Jazz Point Ibiza 2020 (V): Big Band Ciutat d’Eivissa + Invitados (2020–03– 08) [Festival] #YoMeQuedoEnCasa / #IstayAtHome

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).
I Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 8 de marzo de 2020, 12:00
  • Lugar: Mercat Vell (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Big Band Ciutat d’Eivissa + Invitados
    Antonio J. Marín, Santiago Ramírez, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Matoses, Vicent Tur, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones)
    Muriel Grossmann, Mayra Riera, Nacho Marí, Gustavo Gamaza, Álvaro Boned (saxos)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    Santi Pérez (teclados, dirección)
    Invitados:
    Javier Vercher (saxo tenor, flauta travesera)
    Trevor Coleman (teclados, trompeta de bolsillo)
    Ramsés Puente (violín)
    Diego Román (voz)

 

La primera edición del festival Jazz Point Ibiza terminó con la actuación de la Big Band Ciutat d’Eivissa en un concierto gratuito cortesía del Ayuntamiento de la ciudad. Al igual que en las dos noches anteriores en las que hubo llenazo tanto en Heart Ibiza como en el Teatro Ibiza, el público acudió en masa a la conocida como Plaça del Mercat Vell (Plaza del Mercado Viejo, oficialmente Plaça de la Constitució). Ayudó un día claramente preveraniego más que de final del invierno o de la incipiente primavera. Ausencias, novedades y un relevo en la banda respecto a su anterior concierto de septiembre de 2019: los ausentes fueron la trompetista Wiebke Pahrman y el saxo tenor Jorge Ortiz, la novedad Gustavo Gamaza (saxo tenor), y en la dirección Santi Pérez sustituía a Vicent Tur. Javier Vercher era uno de los invitados, pero de hecho fue un miembro más durante todo el concierto, compartiendo atril con Muriel Grossmann.

Para empezar, diversión. “The Flintstones” (Los Picapiedra), con diálogo entre los saxos de Nacho Marí y Muriel Grossmann para acabar con toda la banda coreando ese ¡Vilmaaaa! Con el que terminaban siempre los capítulos.

El buen humor continuó con la sintonía de la comedia de TV. “Frasier”, con Trevor Coleman como invitado; fue uno de los animadores de la jam session del viernes con su trompeta de bolsillo y hoy se presentó con dicho instrumento además de tocar los teclados; bien las diferentes líneas de vientos y solos de Vicent Tur y el propio Coleman. El neozelandés dejó momentáneamente el escenario y el siguiente tema fue “Miss Fine”, de Oliver Nelson, con buena alternancia entre las distintas líneas de vientos, solo de Javier Vercher y muy bien la sección rítmica, con Chema Pellico y Dani Marín que nunca fallan, y un Radomir Milojkovic muy bien adaptado al grupo en un rol muy diferente a cuando toca con Muriel Grossmann.

Siguiente invitado, Ramsés Puente, violinista cubano que puede tocar piezas clásicas, jazz manouche, canciones sefarditas o música balcánica en diversos grupos y orquestas en los que participa, lleva aquí varios años y es todo un lujo para la isla. Su interpretación de  “Softly, as in a Morning Sunrise” estuvo cargada de swing mientras el director, Santi Pérez (cubano también) llevaba el ritmo con el pie derecho. Salida del violinista y vuelta de Trevor Coleman en una deliciosa versión de “Bye Bye Blackbird”.

Más invitados, esta vez el cantante Diego Román que se lució en “Night And Day”, de Cole Porter; Román es un tenor con aplomo, con cuerpo; habitualmente forma un dúo con Santi Pérez al piano, y precisamente el director cambió su atril de director por los teclados en It’s All Right With Me, también de Cole Porter y tocado en clave latina; solo de Javier Vercher a la flauta travesera y luego solos de Vicent Tur (trombón), Gustavo Gamaza (saxo tenor), Vicent Matoses (trombón), y Santiago Ramírez (trompeta). En “One Note Samba” otra buena intervención de trevor Coleman” y solo de Nacho Marí, y volvió Diego Román con una alegre versión de “Straighten Up & Fly Right”, del repertorio de Nat King Cole.

Solo de Dani Marín a la batería para anunciarnos el tema final, otro de Cole Porter, “Love For Sale”; los trombones empiezan a soplar y se les unen trompetas y luego saxos; más solos, ahora de Radomir Milojkovic y Javier Vercher. Quedaba tiempo para una propina, la repetición del tema de “Frasier” con solo de Vicent Tur y otra vez Trevor Coleman a los teclados y que nos dejó otro buen solo de su trompeta de bolsillo.

Para muchos, entre los que me incluyo, habrá sido nuestro último concierto hasta que se normalice la situación provocada por el coronavirus. También habrá sido para algunos (también me incluyo), nuestro último acto social. Por eso es importante que sigan las recomendaciones y se queden en casa, dejen la picaresca para las novelas del Siglo de Oro, que ya hemos visto que esa actitud nos hizo más mal que bien en su momento. Quédense en casa por respeto a toda esa gente que está arriesgando su pellejo por nosotros, y porque cuanto más tardemos en volver a la vida cotidiana, peor lo pasarán músicos, artistas, autónomos, pequeños empresarios o pequeños comercios, incluyendo a ese local que hemos convertido en nuestro favorito porque programa la música que más nos gusta. El mundo del jazz ya tiene que lamentar la muerte de Marcelo Peralta y Manu Dibango. Voy a barrer para casa y recomendarles que escuchen mucho jazz, ya sea en Streaming, en vinilo, CD, DVD o cualquier otro formato físico, así como también en esas pequeñas píldoras diarias que nos ofrecen en Facebook o Instagram toda esa gente que se dedica a hacer esa música que llamamos jazz, nuestra gran afición, para algunos también un virus, pero que no mata.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.




Ibiza Jazz Point 2020 (IV): Jure Pukl Quartet + Invitado (2020–03–07) [Festival] #YoMeQuedoEnCasa / #IStayAtHome

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).
I Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 7 de marzo de 2020. 20:30 (Segundo concierto)
  • Lugar: Teatro Ibiza (Ibiza)
  • Grupo:
    Jure Pukl Quartet + Invitado
    Jure Pukl (saxo tenor)
    Joel Ross (vibráfono)
    Joe Sanders (contrabajo)
    Nasheet Waits (batería)
    Invitado:
    Javier Vercher (saxo tenor)

El segundo concierto en el Teatro Ibiza (tras el del quinteto de Pere Navarro) de este primer Jazz Point Ibiza no podía terminar mejor que con la actuación de Jure Pukl. El esloveno afincado en Nueva York y su grupo fueron una de las sensaciones del festival. Entre los músicos con los que ha grabado encontramos a Vijay Iyer o la colaboración con el pianista croata Matija Dedić en el disco Hybrid (Whirlwind Recordings, 2017), en el que figura una versión de “Lonely Woman” de Ornette Coleman fascinante.

De los cuatro músicos que saltaron al escenario ya conocíamos a Joe Sanders y a Nasheet Waits de la noche anterior; el bajista nos iba a mostrar esta noche una cara más participativa que ayer, y en cuanto al batería, fue uno de los destacados del festival; por su parte, Joel Ross nos había dejado con ganas de oír más de su sonido al vibráfono después de la píncelada que nos había ofrecido con el quinteto de Pere Navarro, concierto que había abierto la noche.

