Curro García Quintet (Murcia Jazz Festival 2020) [Concierto] #YoMeQuedoEnCasa / #IStayAtHome

Por José Antonio García López.

  • Murcia Jazz Festival
  • Fecha: 7 de marzo de 2020
  • Lugar: Teatro Bernal (El Palmar-Murcia)
  • Grupo:
    Curro García Quintet
    Curro García: batería
    Enrique Oliver: saxo tenor
    Joan Saldaña: saxo alto
    Javier Bermejo: piano
    Jesús Gea: contrabajo

El histórico Teatro Bernal acogió la actuación de Curro García Quintet, dentro de la programación de la primera edición de Murcia Jazz Festival, para llevar el jazz a los barrios y pueblos del extrarradio de la capital. Este acercamiento popular a este género musical comenzó el pasado 29 de febrero con un pasacalles de la agrupación Dixieland Train Jazz Band, arropada por cientos de ciudadanos.

El quinteto, formado por extraordinarios músicos de la escena nacional, realizó una revisión del álbum Cinco Ciudades y una Verdad Amarga (Cotijazz Record, 2017). Un trabajo discográfico que nos muestra la genialidad y la desenvoltura compositiva del baterista Curro García.

La sesión comenzó siguiendo el orden de los temas integrados en el disco, con la pieza “Intro”, realizada en solitario por el pianista Javier Bermejo, para dar paso a “Morriña”, una composición cargada de una fuerte energía rítmica, armónica y melódica, con cambios muy dinámicos, en la que lucieron las improvisaciones de los dos principales solistas, Enrique Oliver y Joan Saldaña, con extensos solos que llevaron la partitura hacia espacios sonoros de gran intensidad. El líder del quinteto anunció el siguiente tema llamado “Nefrén”, una composición muy lírica y mágica que iniciaron con una introducción del contrabajista Jesús Gea, pilar sólido e indiscutible de la formación, que vino sustituyendo a Andrés Lizón, contrabajista original del grupo en la grabación. Tras la exposición conjunta de los vientos, fue Saldaña el encargado de desarrollar el primer solo, bien construido, largo y muy expresivo, desplegando intensos fraseos sobre la estructura. Oliver desarrolló también su parte improvisada con un lenguaje muy sutil y  fluido, y un sonido profundo y vigoroso. El buen groove creado por el grupo se mantuvo en toda la velada. En “Five Cities With Karen” destacaron los solos del pianista Bermejo, ágil y creativo en su intervención, y los diálogos superpuestos de los vientos, logrando un clímax excepcional.

El encargado del sonido, el espacio y la buena acústica del pequeño teatro fueron factores importantes en el resultado de la sesión, que continuó con la melancólica balada “We’ll Be Together Again” (Carl T. Fischer / Frankie Laine) en la que brillaron los arreglos de piano y un magistral solo del contrabajista, que realizó una labor encomiable a lo largo de toda la actuación. Bermejo, Saldaña y Oliver, tuvieron también aquí sus espacios para los solos, con sugerentes y delicados fraseos. Otro de los temas más lucidos del repertorio fue “Leonard”, Home Tone (SKIP Records, 2012) del saxofonista húngaro Tony Lakatos, con alargadas y elegantes improvisaciones de Saldaña, Oliver y Bermejo. El baterista García marcó el inicio de “New York Attitude”, New York Attitude (Uptown, 1984) del pianista Kenny Barron, a un tempo rápido, no apto para cardiacos… El primero en arrancar fue Oliver, acometiendo su solo con una flexibilidad técnica arrolladora, y un discurso decisivo, colmado de largos fraseos enlazados. Saldaña no se quedó corto en su libre improvisación, aportando su personal y exquisita elocuencia creativa. La complicidad de la sección rítmica, abrigando a los vientos en sus respectivas intervenciones, fue decisiva, alcanzando una gran comunicación interactiva dentro del quinteto. Tras las intensidades creadas por los vientos, el pianista Bermejo trazó su improvisación con un rico lenguaje, fresco y ágil en su ejercicio. García cerró las ruedas de solos con una muestra de sus grandes habilidades en la batería. El emotivo bolero “Verdad amarga” de Consuelo Velázquez, cantado por el líder, y la pieza “ET”, decidieron el final de la actuación. En respuesta agradecida por los aplausos del aforo, tocaron un bis, el tema de estilo hard bop “Brilliant Corners”, Brilliant Corners (Riverside Records, 1957) de Thelonious Monk, para acabar con un concierto de gran nivel musical, en el que dejaron buena huella de su paso por el festival.

Un día antes de acabar esta crónica llegaba la notificación, por orden municipal, de la suspensión temporal de Murcia Jazz Festival y todos los actos culturales programados, en previsión de posibles contagios por coronavirus. Cuídense.

Texto: © José Antonio García López, 2020
Fotografías: © Murcia Jazz Festival, 2020




CMS Trío (Murcia Jazz Festival 2020) [Concierto]

Por José Antonio García López.

Murcia Jazz Festival

  • Fecha: 6 de marzo de 2020
  • Lugar: Teatro Circo de Murcia
  • Grupo:
    CMS Trío
    Perico Sambeat: saxo alto
    Javier Colina: contrabajo
    Marc Miralta: batería

Buen comienzo en la primera edición de Murcia Jazz Festival, con uno de los tríos más interesantes y consolidados del panorama jazzístico nacional, formado por el saxofonista y compositor Perico Sambeat, el contrabajista Javier Colina y Marc Miralta en la batería, un triángulo de excelentes músicos con muchos años de experiencia, tanto a nivel individual como en las diversas formaciones en las que han participado con diferentes proyectos. La reunión de los tres nos ha dejado su música grabada en discos como: CMS (Contrabaix / Karonte, 2005) Andando (Contrabaix, 2008) y Danza Guaná (Nuba Records / Contrabaix, 2015) que muestran la originalidad y el eclecticismo de sus creaciones.

