365 razones para amar el jazz: una portada. Body Talk (George Benson) [84] [A New Perspective 03]

Una portada. Body Talk (George Benson. CTI, 1976). Fotografía de Pete Turner

Seleccionado por José Luis Luna Rocafort. Tercera entrega de la serie A New Perspective: una selección de portadas de jazz en las que la fotografía es el elemento central.

Con George Benson, Earl Klugh, Harold Mabern, Ron Carter, Gary King, Jack DeJohnette, Mobutu, Gerald Chamberlain, Dick Griffin, Jon Faddis, John Gatchell, Waymon Reed, Frank Foster, Pee Wee Ellis




Marc Cary: Rhodes Ahead Vol. 2 (Motema Music, 2015; CD)

Marc Cary_Rhodes Ahead Vol 2Rhodes Ahead Vol. 2 supone la continuidad de primer volumen de la serie que este músico publicó hace veinte años. Curiosamente se sigue manteniendo el trío original formado, además de Cary, por Terreon Gully a la batería y Tarus Mateen al contrabajo y bajo eléctrico. Con un gran bagaje dentro de la música electro-acústica y también con incursiones en el hip-hop, este teclista de Fender Rhodes y Hammond, ha construido su estilo próximo al jazz (a veces bastante lejano) a base de la repetición de loops y efectos técnicos. Oyendo su música se puede inferir que se acerca más al denominado world jazz. Además de teclados, contrabajo, batería, percusión, vientos y cuerdas, incluye instrumentos como el djembe y la tabla, lo que aporta un cierto toque exótico.

Entre los once temas que componen este Rhodes Ahead Vol. 2, “Beehive” de Harold Mabern es el más reconocible, aunque se ha transformado en una pieza groove bien trabajada por Cary y el trompetista Igmar Thomas. Si “7th Avenue North” tiene ciertos tintes de música bailable, “Astral Flight” se empapa de hip hop con batería y bajo eléctrico a pleno rendimiento. Por su parte, en “African Market” domina más la melodía. “You Can’t Stop Us” es claramente un tema funk.

Cary es un músico inusual, quizá bastante pretencioso, al que le gusta disfrutar con espaciosos ambientes sonoros, siempre dentro de los modernos sonidos urbanos. Un cóctel en el que también está presente el jazz, pero como un ingrediente más.

© Carlos Lara, 2015

Marc Cary: Rhodes Ahead Vol. 2

Músicos: Marc Cary (Fender Rhodes y Hammond B3), Igmar Thomas (trompeta), Aurelian Budynek (guitarra), Arun Ramamurthy (violín), Sharif Simmons (voz), Jabari Exum (djembe), Sameer Gupta (tabla), Tarus Mateen (bajos), Burniss “Earl” Travis II (contrabajo), Daniel Moreno (percusión) y Terreon “Tank” Gully (batería).

Composiciones: “Prelude to the Hit”, “Beehive”, “7th Avenue North”, “Essaouira Walks”, “Astral Flight 17”, “African Market”, “For Hermeto”, “Spices and Mystics”, “Below the Equator”, “You Can’t Stop Us Now” y “The Alchemist’s Notes”.
Todos los temas compuestos por Marc Cary, excepto “Beehive”, por Harold Mabern.

Grabado los días 3 y 5 de febrero de 2014 en Universal Music Studios en Hackensack (New Jersey). Editado en 2015 por Motema Music. M233950




Exposición When Lights Are Low por Esther Cidoncha


PORTADALIBROWHENLIGHTSARELOW

Esther Cidoncha vuelve a Tomajazz. El motivo es la publicación de su nueva obra When Light Are Low. Retratos de Jazz / Portraits in Jazz (La Fábrica. 2014. ISBN : 978-84-15691-81-5). Con tal motivo la fotógrafa ha seleccionado y comentado diez imágenes extraídas de su nuevo libro. Que ustedes las disfruten.
Pachi Tapiz

1. Orchestra Preservation Hall 2012_Pachi

De viaje por Nueva Orleans nuestro primer club de jazz visitado fue el legendario Preservation Hall. Antes del concierto navegamos en el barco a vapor Nachez, un paseo de cuatro horas por el grandioso e histórico río Mississippi viendo el atardecer azul-rosado del cielo. Es un local muy curioso que hay que conocer, imposible ir a Nueva Orleans y no acudir al Preservation Hall. Totalmente recomendable.