Para empezar, “Gloomy Sunday”, bella melodía con introducción de Pukl, la parte central del tema desarrollándola solo el trío sin él, con Joel Ross que nos invitó a un interesante viaje por las láminas de su vibráfono (estuve a punto de escribir “teclas”, pero evidentemente son láminas), para recuperar la melodía en el momento que debía engancharse el saxo otra vez y terminar, pero esta vez con más energía. Siguieron con “Broken Circles” y con “Separation”, vimos a Joel Ross bajar significativamente el nivel de la música, más que porque el tema lo exigiera, quizás para intentar acallar el runrún que se oía desde el fondo de la sala y buen solo el de Joe Sanders tarareando la melodía, con una postura que creaba el efecto de resbalar por el contrabajo por su forma de tocar con las piernas semiflexionadas (como curiosidad tocó descalzo).

En “The Force” el invitado fue Javier Vercher, el madrileño-valenciano residente mucho tiempo en Nueva York fue otro de los muy aplaudidos por el público, y eso que no venía al festival con grupo propio sino como invitado, ayer viernes tocó con el cuarteto de Rick Margitza (también le vimos en la jam session) y mañana domingo lo haría con la Big Band Ciutat d’Eivissa, con Jure Pukl se juntaron sobre el escenario dos fuerzas de la naturaleza, cómo soplan estos dos. El concierto terminó con “Work” (de Monk), y “Triumph of Society”, donde además de la energía del esloveno disfrutamos de buenos momentos del trío vib-bajo-bat, con Joel Ross marcándose un bailecito y estupendos Sanders y Waitts. Terminaba así (al menos en su parte de recintos cerrados) esta primera edición de un festival que ha sido todo un éxito artístico y de público; si se repite en años venideros, la idea de traernos músicos del ámbito neoyorquino es un complemento ideal para el veraniego Eivissa Jazz, puesto que este último lleva años apostando fuerte por el jazz nacional y europeo.

Pero esto no era el final del todo, nos quedaba el domingo con una jornada matinal y gratuita.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.




Jazz Point Ibiza 2020 (III): Pere Navarro Quintet + Invitados (2020-03-07) [Festival] #YoMeQuedoEnCasa / #IStayAtHome

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).
I Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 7 de marzo de 2020. 20:30 (Primer concierto)
  • Lugar: Teatro Ibiza (Ibiza)
  • Grupo:
    Pere Navarro Quintet + Invitados
    Pere Navarro (trompeta)
    Ferran Borrell (guitarra)
    Joan Solana (teclados)
    David Xirgu (batería)
    Pep Colls (bajo)
    Invitados:
    Joel Ross (vibráfono)
    Alex Sipiagin (trompeta)

La segunda jornada del festival Jazz Point Ibiza 2020 empezó por la mañana con varias clases magistrales impartidas por los músicos participantes. Por la noche, dos conciertos más y cambio de escenario, esta vez en el Teatro Ibiza, heredero espiritual -en otra ubicación- del Teatro Pereyra, local que consiguió figurar en las guías turísticas y a la vez ser casi lugar de culto entre el público local; ocupando el vestíbulo de un teatro que luego fue cine, en su última etapa fue inaugurado en 1988 por Tete Montoliu para cerrar sus puertas en 2018. Pero volvamos a este sábado de marzo de 2020, cuando todavía éramos felices antes del coronavirus; la misma fórmula que en la noche anterior, dos grupos, uno local y otro internacional, más amigos, aunque esta distinción sea una forma de entendernos, porque los dos grupos locales ya son conocidos fuera de nuestras fronteras.

Para empezar, el quinteto de Pere Navarro y un cambio en la formación: Joan Carles Marí está inmerso en otras aventuras musicales, y desde agosto de 2019 su lugar lo ocupa David Xirgu, buen fichaje ha hecho el trompetista ibicenco. Concierto de fin de la gira de presentación de su trabajo Live in Madrid y con ganas de ver hacia dónde se encamina el joven trompetista, siempre con ideas nuevas en su mente. También sonaron temas de su primer disco Perenne, como ese dinámico “Rainy Day” y los músicos volcados desde la primera nota. En “The Experience” el lucimiento fue para Ferran Borrell. Turno ahora para la suite en tres partes “Dimensions”, con momentos destacables como el teclado y la guitarra del comienzo a los que se unió Pere con mucha sutileza, y más adelante otro buen momento de Joan Solana, también suave pero denso, con volumen. Entre tema y tema, presentaciones del trompetista cargadas de fino humor, llegando a bromear con David Xirgu por la diferencia de edad entre ellos, aspecto que no ha impedido que el batería se acople perfectamente al grupo.

Era el momento de que apareciera el primer invitado, Joel Ross, una de las máximas promesas del vibráfono y flamante fichaje de la discográfica Blue Note; si Pere Navarro ya en su día se decantó por una guitarra en su quinteto en lugar del más ortodoxo saxofón, ahora nos confesó ser un entusiasta de esa sonoridad especial que tiene el vibráfono; en “The Licker” Ross nos ofreció un adelanto de lo que sería su participación en el siguiente grupo, el quinteto de Jure Pukl, un sonido percusivo pero ligero a la vez, creando una sugerente atmósfera.

En “13 vs 4” turno para el segundo invitado, Alex Sipiagin. Tema que comienza con la sección rítmica con ese siempre sólido Pep Colls además de los ya citados Solana y Xirgu, para unirse luego el ruso en una genial intervención y posteriormente el ibicenco, dejándose los dos el alma hasta el fin del tema. Podríamos decir que hay cierta afinidad entre los dos trompetistas, les une la imaginación y el lirismo en su sonido, hemos visto a Navarro juguetear con teclados y Sipiagin también ha experimentado con sonidos de sintetizadores en Moments Captured (Criss Cross Jazz 2017), que a la postre quedará como su último disco como líder en esta discográfica tras la muerte de su patrón, Gerry Teekens el 31 de octubre de 2019.

El tema anterior está incluido en Perenne al igual que el siguiente y último que nos ofrecieron, “There Will Never Be Another Me”; introducción de Pere con un estilo que ya ha convertido en “marca de la casa”, para dejar luego solos al resto del cuarteto con otra gran aparición de Ferran Borrell a la guitarra, uniéndose los dos trompetistas para rematar el tema. Nota alta para este primer concierto de la noche.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.




Jazz Point Ibiza 2020 (I): Muriel Grossmann Quintet (2020-03-06) [Festival] #YoMeQuedoEnCasa / #IStayAtHome

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

II Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 6 de marzo de 2020. 21:30 (Primer concierto)
  • Lugar: Heart Ibiza
  • Grupo:
    Muriel Grossmann Quintet
    Muriel Grossmann (saxos tenor, alto y soprano)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Joe Sanders (contrabajo)
    Uros Stamenkovic (batería)
    Llorenç Barceló (órgano)

El año 2020 ha comenzado bien para las Islas Baleares si hablamos de festivales de jazz. Por un lado, entre el 13 y el 23 de febrero se ha celebrado la primera edición del Jazz Palma Festival. Cierto es que en la isla ya se celebran otros festivales de cierta entidad, y sin ir más lejos, las actuaciones del Jazz Voyeur 2019 se realizaron en escenarios de dicha capital, la ciudad de Palma – también conocida como Ciutat – no disponía de un festival de jazz a su nombre desde 1990. Era una vieja aspiración que la capital de la isla y la Comunidad tuviera su festival que este año se ha cumplido. Quien siga la sección INSTANTZZ habrá podido disfrutar de las galerías fotográficas del evento.

