Claudio Jr De Rosa Quartet

Eivissa Jazz 2019 (V): Claudio Jr. De Rosa Quartet / Stefano Bollani Napoli Trip (2019-09-07) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 7 de septiembre de 2019, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Claudio Jr. De Rosa Quartet
    Claudio Jr. De Rosa (saxo tenor)
    Xavi Torres Vicente (piano)
    Mauro Cottone (contrabajo)
    Augustas Baronas (batería)
    Stefano Bollani Napoli Trip
    Stefano Bollani (piano)
    Bernardo Guerra (batería)
    Daniele Sepe (saxo tenor)
    Nico Gori (clarinete)

Claudio Jr De Rosa

Claudio Jr De Rosa

Xavi Torres

Xavi Torres

Augustas Baronas

Augustas Baronas

Mauro Cottone

Mauro Cottone

Una de las grandes noticias de las últimas ediciones de Eivissa Jazz ha sido el recuperar otra vez la participación del ganador del Concurso de Grupos del Festival Internacional de Jazz de Getxo. Recientemente han pasado por aquí el Anders Fjeldsted Sextet, Daahoud Salim Quintet o Malstrom, que causaron sensación en 2017, como inolvidable fue la actuación del Magnus Lindgren Quartet en 2001. Buena parte del público espera con interés esta actuación, y este año tampoco defraudó el cuarteto multinacional que iremos detallando.

Comenzaron dos temas fusionados: “Interlude” y “The T. Basement”, el primero una balada con sonido vigoroso del tenor de Claudio Jr. acompañado por un suave toque del piano del tarraconense Xavi Torres para cambiar a un segundo tema más enérgico donde el lituano Augustas Baronas presentó sus credenciales con la batería, Xavi Torres empezó a manipular las cuerdas del piano para ofrecernos antes de acabar el tema un buen momento a trío solo, completando éste el siciliano Mauro Cottone.

Claudio Jr De Rosa

Claudio Jr De Rosa

La explicación de “Living Forces” que nos dio De Rosa es “Si un huevo se rompe por una fuerza exterior la vida termina, pero si se rompe por una fuerza interior la vida comienza”; tema con una melodía de saxo de gran belleza y un brillante pianista con buen uso de las dos manos, no en vano si el cuarteto ganó el premio al mejor grupo, el pianista lo consiguió al mejor solista. Del mismo estilo es “OM, The Old One”.

Claudio Jr De Rosa Quartet

Claudio Jr De Rosa Quartet

Siguieron con “Forever Young” dedicado “A todas las personas que ya no están entre nosotros”; hermosa balada en la que De Rosa nos ofrece un sonido goloso, redondo, y el pianista tiene otra ocasión para el lucimiento, creando un hermoso clima ahora con la mano derecha. Extraordinario el tema final “This Can be True”, donde De Rosa nos demostró que no solo sabe tocar baladas, también se defiende en temas rápidos y potentes, lo mismo que Xavi Torres, rapidísimo al piano, muy bien Mauro Cottone llevando el ritmo, haciendo caminar al contrabajo y con un incansable Augustas Baronas; la sección rítmica tuvo aquí otro buen momento sin el saxofonista. Apabullantes.

 Claudio Jr De Rosa Quartet

Claudio Jr De Rosa Quartet

Todavía nos ofrecerían otro tema: “Ja – Ma – La – Ma!”, comenzado lentos y ganando velocidad poco a poco, con oportunidad para todos de hacer sus solos y un interesante momento a dúo entre saxo y contrabajo.

Claudio Jr. De Rosa acabó radiante, feliz por la buena acogida del público y porque lo que venía ahora era música de su ciudad, Nápoles.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Había expectación por ver a Stefano Bollani sabiendo la fama de showman que le precedía; pues bien, fue salir al escenario, tocar el primer tema a piano solo “Siamo tutti filli di qualcuno”, y ya se había ganado la ovación del público con su demostración de maestría; eso sí, no paró de moverse de su banqueta. Continuó con “Vicoli” (este y el anterior compuestos por el pianista) y mientras el grupo salió al escenario con Bollani tocando el piano con la mano derecha y un teclado con la izquierda, sentado de lado en la banqueta y luego de pie se marcó un buen dúo con el batería Bernardo Guerra; a continuación turno para Nico Gori y su solo de clarinete, una dulce melodía; turno para el solo del tenor y por fin intervino todo el grupo mientras el pianista milanés tocaba arrodillado el teclado.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Nico Gori

Nico Gori

Daniele Sepe

Daniele Sepe

Bernardo Guerra

Bernardo Guerra

“ ‘O guappo ‘nnamuratto”, compuesta por Rafaelle Viviani (1888 – 1950) comienza por una pequeña fanfarria, es un tema más folklórico, más étnico, con Bollani dando instrucciones sin dejar de moverse de la banqueta, magnífico al piano, fingiendo que se queda clavado en una nota y cuando acuden sus compañeros a girar la página de la partitura se desmarca con una breve cita a “Para Elisa” de Beethoven, acabando los vientos con un aire casi balcánico.
“La valse du capiton”, como indica su nombre, es un vals compuesto por el saxofonista del grupo donde él mismo y el clarinetista brillaron juntos. “Lo Choro di Napoli” (Bollani) es prácticamente un tema a piano solo (con algún guiño más a “Para Elisa”, pero también un buen dúo entre piano y clarinete con aires mediterráneos, en el que Nico Gori hace una breve cita al “St. Thomas” de Sonny Rollins”.
“Scetate” de Ferdinando Russo (1866 – 1927), es una balada en la que el que acompaña esta vez al pianista es Daniele Sepe con un sonido profundo y hermoso al tenor.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

“Napoli’s Blues” está compuesto por Gori, dedicado a Ibiza y con muchas variaciones en su desarrollo; pasan de tocar todo el grupo a un trío piano – saxo – batería para quedar en un dúo entre saxo y batería mientras el pianista acompaña con las palmas, de pie a veces mientras Gori se ha acercado al teclado y está tocándolo y compartiendo banqueta con Bollani que ya se ha sentado; vuelve a su puesto Gori y se forma un trío piano – clarinete – batería del que al momento se retira Gori y quedan solos pianista y batería, un Bollani expresivo, sin parar de moverse y gesticular, a veces colgando de la banqueta pero con unas manos fantásticas sobre las teclas; vuelve a quedar de pie mientras toca y el batería hace su solo para acabar tocando todo el grupo juntos otra vez.

Stefano Bollani Napoli Trip

Stefano Bollani Napoli Trip

Turno ahora para un bolero; Bollani cantando en perfecto castellano mientras sus compañeros hacen los coros de pie frente a un atril; la letra va de desamor e infidelidad, tremendista y un tanto exagerada; al acabar nos cuentan que se trata de “Perdónala”, de esos genios que son Les Luthiers.

Pino Daniele fue un músico y cantautor napolitano que vivió entre 1955 y 2015 y autor de “Putesse essere allero”, que Bollani convierte en un ejercicio vertiginoso a piano solo, para continuar con “Il bel Ciccillo”, canción compuesta entre Arturo Trusiano y Salvatore Capaldo, que el jocoso Bollani nos hizo creer que fue compuesta por Juanita Reina; más diversión con Bollani fingiendo otra vez errar en las partituras y volver con “Para Elisa”.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Para acabar “Maschere”, otro tema de Bollani en el que Sepe toca una arcaica flauta, un instrumento compuesto por dos tubos paralelos y juntos de origen diverso: a nosotros nos contaron que es un instrumento púnico que Aníbal llevó a Capua, donde se quedó 20 años (?) “Las muchachas de Capua son muy bonitas”, explicación de Bollani aunque en otros conciertos el origen del instrumento se halla en Pompeya; gran ovación del público al acabar, ahora sabíamos que la fama de Stefano Bollani era bien merecida.

