365 razones para amar el jazz: un cuarteto. El de John Carter y Bobby Bradford [287]

A mediados de los 60, Ornette Coleman presentó en Los Ángeles a dos músicos que venían de Texas, el trompetista Bobby Bradford  y el saxofonista y clarinetista John Carter. Carter y Bradford formarán entonces uno de los grupos más estimulantes, originales y rigurosos de esos años: el New Art Jazz Ensemble. En 1969 aparece el disco Seeking en el sello angelino Revelation. Un disco equilibrado, profundo y potente en cada uno de los aspectos que va perfilando, y lleno de ideas, de buenas ideas. Una música que se inscribe en el free jazz de aquellos años, pero marcando unas diferencias muy claras respecto de otros centros de producción: menos literario e histriónico que el neoyorquino, y no tan comprometido con su historia y autoconsciente como el de Chicago. Su vía era netamente más estética, más abstracta tal vez, y en cualquier caso no tan dolorosa ni incendiaria. Una modulación absolutamente personal y heterodoxa de una corriente que ya de por sí era heterodoxa y arriesgada. Esto, de rebote, permitía que en su particular modo de entender el free cupieran remansos de belleza casi insólitos. A continuación llegarían otras tres entregas discográficas, ya bajo el nombre de John Carter & Bobby Bradford Quartet: Flight for Four (Flying Dutchman, 1969), Self Determination Music (Flying Dutchman, 1970) y Secrets (Revelation, 1972); todos ellos consecuentes con aquella “búsqueda” inicial.

En la parte inferior de la portada de la edición original en vinilo de Seeking había la siguiente leyenda: “The west coast finally has its own resident, free-form jazz group: it is a beautiful and exciting thing”. Cuando años más tarde el sello suizo Hat Art lo reeditó en CD, la portada en blanco y negro mostraba unas señales de tráfico con una advertencia de limitación de velocidad a causa de curvas. Las señales estaban junto a uno de esos característicos cactus en un desierto del oeste.

Seleccionado y comentado por Jack Torrance




365 razones para amar el jazz: una grabación. The Dark Tree (Horace Tapscott) [273]


Una grabación. Horace TapscottThe Dark Tree (hatOlogy. Grabado en 1989)

Seleccionado por Pachi Tapiz

Con John Carter, Horace Tapscott, Cecil McBee, Andrew Cyrille




NoBusiness Records: free jazz y libre improvisación desde Lituania. HDO (0027) [Audioblog]

WP_20151029_003

Desde Lituania el sello NoBusiness Records está alimentando su catálogo con propuestas centradas en el free jazz y la improvisación libre. Entre los músicos que han ido publicando allí hay una representación de músicos del país báltico, aunque abundan especialmente primeras figuras de la escena internacional. John Lindberg, Martin Küchen, Chris Corsano, Steve Noble, Bobby Bradford, John Carter, Ingebrigt Haker Flaten o Frank Rosaly y el interesante Free Jazz Group Wiesbaden son algunos de los músicos y formación que aparecen en las últimas referencias del sello, algunas de las cuales aparecen editadas exclusivamente en formato LP, y de las que dos son sendas reediciones de grabaciones de los años 60 (Free Jazz Group Wiesbaden), y 70 (John Carter) de gran interés.

© Pachi Tapiz, 2015

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog presentado, editado y producido por Pachi Tapiz

frictions_now john_carter juggling_kukla little_off_the_top melted_snow night_in_europe the_delaware_river
Los temas, las grabaciones, los músicos:

  • “Off 1”, “Islak Yayalar”
    John Lindberg, Anil Eraslan: Juggling Kukla (NoBusiness Records, 2015; LP)
    John Lindberg, Anil Eraslan
  • “Satan In Plain Clothes”
    Martin Küchen, Jon Rune Strøm, Tollef Østvang: Melted Snow (NoBusiness Records, 2015; LP)
    Martin Küchen, Jon Rune Strøm, Tollef Østvang
  • “Slick Back”
    Giovanni Di Domenico, Peter Jacquemyn, Chris Corsano: A Little Off The Top (NoBusiness Records, 2015; LP)
    Giovanni Di Domenico, Peter Jacquemyn, Chris Corsano
  • “Night in Europe (again)”
    Martin Küchen, Johan Berthling, Steve Noble: Night in Europe (NoBusiness Records, 2015)
    Martin Küchen, Johan Berthling, Steve Noble
  • “River In”
    Bobby Bradford / Frode Gjerstad Quartet: The Delaware River (NoBusiness Records, 2015; LP)
    Bobby Bradford / Frode Gjerstad Quartet: Bobby Bradford, Frode Gjerstad, Ingebrigt Håker Flaten, Frank Rosaly
  • “To a Fallen Poppy”, “Angles”
    John Carter: Echoes from Rudolph’s (NoBusiness Records, 2015; 2CD)
    John Carter, Stanley Carter, William Jeffrey. En “To a Fallen Poppy” invitados Chris Carter,
    Melba Joyce
  • “Frictions” (HDO Edit)
    Free Jazz Group Wiesbaden: Frictions / Frictions Now (NoBusiness Records, 2015)
    Free Jazz Group Wiesbaden: Michael Sell, Dieter Scherf, Gerhard König, Wolfgang Schlick



Hoodoo Blues & Roots Magic / Michael Bates / Big Bill Broonzy. HDO: those old and new blues (entrega 0003) [Audioblog]

La tercera entrega de HDO tiene por título “Those old and new blues”.

Blues que llegan desde hace décadas de la mano de Big Bill Bronzy. También desde la propuesta actual de Hoodoo Blues & Roots Magic, que en su disco homónimo publicado en Clean Feed este mismo año recrean música de Julius Hemphill, Sun Ra, Olu Dara, John Carter en el lado del jazz, o de Blind Willie Johnson y Charley Patton si vamos por la senda del blues. El blues también tiene un papel muy importante en Northern Spy del contrabajista Michael Bates, aunque del mismo modo el trío que lidera recoge influencias el soul, el gospel, y también del jazz. Tres propuestas muy recomendables.

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog presentado, editado y producido por Pachi Tapiz.

© Pachi Tapiz, 2015

La música:
Big Bill Broonzy

  • “Get Back (Black, Brown And White)”

Hoodoo Blues & Roots Magic

  • “The Sunday Afternoon Jazz And Blues Society”
  • “Blues for Amiri B”

Michael Bates

  • “Theme For A Blind Man”
  • “Bean”
  • “Northern Spy”

Las grabaciones:

hoodoo blues and roots magic_Clean Feed_2015Hoodoo Blues & Roots Magic: Hoodoo Blues & Roots Magic

Hoodoo Blues & Roots Magic: Alberto Popolla (clarinetes), Errico DeFabrittis (saxo alto), Gianfranco Tedeschi (contrabajo), Fabrizio Spera (batería). Invitado: Luca Ventuzzi (órgano y melódica)

“The Hard Blues” (Julius Hemphill), “Unity” (Phil Cohran), “The Sunday Afternoon jazz and blues Society” (John Carter), “Blues for Amiri B.” (E. Defabritiis), “Dark was the Night” (Blind Willie Johnson), “A Call for all Demons” (Sun Ra), “Poor Me” (Charley Patton), “The Joint is Jumping” (G. Tedeschi), “I Can’t Wait till I Get Home” (Olu Dara), “The Sunday Afternoon jazz and blues Society (alt. take)” (John Carter)

Grabado en Insugherata Studio, Roma, en la primavera de 2014. Publicado en 2015 por Clean Feed.

