusta de esta música es el cuidado por el detalle, el color instrumental que ha conseguido y esas cadencias envolventes y sugestivas. Y luego, además de ese elemento formal, está la construcción de un estilo. Por eso decíamos en la introducción sobre el sello Blue Esteroid que había conexiones – o mejor filtraciones- del sonido Blue Note.

Foto con Ocho

El grupo de Pedro Cortejosa en “OCHO” con Paco Perera, David León, Jorge Moreno (responsable del sello Blue Asteroid Records), Pedro Cortejosa, Carlos Pino y Juan Galiardo

Para llegar hasta aquí, haciendo un poco esa labor que nos obliga una profesión hecha también con microscopio más que telescopio, el saxofonista gaditano ha tenido experiencias previas que diría le han conducido, igual de manera puramente intuitiva, a la construcción de este interesante sonido.  Entre el cuarteto acústico y el trío eléctrico de saxo en Simetrías, el músico recupera el formato de quinteto con saxo y guitarra. El esclarecedor título Song Book Trío, en el citado Simetrías, no sólo fue el inicio de una fructífera alianza que sigue en Corleone con el versátil, imaginativo y musculoso baterista y percusionista ceutí David León, también significó en las melodías un mensaje de canción y en el sonido una búsqueda por la hibridación acústica y eléctrica. Dos conceptos que aquí se presentan de manera más naturalizada y suave en el emparejamiento de Juan Galiardo y Carlos Pino reforzado por  el sutil trabajo de Paco Perera.

Los números son más que números, esconden relaciones no visibles y cierta simbología mágica…”OCHO” empieza y termina en “o”…Otra Simetría colgada de un amuleto que inspiró con sus agujeros ondulantes al cruzarse esta visión. “OCHO”, una síntesis y un paso nuevo del mejor Cortejosa en el valioso Trivio. Pasajes de refinación y gusto. Blues, jazz y pop mezclados en sus justa medida.

Gira de presentación de “OCHO” por Andalucía

Portada de “UNO”, en el pie de imagen la ilustre nómina de colaboradres

Portada de “UNO”, en el pie de imagen la ilustre nómina de colaboradres


 

 

 

 

 

 

 

 
 UNO

Ernesto Aurignac Orchestra

Ernesto Aurignac (saxo alto, composiciones y dirección), Perico Sambeat (saxo soprano y alto), Enrique Oliver (saxo tenor), Julián Sánchez (trompeta y fliscorno), Toni Belenguer (trombón), Fernando Brox (flauta), Maripepa Contreras (oboe y corno inglés), Pau Domenech (clarinete bajo), Lorena Fernández (trompa), Javier Cámara (trompa), Martín Meléndez (chelo), Tiziana Tagiani (arpa), Jaume Llombart (guitarra), José Carra (piano y Fender Rhodes), Dee jay Foster (contrabajo), Ramon Prats (batería), Carlos Cortés Bustamante (percusión), Gerardo Núñez (guitarra flamenca), Carme Canela (voz).

Círculo de UNIDAD…Grabación de “UNO” el verano pasado en Barcelona

Monumental trabajo para gran formato y secciones que incluyen a maestros tan indiscutibles como Perico Sambeat, Jorge Pardo, Carme Canela, Gerardo Núñez y  Carles Benavent con otros que se abren paso como Julián Sánchez, Ramón Prats, Dee Jay Foster, Jose Carra, Enrique Oliver, Carlos Cortés o Jaume Llompart. Un contexto orquestal en el que caben vientos de metal como trompa o de cuerda como cello y arpa, además de percusión afrolatina.

El proyecto es sumamente ambicioso, tanto en lo musical como en la producción,  como imaginan viendo esos nombres… A primera vista, centrándonos en el grupo instrumental, el empaste que se pretende conseguir resulta interesante. La combinación de un conjunto de medio formato de jazz (base rítmica con piano y guitarra eléctrica, percusión, tres saxofones, trombón y trompeta) al añadir tres trompas, oboe, clarinete bajo, chelo y arpa es enormemente expresiva si se le saca provecho.

