1

Sons of Kemet: Black To The Future (Impulse!, 2021) [Grabación de jazz] Por Rudy de Juana

Shabaka Hutchings está de vuelta. Tras el estupendo We are sent here by history que lanzaba en 2020 junto a su formación Shabaka and the Ancestors, en 2021 llega dispuesto a dar más guerra con Black to the Future, el cuarto disco de estudio de Sons of Kemet.

Después de la grata sorpresa que nos dieron en 2018 con Your Queen is a Reptile, la formación británica repite con muchos de esos elementos que les han llevado al éxito: ritmos caribeños altamente bailables, un protagonismo destacado de la tuba sobre el resto de los instrumentos de viento y un jazz cada vez más mestizo (hasta el punto que en algunos temas es irreconocible), que se fusiona con todo tipo de estilos urbanos.

Para esta nueva aventura, Shabaka se rodea de “viejos compañeros de viaje”: Theon Cross a la tuba y el dúo percusivo formado por Eddie Hick y Tom Skinner. En la sección de viento escuchamos también los saxos de Kebbie Williams y Steve Williamson y por supuesto, al propio Shabaka, que en este álbum se atreve tanto con el saxo tenor, como con clarinete y flauta.

El gran protagonismo sin embargo, es para el poeta inglés Joshua Idehen, al que descubrimos gritando contra el racismo y denunciando los abusos que sufren los afroamericanos tanto en “Field Negus”, el primer tema del disco, como “Black”, el corte que pone fin a Black to the Future. La denuncia, como corresponde a los tiempos que corren, es directa y descarnada, Y así, escuchamos cómo Idehen se pregunta, “How can we expect the dungeon keeper to make the rules and play fair?” Para a continuación exclamar  “¡You already have the world/ Just leave Black be, Leave us alone!”.

Ese espíritu, que se mantiene en la primera mitad del álbum, lo encontramos más acentuado si cabe, cuando el hip hop del rapero Kojey Radical se asoma en la sobrecogedora ”Hustle” mientras que en “For the Culture” escuchamos al también artista urbano D Double E hacer suyos los principales eslóganes del movimiento Black Lives Matter. Incluso en los temas en los que el componente vocal queda fuera, Shabaka persevera en un mensaje que deja claro en el título de temas como “Pick up your burning cross”,  “In remembrance o those fallen”  o “Throght the madness, stay strong”.

La razón de ser de Sons of Kemet es la de funcionar como colectivo y aquí, la “voz” de Shabaka, que acompaña en todos los temas, se diluye en favor del grupo. En este caso, de un jazz que se fusiona con los distintos elementos que forman parte de esa “diáspora africana” que tanto Hutchings, como muchos de los nuevos músicos del “nuevo jazz británico”, promocionan en casi todos sus proyectos.

Sin embargo, si hasta ahora los discos de este colectivo destacaban por tonos alegres y desenfadados, pensados para demostrar cómo jazz y caribe pueden funcionar estupendamente en las pistas de baile, en Black to the Future se dibuja un panorama pesimista y algo sombrío, en un trabajo que invita más a la reflexión que al “puro goce”.

En este sentido, la tuba de Theon Cross pierde la ligereza de anteriores trabajos, en favor de unas atmósferas densas, en las que las bases percusivas, que imitan a los antiguos instrumentos africanos, no dejan tiempo para respirar. Los saxos tenores juegan en ocasiones con esquemas de “llamada y respuesta” propios de las canciones de trabajo que entonaban los esclavos y solo en momentos puntuales, encontramos una sensación de cierta ligereza.

Black to the Future es un disco que supone la consagración de Sons of Kemet como colectivo. Los chicos de Shabaka entregan (tal vez por primera vez) un proyecto realmente maduro y pensado al milímetro, que le lleva directamente a la primera división del jazz actual. Tal vez, Sons of Kemet ha perdido la frescura estridente de sus primeros discos y tal vez, de alguna forma su sonido sea más predecible. Pero en realidad, no importa: este es un álbum que brilla con luz propia.

Texto: © Rudy de Juana, 2021. http://www.caravanjazz.es/




GMF London Jazz Workshop & Music Festival 2014 por Sergio Cabanillas

René Marie / Jeremy Pelt © Sergio Cabanillas, 2014

Kings Place © Sergio Cabanillas, 2014
Kings Place
© Sergio Cabanillas, 2014

Por tercer año consecutivo Global Music Foundation volvió a llenar de jazz los niveles inferiores que el complejo Kings Place dedica a sus excelentes programas culturales. De nuevo las sesiones matinales ocuparon la espaciosa sala 2, con las actividades comunes como el seminario de samba de Francesco Petreni, el aprendizaje del pulso con Stephen Keogh y la expresión corporal o el entrenamiento auditivo con Guillermo Rozenthuler. Ya entrada la tarde, los estudiantes se separaban entre las clases instrumentales impartidas por tutores como Bruce Barth, Perico Sambeat, Jeremy Pelt o Barry Green, y el seminario para vocalistas dirigido por Pete Churchill con el apoyo de René Marie o Tina May. Cabe destacar en la presente edición las clases magistrales públicas de los dos cabezas de cartel: Jeremy Pelt y René Marie, ambos con la sorpresa añadida de contar con Albert Sanz al piano en sus intervenciones.

