Érase una vez un muchacho americano que en los años 70 jugaba a baloncesto y escuchaba música soul. Para aliviar la convalecencia de una lesión de tobillo compró un saxo alto de segunda mano y comenzó a ensayar. Esos días cayó en sus manos un disco de Julius Hemphill e,Continúa leyendo