El tema “Andando” de Perico Sambeat dio inicio a la actuación, en el que ya dejaron manifiesta la buena interacción que existe entre los componentes del grupo. Tras agradecer la presencia del público, continuaron con una versión del standard “Love For Sale” de Cole Porter,  marcada por la rítmica influencia de la música norteafricana del contrabajista Colina, a la que fueron sumándose los arreglos de Miralta y las improvisaciones de Sambeat y Colina. La ausencia de un instrumento armónico en el trío, como un piano o una guitarra, hace más complejo el trabajo de los músicos, y puede originar en el oyente la sensación de falta de colorido, pero, como sucede en una pintura, los colores que no están presentes se hacen notar por el cromatismo de los que sí están. En la balada a ritmo de danzón llamada “Camino del Batey”, composición de Perico Sambeat, destacaron los sugerentes solos de Colina y el elocuente y lírico lenguaje del saxofonista Sambeat, en los espacios para las improvisaciones. Una de las piezas más intensas fue “Una cana al aíre” del saxofonista valenciano, un tema a ritmo de bulería flamenca, en el que protagonizó un solo contundente y sólido, abrigado por sus compañeros, para continuar con dinámicos diálogos entre los tres.

Sambeat, aprovechó la ocasión para anunciar un próximo álbum del trío, el cuarto de este proyecto, grabado en directo, que saldrá a la luz a finales de marzo de este año y se llamará Quince años, rememorando los años que llevan juntos. Para continuar con el concierto eligieron una composición del baterista Miralta, titulada “Mirasambolina”, iniciada con una introducción en solitario, antes de dar paso a la exposición del tema, que fue ganando en dinámica con el intercambio de ajustados fraseos entre ellos, sobre la estructura armónica. Los momentos más emotivos llegaron con el bolero “Verdad amarga”, de la pianista y compositora mexicana Consuelo Velázquez. Sambeat y Colina protagonizaron profundos discursos musicales, dándole a la pieza un carácter íntimo y relajado. El alegre tema a ritmo de calypso “Apocalypso” de Sambeat, caminó fluido y desenfadado para el agrado del complaciente aforo. Miralta destacó aquí con un extenso solo de batería, muy aplaudido por la audiencia. Agradecidos por la atención prestada, deleitaron a los presentes con un bis, la preciosa nana cubana llamada “Drume negrita” de Eliseo Grenet, despidiendo con ella una velada emocionante y entrañable.

Texto: © José Antonio García López, 2020
Fotografías: © Murcia Jazz Festival, 2020




Voro García – Paco Torregrosa Quintet (Jazzazza, Murcia) [Concierto]

Por José Antonio García López y Rafa Márquez.

  • Fecha: 14 de febrero de 2020
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club – Murcia
  • Grupo:
    Voro García & Paco Torregrosa Quintet
    Voro García: trompeta
    Paco Torregrosa: saxo alto
    Eduard Marquina: piano
    Javier Pérez: contrabajo
    Pablo Soriano: batería

La labor, la continuidad y el tesón de sus gerentes, le han otorgado al club Jazzazza un lugar merecido en las rutas del jazz de nuestro país. Cientos de músicos, tanto nacionales como internacionales, han ido dejando su huella sobre el escenario del club durante más de una década de programaciones, quince años, teniendo como referente la música en directo, y en concreto la música de jazz.

La cita, en esta ocasión, fue con el quinteto coliderado por el trompetista y compositor Voro García y el saxofonista Paco Torregrosa, acompañados por una sección rítmica integrada por el pianista Eduard Marquina,  Javier Pérez al contrabajo, y Pablo Soriano en la batería, agrupando una poderosa formación para protagonizar una intensa y excepcional velada jazzística.

La sesión comenzó con una adaptación del tema “Brake’s Sake”, It’s Monk’s Time (Columbia Records, 1964) del pianista estadounidense Thelonious Monk, con arreglos de Torregrosa, en el que los principales solistas desarrollaron sus respectivas improvisaciones de saxo alto, trompeta y piano. En la dinámica pieza titulada “Dana”, composición de Torregrosa, la compacta interacción de los componentes se mostraba palpable. Marquina, Pérez y Soriano, forjaron una excelente base rítmica sobre la que navegaron los extensos solos de trompeta, saxo, y piano. Voro García, incluyó algunas de sus composiciones en el repertorio, como la inédita partitura original llamada “Nano”, en la que lucieron las fluidas intervenciones de Torregrosa, el elocuente lenguaje de Voro, y los intensos fraseos de Marquina. El primer set terminó con “Henya”, When The Heart Emerges Glistening (Blue Note Records, 2011) una preciosa partitura a tempo de vals del trompetista Ambrose Akinmusire, en la que los dos líderes, trompetista y saxofonista, intercambiaron diálogos en espléndidas improvisaciones, bien abrigados por el resto del grupo.

“La plata”, pieza compuesta por Torregrosa, dio inicio a la segunda parte del concierto. Tras la exposición de los vientos, fue Marquina el encargado de abrir los espacios para las improvisaciones, meticuloso y sutil en el ejercicio del piano. Los solos de trompeta y saxo alto completaron el desarrollo del tema con sugerentes y, a veces, enérgicas intervenciones. La partitura “Dual Force” On Tour (Red Distribution, 1985) del contrabajista Buster Williams, de estilo hard bop,  consolidó la vigorosidad del grupo en conjunto, desplegando un abanico de improvisaciones entre Torregrosa  y Voro, en la que jugaron sobre estructuras de ocho compases con el pianista Marquina y el baterista Soriano. Buen trabajo también del contrabajista Pérez, muy atento a las incursiones de sus compañeros. La emotiva balada “Skylark” (Mercer / Carmichael) creó un aura relajada, en la que saxo alto y trompeta se repartieron la exposición del tema, para continuar con delicados solos. El grupo propuso cerrar la velada con el tema “A la luz” de Voro García, basado en notables cambios rítmicos sobre los que caminaron los solos de Torregrosa, fresco e intenso en sus fraseos, de Voro, flexible e impecable en sus acometidas, y de Marquina, que fue subiendo la pieza de intensidad con su buen hacer al piano. La propuesta quedó solamente ahí, gracias a los aplausos de los presentes, por lo que en respuesta y agradecimiento tocaron un último tema, el standard “Sandu” del trompetista Clifford Brown, a medio swing, con solos de toda la formación, en el que lució también un solo del extraordinario contrabajista, despidiendo así una excelente sesión. Sonido y lenguaje se conjugaron para ofrecer una música de alto nivel, generada de forma honesta y entregada.