 

Jueves 17 de Abril

Bruce Barth © Sergio Cabanillas, 2014
Bruce Barth
© Sergio Cabanillas, 2014

El concierto inaugural tuvo lugar en la sala 2 y, bajo el acertado epígrafe “Grandes músicos de nuestro tiempo”, tuvo como protagonista al gran Bruce Barth, quien tras su reciente visita a nuestro país recaló en Londres en formato de trío, secundado por el canadiense Duncan Hopkins al contrabajo y el irlandés Stephen Keogh a la batería. La actuación comenzó a ritmo de vals con “Then Three”, uno de los originales de su nuevo trabajo Daybreak (Savant Records, 2014). Siguió “Something ‘Bout Believing”, pieza grabada por Duke Ellington en sus conciertos de música sacra, que contagió su optimismo a los asistentes con Barth recreándose en las melodías y convirtiendo sus solos en clases magistrales de armonía. A continuación, el trío abordó “Afternoon In Lleida”, una composición poliédrica que contiene diversos pasajes partiendo de su pegadizo riff de comienzo, desde bellas evocaciones a piano solo, acompañamientos abiertos con mucho espacio, que sirvieron de marco a un espléndido solo de contrabajo, hasta tintes de blues y gospel en su recta final. La velada continuó a ritmo de swing acelerado antes de que el ex-Messenger Jean Toussaint subiera al escenario para unirse al trío a ritmo de bossa. El tenor fue el encargado de presentar su composición “Mulgrew”, en homenaje al fallecido pianista Mulgrew Miller, una melodía envuelta de principio a fin en una nebulosa de libre improvisación que propició una increíble intervención free de Bruce Barth para agradable sorpresa de los asistentes. El punto y final lo puso “Tuesday Blues”, con la colaboración inesperada de Perico Sambeat, que se sumó a la fiesta arrastrando y desgarrando las notas en su solo, que Toussaint se encargó de llevar por caminos recónditos y Barth terminó de explorarlos, cediendo la apoteosis final a un brillante duelo entre ambos saxos que fue ampliamente agradecido por el público.

Bruce Barth / Duncan Hopkins / Perico Sambeat / Stephen Keogh / Jean Toussaint © Sergio Cabanillas, 2014
Bruce Barth / Duncan Hopkins / Perico Sambeat / Stephen Keogh / Jean Toussaint
© Sergio Cabanillas, 2014

Tomó el relevo en el escenario la jam de GMF, presentada por el contrabajista Arnie Somogyi e inaugurada por Bruce Barth al piano, Alex Davis al contrabajo y Ric Yarborough a la batería. Este trío se encargó de calentar el ambiente con standards como “It Could Happen To You” o “Stella By Starlight” antes de ceder su lugar a los estudiantes de los seminarios y otros músicos presentes en la sala que fueron invitados a subir al escenario.

 

Viernes 18 de Abril

El viernes, el festival tuvo como sede la magnífica sala 1 de Kings Place, con el atractivo añadido de una doble velada con la presencia de una orquesta sobre el escenario que tuvo un papel fundamental a lo largo de la noche. El programa comenzó con el proyecto Musica Paradiso que, capitaneado por los vocalistas Tina May y Guillermo Rozenthuler, revisa según su propia visión algunos de los temas más conocidos de la gran pantalla en Songs From The Silver Screen, un trabajo editado recientemente en España por Quadrant Records. En esta ocasión, los vocalistas estuvieron acompañados en el escenario por Barry Green al piano, Arnie Somogyi en el contrabajo y Francesco Petreni a la batería, además de la London Filmharmonic Orchestra bajo la batuta de Raphael Hurwitz.

Musica Paradiso / London Filmharmonic Orchestra © Sergio Cabanillas, 2014
Musica Paradiso / London Filmharmonic Orchestra
© Sergio Cabanillas, 2014

Arrancó la noche a ritmo de samba con la voz de Guillermo Rozenthuler en un homenaje a Carmen Miranda con “Vatapa”, antes de llamar a escena a Tina May. Juntos sobre el escenario y tras una introducción a piano solo de Barry Green, la pareja abordó un singular arreglo sobre el que entrelazaron las letras de “Piensa En Mí”, interpretada en castellano por el argentino, y “I Will Wait For You” cantada por Tina May, magníficamente arropados por la orquesta. Tomó el relevo Tina May en solitario, que interpretó la balada “Alfie” de Burt Bacharach, tema que grabó Cilla Black para esta película en los estudios de Abbey Road en 1965. La velada continuó con “Folies Bergere”, del musical Nine, donde May -boa de plumas y acento francés mediante- convirtió la sala en un cabaret con su interpretación. Siguió Rozenthuler a cuarteto haciendo disfrutar a la audiencia con una interpretación de “Volver” plena de sentimiento antes de que la orquesta elevara aún más la temperatura emocional con un bello arreglo de “Moon River” donde brilló la armónica solista de Noah Alvarez. Ya en la recta final de la actuación, el vocalista porteño trasladó a la audiencia a Cuba con el bolero “Tú Mi Delirio” antes de poner el punto final con todos los participantes en el escenario interpretando “Smile” de Charlie Chaplin.