Los estilos que definen este proyecto, desmintiendo al título, no son “uno” ni es sólo jazz, son múltiplos de sí mismos de ahí el enfoque de orquesta mixta que contiene elementos tan distantes como percusión afrolatina y arpa, que puede sonar a Coltrane, a Stravinsky, a Mancini, a bolero o a bebop. UNO, dice su autor, tiene la intención de que “ninguna parte, ningún miembro de este organismo prevalezca o fuera más importante que otros”.

Por fin Aurignac tuvo su premio al llenar el Teatro Cervantes de su ciudad el pasado 4 de noviembre con este gran proyecto. En estos días se publica el DVD de dicho concierto.

Sesión de grabación de UNO, dirección a cargo de Julián Sánchez

Sesión de grabación de UNO, dirección a cargo de Julián Sánchez

© Jesús Gonzalo, 2015




Ivo Sans: darrera nit de maig a l’Heliogàbal (Autoedición, 2012)

Ivo Sans. Darrera nit de maigJuego con cierta ventaja al reseñar el primer disco como líder del baterista catalán Ivo Sans. Juan Claudio Cifuentes “Cifu” lo pincho a principios de este año en su programa A Todo Jazz y por lo tanto, hay cierta información que procede de aquel programa. Con una formación de lujo compuesta por César Joaniquet al saxo tenor, Marcel.lí Bayer al saxo alto, Masa Kamaguchi al contrabajo y el propio Ivo Sans a la batería, presentan un disco grabado en directo el 31 de mayo del 2012 en el club Heliogàbal de Barcelona.

La primera vez que oigo nombrar a este baterista catalán es en El Club De Jazz de Carlos Pérez Cruz, concretamente en mayo de 2013. En aquella ocasión presentaba el disco WYR (Clamshell Records, 2013) que grabó con Agustí Fernández e Ilan Manouach. Poco después descubrí el proyecto Free Art Ensemble, del que también forma parte. Estos dos álbumes son muy libres en el aspecto musical. Se podría decir que son ejercicios de libre improvisación de altos vuelos. Y el trabajo de Ivo Sans en ambos es muy creativo, sin convencionalismos, pura intuición. A principios de este 2014, como he indicado anteriormente, Cifu programa Darrera nit de maig a l’Heliogàbal (Autoedición, 2012) en A Todo Jazz y claro, cuando veo el nombre del baterista me sorprendo ya que solo conozco su parte más free. Y escuchados los primeros compases de “Feather bed” de Ted Brown, primer tema del disco, entiendo el porqué de su inclusión en el programa. Y es que todo el disco es un homenaje al sonido clásico de la parte blanca del jazz de los años cincuenta, en el que se hace evidente el sonido Lennie Tristano (últimamente reivindicado por muchos músicos) y no lo digo yo, me lo dijo el mismo Ivo Sans en su visita a Mallorca en el mes de septiembre de este año. Me comentó que lo que más le interesa en este momento es investigar esta vertiente jazzística y aplicarla a la actualidad.

En relación a la formación, no es casual la inclusión de Marcel.lí Bayer en el cuarteto. Es bien conocido su álbum Nonitz (Quadrant Records, 2011) en el que formó un noneto para interpretar temas de Lee Konitz (alumno de Lennie Tristano) a través de arreglos propios. Además, consiguió que el mismo Konitz entrara en el estudio y grabara en cuatro de los once temas de la sesión. Por cierto, en la formación también estaba César Joaniquet, saxo tenor en el disco que nos ocupa. Finalmente, en la parte rítmica, junto a Ivo Sans, tenemos al omnipresente contrabajista Masa Kamaguchi.