Texto: © José Antonio García López, 2020
Fotografías: © Jazzazza, 2020




Vince Benedetti Quartet (Jazzazza, Murcia) [Concierto]

Por José Antonio García López y Rafa Márquez.

  • Fecha: 11 de enero de 2020
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club – Murcia
  • Grupo:
    Vince Benedetti Quartet
    Vince Benedetti: piano
    Antonio González: saxo alto
    Miquel Álvarez: contrabajo
    Vicente Espí: batería

El compositor y pianista estadounidense Vince Benedetti, de gira por varias capitales de nuestro país, paseó su sabiduría jazzística por el escenario de Jazzazza Jazz Club, acompañado por el saxofonista Antonio González, Miquel Álvarez al contrabajo y Vicente Espí en la batería. Benedetti, es un reconocido músico omnipresente en la escena mundial del jazz, en la que ha compartido su música con figuras muy relevantes del género: Hank Mobley, Archie Shepp, Dizzy Gillespie, Chet Baker, Stan Getz, Dexter Gordon, Barney Kessell, Johnny Griffin, Pepper Adams, Eddie Lockjaw Davis, Diana Krall, Miriam Klein y Slide Hampton, por nombrar solo algunas. Su dilatada labor discográfica abarca multitud de colaboraciones desde la década de los 60’, contando además con varios álbumes como líder: Vince Benedetti Trio (JHM Rcd, 2003), Granada Calling (TCB, 2009), The Music Of Vince Benedetti (TCB, 2011) y Jazzin’ Singers & Vince Benedetti Trio –  Tribute To Jazz Vocal (Sedajazz Records, 2019) son sus últimos trabajos. En su profesión como docente ha dirigido e impartido clases en varias instituciones musicales europeas de gran renombre.

Buena parte del concierto estuvo enmarcado por el estilo hardbop, aparecido a mediados de los años 50’, que posteriormente supuso una fuerte influencia en la música del pianista, además de otras tendencias musicales. El standard de bebop “Hot House” de Tadd Dameron, basado en la armonía de “What Is This Thing Called Love?” de Cole Porter, fue el primer tema de la sesión, en el que Benedetti y González desgranaron sus primeras improvisaciones como solistas principales. Tras una breve introducción del pianista, González expuso la melodía de “Repetition” de Charlie Parker, a ritmo de bossa, para continuar con un solo de saxo alto, atrevido y ágil, a lo “parkiano”, bien abrigado por la sección rítmica. El tema “Along Came Betty” de Benny Golson, a medio swing, sonó elegante en conjunto, destacando una elocuente improvisación de Benedetti, inmerso en el teclado del piano. El líder anunció después la pieza de bossa “Gentle Rain” del brasileño Louis Bonfá, desarrollada con delicados solos de piano, saxofón, y una esmerada improvisación del contrabajista Miquel Álvarez, cantando los fraseos del contrabajo,  muy aplaudido por los presentes en la sala. La interpretación de la preciosa balada “I Can’t Get Startet” del compositor Vernon Duke creó un ambiente intimo y conmovedor, en el que González desplegó fraseos líricos y bien construidos, acompasado por la maestría de Benedetti y la sutileza rítmica de sus compañeros Álvarez y Espí. Para concluir el primer set del concierto tocaron el tema bebop “Perhaps” de Charlie Parker, una pieza genialmente improvisada por González, con ajustadas intervenciones de todos los componentes del cuarteto.

La segunda parte comenzó con un tema lento original de Benedetti llamado “Blues For Basie”, en el que volvió a destacar la envolvente labor del pianista, y el solo del contrabajista Álvarez, con un fraseo preciso y flexible, cantando a la vez las notas de su instrumento. El standard “If I Had You” (Jimmy Campbell / Reg Connelly / Ted Shapiro) fue un delicado tema para lucimiento del pianista y el saxofonista. Para continuar deleitaron al público con “Retrato Em Branco E Preto” de Tom Jobim, a ritmo de bossa, una partitura protagonizada con relajadas improvisaciones de saxo, piano y contrabajo. El pianista anunció otro tema original llamado “My Gospel” de su disco Granada Calling (TCB, 2009) resuelto con elegantes solos de saxo y piano. La sesión finalizó con un tema del cantante estadounidense Jon Hendricks y un bis, “Star Eyes” (Gene de Paul / Don Raye) a petición del público.

La solidez y la buena interacción del grupo guiaron todo el concierto, dando como resultado una música bien elaborada y dinámicamente fluida, hecha con una naturalidad magistral, cercana al respetuoso aforo.