Jeremy Pelt © Sergio Cabanillas, 2014
Jeremy Pelt
© Sergio Cabanillas, 2014

Tras las buenas vibraciones de Musica Paradiso, llegó uno de los platos fuertes de la programación: Jeremy Pelt y la recreación del que fue su tercer trabajo Close To My Heart (Maxjazz, 2003) con la Global Arts Chamber Orchestra y los arreglos y la dirección de David O’Rourke, quien también fue responsable de los mismos en la grabación original. Completaba la formación una sección rítmica de lujo con Bruce Barth al piano, Duncan Hopkins en el contrabajo y Stephen Keogh a la batería. Tras unas notas introductorias de la orquesta, apareció en escena el trompetista sin amplificación alguna, decisión que el equilibrio entre los instrumentos y la excelente acústica de la sala demostraron acertada. Pronto el riff de contrabajo dejó entrever que la pieza elegida, que también abrió el disco, era “Weird Nightmare”, de Mingus. A continuación, una introducción llena de misterio protagonizada por Bruce Barth desembocó en el vals “502 Blues (Drinkin’ & Drivin’)” de Jimmy Rowles que grabara Wayne Shorter como parte de su Adam’s Apple en 1966. La velada continuó con la balada “Why Try To Change Me Now”, tomada de la grabación de Frank Sinatra, donde la voz y el vibrato de Pelt se vieron abrazados por una orquesta más protagonista, en una combinación deliciosa y emocionante. El momento más especial de la noche lo protagonizó René Marie, que fue invitada a salir al escenario y rememoró sus tiempos en el sello Maxjazz, al coincidir tanto con Bruce Barth, que produjo todos sus trabajos en esa etapa, como con el propio Pelt, invitado en dos de ellos. Fue entonces cuando comenzó a capella y haciendo scat la melodía del “Bolero” de Ravel, a la que se unió Keogh tocando sus inconfundibles redobles con las manos en la caja. En ese momento, Marie comenzó a cantar la letra de “Suzanne” de Leonard Cohen, en un crescendo que terminó en un torbellino de sentimientos que alcanzó de lleno a los asistentes. Despedida la vocalista entre aplausos, el trompetista hizo las delicias del público con la deliciosa balada “It’s A Beautiful Evening”, para finalizar tocando “In Your Eyes” acompañado por la orquesta, un broche de lujo a una noche plena de emociones.

Jim Mullen © Sergio Cabanillas, 2014
Jim Mullen
© Sergio Cabanillas, 2014

Tras lo vivido en la sala 1, la noche continuó en la 2 con el veterano guitarrista escocés Jim Mullen, acompañado por Barry Green al piano, Alex Davis al contrabajo, el joven Scott Duff a la batería, con la sorpresa añadida por la incorporación al grupo de Perico Sambeat. Comenzó la velada con “Just Friends”, donde el protagonista dejó patente su peculiar técnica guitarrística a la Wes y su sonido grueso y rotundo, y Alex Davis brilló con un solo muy melódico de excelente factura. A continuación sonó “Estate” a ritmo de bossa, donde Mullen destiló una intervención trufada de citas marca de la casa, antes de que el quinteto abordara el “You’ve Changed” que popularizara Billie Holiday con el alto de Sambeat cantando la melodía antes de una ronda de solos concisos y eficientes, para cerrar el tema a saxo solo. El cuarteto se despidió del público con un blues acelerado donde la intervención de Sambeat levantó con su energía los aplausos, antes de ser correspondido por Mullen con un discurso a base de octavas, siempre bajo la sombra de Wes Montgomery. A continuación la banda cedió su lugar a la jam de alumnos de los seminarios de GMF, poniendo así fin a la jornada.

 

Sábado 19 de Abril

Bruce Barth / Arnie Somogyi / René Marie / Perico Sambeat © Sergio Cabanillas, 2014
Bruce Barth / Arnie Somogyi / René Marie / Perico Sambeat
© Sergio Cabanillas, 2014

La noche del sábado le pertenecía por entero a René Marie y su banda, con Perico Sambeat como invitado destacado en el programa, y una escolta de lujo en la rítmica con Bruce Barth al piano, Arnie Somogyi al contrabajo y Stephen Keogh a la batería. La protagonista se presentó sola en el escenario, y comenzó a susurrar “When You’re Smiling”. Su voz rebosaba swing y toda ella desbordaba una emoción que inundó la sala y estableció un vínculo instantáneo con los asistentes que se prolongaría toda la noche. A continuación salió a escena Francesco Petreni armado un surdo, el tambor de la samba, y Stephen Keogh se sentó a la batería. Ambos percusionistas acompañaron con las manos una primaria y sensual interpretación de “Come On-a My House”, uno de los temas que componen su último y excelente tributo a Eartha Kitt, I Want To Be Evil (Motema, 2013). Barth, Somogyi y Sambeat fueron invitados a unirse a la fiesta y tocar “C’est Si Bon”, donde se sucedieron los solos de saxo, piano y batería, todos ellos incisivos, directos, al grano. Siguió una introducción a contrabajo solo de Somogyi que desembocó en el riff obsesivo que sustenta el arreglo sobre “Peel Me A Grape” de David Richberg, cantado con voz sugerente por Marie que tuvo la réplica en un solo explosivo de Sambeat que levantó el aplauso del público.

René Marie / Jeremy Pelt © Sergio Cabanillas, 2014
René Marie / Jeremy Pelt
© Sergio Cabanillas, 2014

En el ecuador de la actuación, Jeremy Pelt fue reclamado por la protagonista para interpretar “Weekend”, composición original de la cantante, que monta su narración sobre una frase recurrente del contrabajo. El trompetista, que contestaba con su instrumento cada estrofa, protagonizó un solo delicioso y entrelazó su sonido de terciopelo con la voz en una conversación que llevó el tema a su final. La velada continuó con una introducción a voz y piano para después arrancar “A Foggy Day (In London Town)” a ritmo acelerado que propició una ronda de solos espectaculares que comenzó Perico Sambeat, correspondido por Bruce Barth y culminó con la batería de Stephen Keogh. Siguió el alegre caminar de “The Surrey With The Fringe On Top”, tema del musical Oklahoma que la cantante incluyó en su trabajo Vertigo (Maxjazz, 2001) y la banda finalizó con “I Want To Be Evil”, con una cómica introducción a cargo de Barth y Marie, pisando a fondo el acelerador después en la ronda de solos donde de nuevo Sambeat, cada vez más apreciado por el público londinense, tomó la iniciativa y contagió su energía a Bruce Barth, antes de que Keogh acabara la fiesta por todo lo alto, con todo el patio de butacas en pie ovacionando al quinteto. René Marie agradeció emocionada el afecto de los asistentes y los obsequió con un inusual arreglo de Barth, a ritmo rápido, de “God Bless The Child” que puso la guinda a una actuación memorable.