Todavía quedaba la última jam de “Sa Qüestió”, con músicos que ya actuaron en noches anteriores más la participación de una de las promesas de la isla, el guitarrista Omar Alcaide.

Terminaba así la edición 2019 de Eivissa Jazz, un festival que ha sabido apostar por el jazz nacional y europeo y quizás ese sea el secreto de su supervivencia, ese concepto del que cada vez se habla más en Baleares que es Sostenibilidad, crecer pero con medida. Sabemos que ya se está preparando la edición 2020 que esperamos poder contar y que ustedes puedan leerlo.
¡Hasta el año que viene!

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019.




Eivissa Jazz 2019 (IV): Kiko Berenguer Quartet / Martirio & Chano Domínguez (2019-09-06) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes)

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 6 de septiembre de 2019, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Kiko Berenguer Quartet
    Kiko Berenguer (saxos tenor y soprano)
    Juan De Pilar (guitarra)
    Miquel Àlvarez (bajo)
    Jesús Gimeno (percusión)
    Martirio & Chano Domínguez
    Martirio (voz)
    Chano Domínguez (piano)

 

José Miguel López

José Miguel López

Viernes 6 de septiembre de 2019, nueve y media de la noche aproximadamente. Suena la sintonía del festival compuesta por Abe Rábade y José Miguel López sube al escenario para ejercer como maestro de ceremonias una noche más. Nadie diría que un par de horas antes había caído sobre la ciudad un buen chaparrón que obligó a retrasar las pruebas de sonido. El día anterior también había llovido con fuerza por la mañana. El festival estaba evitando la lluvia como ese submarino que se escabulle de los destructores del enemigo. Por eso sorprendió el gesto de Kiko Berenguer para comenzar la actuación de su cuarteto; salió solo al escenario, con su saxo tenor, y se puso a tocar una melodía que buena parte del público reconoció al momento: “Esta tarde vi llover”, famosísimo bolero de Armando Manzanero pero a ritmo de bulería; lo mismo podía ser una llamada al mal tiempo como un conjuro para que escampara; el caso es que su gesto de valentía fue premiado y la lluvia desapareció al menos mientras duró el festival.

 

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Jesús Gimeno

Jesús Gimeno

Miquel Àlvarez

Miquel Àlvarez

Lo que nos ofreció el cuarteto de Kiko Berenguer fueron temas propios del saxofonista contenidos en su segundo disco (Mi camino, 2010) y su tercero (Aire, 2013). Desde los primeros compases del animado “Mi camino” pudimos intuir que el sonido iba más a combinar jazz y flamenco que a los sonidos más mediterráneos del último disco citado, con Berenguer al soprano, con el bajista Miquel Àlvarez sentado y con Juan De Pilar y Jesús Gimeno (sentado sobre un cajón) haciendo palmas. En “Conversa” Berenguer usó el tenor y nos llamó la atención la forma de tocar de Jesús Gimeno, con mano izquierda tocando el cajón y alguna palmada en la caja de la batería, y la derecha utilizando la baqueta; buen solo de guitarra, igual que en “Canastera”, tema más jazzero con Berenguer también al tenor y bien acompañado por el trío, aquí se sirvió Gimeno de las dos manos para tocar con las baquetas. En “Aire” Berenguer siguió con el tenor y la cristalina guitarra de Juan De Pilar introdujo el tema que acabó con un solo de batería mientras los demás hacían palmas.

 

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Juan de Pilar

Juan de Pilar

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer Quartet

Kiko Berenguer Quartet

“Narsong”, con compás por alegrías, fue compuesta como homenaje al batería fallecido hace unos años Narciso Domingo, con un interesante dúo entre saxo soprano y bajo, mientras el resto hacían palmas, con posterior solo de bajo acompañado también por palmas del público y vuelta posterior al dúo saxo – bajo. En “Kiss in Paris” el sonido del tenor fue muy sólido, muy flamenco, y en “Granadella” el protagonismo fue de la guitarra con Berenguer al soprano, igualmente usado en el tema final “Dancing with the moon”, con solo de Jesús Gimeno al cajón. El público se lo pasó bien con el cuarteto y a estas alturas de noche la amenaza de lluvia se había disipado completamente.

 

Chano Domínguez

Chano Domínguez

Martirio

Martirio

Tras proyectos como “Coplas de madrugá”, 1997, y “Acoplados”, 2004, Martirio y Chano Domínguez vuelven a colaborar en un homenaje a la música de Ignacio Jacinto Villa Fernández, Bola de nieve (Guanabacoa, La Habana, Cuba, 11 de septiembre de 1911, Ciudad de México, 2 de octubre de 1971). Colaboración llena de bolero, copla, flamenco y un poco de jazz. En los momentos en que no apareció, esa música llamada jazz se sentó con el resto del público en un rinconcito del baluarte que se llenó totalmente para disfrutar de la actuación del pianista gaditano y la cantante onubense (por algo esa música llamada jazz es una música muy ecléctica resultado de unir muchas músicas diferentes).

Tras la introducción de Chano en solitario, apareció Martirio, vestida de rojo con una discreta peineta y empezaron a sonar las canciones: “Tú no sospechas”, “Si me pudieras querer”, canciones como definió la cantante: “de amor y desamor”, “te pueden solucionar un divorcio”, combinando comentarios serios y jocosos.

 

Martirio

Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez

Chano Domínguez

“Se equivocó la Paloma” se abordó desde su lado más reivindicativo: “si España se equivocó una vez que no se vuelva a equivocar”.

Siguieron “Ya no me quieres” (es un placer escuchar a Chano), “No quiero que me olvides”, ésta Martirio la cantó junto al piano, con esa complicidad que dan los muchos años que se conocen; en “Alma mía” la cantante utilizó un abanico rojo para reforzar sus gestos.

Llegaba el que en mi opinión fue uno de los momentos del concierto: “Drume negrita”, en una versión conmovedora, mágica, con Martirio sentada y cantando a una supuesta cuna que estuviera frente a ella.

Siguieron con “Qué dirías de mí”, “Pero tú nunca comprenderás” y “No puedo ser feliz”, canciones breves pero llenas de buen gusto y sentimiento, tanto que en la última nombrada le salió a Chano desde lo más profundo del alma un “¡Ole tú!”, seguido de algunos gritos de “¡Guapa!” desde el público.

Con “Vete de mí”, volvió la reivindicación política: “Que los gobiernos estos se aclaren de una vez”. A la hora de que lean esto parece ser que no la escucharon; el dúo continuó con una excelente “La vie en rose” cantada en francés.

 

Martirio

Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Parecía el final, pero nos brindarían tres canciones más: “Ay amor”, ahora con dos abanicos, “Bito Manué”, con su graciosa letra, (“Tú no sabe inglé”), para acabar definitivamente con “El manisero”. Un dúo con una compenetración total cuyo disco homenaje al pianista cubano A Bola de Nieve saldrá a la venta el próximo 27 de octubre.

La fiesta siguió en la jam de “Sa Qüestió”, con músicos como Arturo Pueyo, Luis Amador, René Mercier, Salvatore Licitra, Ángel Rubio y otros ya citados en noches anteriores.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019.