2. ArchieShepp2011_Pachi

Por fin cumplido mi deseo de fotografiar a uno de los músicos que más admiro por su trayectoria musical y por su compromiso con la raza afro-americana y luchador por la obtención de sus legítimos derechos. Estoy hablando de Archie Shepp que tocó en la ciudad alemana Offenburg en dúo junto al gran pianista alemán Joachim Kühn.

3. Cedar Walton Quartet 2012_Pachi

Una noche espléndida de verano, en uno de los mejores clubes de jazz de Nueva York, en el Dizzy’s Club Jazz Coca-Cola. Vistas impresionantes a Central Park. Conciertazo, copas. Un local más que recomendable. El cuarteto de Cedar Walton tocó como nunca.

4. Christian Scott 2010_Pachi

Y llegó el concierto de Christian Scott. A tan solo cinco minutos de mi casa andando, en el Club de Jazz Clamores. Me encanta este club, da gusto el buen trato y la cordialidad con la que te recibe su dueño Germán. Clamores se fundó en 1979 con la intención de recrear el espíritu jazzístico de los clubs americanos clásicos. Y realmente es un local donde te encuentras extraordinariamente bien. Siento que aquí se ama el jazz. Y siento que se me aprecia. ¿Puedo pedir más?

5. Ignaz Dinné 2010_Pachi

Ignaz Dinné nació en Bremen, en 1971. Hijo de un reconocido trombonista, Ed Kroeger, Dinné tiene un talento natural que ha sabido desarrollar estudiando y tocando junto a Wynton Marsalis, Clark Terry, Barry Harris, James Moody, Herbie Hancock, entre otros. Ignaz recibió una beca para estudiar en el prestigioso Berklee College of Music de Boston. Más tarde, se unió al Thelonious Monk institute of Jazz, siendo el primer europeo en conseguir este prestigio. Qué gran saxofonista y cómo disfrutamos aquella noche en Berlín.

6. DSC_7372 George Cables 2014_Pachi

El excelente pianista George Cables retratado a punto de salir a escena, asomándose a través del fondo del escenario, minutos antes de tocar con su grupo The Cookers. Adoro a Cables, maravilloso pianista y persona. Lo he fotografiado en Valencia hace bastantes años, en Nueva York en el club Small en 2012. Y este verano en el Newport Jazz Festival, qué gran encuentro.

7. DSC_7448 Billy Harper 2014_Pachi

Este saxofonista tenor de “influencia coltraneana” me dejó gratamente impresionada. La verdad es que no lo conocía. Ha tocado con grandes baterías como Art Blakey, Elvin Jones, Max Roach entre otros. Es miembro de la banda The Cookers junto a George Cables, Donald Harrison, Eddie Henderson, Billy Hart, Cecil McBee, y David Weiss.

8. Francesca Faro 2013_Pachi

Francesca Faro es una grandísima cantante de jazz. Suele tocar con la banda de swing de Emanuele Urso “The King Of Swing”. Es la segunda Nochevieja que la pasamos en el Gregory’s Club Jazz, de Roma. A ritmo de swing. Quizá repitamos este año, no hay lugar mejor para acabar y empezar un nuevo año.

9. DSC_8126 Harold Mabern 2014_Pachi

Sorpresa al ir al Village Vanguard en la Séptima Avenida de Nueva York y encontrarnos con el excelente pianista en trío Harold Mabern. Durante el concierto no se puede realizar fotografías para no molestar ni al público ni a los propios músicos. Así que en el descanso y a punto de empezar una segunda sesión le pude realizar esta imagen en el despacho del Village.

010. Benny Carter 1994_Pachi

Benny Carter pertenece a la leyenda del jazz con derecho propio como de uno de los grandes maestros del jazz. Precisamente le debemos a una de sus muchas y geniales composiciones el título de esta pequeña exposición virtual When Lights Are Low. Espero que la hayáis disfrutado.