Por otro lado, entre los días 6 y 8 de marzo hemos difrutado también de la primera edición del Jazz Point Ibiza, gracias a la iniciativa de los promotores Joel Chriss y David Moss junto con la saxofonista Muriel Grossmann, aparte de la colaboración de numerosos amigos, una aportación económica del Consell de Ibiza, además de la cesión por el Ayuntamiento de mobiliario y salas para celebrar varias master classes más la inclusión en el cartel de la Big Band Ciutat d’Eivissa completando el festival, con un total de tres escenarios diferentes, tres grupos locales y dos internacionales con varias combinaciones entre ellos.

Para comenzar, pero no por ello la menos importante, Muriel Grossmann. Su cuarteto con Radomir Milojkovic (guitarra), Gina Schwarz (bajo), y Uros Stamenkovic (batería) se ha convertido en quinteto al añadir al mallorquín Llorenç Barceló (órgano), presentando además nuevo disco con esta formación: Reverence (Dreamlandrecords CD, RR GEMS Records 2 LP, 2019). La ausencia de Gina Schwarz fue cubierta por Joe Sanders. Nacido en Milwaukee, Wisconsin, Sanders ha grabado dos discos a su nombre y como sideman con, entre otros, Christian Scott, Ambrose Akinmusire, Gerald Clayton, Dayna Stephens o Charles Lloyd; con este último grabó Wild Man Dance (Blue Note, 2015). Lloyd es un saxofonista con una idea similar a Grossmann en cuanto a buscar el lado espiritual en la música que hacen, así que uno de los alicientes de la noche era ver cómo encajaría Sanders en el universo tan personal de la saxofonista.

Comenzaron con “Golden Rule”, tema que da nombre a su aclamado disco de 2018. Muriel al soprano y usando como trampolín el ritmo de “Acknowledgement” de A Love Supreme para llegar a la estratosfera, y con un solo de Radomir Milojkovic generoso en su duración. Al mismo disco pertenece “Core”, el segundo tema que nos interpretaton, éste con un tempo más rápido, con M.G. al saxo tenor, Llorenç Barceló aportando con sus teclados aire nuevo al grupo (amante del sonido del Hammond B3, Llorenç se ha construido su propio órgano), Uros Stamenkovic tirando como una locomotora y Joe Sanders manteniendo el tipo, ya fuera con los dedos o en alguna ocasión con el arco; a partir de este momento, todo fue material incluido en Reverence, continuando con tres temas seguidos: “Sundown”, “Union” y “Water Bowl”, jazz con influencias africanas que ya se intuían en anteriores trabajos de Muriel pero adaptándose siempre a lo que ha sido su mundo interior; alternó el tenor con el soprano y el alto, a veces interactuando con el órgano, otras con momentos más meditativos, y Joe Sanders atreviéndose ya con algún solo. Terminaron su concierto con dos temas enlazados: “Chase” y “Okan Ti Aye” (Corazón del mundo en yoruba). A partir del sonido de la Kalimba y varias pequeñas percusiones africanas, el grupo nos sigue ofreciendo solos de saxo incendiarios, la continua creación de nuevas texturas por parte de Llorenç Barceló, un interesante dúo entre batería y guitarra, para seguir con un trallazo final de saxo tenor acabando con un solo de Uros a la batería. No hubo bises, parece ser que por cuestiones horarias, todavía quedaba mucha música por delante.

Hemos visto conciertos más explosivos del grupo, pero en cualquier caso nunca defraudan.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.




Chema Peñalver: Sophisticated Clarinet (Sedajazz Records, 2019) [Grabación]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes

Si algo caracteriza a Chema Peñalver además del uso de un instrumento poco habitual actualmente como el clarinete, es el swing que desprende siempre su música, ya sea recreando a Benny Goodman, al jazz manouche o a ritmos más modernos que nos mostró en anteriores discos, o como en este su quinto trabajo, en el que aborda diferentes estilos siempre con ese swing como bandera y compuesto en su totalidad por temas propios.

En este Sophisticated Clarinet el castellonense ha añadido un cuarteto de cuerdas a un trío base formado por clarinete, guitarra (en unos temas rítmica y en otros solista), y contrabajo (bajo eléctrico en los temas más funky como “Afro wave” o “The final Funky”.  Dicho cuarteto aporta otra dimensión a la música del disco, añadiendo color y dando más cuerpo al trío.

Temas breves (entre tres y cuatro minutos aproximadamente) que se escuchan con agrado, es un gusto escuchar lo bien que el cuarteto empasta con el trío, con esa virtud de hacer que lo complicado suene sencillo y la música fluya con naturalidad desde el comienzo (el disco se grabó en una sola sesión), con un Chema Peñalver que es pura elegancia al clarinete.

El disco se abre con varios temas en la mejor tradición del Hot Club de France pero tratados con un aire fresco y actual, sin ejercicios nostálgicos, dando paso luego al klezmer (“The last Chloé’s dance”), el tango (“Sophisticated clarinet”) o lo que Peñalver denomina “jazz de cámara” (“Treason”), el funky que habíamos citado anteriormente en los temas finales del disco o reminiscencias en otros temas de la música zíngara o el boogaloo, con unos arreglos que le dan a todo una pátina de modernidad.

El clarinetista buscaba fusionar la música de raíces afroamericanas con la música culta de la tradición occidental y lo ha conseguido plenamente en este excelente disco. 45 minutos de swing y optimismo para pasar un buen rato, que no es poco en los tiempos que corren.

Tomajazz: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019

Chema Peñalver: Sophisticated Clarinet

Músicos: Jesús Jiménez (violín), Borja Saura (violín), Miguel Falomir (viola), Anna Pitarch (violoncello), David Catalán (guitarras), Natxo Navarro (contrabajo y bajo eléctrico), Chema Peñalver (clarinete, composición, arreglos y dirección musical).

Temas: “Old school”, “Lovely cocktail”, “Gypsy and black”, “The last Chloé’s dance”, “Sophisticated clarinet”, “Fine seduction”, “Impossible love, forever”, “Mamá”, “Treason”, Afro wave”, “Why me” y “The final Funky”.

Grabado el 26 y 27 de julio de 2019 en La Guarida Estudio, Villareal, Castellón (España).




Claudio Jr De Rosa Quartet

Eivissa Jazz 2019 (V): Claudio Jr. De Rosa Quartet / Stefano Bollani Napoli Trip (2019-09-07) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 7 de septiembre de 2019, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Claudio Jr. De Rosa Quartet
    Claudio Jr. De Rosa (saxo tenor)
    Xavi Torres Vicente (piano)
    Mauro Cottone (contrabajo)
    Augustas Baronas (batería)
    Stefano Bollani Napoli Trip
    Stefano Bollani (piano)
    Bernardo Guerra (batería)
    Daniele Sepe (saxo tenor)
    Nico Gori (clarinete)

Claudio Jr De Rosa

Claudio Jr De Rosa

Xavi Torres

Xavi Torres

Augustas Baronas

Augustas Baronas

Mauro Cottone

Mauro Cottone

Una de las grandes noticias de las últimas ediciones de Eivissa Jazz ha sido el recuperar otra vez la participación del ganador del Concurso de Grupos del Festival Internacional de Jazz de Getxo. Recientemente han pasado por aquí el Anders Fjeldsted Sextet, Daahoud Salim Quintet o Malstrom, que causaron sensación en 2017, como inolvidable fue la actuación del Magnus Lindgren Quartet en 2001. Buena parte del público espera con interés esta actuación, y este año tampoco defraudó el cuarteto multinacional que iremos detallando.

