Eivissa Jazz 2019 (II): Big Band Ciutat d’Eivissa / José Carra Trio (2019-09-04) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort.

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Plaça Sota Vila (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Santiago Ramírez, Wiebke Pahrman, Antonio J. Marín, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Tur, Vicent Matoses, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones. Vicent Tur dirección)
    Natxo Marí, Muriel Grossmann, Mayra Riera, Jorge Ortiz,Álvaro Boned (saxos)
    Santi Pérez (piano)
    Radomir Milojkovich (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    David Romano (percusión)
    José Carra Trio
    José Carra (piano)
    Bori Albero (contrabajo)
    Dani Domínguez (batería)

Big Band Ciutat d'Eivissa

Big Band Ciutat d’Eivissa

En la segunda jornada de Eivissa Jazz 2019 pudimos disfrutar de dos conciertos gratuitos a cargo de la Big Band Ciutat d’Eivissa (BBCE) y el trío de José Carra. Si la noche anterior había sido ilustrada por las imágenes de Alejandro Iborra, en la de hoy recuperábamos a nuestro fotógrafo “de cabecera”, José Luis Luna.

Cuarto año en el que la BBCE ha subido al escenario tras las ediciones dedicadas a Count Basie, Benny Goodman y el mundo de los crooners. Este año tocaba algo nada fácil, el latin jazz, tal como comentó jocosamente Vicent Tur en un momento de la velada “El fregado del latin jazz”, y es que es una música que no deja indiferente. Según me contaba al final el trompetista Santi Ramírez, es un estilo difícil por los arreglos y por el esfuerzo físico de tocar a gran volumen. La fórmula de mezclar a alumnos del Patronato Municipal de Música del Ayuntamiento de Ibiza con profesores y amigos ha cuajado y el público llenó a rebosar la placita donde se celebró el concierto. Plaza que en uno de los extremos acaba en una escalinata que conduce a la parte amurallada de la ciudad, Dalt Vila, escalinata que se convirtió en unas gradas improvisadas donde no quedó ni un escalón libre.

Wiebke Pahrmann

Wiebke Pahrmann

Pocos cambios en el grupo respecto al año anterior, el ya citado Santi Ramírez reforzaba la línea de trompetas mientras que en los saxos Mayra Riera y Álvaro Boned ocupaban el puesto de Celia Prieto y Juan Prieto; en el piano Santi Pérez “el único cubano de la orquesta”, bromeaba Vicent Tur al anunciarlo,  sustituía a Chelu García, y como novedad, David Romano a la percusión. En general los solistas en cada tema fueron Wiebke Pahrmann, Natxo Marí (saxo alto), Vicent Tur y Muriel Grossmann (saxo tenor), además de alguno más que detallaremos.


Natxo Marí

Natxo Marí

Vicent Tur

Vicent Tur

Muriel Grossmann

Muriel Grossmann

Santi Pérez

Santi Pérez

David Romano

David Romano



Comenzaron con “A Night in Tunisia con solos de W. Pahrmann, V. Tur y Natxo Marí, el primero quizás un poco apagado al comienzo por la potencia de la línea de metales pero remontando enseguida, un tema con unos arreglos que me gustaron, además de la inclusión de un percusionista que añadía color al conjunto. En “Mambo Caliente”, de Arturo Sandoval, repitieron los solistas además de Muriel Grossmann que sorprendió verla tocar latin jazz (lejos de su estilo habitual) y que como los pistoleros añadió una muesca a su revólver (en este caso saxo tenor); la línea de metales sonó tan caliente como corresponde al tema. El solo de Natxo Marí en “One Note Samba” fue muy elegante y jugando muy bien con la melodía principal; también solo del pianista Santi Pérez “, y volvimos a comprobar que el batería Dani Marín controla en todos los terrenos. Siguieron “Mambo Inn” con solo de David Romano a la percusión y “Oye Como Va” con solos de Jorge Ortiz (saxo tenor) y Antonio J. Marín además de Vicent Tur. Interesante la introducción de “Spain” para continuar con “Manteca”, ambos temas tocados a gran velocidad.

Momento para presentar a los componentes de la orquesta, y aprovechando que W. Pahrmann estaba ya en el puesto que ocupaban los músicos para sus solos en primera línea, se nos informó de que era el cumpleaños de la trompetista; en ese momento el público cantó un improvisado “Cumpleaños feliz” secundado por la orquesta al completo y la alemana aprovechó para responder con la melodía de la misma canción; todo en modo latin jazz, por supuesto. Fue el momento simpático de la noche, pero si la trompetista estaba en primera línea era por algo, y es que en “Como Fue” de Benny Moré nos ofreció una interpretación llena de belleza, emoción y sentimiento, en un bolero muy hermoso.

Fue un pequeño reposo porque la maquinaria volvió rápido a ponerse en marcha con “Afro Blue” y el ya clásico “Caravan” que acabó con un solo de Dani Marín y gran ovación del público. Todavía nos interpretarían un tema más: “Ran Kan Kan”, de Tito Puente. En general buenas líneas de vientos y buena sección rítmica en la que no olvidamos a Chema Pellico y a Radomir Milojkovich, siempre fiables. El público disfrutó, que es de lo que se trata, tanto el residente como el turista que lejos de los agobios agosteños quiere apurar este verano que no quiere acabar. El concierto fue emitido en directo por el programa “Jazz Time”, realizado por Ferran Pereyra y se encuentra disponible a la carta en la web de IB3 Ràdio.

La BBCE nos lo ha hecho pasar bien estos cuatro años y ahora vive un cambio de ciclo, Vicent Tur deja la dirección sin que sepamos a esta alturas quién recogerá su testigo. También se nos comunicó que Penélope Tafur, que en los últimos años participó como trompetista, marchará a Barcelona para seguir sus estudios de piano en el Taller de Músics. Desde aquí le deseamos lo mejor.


José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Domínguez

Dani Domínguez



José Carra es uno de los valores que ha surgido de la pujante escena jazzística malagueña, aunque después del concierto me comentara que Málaga también adolece de ese mal endémico de la piel de toro que es la escasez de locales para tocar. Su último disco se llama Diario de vuelo (Taghrid Records, 2018) compuesto en diferentes viajes en avión y como terapia para su miedo a volar y precisamente la música de este disco iba a conformar su concierto. La cosa iba de aviones, Bori Albero estuvo a punto de no llegar precisamente por un retraso en su vuelo; habría sido una pequeña tragedia visto su buen hacer tanto en el concierto como en las jam posteriores; completaba el trío Dani Domínguez, sobradamente conocido por aquí.

