1

Razones para el jazz. Revista de Occidente, nº 93 (1989) [484]

Por Julián Ruesga Bono.

Vale la pena retomar y celebrar este número de Revista de Occidente dedicado al jazz. Desde que José Ortega y Gasset la fundara en 1923, Revista de Occidente, ha sido una publicación interesada en las corrientes más innovadoras del pensamiento y la creación artística y literaria de Europa y América; además, ha sido un importante catalizador y difusor de la cultura española en todo el mundo hispano. La revista inició su cuarta y actual etapa en 1980 y desde entonces se han publicado más de 400 números. En febrero de 1989, dedicó su número 93 al jazz.

El índice está compuesto por diferentes aproximaciones, tanto a la música como a la cultura jazz, escritas por autores españoles. “Un viaje sin plano” de Mariano Antolín Rato, “El jazz y la ficción” escrito por Antonio Muñoz Molina, “El efecto jazz” firmado por Gonzalo Abril, “El sonido de un símbolo” de Ildefonso Rodríguez, “Nica o el sueño de Nica” por Ebbe Traberg, “Disquisición de un maniático” de José Ramón Rubio, “El arte que borbotea en la marmita” por Javier de Cambra, y “Diez poemas” de Gustavo Domínguez –dedicados a diez músicos de jazz, más las ilustraciones de Pedro Arjona, completan el contenido del número dedicado al jazz. Además, el volumen contiene otros artículos, entre los que cabe destacar el ensayo de Clifford Geertz, “Estar aquí: ¿de qué vida se trata al fin y al cabo?”, páginas 85-108, sobre la construcción del texto etnográfico.

Como digo, volver a releer el monográfico casi treinta años después vale la pena. La perspectiva del tiempo en la inevitable comparación con el presente da para mucho. Una publicación singular, a tener en cuenta en la bibliografía histórica sobre el mundo del jazz en España. Unas observaciones lúcidas y atinadas sobre el jazz a finales de los años ochenta en nuestro país.

Seleccionado, disfrutado y diseccionado por © Julián Ruesga Bono, 2018




XIX Festival Internacional de improvisación Hurta Cordel [Noticias]

Anthony Braxton © Sergio Cabanillas, 2007

Anthony Braxton © Sergio Cabanillas, 2007

Anthony Braxton
© Sergio Cabanillas, 2007

Entre el 22 y el 25 de enero de 2015 se celebrará en La Casa Encendida (Madrid) el XIX Festival Internacional de improvisación Hurta Cordel. Al igual que ha ido ocurriendo a lo largo de las ediciones anteriores, tendrán lugar conciertos y otras actividades relacionadas con la música improvisada. En cuanto a los primeros, la figura central para esta edición es el saxofonista y compositor Anthony Braxton que actuará al frente del Anthony Braxton Diamond Wall Quartet el sábado 24. La orquesta FOCO actuará el domingo 25, dirigida en esta edición por Llorenç Barber. Al igual que en años anteriores, habrá la oportunidad de asistir a los ensayos de esta formación, que cada año actúa dirigida por un nuevo director. Finalmente Chefa Alonso realizará una conducción con la Orquesta Carníval, que está formada por doce músicos, un poeta y dos bailarinas. Será el viernes 23. Esta artista a su vez presentará el libro Enseñanza y aprendizaje de la improvisación libre. Propuestas y reflexiones (sábado 24). El poeta y músico Ildefonso Rodríguez presentará el domingo 25 el libro-disco Inestables, intermedios. El jueves 22 Francisco J. García Ruiz presentará Entender la música improvisada. Un acercamiento al análisis de la improvisación libre. La última de las actividades será la proyección, el jueves 22, del documental sobre Fred Frith Step Across The Border (Nicolas Humbert y Werner Penzel. Alemania-Suiza, 1990. 90’. VOSE).

A pesar de los recortes impuestos por la crisis, el Hurta Cordel de este año es nuevamente una oportunidad que los aficionados a la libre improvisación no deberían dejar pasar.

