Gysler / Pérez / Nick Trío & Patxi Valverde (Jazzazza Jazz Club – Murcia. 2018-10-19) [Concierto]

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 19 de octubre de 2018
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club
  • Grupo:
    Gysler / Pérez / Nick Trío & Patxi Valverde
    Patxi Valverde: saxo tenor
    Evaristo Pérez: piano
    Cédric Gysler: contrabajo
    Raphael Nick: batería

El pasado 19 de octubre tuvo lugar uno de los conciertos del trío Gysler / Pérez / Nick, en una formación de cuarteto junto con al saxofonista Patxi Valverde, dentro de la gira europea que les ha llevado por Suiza, Francia y España. En nuestro país han visitado algunos de los locales de jazz más emblemáticos como Jamboree, Jimmy Glass, Jazz Club El Mussol y Jazzazza Jazz Club, entre otros, para presentar su nuevo proyecto que lleva el sugerente nombre de A Little Part Of Everyone. El grupo ofreció un repertorio ecléctico que recogía varios temas registrados en discos anteriores, tanto del trío como de Valverde, además de otras piezas todavía inéditas que pasarán a formar parte de su próximo trabajo discográfico.

La banda inició la sesión con “The Last Call”, una composición original de Valverde, que fue expuesta con decisión por la compacta sección rítmica y la melodía del saxo tenor. Valverde y Pérez fueron los solistas protagonistas en el desarrollo de esta dinámica pieza. El tema “Three Years Ago”, incluido en el primer álbum del saxofonista, Looking Forward (Ammus Records, 2012) planeó elegante sobre la delicada base armónica del piano y el elocuente acompañamiento del contrabajo, marcado por los sutiles y ajustados toques del baterista. Cada componente del grupo aportó sus composiciones al repertorio, como en el caso del tema “Minor Something” del baterista Raphael Nick, en el que todos los músicos participaron con sus diferentes improvisaciones, lo cual le otorgó una gran pluralidad emocional a la pieza. Uno de los temas más elaborados fue “Mountain Walk” del pianista Evaristo Pérez, que da titulo al disco grabado por el trío, Mountain Walk (Unit Records, 2017). El ambiente etéreo de la introducción dio paso una bella exposición melódica compartida entre el piano y el saxo tenor, que recordaba a aquellas composiciones del gran pianista sueco Esbjörn Svensson. El contrabajo de Gysler fue el primero en arrancar en las ruedas de solos, con envolventes fraseos y un sonido bien temperado. Pérez protagonizó aquí un solo cargado de lirismo y fogosidad, mostrándonos su excelente y fluido manejo del piano, dejando la parte final al saxo tenor para despedir la pieza con la intensidad necesaria. La primera parte del concierto acabó con otra partitura inédita de Valverde, “Song For Mauricio”, dedicada a un amigo del compositor. El vigor y la frescura del tema elevaron la atmósfera del local, generando efusivos aplausos y vítores.

El segundo set del recital comenzó con “Brise”, del contrabajista Cédric Gysler, a un tempo vertiginoso, cuya ejecución solo es apta para los más preparados, en el que lucieron las incursiones del saxo tenor y un brioso despliegue del baterista. El éxtasis que acompañó a la larga introducción del pianista en el tema “Élégant Éléphant”, de Pérez, dejó lugar a la exposición del saxo y el piano, en una partitura en la que los dos principales solistas volvieron a cautivar con su rica y audaz expresividad. La balada “Fissures” de Gysler, fue acogida con un respetuoso silencio, contagiando a los presentes de un aura sosegada y melancólica, en la que no faltaron los tenues y precisos arreglos de saxo, piano, contrabajo y batería. El alegre y animoso “Shagg” de Raphael Nick, a ritmo de funky jazz, contó con las vivaces improvisaciones de piano y saxofón, además de una notable muestra del baterista, contundente y ágil en la dirección de su instrumento. Otro de los momentos álgidos de la sesión llegó con el estreno de una partitura llamada “Lupo’s House” de Patxi Valverde, dedicada a un lugar donde, en palabras del compositor, el arte y en especial la música están siempre vigentes. Los ritmos latinos y el swing se fusionan en un todo bien elaborado, para dar rienda a los sucesivos solos de saxo, contrabajo y piano. También hubo un espacio de homenaje con el standard “My Shining Hour” (Harold Arlen / Johnny Mercer), último tema del concierto, antes de despedirse con un bis, “Slide Blues” de Evaristo Pérez, cerrando así una de las veladas más interesantes de las que han pasado por Jazzazza Jazz Club.

La unión de este póker de músicos augura un futuro prometedor para el grupo, que irá consolidándose conforme a sus próximos trabajos. Démosle tiempo al tiempo.

 

Tomajazz.
Texto: © José Antonio García López, 2018
Fotografía: © Jazzazza Jazz Club




Eric Revis Quartet (Jazzazza Jazz Club, Murcia. 2015-05-23)

VIII Ciclo de Jazz 1906

  • Fecha: 23 de mayo de 2015.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes:
    Eric Revis Quartet
    Eric Revis: contrabajo.
    Chad Taylor: batería.
    Bill McHenry: saxo tenor.
    Darius Jones: saxo alto.

_RMX1124 copia

Qué mágica y extraordinaria actuación la del Eric Revis Quartet en el club Jazzazza, en uno de los diversos conciertos programados en el Ciclo 1906 de Jazz. La particular trayectoria artística del contrabajista Eric Revis nos puede dar una pista del porqué de su especial gusto por las formas más modernas del género jazzístico. Así lo demuestran sus tres últimos trabajos discográficos como líder: Parallax (2012, Clean Feed), City Of Asylum (2013, Clean Feed), y el más reciente In Memory Of Things Yet Seen (2014, Clean Feed), en el que basó buena parte del repertorio. Su tendencia vanguardista le viene, en cierto modo, de las influencias de otros grandes jazzmen que fueron precursores, en su tiempo, de una forma distinta de hacer y crear en el jazz. Tomemos como ejemplo al saxofonista Ornette Coleman y al pianista Sun Ra, y más recientemente a músicos como Oliver Lake o Kris Davis, entre otros. Revis ha sido miembro de importantes formaciones de jazz: Tarbaby -la más reciente-, es una de ellas; y también ha trabajado junto a Branford Marsalis, Orrin Evans, Steve Coleman, o el guitarrista Kurt Rosenwinkel, además de participar en más de una veintena de discos.

_RMX1096 copia

Puntuales a la cita, los cuatro miembros del grupo llegaron al club, seguramente algo mermados por el cansancio de los viajes entre ciudades, lo cual no influyó en el buen desarrollo del concierto, que realizaron en un solo pase de casi una hora y media de duración. “The Tulpa Chronicles, Pt. 1- Poem” y “The Tulpa Chronicles, Pt. 2- Ephemeral Canvas”, fueron los temas elegidos para iniciar la sesión, dos movimientos cortos unidos a modo de suite, con la que el cuarteto fue mostrando sus primeras intenciones ante un público exigente, entendido en su mayoría, y nada neófito, salvo excepciones, y a pesar del tipo de música en cuestión. Apoyándose en una tonalidad con pocas variaciones, los vientos fueron introduciendo sonidos suaves y otras veces desgarradores, arropados por las dinámicas sutiles, y a veces enérgicas, del baterista y del contrabajista. La música de Eric Revis es arriesgada y audaz, te atraviesa como un torrente musical dejándote una huella inspiradora que hay que masticar lentamente o simplemente sentirla y dejarte llevar. “Ayanna” de Revis, incluida en el álbum Tales Of The Stuttering Mime (2004, 11:11 Records), fue otra de las piezas que formaron el repertorio, junto a otros temas: “African Song”, de Bill McHenry; “Song For Ayani” de Chad Taylor; y “Roosevelt” de Darius Jones, en las que destacaron sus respectivos compositores.

_RMX1112 copia

El cuarteto dedicó una parte del concierto al excelente saxofonista Johnny Hodges, interpretando dos piezas suyas: “Wiggle Awhile” y “I’n Be There”, adaptadas al estilo del jazz contemporáneo en las que el saxo alto de Darius Jones sonó espléndido, con elocuentes y vertiginosos fraseos. El walking del contrabajista, apoyado por la contundente batería de Taylor, dio entrada a un último tema llamado “Unknown”, un fluido y largo diálogo entre los saxofones, tenor y alto, con improvisaciones intensas y bien construidas.

Revis, nos ofreció su faceta más hacendosa y vanguardista, con un palpable sentido del groove, en la que los músicos solistas revelaron su poderosa maestría con una gran creatividad y expresividad, cargada de energía y sabiduría, en una noche de reflexión para los amantes del buen jazz.

Texto: © José Antonio García, 2015
Fotografías: © Rafa Márquez, 2015




Pasión por el Jazz: un día con Cifu. Por José Antonio García

Cifu Pasion por el jazz Foto por Rafa Marquez

No he conocido a nadie tan ilustrado, en lo concerniente al jazz, como a Cifu. Su sabiduría, generosidad y dialéctica sobre el género musical, rebasaban el tiempo y el espacio, dejándote la sensación de estar ante una persona apasionada por su trabajo.

Tuve la grata ocasión de conocerle en la primavera de 2013 cuando aceptó, gustosamente, la invitación del club Jazzazza para venir a Murcia, a la presentación del I Jazzazza Festival. Su presencia en los medios informativos y en los diversos actos que tuvieron lugar ese día fue trascendental, dando ánimo a los presentes y apoyando la iniciativa cultural en todos sus aspectos. La jornada fue larga y dio de sí lo suficiente para poder entablar con él varias conversaciones, no solo referentes a la música, a la situación del jazz en nuestro país y a las vicisitudes por las que atraviesan los músicos de jazz, entre otros temas, porque con él se podía hablar de todo. Una persona verdaderamente agradable e inteligente.

Las palabras se quedan cortas para expresar mi agradecimiento y el de miles de seguidores por el gran legado que nos dejado, no solo material, sino también espiritual. Un mensaje que nos alienta para seguir luchando por la cultura, en general, y por la música, en particular, tomada como un puente que acerca y une a personas de todo el mundo, sin barreras ni artificios.

Cifu, tiene un lugar merecido en la historia del jazz, junto a las grandes figuras que la han hecho posible. A través de sus programas de radio, conferencias y escritos, nos acercó a un mundo para muchos desconocido, a base de esa vitalidad, constancia y amor por su trabajo, un ejemplo de vida ofrecida para todos. Su huella es imperecedera.

Gracias maestro por todo lo que nos has dado.

Texto: © José Antonio García, 2015
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013




Oliver Lake & Tarbaby “The Eric Dolphy Project” (VII Ciclo Jazz 1906, Jazzazza, Murcia. 2014-04-19)

VII Ciclo de Jazz 1906

  • Fecha: 19 de abril de 2014.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Oliver Lake & Tarbaby
    Oliver Lake: saxo alto.
    Orrin Evans: piano.
    Luques Curtis: contrabajo.
    John Betsch: batería.