Michael Bates_Northern Spy_2015Michael Bates: northern spy

Michael Bates (contrabajo, composiciones), Michael Blake (saxo), Jeremy ‘Bean’ Clemons (batería)

“theme for a blind man”, “essex house”, “roxy”, “an otis theme on curtis changes”, “bean”, “wingnut”, “end of history”, “the days of wine and roses” (Johnny Mandel), “northern spy”, “neptune”
Todos los temas por Michael Bates salvo el indicado.

Grabado el 19 de octubre de 2014 en Tedesco Studios, Paramus, New Jersey. Publicado en 2015 en Stereoscopic Records.

hard-time-blues-1927-1960Varios autores: Hard Time Blues 1927-1960. Political and Social Blues Against Racism at the Origin of the Civil Rights Movement (Doble CD)
Frémeaux & Associés, 2015

 




Vandermark 5. Abriendo el siglo XXI. Por Jesús Gonzalo

Se cumplen 18 años de la fundación de un grupo fundamental en el jazz que se despedía del pasado siglo y comenzaba éste con paso firme. Fue la punta de lanza de una escena como la de Chicago que se revitalizó con con él. Dos formaciones en quinteto y sin piano han marcado decisivamente los últimos veinte años, ambas nacieron en torno a 1997. El quinteto de Dave Holland y éste de Ken Vandermark.

 

Ken Vandermark © Rob Miller

Ken Vandermark
© Rob Miller

 

Aunque nació cerca de la jazzística Newport y heredó de su padre Stu, procedente de Boston, un apellido de clara filiación nórdica, Ken Vandermark  (Warwick, Rhode Island, 1964) llega a Chicago en 1989, ciudad de fuerte tradición para el blues y escaparate de la vanguardia del jazz y el rock independiente. Para Vandermark, el talento y la independencia creativa, señas propias de identidad, no se pueden obtener dentro de un sistema académico. Sin formación musical, sólo estudios cinematográficos en Montreal pero músico antes de dejar el instituto, se incorporó a principios de los 90 al NRG Ensemble de un personaje con ciertos rasgos excéntricos, un músico de culto como Hal Russell, de cuyo imaginativo pastiche sonoro  formó parte y en donde conoció al contrabajista Kent Kessler. Poco después se le pudo ver con Joe Morris, otra gran figura de la improvisación libre que proviene de Boston y que como él es imposible de asociar como producto de su más famosa escuela Berklee.

Pese a que Vandermark es un músico con un conocimiento y un respeto profundo de la tradición del jazz (aunque reconoce que no se puede seguir tocando a Charlie Parker porque, entre otras razones, ya lo dijo él todo), su visión creativa parte del free (dedicó dos volúmenes Free Jazz Classics para temas históricos de este género) y asume influencias de saxofonistas, tres pilares en su estilo, como Albert Ayler, Julius Hemphill o Peter Brötzmann, y autores del avantgarde como Don Cherry. Su firme compromiso con la creación de vanguardia lo sitúa en la independencia sobre cualquier movimiento, como de la AACM de su ciudad.

En la última década se pudo encontrar en proyectos locales tan virulentos/punk como Spaceways Inc & Zu y en otros más etéreos y cinemáticos como el Boxhead Ensemble. Siguió colaborando, entre infinidad de encuentros por todo el mundo, con músicos veteranos como Peter Brötzmann y Joe McPhee y también a dúos con otros de una generación más joven como Nate Wooley o Paal Nilseen-Love. También grabó el año pasado un directo con Agustí Fernández y ahora, en este mes de mayo, se unirá al pianista Jason Moran en un estimulante proyecto. En sus tiempos muertos entre aeropuerto y aeropuerto, en una personal e inagotable cruzada nutrida de motivación y  compromiso por la vanguardia y por ampliar la audiencias (ha conseguido formar un círculo creativo en países  exsoviéticos), Vandermark, siempre infatigable, ha ido entregando una valiosa y profusa serie de crónicas y testimonios de sus experiencias en lo que ha venido en llamar “Notes from the field”, que se pueden leer en su web y ahora en su muro de Facebook.