Eivissa Jazz 2019 (III): Miryam Latrece / Eivissa Jazz Experience Sextet (2019-09-05) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 5 de septiembre de 2019. 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia. Eivissa / Ibiza
  • Grupos:
    Miryam Latrece
    Miryam Latrece (voz)
    Pablo Martín Caminero (contrabajo)
    Michael Olivera (batería)
    Marco Mezquida (piano)
    Eivissa Jazz Experience Sextet
    Abe Rábade (dirección musical y piano)
    Pablo Martín Caminero (contrabajo)
    Joan Carles Marí Tur (batería)
    Enrique Rodríguez Enriquito (trompeta)
    Dani Pérez (guitarra)
    Germán Díaz (zanfona)

La tarde del jueves 5 de septiembre tuvo lugar una de las actividades complementarias al festival en la escuela de música Cas Musicaires, una master class a cargo de José Carra con un sugerente título: “De la voz individual al discurso colectivo”. Dirigida a músicos ya con cierto bagaje, el pianista explicó entre otros aspectos cómo abordar el trío de jazz cuando se ha tocado antes en solitario, “con sus trucos y entresijos”.

Por la noche los conciertos se trasladaron al escenario “grande”, uno de los baluartes de la muralla renacentista con una vista privilegiada del puerto y la catedral. Un año más José Miguel López (de Radio 3) ejerce de presentador y una semana antes de la edición 2020 emitirá los conciertos de este año en su programa “Discópolis”.

Myriam Latrece

Myriam Latrece

Quien viera el cartel de la edición 2019 de Eivissa Jazz y no conociera de nada a Miryam Latrece seguramente acudiría entusiasmado de todas maneras al ver los músicos que la acompañaban. Pablo Martín Caminero dejó un buen recuerdo el año pasado con su grupo del que formaba parte Michael Olivera (Micha para los amigos), y qué decir de Marco Mezquida, genial en todo lo que emprende, ya sea con los daneses Jesper Bodilsen y Martin Maretti Andersen, con el grupo MAP (Mezquida, Aurignac, Prats), en trío con Chicuelo y Paco de Mode, en su recreación de la música de Maurice Ravel, viéndole en solitario (escuchen Òrrius concert o Live at Palau, autoeditados ambos, 2018), a dúo con Silvia Pérez Cruz, o sin ir más lejos, acompañando a Miryam Latrece esta noche, y seguro que me dejo algo en el tintero. Si a los tres músicos de esta noche añadimos a una buena cantante como Miryam Latrece, la ecuación nos da como resultado una propuesta de gran calidad. Si además los arreglos están hechos con buen gusto (de los cuatro que subieron al escenario y David Sancho) entenderemos que se ganaran al público desde el primer momento.

Miryam Latrece

Miryam Latrece

Pablo Martín Caminero

Pablo Martín Caminero

Michael Olivera

Michael Olivera

Marco Mezquida

Marco Mezquida

Las canciones que interpretaron forman parte de su disco Quiero cantarte (Little Red Corvette Records, 2019). Comenzaron con “Meditación”, relajados, bien instrumentalmente y con la sugerente voz de la joven cantante madrileña, muy expresiva, principalmente con brazos y manos, ya fuera moviéndolos o agarrando la falda de su blanco vestido. Magia al piano es lo que nos ofreció Marco Mezquida en “Drume negrita”, para a continuación pedir Latrece la participación del público “por algo el disco se llama Quiero cantarte”; comenzó el juego de “ella canta, público responde”, y hasta se atrevió a bromear con alguna amiga que acertó a ver: “Nerea, te estoy viendo”. Las bromas volverían más tarde, de momento el concierto siguió con “Todo es de color”, de Lole y Manuel; gran versión llena de sentimiento, bien Pablo M. Caminero con el contrabajo al arco, un tema muy intenso, con cierto deje sureño de la cantante y terminando de forma casi solemne con Michael Olivera golpeando un platillo que sostenía con una mano casi como si hiciera una ofrenda a alguna diosa de la antigüedad. Cambio de registro en “Jogral”, del brasileño Djavan, aquí cantando en portugués, con buen solo de contrabajo y el grupo llevando la canción a su terreno, lejos de postales brasileñas. “Oh Vida” es un bolero de la época del filin popularizado por Benny Moré y en el que vimos a Michael Olivera jugueteando con las baquetas y golpeando con la zona de agarre de las mismas. Continuaron con “Maça”, también de Djavan, para llegar quizás al momento cumbre de la actuación: Marco Mezquida manipulando las cuerdas del piano con la mano izquierda como tanto le gusta hacer mientras tocaba las teclas con la derecha en un preludio que no acertábamos a reconocer, hasta que poco a poco fue apareciendo la reconocible melodía de “Mediterráneo”, la obra maestra de J. M. Serrat aquí en una extraordinaria versión más pausada que la original, muy cálida, buena parte de la canción fue un dúo entre Latrece y Mezquida para ir ganando intensidad según se acercaba el final, no sin antes improvisar y salirse de la letra original con la participación del público.

Miryam Latrece y Michael Olivera

Miryam Latrece y Michael Olivera

Otra vez llegó el momento de bromear cuando la simpática Miryam preguntó a los músicos si la siguiente era “la última” o “la última, última”; parece ser que en sus actuaciones dan a elegir al público entre dos canciones pero esta vez no pudo ser por limitaciones horarias, así que directamente se lanzaron a por la canción que suele ganar, nada menos que la “La leyenda del tiempo”, con muchas variaciones al comienzo, y como en “Mediterráneo” un ritmo más pausado para ir ganando en intensidad, volvimos a ver a Olivera con el platillo en la mano además de otro buen solo de Pablo M. Caminero y antes de ello una parte a dúo con la cantante. Terminaron con una canción que no aparece en el disco “Basta de nostalgia”. Un aperitivo a la altura de lo que vendría después, una Experience que quedará como uno de los hitos del festival.

Miryam Latrece

Miryam Latrece

La historia de la Eivissa Jazz Experience comenzó en 2006 como una idea del director artístico de aquella etapa del festival, Juan García Merayo; se trataba de que Abe Rábade reuniera a músicos diferentes cada año con la única condición de que hubieran tocado previamente aquí; cada músico aporta uno o varios temas según su número (han pasado desde dúos hasta septetos que en un par de temas se ampliaron a octeto) y solo realizan un ensayo la noche anterior al concierto; siempre se han salvado los muebles y varias noches han sido antológicas. A ello se une el ver a formaciones únicas que difícilmente se repetirán.

Abe Rábade

Abe Rábade

Joan Carles Marí

Joan Carles Marí

Enriquito

Enriquito

Dani Pérez

Dani Pérez

Germán Díaz

Germán Díaz

Este año la Eivissa Jazz Experience se presentaba con una peculiaridad, la zanfona (zampoña, zanfoña o vihuela de rueda entre otros nombres), que como creo recordar nos había contado Germán Díaz cuando estuvo en 2011 con Oh Trio, “te pasas media vida afinándola y la otra media tocándola desafinada”. Se trata de un instrumento que podríamos definir como un “violín mecánico” donde las cuerdas no son frotadas por un arco sino por una rueda accionada por una manivela con la mano derecha, mientras la izquierda maneja un teclado con distintas posibilidades; no voy a hablar de pánico, pero sí de cierta prevención ante cómo iba a responder un instrumento como éste integrado en un sexteto de jazz, existía el peligro de que su sonoridad arrasara con los demás, pero no fue así.

De inicio, el tema propuesto por Abe Rábade, “Epílogo”, basado en una línea de bajo ostinato utilizado en el carnaval de un pueblo de Orense, Viana do Bolo; a mí me pareció que estuvieron rozando el abismo pero sin llegar a caer, que es de lo que se trata, y supieron salir airosos del tema en cuestión en una noche que se prestaba a la experimentación, como veríamos en el siguiente tema que era el elegido por Joan Carles Marí, el clásico “Moon River”, de Henry Mancini pensado para tocar por seguidillas pero que en el ensayo decidieron cambiar a un ritmo de soleá por bulerías; empezó el batería ibicenco con el bombo como punto de atención para abordar Enriquito la melodía principal y hacerlo luego Dani Pérez con la guitarra (la misma Klein que lució en 2016 con Gorka Benítez y David Xirgu), protagonismo luego para el piano y le llegó el turno de tocar la melodía a Germán Díaz con la zanfona para acabar Rábade con un toque exquisito. Era el turno del tema presentado por Germán Díaz, pero antes nos dio una breve explicación del instrumento y su historia; “Guarda la rama” es un baile corrido tradicional de Castilla y León, con un solo de zanfona lleno de expresividad, encajando perfectamente con el grupo y terminando con una improvisación colectiva.