Comentario:

Hay ocasiones en las que uno no tiene más remedio que quitarse el sombrero, hacerle honor a alguien, y aceptar lo evidente ante tanto derroche de conocimiento y maestría. Tal es el caso de la formación Tarbaby, liderada por el veterano saxofonista norteamericano Oliver Lake, que acudió al club Jazzazza dentro de los conciertos programados en el VII Ciclo de Jazz 1906.

 Oliver Lake

Oliver Lake es un músico consagrado, además de compositor, poeta y pintor, con una gran carrera jazzística y una, no menos, extensa discografía, más de treinta discos liderados y otros tantos como colíder y colaborador. El cuarteto lo completaba el pianista Orrin Evans, el contrabajista Luques Curtis, en sustitución de Eric Revis, y el baterista John Betsch, en lugar de Nasheet Waits, dos músicos extraordinarios que demostraron estar a la altura de sus compañeros durante toda la sesión, aportando una gran solidez en la sección rítmica.

 Orrin Evans

La dilatada experiencia de Lake se impuso desde los primeros compases, dando buena prueba de ello nada más comenzar el concierto. El sonido del saxo alto, unas veces sosegado y otras desgarrador, según la tensión requerida, fue inundando el espacio con fraseos bien calculados del saxofonista, concisos, y a veces largos y vertiginosos, en ricos diálogos con el resto de la sección rítmica, arropado sobre todo por el contrabajo y la batería.

 Luques Curtis

Lake tocó y dejó tocar, variando, por momentos, el formato inicial de cuarteto en un trío de piano, contrabajo y batería, que deleitaron al público con sus propias improvisaciones, destacando las ingeniosas y sugerentes ideas musicales de Orrin Evans, y la impecable interacción entre Luques Curtis y John Betsch.

 John Betsch

En el homenaje al saxofonista Eric Dolphy, el cuarteto desplegó algunos temas con sello propio como “Rolling Vamp” de Oliver Lake; “M.B.B.S”, del pianista Orrin Evans; y “O” de Eric Revis, de marcado estilo free jazz, así como varias composiciones del homenajeado: “245” y “The Prophet”, entre otras.

 

Fue éste un concierto desbordante y espléndido, todo un lujo musical al alcance del oyente más exigente, que pudo disfrutar del eclecticismo, la fuerza y la enérgica expresión de uno de los músicos más emblemáticos del jazz mundial, Oliver Lake. Seguro que al gran Dolphy le llegaron los sonidos de esta excelente sesión, allá donde se encuentre.

 

Texto: © José Antonio García López, 2014
Fotografías: © Rafa Márquez, 2014




Jochen Rueckert Quartet featuring Mark Turner (Jazzazza Jazz Club, Murcia, 2013-05-31)

  • Fecha: 31 de mayo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Jochen Rueckert: batería.
    Mark Turner: saxo tenor.
    Lage Lund: guitarra eléctrica.
    Matt Penman: contrabajo.

Comentario:

jochen rueckert quartet

Magnífica despedida, del festival Jazzazza Fest. 2013 en Jazzazza Jazz Club, protagonizada por el grupo Jochen Rueckert Quartet, un cuarteto de gigantes del jazz contemporáneo llegados directamente desde la gran manzana neoyorquina, lugar donde actualmente se forja el mayor despliegue artístico y musical del género jazzístico. El baterista alemán, Jochen Rueckert, presentó su último disco titulado Somewhere Meeting Nobody (Pirouet, 2012) ante un aforo completo de músicos, seguidores y aficionados que disfrutaron del proyecto y de la calidad de los artistas que le acompañan  en esta gira europea. Nada más y nada menos que el saxofonista tenor, Mark Turner (Ohio) figura reconocida del jazz con una fuerte personalidad sonora y compositiva, demostrada en numerosos trabajos discográficos, bien como líder o colaborador; el guitarrista de origen nórdico, Lage Lund, considerado uno de los mejores músicos de su generación, y el contrabajista neozelandés Matt Penman, un músico muy solicitado en las formaciones y proyectos más vanguardistas que se están generando actualmente en la escena del jazz más innovador. Todos ellos, incluido Rueckert, son líderes de algunas formaciones y tienen infinitas colaboraciones con una larga lista de renombrados músicos de jazz, tan extensa que llenaría más de la mitad de esta reseña únicamente con sus nombres, entre ellos: Marc Copland, Kurt Rosenwinkel, Seamus Blake, Aaron Parks, Ben Street, Bill Stewart, Bobby Hutcherson, Nicholas Payton, Dave Douglas y Joe Lovano, por citar a algunos.

 

jochen rueckert

 “Yellow Bottoms”, fue el tema elegido para iniciar el primer set del concierto, una pieza a ritmo de swing medio alto, marcada por la batería de Rueckert y el contrabajo de Penman, muy compenetrados y atentos a las incursiones de sus compañeros de formación. Las originales improvisaciones de Turner, Lund y Penman no tardaron mucho en aparecer, dejando en el aire los primeros signos de lo que sería una actuación extraordinaria, en cuanto al contenido temático, las formas musicales, y al elegante manejo de los cuatro componentes. Con el vamp final del tema enlazaron el principio de  “Bridge And Front”, una composición fluida cuya suave exposición estuvo a cargo del saxofonista, dejando paso al solo del contrabajista, diestro y preciso en sus fraseos. Lund y Turner protagonizaron también parte de la pieza con excelentes improvisaciones, partícipes de esa alquimia sonora que el cuarteto iba creando paso a paso. La balada titulada “Bess” transmitió un clima sosegado y etéreo, en la que el saxofonista y el guitarrista efectuaron ajustados solos, a cual de ellos más profundo y elocuente. La intensidad más acentuada llegó con la pieza llamada “Allo Plasty”, un tema introducido a tiempo lento que fue convirtiéndose en un complejo diálogo entre saxofón y batería, apoyados por la consistencia del contrabajista y las ricas fórmulas armónicas del guitarrista, plagada de acordes  abiertos y fluidas maneras al borde de lo virtuoso.

mark turner

La segunda parte comenzó con “The Cook Strait”, una partitura en la misma línea que los temas anteriores, en la que Rueckert planteó uno de los pocos solos de batería que escuchamos durante el concierto, casi al final del tema. Jochen Rueckert es un extraordinario baterista, firme, bien apostado en su instrumento, enérgico y flexible en las maneras, con grandes cualidades, idóneo para llevar las riendas de este proyecto compartido con los tres pesos pesados del jazz que le acompañan. Llevados por el ritmo del contrabajo y la batería, en “Café Rommel” volvieron a lucir las improvisaciones de guitarra y saxofón, manejándose con intensos fraseos dentro y fuera de la estructura armónica, en los que a veces predomina el concepto interválico. Con “Somewhere Meeting Nobody”, tema que da título al reciente álbum, y  “Eggshells”, una partitura realizada a ritmo vertiginoso, en la que Turner desplegó todas sus rápidas habilidades, creando momentos de gran intensidad, llegaron a la parte final del concierto. Lund y Rueckert tuvieron también aquí su espació, con un espléndido discurso del guitarrista y un esperado solo de batería que dejó entusiasmados al atento público presente. Los aplausos y vítores tuvieron su recompensa transformada en un bis final, una adaptación del tema llamado “To Hare And The Hold”, de la banda británica Depeche Mode. Un final apoteósico de una actuación memorable en todos los sentidos, sobre todo por el contenido del repertorio musical y la condición de los miembros del cuarteto.

 

lage lund
matt penman
 

Oportunidad única de escuchar a estos cuatro fenómenos del género, que espero volver a encontrar en tiempos venideros, y larga vida a este joven festival que inicia su aventura apostando por una música de gran calidad, avalada por prestigiosos músicos de la esfera jazzistica nacional e internacional.

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: ©Rafa Márquez, 2013




Jorge Pardo “Huellas” (Jazzazza Jazz Club, Murcia, 2013-05-25)

Ciclo de Jazz 1906

  • Fecha: 25 de mayo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Jorge Pardo: saxo tenor y flauta.
    Josemi Carmona: guitarra.
    Pablo Martín Caminero: contrabajo.
    José Ruiz Motos “Bandolero”: percusión.

Comentario:

 jorge pardo

El último concierto en Jazzazza del Ciclo de Jazz 1906, integrado a su vez en la programación del festival Jazzazza Fest. 2013, estuvo protagonizado por el saxofonista madrileño Jorge Pardo, que presentó su reciente trabajo llamado Huellas (Cabra Road, 2012) posiblemente el proyecto más atípico y con mayor proyección de su larga carrera musical. Premiado en enero de este año como mejor músico europeo del año 2012 por la academia de jazz francesa (Académie du Jazz Française) el galardón significa, aparte del premio en sí, un merecido reconocimiento a toda una labor artística de muchos años, nada menos que cuatro décadas dedicadas al arte de la música. El carismático compositor continúa siendo, para los que somos conocedores de toda o buena parte de su amplia trayectoria y discografía, una figura audaz y relevante de la escena musical nacional y también de fuera, más allá de nuestras fronteras. Un músico que ha conseguido reunir las esencias y las influencias de dos géneros musicales, el jazz y el flamenco, agrupándolos en una forma sonora única, propia y diferente. En formato de cuarteto, acompañado por Josemi Carmona a la guitarra, Pablo Martín Caminero en el contrabajo y José Ruiz Motos en la percusión, deleitaron con su música a un aforo completo y expectante,  deseoso de escuchar este mágico proyecto adaptado para la ocasión, ya que en la grabación original del disco participan numerosos artistas y seria casi imposible contar con la presencia de todos ellos en reducidos escenarios. De hecho, el repertorio de Huellas esta  diseñado para que funcione en varios formatos.

 pablo martin

El arranque del directo lo encabezó el tema llamado “Zapatito”, una bulería poderosa marcada por el contundente pulso de la sección rítmica en la que el saxofonista desplegó sus habilidades con decisivos fraseos, un anuncio de lo que iba a deparar una sesión continuada como ésta, de más de hora y media de duración. Una vez hechas las presentaciones la formación encaminó la siguiente pieza, arrancando a ritmo de soleá, en la que el guitarrista realizó una preciosa introducción en solitario tras la que se fue sumando el resto del grupo, desarrollando largas improvisaciones con el saxo tenor, el contrabajo y la guitarra. El contrabajista Pablo Martín realizó aquí una de sus mejores incursiones musicales, además de un sostén rítmico impecable, pero no sería la única a lo largo de la actuación. Sí pudiéramos asistir en distintos días a varias sesiones de este mismo proyecto, con los mismos músicos, nos daríamos cuenta de la riqueza experimental que lleva consigo este trabajo y sería raro, por no decir imposible, escuchar un mismo tema expresado idéntico en un momento anterior, cada concierto es distinto. Las  composiciones tienen vida propia, y las improvisaciones son un elemento importante para adornarlas con nuevos y diferentes matices cada vez que se interpretan. Es creatividad en estado puro. La cita continuó con “El faro”, una rumba-songo, iniciada con una introducción  de  Jorge Pardo a la flauta travesera. Uno de los solos más lucidos en este tema fue el del percusionista José Ruiz, que desempeñó un papel crucial en el cuarteto, enérgico y trascendente.