Comenzaron dos temas fusionados: “Interlude” y “The T. Basement”, el primero una balada con sonido vigoroso del tenor de Claudio Jr. acompañado por un suave toque del piano del tarraconense Xavi Torres para cambiar a un segundo tema más enérgico donde el lituano Augustas Baronas presentó sus credenciales con la batería, Xavi Torres empezó a manipular las cuerdas del piano para ofrecernos antes de acabar el tema un buen momento a trío solo, completando éste el siciliano Mauro Cottone.

Claudio Jr De Rosa

Claudio Jr De Rosa

La explicación de “Living Forces” que nos dio De Rosa es “Si un huevo se rompe por una fuerza exterior la vida termina, pero si se rompe por una fuerza interior la vida comienza”; tema con una melodía de saxo de gran belleza y un brillante pianista con buen uso de las dos manos, no en vano si el cuarteto ganó el premio al mejor grupo, el pianista lo consiguió al mejor solista. Del mismo estilo es “OM, The Old One”.

Claudio Jr De Rosa Quartet

Claudio Jr De Rosa Quartet

Siguieron con “Forever Young” dedicado “A todas las personas que ya no están entre nosotros”; hermosa balada en la que De Rosa nos ofrece un sonido goloso, redondo, y el pianista tiene otra ocasión para el lucimiento, creando un hermoso clima ahora con la mano derecha. Extraordinario el tema final “This Can be True”, donde De Rosa nos demostró que no solo sabe tocar baladas, también se defiende en temas rápidos y potentes, lo mismo que Xavi Torres, rapidísimo al piano, muy bien Mauro Cottone llevando el ritmo, haciendo caminar al contrabajo y con un incansable Augustas Baronas; la sección rítmica tuvo aquí otro buen momento sin el saxofonista. Apabullantes.

 Claudio Jr De Rosa Quartet

Claudio Jr De Rosa Quartet

Todavía nos ofrecerían otro tema: “Ja – Ma – La – Ma!”, comenzado lentos y ganando velocidad poco a poco, con oportunidad para todos de hacer sus solos y un interesante momento a dúo entre saxo y contrabajo.

Claudio Jr. De Rosa acabó radiante, feliz por la buena acogida del público y porque lo que venía ahora era música de su ciudad, Nápoles.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Había expectación por ver a Stefano Bollani sabiendo la fama de showman que le precedía; pues bien, fue salir al escenario, tocar el primer tema a piano solo “Siamo tutti filli di qualcuno”, y ya se había ganado la ovación del público con su demostración de maestría; eso sí, no paró de moverse de su banqueta. Continuó con “Vicoli” (este y el anterior compuestos por el pianista) y mientras el grupo salió al escenario con Bollani tocando el piano con la mano derecha y un teclado con la izquierda, sentado de lado en la banqueta y luego de pie se marcó un buen dúo con el batería Bernardo Guerra; a continuación turno para Nico Gori y su solo de clarinete, una dulce melodía; turno para el solo del tenor y por fin intervino todo el grupo mientras el pianista milanés tocaba arrodillado el teclado.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Nico Gori

Nico Gori

Daniele Sepe

Daniele Sepe

Bernardo Guerra

Bernardo Guerra

“ ‘O guappo ‘nnamuratto”, compuesta por Rafaelle Viviani (1888 – 1950) comienza por una pequeña fanfarria, es un tema más folklórico, más étnico, con Bollani dando instrucciones sin dejar de moverse de la banqueta, magnífico al piano, fingiendo que se queda clavado en una nota y cuando acuden sus compañeros a girar la página de la partitura se desmarca con una breve cita a “Para Elisa” de Beethoven, acabando los vientos con un aire casi balcánico.
“La valse du capiton”, como indica su nombre, es un vals compuesto por el saxofonista del grupo donde él mismo y el clarinetista brillaron juntos. “Lo Choro di Napoli” (Bollani) es prácticamente un tema a piano solo (con algún guiño más a “Para Elisa”, pero también un buen dúo entre piano y clarinete con aires mediterráneos, en el que Nico Gori hace una breve cita al “St. Thomas” de Sonny Rollins”.
“Scetate” de Ferdinando Russo (1866 – 1927), es una balada en la que el que acompaña esta vez al pianista es Daniele Sepe con un sonido profundo y hermoso al tenor.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

“Napoli’s Blues” está compuesto por Gori, dedicado a Ibiza y con muchas variaciones en su desarrollo; pasan de tocar todo el grupo a un trío piano – saxo – batería para quedar en un dúo entre saxo y batería mientras el pianista acompaña con las palmas, de pie a veces mientras Gori se ha acercado al teclado y está tocándolo y compartiendo banqueta con Bollani que ya se ha sentado; vuelve a su puesto Gori y se forma un trío piano – clarinete – batería del que al momento se retira Gori y quedan solos pianista y batería, un Bollani expresivo, sin parar de moverse y gesticular, a veces colgando de la banqueta pero con unas manos fantásticas sobre las teclas; vuelve a quedar de pie mientras toca y el batería hace su solo para acabar tocando todo el grupo juntos otra vez.

Stefano Bollani Napoli Trip

Stefano Bollani Napoli Trip

Turno ahora para un bolero; Bollani cantando en perfecto castellano mientras sus compañeros hacen los coros de pie frente a un atril; la letra va de desamor e infidelidad, tremendista y un tanto exagerada; al acabar nos cuentan que se trata de “Perdónala”, de esos genios que son Les Luthiers.

Pino Daniele fue un músico y cantautor napolitano que vivió entre 1955 y 2015 y autor de “Putesse essere allero”, que Bollani convierte en un ejercicio vertiginoso a piano solo, para continuar con “Il bel Ciccillo”, canción compuesta entre Arturo Trusiano y Salvatore Capaldo, que el jocoso Bollani nos hizo creer que fue compuesta por Juanita Reina; más diversión con Bollani fingiendo otra vez errar en las partituras y volver con “Para Elisa”.

Stefano Bollani

Stefano Bollani

Para acabar “Maschere”, otro tema de Bollani en el que Sepe toca una arcaica flauta, un instrumento compuesto por dos tubos paralelos y juntos de origen diverso: a nosotros nos contaron que es un instrumento púnico que Aníbal llevó a Capua, donde se quedó 20 años (?) “Las muchachas de Capua son muy bonitas”, explicación de Bollani aunque en otros conciertos el origen del instrumento se halla en Pompeya; gran ovación del público al acabar, ahora sabíamos que la fama de Stefano Bollani era bien merecida.

Todavía quedaba la última jam de “Sa Qüestió”, con músicos que ya actuaron en noches anteriores más la participación de una de las promesas de la isla, el guitarrista Omar Alcaide.

Terminaba así la edición 2019 de Eivissa Jazz, un festival que ha sabido apostar por el jazz nacional y europeo y quizás ese sea el secreto de su supervivencia, ese concepto del que cada vez se habla más en Baleares que es Sostenibilidad, crecer pero con medida. Sabemos que ya se está preparando la edición 2020 que esperamos poder contar y que ustedes puedan leerlo.
¡Hasta el año que viene!

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019.