José Carra Trío

José Carra Trío



Interesante el estilo de Carra, que mezcla minimalismo con hermosas melodías y añade diversos efectos sonoros y electrónicos. Para empezar, “97%”, comenzando el pianista muy suavemente y creando interesantes paisajes sonoros con el acompañamiento también muy sutil de Dani Dominguez pasando las escobillas por la caja. “Alba” se inicia con un interesante dúo entre contrabajo y batería al que más tarde se une el piano, dando intensidad al tema y con  Bori Albero con el arco atacando con furia las cuerdas del contrabajo. Antes de abordar “Animal de Dios” Carra tuvo unas palabras de recuerdo para el afinador del piano, “los grandes olvidados”; en este festival Antonio Pérez de Olaguer es uno de los personajes más entrañables; el tema en sí comienza a piano solo con un sonido pregrabado simulando el vuelo de un avión mientras una voz también pregrabada va recitando (me recordó lo que hacía Jason Moran hace años con su Bandwagon salvando lógicamente las distancias estilísticas de cada uno); cuando cesa la voz comienzan a tocar en trío otra vez terminando intensamente.

José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Dominguez

Dani Dominguez



Excelente “Charlie” comenzando con un largo solo de contrabajo muy aplaudido seguido del trío en plan muy intimista, poco a poco el piano va pasando de tocar esas mínimas notas a crear una bella melodía mientras Domínguez acompaña jugueteando con unos sonidos electrónicos incorporados a su batería; de repente el sonido del piano se vuelve más percusivo y cambia totalmente el clima del tema, hasta que, como en las tormentas, todo cesa de repente y recuperan la melodía para luego terminar. “Latido de Papel” es otro tema cargado de energía, combinando el pianista momentos rítmicos con otros más melódicos. En “Tardes para jugar” se recuperan viejas grabaciones en cassette de la infancia de Carra con una melancólica y repetitiva melodía y también con efectos sonoros incorporados a la batería. Antes de “Aurora” el pianista se reveló como un hábil vendedor de su disco (muy bueno, no pierdan la ocasión de escucharlo), para acabar con “Niño árbol”, potente sonido en el que Carra vuelve a combinar muy bien la emisión de unas mínimas notas con la melodía del tema y vimos otra vez a Albero tocando el contrabajo con el arco.

La música había terminado en cuanto a la coqueta plaza en la que estábamos, pero quien quisiera más en esta cálida noche de septiembre la encontraría en la jam session de “Sa Qúestió”, donde pudimos disfrutar del trío de José Carra al completo (sustituido a veces Bori Albero al contrabajo por Abe Rábade), de la trompeta de Enriquito (tocaría la noche siguiente en el grupo del pianista gallego), y de sospechosos habituales de las jam locales como Carlos Gallego o Chelu García.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




XXXI Eivissa Jazz (I): Natural Focus (2019-09-04) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes Alejandro Iborra.

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Passeig de Vara de Rey (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Natural Focus
    Joan Carles Marí Tur (batería)
    Joan Solana (teclados)

El dúo Natural Focus fue el encargado de abrir la trigésimo primera edición de Eivissa Jazz en el paseo Vara de Rey en un concierto gratuito. Si a este dúo se une el bajista Pep Colls tendremos al grupo Threejay. Si Esbjorn Svenssön hubiera tenido una escuela los chicos de este trío serían de sus alumnos aventajados, y si a este trío añadimos al guitarrista Ferran Borrell nos encontramos con el quinteto del trompetista ibicenco Pere Navarro, uno de los jóvenes leones del jazz actual. Ahora volvamos al dúo que nos ocupa y que solo se reúne en contadas ocasiones, cuando no tienen obligaciones con los grupos citados o con otros (J.C. Marí toca en más de media docena y le volveríamos a ver en la tercera jornada del festival).

La música de Natural Focus se basa en un 80% de improvisación, y según nos explicó en mitad del concierto J. C. Marí el resto son “faros a los que van a parar de tanto en tanto”. Si en ocasiones la música basada en la improvisación puede ser un tanto árida para quien la escucha no es este el caso, nos encontramos aquí ante un dúo que va creando paisajes sonoros que cambian constantemente, en ocasiones los músicos parecen dos líneas paralelas que convergen en la misma dirección, para pasar sin solución de continuidad a ser uno de ellos el que marque la dirección mientras el otro le acompaña; el oído escucha todo esto con agrado esperando saber qué será lo próximo, ya sea un súbito cambio de J.C. Marí con la batería (tocando descalzo como siempre, y con uno de los platos ya roto antes del comienzo), o que J. Solana pase de crear sonidos psicodélicos o espaciales a tocar el teclado de manera más convencional. Como nos definieron casi al final, “música electrónica de calle”, temas sin nombre (el tercero de la noche fue una improvisación sobre “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana). Una de las canciones “si se pueden llamar así” finales le parecía por momentos a mi vecino de asiento “como una fuga de Bach”, para pasar de repente a sonar como si fuera jazz fusion de hace varias décadas. El público reaccionó con entusiasmo llenando el centenar de sillas que se colocaron mientras algo más del doble aguantaron de pie. Se entiende así que hayan dado algún concierto de tres horas en algún local de la isla. A saber cuándo volverán a tocar.

Excelente manera de comenzar esta edición 2019 de Eivissa Jazz al menos en lo musical, porque el pistoletazo de salida se había dado dos horas antes con la inauguración de la exposición “Stolen Moments” de Ferran Pereyra, de la que hemos dado cuenta en un artículo anterior.

Tomajazz:
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019
Fotografías: © Alejandro Iborra y Juan Antonio Serrano, 2019




Ferran Pereyra: Stolen Moments. Entrevista por Juan Antonio Serrano Cervantes [Entrevista]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes.