Barry Green / David O'Rourke / Alex Davis / Eddie Hick © Sergio Cabanillas, 2014
Barry Green / David O’Rourke / Alex Davis / Eddie Hick
© Sergio Cabanillas, 2014

Para quienes tuvieran ganas de más, minutos después subía al escenario de la sala 2 el guitarrista, compositor y arreglista irlandés afincado en Nueva York David O’Rourke, acompañado por Barry Green al piano, Alex Davis al contrabajo y Eddie Hick a la batería. En su repertorio sonaron standards como “It Could Happen To You”, presentada con una introducción a guitarra sola, donde Green aderezó su solo con pinceladas disonantes, respondido por una intervención deliciosamente cantabile de la guitarra, que adornó sus frases con multitud de acordes que denotaban un extraordinario dominio de la armonía. No faltó en su actuación un recuerdo a George Benson con “The Shape Of Things To Come”, un tema bluesy en el que O’Rourke recordó en su fraseo a quien fue uno de sus profesores: Pat Martino; una veloz interpretación de “This Could Be The Start Of Something Big”, y baladas como “My Ideal”, donde Green y Davis entregaron sendos discursos de excelente construcción, pura poesía, o “Some Day My Prince Will Come”, el tema que el protagonista eligió para despedir su actuación, donde, tanto O’Rourke como sus acompañantes, demostraron un gusto excelente por la melodía que el público asistente agradeció calurosamente. Ya entrada la noche, los estudiantes del seminario prepararon sus instrumentos para la jam que se avecinaba, bajo la dirección de Barry Green.

 

Domingo 20 de Abril

Alex Davis / Sam Barnett © Sergio Cabanillas, 2014
Alex Davis / Sam Barnett
© Sergio Cabanillas, 2014

Como viene siendo habitual al final de su festival y seminario, Global Music Foundation celebró en el renovado Pizza Express una jam session de profesores y estudiantes. El evento tuvo lugar tras la actuación que, cada Semana Santa, protagoniza Scott Hamilton en el veterano club del Soho, y deparó no pocos momentos intensos, como la coincidencia en el escenario de Jeremy Pelt con Perico Sambeat en un duelo trepidante, René Marie con Bruce Barth y Jean Toussaint o la actuación del jovencísimo Sam Barnett, un saxofonista de 13 años de edad, que demuestra el papel fundamental de estos seminarios de Global Music Foundation, una iniciativa que augura un futuro esperanzador para el jazz.

Próximamente: GMF Tuscany International Workshop and Jazz Festival 2014 Certaldo, Italia, del 6 al 12 de Agosto de 2014

Agradecimientos: Stephen Keogh & GMF, Kings Place.

© Texto y fotografías: Sergio Cabanillas, 2014.




GMF London Jazz Workshops & Music Festival 2013 By Sergio Cabanillas

A few minutes’ walk from Kings Cross and St. Pancras stations stands Kings Place. Opened in 2008, it’s the first concert hall built in London after the Barbican was finished in 1982. Its developer and director Peter Millican has achieved a splendid environment for arts fully loaded with state-of-the-art facilities that is revitalizing the cultural life and also bringing new business opportunities to the northern side of the British capital. Incarnated in an ethereal and luminous architectural design by Dixon Jones, Kings Place hosts commercial offices in its upper levels (like The Guardian’s, among many others) together with spacious cultural infrastructures, including two art galleries. As far as music is concerned, it offers two auditoriums with excellent acoustics, specially its Hall One, headquarters of the GMF Music Festival, as well as several rehearsal rooms where the Foundation gave its workshops.

Sessions started at 9:30 in the morning, when all the students attended three different seminars till noon. Stephen Keogh started working with  concepts like pulse and silence. Then, Guillermo Rozenthuler talked about the voice, body-mind coordination, enhancement of the listening skills and ear training. The morning finished with Francesco Petreni’s samba workshop, who taught the different rhythm patterns that make up this genre. Participants were distributed in different percussion sections and were brought all together into a lively samba crowd with all the necessary instruments to build a uniform band by the end of the session. These activities had the goal of facilitating personal self-discovery, interaction and connection within the group of students. From midday on, musicians went to instrument seminars, and later to combos led by teachers like Barry Green, Bruce Barth, Kevin Dean or Perico Sambeat.

Thursday, March 28th

At night, the Festival got dressy in Hall One. The opening concert on thursday was a triple bill, a true stars parade with different rhythm sections that the audience was able to enjoy in different combinations throughout the following days, observing the different interactions of the performers, the very essence of jazz.

barry_green_trio_9435sanz_somogyi_9496

For the opening show, bassist Arnie Somogyi acted as master of ceremonies introducing the bands. The one to break the ice was Barry Green. In his performance we were able to discover a highly lyrical player à la Bill Evans, delicate and meticulous in his sound, far from any shrillness. He was supported on stage by Jeremy Brown on bass, really comfortable in this poetic manner where silence and space are fundamental, and Francesco Petreni on drums, as committed with melody as his colleagues were. Due to time limitations in a three band concert, solos were concise as much as efficient, and soon the next band took over the stage. Albert Sanz on piano, Arnie Somogyi –who had to introduce himself in a humorous manner- and Stephen Keogh on drums, fluently developed  a full set of standards where Sanz showed his taste and his ability to lead the pieces through risky and surprising pathways, carried lightly and gently by the impulse of Somogyi and Keogh. Guest Guillermo Rozenthuler provided the latin touch with his voice, performing a heartfelt version of “Tú, Mi Delirio” by Cesar Portillo de la Luz over a bolero rhythm that was acclaimed by the audience. The main course of the night was served by tenor sax player Jean Toussaint with Kevin Dean on trumpet, with a straight ahead swinging set where Toussaint delivered burning solos full of virtuosity that had their answer in Dean’s classy playing and caressing sound, the perfect balance on stage. Not to forget Bruce Barth’s magnificent contribution in his first appearance in this festival, together with two musicians to be discovered: Chris Hill on bass and Eddie Hick on drums.