Texto: © José Antonio García López, 2020
Fotografías: © Rafa Márquez, 2020




Daahoud Salim Quintet (Jazzazza Jazz Club – Murcia) [Concierto]

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 8 de noviembre de 2019
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club – Murcia
  • Grupo:
    Daahoud Salim Quintet
    Daahoud Salim: piano
    Pepe Zaragoza: trompeta
    Pablo Martínez: trombón
    Hendrik Müller: contrabajo
    Sun Mi Hong: batería

Hijo del saxofonista y compositor estadounidense Abdu Salim, forjado en el arte de la música desde temprana edad, con una destacada formación académica y una vertiginosa trayectoria, el pianista Daahoud Salim va dejando su enérgica y emocionante huella en los diversos escenarios por los que pasa. En esta ocasión la cita fue en Jazzazza Jazz Club, como parte de la gira que el grupo está realizando en noviembre por varias ciudades de nuestro país, a la que llegó en formación de quinteto, acompañado del trompetista Pepe Zaragoza, sustituyendo al integrante habitual Bruno Calvo, el trombonista Pablo Martínez, Hendrik Müller al contrabajo y Sun Mi Hong en la batería, conformando una banda con una alta experiencia en los ámbitos jazzísticos europeos, muy interactiva y estrechamente unida, como veríamos posteriormente a lo largo del concierto. El quinteto ofreció un repertorio en el que incluyeron algunos temas de sus anteriores y más recientes trabajos discográficos: La llamada (Blue Asteroid Records, 2016), el directo Daahoud Salim Quintet – Jazz Getxo (Errabal Jazz, 2016), La búsqueda (RockCD Records, 2017) y Daahoud Salim Quintet – Live Jamboree (2018) en edición digital.

El grupo comenzó el directo con una introducción de la baterista Mi Hong, en solitario, iniciando el tema “La llamada”, sugerente titulo que encabeza y da nombre al primer disco, añadiéndose después el resto del grupo. Salim, es un buen comunicador que llega pronto al alma del espectador, explicando las ideas que le inspiran para componer y el porqué de cada tema, como en el caso de la segunda pieza llamada “El mayor truco del diablo”, en la que navegaron los solos del trombonista Martínez, flexible y audaz en sus fraseos, y del pianista, que desarrolló vivos y marcados pasajes sobre el teclado. El contrabajista Müller, abrió el siguiente tema con una elocuente introducción, antes de que el líder comentara su composición llamada “Historia del tiempo”. Una relajada y exquisita pieza en la que destacaron las ricas improvisaciones de Salim, y un espléndido y poderoso solo de Zaragoza. El humor y la ironía no faltan, a veces, en las presentaciones de Salim, como en “Bon Appétit!”, reflexión sobre la famosa frase “Somos lo que comemos”, una alegre y dinámica creación, en la que alternaron las extensas, elegantes y muy expresivas improvisaciones del trombonista sobre un tempo medio de swing, seguido de un vertiginoso tempo fast que tuvo al trompetista como protagonista, con fraseos intensos, ágiles y bien articulados. La contundente intervención de la baterista nos dejó otra muestra de sus grandes capacidades, para cerrar esta última pieza del primer pase.

Abrieron la segunda parte del concierto con “Munnot Waste No Time”, en la que lució una larga introducción de Zaragoga, acompañado solamente de Mi Hong y Müller. La exposición del tema dio paso al trombonista Martínez, deleitando a los presentes con una esmerada improvisación sobre la base vigorosa y rápida de la sección rítmica. Las manos del pianista se movían sobre las teclas del piano con precisos y desenvueltos desarrollos, que acentuaron la intensidad del tema. Inspirado e influido por la música de su padre, Salim interpretó “Song For My Children” (Abdu Salim) una refinada pieza a tempo de vals, realizada a trío de piano, contrabajo y batería. Müller y Salim aportaron coloridas y líricas intervenciones como solistas. Los ritmos latinos estuvieron presentes en “Volamos”, una rumbosa, vibrante y enérgica composición en la que Zaragoza y Martínez alternaron las primeras descargas, entregadas y dinámicas, dejando otra parte de la improvisación al pianista para finalizar el tema. El grupo continuó la sesión con “Sin tí… tulo”, un tema nostálgico y emotivo con aires de bolero. Tras la exposición del trompetista sería el trombonista el encargado de efectuar el primer libre discurso, apacible y sutil. El líder generó también un acunado y bien definido solo lleno de puntuados matices sonoros, acorde con el tema. El concierto llegaba casi a su final con “Yalut”, una pieza afro jazz, con un rebosante groove para lucimiento de la sección rítmica, sobre la que caminaron los solos de Zaragoza y Salim, arropados por el contrabajo de Müller y la impecable batería de Mi Hong. El atento público reclamó un bis que no tardaron en elaborar, una preciosa balada llamada “Canción a Anna” como culminante colofón de una de las citas más memorables que han pasado por el club Jazzazza.

Tradición y modernidad se vuelven a dar la mano para proporcionar una experiencia sensorial enriquecedora. Las creaciones de Daahoud Salim poseen una hermosa musicalidad que ahonda en la espiritualidad del oyente. La buena música lleva inherente un poder sanador que trasciende más allá del mundo material en el que vivimos, algo que podemos encontrar en las composiciones de este formidable pianista. Un músico que brilla con luz propia.

Tomajazz:
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019




André Fernandes Quintet & Perico Sambeat (Jazzazza Jazz Club, Murcia. 2019-10-04) [Conciertos]

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 4 de octubre de 2019.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club.
  • Grupo:
    André Fernandes Quintet & Perico Sambeat
    André Fernandes: guitarra eléctrica
    Perico Sambeat: saxo alto, soprano y flauta travesera
    Xan Campos: piano y teclados
    Francisco Brito: bajo eléctrico
    João Pereira: batería