 


© Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019

Una de las actividades complementarias de la XXXI edición de Eivissa Jazz ha sido una exposición fotográfica de Ferran Pereyra. Imágenes en color, excepto la de Eli Degibri y tomadas en festivales como Eivissa Jazz, Mallorca Jazz sa Pobla, Menorca Jazz Primavera, Alternatilla Jazz en Mallorca, Port Adriano Music Festival, Düsseldorfer Jazz Rally y Jazz in Sardegna. Es su quinta exposición individual. Abierta del 3 al 23 de septiembre en la sala Refectori del Ayuntamiento de Eivissa/Ibiza.

Ferran Pereyra i Planells (Palma, 1961), crítico musical, periodista y aficionado a la fotografía y al jazz, vinculado al mundo de la radio y la prensa escrita desde 1980. Sus inicios son en Ràdio Popular de Mallorca y el diario Última Hora, en el que sigue ejerciendo como crítico musical. En el mundo de la radio también ha trabajado en Ona Mallorca, Som Ràdio, Última Hora Ràdio, Ona Mediterrània, Inselradio e IB3 Ràdio. En la actualidad realiza dos programas: “Jazztime” (IB3 Ràdio, miércoles 21 h), y “Jazzland” (Inselradio, jueves 21 h).

Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el “Premi Menció de Qualitat” en los “Premis Ràdio Associació de Catalunya” por el programa “Latitud 39” (IB3 Ràdio 2009), galardón que repetiría en 2017 por el programa “Jazzland” (Inselradio). Finalista del “Premi ARCA Protecció del Patrimoni” por el programa “Arquidial” (Última Hora Ràdio, 2017).

También es autor de los libros Vint anys de Cançons de la Mediterrània y Alternatilla Jazz in Mallorca 2016.

Juan Antonio Serrano (J.S.) Periodista, crítico musical, fotógrafo, aficionado al jazz… ¿En qué orden pondrías estas facetas de tu vida?

Ferran Pereyra (F.P.) Primero de todo, aficionado al jazz, después, crítico musical y fotógrafo.

J.S. ¿Cómo descubriste el jazz?

F.P. ¡Uf!, muy joven. Yo vengo del rock sinfónico, y tal vez uno de los primeros saxos que escuché fue en The Dark Side of the Moon, de Pink Floyd, allí me enteré de este instrumento, yo debía tener trece o catorce años y a raíz de ahí, tirando, tirando, tirando, me acabé suscribiendo al jazz.

J.S. La exposición se titula “Stolen Moments” ¿Por qué este nombre?

F.P. Primero pensé en Stolen Moments porque son instantes robados, la colección intenta reflejar precisamente esas expresiones de introspección, de rabia, de júbilo, de alguna manera lo que siente el músico al interpretar su propia música, es captar estos instantes, y me basé un poco en el standard de Oliver Nelson que es “Stolen Moments” precisamente.

Eli Degibri © Ferran Pereyra

J.S. ¿A quién te hubiera gustado fotografiar y no lo has hecho?

F.P. Miles Davis, tal vez, aunque hubiera podido fotografiarlo pero en aquel entonces no tenía la cámara cuando pude verlo.

J.A. Dinos un concierto en el que te olvidaste de que eras periodista o crítico y pasaste a ser solo aficionado al jazz por el clima que se creó.

F.P. Tendría como dos conciertos; uno, Miles Davis en el Auditorium de Palma*, precisamente hizo un concierto de tres horas con los tres últimos discos que había sacado en aquel momento, que eran Decoy, You’re Under Arrest y Tutu, no paró ni un solo instante y se hizo los tres álbumes de una tacada, esto por una parte; años después, aquí en Ibiza**, recuerdo un Festival de Jazz con “The Next Wave Latin Summit”, sobre el escenario Michel Camilo, Arturo Sandoval, Dave Valentin, Paquito D’Rivera, etc., fue algo maravilloso, ellos cerraban la gira y también se despreocuparon, fue algo colosal.

J.A. Háblanos del Festival Eivissa Jazz. ¿Desde cuándo vienes a cubrirlo?

F.P. He venido de forma intermitente, como te digo, ese año no sé si era el ’92 tal vez el que te estoy hablando, había venido ediciones sueltas y últimamente llevo como cuatro años viniendo cada año.

J.A. Actualmente realizas dos programas de radio. ¿Qué criterios usas para cada uno?

F.P. Bueno, uno de los programas, que es de IB3, “Jazztime”, el criterio es escoger siempre a un músico normalmente de jazz o que tenga que ver con el jazz o con el blues y hacemos el programa con el músico esencialmente, se trata de conocerlo a él con la música que prefiere, que es el que selecciona la parte central del programa, que son influencias o músicas que sencillamente le gustan, y después la tercera parte es música interpretada por él o compuesta por él; entonces según estas dos partes yo programo dos temas al principio, entonces el hilo conductor precisamente es conocer a los músicos como digo yo, “en primera persona” ya que son ellos los que nos hablan de su carrera y también nos hablan de los músicos que les han influenciado, que es sobre todo sobre lo que establece el diálogo y la conversación del programa y así conocerlos un poco más de cerca. El otro es “Jazzland” en Inselradio que es una radio alemana, es el único programa de la parrilla que se hace en catalán y me levanto, cojo un músico, cojo algo, y a partir de esto voy estirando que tenga algo que ver, Big Bands o tríos, busco un punto de conexión entre las diferentes músicas que van a sonar en el programa.

J.A. También realizaste un programa de radio sobre arquitectura: “Arquidial”

F.P. Sí. Esto fue una experiencia muy interesante, duró tres años prácticamente, era el único programa de arquitectura de la radiodifusión española, era complicado porque plasmar en palabras lo que es una cosa bastante visual es difícil, no solo era arquitectura, era patrimonio, urbanismo, entonces nos interesaba todo lo que de alguna manera es arquitectura e incluso la forma de vivir es arquitectura; tuvimos la suerte de contar con grandes arquitectos no solo de Baleares sino también del resto de España, contar por ejemplo con el Colegio de Arquitectos de Bilbao, con gente de Barcelona, de Valencia, de Madrid, fue una experiencia muy gratificante.

© Ferran Pereyra

J.A. Es sabida la estrecha relación que ha habido siempre entre jazz y cine. Hablemos de arquitectura. Recordemos esa imagen icónica de Sonny Rollins en el puente de Williamsburg o aquel movimiento de los años ’80 del siglo pasado que se conoció como “los Lofts”, llamado así por realizarse principalmente en ese tipo de vivienda y encabezado entre otros por Sam Rivers. ¿Has encontrado alguna relación más entre jazz y arquitectura?