 

Ken Vandermark. Fotografía © Janite Lafuente, 2013

Ken Vandermark. Fotografía © Janite Lafuente, 2013

Siguiendo en el presente inmediato del músico, tras Vandermark 5, acaso su proyecto de mayor proyección, el que ha generado más escritura y el más consolidado en el tiempo de la infinidad en los que ha estado involucrado, destacan sus proyectos Atomic School Days(Atomic al completo más Jeb Bishop, Kjell Nordeson y él), Free Fall (sobre el trío de Jimmy Giuffre con dos miembros de Atomic, Håvard Wiik e Ingebrigt Håker Flaten, con él a los clarinetes), Platform 1 (otro grupo excepcional formado por Joe Williamson, Magnus Broo, Michael Vatcher, Steve Swell) y activa está la propuesta electroacústica Made to break  (Devin Hoff, Tim Daisy, Christof Kurzmann y él).

 

v5

The Vandermark 5 con Fred Lonberg-Holm

Maquina acústica

Vandermark 5 Burn The InclineAntes cuarteto que quinteto, con cuatro distintas formaciones que más abajo detallamos y un núcleo instrumental básico, entre 1997 y 2010 The Vandermark 5 ha editado un puñado de trabajos imprescindibles, producciones todas ellas realizadas en un sello como Atavistic ajeno a la exclusividad jazzística (grabaciones de Glenn Branca y Lydia Lunch) con un enfoque más marcado en el rock underground (señalar que a la tradición de ciudad del blues, en los 90 en Chicago a despuntó un nueva escena de rock sin límites expresivos entre los que estaban Tortoise o los por entonces escindidos Gastr del Sol de Jim O`Rourke).

Vandermark Five Acoustic MachineQuizá por ello en sus tres primeros trabajos se evidencia un gusto por el sonido “sucio” y rudo, con un planteamiento compositivo menos menos elaborado. Algo que también se refleja en portadas como Target or Flag hasta llegar a Simpatico, volviendo luego al diseño y motivos underground en Burn the incline y que se ajusta luego a la potencia “desenchufada” del mensaje en Acoustic machine, alcanzando el clímax de refinación figurativa -también desde el título- en Airports for light. La bisagra de esa frontera difusa entre el desgarro y la sofisticación podría estar en el ya citado Acoustic machine. Es ahí donde el discurso del grupo alcanza unpropósito narrativo y una estructura más compleja.

Vandermark 5 Airports For LightLa inspiración en cada tema puede venir de multitud de fuentes y a ellas va dirigida una dedicatoria. Principalmente son autores que provienen de la música (jazz, soul, contemporánea) y el arte (pintores), siendo posible intentar establecer alguna conexión entre el resultado y la obra del homenajeado… John Cassavetes, György Ligeti, Curtis Mayfield, Jackson Pollock, Gerarhd Richter, William Klein, Ab Baars, Sonny Rollins, Glenn Spearman, John Carter son algunas de ellas, que en el caso de Acoustic Machine van en su mayoría dirigidas a saxofonistas: de Lester Young a Stan Getz pasando por Archie Shepp o Julius Hemphill.

 

V5.horizontal.9-1024x768

The Vandermark 5 con Fred Lonberg-Holm

Volumen y energía: combustible

V5 Beat readerSin instrumentos que aporten alturas como el piano y fuertemente instalados en la potencia y expresividad febril de metales y afilada de guitarras/chelo, con el contrapeso de una todopoderosa base rítmica, este enfoque no sólo empuja sino que levita rozando los timbres electrónicos cuando se sumergen en ambientes etéreos y expresionistas. Energía que golpea o hecha fragmentos que se expanden; cohesión granítica, desbordamiento; acometida de grupo, juego subterráneo, aislamientos; paroxismo abandonado… Intensidad, potencia, precisión, diálogo, explosión de motivos…