jean_toussaint_9414

After the concert, it was time for the jam session in Hall Two. Led by Barry Green, GMF workshops students got together on stage with teachers like Arnie Somogyi, Albert Sanz, Bruce Barth or Perico Sambeat, who dropped by at the jam the night before his performance.

Friday, March 29th

perico_sambeat_9900

Friday night was the time for Perico Sambeat to open the double bill, splendidly surrounded by Barry Green on piano, Chris Hill on bass and Stephen Keogh on drums. The Valencia-based alto player started his show with the optimistic “Mirall”, where Chris Hill’s powerful pulse was already noticeable. The set continued with a sax intro wrapped in a collective improvisation that led to “Nereida” (Elastic, 2012), a waltz based on a riff that Green played with his left hand. Keogh pushed Sambeat strongly as he toyed with rhythm and silence in his solo, which got a beautiful response from the piano. The sound of the sax was left alone to introduce the ballad “I Wish I Knew”, where the audience could enjoy a bass solo built alternating his great sense of melody with fast arpeggios, before the leader closed the piece as it started, with the naked voice of the sax on stage. After the calm,  a storm of swing arrived with “Impasse” where Sambeat delivered a flaming solo, followed by the piano and an exultant Stephen Keogh, rewarded with spontaneous applause. After thanking the audience, the leader started “Bugalu”, a bluesy urban sounding composition he used as background to introduce the members of the band and to put an end to an excellent performance.

claire_martin_9940

After the break, vocalist Claire Martin went on stage and opened with Donald Fagen’s “Do Wrong Shoes” a set full of blues, a genre where Martin not only feels in her element but provides intense moments. Martin continued with “Meaning Of The Blues”, a Bobby Troup composition she recorded for her Secret Love (Linn Records, 2004) album, a song where Bruce Bath painted a picture of desperation with his piano and Jeremy Brown embellished the moment with an intensely melodic solo greeted by the audience. Then the band played a 5/4 arrangement of “Estate” with English lyrics by Joel Siegel, and latin-flavored “Too Much In Love To Care”, the composition that gives its title to Martin’s latest recording. A sepeeded up “Love Come Back To Me” followed, with Eddie Hick giving a lecture on fast brush playing under a brilliant piano solo that had its response in Claire Martin’s swinging voice, who showed her skills by masterly playing with the tempo in her performance.

libor_smoldas_9945

When the rush was over, Libor Smoldas was invited to join the band to play “I Keep Coming Back To Joe’s”. The Czech guitarist soon became the center of attention displaying his magic with a beautiful, carefully built, melodic solo, playing sometimes after the tempo. This went on also in “River Of Dreams”, where Bruce Barth handed the accompaniment of the voice over to the guitarist, and his subsequent solo was received by raging applause. In view of such response, the leader stopped Smoldas on his way out of the stage and asked him to stay and play “But Not For Me” up tempo. Once again his guitar delighted the audience with a brilliant solo that proved that his talent extends to playing fast tempos as well. Now it was time for intimacy and emotion. On stage, Bruce Barth turned “A Time For Love” into a piano fantasy while Martin’s voice became a whisper singing Paul Francis Webster’s lyrics, all sensitivity and beauty. After this touching moment, the quartet headed for the end of their show with the merry blues “Never Make Your Move Too Soon” and finished with Chester Babcock’s (a.k.a. Jimmy Van Heusen) “I Thought About You”.

jam_9957

It was jam time in Hall Two, with Bruce Barth and Eddie Hick joining the seminar’s students. This time we could also discover the talent of a sax player from Valencia whose name will soon be known is the Spanish jazz scene: Victor Jimenez.

Saturday, March 30th

churchill_dean_quartet_0183

The saturday night double bill was almost sold out and the upper level seats in Hall One were made available to accommodate the audience. Pianist and composer Pete Churchill opened the show nicely accompanied by Flo Moore on bass and Francesco Petreni on drums. The icing on the cake was Canadian player Kevin Dean on trumpet. The quartet started their trip through the Great American Songbook with a swifter than usual version of “Trav’lin Light” followed by Duke Ellington’s “Do Nothing Till You Hear From Me” played over a celebratory New Orleans marching band rhythm where Petreni showed in his solo that sometimes silence is as important as the notes. The ballad “I’m Through With Love” that Marilyn Monroe made famous in Some Like It Hot, allowed Kevin Dean to give a lesson on style and feeling in his playing. The band speeded things up with “The Masacarade Is Over”, where Churchill and Petreni had an intense call and response episode, first with his voice and the drums and then with the piano. With good mood and presence, the leader justified playing his own vision of “I Keep Coming Back To Joe’s” where Dean’s trumpet offered again a brilliant solo. Then the quartet played “Young And Foolish” –‘Now I’m old enough to introduce this song’, in Churchill’s words- and finished their performance with “I Was A Little Too Lonely” by Jay Livingstone and Ray Evans, a composition that was made popular by Nat King Cole.