Texto: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2007

XIX Festival Internacional de improvisación Hurta Cordel
Del 22 al 25 de enero

Conciertos
Orquesta Carníval
Día: Viernes 23 de enero
Lugar: Patio
Hora: 22:00
Entrada: 5 euros

Anthony Braxton
Día: sábado 24 enero
Lugar: Patio
Hora: 22:00
Entrada: 5 euros

Concierto de la Orquesta FOCO
Día: Domingo 25 de enero
Lugar: Patio
Hora: 22:00
Entrada: 5 euros

Presentaciones
Entender la música improvisada. Un acercamiento al análisis de la improvisación libre
Día: Jueves 22 de enero
Lugar: Sala Audiovisuales
Hora: 19:00
Entrada libre hasta completar aforo

Enseñanza y aparendizaje de la improvisación libre. Propuestas y reflexiones
Día: Sábado 24 de enero
Lugar: Sala Audiovisuales
Hora: 19:00
Entrada libre hasta completar aforo

Inestables, intermediarios
Día: Domingo 25 de enero
Lugar: Sala Audiovisuales
Hora: 19:00
Entrada libre hasta completar aforo

Proyección
Step Across the Border, de Nicolas humbert y Werner Penzel
Día: Jueves 22 de enero
Lugar: Sala Audiovisuales
Hora: 20:00
Precio: 3 euros

Otras actividades
Ensayo de la Orquesta FOCO conducida por Llorenç Barber
Día: Sábado 24 de enero
Lugar: Auditorio
Hora: 12:00
Entrada libre hasta completar aforo




Villamajazz 2014: un año el jazz manouche y Villamañán. Por L. Castellanos

Villamañán (León) reverencia un año más al jazz manouche

El Villamajazz alcanza este año su novena edición, dura tres días (del 5 al 7 de septiembre) y cuenta con trece conciertos

cartel Villamajazz 2014

Joaquín Tejedor, un abogado leonés que huye del estrés propio de su oficio gracias a su afección a la guitarra, se acabó convirtiendo a la causa de Django Reinhardt y el manouche tras su paso por la Escuela Municipal de Música de León. Fue allí, bajo su amparo, donde nació el grupo en el que acabó integrándose, Swing Combo, y al que hoy sigue dedicándole muchos de sus desvelos y fue allí también donde ratificó su definitiva consagración al ritual del swing. Tejedor procede de un pueblo, Villamañán, de apenas mil habitantes. Lo siente con especial hondura y alardea continuamente de él. Era cuestión de tiempo que sus dos grandes pasiones, su tierra y el manouche, acabarán estrechando particulares lazos. Fue hace nueve años cuando decidió abrir los rincones de Villamañán a la música de sus sueños y lo que entonces parecía un simple capricho ahora mismo es ya un festival con todas las de ley que pone su subrayado principal al jazz manouche sin renunciar por ello a otras texturas sonoras de raíz fundamentalmente jazzística.

 


Tributo Grappelli

Tributo Grappelli



 

Pero que nadie se espere un festival al uso, dominado por las solemnidades habituales y esas celebraciones que tantas distancias marcan. En Villamañán se vive el jazz al pie de calle, con los músicos tocando en las aceras y a un palmo del público y siempre bajo el dominio de un contexto, los rincones del pueblo, que concede a todo el conjunto una aureola singular. El Festival de Jazz se entrelaza con las habituales celebraciones de La Virgen de la Zarza y se integra en la realidad cotidiana del público con absoluta naturalidad. Joaquín Tejedor se encarga, año tras año, de labrar programaciones que abunden en el interés de la gente y fomenten la vocación participativa y abierta de una muestra que echa de la imaginación para caracterizarse y cuadrar sus cuentas. Aunque el Ayuntamiento de Villamañán y la Diputación de León hacen sus respectivas aportaciones, es el propio festival el que asume la mayor parte del presupuesto con la comercialización de su ‘merchandising’, camisetas y chapas que la gente de Villamañán luce con orgullo hasta la conclusión de la programación, lo que concede una nota de color al ambiente que allí se respira. La liebre que sirve de icono a la muestra se multiplica en estos días colgada de los pechos de una audiencia que con el paso de los años ha ido multiplicándose. Cada edición se ha identificado con un color. La de este año corresponde al azul y este será mayoritario en este tiempo de fiesta en Villamañán por el efecto de su festival de jazz. La acción imprevista de los músicos participantes, esas jam sessions que se prolongan durante la noche y hasta el clarear el día, es otra de las señas de identidad de un festival que se alarga durante todo un fin de semana (el de este año se inicia el 5 y concluye el 7 de septiembre), que hace una apuesta sin ambages por lo cultural sin renunciar a su aroma más festivo y que reivindica de manera permanente el marco popular que lo alberga. El festival lo organiza Joaquín Tejedor sin personalismos y este se expone como resultado de un empeño común y solidario en el que todo el mundo acaba implicado.

