Pongo la tele, y una musiquilla pegadiza, misteriosa, casi cómica, llega a mis oídos antes que la imagen aparezca en la pantalla. Automáticamente la identifico. Es el tema principal de la película La Pantera Rosa. – ¡¡Mmmm!! Mancini ¡Cómo me gustaría poder escuchar más a Mancini! – Pienso.  Comienzo aContinúa leyendo