F.P. Bueno, desde luego lo que no es relación es la improvisación; la arquitectura no puede, no permite esa improvisación, pero sí que de alguna manera el jazz tiene que sujetarse a un esquema premeditado como también se sujeta la arquitectura y no diría el jazz solo sino que hablaría de la música, porque tanto la arquitectura como la música se basan en un esquema muy matemático, pero que a raíz de ahí cada uno va creando su propio mundo y va interpretando esa numerología, esas medidas de acuerdo con su gusto, con su forma de ser, con su forma de pensar, y esto es una de las cosas que relaciona sobre todo un mundo con otro.

J.A. El fotógrafo Jose Luis Luna colabora en Tomajazz y también cubre conmigo Eivissa Jazz, además de tener su exposición aquí mismo en 2017. ¿Desde cuándo os conocéis?

F.P. Buf, yo diría que casi casi desde siempre, porque coincidimos en multitud de conciertos y además vamos juntos a muchos de ellos, no te sabría decir exactamente la fecha pero yo creo que más de diez, doce años, seguro.

J.A. Dinos algo de los festivales que se realizan en Mallorca y Menorca. En el de Sa Pobla ha llegado a actuar John Zorn. No te pondré en el compromiso de que me digas cuál te gusta más, pero cuéntanos en qué se diferencian unos de otros. Dinos algún motivo para que el público foráneo acuda a alguno de estos festivales, incluido Eivissa Jazz.

F.P. Bueno, todos los festivales tienen al final una filosofía distinta, como tú me has dicho, hoy por hoy el decano de los festivales de jazz es el de sa Pobla que es uno de los festivales que cogió el relevo del antiguo Festival de Jazz de Palma y es el festival que cuenta normalmente con más figuras internacionales, aunque siempre hay la atención de ocuparse de uno de los grupos locales. Tenemos el festival Incajazz que está haciendo un trabajo muy interesante con un presupuesto bastante reducido, apuesta mucho también por los grupos locales y nacionales por ese tema de presupuesto; este año por ejemplo ha estado Muriel Grossmann dentro de su programa, una saxofonista que tenéis aquí en Ibiza. Alcúdia Jazz es a lo mejor el que tiene un programa más ecléctico hasta ahora, ha ido cambiando, es muy distinto, si tuviéramos que decir que tiene una línea a seguir es el eclecticismo y la contemporaneidad, pero no entendiendo como jazz contemporáneo sino una música que se puede estar haciendo ahora mismo. Tenemos el Jazz Voyeur Festival que en sus primeros diez años fue un festival con un gran peso específico, este año parece que también se va a reconducir y a contar con nombres realmente importantes pero bueno, ha tenido también su temporada baja. Alternatilla Jazz en Mallorca, para mí es una de las propuestas más interesantes que puede haber en este momento en cuanto a que se reparte por escenarios de toda al isla y cada año hay un país invitado, eso qué quiere decir, que nos da a conocer toda una serie de músicos que no conocemos y además parte de estos músicos se quedan y hacen sus conciertos con los músicos locales y nacionales, que es lo que llamamos ménage à jazz que está muy bien, y evidentemente refleja lo que es la esencia de la música de jazz, es decir, combinar con otros músicos y dialogar entre ellos.

J.A. Para acabar, ¿Cómo ves el panorama jazzístico en Baleares?

F.P. Ahora tenemos una plantilla de festivales bastante interesante, no he hablado del de Menorca,  es un festival de primavera bastante interesante y el de Ibiza evidentemente también, se hace un gran esfuerzo y creo que también el nivel es muy elevado; tenemos muchos festivales pero sobre todo diría que esto ha conducido a tener muchos músicos de un nivel extraordinario, yo llevo cubriendo festivales desde el año 1980 y en aquel entonces ya había buenos músicos pero no tenían la calidad que pueden tener ahora, hoy tenemos músicos jóvenes aquí en las islas y en España que no tienen nada que envidiar a cualquier otro músico de cualquier otro lugar; hay escuelas de música, hay escuelas de jazz, en Mallorca tenemos en el Conservatorio Superior la especialidad de jazz, bueno, ha sido un intento y ha sacado una hornada de músicos y eso se nota, músicos de aquí que además han tenido la oportunidad de estudiar fuera, en Barcelona, en el ESMUC, en Berklee, y claro, esto les da un nivel realmente interesante. El jazz creo que está en buenas manos, más que buena salud, buenas manos.

Tomajazz.
Entrevista: © Juan Antonio Serrano, 2019
Fotografías: © Ferran Pereyra y Juan Antonio Serrano, 2019

Notas:
* Mallorca Jazz Festival 1986
** 1992

 




Razones para el jazz. Apolo y Baco [482]

Una web. Apolo y Baco (http://www.apoloybaco.com/)

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes




Razones para el jazz. Tomajazz [481]

Una web. Tomajazz.

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes




Fira B! 2018 (III): Ermanno Panta & Banda Zeitun / Eva Fernández / K 12 / Yul Ballesteros / Julian Vaughn / Romeo / Glissando Big Band (2018/09/28) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort 

IV Fira B!

  • Fecha: 28 de septiembre de 2018, 18:30
  • Lugar: Museu de Mallorca (Palma de Mallorca)
  • Grupos:
    Ermanno Panta & Banda Zeitun
    Ermanno Panta (voz, flauta travesera, saxo tenor, pandereta)
    Sergi Gómez (guitarra flamenca)
    Yamil Ramos (bajo eléctrico)
    André Maurel (batería)
    Eva Fernández
    Eva Fernández (voz, saxo soprano)
    Josep Munar (guitarra)
    Enric Fuster (batería)
    K 12
    Gori Matas (piano)
    Marko Lohikari (contrabajo)
    Teo Salvá (batería)
    Yul Ballesteros
    Yul Ballesteros (guitarra)
    José Vera (saxo tenor)
    José Alberto Medina (piano)
    Tana Santana (contrabajo)
    Suso Vega (batería)
    Julian Vaughn
    Julian Vaughn (batería)
    Cristian Sorribas (saxo alto)
    Sergio Sellés (piano)
    Marko Lohikari (contrabajo)
    Romeo
    Cecilia Giménez (voz)
    Guillem Fullana (guitarra)
    Toni Mora (piano)
    Marko Lohikari (contrabajo)
    Pep Lluís García (batería)
    Glissando Big Band
    Toni Vaquer (dirección)
    Salvador Font (batería)
    Mª Antònia Gili, Pep Garau, Jaume Blázquez, Guillem Nadal (trompetas)
    Tomeu Garcías, Miguel Amengual, Joan Amengual, Miguel Gayà (trombones)
    Miguel Ángel Rigo, Cristian Sorribas, Fran Català, Nacho Tomillo, Ángel Rivero (saxos)
    Guillem Fullana (guitarra)
    Joan Garcías (contrabajo)
    Jaume Riera (piano)
    Cecília Giménez (voz)
     