Sus discos trasmiten fielmente la tensión del directo, pues se trata de un lenguaje que adopta la presencia y el calor renovado del free jazz, que explota en mil direcciones usando al mismo tiempo patrones de bop, blues y funk, sonido rock garage o distorsión, que se amplía con emparejamientos polifónicos y traslaciones armónicas o colapsa desplegando clima atonal. Su personalidad y trayectoria consideramos queda comprendida en los trabajos  Simpatico, Acoustic Machine, Airports for Light y Beat Reader, añadiendo quizá la espléndida suite de 20 minutos “Six of one” que cierra Elements of Style.

The Horse Jumps and the Ship Is Gone (Not Two Records) es el disco doble en directo, grabado en junio de 2009 en Chicago, que pone fin a la carrera de este organismo irrepetible. V5 nos ofreció una nueva expresividad, una nueva narrativa frente al vacío de no pertenecer a ninguna escuela. Un eco turbulento cuyo aliento de futuro llega hasta hoy.

V5 con Jeb Bishop

The Vandermark Five con Jeb Bishop Fotografía por © Sergio Merino, 2003

© Jesús Gonzalo, 2014

The Vandermark 5

Formaciones:

Ken Vandermark: saxo barítono, clarinete bajo, clarinete; Dave Rempis: saxo / Mars Williams saxo alto y tenor; Jeb Bishop: trombón, guitarra/ Fred Lonberg-Holm: chelo y electrónica ; Kent Kessler: contrabajo; Tim Daisy / Tim Mulvenna: batería.

The Vandermark 5 en Atavistic

  • Single Piece Flow (1997)
  • Target Or Flag (1998)
  • Simpatico (1999)
  • Burn The Incline (2000)
  • Acoustic Machine (2001)
  • Airports For Light (2002)
  • Elements Of Style (2004)
  • The Colour Of Memory (2005)
  • A Discontinous Line (2006)
  • Beat Reader (2008)
  • Free Jazz Classics Vols. 1 – 4 

The Vandermark 5 en Not Two

  • Alchemia (2005) 12CD
  • Four Sides Of The Story (2006)
  • The Horse Jumps and the Ship Is Gone (2010)



Tomajazz recomienda… un CD: Tandem (Bobby Bradford, John Carter)

John Carter_Bobby Bradford_TandemTandem es un doble CD que recoge sendos conciertos del dúo formado por Bobby Bradford (corneta) y John Carter (clarinete) de los años 1979 y 1982. La grabación ya fue publicada en 1996 por Emanem, que la ha vuelto a poner en circulación en 2014 después de que Martin Davidson haya mejorado su sonido. Lo publicado muestra a dos maestros del free melódico. Bobby Bradford fue miembro del grupo de Ornette Coleman a principios de la década de los 60, en una época en que el saxofonista de Texas apenas tuvo la oportunidad de tocar en directo; inicialmente iba a haber participado en la grabación del seminal Free Jazz aunque finalmente no pudo asistir a las sesiones de grabación y fue Freddie Hubbard quien ocupó su lugar.

Tandem es una delicia de principio a fin. La música supera las ideas preconcebidas (también se les puede llamar prejuicios) asociadas a ciertos estilos como el free jazz. Salvo los temas de Bradford en solitario, el resto son composiciones de John Carter. Pero incluso en el caso de esas piezas en solitario, no estamos frente a improvisaciones, sino ante composiciones. La clave está en la manera de afrontar su desarrollo. La melodía es el elemento central, y en el desarrollo de la música ninguno de los dos músicos toma el camino de lanzarse hacia adelante (desparrame de energía mediante), sino lo que abunda son los diálogos, también los unísonos o los acompañamientos, ejecutados en todo momento con gran maestría.