Reacción de Abe a los comentarios de Pablo

Reacción de Abe a los comentarios de Pablo

Pablo Martín Caminero

Pablo Martín Caminero

Turno para Dani Pérez y un blues compuesto expresamente para la ocasión, “Eivissa Waltz”; buen solo del guitarrista y muy bien cómo se conjuntaron los sonidos de la trompeta de Enriquito con la zanfona, al igual que J. C. Marí con la batería. Momento ahora para que Pablo Martín Caminero mostrara su cara más humorística aludiendo a lo que nos había explicado antes sobre la zanfona Germán Díaz: “es todo inventado”, entre otras bromas, y turno para el tema presentado por el contrabajista vitoriano: “La rosa enflorece” junto a la nana popular vasca “Loa loa”; siguieron las bromas: ¿Cómo empezábamos? Pues empezaron con un solo de contrabajo para luego tocar la melodía principal zanfona y trompeta acompañados ligeramente por piano, batería y guitarra, para recuperar la melodía el contrabajo tocado con arco; “La rosa enflorece”, también conocida como “Los bilbilicos” (Los ruiseñores), es una canción que está en los primeros puestos de la lista de éxitos de la música sefardí por méritos propios, extraordinaria su belleza y melancolía. Cambio total de registro en “La verbena”, tema elegido por el trompetista de Puertollano con palmas del público, trompeta, buen solo de guitarra y luego de zanfona para acabar todo el grupo con un toque muy flamenco.

Terminaron con “O Gloriosa Domina”, himno mozárabe del siglo VIII arreglado por Pablo M. Caminero; comenzando la zanfona y el contrabajo con arco todavía tocando la melodía medieval para pasar el turno a guitarra, trompeta y piano mientras Joan Carles Marí ejercía de perfecto motor; juntos levantaron un tema con más de mil años y lo colocaron en el mapa del jazz; como muy bien definiría José Miguel López ya acabado el concierto, “jazz visigótico”. Acabábamos de asistir a una de las mejores ediciones de la Experience por imaginativa y arriesgada.

A los insaciables les quedaba la jam de “Sa Qüestió”, todavía com miembros del trío de José Carra, Arturo Pueyo, Vicent Tur y varios más que sería largo enumerar.

Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto:© Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




Eivissa Jazz 2019 (II): Big Band Ciutat d’Eivissa / José Carra Trio (2019-09-04) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort.

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Plaça Sota Vila (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Santiago Ramírez, Wiebke Pahrman, Antonio J. Marín, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Tur, Vicent Matoses, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones. Vicent Tur dirección)
    Natxo Marí, Muriel Grossmann, Mayra Riera, Jorge Ortiz,Álvaro Boned (saxos)
    Santi Pérez (piano)
    Radomir Milojkovich (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    David Romano (percusión)
    José Carra Trio
    José Carra (piano)
    Bori Albero (contrabajo)
    Dani Domínguez (batería)

Big Band Ciutat d'Eivissa

Big Band Ciutat d’Eivissa

En la segunda jornada de Eivissa Jazz 2019 pudimos disfrutar de dos conciertos gratuitos a cargo de la Big Band Ciutat d’Eivissa (BBCE) y el trío de José Carra. Si la noche anterior había sido ilustrada por las imágenes de Alejandro Iborra, en la de hoy recuperábamos a nuestro fotógrafo “de cabecera”, José Luis Luna.

Cuarto año en el que la BBCE ha subido al escenario tras las ediciones dedicadas a Count Basie, Benny Goodman y el mundo de los crooners. Este año tocaba algo nada fácil, el latin jazz, tal como comentó jocosamente Vicent Tur en un momento de la velada “El fregado del latin jazz”, y es que es una música que no deja indiferente. Según me contaba al final el trompetista Santi Ramírez, es un estilo difícil por los arreglos y por el esfuerzo físico de tocar a gran volumen. La fórmula de mezclar a alumnos del Patronato Municipal de Música del Ayuntamiento de Ibiza con profesores y amigos ha cuajado y el público llenó a rebosar la placita donde se celebró el concierto. Plaza que en uno de los extremos acaba en una escalinata que conduce a la parte amurallada de la ciudad, Dalt Vila, escalinata que se convirtió en unas gradas improvisadas donde no quedó ni un escalón libre.

Wiebke Pahrmann

Wiebke Pahrmann

Pocos cambios en el grupo respecto al año anterior, el ya citado Santi Ramírez reforzaba la línea de trompetas mientras que en los saxos Mayra Riera y Álvaro Boned ocupaban el puesto de Celia Prieto y Juan Prieto; en el piano Santi Pérez “el único cubano de la orquesta”, bromeaba Vicent Tur al anunciarlo,  sustituía a Chelu García, y como novedad, David Romano a la percusión. En general los solistas en cada tema fueron Wiebke Pahrmann, Natxo Marí (saxo alto), Vicent Tur y Muriel Grossmann (saxo tenor), además de alguno más que detallaremos.


Natxo Marí

Natxo Marí

Vicent Tur

Vicent Tur

Muriel Grossmann

Muriel Grossmann

Santi Pérez

Santi Pérez

David Romano

David Romano



Comenzaron con “A Night in Tunisia con solos de W. Pahrmann, V. Tur y Natxo Marí, el primero quizás un poco apagado al comienzo por la potencia de la línea de metales pero remontando enseguida, un tema con unos arreglos que me gustaron, además de la inclusión de un percusionista que añadía color al conjunto. En “Mambo Caliente”, de Arturo Sandoval, repitieron los solistas además de Muriel Grossmann que sorprendió verla tocar latin jazz (lejos de su estilo habitual) y que como los pistoleros añadió una muesca a su revólver (en este caso saxo tenor); la línea de metales sonó tan caliente como corresponde al tema. El solo de Natxo Marí en “One Note Samba” fue muy elegante y jugando muy bien con la melodía principal; también solo del pianista Santi Pérez “, y volvimos a comprobar que el batería Dani Marín controla en todos los terrenos. Siguieron “Mambo Inn” con solo de David Romano a la percusión y “Oye Como Va” con solos de Jorge Ortiz (saxo tenor) y Antonio J. Marín además de Vicent Tur. Interesante la introducción de “Spain” para continuar con “Manteca”, ambos temas tocados a gran velocidad.

Momento para presentar a los componentes de la orquesta, y aprovechando que W. Pahrmann estaba ya en el puesto que ocupaban los músicos para sus solos en primera línea, se nos informó de que era el cumpleaños de la trompetista; en ese momento el público cantó un improvisado “Cumpleaños feliz” secundado por la orquesta al completo y la alemana aprovechó para responder con la melodía de la misma canción; todo en modo latin jazz, por supuesto. Fue el momento simpático de la noche, pero si la trompetista estaba en primera línea era por algo, y es que en “Como Fue” de Benny Moré nos ofreció una interpretación llena de belleza, emoción y sentimiento, en un bolero muy hermoso.