 josemi carmona

“Puerta del Sol Expreso” es una zambra guiada al comienzo por el contrabajista  Pablo Martín, que inicio el tema en solitario con una introducción en la que citó un fragmento de Bach, antes de dar paso a la exposición melódica del saxo tenor compartida con la guitarra de Josemi Carmona. Un tema lento y nostálgico en el que participaron los principales solistas con extensas incursiones, intercalando pasajes y fraseos de gran belleza. De nuevo a la flauta, el líder construyó una larga introducción con variaciones, basada en la famosa suite de Manuel de Falla, “El amor brujo” (Danza ritual del fuego) arropado solamente por la percusión, que enlazaron con una bulería llamada “Sanlúcar – Mojácar”, en la que participó toda la formación, incluido el percusionista con una descarga rítmica entregada y visceral. El final de la sesión culminó con dos piezas más a modo de bis a petición del público presente, cerrando así un concierto extraordinario que acercó a los oyentes a las raíces de la música popular española, rica fuente de la que bebe todo el proyecto.

 jose ruiz

Las palabras de esta corta reseña comparadas con lo sublime de la actuación se quedan cortas a la hora de expresar los acontecimientos, así que recomiendo a los interesados que si tienen la oportunidad de escuchar en directo este gran proyecto en cualquiera de sus formatos, trío, cuarteto, sexteto o big band, no se lo pierdan por nada del mundo. El apasionado hechizo y el duende que transmiten esta asegurado. Salud y jazz.

 

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013

 

 




Javier Colina Cuarteto (Jazzazza Jazz Club, Murcia, 2013-05-18)

  • Fecha: 18 de mayo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Javier Colina: contrabajo.
    Ariel Brínguez: saxo tenor y soprano.
    Albert Sanz: piano.
    Daniel García: batería.

Comentario:

 javier colina

La música de jazz que se hace en España debería ser divulgada y mostrarse sin prejuicios, ante la falta de esa evidente y necesaria consideración y valoración con la que se le ha determinado desde hace tiempo en este país por parte de algunos sectores oficiales de la cultura, dando por sabido que el jazz y los músicos de jazz españoles son muy apreciados y considerados en otros países como es el caso del músico premiado recientemente en Francia, el saxofonista madrileño Jorge Pardo. Hay que revindicar el excelente jazz que existe en nuestro país y la gran calidad de músicos españoles como Perico Sambeat, Albert Vila, Javier Vercher, Albert Sanz, Esteve Pi y muchos otros que trabajan en este género musical universal, así como los buenos proyectos jazzísticos que salen a la luz todos los años, de la creatividad y de las manos de nuestros músicos. Sin irnos muy lejos, el  ejemplo lo tenemos en la persona del gran contrabajista Javier Colina (Pamplona) al que he tenido la suerte de escuchar en directo en diversos conciertos y en otras formaciones. El escenario del club Jazzazza acogió al grupo de Colina dentro de la programación de su primer festival Jazzazza Fest. 2013, que en esta ocasión estaba formado por el saxofonista cubano Ariel Brínguez,  Albert Sanz al piano y el baterista Daniel García, conformando de este modo un cuarteto de lujo que dio mucho de sí mismo en cuanto a entrega artística, musicalidad y lenguaje, como pudimos comprobar a lo largo de la actuación.

 ariel bringuez

Sin una fórmula concreta, no siempre necesaria, con la que se pudiera etiquetar el tipo o el estilo de música del repertorio, la actuación navegó por diferentes estilos y ritmos, entre el jazz americano, las músicas de raíces populares latinas, el flamenco, y los ritmos africanos y colombianos, bajo la perspectiva continua del jazz, usando los mecanismos musicales que caracterizan este género con una gran dosis de personalidad en las formas, en el uso del lenguaje y en el sonido que cada uno de los componentes aporta dentro de la banda, elementos que Javier Colina sabe manejar con elegante buen acierto y esmero. “African Lullaby” de Dave Holland, realizado a trío de contrabajo, batería y saxofón, fue el primer tema con el que arrancó la sesión, para continuar con “Eighty One” de Ron Carter, en el que pudimos escuchar las primeras improvisaciones de piano, saxo tenor y contrabajo. Los ritmos afro-colombianos marcaron la siguiente pieza, “You Don’t Know What Love Is” de Gene de Paul, en la que Brínguez optó por el saxo soprano para realizar la exposición de la partitura, desarrollada luego con los solos de piano de Albert Sanz, ágil y sugerente en sus diálogos, y posteriores improvisaciones de sus compañeros de grupo. La balada llamada “Novia mía” del cantante y guitarrista cubano José Antonio Méndez, dejó un soplo de nostálgico romanticismo en el ambiente, a tenor de los solos de improvisación del pianista y del contrabajista, sutiles, elocuentes y limpios en la construcción de sus fraseos. Para terminar esta primera parte del concierto eligieron el standard “”Epistrophy” de Thelonious Monk, un tema rápido en el que participó todo el grupo con sendas y poderosas descargas y solos musicales, mostrando las generosas habilidades de cada uno.

 albert sanz

Los ritmos latinos y africanos siguieron siendo protagonistas de la sesión en la pieza llamada “Cinco hermanas” y “De Gnawa”, esta última procedente de la música magrebí, introducida a golpe de contrabajo, a la que fueron incorporando batería,  saxo soprano y finalmente piano, hasta formar una exquisita cadencia musical con claras influencias norteafricanas. De vuelta a la música cubana, deleitaron al público con una nana a ritmo de congo-tango llamada “Belén” del compositor cubano Eliseo Grenet, en la que destacaron los solos de Sanz, Brínguez y Colina, a cual de ellos más transmisor y expresivo, apoyados por el baterista Daniel García, que realizó una labor impecable en el transcurso de toda la sesión. Uno de los temas más brillantes del concierto fue el bolero “Verdad amarga”, de la compositora Consuelo Velásquez, balada profunda y elocuente que protagonizó Ariel Brínguez con el sonido redondo y afable de su saxo tenor. El concierto llegaba a su fin con “Soy Califa” del saxofonista Dexter Gordon, una espléndida versión a ritmo caribeño que desarrollaron con extensas y enérgicas improvisaciones de piano, saxo tenor y batería. El aforo quería más y el cuarteto ofreció un bis, en forma de balada, despidiéndose agradecidos a los vítores y aplausos de los presentes.

 daniel garcia

Un magnifico proyecto, liderado por uno los músicos más emblemáticos de la escena jazzística nacional e internacional, que dejó claras sus preferencias musicales en torno al jazz y a la música latina, abogando más por los ritmos calientes, poderosos y telúricos, en los que Javier Colina se proyecta de forma honesta en su elemento, como un pez en el agua. En una reciente entrevista de la revista digital JazzTK, Ariel Brínguez decía lo siguiente: “hay una estrecha relación entre la forma en que tocamos un instrumento musical y lo que somos como personas”. Cuánta verdad hay en estas palabras que expresan la hermosa esencia del músico en su más alta cualidad.

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013

 




T.J. Jazz Quartet (Jazzazza Jazz Club, Murcia)

  •  Fecha: 11 de mayo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    T.J. Jazz: voz y baile.
    Jorge Vera: piano.
    Guido Farusi: contrabajo.
    Jimmy Castro: batería.

Comentario:

T.J. Jazz 2

Las buenas propuestas musicales en directo dejan en la memoria del oyente un recuerdo casi imperecedero, tanto y más si la actuación va acompañada por la diversión, la emoción general, la participación del aforo, y sobre todo de un buen sonido y unos excelentes músicos, acontecimientos y elementos que se dieron durante el concierto de la cantante norteamericana T.J. Jazz, que presentó su proyecto llamado Armstrong y el jazz de New Orleans, en el primer festival de jazz (Jazzazza Fest 2013) que organiza el club Jazzazza, en el que incluye temas del emblemático trompetista de jazz. La vocalista incorpora también el baile de claqué (tap dance) en su alegre y bien trabajado show musical. En esta ocasión llegó acompañada de tres reconocidos músicos de la escena del jazz en nuestro país: el pianista Jorge Vera, Guido Farusi al contrabajo y Jimmy Castro en la batería, un triangulo musical rítmico, armónico y melódico que la cantante dirigió con talento, y una contagiosa y genial empatía.

 Jorge Vera

El standard “Bye Bye Blackbird” (Ray Henderson) fue el tema con el que iniciaron la primera parte de la sesión, en la que tocaron diversas y variadas piezas de jazz como “Yes! We Have No Bananas” (Frank Silver y Irving Cohn) tema que hiciera famoso el cantante Eddie Cantor allá por el año1923, y otro standard “Autumn Leaves” (Joseph Kosma) cantado en francés y desarrollado con cuidadas improvisaciones del pianista y el contrabajista. Ritmos de swing y baladas protagonizaron este primer contacto de la vocalista, acercándonos a las raíces del jazz, en el que la voz de T. J. Jazz sonó limpia, cálida y poderosa con su particular timbre, rememorando, a veces, la onda de otra diva del jazz, la cantante Billie Holiday, con la que incluso comparte un gran parecido físico. En “I’m Beginning To See The Light” de Duke Ellington, a swing, destacaron de nuevo los solos de Jorge Vera, pianista con gran destreza técnica y buen manejo del lenguaje, y del contrabajista argentino Guido Farusi, preciso y comedido en su función dentro del grupo. El baile y la música de jazz siempre han ido unidos de la mano desde los comienzos del género, explicó la líder vocalista como introducción a la última pieza de este set “I Can’t Give You Anything But Love, Baby” de Jimmy McHugh, en la que utilizó el tap dance, acompañando al grupo y a manera de un instrumento solista más.

 Guido Farusi

Buena parte del repertorio estuvo basado en canciones destacadas de los musicales y revistas de Broadway de principios del siglo XX, como “Love For Sale” de Cole Porter, tema en el que la cantante hizo gala de su buena interacción con el aforo presente, paseó entre los asistentes y consiguió subir la temperatura del local hasta alturas insospechadas, entre risas y algarabías, con su especial personalidad. La sesión continuó con otro clásico de la época, “Ain’t Misbehavin” del pianista Fats Waller, un tema cantado y reconocido en la voz del homenajeado Louis Armstrong. Las sorpresas van inherentes en el trabajo de la cantante, otra ocasión para deleitar al público con la canción “El día que me quieras” de Carlos Gardel, interpretada en español, y “Who will be” de Pablo Beltrán Ruiz, versión en inglés a ritmo latino. La labor del baterista sevillano Jimmy Castro no pasó desapercibida, siendo protagonista y cómplice en los momentos más álgidos del concierto, muy atento a los desarrollos que marcaban sus compañeros de grupo. La exitosa actuación terminó con “Over The Rainbow” (Harold Arlen) un final apoteósico para un concierto diferente tanto en su forma como en su contenido. Un paseo por los clásicos del jazz guiado por la experiencia y sabiduría de la figura más vivaz y carismática del momento en el entorno jazzístico nacional e internacional.