Entre el 27 y el 30 de septiembre de 2018 se ha celebrado en Palma de Mallorca la cuarta edición de Fira B!, mercado profesional de música y artes escénicas de Baleares. Repasaremos lo que aconteció el día 28, segunda de las jornadas en las que el jazz estuvo representado. Cada grupo disponía de unos veinte minutos y las actuaciones se realizaron en el patio interior del Museo de Mallorca.

Desde Formentera llegaron Ermanno Panta & Banda Zeitun, un siciliano, dos argentinos -de Córdoba- y un catalán; Ermanno canta en castellano y en la variante siciliana del italiano; música de aquí y de allá, de un lugar indefinido con un eje vertebrador en el Mediterráneo como en “Puente fluido”, con aires flamencos como en “Tarantella moruna” –Sergi Gómez y su guitarra-; música a veces festiva, “Isla musa”, o reivindicativa en “Refugio”, mientras la parte más jazzera surge con Ermanno al saxo y por el sonido de los dos cordobeses al bajo y batería –Yamil Ramos y André Maurel– soportando el entramado. Me quedo con dos frases de “Refugio”, más que cantadas, recitadas: “En el mar del drama, la chispa de la vida gana”, y “La humanidad es el refugio”. La primera frase no es un anuncio publicitario aunque lo parezca, recordemos la tragedia que se está viviendo en el Mare Nostrum.

Lo comentaba Eva Fernández en un momento de su actuación: “No lo hemos inventado nosotros”. Unir música y poemas junto a Josep Munar y Enric Fuster en el disco Yo pregunto (Discmedi / Taller de Músics, 2018) es algo que se hace desde tiempo inmemorial; en este caso la aproximación a la poesía es más cerebral que del lado de los sentimientos, pero no por ello hay que hablar de frialdad en las canciones, al contrario, hay mucha pasión contenida en “La enamorada”, de Alejandra Pizarnik, ayudada también por la tensión musical que crea la guitarra de Josep Munar que pasó todo el concierto acurrucado en su silla; una voz la de Eva que parece que se va a quebrar por la emoción en algunos momentos pero aguanta bien, me gusta su exquisita dicción y lo bien que sabe encajar las sílabas. Del disco también cantó “La caricia perdida” y “El viaje”, de Alfonsina Storni y “Para leer en forma interrogativa”, de Julio Cortázar, junto con dos inéditas: “Sabor a mí” y “Take This Waltz”, del binomio Cohen-Lorca, aquí Eva utilizó la técnica vocal del scat frente a Josep Munar que improvisaba unas frases de “Moonriver”. Faltó “Alfonsina y el mar” que abre el disco, me hubiera gustado ver cómo la defiende en directo. Otro punto a destacar es la sutileza del acompañamiento de Enric Fuster en la parte vocal. La cosa cambia en los momentos instrumentales, crece la intensidad, y aunque sea un disco básicamente vocal también tiene buenos momentos de la Eva saxofonista. Un gesto que no ha perdido es el de sostener el pequeño soprano curvo como si acunara a un bebé. Tenemos en Eva Fernández a una de las artistas más originales del panorama jazzístico actual.

K12 es un grupo de reciente creación formado por tres de los sospechosos habituales de la escena jazzística mallorquina. Al piano Gori Matas, a Teo Salvá le habíamos visto el día anterior dentro del Pere Bujosa Group, y al sueco Marko Lohikari le veríamos luego en dos grupos más. K12 busca el encanto de lo efímero y la improvisación a partir del clásico trío de jazz. Nos ofrecieron tres temas de buena duración, “Blink”, “Life” y “Children”, el segundo una balada en la que los tres crean una atmósfera tensa, tirando de la cuerda pero sin llegar a romperla; los otros dos temas más rítmicos, con buenas intervenciones a trío pero también con buenos momentos individuales.

El grancanario Yul Ballesteros pasó por Fira B! Para presentarnos su disco Nine tales from the inner space, que a pesar de ser de 2015 era casi novedad absoluta por estos lares, y lo que ofrece este guitarrista es una música con muchos quilates, un jazz muy personal, con buenas ideas, fresco y muy agradable pero también complejo como en los iniciales “Bulli” y “Kinetic Cynicism”; para la ocasión Yul apareció con otros cuatro canarios, que se encargaron de suplir a músicos que grabaron el disco como Kike Perdomo o Aaron Parks y cumplieron de sobra; en “Glaciere” se lució el guitarrista mientras pudimos ver cómo Tana Santana tocaba el contrabajo mientras cantaba de fondo las melodías; tocaron dos temas más: “Nexus” y “Silence”, con el pianista José Alberto Medina que mantiene la frescura de cuando tocó en Eivissa Jazz 2004, cuando todavía era Muestra del Injuve, y completando la formación Suso Vega y José Vera, que dentro del buen nivel y del compacto sonido en general me gustaron en el dinámico “Nexus”. Una música muy atractiva la de Yul Ballesteros.

