Dave Brubeck; cien años del nacimiento del maestro del cool de la Costa Oeste. [Artículo de jazz] Por Juan F. Trillo

Dave Warren Brubeck nació en la ciudad de Concord, California (U.S.A.), el 6 de diciembre de 1920, abriendo una década que en la que también llegaron a este mundo muchos de quienes encabezan las listas de los jazzmen más destacados del siglo XX —Charlie Paker, Chet Baker, John Coltrane, Miles Davis, Paul Desmond, Stan Getz—, lo que equivale a decir de La Historia del Jazz.

Su madre, que daba clases de piano, fue su primera profesora, aunque al principio el joven Dave pareció inclinarse por seguir la profesión paterna de ganadero. Así, a los diecisiete años comenzó a estudiar veterinaria, en la que más tarde sería la Universidad del Pacífico, sin embargo y como suele decirse, tenía la cabeza en otra parte, hasta tal punto que uno de sus profesores le sugirió que se replantease su orientación profesional. Años después, el propio Brubeck recordaría la conversación de esta manera: “El Departamento de Música estaba frente al de Ciencias, al otro lado del jardín y mi profesor de zoología me dijo un buen día: ‘Dave, el año que viene, vete al otro lado del jardín; tu mente no está aquí y no vale la pena que andemos perdiendo el tiempo ni tú, ni yo’”.

La cuestión era que no sabía leer música, a pesar de lo cual, le fue más que bien, hasta que llegó al último año, cuando el profesor por fin se dio cuenta e informó a las autoridades académicas. Brubeck: “El decano me llamó y me dijo que no podían permitir que me graduase sin saber leer música y yo respondí: ‘Okey’, y él: ‘¿No te importa?’. Y yo le dije que no, que lo único que quería era tocar jazz y que eso podía hacerlo sin problemas”. Sin embargo, los profesores de composición, armonía e improvisación argumentaron a su favor, insistiendo en que el chico tenía auténtico talento. Brubeck era uno de sus mejores alumnos, así que al final el decano cedió: “Está bien; dejaré que te gradúes, siempre y cuando nos prometas que nunca te dedicarás a la enseñanza musical y no hagas quedar mal a la escuela”. Brubeck cumplió su palabra y el prestigio de la escuela nunca estuvo en entredicho por su culpa, más bien todo lo contrario, como se vería con el tiempo.

Algunos años más tarde, en 1942, entró en el ejército, cuando la Segunda Guerra Mundial atravesaba sus momentos más duros. Por suerte para él, no tardó en llamar la atención de sus superiores por su habilidad al piano y le pidieron que formase un grupo musical para entretener a las tropas, y justo a tiempo, porque poco después destinaron a su unidad al desembarco de Normandía, así que la música bien pudo haberle salvado la vida.

Fue entonces también cuando conoció a Paul Desmond, quien sería uno de sus más asiduos compañeros musicales y miembro destacado del cuarteto que estaba a punto de crear, el Dave Brubeck Quartet. Tras licenciarse, terminó sus estudios musicales y se lanzó de lleno a la escena jazzística de la época, dando conciertos en los campus universitarios. Poco después, hacia 1949, graba sus primeros discos con Fantasy Records, discográfica en la que ayudaría a introducirse a músicos de renombre como Gerry Mulligan o Chet Baker.

Su música empieza, entonces, a hacerse popular y él pasa a ser considerado como uno de los mejores exponentes de la corriente cool, que estaba tomando forma a principios de la década de los cincuenta, impulsada por gente como Miles Davis, Gerry Mulligan, Stan Getz o Chet Baker. Los temas que Brubeck y su cuarteto interpretan son mucho más suaves y con arreglos más estudiados de lo que era habitual en el bebop y hardbop de la década anterior y se asociarán a menudo al jazz de la Costa Oeste de los Estados Unidos.

A partir de ese momento, su prestigio como uno de los mejores pianistas de jazz del momento no deja de crecer y en 1954 la revista Time pone su retrato en la portada, algo que le resulta un poco embarazoso, pues considera que debería haber sido Duke Ellington quien recibiese este honor. En cualquier caso, son años de una gran actividad y en los que el nombre del Dave Brubeck Quartet se convierte en una seña de identidad de la música culta norteamericana, lo que lleva a que en 1958 el Departamento de Estado los envíe de gira por Europa y Asia, en calidad de embajadores culturales de los Estados Unidos.