El guitarrista y compositor portugués André Fernandes es un músico con una carrera profesional encomiable, avalada por su formación académica, por cientos de colaboraciones en grabaciones con las figuras más destacadas del jazz internacional: Chris Cheek, Tomasz Stanko, Lee Konitz, Bill McHenry, Jochen Rueckert, Jeff Ballard, Perico Sambeat, Avishai Cohen, Joshua Redman, Eli Degibri o Jorge Rossy, por nombrar solamente a algunos, por su participación en orquestas de jazz de gran prestigio, y más de una decena de trabajos discográficos editados como líder: Dream Keeper (Edition Records, 2016), Centauri Draco (Nischo Records, 2018) y Chasing Penguins (Rat Records, 2019) son sus últimos discos. El respeto a la tradición, y las modernas líneas creativas que encontramos en el guitarrista, son las claves para entender la abierta variedad estilística de su música. La cita en el club Jazzazza con su proyecto llamado Kinetic -del que se espera la edición de un nuevo álbum que verá la luz en diciembre de este año-, en formación de quinteto, con el excelente saxofonista Perico Sambeat y una sección rítmica impecable, formada por el pianista Xan Campos, Francisco Brito en el bajo eléctrico, y João Pereira a la batería, dejó constancia de los buenos derroteros por los que se mueve el jazz que nos llega actualmente desde el país vecino.

Los dos primeros temas del repertorio “Sadcess” (Xan Campos) y “Same Life Twice” (João Pereira) marcaron el perfil predominante de la sesión, caracterizado por el uso de elementos electrónicos en las composiciones. En la extensa primera pieza, la mezcla de instrumentos electrónicos y acústicos crearon una introducción exquisita y muy heterogénea, antes de que Fernandes y Sambeat lanzaran la exposición de la melodía, sugerente y enérgica. Las improvisaciones fueron para Campos, alternando el piano y el teclado, y para Sambeat, con el saxo alto conectado a su pedalera de efectos, en las que jugaron con fraseos precisos y elocuentes. La máxima intensidad de la pieza la puso Fernandes con un rotundo y espléndido solo de guitarra. El segundo tema se desarrolló con una amalgama de incursiones de todos los componentes, en una música experimental plagada de matices sonoros, en el que destacó el contundente marcaje de la batería de Pereira. La introducción del bajo eléctrico abrió la partitura de “Rainy Night, Neon Light”, Late Parade (Aklovap Records, 2017) de la pianista y compositora japonesa Akiko Pavolka, una composición sosegada y etérea sobre la que navegaron placidamente los arreglos de la sección rítmica y los solos de Campos, y de Fernandes. Para terminar este primer pase, el líder eligió una composición original llamada “Chifre” que encabeza su disco Dream Keeper. A la melodía compartida por Sambeat y Fernandes, le siguieron los solos de saxo soprano, ejecutados con desgarradoras notas y expresivos recursos. El guitarrista y el pianista desplegaron también sus intensos diálogos, dándole a la composición un carácter muy dinámico y poderoso.

Desde el asiento que suelo ocupar en el local, observo con agrado la formidable conexión y solidez musical del grupo. El tema “Wiccano” (Perico Sambeat) que arrancó la segunda parte, me recordó al estilo de jazz fusion del grupo Brecker Brother, e incluso a la música del carismático y genial Frank Zappa, tan admirado por Sambeat hasta el punto de dedicarle un merecido homenaje en su disco Plays Zappa (Karonte / Nuba Records, 2016). Tras el enérgico comienzo, Campos introdujo una sosegada parte en solitario a modo de interludio, para dar de nuevo la entrada al resto de los instrumentos. El máximo clímax en los solos corrió a cargo de Sambeat y de Fernandes, cuya guitarra semi-distorsionada resonó perfectamente encajada entre las bases armónicas y rítmicas de sus compañeros. El quinteto deleitó a los presentes con otra pieza original del guitarrista, “Rabbit Hole”, incluida también en su álbum anteriormente citado, iniciada en solitario por el líder con una sugestiva introducción. A los líricos y delicados fraseos de Sambeat con su flauta, le siguieron los bien articulados y fluidos solos de Fernandes y Campos, abrigados por los compases rítmicos de Brito y Pereira. Fernandes anunció, para finalizar, los siguientes temas, compuestos por dos de sus admirados músicos: una particular versión de “The Future” de la cantante y compositora portuguesa Sara Serpa, que encontramos en el disco Close Up (Clean Feed, 2018) basada en un ostinato melódico y rítmico en el que se movieron las libres improvisaciones del teclado con efectos de Campos, la flauta de Sambeat y la guitarra de Fernandes. Y otra composición llamada “Savassi” del bajista, guitarrista y compositor brasileño Frederico Heliodoro, desarrollada con un largo solo de guitarra, y un elocuente y ágil ejercicio del bajista Brito, arropados por la atenta y omnipresente batería de Pereira, que realizó una labor impresionante durante todo el concierto. El guitarrista repitió su espacio de improvisación para después dejar a Sambeat con un solo colosal, jugando en las notas más altas de su registro, con un lenguaje magistralmente articulado y lleno de intensidad. La última entrega del concierto, a petición de la audiencia, fue el tema “Ratios” del saxofonista, compositor y arreglista francés Ohad Talmor. La repetida cadencia musical sirvió de soporte para los diálogos creados por Campos, variando fraseos consigo mismo con el piano y el teclado de efectos.

El quinteto del guitarrista André Fernandes realizó una muestra del mejor jazz contemporáneo que se hace en nuestros días, una música sin complejos, honesta, arriesgada, libre e inequívocamente muy creativa.

Tomajazz:
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019




Paco Torregrosa Quartet (Jazzazza Jazz Club, Murcia. 2019-09-28) [Conciertos]

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 28 de septiembre de 2019.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club.
  • Grupo:
    Paco Torregrosa Quartet.
    Paco Torregrosa: saxo alto.
    Eduard Marquina: piano.
    Jaume Guerra: contrabajo.
    Pablo Soriano: batería.