 


3 Gatos Swing



 

La edición de este año, la novena, vivirá una programación más copiosa que nunca. Trece conciertos la pueblan. Por supuesto, el manouche constituye su soporte principal pero a su alrededor brotan otras propuestas (y hasta una rareza, un concierto de rockabilly a cargo de un grupo local, The Kickers) que le sirven de complemento nutriente. Algunos grupos repiten. Forman parte del paisaje de este festival. Su presencia resulta innegociable. Es el caso de bandas leonesas como 3 Gatos Swing, suma de manouche, vals mussette y canción popular francesa, y Tri Ful Jazz, trío entregado a un jazz que rinde tributo sobre todo al bop y el hard y que este año someterá sus claves a un puñado de las canciones más emblemáticas de la historia del pop-rock provincial. No puede faltar tampoco a su cita con el Villamajazz Aguardiente Swing, ese grupo alicantino al que en Villamañán se le reverencia y cuyos conciertos se sumergen en toda clase de alicientes y a los que la gente acude, parte disfrazada, con ánimo de saborearlo al máximo. Su actuación de este año cuenta con un añadido especial, la participación del clarinetista Chema Peñalver, quien, no cabe duda, conferirá un color especial al tradicional sonido manouche de la formación levantina.

 


Ildefonso Rodríguez

Ildefonso Rodríguez


La cosa arranca el 5 de septiembre en la Plaza Mayor. Allí Ildefonso Rodríguez, nombre de referencia del jazz leonés, pronunciará la charla de inauguración para un rato más tarde armarse de su saxo e integrarse en la actuación del Quinteto Cova Villegas, veterana formación leonesa con más de dos décadas de trayectoria que se maneja en los territorios del post-bop, el free y las vanguardias y que encuentra en la voz de Cova Villegas una de sus grandes referencias. Su último disco, Free Space, grabado en un antiguo pajar, dará sustento y contenido a su concierto. También se aleja de la órbita ‘gypsy’ The Smart Set Trio, cuyos componentes (el pianista Javier Bermejo, el contrabajista Andrés Lizón y el contrabajista Curro García) serán también protagonistas de un concierto de jazz para niños.

 


Vippers Quintet

Vippers Quintet



 

Swing habrá en ese espectáculo de danza que ha organizado la versátil artista leonesa Rosario Granell, ‘Las chicas de la danza’, y swing también encerrará la música de Rädio Lulú (el encuentro de los talentos del guitarrista Emilio Saiz y la cantante Leticia Robles), en este caso en contacto con otros estilos. Swing le sobra al grupo vallisoletano Le Soir o al trío Tributo Grappelli, proyecto del violinista Raúl Márquez.

El programa se completa con los concursos del David Regueiro Swingtet, banda del guitarrista gallego David Regueiro que presentará en Villamañán su disco …On Stage, y Viper’s Quintet, acompañado por la cantante Carol Dubois.

© L. Castellanos, 2014

IX Festival de Jazz de Villamañán. “Villamajazz 2014” (Swing Festival)

Viernes 5 de septiembre de 2014

  • 20:15: Charla de Inauguración a cargo de Ildefonso Rodríguez en la Plaza Mayor.
  • 20:30:Concierto del Grupo Quinteto Cova Villegas en la Plaza Mayor.
  • 23:30: Concierto de los Grupos Rädio Lulú y Le Soir en la Plaza La Leña.

Sábado 6 de septiembre de 2014

  • 14:00: Concierto de 3 Gatos Swing la Plaza La Leña.
  • A partir de las 16:00: Espectáculo Djs French Connection junto con Las Chicas de la Danza.
  • 18:30: Concierto ‘Jazz para niños’ en la Plaza La Leña.
  • 20:00:Concierto de Viper’s Quintet & Carol Dubois en la Plaza Mayor.
  • 22:30: Concierto de The Kickers en la Calle Nueva (frente a las escuelas de Villamañán).
  • 24:00 (Después de los fuegos artificiales):Concierto de los Grupos ‘Aguardiente Swing’ y Tributo Grappelli en la Confluencia de la Calle Mayor con la Calle La Amargura.