Ese viaje se convierte en un punto crucial en su evolución musical. Brubeck no ha ido solo a lucirse; también aprenderá y absorberá nuevas perspectivas musicales, muy distintas de aquellas a las que estaba acostumbrado. Tan pronto como regresa, empieza a componer y a experimentar con secuencias polirrítmicas poco empleadas por los músicos de jazz hasta entonces. Al año siguiente, publica el disco que marcará una época: Time Out (1959), que incluye temas como “Blue Rondo à la Turk” (3/4) y, sobre todo, “Take Five” (5/4), compuesto en su mayor parte por Paul Desmond, pero que desde ese momento en adelante se asociará al Dave Brubeck Quartet, hasta tal punto que el 4 de mayo es considerado, de manera extraoficial, el Día de Brubeck, dado que en inglés esa fecha se escribe 5/4.

“Take Five” no tarda en convertirse en el primer disco de jazz que sobrepasa el millón de ejemplares vendidos y llegar a Disco de Platino. El álbum Time Out fue histórico también en otros aspectos; por ejemplo, fue el primero en utilizar una pintura de arte abstracto como portada, algo que se repetiría a menudo en ediciones de álbumes posteriores.

El prestigio de su cuarteto no deja de crecer, pero a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, en lo que se refiere cuestiones sociales Estados Unidos no avanza tan deprisa como su música. Dave Brubeck Quartet es uno de los primeros grupos de jazz integrados y tienen que suspender más de un concierto debido a que no en todas las salas y clubs aceptan una banda interracial.

Con el paso de los años, muchos de los temas compuestos por Brubeck se han convertido en estándares, y temas como “In Your Own Sweet Way”, “The Duke”, “Unsquare Dance” o “Blue Rondo à la Turk” forman parte ya del libro de temas clásicos del jazz. Los honores y reconocimientos a su labor musical en las últimas décadas han sido incontables, por ejemplo, en 2008 fue incluido en el California Hall of Fame, con el entonces gobernador Schwarzenegger haciendo de anfitrión. En 2010, se estrenó el documental Dave Brubeck: In His Own Sweet Way, producido por Clint Eastwood y dirigido por Bruce Ricker, conmemorando su nonagésimo aniversario.

Brubeck se mantuvo activo hasta el final y a diferencia de muchas de las figuras del jazz que nacieron en la misma década de los años veinte, nunca tuvo problemas ni con las drogas, ni con el alcohol. En marzo de 2010 grabó el que sería su último álbum, Lullabies —reseñado anteriormente en Tomajazz—, una recopilación de canciones de cuna, estándares del jazz y clásicos interpretados en solitario al piano. Fallecería poco después, el 5 de diciembre de 2012, justo el día antes de cumplir noventa y dos años de edad.

The Economist, en su necrológica diría de él que, “el más exitoso jazzman fue también un hombre de familia, humilde, amable y abierto a explorar nuevos caminos musicales hasta el fin de sus días”. En sus últimos años, había sido nombrado Doctor Honoris Causa por la Eastman School of Music, de Rochester, Nueva York; por la Universidad George Washington, y por la Berklee College of Music. No está nada mal, para un chico que, más de setenta años antes, se graduó a duras penas porque no sabía leer una partitura.

Texto: © Juan F. Trillo, 2020 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut
Fotografías: Dave Brubeck en 1964 por Jac. de Nijs / Anefo. Usado con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported
Dave Brubeck Quartet en 1967. Autor Dontworry. Usado con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported
Dave Brubeck en 2009. Fotografía de dominio público.




Dave Brubeck: Lullabies. Cae el telón. [Grabación de jazz] Por Juan F. Trillo

Está a punto de celebrarse el centenario del nacimiento de una de las figuras más señaladas de la historia del jazz, Dave Brubeck, y coincidiendo con la ocasión salen al mercado dos piezas que todo amante de la música del pianista californiano a buen seguro querrá tener en su colección.

La primera, y de la que hablaremos hoy, es Lullabies, una colección de canciones de cuna, estándares del jazz y algún que otro tema original; y la segunda, Time Outtakes, que reúne antiguas grabaciones y pistas rescatadas de los archivos y remasterizadas para este disco de aniversario, pero sobre este volveremos dentro de unos días.