 

Texto y fotografías: © Esther Cidoncha, 2014




Jimmy Cobb: The Original Mob (Smoke Sessions Records, 2014)

cobbCuando surge el nombre de Jimmy Cobb enseguida se deja sentir el eco amplificado de Kind of Blue, como si tan descomunal obra hubiera sido el único mérito contraído por el baterista norteamericano. Él participó en su grabación, y a gala ha de tenerlo tanto él como el buen aficionado, pero no por ello su dilatadísima trayectoria merece quedar desdibujada frente al imperio ejercido por tamaña obra y la alargadísima sombra de sus compañeros de aventura. Cobb suma ya ochenta y cinco años y muchas horas de escenario. Antes y después de Kind of Blue ha sido reclamado por la excelencia de la profesión jazzística y su solvencia resulta indiscutible. Desde luego no ha sido un revolucionario de la batería ni el mejor músico que han visto los tiempos pero sí un devoto de su oficio y un músico propicio para el proceso creativo, sobre todo en la interacción con otros músicos y en el establecimiento de toda clase de complicidades. También ha evidenciado un ojo excelente para la detección de talentos. Desde luego, se merece sin discusión alguna ese calificativo con el que es reconocido: leyenda.

Uno de sus proyectos, Jimmy Cobb’s Mob, ha servido siempre de amparo a algunos de esos músicos que ya acaparan interés y protagonismo en el jazz actual. Brad Mehldau, John Webber y Peter Bernstein encontraron hace dos décadas en Cobb un vehículo idóneo para abrirse en el cosmos musical. Él los tuteló sin ninguna clase de cautela y ahora, ya instruidos en la experiencia y el prestigio, no olvidan al maestro y le rinden la reverencia que se merece. Así lo demuestran participando en el nuevo disco de Jimmy Cobb, una grabación auspiciada por el sello Smoke Sessions Records e incorporada a la serie Smoke Sessions, que acoge ya en su seno a nombres como Louis Hayes o Harold Mabern, entre otros. La de Cobb se hizo también en el Smoke Jazz Club de Nueva York, aunque sin la presencia de público (rememorando, como reconoce Cobb, las viejas grabaciones en casa de Rudy Van Gelder). De esta manera, el registro disfruta de un acabado esencialmente orgánico y su entronización se manifiesta de manera plena gracias a las respectivas y solidarias contribuciones de los músicos protagonistas, de las que queda ausente el ejercicio del ego. Y precisamente ahí, en la interactuación de la que se jacta cada instante del disco, reside la mayor virtud de una propuesta alimentada por diez temas, dos de ellos (“Composition 101”, “Remembering U”) con firma de Cobb y tres más sometidos a la autoría de los demás componentes del elenco (“Unrequited”, de Brad Mehldau; “Minor Blues”, de Peter Bernstein; y “Lickety Split”, de John Webber). Los cinco restantes son standards recreados con evidente suficiencia y aportaciones riquísimas en matices, como todo el disco.

The Original Mob está brillantemente ejecutado, a la altura de sus protagonistas. Atrapa a la audiencia y la inunda de una suerte amplia de contentos. Cada uno de los músicos es, ahora mismo, un auténtico líder, una referencia del jazz contemporáneo. Sin embargo, no hay personalismos que oscurezcan el conjunto y sí aportaciones continuas que lo enriquecen. No cabe duda de que The Original Mob supone una aproximación al jazz de siempre, a su identidad, a su esencia, a través de la brillantez de sus ejecutantes, al talante creativo en que se empecinan y que da lustre a un disco en el que no podía faltar, en forma de solos, el subrayado de quien le pone nombre, de un Jimmy Cobb muy cómodo en compañía de músicos que insisten en poner acento a sus muchas cualidades.

No tiene desperdicio el disco desde una concepción global. Pero desmenuzado resulta mucho más apetitoso. Los músicos estrechan numerosos lazos a lo largo de toda la propuesta bien en conjunto (sirva “Lickety Split” como ejemplo aunque haya muchos más) bien de manera íntima (como la conversación entre piano y guitarra de “Composition 101” a la que luego se une Cobb o la exquisitez de “Unrequited” en forma de bossa que permite a piano, batería y bajo fundir sonidos) y siempre con el propósito de la satisfacción.