Domingo 7 de septiembre de 2014

  • 12:30: VI Master Class de Batería a cargo de Ángel González en la Plaza La Leña.
  • 14:00:Concierto simultáneo de Tri Full Jazz y The Smart Set Trio en la Plaza Mayor.
  • 20:00:Concierto de David Regueiro Swingtet en la Plaza Mayor.

 




Fruta extraña: la poesía española del jazz. Entrevista con Juan Ignacio Guijarro. Por Pachi Tapiz

Fotografía © Asunción Rodríguez Lingarto

Fotografía © Asunción Rodríguez Lingarto

La Fundación José Manuel Lara publicó a finales del año 2013 en su colección Vandalia la antología Fruta extraña. Casi un siglo de poesía española del jazz editada por Juan Ignacio Guijarro. En ella este profesor titular de Literatura Inglesa y Norteamericana de la Universidad de Sevilla reúne las obras de cerca de 130 poetas españoles, relacionadas con el jazz. Estos van desde Emilio Carrere (nacido en 1833) a Rodrigo Olay (de 1989), seleccionando poemas escritos a partir de 1919 hasta la actualidad (el más reciente es de 2013). Pachi Tapiz entrevistó por correo electrónico a Juan Ignacio Guijarro.

fruta-extraña-casi-un-siglo-de-poesía-española-del-jazz-180x300Pachi Tapiz: En la nota de prensa del libro indicas que el libro surge como una propuesta del profesor Jacobo Cortines y también de una asignatura del Máster de Literatura Comparada de la Universidad de Sevilla en la que se trabajaba sobre las relaciones entre Literatura y Música. ¿Fue muy difícil convencer a la editorial –la Fundación José Manuel Lara- que publicase esta antología?

Juan Ignacio Guijarro: Lo cierto es que, por suerte, el propio profesor Cortines es el Director de la Colección Vandalia, y estimaba que esta antología encajaba perfectamente con otras que han publicado con anterioridad: sobre la Guerra Civil, sobre toros, Ultraísta, Nueva York, y otras.

Pachi Tapiz: ¿Cuándo comienzas a interesarte entre la relación del jazz con la poesía –española o no?

Juan Ignacio Guijarro: En serio, cuando tengo que plantear los textos a impartir en mis clases del Máster de Literatura Comparada sobre las relaciones entre la literatura y el jazz.

Pachi Tapiz: ¿Recuerdas cuál fue el primer poema que te llamó la atención acerca de la relación entre poesía y jazz?

Juan Ignacio Guijarro: Por mi formación, los primeros poemas sobre jazz que me atrajeron son todo de literatura estadounidense, textos como la famosa elegía a Billie Holiday de Frank O’Hara, “El día en que murió Lady Day”, o el repertorio infinito que Langston Hughes (el gran poeta de las letras afroamericanas) escribió entre los años veinte y sesenta. Ya en lengua española, los primeros poemas que me interesaron posiblemente fueran clásicos como “Jamboree” de Manuel Vázquez Montalbán, o “Canción para Billie Holiday” de Pere Gimferrer.

Pachi Tapiz: ¿Tienes en mente, o te gustaría realizar una antología de poesía sobre jazz hispanoamericana en español?

Juan Ignacio Guijarro: Es un proyecto que, en efecto, me gustaría intentar acometer en el futuro. De hecho, en un principio nos planteamos la posibilidad de incluir poesía hispanoamericana en el volumen, pero luego vimos que iba a resultar inviable, al haber tantos textos escritos en España.

Pachi Tapiz: De la antología, ¿hay algún autor o motivo que por uno u otro motivo se ha quedado fuera? Por falta de permiso, por la extensión de la obra…

Juan Ignacio Guijarro: He tenido que dejar fuera bastantes poemas, pero por problemas de extensión o por criterios estéticos. Por suerte, no ha habido problema en cuanto al permiso de los autores o sus herederos.

Pachi Tapiz: De los poetas que trabajan en la actualidad sobre esta temática, ¿nos puedes dar algún nombre que no deberíamos perdernos?