Los once temas de esta sesión son un viaje a los años cincuenta a través de jóvenes del año 2014. ¿Y esto que significa? Significa que, sin información, podríamos pensar en un inicio que estamos escuchando un disco de hace sesenta años, pero como dice el Cifu, no se puede improvisar con la misma mentalidad en la actualidad que en los cincuenta. De hecho, se hace evidente a cada escucha. También me surge la pregunta de si realmente es necesario hacer música que revisite de alguna manera otra época. Y la respuesta la tiene que buscar cada uno en sí mismo. Yo tengo una cosa clarísima, el disco es disfrutable de principio a fin. Los diálogos entre los dos saxos tanto en las exposiciones de las melodías como en las improvisaciones (bien melódicas) son pura crema. Marcel.lí Bayer y César Joaniquet se entienden increíblemente bien a niveles muy altos de compenetración y ejecución, son una pareja formidable. Masa Kamaguchi está como siempre, a un nivel fuera de lo común. Por alguna razón está tan solicitado. Y el líder del cuarteto, Ivo Sans, realiza una percusión de tirada clásica, llenísima de swing. Perfecta y elegante ejecución en las breves improvisaciones. No busca protagonismo evidente en ningún momento, va más allá, su empuje rítmico es de gran baterista inyectando adrenalina en sus compañeros.

 © Jesús Mateu Rosselló, 2014

Ivo Sans: darrera nit de maig a l’Heliogàbal

Marcel.lí Bayer (saxo alto), Cèsar Joaniquet (saxo tenor), Masa Kamaguchi (contrabajo), Ivo Sans (batería)

“Afinació”, “Feather Bed” (Ted Brown), “Childblessin’” (Marcel.lí Bayer), “Rosetta” (Henri Woode), “I Didn’t Know About You” (Duke Ellington), “Different Meanings” (Cèsar Joaniquet), “No Moe” (Sonny Rollins), “In The Sweetness Of Your Eyes” (Cèsar Joaniquet), “Smog Eyes” (Ted Brown), “Foolin’ Myself” (Jack Lawrence) y “Ba-Lue Bolivar Ba-Lues-Are” (Thelonious Monk)

Grabado en directo en el club Heliogàbal de Barcelona el 31 de mayo del año 2012




Agustí Fernández & Mats Gustafsson: Constellations (Clamshell Records, 2014)

agusti-fernandez-mats-gustafsson-constellationsEl pasado mes de julio reseñamos el disco Breaking The Lab! (Discordian Records, 2014) de Agustí Fernández, Mats Gustafsson y Ramon Prats grabado en directo el día 23 de abril de 2013 en la sala Jamboree de Barcelona. Poco después recibo Constellations (Clamshell Records, 2014), disco grabado en estudio únicamente un día antes en el que Fernández y Gustafsson nos dan la versión musical de diez constelaciones.

Y es que estos dos músicos, están en un momento en el que pueden hacer absolutamente lo que les venga en gana. Tiene una calidad tan enorme, una inventiva tan descomunal, que sacan una referencia tras otra. Y lo más increíble es que todas ellas son de una calidad innegable, muy disfrutables y terriblemente libres. Seguramente algunas de ellas puedan sorprender menos al que esté muy metido en el mundo de la libre improvisación, pero incluso así, siempre hay algún destello que te hace estremecer. Aquel vello que te avisa de que algo mágico sucede. Y es que en estos terrenos hay pocos que les puedan hacer sobra. Agustí y Mats conjuntan sus ideas. Crean sonoridades muy alejadas de cualquier convencionalismo y exploran el cosmos.

Diez títulos. Diez constelaciones que nos observan. Diez cortes de poesía sin ataduras en las que los dos músicos exponen su sabiduría ante sus instrumentos e imaginan que estas constelaciones suenan de esta manera. Tal vez no lo imaginen. Tal vez mirándolas, escuchen la música que después reproducen. O tal vez la visión de tales produce las notas que ejecutan. O tal vez nada de lo que digo. Poco más, abrid la mente, colocad el cd en el reproductor y gozad.