Lullabies es un álbum muy especial, sobre el que podríamos empezar a escribir y no acabar nunca, pero no teman, seremos breves. Para empezar, diremos que contiene las últimas grabaciones de Brubeck, realizadas en los estudios Unity Gain, cuando contaba 91 años de edad y le faltaban solo dos para dejar este mundo. Este es, nos parece, un detalle importante. Parémonos por un momento a pensar en esa sesión, en la que, tras una carrera musical que se extendió a lo largo de más de setenta años y durante la que llegó a lo más alto del jazz internacional, Brubeck elige e interpreta (probablemente sabiendo bien que será por última vez) un puñado de temas. No ha de ser fácil, teniendo en cuenta que en su haber se contaban más de un centenar de álbumes y cerca de un millar de composiciones de todo tipo.

El pianista declaró poco después de terminar la grabación, que su intención era dedicar el álbum a sus nietos, si bien, “algunas de las melodías son canciones familiares… otras son piezas originales que me parece que gustarán tanto a los niños como a los más mayores. Espero que los más pequeños respondan bien a esta música y que los padres y abuelos la disfruten igualmente”. Personalmente, me parece que esta selección va mucho más allá y puede considerarse como el testamento de un auténtico gigante de la música que, llegado el momento de despedirse, debe elegir aquellos temas que por una u otra razón dejaron una huella indeleble en su memoria y en su corazón.

La playlist del disco se abre con una versión de la conocida canción de cuna de Johannes Brahms, que el pianista utiliza como base para unos cambios tan bien introducidos que probablemente satisfarían incluso al compositor alemán. Viene luego “When It’s Sleepy Time Down South” (René, Muse y René), el estándar del jazz afroamericano compuesto en 1931 y que Armstrong haría famoso. Y la irlandesa “Danny Boy” (1855), que suena como si hubiese sido compuesta para que él la interprete. Y aquí está “A Dream Is a Wish Your Heart Makes”, escrita en 1950 por Mack David y Al Hoffman para la película Cenicienta de Disney y que parece una inclusión obligada, dado su espíritu etéreo y soñador.

Tenemos también “All Through the Night” (1784), la conocida canción de cuna galesa, compuesta por John Ceiriog Hughes y versioneada desde entonces por multitud de artistas y “Briar Bush”, que el pianista grabara en su momento con Carmen McRae (Tonight Only, 1961).

Como puede verse, Brubeck está haciendo un viaje muy, muy atrás en el tiempo, y no resulta difícil imaginarle, recordando en su memoria los momentos en los que interpretó esos temas por primera vez, algunos de los cuales fueron compuestos por él mismo, por ejemplo, “Softly, William, Softly”, que en 1966 se incluyó en el álbum Time In.

Sin lugar a dudas, este disco es una de las pocas cosas buenas que nos ha traído el 2020 y, por cierto, con las Navidades a la vuelta de la esquina, yo diría que Lullabies es perfecto para crear ese ambiente tranquilo y hogareño, que invita a disfrutar de estas fiestas rodeados de nuestros seres queridos. De hecho, alguno de los temas incluidos, como “There’s No Place Like Home” (1954), de Robert Allen, han sido siempre típicas canciones navideñas. Los animo a hacer la prueba; estoy seguro de que no quedarán decepcionados.

Para despedirse, y tras una ensoñadora versión del “Summertime” (1935), de Gershwin, Brubeck cierra con el tema de Brahms, la canción de cuna con la que abrió el álbum. En las notas que lo acompañan, Brubeck cuenta que su madre solía tocar al piano para que él y sus hermanos se quedasen dormidos, y yo apostaría a que esta canción era una de las que ella interpretaba. De ser así, tanto este álbum, como su propia vida musical, terminarían como empezaron, con una misma suave melodía para irse a dormir.

Son quince pistas en las que sólo sueña el piano, sin saxos, bajos, ni baterías y esto otorga a todo el álbum una atmósfera crepuscular y la sensación de que, de un momento a otro, las luces se apagarán y la función habrá terminado. Podríamos estar aventurándonos demasiado, pero no podemos evitar pensar que el mensaje que subyace es que cuando se acerca el momento de hacer un repaso a las canciones que han sido importantes para nosotros, debemos hacerlo solos, sin acompañamiento de ninguna clase.

Lullaby son canciones de cuna, sí, pero yo quiero pensar que son algo más: la expresión musical de un hombre consciente, en el momento de grabarlas, de que se encuentra al final de una larga y productiva vida. Tal vez sea por ello que el disco en conjunto está impregnado de una gran melancolía; la de quien mira hacia atrás en el tiempo, recordando como en un sueño todo lo vivido y, con un suspiro satisfecho, decide que “ha valido la pena”.