Más tradicional, aunque no por ello desdeñable fue la propuesta que nos ofreció Julian Vaughn, que se presentó con gafas de sol y una vestimenta que parecía todo un homenaje al saxofonista George Adams -llegaron a tocar juntos-; la lista de músicos con los que ha tocado este natural de St. Louis, Missouri (EE. UU.) sería interminable, empezando por dos reyes: Albert King y B.B. King, además de Lester Bowie, Kenny Garrett o Tete Montoliu. Utilizando su batería como puesto de mando nos ofrecieron cuatro standards como cuatro soles: “Miles” -seguro que mucha gente lo conoce como “Milestones”- para empezar, una versión lenta, lenta, hasta que se desató una tormenta musical sobre el escenario, incluyendo un buen e intenso solo de Sergio Sellés al piano; espectacular Cristian Sorribas en Equinox (John Coltrane) donde también se lucieron Sergio Sellés y Marko Lohikari con Julian Vaughn que seguía dominando desde su atalaya; en “Watermelon Man” los músicos aportaron bastante de su cosecha, terminando con “Passion Dance” (McCoy Tyner) y con Cristian Sorribas todo expresividad al saxo alto.

Cecilia Giménez define al grupo y disco Romeo como “un abanico”, canciones de muy distintas procedencias y estilos con la intención de emocionar, así Cei Giménez, como es conocida artísticamente esta bonaerense que lleva ocho años en Mallorca, de voz agradable y belleza en sus gestos, puede pasar de una intensa interpretación de la conocida canción gallega “Negra sombra” a una elegante versión de “Batiscafo Katiuscas”, uno de los grandes éxitos del grupo pop mallorquín Antònia Font, disuelto en 2013; buena parte de esa elegancia se debe a los arreglos del guitarrista Guillem Fullana; en Romeo también caben canciones como “Dança da Solidão” de Paulinho da Viola o “I Shall Be Released” de Bob Dylan. Destacable también el joven pianista Toni Mora Tur, con 22 años.

Salvador Font Orobitg “Mantequilla”, saxofonista y después violinista, es uno de los históricos del jazz en Cataluña y Mallorca. Tocó por toda Europa con diferentes orquestas y en 1968 se estableció en Mallorca, grabando su último disco ya como violinista (Lp Blau, 1987) reeditado en CD (Blau / Discmedi, 2002). Su hijo, Salvador Font Martínez tocó la batería en grupos como Música Urbana y ahora en la única Big Band estable en Mallorca desde 2011, la Glissando Big Band. Su disco Progression (Temps Record, 2018) es un homenaje a la música de “Mantequilla”, con excelentes arreglos de Toni Vaquer. Toda una rememoración del tiempo de las grandes orquestas, con una buena sección rítmica y metales brillantes con el encanto de ese sonido de las trompetas con sordina, con algunos cambios en la formación pero que no afectaron en el global del conjunto. Arreglos de temas como “Progression” o la balada “What Makes a Love Like Mine”, ésta cantada por Cei Giménez y un gusto volver a escucharla -también repetía el guitarrista Guillem Fullana-. Sorpresa al final, se invitó a unirse al grupo a Eva Fernández y Josep Munar que estaban todavía por allí, y tras acomodarse como pudieron -los dos guitarristas “codo con codo”- tuvieron un recuerdo para el exiliado rapero Valtònic con una gran ovación del público. Sobre “Freedom” de Rage Against The Machine el rapero Balle Doble H improvisó frases como “Cuando la historia se repite ya no hay salvación”, o “Si yo digo rap tú me dices libertad”. A veces olvidamos que el jazz siempre fue una música reivindicativa.

Con la actuación de la Glissando Big Band terminaba Fira B!, al menos en cuanto al jazz se refiere, con un buen número de artistas, algunos ya conocidos y otros a los que habrá que seguir sus pasos a partir de ahora.

Tomajazz
Fotografía: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Fira B! 2018 (II): Chicuelo – Marco Mezquida / Aurora (2018/09/27) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort 

IV Fira B!

  • Fecha: 27 de septiembre de 2018, 21:00
  • Lugar: Teatre Xesc Forteza (Palma de Mallorca)
  • Grupos:
    Aurora
    Pere Martínez (voz)
    Max Villavecchia (piano)
    Joan Carles Marí (batería)
    Javi Garrabella (bajo eléctrico)
    Pol Jiménez (baile)
    Chicuelo & Marco Mezquida
    Juan Gómez “Chicuelo” (guitarra)
    Marco Mezquida (piano)
    Paco de Mode (percusión)

La cuarta edición de Fira B!, mercado profesional de música y artes escénicas de Baleares se ha celebrado en Palma de Mallorca entre el 27 y el 30 de septiembre. El jazz tuvo su momento los dos primeros días, 27 y 28. A las actuaciones vespertinas del 27 en el Museo de Mallorca dedicábamos la primera entrega, pero todavía quedaban dos grupos más en otro escenario, el Teatro Xesc Forteza, incluyendo la inauguración oficial a cargo de Chicuelo & Marco Mezquida.

Pero antes teníamos una interesante propuesta, la de Aurora, grupo surgido de la Escuela Superior del Taller de Músics de Barcelona. Podríamos hablar de fusión entre flamenco y jazz pero sería simplificar demasiado; la intención de los componentes de Aurora es ver lo que pasa cuando un trío de jazz encuentra la música de Falla y las letras de Lorca en temas como “Asturiana”, “Polo”, “Anda jaleo” o “Fuego fatuo”.

El trío de jazz lo forman Max Villavecchia que se encuentra cómodo en todos los registros del grupo, Joan Carles Marí, que aporta otra dimensión sonora en los momentos más flamencos -le habíamos visto dos horas antes con el quinteto de Pere Navarro, y es que actualmente participa en nueve grupos distintos- , aquí también descalzo y con algunos cambios en la batería: afinación cambiada, adición de platos pequeños y uso de pequeñas percusiones; completa el trío Javi Garrabella, sentado, que en temas como “Zorongo” saca sonidos casi de guitarra a su bajo eléctrico; a este trío se une Pere Martínez con una voz y un sentimiento que emocionan, y como quinto elemento el baile; en esta ocasión el puesto del titular Jose Manuel Álvarez lo ocupó Pol Jiménez; en cada aparición del bailaor tenía la sensación de que me estaba perdiendo algo cada vez que apuntaba algo en mi cuaderno de notas, ya fuera un gesto de los brazos, manos o de sus elásticos tobillos.

El resultado de todo esto unido sobre el escenario es magia, arrebato, un espectáculo absorbente y un disco, Aurora (Taller de Músics, 2017), que ya han presentado con éxito en países tan distantes como Canadá o Rusia.