La cantera de músicos en la escena jazzística de nuestro país sigue dándonos, para bien, sus gratas sorpresas. En el caso del saxofonista y compositor alicantino Paco Torregrosa, el esfuerzo y el ingenio le han acompañado en una trayectoria musical ascendente, que le ha llevado a codearse, desde hace algún tiempo, con lo más relevante del jazz nacional (Perico Sambeat, Voro García o Ramón Cardo) e internacional (John O’Gallagher, Mike Williams, Andrew Bain). En su formación cuenta, además, con varias masterclass dirigidas por George Colligan, Gilad Hekselman, Bruce Barth y Eddie Henderson, entre otros). Estos antecedentes, y su primer EP llamado Introducing (2018) le afianzan para ocupar un espacio merecido en el jazz actual. Un músico a tener en cuenta, que dará mucho que hablar durante los próximos años. Torregrosa visitó el club Jazzazza en formación de cuarteto, acompañado por Eduard Marquina en el piano, Jaume Guerra al contrabajo y Pablo Soriano a la batería, otros tres músicos adelantados de su generación.

Con un repertorio basado en composiciones originales y de otros músicos admirados por el saxofonista, comenzaron el primer set de la sesión encabezada por “Luso” (Perico Sambeat) una partitura relajada a tempo de vals que tuvo una primera y breve incursión del pianista, dejando al saxofonista un gran abanico improvisatorio, rico y más extenso. “Dana” (Paco Torregrosa) fue aportando animosidad a un concierto que acababa de dar sus primeros pasos. Tras la introducción del tema, fue el saxofonista el encargado de dar rienda a un solo bien medido y planteado, delegando al pianista el resto de la pieza, antes de la exposición final. La balada “Ace” (Walter Smith III & Matthew Stevens) creó un ambiente plácido y nostálgico desde los primeros compases de la exposición, realizada, en una primera vuelta, por Marquina y Torregrosa, para dar paso a un solo de contrabajo de Jaume Guerra, y otros sugerentes desarrollos del saxofonista y del pianista, con delicados fraseos. Para cerrar este pase, el grupo interpretó “A la luz” (Voro García) una pieza con ritmos cambiantes, contundente y dinámica, introducida por la sección rítmica. La improvisación de Torregrosa caminó sobre la base del ritmo latino para después dar paso a un swing rápido, resuelta con fraseos bien articulados y fluidos. Marquina no quedó a la zaga, creando su espacio en otro solo con ágiles movimientos sobre el teclado del piano. El baterista Pablo Soriano, terminaba las ruedas de improvisaciones con una enérgica muestra de su instrumento.

El segundo set comenzó con “No te aguanto más” (Perico Sambeat) un tema a ritmo de funky, en el que Marquina y Torregrosa nos ofrecieron sus fraseos más frescos y entusiastas. Otra muestra de la faceta compositiva del líder, y su gusto por los ritmos latinos, llegó con una pieza titulada “La plata”. El saxofonista destacó aquí con un espléndido solo, tanto en elocuencia como en extensión, abrigado por los arreglos del pianista y los compases rítmicos del contrabajo y la batería. Marquina y Guerra, tuvieron también su espacio como solistas en unas esmeradas y sugerentes improvisaciones. La preciosa melodía de la nana de flamenco “Nido del aire” (Perico Sambeat) puso en un clima de éxtasis a la silenciosa audiencia. El particular sonido del saxo alto de Torregrosa, envolvente, cálido y nítido, dio a la pieza un aura solemne y de embrujo. La exposición del saxofonista dio salida al turno de improvisación del contrabajista, idílico y comedido en sus fraseos, para, acto seguido, retomar de nuevo su rol como solista principal, desgranando las notas de su saxofón en un momento de inspiración y emotividad. El cuarteto varió a un estilo de jazz contemporáneo con “Mark Time” (Kenny Wheeler) que introdujo Torregrosa en solitario. El elegante y sustancioso groove creado por el grupo marcó toda la pieza, en la que navegaron los flexibles, y a veces intensos, solos de Marquina. Fue el saxofonista el encargado de llevar el tema a su máxima expresión e intensidad, con otro ejemplo de su poderoso lenguaje y sonido. En los tiempos rápidos es donde los músicos muestran también sus capacidades, y el nivel musical en el que cada uno se encuentra, como en el tema “Compersión” (Sambeat) una partitura vertiginosa, en la que los solistas se manejaron resueltos, ofreciendo lo mejor de sí mismos. Generosos y complacidos por los aplausos del público, finalizaron la sesión con el blues “Tenor Madness” (Sonny Rollins) conformando una apoteósica despedida del grupo.

Salí del club Jazzazza con una buena impresión de lo acontecido, con la idea de un futuro esperanzador para el jazz y la satisfacción de haber conocido a unos músicos decididos, que respetan las tradiciones del género, y trabajan la música con conceptos innovadores. Les deseo lo mejor para sus próximos proyectos.

Tomajazz:
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019




Eliot Zigmund Trio “Remembering Bill Evans Trio” (Jazzazza Jazz Club, Murcia. 2019-09-14) [Concierto]

Por José Antonio García LópezJazzazza.

  • Fecha: 14 de septiembre de 2019.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club, Murcia.
  • Grupo:
    Eliot Zigmund Trio “Remembering Bill Evans Trio”
    Eliot Zigmund: batería
    Juan Sebastián Vázquez: piano
    Manel Fortià: contrabajo

Jazzazza Jazz Club reinició en septiembre su programación de conciertos con el trío liderado por el baterista norteamericano Eliot Zigmund, acompañado por el pianista y compositor Juan Sebastián Vázquez y el contrabajista Manel Fortià. Eliot Zigmund es un legendario y reconocido músico de jazz que formó parte del trío liderado por el prestigioso pianista Bill Evans, con el que grabó varios discos: I Will Say Goodbye (Fantasy Records, 1980) y You Must Believe In Spring (Warner Bros Records, 1981) son dos de ellos. La extensa trayectoria musical de Zigmund, sus colaboraciones en bandas como la de Stan Getz, Michel Petrucciani, o de Don Friedman, entre otras, y su labor como docente, son las razones que le han situado en un lugar relevante de la escena jazzística internacional.