Eivissa Jazz 2019 (IV): Kiko Berenguer Quartet / Martirio & Chano Domínguez (2019-09-06) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes)

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 6 de septiembre de 2019, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Kiko Berenguer Quartet
    Kiko Berenguer (saxos tenor y soprano)
    Juan De Pilar (guitarra)
    Miquel Àlvarez (bajo)
    Jesús Gimeno (percusión)
    Martirio & Chano Domínguez
    Martirio (voz)
    Chano Domínguez (piano)

 

José Miguel López

José Miguel López

Viernes 6 de septiembre de 2019, nueve y media de la noche aproximadamente. Suena la sintonía del festival compuesta por Abe Rábade y José Miguel López sube al escenario para ejercer como maestro de ceremonias una noche más. Nadie diría que un par de horas antes había caído sobre la ciudad un buen chaparrón que obligó a retrasar las pruebas de sonido. El día anterior también había llovido con fuerza por la mañana. El festival estaba evitando la lluvia como ese submarino que se escabulle de los destructores del enemigo. Por eso sorprendió el gesto de Kiko Berenguer para comenzar la actuación de su cuarteto; salió solo al escenario, con su saxo tenor, y se puso a tocar una melodía que buena parte del público reconoció al momento: “Esta tarde vi llover”, famosísimo bolero de Armando Manzanero pero a ritmo de bulería; lo mismo podía ser una llamada al mal tiempo como un conjuro para que escampara; el caso es que su gesto de valentía fue premiado y la lluvia desapareció al menos mientras duró el festival.

 

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Jesús Gimeno

Jesús Gimeno

Miquel Àlvarez

Miquel Àlvarez

Lo que nos ofreció el cuarteto de Kiko Berenguer fueron temas propios del saxofonista contenidos en su segundo disco (Mi camino, 2010) y su tercero (Aire, 2013). Desde los primeros compases del animado “Mi camino” pudimos intuir que el sonido iba más a combinar jazz y flamenco que a los sonidos más mediterráneos del último disco citado, con Berenguer al soprano, con el bajista Miquel Àlvarez sentado y con Juan De Pilar y Jesús Gimeno (sentado sobre un cajón) haciendo palmas. En “Conversa” Berenguer usó el tenor y nos llamó la atención la forma de tocar de Jesús Gimeno, con mano izquierda tocando el cajón y alguna palmada en la caja de la batería, y la derecha utilizando la baqueta; buen solo de guitarra, igual que en “Canastera”, tema más jazzero con Berenguer también al tenor y bien acompañado por el trío, aquí se sirvió Gimeno de las dos manos para tocar con las baquetas. En “Aire” Berenguer siguió con el tenor y la cristalina guitarra de Juan De Pilar introdujo el tema que acabó con un solo de batería mientras los demás hacían palmas.

 

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Juan de Pilar

Juan de Pilar

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer

Kiko Berenguer Quartet

Kiko Berenguer Quartet

“Narsong”, con compás por alegrías, fue compuesta como homenaje al batería fallecido hace unos años Narciso Domingo, con un interesante dúo entre saxo soprano y bajo, mientras el resto hacían palmas, con posterior solo de bajo acompañado también por palmas del público y vuelta posterior al dúo saxo – bajo. En “Kiss in Paris” el sonido del tenor fue muy sólido, muy flamenco, y en “Granadella” el protagonismo fue de la guitarra con Berenguer al soprano, igualmente usado en el tema final “Dancing with the moon”, con solo de Jesús Gimeno al cajón. El público se lo pasó bien con el cuarteto y a estas alturas de noche la amenaza de lluvia se había disipado completamente.

 

Chano Domínguez

Chano Domínguez

Martirio

Martirio

Tras proyectos como “Coplas de madrugá”, 1997, y “Acoplados”, 2004, Martirio y Chano Domínguez vuelven a colaborar en un homenaje a la música de Ignacio Jacinto Villa Fernández, Bola de nieve (Guanabacoa, La Habana, Cuba, 11 de septiembre de 1911, Ciudad de México, 2 de octubre de 1971). Colaboración llena de bolero, copla, flamenco y un poco de jazz. En los momentos en que no apareció, esa música llamada jazz se sentó con el resto del público en un rinconcito del baluarte que se llenó totalmente para disfrutar de la actuación del pianista gaditano y la cantante onubense (por algo esa música llamada jazz es una música muy ecléctica resultado de unir muchas músicas diferentes).

Tras la introducción de Chano en solitario, apareció Martirio, vestida de rojo con una discreta peineta y empezaron a sonar las canciones: “Tú no sospechas”, “Si me pudieras querer”, canciones como definió la cantante: “de amor y desamor”, “te pueden solucionar un divorcio”, combinando comentarios serios y jocosos.

 

Martirio

Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez

Chano Domínguez

“Se equivocó la Paloma” se abordó desde su lado más reivindicativo: “si España se equivocó una vez que no se vuelva a equivocar”.

Siguieron “Ya no me quieres” (es un placer escuchar a Chano), “No quiero que me olvides”, ésta Martirio la cantó junto al piano, con esa complicidad que dan los muchos años que se conocen; en “Alma mía” la cantante utilizó un abanico rojo para reforzar sus gestos.

Llegaba el que en mi opinión fue uno de los momentos del concierto: “Drume negrita”, en una versión conmovedora, mágica, con Martirio sentada y cantando a una supuesta cuna que estuviera frente a ella.

Siguieron con “Qué dirías de mí”, “Pero tú nunca comprenderás” y “No puedo ser feliz”, canciones breves pero llenas de buen gusto y sentimiento, tanto que en la última nombrada le salió a Chano desde lo más profundo del alma un “¡Ole tú!”, seguido de algunos gritos de “¡Guapa!” desde el público.

Con “Vete de mí”, volvió la reivindicación política: “Que los gobiernos estos se aclaren de una vez”. A la hora de que lean esto parece ser que no la escucharon; el dúo continuó con una excelente “La vie en rose” cantada en francés.

 

Martirio

Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Chano Domínguez y Martirio

Parecía el final, pero nos brindarían tres canciones más: “Ay amor”, ahora con dos abanicos, “Bito Manué”, con su graciosa letra, (“Tú no sabe inglé”), para acabar definitivamente con “El manisero”. Un dúo con una compenetración total cuyo disco homenaje al pianista cubano A Bola de Nieve saldrá a la venta el próximo 27 de octubre.

La fiesta siguió en la jam de “Sa Qüestió”, con músicos como Arturo Pueyo, Luis Amador, René Mercier, Salvatore Licitra, Ángel Rubio y otros ya citados en noches anteriores.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019.




Eivissa Jazz 2019 (III): Miryam Latrece / Eivissa Jazz Experience Sextet (2019-09-05) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 5 de septiembre de 2019. 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia. Eivissa / Ibiza
  • Grupos:
    Miryam Latrece
    Miryam Latrece (voz)
    Pablo Martín Caminero (contrabajo)
    Michael Olivera (batería)
    Marco Mezquida (piano)
    Eivissa Jazz Experience Sextet
    Abe Rábade (dirección musical y piano)
    Pablo Martín Caminero (contrabajo)
    Joan Carles Marí Tur (batería)
    Enrique Rodríguez Enriquito (trompeta)
    Dani Pérez (guitarra)
    Germán Díaz (zanfona)

La tarde del jueves 5 de septiembre tuvo lugar una de las actividades complementarias al festival en la escuela de música Cas Musicaires, una master class a cargo de José Carra con un sugerente título: “De la voz individual al discurso colectivo”. Dirigida a músicos ya con cierto bagaje, el pianista explicó entre otros aspectos cómo abordar el trío de jazz cuando se ha tocado antes en solitario, “con sus trucos y entresijos”.