 

En los carteles nos los anuncian como Chicuelo & Marco Mezquida pero no hay que olvidar a Paco de Mode y su batería, si podemos llamarla así. La describiremos desde la posición del músico y de izquierda a derecha: Un cencerro (cowbell) accionado por el pie izquierdo, una caja, un djembé, una tinaja, dos platillos y como asiento un cajón flamenco, todo tocado sin baquetas o mazas, únicamente con las manos, dedos o nudillos.

Los tres fueron artífices, en mi opinión, de uno de los mejores discos de 2017, Conexión (Taller de Músics), disco en el que se basó prácticamente la música que nos ofrecieron, excepto “Romesco”, un tanguillo que será parte de su próxima grabación ya en 2019. Una música con vida, hermosa, bellísima, ya fuera individual o colectivamente, todo un gusto ver ese toque tan elegante de Chicuelo y delicioso ver a Marco Mezquida, qué sutilidad, qué sensibilidad al piano, pero qué rapidez pueden alcanzar también sus manos, porque cuidado, cuando suben las pulsaciones el trío es apabullante. Estamos ante uno de esos grupos que no hay que perderse.

Terminaba así la primera jornada de Fira B! y también la primera dedicada al jazz; la segunda sería al día siguiente con más grupos que compondrán la tercera entrega de esta serie.

Tomajazz
Fotografía: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Fira B! 2018 (I): Jorge da Rocha / Pere Navarro Quintet / Pere Bujosa Group / Carlos Sarduy (2018/09/27) [Concierto]

Por José Luis Luna Rocafort Juan Antonio Serrano Cervantes

IV Fira B!

  • Fecha: 27 de septiembre de 2018, 18:00
  • Lugar: Museu de Mallorca (Palma de Mallorca)
  • Grupos:
    Jorge da Rocha
    Jorge da Rocha (contrabajo, voz, loop station)
    Pere Navarro Quintet
    Pere Navarro (trompeta, fliscorno, teclados)
    Joan Solana (piano, teclados)
    Joan Carles Marí (batería)
    Ferran Borrell (guitarra)
    Pep Colls (bajo eléctrico)
    Pere Bujosa Group
    Pere Bujosa (contrabajo)
    Gianni Gagliardi (saxo tenor)
    David Soler (guitarra)
    Tomás Fosch (piano)
    Teo Salvá (batería)
    Carlos Sarduy
    Carlos Sarduy (trompeta, congas)
    Mark Aanderud (piano)
    Diego Coppinger (bajo eléctrico)
    Frank Durand (batería)

Entre los días 27 y 30 de septiembre se ha celebrado en Palma de Mallorca la cuarta edición de Fira B!, mercado profesional de música y artes escénicas de Baleares, incluyendo teatro de texto, teatro físico, danza, nuevas dramaturgias, canción de autor, músicas del mundo, música electrónica, clásica, contemporánea, jazz y rock, con un total de 23 espectáculos de artes escénicas y 46 conciertos además de las jornadas profesionales con presentaciones, mesas redondas y encuentros y contactos entre artistas y programadores. Desde la edición 2017 la programación se ha abierto a artistas de Cataluña y Comunidad Valenciana, ampliándola también este año a Canarias y Suecia.

Los conciertos de jazz fueron el 27 y 28, de los que daremos cuenta en tres entregas ilustradas con fotografías de José Luis Luna. Hoy veremos los realizados la tarde del 27 en el patio de la que en su momento fue una casa señorial y ahora es el Museo de Mallorca, con aproximadamente veinte minutos de tiempo para cada grupo.

El portugués Jorge da Rocha lleva 13 años en Barcelona y presentaba su disco To Drop and Let Go, (Whatabout Music 2017). Se presenta en el escenario solo con su voz y su contrabajo que no parece mucho a priori pero todo cambia cuando enseña los efectos sonoros con los que juega, loops y overdubs con los que crea interesantes mundos sonoros. Así, puede empezar un tema cantando y percutiendo el contrabajo con las palmas de las manos para luego seguir tocando de una manera más tradicional mientras reproduce su voz y las percusiones grabadas anteriormente, como en “Vejam Bem”, o puede cantar a capela mientras reproduce el sonido del contrabajo tocado con arco que interpretó segundos antes, como en “Simples canção”. Su voz es íntima, llena de sensibilidad, pero como en “Raval” puede oscilar entre lo gutural y lo moruno. En “Mar ta em mim” un golpe de puño sobre las cuerdas forma un latido al ser reproducido en bucle mientras toca con el arco y dobla voces. Tal como anuncia en su ficha promocional, Jorge da Rocha nos ofrece “Un viaje de descubierta musical y emocional”.

La grabación de Perenne (Fresh Sound New Talent, 2016) fue toda una declaración de intenciones para Pere Navarro, el trompetista ibicenco había llegado para quedarse. En esta ocasión nos ofreció un adelanto de su nuevo disco Live in Madrid que está a punto de salir y será un escalón más para situarse en lo más alto, con temas nuevos y propios como “The Licker”, la suite “Dimensions” o “The Experience”. Una técnica impecable y un jazz con cuerpo, con empaque, que se paladea muy bien y deja un buen regusto. El resto del quinteto sin cambios, a la guitarra Ferran Borrell -grande su comienzo en “The Licker”, buen dúo con Navarro al comienzo de “Dimensions” e interesante su solo en “The Experience-, y eficacia y buen hacer en la sección rítmica que por separado forma su propio grupo, Threejay: Joan Solana al piano, Pep Colls al bajo, todo sobriedad y contención en el gesto, y como contraste la expresividad de Joan Carles Marí, que como siempre en él tocó descalzo.

Nacido en Mallorca y actualmente residiendo en Amsterdam, el contrabajista Pere Bujosa presentaba su disco Who’s Holland (Rock CD Records, 2017). A destacar su homenaje a Ornette Coleman en “Ornette”, con varios momentos de interés, entre los que me quedo con un buen diálogo entre guitarra y batería, un Gianni Gagliardi que saca a su tenor un sonido muy limpio, muy fino, muy melódico, y qué bien hace “caminar” a su contrabajo Pere Bujosa con un sonido muy mingusiano en su pieza final: “Who’s Holland”. Antes nos ofrecieron “Pyramid Song”, de Radiohead en una versión más lenta, con Pere Bujosa tocando con arco y Tomás Fosch muy bien al piano con ese toque tan repetitivo del tema original, y comenzaron la actuación con un blues: “Blues for mon pare” (Blues para mi padre).