Juan Ignacio Guijarro: Aunque haya varios autores muy interesantes, se puede destacar a Joan Margarit (poeta catalán con un extenso sobre jazz tan extenso como sugerente, que incluso ha recitado poemas con el trío de Perico Sambeat), a Ildefonso Rodríguez (saxofonista, además de poeta), a Luis Artigue o al Miguel D’Ors.

Pachi Tapiz:¿Cuál es tu poema preferido de esta recopilación?

Juan Ignacio Guijarro: Es casi imposible destacar un poema concreto, me temo.

Pachi Tapiz: Es cierto que es difícil seleccionar un solo poema… así que si aumentamos el número, ¿podrías seleccionarnos una decena –o una docena si todavía se te quedan cortos diez poemas- para hacer una especie de top ten de poemas jazzísticos?

Juan Ignacio Guijarro: Aunque las listas no sean mi fuerte, creo, puedo destacar poemas que, por diferentes motivos, son de destacar en la antología, por orden de aparición: “Los negros” de Jorge Guillén; “Norma y paraíso de los negros” de Federido García Lorca; “Jazz-Band” de Concha Méndez; “La trompeta de Beckett”, de Gabriel Celaya; “Spiritual, con la trompeta de Louis Armstrong” de Salvador Espriu; “Se parecen” de Juan Eduardo Cirlot; “West 52nd Street” de José Mª Fonollosa; “Solo de trompeta” de Francisco Brines; “Destrucción” de Joan Margarit; “Persecución y asesinato de Billie Holiday” de José Mª Álvarez; “Alrededor de la medianoche: Thelonious Monk” de Ildefonso Rodríguez; “Bird” de Eduardo Jordá; o “Cuando escuchas a Chet Baker” de Antonio Lucas, entre otros muchos que podrían mencionarse.

Texto: © Pachi Tapiz, 2014
Fotografía: © Asunción Rodríguez Lingarto




Quinteto Cova Villegas: free space (Clamshell Records. Serie Vector, 2013) [En “La Casa del Mundo” (LV)]

quinteto-covavillegas-portada-final-cmyk-300x267

Free Space de la cantante Cova Villegas (artista en la órbita de Ildefonso Rodríguez, Chefa Alonso y Víctor Díez, integrantes de Sin Red), lidera un disco variado, pero sobre todo valiente. Variado por las referencias: Dave Holland (el del genial Conference Of The Birds); Jemeel Moondoc y Frank Lowe, dos primeras figuras del free jazz, quizás no demasiado reconocidas a nivel populer; Duke Ellington: ¿qué añadir sobre este compositor, pianista y director de orquesta?; la gran cantante Jeanne Lee, la música tradicional -que ha sido una buena fuente de inspiración para el jazz- que en este caso es asturiana, e incluso el bolero… Pero más allá de estas influencias está la valentía de aunarlas en una grabación, la valentía de abrirlas a la improvisación de sus compañeros (Cy Williams a la guitarra, Diego Gutiérrez a la batería, Jorge Frías al contrabajo e Ildefonso Rodríguez a los vientos). Y cómo no la valentía (aunque no sea totalmente suya, sino también del incansable Pablo Correa de Clamshell Records) de publicarlo en los tiempos que corren en España. Sin embargo, todos esos elementos en el fondo no son más que los ingredientes de la grabación. Lo importante es lo bien ensamblado que suena en su totalidad, salvo el bolero “Un poco más”.

Es curioso este mundo del jazz, lleno de valientes. Mientras la industria del disco está en un momento penoso, en 2013, en España, un disco de jazz libre grabado en Leon se publica desde Albacete. El asunto tiene un cierto toque de humor manchego propio de Muchachada Nui (¡Nuiiiii!).

© Pachi Tapiz, 2013

Cova Villegas Quinteto: free space (Clamshell Records. Serie Vector, 2013) ****

Escuchar el último programa de la temporada 2012-13 de La Casa del Mundo:
“Conferencia de los pájaros”
Cova Villegas Quinteto
Free Space
Clamshell Records, Serie Vector (2013)




Derek Bailey: La improvisación. Su naturaleza y su práctica en la música (Ediciones Trea, 2010) [Extracto. Libro]

Extracto de La improvisación. Su naturaleza y su práctica en la música de Derek Bailey. Reproducido con permiso de Ediciones Trea.