© Adolphus van Tenzing, 2014

Bobby Bradford, John Carter: Tandem Remastered (2CD; Emanem, reed. 2014)

 




Nels Cline: el jazz y el rock

Ruta 66_297_wilcoDebo añadir que, tras abandonar temporalmente el rock a mediado de los setenta, volví a prestarle atención gracias a Patti Smith, Television, The Clash y Minutemen, por citar a mis favoritos. En este contexto, cuando la Liberation Music Orchestra actuamos con los Minutemen, yo fui la conexión entre ambos mundos, pues trabajaba en una tienda haciendo los pedidos de rock independiente. Aquellos mundos estaban definitivamente colisionando, y yo buscaba la inspiración en muchas cosas a la vez. A nivel de aprendizaje, fue ciertamente muy fuerte tocar con alguien como Charlie Haden, uno de mis ídolos musicales. Yo era el chico joven, no sindicado, nervioso, tocando una guitarra con cuerdas de nylon junto a Charlie, pero él siempre me apoyó, como lo hicieron John Carter y Bobby Bradford, verdaderos caballeros, artistas y maestros. Julius Hemphill era un genio. Y también lo era mi amigo y colaborador durante casi diecisiete años, el fallecido Eric Von Essen, compositor y multiinstrumentista del que aprendí más que con cualquier otro. Toqué con Eric desde 1977 hasta los primeros noventa. Murió en 1996.

© Ruta 66, 2012

Nels Cline: zorro viejo en el gallinero. Entrevista por Ignacio Juliá
Publicado en el número 297 de Ruta 66 en octubre de 2012




Tim Berne: Empire Box (Screwgun)

Tim Berne Empire Box

Érase una vez un muchacho americano que en los años 70 jugaba a baloncesto y escuchaba música soul. Para aliviar la convalecencia de una lesión de tobillo compró un saxo alto de segunda mano y comenzó a ensayar. Esos días cayó en sus manos un disco de Julius Hemphill e, impresionado por el descubrimiento, decidió que eso era lo que él quería hacer. Con 20 años marchó a Nueva York a ponerse bajo la tutela de Hemphill y, algún tiempo después, convencido de que ya era hora de formar un combo y dar a conocer sus composiciones, creó un sello discográfico que modestamente bautizó con el nombre de Empire. En poco más de dos años grabó en él sus primeros cinco discos. Después vendrían los contratos con Soul Note, JMT, Columbia y… pero de esto ya se ha hablado en otro sitio.

Esta caja recoge la práctica totalidad de las grabaciones que Tim Berne realizó para Empire (sólo falta el dúo con Bill Frisell que licenció a Minor Music todavía disponible en catálogo, por lo que no ha podido ser incluido). Es su primera incursión discográfica, sin rodaje previo como sideman, liderando sus propios grupos y tocando en exclusivo sus temas. La influencia que Hemphill tuvo sobre él no sólo se puede encontrar en el estilo -por otra parte, en fase germinal aunque premonitoria-, también en la manera de llevarlo a cabo: le proporcionó la suficiente confianza como para lanzarse a la aventura de crear mientas se aprende, saltándose los pasos normativos de estudio, adquisición de técnica, años de práctica en grupos… Sus enseñanzas abarcaron tal espectro que se dice que a veces incluso tocaban el saxo.

Los discos de la etapa Empire, sin embargo, no muestran a un músico comedido, acaso en el plano técnico. La propia elección de sus compañeros, parte importante de la fértil escena angelina y tras el salto a la Gran Manzana de la capitalina también -Vinny Golia, Glenn Ferris, los Cline, Olu Dara, Paul Motian y todos los demás- hace ver por dónde van los tiros y marcarían futuras líneas de colaboración. Berne aquí sólo toca el alto (no adoptaría el barítono como segunda voz hasta comienzos de los 90) y su sonido no es tan rotundo como llegará a ser, pero transmite frescura, determinación y atrevimiento, sin los artificios a los que nos tienen acostumbrados los “jóvenes leones” en sus presentaciones discográficas. Las construcciones -más que arreglos- de los temas denotan una preocupación por la forma que con el tiempo ha ido simplificando en beneficio del sonido y los modos esenciales, pero el concepto global sigue en pie: no hay ataduras, ni estilísticas ni mucho menos mercantiles. No es extraño, pues, que ahora, tras algunas decepciones, vuelva a reinventar esa situación en Screwgun.