 T.J. Jazz

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013




Presentación de Jazzazza Fest. Murcia 2013 (Molinos del Río, Murcia, 2013-04-30)

  • Fecha: 30 de abril de 2013
  • Lugar: Molinos del Río (Murcia)

Comentario:

 217501_10200462926127980_1059791606_n

La jornada de presentación a los medios informativos del primer festival de jazz “Jazzazza Fest. Murcia 2013”, organizado por Jazzazza Jazz Club, se inició a mediodía con la exposición del programa y rueda de prensa del festival en el salón de actos del museo Los Molinos del Río de la capital murciana, contando con la estimable presencia del reconocido periodista de RNE y crítico de jazz Juan Claudio Cifuentes (Cifu) que apoyó con sus palabras la excelente programación del festival en los diversos actos que estaban concertados para ese día. El periodista comentó también, durante las diferentes entrevistas y emisiones radiofónicas, la necesidad de este tipo de iniciativas privadas, como alternativa de apoyo a la promoción y divulgación del jazz en nuestro país, destacando la dignidad y consideración que el género musical tiene en países europeos como Francia, Reino Unido, Alemania y otros. En la mesa de presentación estuvo también el presidente de la Asociación de Jazz de Murcia (Zarangojazz) José Antonio García, y el profesor de música y compositor Patxi Valverde, colaboradores en algunas actividades del festival como la Maratón de Música “De tres a tres”, doce horas de música continua en la que participan músicos de jazz de toda la región y un concierto didáctico de jazz para niños “Menudo Jazz” y talleres con monitores.

 941938_10200462926847998_1569265307_n

Entrada la tarde, la cita seria con Onda Regional de Murcia (ORM) dedicando un programa especial a la presentación del festival, con la presencia y la voz de Juan Claudio Cifuentes en los estudios de la emisora. Cifuentes destacó de nuevo el gran nivel y calidad de los conciertos y artistas que estarán en el Jazzazza Fest. Murcia 2013, TJ Jazz, Javier Colina, Jorge Pardo, Mark Turner y otras grandes figuras de la escena jazzística nacional e internacional, hablándonos un poco de cada uno de ellos. Con la ilusión del proyecto y motivados por el apoyo de Cifuentes y colaboradores,  el trío de Patxi Valverde ofreció un pequeño concierto en el club Jazzazza, pasada la medianoche, con la presencia de nuevo del periodista.

 JUAN CLAUDIO CIFUENTES

Una agotadora, pero provechosa jornada en la que disfrutamos todos los participantes, sobre todo de la generosa compañía del maestro y gran comunicador del jazz, Juan Claudio Cifuentes, todo un lujo tenerle entre nosotros.

PATXI VALVERDE

Gracias, Cifu, en nombre de todos los que te admiramos y reconocemos tu labor. Salud y jazz.

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez  , 2013




Nani García Trío (Jazzazza Jazz Club, Murcia, 2013-04-20)

  • Fecha: 20 de abril de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes :
    Nani García: piano.
    Simón García: contrabajo.
    Miguel Cabana: batería.

Comentario:

nani garcia

El tercer concierto en el club Jazzazza, programado dentro del Ciclo 1906 de Jazz, contó con la presencia en escena del trío liderado por el pianista y compositor gallego Nani García, que inició aquí su gira nacional presentando su  nuevo trabajo discográfico titulado Renaissance (Xingra Records, 2012), fruto de los últimos años dedicados a la búsqueda de una música más cercana al lenguaje y a los elementos del jazz, en un intento de reinvención de sí mismo con el que da otro paso más en su evolución musical. Reconocida también su labor como compositor de bandas sonoras para películas, De Profundis y Arrugas, García ha realizado, en esta reciente grabación, una incursión subjetiva en los estilos bebop y hardbop del jazz, a los que añade su propia paleta de colores musicales sin dejar de lado sus orígenes galaicos. Para la actuación vino acompañado de dos excelentes músicos: el contrabajista Simón García y el baterista Miguel Cabana, los mismos que han colaborado en la grabación del disco.

 simon garcia

El grupo encabezó el concierto con  “Lúa de Abril”, una composición del pianista con la que fueron aclimatando el ambiente musical de la sala. Cabana lució aquí sus habilidades con la batería en uno de los momentos más intensos de la actuación, nada más iniciada. La sesión, realizada en dos set, continuó con el repertorio de todos los temas incluidos en el álbum. “Novembro de jacarandás”, es una composición basada en constantes cambios rítmicos, en la que desarrollaron diferentes dinámicas, suaves y enérgicas, según el propósito. “Arrolo de Toques” (de Alfonso Morán) es una emotiva pieza con destacada presencia del contrabajista Simón García que realizó un elocuente solo de improvisación, limpio y bien acompasado, y “Arlecchino”, un tema caliente para el conjunto, marcado por las improvisaciones del pianista, extensas y sugerentes, apoyado por una sección rítmica contundente e impecable, cerraron esta primera parte.

 miguel cabanas

Las influencias de otros pianistas están presentes y forman parte en la trayectoria artística de Nani García, así que no es extraño compararle con grandes figuras del jazz como el pianista Bill Evans y su consagrada formación a trío. El ejemplo estuvo en el primer tema llamado “Nenos nas rochas (malo será)” con el que iniciaron el segundo set, en el que García desplegó técnica, recursos y fraseos tan ricos y trascendentes como los que dejó inmortalizados en sus grabaciones el gran maestro. Lo mejor de todo es que el pianista coruñés, además de las influencias que pueda tener como cualquier otro músico, conserva su propia naturaleza musical, tiene ese sello personal que se percibe distinto a otros compositores, prueba de ello podría ser el tema “Esse est percipí”, una composición más cercana a las que se realizan en tríos europeos de vanguardia como Matin Tingvall Trio y otros grupos de corte parecido, pero que aún así mantiene su propia identidad, en este caso la de su creador. El contrabajista, Simón García y el baterista Miguel Cabana forman una compacta unidad e interacción con la que el líder navega por paisajes y lugares sugerentes, bellos, a veces oníricos, tal es el caso de “Como bágoas de todo”. El blues titulado “Qué te piensas”, completó el final de una actuación extraordinaria en cuanto a la esmerada entrega y cuidada elaboración de los tres componentes del grupo, un trío que augura futuros proyectos tan preciados como el que actualmente pasean por buena parte del país. El pianista devolvió los aplausos del aforo con un bis, el standard “All The Things You Are”, con el que el trío rememoró a las grandes figuras del género.

 

Texto:  © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013 




Albert Sanz Trío (Jazzazza Jazz Club, Aljezares, Murcia, 2013-03-22)

  • Fecha: 22 de marzo de 2013.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes:
    Albert Sanz: piano.
    Javier Colina: contrabajo.
    R. J. Miller: batería.

  • Comentario:
    _RMX6140
    Buena respuesta y aforo en el comienzo del VI Ciclo 1906 de Jazz en Jazzazza Jazz Club con la actuación de Albert Sanz Trío, que presentó su último disco
    O que sera (Produccions Contrabaix / Karonte, 2012). Un trabajo basado en piezas de carácter latino que recopila música de reconocidos compositores brasileños como Chico Buarque, Ivan Lins y Antonio Carlos Jobim, entre otros. El disco incluye además un standard de jazz de Duke Ellington. El trío formado por el pianista Albert Sanz, Javier Colina al contrabajo y el baterista R. J. Miller, dedicó su concierto al músico cubano Bebo Valdés recién fallecido. Un merecido homenaje a este gran pianista que nos ha dado la historia de la música moderna.

    El directo sobresalió en dinámicas, energía y viveza respecto a la grabación, debido en parte a la presencia y saber hacer de R. J. Miller, que sustituye en esta gira al veterano baterista Al Foster, y a la fuerza y entrega que transmite el contrabajista Javier Colina en el escenario, aportando el concepto más versátil y lírico de casi toda la sesión. La interacción de Miller y Colina se mostró generosa y nos dejó buenos momentos de intensidad, en los que Sanz navegó con firmeza manejándose en extensas y coloristas improvisaciones, tratadas desde la perspectiva del lenguaje de un
    standard de jazz clásico, sin gestos innecesarios, sobrio, ligero y conciso.

    _RMX6131El grupo de Sanz abrió la actuación con “Soberana Rosa” de Ivan Lins, un tema a swing, pausado y suave, que encabeza su trabajo discográfico. Pianista y contrabajista ofrecieron sus improvisaciones como principales solistas del excepcional triangulo, arropados por el baterista, muy atento a las incursiones y desarrollos musicales de sus compañeros. “De Madrid a Manhattan”, pieza original de Sanz, levantó el ambiente de la sala a golpe de un constante ritmo de contrabajo, dirigido por Colina, en la que desarrollaron extensos y fluidos solos repartidos entre los tres componentes, un primer aviso de lo que estos músicos son capaces de expresar y transmitir cuando se encuentran cómodos en un escenario. La exposición a swing del conocido tema “O Que Sera” de Chico Buarque sonó cálida y afable, devolviendo el agradable clima de nostalgia que envolvía la noche y fidelidad al repertorio. Momento pues para que Javier Colina dedicara el siguiente tema a su amigo, el pianista Bebo Valdés, con una composición del músico cubano Sindo Garay, llamada “La tarde”, que realizaron a dúo de piano y contrabajo. Anoto aquí un fragmento de la letra del tema con el que Javier Colina dedicó la pieza al maestro:
    “Las penas que me maltratan
    son tantas que se atropellan
    y como de matarme tratan
    se agolpan unas a otras
    y por eso no me matan”
    _RMX6093
    El aforo agradeció el gesto de Colina con fuertes y sentidos aplausos, partícipes de la triste noticia. Con el tema “Outros Sonhos” de Chico Buarque concluyó una primera parte, como podéis apreciar, mágica y conmovedora.