bobby_watson_0078

Bobby Watson and his International All Stars went on stage with the growing excitement of the audience and addressed with resolution John Coltrane’s “Cousin Mary”, where the rhythm section, acclaimed as the Festival’s ‘dream team’, worked as an unstoppable, perfect and hot swing machine, commanded by Bruce Barth and supported by the forceful pulse of the Keogh-Hill duo. With such foundations, Watson was free to enjoy and lead the show as he pleased, as his companions adapted instantly to every change. The man from Kansas City introduced “Time Will Tell”, a piece he recorded with Art Blakey and his Jazz Messengers just three weeks after he joined the band in 1977. This composition melted into a collective improvisation that became the ballad “These Foolish Things”, where the alto sax of the leader had his own space, alone on stage, in a beautiful coda.

watson_toussaint_quintet_0260

It was time to invite another ex-Messenger, Jean Toussaint, to join the quartet. With this extended band, the climax came with Charlie Parker’s “Now Is The Time”, where Watson’s wisdom and feeling weaved together with Toussaint’s impulsive and visceral sound, right before Barth delivered an amazing solo and duo conversations started, first alto sax and drums and then the piano and bassist Chris Hill in state of grace. With the ovation of the audience, the band left the stage soon to return and end the celebration with “Jeannine” by Duke Pearson, a final touch for a memorable show.

Sunday, March 31st

churchill_smoldas_watson_0556

On Sunday night after Scott Hamilton’s gig, the GMF faculty and students got together at the Pizza Express Club in Soho to hold a jam session with names like Pete Churchill, Eddie Hick, Libor Smoldas, Bobby Watson, Bruce Barth, Perico Sambeat, Kevin Dean, Jeremy Brown and Stephen Keogh. Although the GMF Festival finished on Monday April 1st with the students’ concert, this jam represented the end of an unforgettable experience for this journalist who enjoyed jazz every night with GMF surrounded by the magnificent environment of Kings Place.

Next meeting: GMF International Jazz Workshop Europe 2013 in Saarwellingen, Germany

A few days ago Global Music Foundation announced on its Facebook site the teaching programme of their International Jazz Workshop in Saarwellingen, Germany, 9 – 15 August, 2013. Some of the teachers who have confirmed their presence in this seminar are Bruce Barth (USA), Jean Toussaint (UK), Mark Hodgson (UK), Tina May (UK), Gilad Atzmon (UK), Libor Smoldas (Czech Republic), Eddie Hick (UK), Guillermo Rozenthuler (UK/Argentina), Claus Kirsh (Germany), Jeremy Brown (UK) and Francesco Petreni (Italia). Here you will find a visual summary of the 2012 edition:

Acknowledgements: Stephen Keogh & GMF, Kings Place, Juan Camacho.

© Text and photographs: Sergio Cabanillas, 2013.




GMF London Jazz Workshops & Music Festival 2013 por Sergio Cabanillas

King Place, vestíbulo y plantas inferiores.

A pocos minutos de las estaciones de Kings Cross y St. Pancras se alza Kings Place. Inaugurada en 2008, es la primera sala de conciertos levantada en Londres tras la finalización en 1982 del Barbican. Su impulsor y director Peter Millican ha conseguido crear en él un espléndido espacio para las artes excepcionalmente equipado, que está revitalizando la vida cultural y atrayendo nuevas oportunidades de negocio a esta zona al norte de la capital británica. Encarnado en un bello diseño arquitectónico de Dixon Jones, etéreo y luminoso, Kings Place aloja oficinas comerciales en sus plantas superiores (entre otros varios, las del diario The Guardian) con amplias instalaciones culturales en sus niveles inferiores, incluidas dos galerías de arte. En el ámbito musical, dispone de dos auditorios de excelente acústica, especialmente su Sala 1, sede del GMF Music Festival, así como de varias salas de ensayo, donde la fundación impartió sus seminarios.

Seminario de Samba con Francesco Petreni.

Las sesiones comenzaban a las 9:30 de la mañana, y el grupo completo de estudiantes acudía a tres sesiones que se extendían hasta el mediodía. Comenzaba la mañana Stephen Keogh, que trabajaba con el grupo los conceptos de pulso rítmico y silencio, continuaba Guillermo Rozenthuler  sobre la voz, la coordinación de cuerpo y mente, y el entrenamiento y la mejora de la escucha para finalizar con la clase de samba del percusionista Francesco Petreni, que enseñaba a los asistentes los distintos patrones rítmicos que se integran en este género, distribuyendo al grupo por secciones instrumentales e integrándolos en un bullicioso conjunto de samba con todos los instrumentos necesarios para construir un grupo uniforme al final de la sesión. Estos seminarios matinales tenían el objetivo de facilitar el autodescubrimiento personal, así como la interacción y la cohesión del grupo de estudiantes. A partir del mediodía, los participantes se separaban en seminarios por instrumento y, a media tarde, en combos con profesores como Barry Green, Bruce Barth, Kevin Dean o Perico Sambeat.

Jueves 28 de Marzo

En las noches, el certamen se vistió de largo con los conciertos de la sala principal. El concierto de apertura del jueves contaba con la presencia de tres formaciones, todo un desfile de figuras con distintas bases rítmicas que los asistentes pudieron disfrutar en distintas combinaciones a lo largo de las noches siguientes, observando las distintas interacciones entre los intérpretes, la esencia misma del jazz.