No deja de ser curioso, y poco habitual, encontrarse sobre el escenario a un baterista zurdo – con el charles a la derecha y el ride a la izquierda-, algo que, en los inicios de la carrera de Zigmund, le causó no pocos problemas de tipo académico, una circunstancia que no le impidió tocar con los más grandes músicos de jazz.

Con el standard “I Hear A Rhapsody” (George Fragos / Jack Baker / Dick Gasparre) dieron inicio a la primera parte de la sesión. Una partitura a medio swing que dejó percibir la buena interacción existente entre los músicos, en la que desarrollaron sus primeras improvisaciones sobre la estructura armónica. Continuaron con el tema “Alone Together” (Arthur Schwartz / Howard Dietz) una pieza a tempo de vals, en la que lucieron los solos de Vázquez, y una contundente y enérgica intervención de Zigmund. El pianista enlazó la parte final del tema para introducir, sutilmente, la melodía de “Body And Soul” (Johnny B. Green). Los coloridos fraseos de Vázquez se movían entre lo etéreo y lo corpóreo, haciendo de la pieza una delicada y sugerente versión. El contrabajista, Fortià, aportó también su espacio de improvisación con un inspirador solo y un sonido nítido. En “I’ll Be Seeing You” (Sammy Fain / Irving Kahal) fue Fortià, el encargado de abrir las ruedas de solos, seguido de Vázquez, flexible y audaz en sus recorridos por el teclado. Zigmund, cerró el tema con otro breve y ajustado despliegue de su batería. Los dieciséis compases de la estructura armónica de “Minor Blues” (Bob Brookmeyer) dieron lugar a un dinámico y alegre juego de los tres componentes, destacando la labor del contrabajista en su faceta como solista.

“You And The Night And The Music” (Arthur Schwartz / Howard Dietz) fue el tema elegido para comenzar la segunda parte del concierto. Tras la introducción de la melodía por el pianista, en solitario, el contrabajista y el baterista se unieron para darle forma y desarrollar la pieza a trío. Fortià arrancó con una primera improvisación a ritmo de swing alto, apoyado por sus compañeros, dando paso posteriormente al pianista, que creó la intensidad y el éxtasis necesario antes de una nueva incursión final del líder. Después de semanas de gira, y siendo también la última actuación, Vázquez invitó a subir al escenario al pianista y route manager del grupo, Richard Krull, que interpretó “Beautiful Love” (Victor Young / Wayne King). El ingenio de Fortià, el toque elegante de Krull y la precisión de Zigmund, se combinaron a la perfección en un todo mágico y fascinante, muy aplaudido por los presentes. Otra de las partituras elegidas fue “My Romance” (Richard Rodgers / Lorenz Hart) introducida por una exposición de Vázquez, para continuar con una larga improvisación en la que mostró, de nuevo, sus buenas habilidades. La incesante actividad de Fortià, y la sensación de confianza y relajación que transmite Zigmund, son claves importantes en la formación, haciendo que el grupo suene compacto y enormemente fluido. El pianista anunció un siguiente tema original titulado “Bolero sin sal”, una pieza llena de entusiasmo, elaborada con un lenguaje muy expresivo, y bien arreglada. “It Could Happen To You” (Jimmy Van Heusen / Johnny Burke) anunciado como el tema final del concierto, caminó rápido en las manos del pianista, otra muestra inherente de sus virtuosas capacidades. Las ovaciones del público animaron al grupo a realizar un bis, la preciosa balada “What’s New?” (Bob Haggart / Johnny Burke) con la que se despidieron.

Un concierto de jazz clásico, plagado de temas standards, con un innovador tratamiento de sus intérpretes, resaltando dos factores importantes que marcaron, para bien, el evento: el sonido semiacústico del trío, y el respetuoso silencio de la audiencia, que ayudó a crear un ambiente intimista y cercano, lo que derivó en una sesión entrañable.

Tomajazz:
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019

 




Maceo Parker (XXII Festival Internacional Jazz San Javier, Murcia. 2019-07-26) [Concierto]

Por José Antonio García López Pedro Sáez.

XXII Festival Internacional Jazz San Javier – (Murcia)

  • Fecha: 26 de julio de 2019
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa – (San Javier, Murcia)
  • Grupo:
    Maceo Parker
    Maceo Parker: voz, saxo alto y flauta travesera
    Darliene Parker: voz
    Greg Boyer: trombón
    Bruno Speight: guitarra eléctrica
    Will Boulware: teclados
    Rodney “Skeet” Curtis: bajo eléctrico
    Pete MacLean: batería

La gira española del saxofonista Maceo Parker tuvo su parada en la presente edición del Festival Internacional Jazz San Javier, una cita muy esperada por los seguidores de esta gran figura representante del estilo funk y el soul jazz. Su extensa trayectoria artística le ha llevado a colaborar con músicos muy relevantes, siendo conocida su participación como solista en las filas de James Brown, grabando en sesiones con James Taylor, Bryan Ferry, Larry Goldings, Dave Matthews, Candy Dulfer y Prince, entre muchos otros, o formando parte del grupo Parliament Funkadelic de George Clinton, para después liderar su propia banda, con la que posee más de una quincena de discos.