    Abrieron el segundo set con “Pedaço De Mim”, de Buarque y “As Minhas Meninas”, cantada por Albert Sanz, dando continuidad al programa y a la memoria de los autores brasileños que protagonizaron la mayor parte de la sesión. Acto seguido el grupo deleitó a los asistentes con una alegre y particular adaptación rítmica y arreglos de la partitura para piano “Mouvements Perpétuels” (Mouvement No 1) del compositor francés Francis Poulenc. El sonido de la delicada y entrañable pieza “Mar e Lua”, inundó los pocos espacios de melancolía que aún pudieran quedar, con líricos y sugerentes fraseos de piano y contrabajo. El líder varió el ritmo al final del concierto con dos temas: “For Regulars Only” de Dexter Gordon y la balada “Body And Soul”, un final que nos dejaba de nuevo la huella palpable y elegante del jazz, y el recuerdo de los grandes músicos ya desaparecidos de este género.
    _RMX6109
    Sólo quedaría agradecerle a la cervecera Estrella de Galicia por su iniciativa de impulsar en nuestro país un género musical universal como es el Jazz, dar la enhorabuena a Jazzazza por entrar a formar parte del circuito de locales nacionales emblemáticos elegidos para este ciclo, y por supuesto dar las gracias a los músicos y al noble aforo que acude a escuchar y apoya con su presencia la continuidad de esta música en directo.

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013




Joseph Derteano Quintet (Jazzazza Jazz Club, Murcia, 2013-03-09)

    • Fecha: 9 de marzo de 2013.
    • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
    • Componentes :
      Joseph Derteano: trompeta.
      Pol Prats: saxo tenor.
      Gabriel Zenni: piano.
      David Marroquin: contrabajo.
      Francisco Frieri: batería.

Comentario:

derteano 1

Para la mayoría de los aficionados y seguidores que acudimos a los conciertos de jazz en directo, la oportunidad de escuchar un proyecto musical bien elaborado y compactado se traduce, entre otros matices, en un agradecimiento recíproco entre músicos y oyentes, algo necesario pero que no siempre se da, y en tal caso, es, seguramente, porque el grupo no ha podido trabajar conjuntamente lo suficiente para después poder transmitir con naturalidad y energía la música que anteriormente ya debería haber sido interiorizada. La formación Joseph Derteano Quintet mostró su disco debut cómo una excelente sesión de jazz, previamente estudiada y trabajada, articulada y bien expresada. Con esto no quiero decir que no existan o se den otras formulas y planteamientos musicales menos ortodoxos pero de igual relevancia para la música de jazz.

zenni 2

Bocetos (grabado en Mico Estudio por Marco Testai en 2012 y editado en 2013) nuevo álbum del trompetista venezolano Joseph Derteano, cumple con creces las claves de calidad musical y buen ejercicio jazzístico. En el proyecto que presentó Joseph Derteano en Jazzazza Jazz Club, le acompañaron cuatro excelentes músicos de la escena del jazz barcelonés actual. La ciudad Condal es su lugar de residencia actual, donde el trompetista goza de un alto prestigio avalado por una extraordinaria carrera: el saxofonista Pol Prats, Gabriel Zenni al piano, David Marroquin al contrabajo y Francisco Frieri en la batería, completan un rico universo musical en el que los integrantes interaccionan libremente con preciso orden, y donde muy poco, o casi nada, se deja a la casualidad. Derteano dedicó parte de su repertorio a algunas grandes figuras del jazz como Charlie Parker, con el tema de bebop “Scrapple From The Apple” y la preciosa balada “I Fall In Love Too Easily” de Jule Styne, con una versión que popularizó el trompetista Chet Baker, en la que incluyó la original trascripción del solo de improvisación. El líder mostró también su faceta compositiva en piezas originales: “Marrakech Night”, “Bocetos” (tema central que da titulo al álbum), “Morning In Chonguiland”, “Penniless” y “Caracas”, que conformaron una primera parte del concierto en la que el aforo disfrutó a ritmo de swing, hard-bop, post-bop y otros estilos, tocados con inusitada entrega y ejecución.

prats

La exposición a swing alto del tema “The Last Day Of Summer” inició lo que seria una segunda parte aún más vibrante si cabe que la primera, en la que los músicos continuaron demostrando sus habilidades. Pol Prats y Derteano constituyen una perfecta pareja musical, en la que el saxofonista se desenvuelve con una alegre seguridad, muy atento a las directrices del líder. Sonido redondo y elegante uso del lenguaje son algunas de las características de Prats, con las que creó improvisaciones decisivas de gran lirismo e intensidad. La sección rítmica apoyó de forma exquisita a los dos principales solistas, destacando entre ellos la impresionante técnica del pianista Gabriel Zenni, la firmeza de David Marroquin y un Francisco Frieri medido, inalterable y constructor de ingeniosas ideas rítmicas con la batería. Tras el tema “One By One”, cambiaron la onda del swing y el hard-bop hacia el estilo bossa, con una pieza llamada “Celeste”, cautivadora y dinámica. Volviendo a los estilos que más se acentúan en la formación, continuaron con “Fucking Robadors Street”, “Only Need You And My Music”,  “Scrapple From The Apple” y “I Want To Be A Ganster”, últimos temas con los que despidieron esta magnifica sesión.

marroquin

La creatividad de Joseph Derteano pasa por un momento fructífero, como bien demuestra en sus composiciones, adquiriendo ese sello personal inherente a todo músico de jazz que se precie como tal. Los oyentes somos conscientes de esa ardua tarea musical y ante ello es de bien nacido ser agradecido. Esperemos verles pronto por aquí con proyectos tan bien realizados como el que nos dejó en esta visita.

frieri

 

Texto: © José Antonio García López, 2013
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013

 




Raúl Márquez Trío Tributo a Grappelli (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 16-II-2013)

  • Fecha: 16 de febrero de 2013
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club, Aljezares (Murcia)
  • Componentes :
    Raúl Márquez Trío Tributo a Grappelli
    Raúl Márquez: violín.
    Javier Sánchez: guitarra eléctrica.
    Gerardo Ramos: contrabajo.
  • Comentario:
    RAUL MARQUEZ
    Tributo a Grappelli es el proyecto con el que acudió el joven violinista aragonés Raúl Márquez al Jazzazza Jazz Club, acompañado por dos excelentes músicos, el guitarrista madrileño Javier Sánchez y el malagueño Gerardo Ramos al contrabajo. Un homenaje personal al gran maestro y violinista Stéphane Grappelli, conocido como uno de los músicos más representativos, junto al guitarrista Django Reinhardt, del jazz manouche, también llamado gipsy jazz, estilo enmarcado en el swing de la época y nacido en los años treinta en Francia. Una música que fue muy apreciada durante las dos décadas siguientes y extendida por músicos que continuaron su legado hasta nuestros días con nombres como los guitarristas Biréli Lagrène, Hono Winterstein, Walter Coronda y Albert Bello, entre muchos otros.
    JAVIER SANCHEZ

    Raúl Márquez se inició muy pronto en la música. El violín fue el instrumento con el que destacó en el género clásico conforme a su formación. Su inquietud artística, talento musical e interés por otros géneros le han llevado a desarrollar su instrumento a través de músicas tan respetadas y diversas como el flamenco y el jazz, incursiones que le han permitido colaborar en diferentes proyectos con músicos de gran prestigio, convirtiéndole a su vez en uno de los violinistas más solicitados y reconocidos dentro y fuera de nuestro país. Su último trabajo discográfico titulado Ole Swing (Youkali Music S.L., 2012) es una colección de coplas populares españolas adaptadas al gipsy jazz, en el que cuenta con valiosos colaboradores como la  cantante de flamenco Eva Durán.
    GERARDO RAMOS

    La actuación recordó muchos de los temas que realizó Grappelli al lado de Reinhardt, en la formación llamada Quintette du Hot Club de France, creada por ambos, y otras piezas que el maestro francés interpretó junto a músicos como Michel Legrand, Martin Taylor y Marc Fosset, entre ellas: “I Get A Kick Out Of You”, “Swing 42”, “Troublant Bolero”, “Song D’automne”, “Cheek To Cheek” y “Les Valseuses”, una pieza compuesta por Grappelli para el cine, que nunca fue tocada en sus directos. Con estas partituras conformaron el primer set de un concierto mágico, afanoso y entregado,  yendo cada vez a más conforme transcurría el repertorio. Márquez compartió su particular liderazgo con el guitarrista Javier Sánchez, un músico que demostró sus buenas maneras dentro del estilo, con inagotables improvisaciones, espléndidas y virtuosas, manejadas de forma limpia y elocuente. La íntima conexión de ambos con el contrabajista Gerardo Ramos se convirtió en una exquisita interacción con la que alcanzaron cotas musicales de gran calidad. El aire del jazz afrancesado inundó la sala y el alma de los asistentes, como en un libro de Alvite en el que los personajes, sentados y callados, se dejan atrapar en lo más profundo de sí mismos por los sentidos sonidos que llegan desde el escenario, dejando paso a ese inseparable acto de complicidad entre músicos y oyentes.
    MARQUEZ Y RAMOS

    “Grappelli es irrepetible, sus matices, técnica, sonido y fraseos genuinos son su sello” -comenta Raúl Márquez-. Él sólo experimenta sobre el lenguaje del legendario violinista, intentado darle un algo distinto que corresponde a sus propias habilidades y a su forma de sentir la música. Y bien que lo consigue. El concierto continuó con algunas sorpresas y piezas standards como “As Time Goes Bye”, “Night And Day”, “Concierto en Re menor para dos violines” de J.S.Bach, “How High The Moon” y “Blues For Django & Stéphane”. Una muestra de la versatilidad con la que Márquez se maneja son sus adaptaciones de piezas clásicas al jazz, fusionando dos músicas distintas con un denominador común que pertenece a la esencia de ambas: armonía, melodía y ritmo se unen añadiendo el concepto de la libre improvisación. La labor impecable de Sánchez y Ramos fue notoria, tanto en su sonido como en la calidad de sus improvisaciones. Dos temas a modo de bis, “Time After Time” y “Lady Be Good”, dieron fin a esta entrañable sesión musical que será largamente recordada por el público asistente. El trío de cuerda consiguió transmitir la alegría y energía de uno de los músicos más creativos y relevantes de la historia del jazz. Suerte en su gira.

 

Texto: José Antonio García López
Fotografías: Rafa Márquez




Iago Fernández Quintet featuring Perico Sambeat (Jazzazza Jazz Club, Aljezares, Murcia, 12-I-2013)

 

  • Fecha: 12 de enero de 2012.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club (Murcia)
  • Componentes:
    Iago Fernández: batería.
    Perico Sambeat: saxo alto.
    André Fernandes: guitarra eléctrica.
    Albert Sanz: piano.
    Demian Cabaud: contrabajo.
  • Comentario:

 iago fernandez

demian cabaud

Iago Fernández es un destacado baterista inmerso en su propia evolución musical, como otros músicos de su generación. Una evolución que es esencial para todo músico de jazz que se precie. Su ascendente carrera le ha llevado a ser uno de los bateristas más solicitados en formaciones y proyectos de músicos reconocidos, tanto fuera como dentro de nuestro país. El primer trabajo discográfico liderado es  Agromando (Frene Code Records, 2012) un álbum que muestra la incipiente y exquisita cualidad creativa que posee como compositor.