 © Paco Fonz

Publicado anteriormente en Tomajazz. Publicado inicialmente en Jazzred.

Tim Berne: Empire Box

CD1: The Five Year Plan “The Glasco Cowboy (for Julius Hemphill)” / “A.K. Wadud (for Abdul Wadud)” / “Computerized Taps for 12 Different Steps” / “N.Y.C. Rites”
John Carter (clarinete), Vinny Golia (saxo barítono, flauta alta y piccolo), Glenn Ferris (trombón), Tim Berne (saxo alto), Roberto Miranda (bajo), Alex Cline (percusión).
Grabado en el Melnitz Hall UCLA de Los Angeles el 25/4/1979

CD2: 7x “Chang” / “The Water People (for Brian Horner) / “7X” / “Flies” / “A Pearl in the Oliver C.” / “Showtime (for Don and Thelma Cline)”
Tim Berne (saxo alto), Vinny Golia (saxo barítono, flauta, fagot, kheena), John Rapson (trombón), Nels Cline (guitarras), Roberto Miranda (bajo), Alex Cline (percusión).
Grabado en el Intermix Studio de Los Angeles el 8/1/80

CD3: Spectres “Hot and Cold” / “Spectres” / “Grendel (for Hamid Drake)” / “Stroll” / “For Charles Mingus”
Tim Berne (saxo alto), Olu Dara (corneta), James Harvey (trombón), Ed Schuller (bajo), John Lindberg (bajo 3,4), Alex Cline (percusión).
Grabado en Brooklyn el 5/2/81

CD4: Songs and Rituals in Real Time “San Antonio” / “The Unknown Factor (for Akira Kurosawa)” / “Roberto Miguel (for Roberto Miguel Miranda)” / “New Dog/Old Tricks”
CD5: Songs and Rituals in Real Time “Shirley’s Song (for Shirley Britt)” /  “The Mutant of Alberan” / “Flies” / “The Ancient Ones (for Alex Cline)”
Tim Berne (saxo alto), Mack Goldsbury (saxo tenor y soprano), Ed Schuller (bajo), Paul Motian (batería).
Grabado en directo el 1/7/81 en Inroads en NYC

Publicado en Screwgun. Screwgun 70009




Tomajazz recomienda… un disco: Transformation (Don Preston, 2000)

Don Preston Trio TransformationEl nombre de Don Preston está inextricablemente asociado a Frank Zappa, como teclista de The Mothers of Invention de 1967 a 1974, tal vez el mejor grupo y el mejor periodo en toda la trayectoria musical zappiana.

Sin embargo, Preston es también un más que interesante pianista de jazz, con una discografía a su nombre escasa pero digna de atención. En este disco en trío, Don Preston ofrece un jazz de altos vuelos, intemporal, ecléctico y con el toque irreverente propio del personaje. En él destaca un repertorio perfectamente equilibrado y muy original, con dos composiciones de Carla Bley, otras dos de John Carter, un homenaje a Zappa (la magnífica “Eric Dolphy Memorial Barbecue”), un stándard de Cole Porter  (“I Love You”) y tres temas firmados por Preston, con mención especial para “The Lind Sonata”, con sus reminiscencias clásicas. Preston es la auténtica estrella de la sesión, pero está muy bien acompañado por Joel Hamilton al contrabajo y Alex Cline a la batería.

© Adolphus van Tenzing

Don Preston Trío: Transformation (Cryptogramophone CG107)

Grabado el 10 de junio de 2000