Para acabar esta tanda de conciertos, tres cubanos y un mexicano -Mark Aanderud- afincados en Barcelona nos regalaron una buena sesión de jazz afrocubano. Trompetista, percusionista, compositor y productor, Carlos Sarduy ha tocado con David Murray, Esperanza Spalding o Bebo y Chucho Valdés por citar algunos, su sonido es brillante a la trompeta y más reposado al fliscorno y también tocó las congas. Estuvo acompañado por Mark Aanderud que es todo exuberancia al piano, un contundente Frank Durand a la batería, y Diego Coppinger que es un bajista con un sonido muy funk, muy adecuado a lo que nos ofrecieron, Caribe y África unidos en temas como “Afrobeat a Fela”, “Calipso Inocencia” o “Jazz Plaza”.

Terminaban así las actuaciones del día en el Museo de Mallorca; quedaban dos más en otro escenario, el Teatro Xesc Forteza y serán protagonistas de la segunda entrega de esta serie de tres que dedicamos a Fira B!

Tomajazz
Fotografía: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Razones para el jazz. Un directo: Live at the Lighthouse (Lee Morgan ) [477]

Un directo. Lee Morgan: Live at the Lighthouse (Blue Note). Un directo de julio de 1970 que fue el último disco del genial trompetista que apareció antes de su trágica muerte en febrero de 1972. Posteriormente se publicaría The Last Session que fue un disco póstumo.

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes.




Eivissa Jazz 2018 (VI): Sílvia Pérez Cruz “Vestida de nit” (2018-09-09) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 9 de septiembre de 2018, 21:30
  • Lugar: Parc Reina Sofia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Sílvia Pérez Cruz “Vestida de nit”
    Sílvia Pérez Cruz (voz)
    Miguel Ángel Cordero (contrabajo)
    Joan Antoni Pich (violonchelo)
    Elena Rey (violín)
    Anna Aldomà (viola)
    Carlos Montfort (violín)

“Romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan”, y en ese momento el cielo se abrió sobre el escenario y comenzó el diluvio. La extraordinaria edición 2018 de Eivissa Jazz terminaba con Sílvia Pérez Cruz y con la amenaza durante todo el día de una gran tormenta sobre la ciudad, y de hecho al principio del concierto llovió un poco pero no lo suficiente para suspenderlo. Coincidían el trigésimo aniversario del festival y el final de la gira “Vestida de nit” (Vestida de noche), excusa perfecta para la inclusión en el cartel de una de las mejores voces de nuestro panorama musical aunque esta “Vestida de nit” no sea su propuesta más jazzística. En estos casos los aficionados más acérrimos piensan que les han escamoteado una noche que se podía haber dedicado al “jazz de verdad” (realmente era un concierto añadido a las digamos, jornadas oficiales), y yo mismo tenía preparada una batería de argumentos para convencerme de ello.

Reticencias que desaparecieron en cuanto pudimos oír las primeras frases de “Tonada de luna llena”, con una Sílvia Pérez Cruz radiante, todo sentimiento y una complicidad total con los componentes del quinteto de cuerdas después de cuatro años y medio de gira. Quinteto que recurre a toda clase de efectos sonoros: pizzicatos, rasgueos de violín o percusión sobre los instrumentos que daban color a canciones de variada procedencia. A “Mechita”, alegre y con aires sudamericanos le sucedió el fado de Amália Rodrigues “Estranha forma de vida”. Impresionante la voz de sílvia y su manera de interpretar y vivir las canciones.

Para aligerar un poco, “Ai, ai, ai”, de la película Cerca de tu casa ganadora del Premio Goya 2017 a la Mejor canción original, “canción tipo Shakira” según bromeaba al presentárnosla en otro de los puntos fuertes del concierto, la dulzura, la simpatía y el ingenio de sus presentaciones. Para variar todavía más, en ocasiones el quinteto se convertía en trío “tríovivo” (contrabajo, chelo y violín) en la siguientes “Carabelas nada” de Fito Páez y “Mañana”, con aires mexicanos y originalmente poema de Ana María Moix que terminó en un dúo entre la cantante y Carlos Montfort rasgueando el violín. En “Corrandes d’exili” el dúo es con el chelo, en una canción que comienza muy íntima, muy suave y en la que al final los dos se van muy arriba.

En “Asa branca” de Luis Gonzaga volvió el quinteto, y si el concierto rayaba a gran nivel, todavía quedaban varios platos fuertes: “No hay tanto pan”, de la película Cerca de tu casa, emocionante verla jugar con la voz, sentada y rodeada del quinteto que nos ofreció su parte más lírica en “Hallelujah” de Leonard Cohen. Interesante “La lambada”, comienza triste, lentamente, para ir subiendo el ritmo poco a poco y terminar Sílvia al borde del escenario animando a dar palmas a un público que había aguantado estoicamente la intermitente lluvia y un viento que en un momento del concierto rasgó la lona que cubría el escenario, hecho que permitió a Sílvia juguetear con ella mientras la sujetaban.

Era el momento de “Estrella”, de Enrique Morente, y casi al final, con Sílvia cantando “Romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan”, la lluvia se convirtió en diluvio lo que no impidió que terminara la canción sin inmutarse. Parecía el final del concierto pero quedaba una sorpresa para los que no se marcharon, y es que no quería ni podía irse sin cantar “Vestida de nit”, que precisamente daba nombre a la gira, así que lo haría en acústico bajo una carpa tras el escenario. Para allá fuimos la gente que quedaba, apretujados y con el ruido de la lluvia que arreciaba sobre la lona molestando bastante, pero daba igual, tuvimos el premio de que nos cantara esa habanera de la que está tan orgullosa, con letra de Glòria Cruz y música de Càstor Pérez, sus padres; con su vestido de estilo grecorromano (o así me lo pareció) empapado, pero más feliz que una niña que ha estado saltando sobre un charco. Quedaba tiempo para “Cucurrucucú paloma”, canción triste pero quitándole hierro a veces con la voz o algún gesto.

Terminaba así la trigésima edición de Eivissa Jazz, con la certeza de haber asistido a una de sus mejores ediciones. ¡Hasta el año que viene!

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018