Texto: © Juan F. Trillo, 2020 / https://jantilkut.wordpress.com/https://www.facebook.com/jan.tilkut

Dave Brubeck: Lullabies
Sello discográfico: Verve.
Fecha de grabación: 4 de marzo de 2010.
Estudios de grabación: Unity Gain, Fort Myers, Florida. U.S.A.




Cool Jazz (XII): Paul Desmond (I). La Odisea de la Música Afroamericana (212) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

El capítulo 212 de La Odisea de la Música Afroamericana de Luis Escalante Ozalla es el décimo segundo dedicado al Cool Jazz. El protagonista en esta ocasión es el gran Paul Desmond.

Más sobre Paul Desmond en Tomajazz en Paul Desmond: Desmondismos – Entrevista con Charlie Parker

En el programa 212 suenan:

  • “Here there and everywhere” Karrin Allyson
  • “I´m old fashioned” Paul Desmond
  • “Lover” Paul Desmond & Gerry Mulligan
  • “Mañana de Carnaval” Paul Desmond & Jim Hall
  • “Greensleeves” Paul Desmond & The Modern Jazz Quartet
  • “Tangerine” Paul Desmond & Chet Baker
  • “Suicide is a painless” Paul Desmond
  • “Clouds” Paul Desmond
  • “You’d be so nice to come home to” Paul Desmond & Jim Hall
  • “Take five” Dave Brubeck
  • “Maria Ninguém” Joao Gilberto

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon8




Cool Jazz (VIII): Gerry Mulligan (y III) – Lee Konitz (I). La Odisea de la Música Afroamericana (208) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

El capítulo 208 de La Odisea de la Música Afroamericana de Luis Escalante Ozalla sirve para finalizar con el repaso de la figura de Gerry Mulligan y para introducir a la del saxo Lee Konitz.

En el programa 208 suenan:

  • “If” Jane Monheit
  • “Preludio en E minor” Gerry Mulligan
  • “Recuerdo” Gerry Mulligan & Dave Brubeck
  • “St. Louis blues” Gerry Mulligan & Dave Brubeck
  • “Stormy Monday” T-Bone Walker & Gerry Mulligan
  • “Angelica” Gerry Mulligan
  • “Five Brothers” Gerry Mulligan
  • “I remember you” Lee Konitz
  • “Boplicity” Miles Davis
  • “Yeah yeah” Georgie Fame

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon8




Cool Jazz (V): Dave Brubeck (III) – Paul Desmond. La Odisea de la Música Afroamericana (205) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

El capítulo 205 de La Odisea de la Música Afroamericana de Luis Escalante Ozalla continúa repasando el movimiento Cool Jazz. Finaliza en el capítulo el repaso a la figura de Dave Brubeck, y como no podía ser de otro modo, se adentra también en la figura de Paul Desmond acompañante de Brubeck.

En el programa 205 suenan:

  • “I´m old fashioned” Kitty Margolis
  • “Traveling blues” Carmen McRae
  • “It´s a raggy waltz” Dave Brubeck
  • “St. Louis blues” Dave Brubeck
  • “Caravan” Dave Brubeck
  • “Stardust” Dave Brubeck
  • “Fall out” Gerry Mulligan & Paul Desmond
  • “I´m getting sentimental over you/You´ve change” Chet Baker & Paul Desmond
  • “Beyond the sea” Bobby Caldwell

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon8




Cool Jazz (IV): Dave Brubeck (II). La Odisea de la Música Afroamericana (204) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

El capítulo 204 de La Odisea de la Música Afroamericana de Luis Escalante Ozalla continúa con la senda del Cool Jazz, y en concreto de Dave Brubeck, quien al mando de The Dave Brubeck Quartet grabó Time Out (un clásico en cualquier discoteca de jazz), en el que se incluye la inmortal composición de Paul Desmond (saxofonista del grupo), “Take Five”.

En el programa 204 suenan:

  • “Fool´s paradise” Charles Brown
  • “The Duke” Dave Brubeck
  • “Someday my prince will come” Dave Brubeck
  • “Take five” Dave Brubeck
  • “Take five” Quincy Jones
  • “Blue rondo a la Turk” Dave Brubeck
  • “Somewhere” Dave Brubeck
  • “Kathy´s waltz” Dave Brubeck
  • “The real ambassador” Dave Brubeck & Louis Armstrong
  • “Blackbird” Brad Mehldau

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon8




Cool Jazz (III): Chet Baker (III), Dave Brubeck (I). La Odisea de la Música Afroamericana (203) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

El capítulo 203 de La Odisea de la Música Afroamericana de Luis Escalante Ozalla termina el repaso a la figura de Chet Baker, y comienza con la del pianista y compositor Dave Brubeck.