 

perico sambeat

“Nevetes”, una pieza inédita de Fernández, fue el tema de presentación de la banda. La sensación de fluidez musical, en manos de los componentes del grupo y la calidad sonora que trasmitían, invadieron rápidamente la capacidad y la acústica de la sala. Tras la exposición del tema, el pianista Albert Sanz desplegó su primera improvisación, nítida y colorista, seguida de otro solo de Sambeat, enérgico y rotundo en su sonido y expresión. El guitarrista André Fernandes tuvo también aquí un espacio de improvisación, utilizando su sistema de pedales electrónicos con el que construyó ricas y sugerentes amalgamas de sonido. Para continuar realizaron, “Bilobiana”, una pieza de tiempo pausado y contenido, en el que destacó un estratosférico e intenso solo del guitarrista portugués. Y “Pyramid Song” de Radiohead, ambas incluidas  en su reciente  primer disco. El primer pase del concierto concluyó con otro tema inédito del líder llamado “Sei Sis”, en el que Sambeat y Fernandes protagonizaron individuales improvisaciones simultáneas, apoyados por la compacta base de la sección rítmica.

 

iago fernandes

El blues de Charlie Parker titulado “Cheryl”, encabezó la segunda parte de la actuación, para lucimiento del saxofonista que ejecutó incisivos y vertiginosos fraseos de estilo bebop, seguido de una corta pero elocuente improvisación del contrabajista Demian Cabaud y otra de Iago Fernández,  la única que expuso en todo el concierto pese a su papel de líder del quinteto. Con otra composición del baterista llamada “Deep City”, el conocido tema “Océano” de Djavan y “Second Ending”, también de Fernández, despidieron la actuación, no sin antes de ofrecer un bis final apoteósico con la balada “Body And Soul”, en la que Sambeat dispuso en solitario una introducción, seguida de un excelente solo al estilo del maestro Parker. El saxofonista valenciano recreó con naturalidad, maestría y delicadeza el espíritu del virtuoso saxofonista dejando el ambiente musical en un estado casi sublime, en el que la desaparecida gran figura del jazz pareció estar incluso presente. Fernandes, Sanz y Cabaud desarrollaron también fluidas y ensimismadas improvisaciones, a cual de ellas más rica e inspiradora.

albert sanz

Las composiciones de Iago Fernández son una muestra del buen momento creativo por el que atraviesa. Su música cabalga entre ritmos, armonías y melodías, tres elementos tratados desde su propia perspectiva. Un proyecto que surge de su faceta musical más individual. Si a ello le sumamos la calidad artística de cada uno de los componentes que le acompañan, el resultado no podría ser otro que un delicioso cóctel de sonido y tiempo conjugados de forma elegante, decisiva y libre. Suerte en su gira.

 

Texto: © 2013 José Antonio García López
Fotografías: © 2013 Rafa Márquez




Albert Vila New Quartet (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 15-XII-2012)

  • Fecha: 15 de diciembre de 2012.
  • Lugar: Jazzazza, Aljezares, Murcia.
  • Componentes:
    Albert Vila: guitarra eléctrica.
    Gilles Estoppey: piano.
    Marko Lohikari: contrabajo.
    David Xirgu: batería.

    Comentario:

    Fue una jornada de jazz completa y provechosa la que protagonizó el joven guitarrista catalán Albert Vila y su nueva formación a cuarteto, el pasado sábado 15 de diciembre en el Jazzazza Jazz Club. Por la mañana unamaster class impartida por Vila en el mencionado club, que reunió a más de una docena de guitarristas procedentes de varios puntos de la provincia. La faceta didáctica de Albert Vila es ciertamente conocida, junto a su labor de compositor y propulsor de la guitarra de jazz en nuestro país. Formado en el Taller de Músic de Barcelona y posteriormente en el Conservatorio de Ámsterdam, tras pasar por la acreditada Manhattan School of Music de Nueva York, inicia su carrera en solitario liderando varios proyectos que van a dar como resultado varios trabajos discográficos:  Foreground Music (Fresh Sound New Talent, 2007) su primer disco, Tactile (Fresh Sound New Talent, 2011) y el reciente álbum editado llamado Standards (Quadrant Records, 2012), una recopilación de temas standards del jazz americano, en el que colaboran dos excelentes músicos: el contrabajista Reinier Elizarde y el baterista Jorge Rossi.

    El nuevo cuarteto de Vila está integrado por el pianista Marco Mezquida, el contrabajista sueco Marko Lohikari y el baterista David Xirgu. El primero de ellos fue sustituido por el joven pianista suizo Gilles Estoppey a causa de un percance de salud, afortunadamente no grave, que le ha impedido asistir a la gira que el cuarteto está realizando. El líder presentó a la formación y anunció su repertorio basado en temas originales compuestos por él, la mayoría de ellos aún inéditos, que formarán parte de un posible nuevo trabajo discográfico, y algunos temas de proyectos anteriores, lo cual le dio al concierto un motivo añadido de interés para los aficionados que asistieron a escucharles.

    “The Bean”, “New Deal”, “Minor Tragedy” y “Denial”, fueron los temas que conformaron el primer pase de la sesión. La música de Albert Vila no necesita etiquetas para definirla en un estilo u otro, quizá sea más conveniente hablar de sus ideas creativas y las influencias musicales que aporta cada uno de los componentes del grupo, influjos que se enmarcan entre el carácter caliente mediterráneo y el frío carácter nórdico europeo. Un perfecto juego de melodías, armonías y ritmos, a veces quebrados  y muy dinámicos (7/4, 5/4) que sus ejecutantes llevan hasta la máxima expresión en las improvisaciones, con plena libertad y buena interacción entre sí. La brillantez y elegancia en la ejecución de Vila en la guitarra son destacables. Su fluidez y limpieza digital dan su fruto en elocuentes y vibrantes improvisaciones que calan profundo en el oyente, y si a ello le sumamos una sección rítmica contundente y bien calibrada, el efecto que provoca es arrollador, en el mejor de los sentidos.

    En la segunda parte del concierto la entrega por parte de los músicos  fue cada vez a más. Con el tema, “Blue”, incluido en su segundo disco, y el enigmático “Six”, dieron rienda suelta a extensos solos del pianista y del guitarrista, arropados por un Marko Lohikari audaz e incisivo en los momentos de improvisación y en las tensiones, pero también sutil y sugerente en los espacios musicales más relajados. Xirgu, por su parte, llevó con cautela y atención los diferentes desarrollos de las composiciones, destacando, a veces, con alguna improvisación y efectuando, sobre todo, una inmejorable labor de apoyo y un colchón rítmico exquisito, exhaustivo, alegre y bien medido. La balada llamada “Three Days After” fue otra de las numerosas ocasiones en las que el pianista Gilles Estoppey, demostró sus buenas habilidades con el instrumento, haciendo gala de su talento, conocimiento y excelente manejo del lenguaje.  El líder del grupo agradeció la complicidad del público y continuaron con una última pieza llamada “Gym-Jam”, incluida en su primer disco. Los aficionados querían más y el grupo subió al escenario para tocar un bis, “One Hundred Years Of Solitude”, dedicado al libro del escritor Gabriel García Márquez, un tema que podemos encontrar en su reciente y último trabajo discográfico.

    La música de Albert Vila ha encontrado su lugar entre los mejores trabajos jazzísticos que se realizan fuera y dentro de nuestro país. Esperemos que continúe con esa buena racha creativa que está demostrando, un regalo para los aficionados que saben apreciar la labor cuidadosa y esmerada de este formidable guitarrista.

    Salud y Jazz.

    Texto: © 2012 José Antonio García López
    Fotografías: © 2012 Rafa Márquez



Greg Diamond Quartet (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 16-XI-2012)

  • Fecha: 16 de noviembre de 2012.
  • Lugar: Jazzazza, Aljezares, Murcia.
  • Componentes:
    Greg Diamond : guitarra eléctrica.
    Ariel Bringuez : saxo tenor.
    Reinier Elizarde : contrabajo.
    Jeffrey Fajardo: batería.Comentario:

    Después de algunas vicisitudes y sustituciones en el cuarteto, el guitarrista norteamericano Greg Diamond, de gira por varias capitales españolas, presentó una mezcla de sus últimos discos Conduit (Dot Time Record, 2012) yDancando Com Ale (Chasm, 2008) en el club Jazzazza. El grupo fue recibido por un aforo bastante completo, animado por el sugestivo proyecto que el guitarrista lleva consigo. Diamond, poseedor de una técnica exuberante se entregó de pleno durante todo el concierto, acompañado por tres, no menos, excelentes músicos: el saxofonista cubano Ariel Brínguez, el contrabajista (también cubano) Reinier Elizarde y el baterista norteamericano Jeffrey Fajardo.

    El concierto fue una muestra de la fusión entre el lenguaje propio del mejor jazz y las raíces latinas inequívocas del líder. Composiciones como “Paradigma”, “Naufrage”, “El martillo” y la balada dedicada a su padre, “Song For Jerry” conformaron el primer set de la sesión, en el que destacaron todos los componentes del cuarteto con contundentes improvisaciones a cual de ellas más sugerente e intensa.

    Tras la pausa, el grupo volvió a subir al escenario para comenzar con otra composición llamada “La Poor Sweet”, un viaje onírico a través del sonido peculiar del guitarrista, arropado por una sección rítmica impecable, a cargo de Elizarde y Fajardo. La fluidez y agilidad del saxofonista Ariel Brínguez, segundo solista del grupo, conquistaron gran parte del concierto con su elegante presencia y buen hacer. El tema lento “Inertia”, supuso un corto respiro a la intensa descarga mantenida hasta el momento, en el que lucieron las improvisaciones de guitarra y saxofón.

    La música de Diamond es enérgica y trascendental, una visión subjetiva del artista realizada de forma magistral, en la que confluyen melodía, armonía y ritmo en una coalición única que transmite con elocuencia y gran fuerza expresiva. El directo, marcado en su mayoría por temas extensos en su duración, resultado del ejercicio de improvisación de los cuatro músicos a veces en un mismo tema, dejó un agradable sabor de boca con un último tema llamado “Ivette”, pieza que encabeza su disco más reciente y que sintetiza de alguna forma ese estilo tan personal del guitarrista.

    Músicos y seguidores disfrutaron de una noche mágica e inolvidable. Suerte en su gira europea.

     

     

    Texto: © 2012 José Antonio García López
    Fotografías: © 2012 Rafa Márquez



Tropple Quartet (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 13-X-2012)

  • Fecha: 13 de octubre de 2012.
  • Lugar: Jazzazza, Aljezares, Murcia.
  • Componentes:
    Patxi Valverde : saxo tenor.
    Carlos Sáez: piano.
    Julio Fuster: contrabajo.
    Miguel Ángel Orengo: batería.