© L. Castellanos, 2014

Jimmy Cobb: The Original Mob

Músicos: Jimmy Cobb (batería), Peter Bernstein (guitarra) (excepto en el tema ‘Unrequited’), Brad Mehldau (piano), John Webber (bajo)

Temas: “Old Devil Moon”,”Amsterdam After Dark”, “Sunday in New York”, “Stranger in Paradise”, “Unrequited”, “Composition 101”, “Remembering U”, “Nobody Else but Me”, ‘Minor Blues”, Lickety Split”




Eric Alexander: Chicago Fire (HighNote, 2014) aka Rudy van Gelder [Veteranos en la brecha LIX] aka En La casa del Mundo LXXXI “Just One Of Those Things”

Eric Alexander_Chicago Fire_HighNoteEn Chicago Fire, la nueva grabación de Eric Alexander en High Note, el saxofonista rinde homenaje a la ciudad de Chicago, y en concreto a algunos de los saxofonistas de Windy City. Conociendo las inclinaciones estilísticas de este músico, está claro que entre los homenajeados no están ni algunos de los potentes sopladores de la AACM, ni tampoco nadie perteneciente a la interesante escena que ha surgido en esa ciudad a partir de la década de los noventa del pasado siglo. Quienes sí están son músicos como Eddie Harris, Sonny Stitt (que sin ser oriundo de esta ciudad pasó largas temporadas en la década de los cincuenta junto a Gene Ammons), Johnny Griffin o Von Freeman.

Participan en esta grabación el pianista Harold Mabern (con quien el titular estudió), su colega desde tiempos del instituto el baterista Joe Farnsworth, y el contrabajista John Webber. Un grupo de músicos que tiene una relación musical que se extiende a lo largo de varias grabaciones. El quinto pasajero es el trompetista Jeremy Pelt, que participa en tres temas.

El repertorio está compuesto por temas de Eric Alexander, Harold Mabern y unos clásicos más (“Just One Of Those Things”) o menos (“Save Your Love For Me”, “You Talk That Talk”, “Don’t Take Your Love From Me”) conocidos. La mejor manera de tratar ese sonido que retrotrae a la década de los cincuenta y sesenta, a la época gloriosa de un sello como Blue Note, fue contar con la participación de Rudy van Gelder en los mandos de la grabación, por supuesto en los estudios de Englewood Cliffs. Al estilo clásico, según se indica en las notas del CD, todos los temas publicados son o bien tomas únicas, o las primeras tomas.

No debe extrañar por tanto que el resultado es magnífico homenaje a Chicago y a una manera de entender el jazz muy concreta, en manos de un cuarteto/quinteto que no tiene ningún prejuicio en reivindicar y continuar con parte de la tradición jazzística de esta ciudad.

© Pachi Tapiz, 2014

Eric Alexander: Chicago Fire

Eric Alexander (saxo tenor), Jeremy Pelt (trompeta en “Save Your Love For Me”, “The Bee Hive” y “You Talk That Talk”), Harold Mabern (piano), John Webber (contrabajo), Joe Farnsworth (batería)

“Save Your Love For Me” (W.Johnson), “The Bee Hive” (H.Mabern), “Eddie Harris” (E.Alexander), “Just One Of Those Things” (C.Porter), “Blueski For Vonski” (E.Alexander), “Mr. Stitt” (H.Mabern), “You Talk That Talk” (L.Spencer), “Don’t Take Your Love From Me” (H.Nemo)

Grabado, mezclado y masterizado por Rudy Van Gelder en Englewood Cliffs, New Jersey, el 26 de noviembre de 2013. Publicado por HighNote en 2014.