barry_green_trio_9435sanz_somogyi_9496

En la primera sesión, el contrabajista Arnie Somogyi ejerció de maestro de ceremonias e hizo las presentaciones de los grupos. El encargado de romper el hielo fue Barry Green. En su intervención descubrimos a un pianista de corte muy lírico, en la línea de Bill Evans, meticuloso y delicado en su sonido, ajeno a las estridencias, que venía respaldado por Jeremy Brown, muy cómodo en esta vertiente poética en la que el silencio y el espacio son herramientas fundamentales, y por Francesco Petreni en la batería, que se mostró tan comprometido en el cuidado de la melodía como sus compañeros. Dado lo limitado del tiempo en una velada de tres grupos, todas las intervenciones fueron tan concisas como eficientes, y tomó el relevo en el escenario el trío formado por Albert Sanz al piano, Arnie Somogyi al contrabajo –quien hubo de presentarse a sí mismo con buen humor- y Stephen Keogh a la batería. El trío abordó con desenvoltura un repertorio de standards donde Sanz hizo gala de buen gusto y capacidad de improvisación para conducir los temas por caminos arriesgados y sorprendentes, llevado en volandas por el impulso de Keogh y Somogyi. La nota de color latino la puso la voz del argentino Guillermo Rozenthuler, que salió a escena para hacer una sentida interpretación a ritmo de bolero del original de César Portillo de la Luz “Tú, mi delirio” que el público asistente agradeció con sus aplausos. El plato fuerte de la noche lo sirvieron el saxofonista Jean Toussaint y el trompetista Kevin Dean con un repertorio de swing sin concesiones en el que Toussaint derramaba sus solos ardientes, intensos y llenos de virtuosismo sobre el escenario para ser contestados con la elegancia, la clase y el sonido acariciante de Dean, un contrapeso ideal sobre el escenario, sin olvidar la magnífica aportación de Bruce Barth en su primera aparición con dos músicos a descubrir: Chris Hill en el contrabajo y Eddie Hick a la batería.

jean_toussaint_9414

Terminadas las actuaciones oficiales, era el momento de la jam session en el Sala 2, que, coordinada por Barry Green, juntó en el escenario a algunos de los estudiantes del seminario con profesores como Arnie Somogyi, Albert Sanz, Bruce Barth o Perico Sambeat, que se dejó ver en la jam en la noche previa a su actuación.

Viernes 29 de marzo

perico_sambeat_9900

La noche del viernes Perico Sambeat inauguró la velada doble. Magníficamente rodeado por Barry Green al piano, Chris Hill al contrabajo y Stephen Keogh a la batería, el saxofonista valenciano comenzó con la melodía optimista de “Mirall”, donde ya se hizo notar la tremenda pegada y el pulso firme de Chris Hill. Siguió la introducción de saxo, envuelta en una improvisación colectiva, a Nereida (Elastic, 2012), tema a ritmo de vals que sostuvo el riff que tocaba la mano izquierda de Green, mientras Keogh empujaba con fuerza a Sambeat en su solo, que jugaba con el ritmo y los silencios, con una espléndida réplica por el piano. Quedó sola la voz del alto para presentar la balada “I Wish I Knew”, donde los asistentes pudieron disfrutar de la intervención en solitario del contrabajista, construida cuidando la melodía y alternándola con arpegios vertiginosos, antes de que el protagonista pusiera fin al tema como comenzó, con la voz del saxo desnuda sobre el escenario.  Tras la calma, llegó una tempestad de swing con “Impasse”, donde Sambeat despachó un solo incendiario que fue correspondido por el piano y después por un Stephen Keogh pletórico, cosechando las tres intervenciones los  aplausos espontáneos del público. Agradeciendo al respetable su asistencia, el protagonista arrancó “Bugalú”, una composición de aire entre callejero y bluesy que sirvió de fondo a las presentaciones de los miembros del cuarteto y puso punto y final a una magnífica actuación.

claire_martin_9940

Tras el descanso, pisó el escenario la vocalista Claire Martin, que arrancó con la composición “Do Wrong Shoes” de Donald Fagen un repertorio impregnado de blues, un género en el que Martin no sólo se encuentra como pez en el agua, sino que entrega momentos intensos. Siguió “Meaning Of The Blues”, una composición de Bobby Troup que la protagonista grabó en Secret Love (Linn Records, 2004) en la que Bruce Barth pintó la desesperación con su piano y Jeremy Brown adornó con un solo lleno de melodía, premiado con los aplausos del público. El espectáculo continuó con un arreglo en cinco por cuatro de “Estate” con la letra inglesa de Joel Siegel y con “Too Much In Love To Care”, tema de aire latino que da título al último trabajo de Martin. La banda pisó el acelerador con “Lover, Come Back To Me”, donde Eddie Hick hizo una auténtica disertación de ritmo trepidante con escobillas, sobre el que Bruce Barth protagonizó un gran solo, que tuvo la réplica en la voz de Claire Martin quien, llena de swing, jugó magistralmente con el tempo en su intervención.

libor_smoldas_9945

Después de la descarga, la protagonista llamó a escena a Libor Šmoldas para interpretar “I Keep Coming Back To Joe’s”. El guitarrista checo se convirtió en protagonista desplegando su magia, con un solo de construcción meticulosa y deliciosamente melódico, jugando en ocasiones a tocar detrás del tempo, algo que se repitió en “River Of Dreams”, donde Bruce Barth le cedió el acompañamiento de la voz y de nuevo protagonizó un solo que levantó los aplausos del público. Con tal respuesta, la cantante detuvo al guitarrista en su salida del escenario para pedirle que se quedara para interpretar un acelerado “But Not For Me”, donde regaló a la audiencia un solo espléndido que demostraba que su talento se extiende también a la velocidad, antes de despedirse del escenario entre aplausos. Llegó el momento para la intimidad y las emociones. En el escenario, Bruce Barth convirtió “A Time For Love” en una fantasía al piano, y Martin su voz en un susurro al cantar la letra de Paul Francis Webster, plena de sensibilidad y belleza. Tras este momento de intensidad, el cuarteto encaró el final de su actuación con el blues festivo “Never Make Your Move Too Soon” para finalizar con “I Thaught About You” de Chester Babcock (alias Jimmy Van Heusen).

jam_9957

Tras el concierto arrancó la jam, que en esta ocasión contó con la presencia, entre otros, de Bruce Barth y Eddie Hick junto a los alumnos del seminario. En esta ocasión también pudimos descubrir el talento de un saxofonista valenciano cuyo nombre a buen seguro empezará a sonar con frecuencia en los círculos jazzísticos de nuestro país: Victor Jiménez.