Fue un pequeño reposo porque la maquinaria volvió rápido a ponerse en marcha con “Afro Blue” y el ya clásico “Caravan” que acabó con un solo de Dani Marín y gran ovación del público. Todavía nos interpretarían un tema más: “Ran Kan Kan”, de Tito Puente. En general buenas líneas de vientos y buena sección rítmica en la que no olvidamos a Chema Pellico y a Radomir Milojkovich, siempre fiables. El público disfrutó, que es de lo que se trata, tanto el residente como el turista que lejos de los agobios agosteños quiere apurar este verano que no quiere acabar. El concierto fue emitido en directo por el programa “Jazz Time”, realizado por Ferran Pereyra y se encuentra disponible a la carta en la web de IB3 Ràdio.

La BBCE nos lo ha hecho pasar bien estos cuatro años y ahora vive un cambio de ciclo, Vicent Tur deja la dirección sin que sepamos a esta alturas quién recogerá su testigo. También se nos comunicó que Penélope Tafur, que en los últimos años participó como trompetista, marchará a Barcelona para seguir sus estudios de piano en el Taller de Músics. Desde aquí le deseamos lo mejor.


José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Domínguez

Dani Domínguez



José Carra es uno de los valores que ha surgido de la pujante escena jazzística malagueña, aunque después del concierto me comentara que Málaga también adolece de ese mal endémico de la piel de toro que es la escasez de locales para tocar. Su último disco se llama Diario de vuelo (Taghrid Records, 2018) compuesto en diferentes viajes en avión y como terapia para su miedo a volar y precisamente la música de este disco iba a conformar su concierto. La cosa iba de aviones, Bori Albero estuvo a punto de no llegar precisamente por un retraso en su vuelo; habría sido una pequeña tragedia visto su buen hacer tanto en el concierto como en las jam posteriores; completaba el trío Dani Domínguez, sobradamente conocido por aquí.

José Carra Trío

José Carra Trío



Interesante el estilo de Carra, que mezcla minimalismo con hermosas melodías y añade diversos efectos sonoros y electrónicos. Para empezar, “97%”, comenzando el pianista muy suavemente y creando interesantes paisajes sonoros con el acompañamiento también muy sutil de Dani Dominguez pasando las escobillas por la caja. “Alba” se inicia con un interesante dúo entre contrabajo y batería al que más tarde se une el piano, dando intensidad al tema y con  Bori Albero con el arco atacando con furia las cuerdas del contrabajo. Antes de abordar “Animal de Dios” Carra tuvo unas palabras de recuerdo para el afinador del piano, “los grandes olvidados”; en este festival Antonio Pérez de Olaguer es uno de los personajes más entrañables; el tema en sí comienza a piano solo con un sonido pregrabado simulando el vuelo de un avión mientras una voz también pregrabada va recitando (me recordó lo que hacía Jason Moran hace años con su Bandwagon salvando lógicamente las distancias estilísticas de cada uno); cuando cesa la voz comienzan a tocar en trío otra vez terminando intensamente.

José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Dominguez

Dani Dominguez



Excelente “Charlie” comenzando con un largo solo de contrabajo muy aplaudido seguido del trío en plan muy intimista, poco a poco el piano va pasando de tocar esas mínimas notas a crear una bella melodía mientras Domínguez acompaña jugueteando con unos sonidos electrónicos incorporados a su batería; de repente el sonido del piano se vuelve más percusivo y cambia totalmente el clima del tema, hasta que, como en las tormentas, todo cesa de repente y recuperan la melodía para luego terminar. “Latido de Papel” es otro tema cargado de energía, combinando el pianista momentos rítmicos con otros más melódicos. En “Tardes para jugar” se recuperan viejas grabaciones en cassette de la infancia de Carra con una melancólica y repetitiva melodía y también con efectos sonoros incorporados a la batería. Antes de “Aurora” el pianista se reveló como un hábil vendedor de su disco (muy bueno, no pierdan la ocasión de escucharlo), para acabar con “Niño árbol”, potente sonido en el que Carra vuelve a combinar muy bien la emisión de unas mínimas notas con la melodía del tema y vimos otra vez a Albero tocando el contrabajo con el arco.

La música había terminado en cuanto a la coqueta plaza en la que estábamos, pero quien quisiera más en esta cálida noche de septiembre la encontraría en la jam session de “Sa Qúestió”, donde pudimos disfrutar del trío de José Carra al completo (sustituido a veces Bori Albero al contrabajo por Abe Rábade), de la trompeta de Enriquito (tocaría la noche siguiente en el grupo del pianista gallego), y de sospechosos habituales de las jam locales como Carlos Gallego o Chelu García.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




XXXI Eivissa Jazz (I): Natural Focus (2019-09-04) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes Alejandro Iborra.

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Passeig de Vara de Rey (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Natural Focus
    Joan Carles Marí Tur (batería)
    Joan Solana (teclados)

El dúo Natural Focus fue el encargado de abrir la trigésimo primera edición de Eivissa Jazz en el paseo Vara de Rey en un concierto gratuito. Si a este dúo se une el bajista Pep Colls tendremos al grupo Threejay. Si Esbjorn Svenssön hubiera tenido una escuela los chicos de este trío serían de sus alumnos aventajados, y si a este trío añadimos al guitarrista Ferran Borrell nos encontramos con el quinteto del trompetista ibicenco Pere Navarro, uno de los jóvenes leones del jazz actual. Ahora volvamos al dúo que nos ocupa y que solo se reúne en contadas ocasiones, cuando no tienen obligaciones con los grupos citados o con otros (J.C. Marí toca en más de media docena y le volveríamos a ver en la tercera jornada del festival).

La música de Natural Focus se basa en un 80% de improvisación, y según nos explicó en mitad del concierto J. C. Marí el resto son “faros a los que van a parar de tanto en tanto”. Si en ocasiones la música basada en la improvisación puede ser un tanto árida para quien la escucha no es este el caso, nos encontramos aquí ante un dúo que va creando paisajes sonoros que cambian constantemente, en ocasiones los músicos parecen dos líneas paralelas que convergen en la misma dirección, para pasar sin solución de continuidad a ser uno de ellos el que marque la dirección mientras el otro le acompaña; el oído escucha todo esto con agrado esperando saber qué será lo próximo, ya sea un súbito cambio de J.C. Marí con la batería (tocando descalzo como siempre, y con uno de los platos ya roto antes del comienzo), o que J. Solana pase de crear sonidos psicodélicos o espaciales a tocar el teclado de manera más convencional. Como nos definieron casi al final, “música electrónica de calle”, temas sin nombre (el tercero de la noche fue una improvisación sobre “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana). Una de las canciones “si se pueden llamar así” finales le parecía por momentos a mi vecino de asiento “como una fuga de Bach”, para pasar de repente a sonar como si fuera jazz fusion de hace varias décadas. El público reaccionó con entusiasmo llenando el centenar de sillas que se colocaron mientras algo más del doble aguantaron de pie. Se entiende así que hayan dado algún concierto de tres horas en algún local de la isla. A saber cuándo volverán a tocar.

Excelente manera de comenzar esta edición 2019 de Eivissa Jazz al menos en lo musical, porque el pistoletazo de salida se había dado dos horas antes con la inauguración de la exposición “Stolen Moments” de Ferran Pereyra, de la que hemos dado cuenta en un artículo anterior.