En el programa 203 suenan:

  • “Someone to love” Diane Schuur
  • “Have you met miss Jones” Chet Baker
  • “Fair weather” Chet Baker
  • “The thrill is gone” Chet Baker
  • “That ole devil call love” Billie Holiday
  • “That ole devil call love” Chet Baker
  • Take five” Dave Brubeck
  • “Curtain music” Dave Brubeck
  • “Indiana” Dave Brubeck
  • “Singing in the rain” Dave Brubeck
  • “Lulu´s back in town” Dave Brubeck
  • “Roxanne” George Michael

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon8




Jon Hendricks (II). La Odisea de la Música Afroamericana (183) [Podcast]

Por Luis Escalante Ozalla.

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

En el capítulo 183 de La Odisea de la Música Afroamericana Luis Escalante Ozalla continúa con el repaso a la figura de Jon Hendricks, que apareció brevemente en el programa anterior. Como no podría ser de otro modo, uno de los grupos centrales es Lambert – Hendricks – Ross.

 

En el programa 183 suenan:

  • “Lucretia McEvil” Blood, Sweat & Tears
  • “Fast living blues” Jon Hendricks
  • “I want to be my baby” Louis Jordan
  • “Don´t get scared” Jon Hendricks & King Pleasure
  • “Four brothers” Lambert, Hendricks & Ross
  • “Standing on the corner” Lambert, Hendricks & Ross
  • “Charleston Alley” Lambert, Hendricks & Ross
  • “Cotton tail” Lambert, Hendricks & Ross
  • “Home cooking” Lambert, Hendricks & Ross
  • “The real ambassador” Dave Brubeck, Louis Armstrong, L. H & Ross
  • “Watermelon man” Lambert, Hendricks & Bavan
  • “Good morning heartache” Terence Blanchard

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon




Marks – Martin – Schwartz. Los compositores del Tin Pan Alley (XLII). La Odisea de la Música Afroamericana (135) [Podcast]

La Odisea de la Música Afroamericana es un programa de radio dirigido, presentado y producido por Luis Escalante Ozalla, autor de los libros Nueva Orleans (1717-1917): Sexo, Raza y Jass y Y se hace música al andar con swing.

La Odisea de la Música Afroamericana es a su vez la entrega número 42 centrada en los compositores del Tin Pan Alley. Son tres los compositores cuyas creaciones suenan en el programa: Gerald Marks (autor del inmortal “All Of Me” que suena en distintas versiones), Hugh MartinArthur Schwartz. Louis Armstrong, Lester Young, Peggy Lee junto a la Benny Goodman Orchestra, Lena Horne o Dave Brubeck son algunos de los artistas que suenan en el programa.

En el programa 135 suenan:

  • “Sweet Georgia Brown” Alberta Hunter
  • “All of me” Louis Armstrong
  • “All of me” Lester Young
  • “All of me” Laura Figy
  • “Shady Lady Bird” Peggy Lee & Benny Goodman Orchestra
  • “Love” Lena Horne
  • “The trolley song” Dave Brubeck
  • “The boy next door” Lisa Ekdahl
  • “A gal in Calico” Manhattan Transfer
  • “Something to remember you by” Bing Crosby
  • “Dancing in the dark” Diana Krall
  • “Old man river” Jimmy Smith

comprar en amazon

Luis Escalante_Y se hace musica al andar... con swing

comprar en amazon




Razones para el jazz: una efeméride. The Dave Brubeck Quartet y Jimmy Rushing [385]

Tal día como hoy – 16 de febrero – pero de 1960, el cuarteto de Dave Brubeck formado por Brubeck (piano), Gene Wright (contrabajo), Joe Morello (batería) y Paul Desmond (saxo alto) entraban en un estudio de Nueva York donde les esperaba el cantante de blues Jimmy Rushing.

Esta fue la primera de las sesiones que realizaron el cuarteto y el músico de blues (la última fue en agosto) y que dieron lugar al L.P. denominado Brubeck and Rushing que salió al mercado en 1960.

En esta primera sesión uno de los temas que interpretaron fue You can depend on me escrito en 1931 por Earl “Fatha” Hines, Charles Carpenter y Louis Dunlap, música y letra.

Seleccionado y comentado por Luis Escalante Ozalla
Fotografía © Hank Parker

Brubeck and Rushing fue una de las grabaciones que sonó en el especial de HDO dedicado a Jimmy Rushing