    Comentario:

    En ocasiones la conocida frase “Nadie es profeta en su tierra” no se cumple como tal, menos mal… Sobre todo cuando uno aprecia el trabajo de aquellas personas que un día decidieron renunciar a todo y cambiaron de país en busca de nuevos conocimientos, para dedicar su vida a la música y en concreto al jazz, aunque se trate de un amigo tuyo. No sé hasta que punto es admisible o no hacer la crónica del concierto de un grupo de jazz que además de estar compuesto por buenos músicos, estos son personas con las que te codeas casi a diario. Quizá no debería ser yo el que hiciera esta reseña, por aquello de que la amistad puede influir, pero pensándolo de otra manera por qué no hacerla. Trataré de no caer en elogios musicales y personales totalmente innecesarios. Yo escribo las crónicas musicales basándome en la música que acontece en el momento del concierto, dejando al margen mi gusto personal o la predilección sobre uno u otro músico o grupo, sean amigos o no.

    El club Jazzazza acogió con entusiasmo el proyecto del músico, compositor y saxofonista murciano Patxi Valverde con la formación llamada Tropple Quartet. Un cuarteto reconocido por los seguidores del jazz en esta parte del país, compuesto además por el pianista murciano Carlos Sáez, el músico valenciano Julio Fuster al contrabajo, y el baterista y percusionista, también murciano, Miguel Ángel Orengo. La propuesta no fue otra que la presentación del reciente primer disco de Patxi Valverde llamado Looking Forward (AMMUS RECORDS, 2012) grabado en Holanda y manufacturado en Colombia, del que pudimos escuchar algunos temas, además de standards y otras versiones que conformaron el repertorio. Patxi Valverde es un saxofonista con un amplio bagaje en su carrera musical. Formado como Maestro de Música en Cuenca, tras un largo periodo en el ejercicio de la docencia, decidió ampliar sus conocimientos en el campo del jazz en los Países Bajos, obteniendo el Título Superior de Saxofón en elPrins Claus Conservatorium y el Master en Saxofón de Jazz (Composición) en Holanda. Este saxofonista se ha convertido con el tiempo en un incansable trabajador e investigador de la música. En esta mínima presentación, obligada y objetiva, habría que destacar su faceta como director de varias big bands afincadas en el norte de Holanda. Actualmente es miembro de la North European Jazz Orchestra y artista residente de AMMUS (Aula Moderna de Música y Sonido) en Bucaramanga, Colombia. Además ha tocado con músicos de la talla de Benny Golson, Lee Konitz, Bryan Lynch, Owen Hart Jr, Tarek Yamani, Dave Douglas, David Berkman, Don Braden , Jan Reigen, Pavel Susaeta, Juan Camilo Anzola , Johanes Radianto, Ruud Breuls o Chepe Ariza, entre muchos otros.

    La primera parte del concierto comenzó con un standard titulado “It Could Happen To You”, a medio swing . La introducción del pianista en solitario dio la entrada a la melodía ejecutada por el saxofonista, seguida de la primera improvisación del mismo. Sáez y Fuster participaron también en el desarrollo de la pieza con improvisaciones ejecutadas de forma precisa y elegante, arropados entre sí con el baterista Orengo, muy atento a las evoluciones de sus compañeros. La rueda de solos cortos de cuatro compases del saxofón, el piano y la batería mostraron la gran fluidez con la que se manejaba el grupo, un primer presagio de la buena interacción que hubo entre ellos. “Granada”, segundo tema del repertorio, del saxofonista Chris Cheek, fue una partitura con claras reminiscencias a la música española. Tras la presentación del grupo, Valverde anunció la siguiente pieza titulada “Colombiando”, composición propia e inédita a ritmo de cumbia , basada en una estructura AABA, con tres variaciones sobre la armonía original en la parte A de la partitura. La primera entrada en la rueda de improvisaciones fue para el pianista Carlos Sáez, que realizó aquí un alegre y vivaz solo muy a tono con la temática de la pieza. Gran ocasión para el baterista Miguel Ángel Orengo, que desplegó su buen hacer, deleitando a los asistentes con un entregado solo de batería. “Beatrice”, del saxofonista Sam Rivers, estuvo marcado por el juego en los cambios de tiempo. Una preciosa pieza musical que Valverde supo encaminar de menos a más, con un lenguaje limpio y conciso, buscando siempre lo sugerente y ese algo más que todo músico de jazz persigue, su propia forma de expresión, su sello personal. La pieza indicó mucho sobre el buen estado técnico de los componentes del grupo, ya que una parte de ella se desarrolló doblando el tiempo del compás en las improvisaciones, en las que Valverde destacó con fraseos largos de gran calidad y bien construidos. El sonido del saxofón, enérgico y poderoso, inundó la sala, balanceándose sobre las intensidades creadas por el solista principal con el apoyo de una sección rítmica impecable.

    El tema “Giant Steps” de John Coltrane dio inicio al segundo pase del concierto. Una versión a ritmo de bossa en el que destacó el contrabajista Julio Fuster, con un solo corto pero elocuente. La sesión continuó con una composición de Patxi Valverde titulada “When The Smoke Came Out” que aparece en su álbum. Un blues menor que intenta sugerir el palo rítmico de las bulerías, aunque no de forma explicita. Sáez dejó cabalgar su ingenio y desarrolló una de las improvisaciones más líricas y sugerentes de toda la velada. Su saber hacer y su técnica con el piano, ágil y flexible, le otorgan ese aire sencillo, sutil y cuidadoso en los solos y armonías que ejecuta. La intensidad llegó de nuevo en el solo de Valverde, trasmitiendo fuerza, pasión y entrega con frescos y vigorosos fraseos. “Three Years Ago”, dedicado a Ewa J. Smolak, es otra composición propia incluida en su disco. La pieza, basada en una armonía no funcional, sin centro tonal aparente, contiene varias modulaciones, en las que hubo improvisaciones que fluctuaron entre el concepto vertical y horizontal de la armonía, tocando dentro de las notas del acorde y usando grupos de notas comunes que permitían abarcar varios compases. La meticulosa improvisación de Sáez y el dinamismo de Valverde, fueron aquí lo más destacado. El bolero titulado “Habibi”, compuesto por Valverde, es otro de los temas del disco, en esta ocasión dedicado al pianista libanés Tarek Yamani. Una composición lenta en la que Fuster, Sáez y Valverde articularon sus respectivos solos, a cual de ellos más poético y creativo. Ya casi en su recta final, la sesión continuó con “Yes Or No”, una composición de Wayne Shorter que iniciaron con una contundente introducción del baterista en solitario. La pieza, realizada a una velocidad vertiginosa, alcanzó el clímax deseado en los solos de saxofón y piano. Como era de esperar, el entusiasmado público pidió el correspondiente bis , que el grupo otorgó con la balada “You Don’t Know What Love Is”, interpretada a ritmo funky , que levantó aún más si cabe el ánimo de la audiencia.

    Fue este pues, un concierto generoso y audaz en cuanto a entrega, fuerza expresiva y manejo del lenguaje jazzístico de los cuatro componentes del grupo. Una muestra también, entre otros aspectos, de la excelente labor, fruto de la investigación y creación del principal solista Patxi Valverde, un músico embarcado ya en el proceso constructivo de sus propias composiciones, que augura futuros y nuevos aportes musicales dentro de este género abierto y universal.

     

     

    Texto: © 2012 José Antonio García López
    Fotografías: © 2012 Rafa Márquez



Arturo Serra Quartet (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 29-IX-2012)

  • Fecha: 29 de septiembre de 2012.
  • Lugar: Jazzazza, Aljezares, Murcia.
  • Componentes:
    Arturo Serra : vibráfono.
    Juan Galiardo : piano.
    Marko Loikari : contrabajo.
    Xavi Hinojosa: batería.

    Comentario:

    Jazzazza inició el pasado sábado 29 de septiembre su temporada de conciertos, con un cuarteto de lujo liderado por el vibrafonista valenciano Arturo Serra. Este actuó acompañado por tres excelentes músicos: el virtuoso pianista gaditano Juan Galiardo, el carismático contrabajista sueco Marko Loikari y otro peso pesado del jazz, el baterista catalán Xavi Hinojosa. Los mismos que han colaborado con él en la grabación del reciente álbum tituladoBobby! (New Steps Records, 2011). Un homenaje a la música de Bobby Hutcherson, un músico que junto a otros compositores y vibrafonistas de la época como Gary Burton, fue el precursor de una forma nueva de integrar el vibráfono en la música de jazz, dándole un enfoque más moderno, haciendo de él un instrumento con nuevas posibilidades armónicas, melódicas, técnicas y sonoras desconocidas hasta entonces en los años 60, dentro del estilo hard bop que surgió y se desarrolló en esos años. La carrera de Serra es extensa. Prueba de ello son la más de una decena de trabajos discográficos grabados y recopilados hasta ahora, aparte de su labor didáctica en seminarios, cursos y talleres de jazz, y los centenares de conciertos por más de medio mundo junto a músicos nacionales e internacionales como Roger Mas, Enrique Oliver, Miquel Casany, Dick Oatts, Jerry Bergonzi o Joe Magnarelli, entre otros.

    No es muy frecuente tener la posibilidad de escuchar un vibráfono en directo así que la sesión planteaba su atractivo en un doble contexto. Por un lado la noticia de la presentación de un nuevo álbum, un exquisito trabajo musical en manos de estos cuatro fenómenos del género y por otro lado, repito, el hecho de poder escuchar y apreciar las ricas sonoridades que transmite Serra con su instrumento. La primera parte del concierto comenzó con “Twelve More Bars To Go”, un blues del saxofonista Wayne Shorter. El cuarteto realizó aquí una extensa versión sobre la pieza original, en la que se lanzaron con largos solos de vibráfono, piano y contrabajo, además de algunos juegos de improvisación compartidos con la batería de Hinojosa. El sonido casi acústico de la formación estaba bien compensado y el concierto continuó con otro tema titulado “Sweet Georgia Fame”, un standardantiguo, en palabras de Serra, no muy conocido, compuesto por la pianista y cantante neoyorquina de bebopBlossom Dearie. Una deliciosa partitura de compás ternario en la que destacó la improvisación del contrabajista Marko Loikari y el hacer ejemplar del pianista Juan Galiardo, el cual tuvo un papel esencial en el desarrollo de la sesión. Antes de iniciar la siguiente pieza, Serra dedicó unos momentos para presentar al grupo y agradecer la buena acogida a la dirección del local y al público en general, por su respeto y silencio. La balada titulada “Bill Evans” de Lyle Mays, traspaso las almas de algunos de los presentes. Un pequeño homenaje al gran maestro del piano que desarrollaron sobre la base de dos improvisaciones, una de Serra y otra de Galiardo, similares en su forma expresiva pero diferentes en cuanto al concepto musical y al sentimiento de sus contenidos, cualidad y diversidad que acompaña a todo buen proyecto jazzistico. “Odissea” de Arturo Serra y “Billy” de Reuben Brown dieron el punto final a esta primera parte del concierto en la que habría que destacar la excelente labor de Loikari y Hinojosa. La afinidad y la interacción entre ambos dieron sus frutos traducidos en algunos momentos de gran creatividad, además de proporcionar a sus compañeros un sostén rítmico muy flexible con el que mover las improvisaciones de piano y vibráfono.