Escuchar “Just One Of These Things” en La Casa del Mundo:




En breve: All That Jazz (Ruta 66, 309)

Ruta 66_309 portadaA nadie se le escapa la importancia de los conciertos (no confundir con el bolo aquí-te-pillo-aquí-te-mato) en el jazz. Los actuales son tiempos de autoproducciones para una gran mayoría de grabaciones, y por tanto lo ideal y lo habitual es que los grupos rueden sus repertorios previo a la grabación con unos cuantos conciertos para aprovechar al máximo el dinero invertido en el estudio. En Nueva York, el Smalls está haciendo de esa necesidad virtud por medio de la serie de discos titulados genéricamente Live At Smalls (SmallsLive). Jazzísticamente Nueva York es un universo en el que conviven desde el jazz más clásico hasta la vanguardia más rompedora. El Smalls se queda en un mainstream contemporáneo. Entre sus últimas grabaciones el pianista Harold Mabern da toda una lección de pianismo clásico a trío con temas de Erroll Garner, Wes Montgomery, un boogie propio, unas muy interesantes versiones de “Afro Blue” y “Sesame Street”, y un delicioso “I’m Walking” de Fats Domino. Otro grande de las 88 teclas fallecido este año, Mulgrew Miller, es integrante del cuarteto del trompetista Joe Magnarelli. De nuevo el repertorio son un par de temas propios y versiones (de Monk entre otros), que con una duración en torno a los 10 minutos permiten espacio para muy buenos solos y para que la música se desarrolle sin prisas. El trompetista Alex Sipiagin al frente de un quinteto en el que participan el pianista David Kikoski y el saxo Seamus Blake interpreta 5 temas de corte contemporáneo, brillantes como “Live Score” o el extenso (20 minutos) “Pass”. El saxofonista Will Vinson está al frente de un quinteto de lujo junto a Lage Lund (piano), Aaron Parks (piano), Matt Brewer (contrabajo) y el imprescindible Marcus Gilmore (batería). Temas propios, uno de Ellington y otro de Benny Golson para un CD que muestra a la perfección la excitación musical que puede surgir sobre el escenario de un club con los músicos en plena forma.En The Blue Room Madeleine Peyroux, habitual en los festivales de jazz, recrea Modern Songs… de Ray Charles. En 2013 ha desaparecido la osadía que supuso esta obra en su momento (en la que aparecían «Bye Bye Love» o «I Can’t Stop Loving You»), quedándose en una magnífica colección de grandes canciones completada con temas de Leonard Cohen, Warren Zevon o Buddy Holly que reivindican a esta cantante con una gran producción con sección de cuerdas e invitados de lujo (Larry Goldings y Vince Mendoza) incluidos.

© Pachi Tapiz, 2013

Publicado en el número 309 (Noviembre de 2013) de la revista Ruta 66.




Tomajazz recomienda… un libro: Three Wishes (Pannonica de Koenigswarter, 2008)

Three Wishes - Pannonica de KoenigswarterPannonica, Nica, la baronesa, la gran mecenas del jazz acogió en sus suites de hotel (y, posteriormente, en su casa de Nueva Jersey) a multitud de músicos de los años sesenta, con especial fijación por Thelonious Monk. A todos ellos les preguntó cuáles serían sus tres deseos (“Three Wishes”). Décadas tras la muerte de la heredera de los Rothschild apareció este libro con las respuestas publicadas junto a fotografías informales. No tiene precio ver a Miles Davis descamisado y abierto de piernas, a Monk durmiendo con un gato encima, a Harold Mabern y Teddy Wilson juntos, a Francis Paudras junto a Dexter Gordon (ironías del destino, este último acabaría interpretando en la película Round Midnight a un músico imaginario inspirado, entre otros, en Bud Powell, al que Paudras -también convertido en personaje del film- dio cobijo en París).

¿Y los tres deseos? Pues más allá de los típicos (dinero, dinero, amor, sexo y dinero), los músicos expresan su preocupación por la falta de trabajo y la escasa calidad del mismo, ofreciendo un retrato de lo que debió ser la época para un jazzman. Algunas respuestas provocan la carcajada, pero otras llegan al corazón. Completan la edición sendos textos introductorios del crítico Gary Giddins y de Nadine de Koenigswarter, nieta de la baronesa.

Por cierto, merece especial atención la primera fotografía del libro, justo tras abrir la tapa. Vaya miradita le echa Nica a Monk. ¿Algo más que atracción artística?

Pannonica de Koenigswarter – Three Wishes. An Intimate Look At Jazz Greats (Abrams Books; ISBN 978-0-8109-7235-3)