Tomajazz:
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019
Fotografías: © Alejandro Iborra y Juan Antonio Serrano, 2019




Eivissa Jazz 2017 (III): Omar Alcaide Quartet / Kontxi Lorente Trío / Eivissa Jazz Experience ’17 (2017 / 09 / 08) [Festival]

XXIX Eivissa Jazz

  • Fecha: 8 de septiembre de 2017
  • Lugar: Sala Refectori (Ajuntament d’Eivissa) / Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Omar Alcaide Quartet
    Omar Alcaide (guitarra)
    Pere Navarro (trompeta)
    Chelu García (teclados)
    Marco Jelača (batería)
    Kontxi Lorente Trío
    Kontxi Lorente (piano)
    Alessandro Cesarini (contrabajo)
    Borja Barrueta (batería)
    Eivissa Jazz Experience
    Abe Rábade (piano y dirección musical)
    Ariel Brínguez (saxo)
    Antoni Belenguer (trombón)
    Naima Acuña (batería)
    Giulia Valle (contrabajo)
    Arturo Serra (vibráfono)

La tercera jornada de Eivissa Jazz 2017 comenzaba con la presentación del videoclip “Thrashê”, del Omar Alcaide Quartet. La grabación de una maqueta y del videoclip son los premios del concurso de jóvenes talentos “Música Vila Jove”, que el cuarteto de Omar ganó en 2016. Después del estreno del videoclip, el cuarteto ofreció un miniconcierto de cuatro temas compuestos por el que ya es un virtuoso de la guitarra a sus 17 años. Jazz fresco y moderno y mucho talento en los tiempos rápidos pero también en los lentos, algo importante. Y todo un lujo contar con Pere Navarro. En el videoclip además de Omar y Pere intervienen Omar Guzmán (teclados), y Andreas Fernández (batería).

Tras la presentación del videoclip, un paseo de un par de minutos y nos plantamos en el Baluarte de Sta. Lucía, escenario habitual de los conciertos. Para empezar, Kontxi Lorente. La pianista navarra afincada en Valencia nos ofreció un autorretrato a partir de su segundo disco, ese precioso About Me (Sedajazz Records, 2015). Es una delicia ver la elegancia con la que sus manos recorren el teclado, con un sonido claro, diáfano. A Borja Barrueta pudimos verle el año pasado acompañando a Moisés P. Sánchez, y con Alessandro Cesarini forman un trío lleno de dinamismo en temas como “The Return”, o “The Coming”, pero este trío también funciona en baladas como “Boreal”, con una hermosa introducción a piano solo y posteriormente con un sutil acompañamiento de contrabajo y batería. Según se desarrolla el concierto, vamos descubriendo aspectos de la vida de Kontxi, como una gata que escuchaba su música hasta que se dormía (“Mamá Rita”), o su gusto por Bill Evans (“Around Bill”). “Ángel” nos dejó un buen solo de contrabajo, terminando este brillante concierto con “For The Cat”, todas las composiciones de la propia Kontxi Lorente.

Era el turno de la Eivissa Jazz Experience ’17. El pianista Abe Rábade se presenta cada año con una formación diferente elegida por él. Cada integrante del grupo aporta una composición y el día anterior al concierto quedan para ensayar, sólo ese día. Es casi como caminar sobre el alambre sin red, y en general la fórmula funciona, siendo la edición de este año una de las mejores desde que comenzó a funcionar en 2006. A veces tocaban todos, otras veces en quinteto, cuarteto o trío, y por supuesto con espacio para algunos solos. Empezaron con el enérgico “Naima’s eyes” (Arturo Serra), para seguir con “Our Secret” (Naíma Acuña), con un descomunal solo de Ariel Bringuez y también un buen momento a trío batería-piano-contrabajo. Naíma, sobrina de Alex Acuña (Weather Report), según nos contó, empezó con el piano antes de pasarse a la batería, y fue un descubrimiento para muchos, no tanto para los que hace tiempo que la seguimos por las redes sociales y sabíamos que ha acompañado a gente como Paco Charlín o Greg Osby.

A continuación el tema aportado por Toni Belenguer, “Symetric Steps”, deconstrucción del “Giant Steps” de John Coltrane, con Ariel haciendo de Coltrane, pasando luego a quinteto con Toni, luego vuelven al cuarteto pero con vibráfono y de remate solo de Giulia Valle. En “Gotas de agua” (Abe Rábade), los músicos tocan sobre una grabación que hizo el pianista del sonido de unas gotas de agua, cada músico con su timbre. “Eivissa” fue el tema de Giulia Valle, para lucimiento de Toni Belenguer y solo de la contrabajista con un suave acompañamiento de batería. La sorpresa llegó con el tema de Ariel Bringuez, “Abstract of Life”, cuando subió a cantar la ibicenca Ángela Cervantes, buen remate para una gran edición de “la Experience”.

El final de verdad llegó con “Alalá das Mariñas”, un aire lento gallego que más que cantado fue tarareado por la estupenda Ángela Cervantes.

Quien quiso seguir la fiesta pudo hacerlo en la jam de ‘Sa Qüestió’, riendo con la faceta de showman de Toni Belenguer, o viendo tríos intercambiados: Bringuez teclados, Belenguer contrabajo y Rábade batería. Este último también se atrevió con el saxo tenor.

 

 

  Texto: Juan Antonio Serrano Cervantes, 2017
Fotografías: José Luis Luna Rocafort, 2017




Eivissa Jazz 2017 (II): MAP / Ximo Tébar “Soleo Band.The New Son Mediterráneo” (2016/09/07) [Festival]

XXIX Eivissa Jazz

  • Fecha: 7 de septiembre 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    MAP
    Ramon Prats (batería)
    Marco Mezquida (piano)
    Ernesto Aurignac (saxo)
    Ximo Tébar “Soleo Band. The New Son Mediterráneo”
    Ximo Tébar (guitarra)
    Luis Guerra (piano)
    Víctor Merlo (bajo)
    Will Martz (teclados)
    Vicente Climent (batería)

Bajo las siglas MAP se esconden tres de los músicos más atrevidos y singulares que podemos escuchar actualmente, tanto individualmente como en este trío. Hablamos de Marco Mezquida, Ernesto Aurignac y Ramon Prats, cuyo disco homónimo ha sido una de las sensaciones de este año y del pasado 2016. En directo ofrecen todo un tour de force, nueve temas de su disco sin solución de continuidad, o dicho de otra manera, ‘del tirón’. Suena un gong y la batería de Ramón Prats que va arrancando poco a poco, Marco Mezquida se pone a manipular las cuerdas del piano en una especie de pizzicato, algo muy común en él, o al menos se lo he visto hacer varias veces, y Ernesto Aurignac desata la tormenta, soplando con intensidad, alargando las notas, el trío se ha puesto en marcha y ya no parará hasta el final. Una música absolutamente libre y con mucha improvisación, pero a la vez sabiendo muy bien el sendero por el que pisan, logrando que el oyente no se sienta perdido en ningún momento, es más, el oído está tan cómodo escuchándoles que el concierto se hace corto. Todo un acierto de Jesús Gonzalo al reunir a este trío.

Antes del concierto, al igual que los siguientes días, la Marxing Band del Patronato Municipal de música se ha encargado de guiar al público hasta el Baluarte de Sta. Lucía en un pasacalles.

¿Existe el llamado jazz mediterráneo? En este, como en muchos aspectos del jazz hay división de opiniones, pero ciertamente más allá del veraniego anuncio de cerveza hay algo especial en algunas músicas que a los que hemos nacido en sus orillas nos transporta mentalmente allí. Antes de grabar Son Mediterráneo en 1995, Ximo Tébar ya era uno de sus más fervorosos practicantes. Su idea es añadir la fiesta y alegrías mediterráneas a músicas como el blues y el jazz que tienen un punto de tristeza. Para celebrar sus 25 años de carrera y la grabación de Soleo se ha embarcado en una gira en la que no podía faltar su presencia en Eivissa Jazz, recordando que cuando el festival era conocido como Muestra Nacional de Jazz fue premiado dos veces como mejor solista (1989 y 1990). Para mi gusto un concierto un poco sobrado de electricidad, quizás porque tanto Son Mediterráneo como Soleo son bastante más acústicos y reposados. Salvando ese detalle, buena parte del público se lo pasó en grande viendo las evoluciones del guitarrista por el escenario, con una rapidez endiablada en sus manos y con Víctor Merlo y Vicente Climent dando la réplica necesaria, un destacable Luis Guerra al piano, y la nota exótica la aportó Will Martz –Will es Guille, uno de los hijos de Ximo– con su túnica dorada y los sonidos espaciales de su teclado. Algunos de los temas que nos interpretaron fueron “Soleo”, un interesante “Take Five”, –para mi gusto de lo mejor del concierto–, “En Aranjuez con tu amor”, o “Son Mediterráneo”, para acabar con un festivo “Pink Panther”. Una noche con dos conceptos muy diferentes de lo que es el jazz, pero ambos gustaron, que es lo importante.