           

    La segunda parte arrancó con una breve introducción del pianista que dio paso a la melodía de la pieza llamada “Amor en vano”, un tema a swing , relajado, en el que hubo de nuevo largos espacios para los solos de vibráfono, piano y contrabajo. “Humpty Dumpty” del pianista Chick Corea, “Day Dream” de Billy Strayhorn y la preciosa balada “Barniana” de Barney Kessel fueron los siguientes títulos incluidos en el repertorio. La música que realiza Arturo Serra rebosa de esmero y elegancia, penetra con profundidad en el oyente, es rotunda y a la vez sugerente. Con “Firms Roots” de Cedar Walton y el blues “Bags Groove Blues” de Milt Jackson finalizó una sesión magistral que será largamente recordada por los seguidores y aficionados al género. Espero verles pronto de nuevo por aquí.

     

    Texto: © 2012 José Antonio García López
    Fotografías: © 2012 Rafa Márquez



Loop the Curl (Carlos López, Voro García, Albert Sanz) (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 1-VI-2012)

  • Fecha: 1 de junio de 2012.
  • Lugar: Jazzazza, Aljezares, Murcia.
  • Componentes:
    Voro García : trompeta y fiscorno.
    Albert Sanz : teclados y sintetizador.
    Carlos López: batería.
    Comentario:

    Jazzazza es un club de jazz por el que han frecuentado músicos y grupos musicales de diferentes estilos desde el principio de su existencia como espacio de directos, y es lógico pensar, vista la trayectoria y el contenido de su buena programación en estos últimos años, que cualquier noche deleitara a su público con un proyecto musical tan atractivo y experimental como el que pudimos presenciar el pasado 1 de junio en este local, lugar de referencia en las rutas del jazz del sur de nuestro país. Me refiero al proyecto Loop The Curl, una apuesta musical basada en la introducción de elementos electrónicos en todas las composiciones, tratadas siempre desde la perspectiva musical del jazz y la improvisación. Tal cómo suena puede parecer que en principio no es nada novedoso ya se ha hecho jazz en ese sentido en los 70 y 80 (Herbie Hancock, Michael Brecker, Weather Report) cuando los músicos comenzaron a fusionar la electrónica con lo analógico, pero es precisamente el “cómo suena”, y no definirles en uno u otro estilo, o si es o no una música de vanguardia y contemporánea, que lo es, lo novedoso y más reseñable de esta apuesta. La idea partió hace tan sólo unos meses del encuentro entre dos de los componentes, el baterista gallego Carlos López y el trompetista valenciano Voro García, dos jóvenes promesas de la música de jazz en España, a los que se unió posteriormente el excelente pianista Albert Sanz, para conformar el actual trío, dejando el grupo abierto a otras colaboraciones, algo que enriquece aún más el trabajo y el resultado musical en sus conciertos. Si quisiéramos encontrar algún paralelismo o influencia en este proyecto, habría que tener en cuenta el segundo trabajo discográfico de Carlos López, The Last Minute Experience (K Industria, 2009) un claro acercamiento a la música que ahora nos expone en esta nueva andadura.

     

    La actuación comenzó con dos composiciones de Albert Sanz a las que titularon “Tatuara”, alusión a las primeras notas de la melodía y “Duba”, aunque en este caso parece ser lo de menos, como si algún titulo debieran llevar… Iniciaron el primer tema a golpe de batería con una pequeña introducción de Carlos López que dio paso a la exposición y al primer solo del trompetista Voro García, para lo cual utilizó los efectos del pedal que llevaba consigo. Sanz efectuó aquí también una corta intervención con los teclados, aunque su papel aquí fue más de acompañamiento, llenando todos los espacios sonoros que dejaban sus compañeros. Tras presentar al grupo y decir unas palabras sobre el proyecto, iniciaron el segundo tema, en el que la voz y el teclado de Sanz fueron los protagonistas principales. Para continuar eligieron dos temas que tocaron de forma enlazada. Una composición del saxofonista Perico Sambeat, medio ambiental, abstracta, con intenciones propias del estilo free jazz , y otro tema, con anécdota incluida, de Carlos López llamado “Los inspectores”, basado en un ritmo funk , bien marcado por enérgicos y precisos toques de la batería y los bajos del teclado. La intensidad llegó con el solo de trompeta de Voro García, adornado con el efecto wah de sus pedales. El primer set del concierto terminó con otra composición de Perico Sambeat, una primicia sin nombre con estructura de blues , de nuevo a ritmo funk . El trompetista volvió a lucir con su extraordinaria técnica y sonido, arropado por los acordes y sonidos del teclado y la tangible métrica del baterista.

    El segundo pase empezó con una medio balada de tipo drum and bass , de Albert Sanz, y una composición llamada “El asesinato de la calle 28”, de Carlos López, uno de los temas más contundentes del concierto, sobre todo por las intensidades sonoras que forjaron durante el desarrollo del mismo. Acto seguido el grupo inició la fase final del concierto con tres piezas enlazadas en las que dieron muestra de sus grandes habilidades, dejando claro el concepto que les une en este trabajo. En resumen, un concierto ecléctico, profundo y bien arraigado, en el que hubo un poco de todo, momentos emocionales de éxtasis, presencia de pasajes oníricos de gran calidad, y, sobre todo, un sonido de grupo compacto y claramente definido.

     

    Texto: © 2012 José Antonio García López
    Fotografías: © 2012 Rafa Márquez



Joan Soler Quintet (Jazzazza, Aljezares, Murcia, 11-V-2012)

  • Fecha: 11 de mayo de 2012.
  • Lugar: Auditorio Municipal de Aljezares (Murcia).
  • Componentes:
    Joan Soler : guitarra eléctrica.
    Voro García: trompeta y fiscorno.
    Alberto Palau: piano.
    Lucho Aguilar: contrabajo.
    Juanjo Garcerá: batería.
  • Comentario:

    Extraordinaria afluencia de seguidores, aficionados y público de todas las edades en el recientemente inaugurado Auditorio Municipal de Aljezares, para presenciar el proyecto musical llamado Jazz de cine (2008) del guitarrista y compositor valenciano Joan Soler. Músico autodidacta, en los comienzos de su carrera Soler estuvo influenciado por maestros como Joe Pass, Kenny Burell y John Abercrombie, entre otros. Figura pionera e imprescindible en la música de jazz que se hace en nuestro país, sus trabajos como líder y colíder: Joan Soler Trío (1990), Joan Soler & New York Jazz Trío (1994), Party Time (1995), Old Portrait (2002), Per l’altra banda (2002), estos tres últimos junto al saxofonista Ramón Cardo, y acompañante en diversos proyectos de consagrados músicos internacionales como Jimmy Owens, Lou Bennett, Bob Mover, Sean Levitt y muchos otros, así como su labor docente, avalan la extensa y fructífera carrera musical de este excelente guitarrista. Joan Soler tiene también colaboraciones en diferentes trabajos discográficos con músicos nacionales: Colors (1988) de Joc Fora, Perico Sambeat (1990) de Perico Sambeat, Homenaje a Charlie Mingus (1992) y M.D.M (1999) ambos de Jordi Vilà, Tren a las diez (2003) de Jordi Fabregat y El principio (2007) de Ricardo Belda.

    El grupo lo conformaba además otros cuatro músicos, entre ellos el joven trompetista Voro García, que actuó en sustitución de Paul Evans. La sesión comenzó a trío, con una larga introducción de guitarra a la que se fue sumando el contrabajo y la batería. El tema “Over The Rainbow”, de la película musical de fantasía El mago de Oz, sonó cálido y delicado. Tras anunciar al resto de componentes, la actuación continuó con el conocido “Así habló Zaratustra” de Richard Strauss, tema central de la película 2001: Odisea en el espacio , inspirados en una versión de Eumir Deodato, de los años 70. “Summer Of ’42”, del gran compositor francés Michel Legrand fue la siguiente pieza, esta vez interpretada, la melodía, por Voro García, realizando también un elegante solo de trompeta que fue lo más destacado en este tema, arropado por el acompañamiento de la guitarra a golpe de bossa nova , los acordes del pianista Alberto Palau y los toques sutiles del baterista Juanjo Garcerá. El papel del contrabajista Lucho Aguilar fue yendo a más conforme se daba la actuación y efectuó una gran labor en la sección rítmica. En el tema de la película Pinocho seria el pianista Alberto Palau el encargado de poner la pieza en desarrollo y mostrar sus habilidades, en la que también lucieron las improvisaciones de Aguilar con un solo limpio y bien estructurado de contrabajo. La pieza estrella de la noche fue “Morricone medley”, un homenaje al compositor Ennio Morricone, para lo cual enlazaron tres melodías, dos de ellas de la película Cinema Paradiso y una tercera de la película La misión . Los arreglos musicales combinados con los distintos instrumentos, crearon voces y sonidos diferentes y bien acoplados. Rebasado el ecuador del concierto, el líder anunció el tema principal de la película Misión imposible , pieza de por sí ya marcada por el claro carácter jazzístico que contiene, lo que dio lugar a una enérgica y fluida improvisación del trompetista, seguida de otro excelente solo de guitarra. La técnica depurada de Joan Soler y la destreza de Alberto Palau terminó en un toma y daca a modo de complicidad entre ambos, lo que subió notoriamente la dinámica del tema. El carácter ecléctico del jazz hace que el tema de la película Cenicienta suene perfectamente encajado a ritmos de latin samba . Buen trabajo aquí del baterista Juanjo Garcerá, que desplegó sonidos de platos, charles y caja de forma magistral, así como sus compañeros de grupo Alberto Palau y Lucho Aguilar, con cortos pero elocuentes solos. Para despedir el concierto con alegría qué mejor que “La senda de los elefantes”, del compositor Henry Manzini, en el que destacó el trompetista Voro García, sacando su potencial hasta extremos sonoros intensos de gran calidad. El pianista Alberto Palau realizó aquí, una de las mejores improvisaciones de toda la actuación. De vuelta a la exposición y todo sonaba compacto y bien medido.

    El jazz y el cine se encontraron de nuevo en un proyecto elegante, ameno y simpático, de la mano de este gran compositor y sus compañeros de banda. Después del concierto los músicos acudieron invitados a una jam session organizada por la asociación Zarangojazz en el club Jazzazza, de la que disfrutamos hasta altas horas de la noche tocando standards de jazz y en la que algunos músicos de la región pudieron compartir música y escenario con la banda llegada de Valencia. Sesión completa, todo un lujo, por decirlo de alguna manera…

    Texto © 2012 José Antonio García López