Por la noche los conciertos se trasladaron al escenario “grande”, uno de los baluartes de la muralla renacentista con una vista privilegiada del puerto y la catedral. Un año más José Miguel López (de Radio 3) ejerce de presentador y una semana antes de la edición 2020 emitirá los conciertos de este año en su programa “Discópolis”.

Myriam Latrece

Myriam Latrece

Quien viera el cartel de la edición 2019 de Eivissa Jazz y no conociera de nada a Miryam Latrece seguramente acudiría entusiasmado de todas maneras al ver los músicos que la acompañaban. Pablo Martín Caminero dejó un buen recuerdo el año pasado con su grupo del que formaba parte Michael Olivera (Micha para los amigos), y qué decir de Marco Mezquida, genial en todo lo que emprende, ya sea con los daneses Jesper Bodilsen y Martin Maretti Andersen, con el grupo MAP (Mezquida, Aurignac, Prats), en trío con Chicuelo y Paco de Mode, en su recreación de la música de Maurice Ravel, viéndole en solitario (escuchen Òrrius concert o Live at Palau, autoeditados ambos, 2018), a dúo con Silvia Pérez Cruz, o sin ir más lejos, acompañando a Miryam Latrece esta noche, y seguro que me dejo algo en el tintero. Si a los tres músicos de esta noche añadimos a una buena cantante como Miryam Latrece, la ecuación nos da como resultado una propuesta de gran calidad. Si además los arreglos están hechos con buen gusto (de los cuatro que subieron al escenario y David Sancho) entenderemos que se ganaran al público desde el primer momento.

Miryam Latrece

Miryam Latrece

Pablo Martín Caminero

Pablo Martín Caminero

Michael Olivera

Michael Olivera

Marco Mezquida

Marco Mezquida

Las canciones que interpretaron forman parte de su disco Quiero cantarte (Little Red Corvette Records, 2019). Comenzaron con “Meditación”, relajados, bien instrumentalmente y con la sugerente voz de la joven cantante madrileña, muy expresiva, principalmente con brazos y manos, ya fuera moviéndolos o agarrando la falda de su blanco vestido. Magia al piano es lo que nos ofreció Marco Mezquida en “Drume negrita”, para a continuación pedir Latrece la participación del público “por algo el disco se llama Quiero cantarte”; comenzó el juego de “ella canta, público responde”, y hasta se atrevió a bromear con alguna amiga que acertó a ver: “Nerea, te estoy viendo”. Las bromas volverían más tarde, de momento el concierto siguió con “Todo es de color”, de Lole y Manuel; gran versión llena de sentimiento, bien Pablo M. Caminero con el contrabajo al arco, un tema muy intenso, con cierto deje sureño de la cantante y terminando de forma casi solemne con Michael Olivera golpeando un platillo que sostenía con una mano casi como si hiciera una ofrenda a alguna diosa de la antigüedad. Cambio de registro en “Jogral”, del brasileño Djavan, aquí cantando en portugués, con buen solo de contrabajo y el grupo llevando la canción a su terreno, lejos de postales brasileñas. “Oh Vida” es un bolero de la época del filin popularizado por Benny Moré y en el que vimos a Michael Olivera jugueteando con las baquetas y golpeando con la zona de agarre de las mismas. Continuaron con “Maça”, también de Djavan, para llegar quizás al momento cumbre de la actuación: Marco Mezquida manipulando las cuerdas del piano con la mano izquierda como tanto le gusta hacer mientras tocaba las teclas con la derecha en un preludio que no acertábamos a reconocer, hasta que poco a poco fue apareciendo la reconocible melodía de “Mediterráneo”, la obra maestra de J. M. Serrat aquí en una extraordinaria versión más pausada que la original, muy cálida, buena parte de la canción fue un dúo entre Latrece y Mezquida para ir ganando intensidad según se acercaba el final, no sin antes improvisar y salirse de la letra original con la participación del público.

Miryam Latrece y Michael Olivera

Miryam Latrece y Michael Olivera

Otra vez llegó el momento de bromear cuando la simpática Miryam preguntó a los músicos si la siguiente era “la última” o “la última, última”; parece ser que en sus actuaciones dan a elegir al público entre dos canciones pero esta vez no pudo ser por limitaciones horarias, así que directamente se lanzaron a por la canción que suele ganar, nada menos que la “La leyenda del tiempo”, con muchas variaciones al comienzo, y como en “Mediterráneo” un ritmo más pausado para ir ganando en intensidad, volvimos a ver a Olivera con el platillo en la mano además de otro buen solo de Pablo M. Caminero y antes de ello una parte a dúo con la cantante. Terminaron con una canción que no aparece en el disco “Basta de nostalgia”. Un aperitivo a la altura de lo que vendría después, una Experience que quedará como uno de los hitos del festival.

Miryam Latrece

Miryam Latrece

La historia de la Eivissa Jazz Experience comenzó en 2006 como una idea del director artístico de aquella etapa del festival, Juan García Merayo; se trataba de que Abe Rábade reuniera a músicos diferentes cada año con la única condición de que hubieran tocado previamente aquí; cada músico aporta uno o varios temas según su número (han pasado desde dúos hasta septetos que en un par de temas se ampliaron a octeto) y solo realizan un ensayo la noche anterior al concierto; siempre se han salvado los muebles y varias noches han sido antológicas. A ello se une el ver a formaciones únicas que difícilmente se repetirán.

Abe Rábade

Abe Rábade

Joan Carles Marí

Joan Carles Marí

Enriquito

Enriquito

Dani Pérez

Dani Pérez

Germán Díaz

Germán Díaz

Este año la Eivissa Jazz Experience se presentaba con una peculiaridad, la zanfona (zampoña, zanfoña o vihuela de rueda entre otros nombres), que como creo recordar nos había contado Germán Díaz cuando estuvo en 2011 con Oh Trio, “te pasas media vida afinándola y la otra media tocándola desafinada”. Se trata de un instrumento que podríamos definir como un “violín mecánico” donde las cuerdas no son frotadas por un arco sino por una rueda accionada por una manivela con la mano derecha, mientras la izquierda maneja un teclado con distintas posibilidades; no voy a hablar de pánico, pero sí de cierta prevención ante cómo iba a responder un instrumento como éste integrado en un sexteto de jazz, existía el peligro de que su sonoridad arrasara con los demás, pero no fue así.

De inicio, el tema propuesto por Abe Rábade, “Epílogo”, basado en una línea de bajo ostinato utilizado en el carnaval de un pueblo de Orense, Viana do Bolo; a mí me pareció que estuvieron rozando el abismo pero sin llegar a caer, que es de lo que se trata, y supieron salir airosos del tema en cuestión en una noche que se prestaba a la experimentación, como veríamos en el siguiente tema que era el elegido por Joan Carles Marí, el clásico “Moon River”, de Henry Mancini pensado para tocar por seguidillas pero que en el ensayo decidieron cambiar a un ritmo de soleá por bulerías; empezó el batería ibicenco con el bombo como punto de atención para abordar Enriquito la melodía principal y hacerlo luego Dani Pérez con la guitarra (la misma Klein que lució en 2016 con Gorka Benítez y David Xirgu), protagonismo luego para el piano y le llegó el turno de tocar la melodía a Germán Díaz con la zanfona para acabar Rábade con un toque exquisito. Era el turno del tema presentado por Germán Díaz, pero antes nos dio una breve explicación del instrumento y su historia; “Guarda la rama” es un baile corrido tradicional de Castilla y León, con un solo de zanfona lleno de expresividad, encajando perfectamente con el grupo y terminando con una improvisación colectiva.