 

 Fotografías: © José Luis Luna Rocafort. 2017
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes,2017




Eivissa Jazz 2017 ( I ): Big Band Ciutat d’Eivissa / Mariola Membrives Omega 20.16 (2017/09/06) [Festival]

XXIX Eivissa Jazz

  • Fecha: 6 de septiembre de 2017. 21:00. Concierto gratuito
  • Lugar: Plaça Comte de Rosselló (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Arturo Pueyo (clarinete); Wiebke Pahrmann, Santiago Ramírez, Alberto Aguilera, Penélope Tafur (trompetas); Nacho Marí, Muriel Grossmann, Celia Prieto, Jorge Ortiz, Ester Torres (saxos); Vicent Tur, Vicent Matoses, Pep Guinot (trombones); Chelu García (piano); Radomir Milojkivic (guitarra); Chema Pellico (bajo); Dani Marín (batería).
    Mariola Membrives “Omega 20.16”
    Mariola Membrives (voz), Oliver Haldon (guitarra), Oriol Roca (batería), Horacio Fumero (contrabajo), David Pastor (trompeta).

 

 

Entre el 6 y el 9 de septiembre ha tenido lugar la vigésimo novena edición del festival Eivissa Jazz, el cual ha tenido este año una interesante oferta complementaria. Para empezar, una exposición del colaborador de Tomajazz y compañero de fatigas en estas lides, José Luis Luna Rocafort. “Imatges en clau de jazz” (Imágenes en clave de jazz), es el nombre de la exposición y recoge dieciséis fotografías de artistas locales, nacionales e internacionales que han pasado por el festival entre 2013 y 2016, y permanecerá abierta del 5 al 22 de septiembre en el refectorio del ayuntamiento.

La primera jornada del festival fue gratuita, con dos propuestas muy distintas. Se encargó de abrir el fuego, como ya es habitual en las últimas ediciones, la Big Band Ciutat d’Eivissa. Continúa el sistema de años anteriores, una orquesta formada por alumnos y ex alumnos del Patronato Municipal de Música, con el refuerzo de profesores y amigos. Respecto al año pasado, algunas novedades: Arturo Pueyo (clarinete), Santiago Ramírez (trompeta), Chelu García (piano), Chema Pellico (bajo), y Dani Marín (batería). Temas de la era dorada de las Big Bands, BennyGoodman principalmente, además de Glenn Miller, Artie Shaw y Count Basie.

 

La orquesta sonó bien, con momentos de gran brillantez. Para empezar, al dinámico “In the Mood” le siguieron “Kansas City Shout”, “A String of Pearls” y “Red Bank Boogie”, al mismo nivel, con solos de Chelu García y Muriel Grossmann. Justo entonces, salió al escenario Arturo Pueyo, ibicenco afincado en Madrid y antiguo alumno del Patronato, continuando el concierto con piezas como “Clarinet a la King”, “King Porter Stomp”, “Back Bay Shuffle”, o Stompin’ at the Savoy”, con un Pueyo estupendo al clarinete y solos ocasionales de los mayores: Muriel Grossmann, Nacho Marí, Santi Ramírez y Vicent Tur –director de la Big Band–. En una de las pausas entre tema y tema, el clarinetista nos recordó lo fantástico que es que la gente acuda a festivales, pero también hay unas salas donde escuchar buena música. Para acabar, y no podía ser de otra manera en una noche dedicada a Benny Goodman, “Sing, Sing, Sing”, con Pueyo en su buena línea y un solo de Dani Marín que se llevó una gran ovación haciendo de Gene Krupa, con Chema Pellico y Radomir Milojkivic empujando como locomotoras al resto de la banda, y una sorpresa final, la aparición en el escenario de David Pastor –actuaba con el siguiente grupo– reforzando la sección de trompetas. De regalo y para acabar la diversión, “Woodchopper,s Ball”.

Tras la brillantez de la BBCE, pudimos disfrutar de una hermosa oscuridad, la recreación a cargo de Mariola Membrives de un disco fundamental en la música española: Omega, de Enrique Morente y Lagartija Nick, disco que celebra su vigésimo aniversario. Si el original ya era denso y un tanto oscuro, en Omega 20.16 Mariola y sus acompañantes –que pueden variar según la ocasión– nos ofrecen “Almas perdidas, muertos y dolor” recordando a Lorca. Dolor que se nos transmite desde las primeras notas de ese “Omega” con el que comenzaron su actuación. Horacio Fumero con una larga introducción al contrabajo, con parsimonia, preparando la aparición de Mariola sobre el escenario, descalza y de riguroso negro, agarrando los bajos de su vestido con el brazo izquierdo mientras con el derecho realiza gestos muy flamencos o lo proyecta hacia el público como queriendo transmitirles todo ese dolor y emoción que rebosa, con una voz que pasa del susurro al desgarro; se añaden los demás músicos, Oliver Haldon con la guitarra, David Pastor con un tenebroso sonido de trompeta casi de ultratumba y primeros aplausos tras un solo de Oriol Roca a la batería. Más que fusión entre estilos, diremos que toman elementos del flamenco y del jazz para crear algo que trasciende a ambas músicas.

Así, después de “Omega” fueron cayendo “Sacerdotes” y “Niña ahogada en el pozo”, ambas con una buena introducción a la guitarra; precioso dúo entre Mariola y Horacio en “Pequeño vals vienés” y esa letra con su punto álgido en ese “¡Ay!, ¡Ay ay ay!, que la cantante bordó; en “Aleluya” ocasión para el lucimiento del trío guitarra-contrabajo-batería; en “La aurora de Nueva York” es la trompeta la que se acerca al flamenco, con un David Pastor improvisando prácticamente todo el concierto y con un ululante sonido lejos del suyo habitual, más festivo y alegre; tema a gran altura, lo mismo que “Ciudad sin sueño”, con David Pastor a las palmas y Mariola recordándonos los versos inmortales de Lorca: “No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!”, preparando el camino para el final con “Manhattan”, versión que sonó con la fuerza de una apisonadora. Esta noche del 6 de septiembre Mariola Membrives y sus acompañantes conquistaron primero Manhattan, después Berlín, y cualquier ciudad que se hubieran propuesto, incluida esa coqueta plaza donde actuaron y que la ciudad ganó recientemente para sus gentes.

Sólo dos peros: un exceso de rumorosidad entre el público de las últimas filas –en las de delante casi no se parpadeaba de atención a lo que veían–, y uno o varios pájaros en el árbol situado sobre mí, pájaros que se dedicaron a bombardear el cuaderno en el que tomaba anotaciones, no sé si la música perturbó su sueño o fue de gusto por lo que escucharon. Afortunadamente mi camisa quedó impoluta.

Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2017
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2017




Eivissa Jazz 2017 (6 al 9 de septiembre de 2017) [Noticias]

Entre el 6 y el 9 de septiembre de 2017 tendrá lugar el Festival Eivissa Jazz 2017 con la actuación, entre otros, de MAP, Ximo Tebar “Soleo Band”, Malstrom, Marcin Wasilewski Trio, Kontxi lorente Trio, Mariola Membrives, Big Band Ciutat D’Eivissa y Eivissa Jazz Experience. Además de la presentación del documental Ibiza Jazz The Experience de Marco Torres, se podrá disfrutar de la exposición de fotografías ‘Imatges en clau de jazz. Eivissa Jazz 2013-2016’ de José Luis Luna Rocafort entre el 5 y el 22 de septiembre.