© Jesús Mateu Rosselló, 2014

Agustí Fernández & Mats Gustafsson: Constellations

Agustí Fernández (piano y piano preparado) Mats Gustafsson (saxo soprano y saxo barítono)

“Altinak”, “Grus”, “Ursa”, “Serpens”, “Tucana”, “Indus”, “Mintaka”, “Alnilam”, “Taurus” y “Sculptor”
Todos los temas compuestos por Agustí Fernández y Mats Gustafsson

Grabado el 22 de abril de 2013 en l’Obrador, Sant Pere de Vilamajor, Barcelona.

Mezclado y masterizado por Ferran Conangla en FCM Studios, Barcelona.

 




Grus Art: Grus Art (Clamshell Records, 2014)

Grus Art - Grus ArtTocar con ramas a ruta dos paxaros deixar que veñas

Las palabras de Eva Veiga que Grus Art cita en su primer trabajo son toda una declaración de intenciones así como también lo es la portada del disco, en el que se ve el dibujo de un pájaro en pleno vuelo. Y es que este trabajo editado en la Serie Vector del sello Clamshell Records es pura libertad, puro vuelo sin rumbo definido. Vuelo que puede o no seguir la corriente. Que nos recuerda que para liberar nuestra mente, hay que dejar que ella fluya por sí misma y alce el vuelo.

Ber Martínez y Fito Ares, con una instrumentación de lo más poco común graban nueve improvisaciones en la que la libertad es el eje conductor de todo el disco. No hay melodías, no hay esquemas, no hay planificación alguna, solo interacción musical libre entre ellos dos. ¿Por qué seguir los cánones establecidos? ¿Por qué no dejar fluir la espontaneidad y la musicalidad innata de cada uno de los músicos? Simplemente exponerse el uno al otro, mostrarse tal cual en un momento preciso, y este, que no volverá a repetirse jamás, queda inmortalizado en esta grabación.

Como es evidente, este disco no se puede recomendar a todo el mundo y mucho menos a los más puristas. Es un disco para gente con la mente muy abierta y dispuestos a querer descubrir los recovecos que esconden estas improvisaciones. Hay que dar tiempo y disfrutar de cada nueva sensación. Crear preguntas y respuestas a raíz de lo escuchado.

Larga vida a la Serie Vector de mi venerado sello discográfico Clamshell Records.

© Jesús Mateu Rosselló , 2014

Grus Art: Grus Art

Ber Martínez (clarinete, saxo alto, percusión y Casio Pt-7) y Fito Ares (flauta, clarinete bajo y saxo soprano)

“Claques”, “Cinabrio”, “Tsuru”, “Helidesum”, “Pérola e raíz”, “Casiopran”, “Libélulas”, “Freelloa” y “Tsuru II”

Todos los temas compuestos por Ber Martínez y Fito Ares.

Publicado en 2014 por Clamshell Records.




Liner Notes: Standard Deeds (Juan Vinuesa & The Monkeys Co.; Clamshell Records, 2014)

Standard-Deeds-300x294En el paso de los garitos a las academias, el jazz se ha dejado unos cuantos pelos en la gatera, pero también ha ganado unas cuantas cosas por el camino, como por ejemplo el cierto reconocimiento que tiene hoy en día como expresión cultural. Por fortuna hay quien no pierde de vista la importancia de la inmediatez en el jazz, algo que a veces la imitación de las formas intenta domesticar. Juan Vinuesa es un buen ejemplo de ello con esta grabación, Standard Deeds, que tienes en tus manos. Superando la tentación de encasillarse en un estilo, Juan y sus compañeros revisan un puñado de clásicos provinientes de grandes de diversas épocas (Coleman, Gillespie, Coltrane, Ellington, Mingus, Monk e incluso de nuestro Pedro Iturralde). Esa aparente variedad queda unificada con la inmediatez que respira la música, con la libertad que transmiten los músicos. Ambos son dos elementos del jazz que a veces (la mayoría) se pierden en la uniformización académica, y que hoy en día se pueden traducir en ese término tan manido, pero exacto y preciso que es el de autenticidad.