El jazz nos proporciona un buen ejemplo de los peligros del mimetismo en una música que es en gran medida improvisada. R. Strinavasan habla del mismo problema en relación con la música india: «El enemigo es la mera imitación sin inspiración, que es lo que convierte al arte en algo vivo». La tendencia a la copia, el predominio de la imitación en todas las formas de la improvisación idiomática, parece haber conducido, en el campo del jazz, a una situación en que todo el género se identifica cada vez más con el estilo interpretativo de un puñado de músicos. Curiosamente, el número de modelos aceptables parece disminuir con el paso del tiempo. El estilo interpretativo de los demás, la gran mayoría de los músicos, se identifica invariablemente asociándolo con alguno de los «grandes» de su instrumento, o haciendo referencia a él: se dice que alguien toca como tal o cual maestro y eso es todo lo que se necesita saber sobre un nuevo músico. De hecho, en el mundo del jazz es habitual encontrar réplicas absolutamente idénticas de los estilistas más conocidos. Nadie se engaña, por supuesto, con estas imitaciones, salvo quizá el imitador[1], pero la situación se acepta y se considera normal. Una alta proporción de la música que se toca es casi totalmente imitativa.

Esto, que tal vez sea uno de los principales inconvenientes de cualquier música improvisada, surge, por supuesto, de prácticas intrínsecas a ella. En primer lugar, el método de aprendizaje de cualquier improvisación idiomática conlleva unos peligros evidentes. Está claro que los tres pasos sucesivos que, en principio, forman parte de este método —elegir un maestro, asimilar sus conocimientos por medio de la imitación práctica y desarrollar un estilo y un enfoque individuales a partir de ahí— suelen quedarse en dos, omitiendo el paso más difícil, el último. Imitar el estilo y adquirir la técnica instrumental de un instrumentista famoso que muy probablemente sea un virtuoso no es nada fácil y, una vez se consigue, puede proporcionar a un músico importantes satisfacciones. Una de ellas, no poco relevante, es la admiración de aquellos músicos que no han tenido tanto éxito al intentar lo mismo que él. En el mundo del jazz, decir de alguien que «suena igual» que un músico conocido suele considerarse un elogio. Por lo tanto, la presión para conformarse con no ser más que un buen imitador es bastante fuerte. El segundo peligro está en la búsqueda de autenticidad.

Un músico que busca la autenticidad suele evitar fácilmente caer en el formalismo cuando se expresa de forma espontánea. También el elemento natural de innovación y creatividad de la improvisación lo aparta de ese riesgo. Sin embargo, cuando se rompe el equilibrio entre estas dos fuerzas —la preocupación por la autenticidad de la música y la naturaleza esencialmente investigadora de la improvisación—, la música se inclina hacia uno de los dos lados, avanzando en una dirección totalmente innovadora o convirtién¬dose en una parodia inconsciente de sí misma.

Es innegable que algo fue mal con el equilibrio del jazz. La creatividad quedó cada vez más en manos de un pequeño grupo de «innovadores», mientras el resto se dedicó simplemente a imitar a los maestros.

Nota: [1] Hay una anécdota de Lester Young que parece improbable pero seguramente sea cierta. Uno de sus admiradores, un saxofonista tenor cuya forma de tocar se basaba exclusivamente en la de Lester, hizo un largo viaje para escuchar a su ídolo. Young, un músico magníficamente impredecible, no tocó como era habitual en él. El discípulo, enfurecido, le gritó: «¡Tú no eres tú, yo soy tú!».

© Herederos de Derek Bailey, 1980, 1992, 2010
© de la traducción, Mariano Peyrou, 2010
© de la ilustración de cubierta, Jorge Pérez, 2010
© de la edición en castellano: Ediciones Trea, S.L.

Derek Bailey. La improvisación. Su naturaleza y su práctica en la música
Prólogos de Ildefonso Rodríguez y Agustí Fernández
Traducción de Mariano Peyrou
Ediciones Trea
Colección: Trea Artes
Formato 12 x 20 cm
276 páginas
ISBN 978-84-9704-530-8
Año 2010
PVP 25,00€