Toda la información en http://www.eivissa.es/portal/images/stories/pdf/2017FESTIVALEIVISSAJAZZ.pdf




Eivissa Jazz 2016 (y IV): Daahoud Salim Quartet / Rava New Quartet (2016-09-10) [Festival]

XXVIII Eivissa Jazz

  • Fecha: 10 de septiembre de 2016.
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    • Daahoud Salim Quintet
      Bruno Calvo: trompeta
      Pablo Martínez: trombón
      Hendrik Müller: contrabajo
      Sun-Mi Hong: batería
      Daahoud Salim: piano
    • Rava New Quartet
      Enrico Rava: fliscorno
      Francesco Diodati: guitarra
      Gabriele Evangelista: contrabajo
      Fabrizio Sferra: batería

 

Globalización bien entendida. Si siempre ha existido un elemento integrador entre personas de diferentes lugares, éste ha sido la música, y entre todas las músicas probablemente el jazz es la que más lo ha hecho desde sus inicios. Buena prueba de esto son los jóvenes componentes -entre 25 y 30 años- del quinteto de Daahoud Salim: una surcoreana, un alemán, un murciano, un gaditano y un sevillano con padre tejano, Abdu Salim, uno de los pioneros del jazz en Andalucía. Y como culminación de cuatro noches de buen jazz, el New Quartet de Enrico Rava.

001-daahoud-salim

002-sun-mi-hong

003-bruno-calvo

004-hendrik-muller

005-pablo-martinez

Las actuaciones de los ganadores en Getxo eran de siempre de las más esperadas, y este año se han vuelto a recuperar después de unos años de ausencia. No defraudó el Daahoud Salim Quintet desde el comienzo, con fuerza, con una Sun-Mi Hong dándole duro a los platos y Daahoud percutiendo el piano de igual manera, pero también nos ofrecieron seda, espiritualidad, disquisiciones a veces científicas, a veces filosóficas, para luego sumergirnos en los ambientes que este quinteto sabe crear. Tras esa introducción que nos ofreció el grupo, Daahoud se asomó al micro y comenzó a introducirnos cada tema que iban a tocar, “El Diablo existe pero su éxito es pasar desapercibido” en “El mayor truco del Diablo”; o “Cada estrella envía luz pero nos llega después de miles de años. Cada punto de luz en el cielo es un momento distinto del tiempo” en la magnífica “Historia del Tiempo”, para mí uno de los mejores momentos del concierto, un tema que empieza lentamente, con Bruno Calvo y Hendrik Müller “Enrique molinero” creando largas líneas de trompeta y contrabajo como esos rayos de luz que llegan desde lejísimos, una Sun-Mi Hong acariciando la batería con las escobillas, y un Daahoud Salim alternando fiereza y melodía; de repente, cuando la trompeta lanzaba sus rayos de luz en solitario, el campanario de la catedral marcó la hora lanzando diez destellos que mágicamente se sincronizaron con esa trompeta que sonaba en el escenario, escenario en el que cuando cesaron las campanadas, empezó a llegar la luz de otra estrella que se unió a la trompeta, el trombón de Pablo Martínez; la música fue subiendo de intensidad, hasta convertirse casi en un himno gospel que se fue desvaneciendo mientras nuestros espíritus se elevaban.

006-daahoud-salim

Para volver a tierra, nada mejor que el sonido de unos cencerros; y un tema como “Tráfico”, muy al estilo de “A Foggy Day” de Charles Mingus en “Pithecanthropus Erectus”, el pìano pegando bocinazos mientras trompeta y trombón juegan a simular velocidad, para volver a la calma con “Canción para Anna”, con un piano suave, suave, y un sutil acompañamiento de contrabajo para luego unirse todo el grupo en otro tema que nos emocionó; En “Hanni’ba-al” -por el general cartaginés- los vientos empezaron a soplar como elefantes mientras piano y batería iniciaban un duelo percusivo tal que tambores de guerra, al cesar ‘los elefantes’ de barritar, el contrabajo empezó a acelerarse y el tema siguió a trío hasta el final, final que llegó con el siguiente tema compuesto por Abdu Salim, “Blue Jae”, que comenzó con un piano muy bluesero para progresivamente acelerar el ritmo batería y contrabajo mientras callaba el piano y el tema entraba en unos aires muy Bop, con una conversación, o mejor un duelo entre trompeta y trombón, para volver luego al trío y terminar con otra ronda de vientos.

007-enrico-rava

008-francesco-diodati

009-gabriele-evangelista

010-fabrizio-sferra

Mientras todo esto sucedía sobre el escenario, Joachim Kühn había llegado discretamente para saludar a Enrico Rava. Cabía la posibilidad de que tocaran algo juntos, ilusión que se desvaneció cuando vimos que apartaban el piano. Llegó el momento, el trío que acompaña al genial trompetista italiano salió a tocar, Rava lo hico unos segundos después, empuñando un fliscorno que no soltaría en toda la actuación, sin saludos ni presentación de los músicos, tocando gran parte del concierto casi de espaldas al público o de medio lado. Quien esperara un sonido como el de trabajos tan aclamados como New York Days (ECM, 2009), o Tribe (ECM, 2011), descubrió que lo de ‘New Quartet’ tenía su razón de ser, un potente trío que ha dado nuevos aires al trompetista de Trieste, pero sin perder su sonido característico. Trío que en parte se nos había presentado en Wild Dance (ECM, 2015), con Enrico Morello por Fabrizio Sferra, pero como Sferra es habitual en otros discos de Rava, la novedad absoluta era el genial guitarrista Francesco Diodati.

011-enrico-rava

012-rava-new-quartet

Volvamos al concierto, casi sin solución de continuidad sonaron temas como “Chok Town”, “Diva”, “Wild Dance”, “F Express”, “Infant”, entre otros, el power-trio tocaba y tocaba, y Rava entraba cuando correspondía, hacía sus frases, paraba, y el grupo seguía tocando hasta que se marcaban algún solo, Rava volvía a entrar o se terminaba el tema, unos segundos de parada, aplausos y vuelta a empezar con el siguiente tema, otra vez el trío a tocar y Rava flotando entre ellos, en varios momentos la tensión crecía y crecía, un tour de force que subía hasta que estallaba en un clímax tremendo… y a empezar otra vez, ya fuera con guiños a Monk o al Miles más eléctrico, aunque en este caso la parte eléctrica la puso Diodati con su guitarra, pedales y botoncitos, ofreciéndonos una buena serie de efectos. Era casi medianoche y el concierto terminó con “Frogs” y “Lulu”, una balada “Para dormir. Para ir a la cama… con alguien”. El maestro sigue en forma a sus 77 años.

Quedaba la jam de ‘Sa Qüestió’ para quien quisiera seguir con la fiesta. Se acabó Eivissa Jazz 2016, como siempre presentado por José Miguel López, de Radio 3, que ofrecerá en su programa Discópolis las grabaciones de lo acontecido el año que viene, aproximadamente una semana antes del festival. Agradecimientos a técnicos de luces, sonido, a las chicas de la taquilla y las barras, al concejal Pep Tur y su equipo por el festival en general, que se ha saldado con muy buena nota, por recuperar al grupo ganador en Getxo y por detalles como establecer una zona acotada para personas con necesidades especiales, pero sobre todo, por eliminar la incertidumbre que teníamos otros años al acabar y no saber si al año próximo habría festival o no; la edición 2017 está asegurada y sabemos que ya se está trabajando en ello. ¡Hasta el año que viene!

 Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2016
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2016