Sábado 30 de marzo

churchill_dean_quartet_0183

Con casi la totalidad de las entradas vendidas, y abierto el acceso al piso superior de la Sala 1, el vocalista, pianista y compositor Pete Churchill fue el responsable de inaugurar las actuaciones nocturnas del sábado, bien arropado por el contrabajo de Flo Moore y la batería de Francesco Petreni. La guinda la puso, como solista invitado, la trompeta del canadiense Kevin Dean. El cuarteto inició su viaje por el cancionero americano con un “Trav’lin Light” de caminar más ligero de lo habitual para seguir con Duke Ellington y su “Do Nothing Till You Hear From Me”, interpretado a ritmo festivo de marching band de Nueva Orleans donde Petreni protagonizó un magnífico solo demostrando que en ocasiones los silencios son tan importantes como las notas tocadas. La balada “I’m Through With Love”, que hizo famosa Marilyn Monroe en Con Faldas Y A Lo Loco, permitió a Kevin Dean dar una lección de estilo y sentimiento en su solo. El cuarteto pisó el acelerador con “The Mascarade Is Over”, donde se vivieron momentos intensos de intercambio entre Churchill y Petreni, primero de batería con la voz, y posteriormente con el piano. Con tablas y buen humor, el anfitrión de esta primera parte se justificó para interpretar su propia versión de “I Keep Coming Back To Joe’s” donde la trompeta de Dean volvió a regalar un gran solo a los asistentes. A continuación, el cuarteto abordó “Young And Foolish” –‘por fin tengo edad para presentar este tema’, en palabras de Churchill-, y cerró su intervención con “I Was A Little Too Lonely” de Jay Livingstone y Ray Evans que hizo popular Nat King Cole.

bobby_watson_0078

Con gran expectación en la sala, hizo su entrada Bobby Watson y sus International All Stars, que atacaron con decisión “Cousin Mary” de John Coltrane, donde el trío rítmico, consagrado con el paso de las jornadas como el ‘dream team’ del festival, funcionó como una máquina de swing, caliente, perfecta e imparable, comandada por Bruce Barth y sustentada por el contundente pulso del tándem Keogh-Hill. Con semejantes cimientos, a Watson sólo le restaba disfrutar y dirigir el espectáculo a su antojo, pues sus compañeros se adaptaban al instante a sus evoluciones. El de Kansas City presentó a continuación “Time Will Tell”, pieza que grabó con Art Blakey y los Jazz Messengers tres semanas después de entrar en la banda, en 1977, tema que se fue desvaneciendo con una improvisación colectiva hasta convertirse en la balada “These Foolish Things”, donde el saxo alto del protagonista tuvo su espacio totalmente en solitario en una bellísima coda.

watson_toussaint_quintet_0260

En ese momento, Watson llamó a escena a otro ex-Messenger: Jean Toussaint. Con la formación ampliada, llegó la apoteosis final de la mano de Charlie Parker con “Now Is The Time”, donde la sabiduría y el sentimiento de Watson se entrelazó con el sonido impetuoso y visceral de Toussaint, poco antes de que Barth despachara un magnífico solo y empezaran los cruces de intervenciones dos a dos, primero saxo alto y batería para tomar el relevo el piano y el contrabajo de un Chris Hill en estado de gracia. Entre los insistentes aplausos del público, la banda se retiró para regresar instantes después y culminar la fiesta con “Jeannine” de Duke Pearson, un cierre de lujo para una actuación de las que dejan huella en la memoria.

Domingo 31 de marzo

churchill_smoldas_watson_0556

El domingo, tras la actuación de Scott Hamilton, profesorado y alumnos del Seminario GMF se reunieron en el club Pizza Express para celebrar una jam session por la que llegaron a pasar, entre otros, Pete Churchill, Eddie Hick, Libor Šmoldas, Bobby Watson, Bruce Barth, Perico Sambeat, Kevin Dean, Jeremy Brown y Stephen Keogh. Aunque el lunes 1 de Abril el ciclo de conciertos finalizó con la actuación de los alumnos del seminario, esta jam supuso para quien les escribe el final de una experiencia inolvidable, gozando cada noche del jazz de la mano de GMF, en el magnífico marco de Kings Place.

La próxima cita: GMF International Jazz Workshop Europe 2013 en Saarwellingen, Alemania

Hace pocos días que Global Music Foundation ha anunciado en su página de Facebook el programa formativo de su Seminario Internacional en Saarwellingen, Alemania, que se celebrará del 9 al 15 de Agosto de este año 2013. Entre los profesores confirmados están Bruce Barth (EE.UU.), Jean Toussaint (Reino Unido), Mark Hodgson (Reino Unido), Tina May (Reino Unido), Gilad Atzmon (Reino Unido), Libor Šmoldas (República Checa), Eddie Hick (Reino Unido), Guillermo Rozenthuler (Reino Unido/Argentina), Claus Kirsh (Alemania), Jeremy Brown (Reino Unido) y Francesco Petreni (Italia). He aquí un resumen audiovisual de la experiencia de su anterior edición en 2012:

Agradecimientos: Stephen Keogh & GMF, Kings Place.

© Texto y fotografías: Sergio Cabanillas, 2013.