Reacción de Abe a los comentarios de Pablo

Reacción de Abe a los comentarios de Pablo

Pablo Martín Caminero

Pablo Martín Caminero

Turno para Dani Pérez y un blues compuesto expresamente para la ocasión, “Eivissa Waltz”; buen solo del guitarrista y muy bien cómo se conjuntaron los sonidos de la trompeta de Enriquito con la zanfona, al igual que J. C. Marí con la batería. Momento ahora para que Pablo Martín Caminero mostrara su cara más humorística aludiendo a lo que nos había explicado antes sobre la zanfona Germán Díaz: “es todo inventado”, entre otras bromas, y turno para el tema presentado por el contrabajista vitoriano: “La rosa enflorece” junto a la nana popular vasca “Loa loa”; siguieron las bromas: ¿Cómo empezábamos? Pues empezaron con un solo de contrabajo para luego tocar la melodía principal zanfona y trompeta acompañados ligeramente por piano, batería y guitarra, para recuperar la melodía el contrabajo tocado con arco; “La rosa enflorece”, también conocida como “Los bilbilicos” (Los ruiseñores), es una canción que está en los primeros puestos de la lista de éxitos de la música sefardí por méritos propios, extraordinaria su belleza y melancolía. Cambio total de registro en “La verbena”, tema elegido por el trompetista de Puertollano con palmas del público, trompeta, buen solo de guitarra y luego de zanfona para acabar todo el grupo con un toque muy flamenco.

Terminaron con “O Gloriosa Domina”, himno mozárabe del siglo VIII arreglado por Pablo M. Caminero; comenzando la zanfona y el contrabajo con arco todavía tocando la melodía medieval para pasar el turno a guitarra, trompeta y piano mientras Joan Carles Marí ejercía de perfecto motor; juntos levantaron un tema con más de mil años y lo colocaron en el mapa del jazz; como muy bien definiría José Miguel López ya acabado el concierto, “jazz visigótico”. Acabábamos de asistir a una de las mejores ediciones de la Experience por imaginativa y arriesgada.

A los insaciables les quedaba la jam de “Sa Qüestió”, todavía com miembros del trío de José Carra, Arturo Pueyo, Vicent Tur y varios más que sería largo enumerar.

Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto:© Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




Eivissa Jazz 2019 (II): Big Band Ciutat d’Eivissa / José Carra Trio (2019-09-04) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort.

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Plaça Sota Vila (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Santiago Ramírez, Wiebke Pahrman, Antonio J. Marín, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Tur, Vicent Matoses, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones. Vicent Tur dirección)
    Natxo Marí, Muriel Grossmann, Mayra Riera, Jorge Ortiz,Álvaro Boned (saxos)
    Santi Pérez (piano)
    Radomir Milojkovich (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    David Romano (percusión)
    José Carra Trio
    José Carra (piano)
    Bori Albero (contrabajo)
    Dani Domínguez (batería)

Big Band Ciutat d'Eivissa

Big Band Ciutat d’Eivissa

En la segunda jornada de Eivissa Jazz 2019 pudimos disfrutar de dos conciertos gratuitos a cargo de la Big Band Ciutat d’Eivissa (BBCE) y el trío de José Carra. Si la noche anterior había sido ilustrada por las imágenes de Alejandro Iborra, en la de hoy recuperábamos a nuestro fotógrafo “de cabecera”, José Luis Luna.

Cuarto año en el que la BBCE ha subido al escenario tras las ediciones dedicadas a Count Basie, Benny Goodman y el mundo de los crooners. Este año tocaba algo nada fácil, el latin jazz, tal como comentó jocosamente Vicent Tur en un momento de la velada “El fregado del latin jazz”, y es que es una música que no deja indiferente. Según me contaba al final el trompetista Santi Ramírez, es un estilo difícil por los arreglos y por el esfuerzo físico de tocar a gran volumen. La fórmula de mezclar a alumnos del Patronato Municipal de Música del Ayuntamiento de Ibiza con profesores y amigos ha cuajado y el público llenó a rebosar la placita donde se celebró el concierto. Plaza que en uno de los extremos acaba en una escalinata que conduce a la parte amurallada de la ciudad, Dalt Vila, escalinata que se convirtió en unas gradas improvisadas donde no quedó ni un escalón libre.

Wiebke Pahrmann

Wiebke Pahrmann

Pocos cambios en el grupo respecto al año anterior, el ya citado Santi Ramírez reforzaba la línea de trompetas mientras que en los saxos Mayra Riera y Álvaro Boned ocupaban el puesto de Celia Prieto y Juan Prieto; en el piano Santi Pérez “el único cubano de la orquesta”, bromeaba Vicent Tur al anunciarlo,  sustituía a Chelu García, y como novedad, David Romano a la percusión. En general los solistas en cada tema fueron Wiebke Pahrmann, Natxo Marí (saxo alto), Vicent Tur y Muriel Grossmann (saxo tenor), además de alguno más que detallaremos.


Natxo Marí

Natxo Marí

Vicent Tur

Vicent Tur

Muriel Grossmann

Muriel Grossmann

Santi Pérez

Santi Pérez

David Romano

David Romano



Comenzaron con “A Night in Tunisia con solos de W. Pahrmann, V. Tur y Natxo Marí, el primero quizás un poco apagado al comienzo por la potencia de la línea de metales pero remontando enseguida, un tema con unos arreglos que me gustaron, además de la inclusión de un percusionista que añadía color al conjunto. En “Mambo Caliente”, de Arturo Sandoval, repitieron los solistas además de Muriel Grossmann que sorprendió verla tocar latin jazz (lejos de su estilo habitual) y que como los pistoleros añadió una muesca a su revólver (en este caso saxo tenor); la línea de metales sonó tan caliente como corresponde al tema. El solo de Natxo Marí en “One Note Samba” fue muy elegante y jugando muy bien con la melodía principal; también solo del pianista Santi Pérez “, y volvimos a comprobar que el batería Dani Marín controla en todos los terrenos. Siguieron “Mambo Inn” con solo de David Romano a la percusión y “Oye Como Va” con solos de Jorge Ortiz (saxo tenor) y Antonio J. Marín además de Vicent Tur. Interesante la introducción de “Spain” para continuar con “Manteca”, ambos temas tocados a gran velocidad.

Momento para presentar a los componentes de la orquesta, y aprovechando que W. Pahrmann estaba ya en el puesto que ocupaban los músicos para sus solos en primera línea, se nos informó de que era el cumpleaños de la trompetista; en ese momento el público cantó un improvisado “Cumpleaños feliz” secundado por la orquesta al completo y la alemana aprovechó para responder con la melodía de la misma canción; todo en modo latin jazz, por supuesto. Fue el momento simpático de la noche, pero si la trompetista estaba en primera línea era por algo, y es que en “Como Fue” de Benny Moré nos ofreció una interpretación llena de belleza, emoción y sentimiento, en un bolero muy hermoso.