Buena parte del aforo ya le esperaba en el foso del auditorio, preparado para la primera descarga del grupo, que se lanzó con el tema llamado “Off The Hook” de su álbum Made By Maceo (Sony Music Distribution, 2003). La química de Parker acababa de estallar y tras unas palabras de agradecimiento anunció el siguiente tema “Make It Funky”, Maceo – Soundtrack (Minor Music, 1994) en el que destacaron las cortas intervenciones del trombonista Greg Boyer. La balada “Daddy’s Home”, Mo’ Roots (Verve, 1991) cambió la dinámica intensa del comienzo. La melodía, compartida entre saxo alto y trombón, dio paso a los teclados de Will Boulware, que solo le dio tiempo para introducir un escueto arreglo porque la banda aparcó la pausada pieza para enlazar con “Uptown Up”, Funk Overload (What Are Records?, 1998) y retomar el contundente ritmo funky, en el que lucieron los solos de Boyer, Parker y Boulware. La complicidad del líder con el público fue animando, aún más, el espectáculo, creando momentos muy álgidos con su particular manera de bailar y su incombustible forma de actuar sobre el escenario. Parker homenajeó a uno de sus artistas más admirados con la melodía de “Send One For Your Love” de Stevie Wonder, realizada por el trombonista. La resistencia de Parker no tiene límite y los ritmos del funky siguieron su marcha, aumentando, aún más si cabe, el placer colectivo y el delirio de sus seguidores. Temas tan conocidos como “Let’s Get It On” de Marvin Gaye, introducido con un solo del guitarrista Bruno Speight, fueron descubriendo su mejor faceta de cantante, sobre todo en las piezas lentas, en las que el líder se muestra ágil y poderoso.

Casi una docena de veces hizo el amago de salir del escenario y acabar con la sesión, para volver, otras tantas, a reanimar y continuar con el concierto, y dirigir las entradas de sus compañeros, como en el largo solo que se marcó el baterista Pete MacLean, potente y exhaustivo en sus definiciones rítmicas. Otra balada, a dúo con Boulware, dio paso a nuevas andanadas del mejor estilo funk, en las que lucieron las incursiones del bajista Rodney “Skeet” Curtis, punteadas con un excelente sonido. La versión de la canción “Stand By Me” de Ben E King, interpretada con las voces de Greg Boyer y Darliene Parker, nos mostró también la diversidad instrumental de Parker, con una espléndida improvisación de flauta travesera. El líder buscó, de nuevo, la complicidad de la audiencia con más temas, haciéndola bailar y participar en un tándem vocal hasta el final de la sesión, que despidieron con la melodía del saxo alto en la canción “My Love” de Paul McCartney. Los vítores del público se vieron recompensados con un bis final, con el que el grupo volvía a despedirse, dejando la agradable sensación de haber vivido uno de los conciertos más divertidos y entregados de los que han pasado por el festival.

Tomajazz
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Pedro Sáez – Jazz San Javier, 2019




Niels Lan Doky Trio (XXII Festival Internacional Jazz San Javier, Murcia. 2019-07-26) [Concierto]

Por José Antonio García López Pedro Sáez.

XXII Festival Internacional Jazz San Javier – (Murcia)

  • Fecha: 26 de julio de 2019
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa – (San Javier, Murcia)
  • Grupo:
    Niels Lan Doky Trio
    Niels Lan Doky: piano
    Tobias Dall: contrabajo
    Niclas Bardeleben: batería

El pianista danés Niels Lan Doky visitó la presente edición del festival –ya estuvo en la edición de 2011-, acompañado de dos extraordinarios músicos: el contrabajista Tobias Dall y Niclas Bardeleben en la batería, formando un triángulo musical sumamente equilibrado e interactivo, de lo más exquisito que se ha visto en la programación del festival. El pianista, con más de una treintena de discos en su haber, está considerado como uno de los músicos de jazz más creativos de su generación. Buena parte del repertorio estuvo basado en su último álbum llamado Improvisation Of Life (Inner Adventures, 2017).

“Forever Frank”, del disco anteriormente mencionado, fue la pieza elegida para iniciar la sesión, en la que el contrabajo y la batería abrigaron con soltura y definición los rápidos fraseos del pianista, mostrándonos sus primeras intenciones de ofrecer un concierto tan espléndido como entregado. Uno de los temas más reconocidos por la audiencia fue “Man In The Mirror” (Glen Ballard / Siedah Garrett) popular en la voz de Michael Jackson, una adaptación del pianista al formato de trío que desarrollaron con ajustadas y precisas improvisaciones de piano y contrabajo. El homenaje al gran armonicista Toots Thielemans, fallecido en 2016, con el que compartió grabación en el disco para la película Between A Smile And A Tear (Saphir, 2006) llegó con “Toots Waltz”, composición original de Doky. Una pieza en la que destacó el solo del pianista y del contrabajista Tobias Dall. El ritmo ternario continuó con “Nature Of The Business”, un paseo musical elegante y sugestivo, a la medida del pianista. Continuaron con “Greasy Sauce”, y la balada “Sita’s Mood” en la que Doky se recreó con emocionantes fraseos para establecer el clima reposado apropiado. El universo musical, etéreo y particular del pianista nos dejó una de sus creaciones más conocidas, “Children’s Song”, de su disco Return To Denmark (BRO Recordings, 2010). El líder, enlazó posteriormente tres piezas en solitario, “December / Langt Hojt Mood Nord / Piano Interlude”, en una muestra inequívoca de su poderosa técnica pianística, cargada de disposiciones armónicas y arreglos. “Contemplations From A Mountain Top”, fue casi la despedida del concierto, con un apoteósico solo del baterista Niclas Bardeleben utilizando exclusivamente sus manos en el despliegue rítmico. Las ovaciones del público provocaron un bis final de sesión con “Misty Dawn”, un tema sumamente poético que parecía sugerir en la imaginación los bellos paisajes nórdicos de su país natal.

 

La música de Niels Lan Doky está basada en las experiencias vitales del autor, se rodea de un romanticismo generoso, se forja exenta de protagonismos exacerbados y de arrebatos innecesarios, y está tratada con una profundidad que te cala en lo más hondo del espíritu.

Tomajazz
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Pedro Sáez – Jazz San Javier, 2019