© Pachi Tapiz. 26 de enero de 2014

Liner notes de Standard Deeds (Juan Vinuesa & The Monkeys Co.; Clamshell Records, 2014)




Juan Vinuesa & The Monkeys Co.: Standard Deeds (Clamshell Records, 2014)

Standard-Deeds-300x294Acompañan al saxofonista Juan Vinuesa cerca de una decena de músicos agrupados bajo el colectivo The Monkeys Co. nombre divertido formado por amantes de los clásicos del jazz.

Una vez escuchado su reciente trabajo, Standard Deeds, formado por nueve piezas clásicas originales de otros tantos grandes del jazz, el grupo destaca por su plena fidelidad a la esencia y tradición del jazz, mostrando en cada momento una perfecta sincronización en todas sus líneas.

La elección de clásicos para hacer un disco de jazz suele ser una tarea dificultosa. Entre la constelación de versiones y compositores, recurrir a unas y desechar otras suele ser una labor previa laboriosa. En este caso pasan por las manos de Juan Vinuesa y sus amigos, composiciones de saxofonistas como Sonny Rollins, John Contrane, Ornette Coleman y nuestro Pedro Iturralde. Junto a ellos también se encuentran los pianistas Duke Ellington y Thelonius Monk, más el trompetista Dizzy Gillespie, el contrabajista Charles Mingus y una pieza de J. Rowles, la conocida “The Peacocks”.

No cabe duda que una vez elegidas las piezas, el gran reto se encuentra en la realización de los arreglos y la interpretación de las mismas. En estos aspectos decisivos, Juan Vinuesa y The Monkeys Co. han realizado un trabajo destacado. Las interpretaciones de los temas se desarrollan fluidamente y, sin grandes complicaciones, se centran en aportar su particular visión de cada pieza. Con un hilo conductor que parte del hard bop, con incursiones en el jazz latino y algunos trazos improvisatorios, tanto al saxo tenor como en el alto, Vinuesa dirige a sus músicos sabiendo siempre el terreno que pisa. Sus fraseos son limpios y arrastran al resto de la banda, que se muestra muy participativa en todas las canciones.

En Standard Deeds hay agradecimiento a cada uno de los músicos elegidos y al mismo tiempo que se ha sabido abrir itinerarios propios, haciendo buena la máxima de que el jazz es un camino perfecto para la libertad, donde, sin corsés, el músico debe dar rienda suelta a su creatividad. Una libertad creadora que al mismo tiempo ha sido armonizada con los grandes nombres de la historia del jazz.

© Carlos Lara, 2014

Juan Vinuesa & The Monkeys Co.: Standard Deeds

Juan Vinuesa (saxo alto y saxo tenor), Paul Stocker (saxo alto), Eric Sánchez (trompeta y fliscorno), José Ignacio Fernández (piano), Miguel Ángel Pimentel (contrabajo), Vania Cuenca (contrabajo y fliscorno bajo), Sergio Díaz (batería), José Miguel Sarrión (batería) y Juan Sánchez (percusión).

“Blue Seven”, “Nuevas Amistades”, “African Flower”, “Jump Monk”, “Con Alma”, “22-6”, “Sixteen”, “The Peacoks” y “The Blessing”.
Temas compuestos por Sonny Rollins, Pedro Iturralde, Charles Mingus, Dizzy Gillespie, John Coltrane, Thelonius Monk, J. Rowles y Ornette Coleman. Todos los temas arreglados por Juan Vinuesa

Grabado en directo los días 1, 2 y 3 de noviembre en Ghost Town Studio. Editado en 2014 por Clamshell Records. CR 20