Fue un pequeño reposo porque la maquinaria volvió rápido a ponerse en marcha con “Afro Blue” y el ya clásico “Caravan” que acabó con un solo de Dani Marín y gran ovación del público. Todavía nos interpretarían un tema más: “Ran Kan Kan”, de Tito Puente. En general buenas líneas de vientos y buena sección rítmica en la que no olvidamos a Chema Pellico y a Radomir Milojkovich, siempre fiables. El público disfrutó, que es de lo que se trata, tanto el residente como el turista que lejos de los agobios agosteños quiere apurar este verano que no quiere acabar. El concierto fue emitido en directo por el programa “Jazz Time”, realizado por Ferran Pereyra y se encuentra disponible a la carta en la web de IB3 Ràdio.

La BBCE nos lo ha hecho pasar bien estos cuatro años y ahora vive un cambio de ciclo, Vicent Tur deja la dirección sin que sepamos a esta alturas quién recogerá su testigo. También se nos comunicó que Penélope Tafur, que en los últimos años participó como trompetista, marchará a Barcelona para seguir sus estudios de piano en el Taller de Músics. Desde aquí le deseamos lo mejor.


José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Domínguez

Dani Domínguez



José Carra es uno de los valores que ha surgido de la pujante escena jazzística malagueña, aunque después del concierto me comentara que Málaga también adolece de ese mal endémico de la piel de toro que es la escasez de locales para tocar. Su último disco se llama Diario de vuelo (Taghrid Records, 2018) compuesto en diferentes viajes en avión y como terapia para su miedo a volar y precisamente la música de este disco iba a conformar su concierto. La cosa iba de aviones, Bori Albero estuvo a punto de no llegar precisamente por un retraso en su vuelo; habría sido una pequeña tragedia visto su buen hacer tanto en el concierto como en las jam posteriores; completaba el trío Dani Domínguez, sobradamente conocido por aquí.

José Carra Trío

José Carra Trío



Interesante el estilo de Carra, que mezcla minimalismo con hermosas melodías y añade diversos efectos sonoros y electrónicos. Para empezar, “97%”, comenzando el pianista muy suavemente y creando interesantes paisajes sonoros con el acompañamiento también muy sutil de Dani Dominguez pasando las escobillas por la caja. “Alba” se inicia con un interesante dúo entre contrabajo y batería al que más tarde se une el piano, dando intensidad al tema y con  Bori Albero con el arco atacando con furia las cuerdas del contrabajo. Antes de abordar “Animal de Dios” Carra tuvo unas palabras de recuerdo para el afinador del piano, “los grandes olvidados”; en este festival Antonio Pérez de Olaguer es uno de los personajes más entrañables; el tema en sí comienza a piano solo con un sonido pregrabado simulando el vuelo de un avión mientras una voz también pregrabada va recitando (me recordó lo que hacía Jason Moran hace años con su Bandwagon salvando lógicamente las distancias estilísticas de cada uno); cuando cesa la voz comienzan a tocar en trío otra vez terminando intensamente.

José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Dominguez

Dani Dominguez



Excelente “Charlie” comenzando con un largo solo de contrabajo muy aplaudido seguido del trío en plan muy intimista, poco a poco el piano va pasando de tocar esas mínimas notas a crear una bella melodía mientras Domínguez acompaña jugueteando con unos sonidos electrónicos incorporados a su batería; de repente el sonido del piano se vuelve más percusivo y cambia totalmente el clima del tema, hasta que, como en las tormentas, todo cesa de repente y recuperan la melodía para luego terminar. “Latido de Papel” es otro tema cargado de energía, combinando el pianista momentos rítmicos con otros más melódicos. En “Tardes para jugar” se recuperan viejas grabaciones en cassette de la infancia de Carra con una melancólica y repetitiva melodía y también con efectos sonoros incorporados a la batería. Antes de “Aurora” el pianista se reveló como un hábil vendedor de su disco (muy bueno, no pierdan la ocasión de escucharlo), para acabar con “Niño árbol”, potente sonido en el que Carra vuelve a combinar muy bien la emisión de unas mínimas notas con la melodía del tema y vimos otra vez a Albero tocando el contrabajo con el arco.

La música había terminado en cuanto a la coqueta plaza en la que estábamos, pero quien quisiera más en esta cálida noche de septiembre la encontraría en la jam session de “Sa Qúestió”, donde pudimos disfrutar del trío de José Carra al completo (sustituido a veces Bori Albero al contrabajo por Abe Rábade), de la trompeta de Enriquito (tocaría la noche siguiente en el grupo del pianista gallego), y de sospechosos habituales de las jam locales como Carlos Gallego o Chelu García.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




XXXI Eivissa Jazz (I): Natural Focus (2019-09-04) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes Alejandro Iborra.

XXXI Eivissa Jazz

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Passeig de Vara de Rey (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Natural Focus
    Joan Carles Marí Tur (batería)
    Joan Solana (teclados)

El dúo Natural Focus fue el encargado de abrir la trigésimo primera edición de Eivissa Jazz en el paseo Vara de Rey en un concierto gratuito. Si a este dúo se une el bajista Pep Colls tendremos al grupo Threejay. Si Esbjorn Svenssön hubiera tenido una escuela los chicos de este trío serían de sus alumnos aventajados, y si a este trío añadimos al guitarrista Ferran Borrell nos encontramos con el quinteto del trompetista ibicenco Pere Navarro, uno de los jóvenes leones del jazz actual. Ahora volvamos al dúo que nos ocupa y que solo se reúne en contadas ocasiones, cuando no tienen obligaciones con los grupos citados o con otros (J.C. Marí toca en más de media docena y le volveríamos a ver en la tercera jornada del festival).

La música de Natural Focus se basa en un 80% de improvisación, y según nos explicó en mitad del concierto J. C. Marí el resto son “faros a los que van a parar de tanto en tanto”. Si en ocasiones la música basada en la improvisación puede ser un tanto árida para quien la escucha no es este el caso, nos encontramos aquí ante un dúo que va creando paisajes sonoros que cambian constantemente, en ocasiones los músicos parecen dos líneas paralelas que convergen en la misma dirección, para pasar sin solución de continuidad a ser uno de ellos el que marque la dirección mientras el otro le acompaña; el oído escucha todo esto con agrado esperando saber qué será lo próximo, ya sea un súbito cambio de J.C. Marí con la batería (tocando descalzo como siempre, y con uno de los platos ya roto antes del comienzo), o que J. Solana pase de crear sonidos psicodélicos o espaciales a tocar el teclado de manera más convencional. Como nos definieron casi al final, “música electrónica de calle”, temas sin nombre (el tercero de la noche fue una improvisación sobre “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana). Una de las canciones “si se pueden llamar así” finales le parecía por momentos a mi vecino de asiento “como una fuga de Bach”, para pasar de repente a sonar como si fuera jazz fusion de hace varias décadas. El público reaccionó con entusiasmo llenando el centenar de sillas que se colocaron mientras algo más del doble aguantaron de pie. Se entiende así que hayan dado algún concierto de tres horas en algún local de la isla. A saber cuándo volverán a tocar.

Excelente manera de comenzar esta edición 2019 de Eivissa Jazz al menos en lo musical, porque el pistoletazo de salida se había dado dos horas antes con la inauguración de la exposición “Stolen Moments” de Ferran Pereyra, de la que hemos dado cuenta en un artículo anterior.

Tomajazz:
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019
Fotografías: © Alejandro Iborra y Juan Antonio Serrano, 2019