Urtarrijazz. Un enero de jazz local 2019 (Civivox San Jorge, Pamplona. 11 a 29 de enero de 2019) [Conciertos]

Por Pachi Tapiz.

Segunda edición de Urtarrijazz. Un enero de jazz local / Hemengo Jazzazz Beteriko Urtarrila

  • Lugar: Civivox San Jorge, Pamplona.
  • Fechas: Del 11 al 31 de enero de 2019.
  • Actividades:
    Conciertos
    Actuaciones a las 19:30. Entrada gratuita con invitación.
    11 de enero. J.E.L. Trío + Federico Lechner
    18 de enero. Txuma Flamarique Band
    25 de enero. Alberto Arteta: Laurok
    31 de enero. The Slang Trío + Darío Arciniega: Meets
    Charlas
    16 de enero. 19:30. Round Cifu. Por Antoni Juan Pastor
    21 de enero. 19:30. La vuelta al jazz en 80 nombres. Por Pachi Tapiz
    Otras actividades
    21 de enero. 18:30. Jazz y poesía (y gominolas y perretes) con diyeipetea

En 2018 los aficionados al jazz de Pamplona nos llevamos una gran alegría con la organización en Civivox San Jorge de la primera edición de “Urtarrijazz. Un enero de jazz local. En 2019 la alegría de que el ciclo continúe ha aumentado con su segunda edición. Además de la buena nueva que supone la continuidad de un ciclo de jazz en la capital del Viejo Reyno, en la edición de 2019 ha habido un concierto y una charla más, además de una nueva actividad. No hay que olvidar que a lo largo de los últimos años ha habido tres ciclos (Universijazz, Murajazz, Jazz en la Calle), que han desaparecido de la programación a pesar de llevar un buen número de años en activo, y de sus buenos resultados artísticos, de público o de ambos. A ello se une que la programación de Urtarrijazz continúa centrada exclusivamente en propuestas locales, con lo que es un magnífico escaparate para mostrar el buen estado actual del jazz en Navarra.

El cuarteto J.E.L. Trío + Federico Lechner fue el encargado de abrir esta edición de 2019. Una formación integrada por el trío formado por Javier López Jaso, Marcelo Escrich (ambos compañeros desde hace años en múltiples aventuras), y Daniel Lizarraga, a quienes se unió el pianista Federico Lechner. El cuarteto se estrenaba en directo con sendos conciertos en Logroño y Pamplona, algo que no se notó sobre el escenario, sino todo lo contrario.

Sin hacer concesiones a montar uno de esos bolos “aquí te pillo – aquí te mato” en base a unos cuantos standards, el grupo trenzó un repertorio compuesto por composiciones de Lechner (“Para Simón”, “Beboponga”, “Tangonk”, “Gringo”), y de la dupla López Jaso – Escrich (“Aporía”, “Aldrán”), a los que añadió un par de temas ajenos muy bien conocidos (el eterno “Libertango” de Astor Piazzolla con el que finalizaron el concierto, y el clásico “Que nadie sepa mi sufrir” popularizado en todo el mundo por la gran Edith Piaf, y en España por la dama de la canción que era María Dolores Pradera). La propuesta se movió (¡y muy bien!), por la fusión del jazz con el tango. Sin concesiones, el cuarteto transitó con naturalidad por un repertorio nada sencillo, en el que el piano de Lechner, el acordeón de Jaso, el contrabajo de Escrich y la batería de Lizarraga tuvieron espacio para explayarse en unos muy buenos solos, especialmente este último, que fue quien arrancó los aplausos más encendidos del público gracias a una espectacularidad que situó dentro de un comedimiento muy bien entendido.

 

La primera de las charlas, titulada Round Cifu, estuvo protagonizada por Antoni Juan Pastor, autor de la biografía Juan Claudio Cifuentes. Una vida de jazz, una vida con swing. En apenas una hora desgranó la vida del gran Cifu, que devino en animada conversación con el público asistente a la charla: a Cifu se le quiere, se le añora, y a nada que se rasque un poco en la superficie, es fácil que los aficionados compartamos vivencias relacionadas con una de las figuras esenciales dentro de la historia del jazz en nuestro país.

El segundo de los conciertos estuvo protagonizado por la banda liderada por el guitarrista Txuma Flamarique. La propuesta de este músico (a pesar de los problemas con uno de sus pedales que resolvió sobre el escenario y sin solución de continuidad), estuvo bordeando los terrenos del jazz rock, el jazz fusion, el rock, el rock progresivo y el blues en base a un repertorio propio que entusiasmó al público asistente al concierto con la segunda mayor afluencia del ciclo.

Fotografía por Nieves Tapiz

La actividad Jazz y poesía (y gominolas y perretes) con Diyeipetea, previa a la charla La vuelta al jazz en 80 nombres, se planteó (inicialmente y en teoría), como una mezcla de audición de jazz y poesía en forma de una conducción inversa en la que el público tenía que ser el encargado de ir dirigiendo con sus tarjetas a diyeipetea en la selección de los poemas y las músicas. A los asistentes le costó entrar en ese juego interactivo, aunque una buena señal de la aceptación de la propuesta fue que la gente permaneció en su sitio a lo largo de la hora que duró la actividad, y de que fueron unas cuantas las peticiones musicales que se quedaron sin atender.

La charla La vuelta al jazz en 80 mundos ha sido un gran reto para quien escribe estas líneas. Tras la idea de escoger un título con referencias literarias (la obvia a Julio Verne, y la menos conocida a Julio Cortázar, autor La vuelta al día en 80 mundos), la selección y organización de la charla ha sido un pequeño quebradero de cabeza: elegir 80 nombres, y para cada uno de ellos realizar un pequeño repaso a lo más importante de su figura, así como elegir un tema emblemático para exponerlo todo ello en menos de un minuto, es una tarea que me ha llevado un buen número de horas de preparación. En los ensayos en la intimidad del hogar, conseguí que la charla no superase los 90 minutos. Sin embargo, en vivo y en directo, la charla se extendió algo más de dos horas gracias a la inclusión de anotaciones no incluidas en el guión inicial. No obstante, una importante parte del público permaneció atenta hasta el final a ese repaso visual, oral y musical a la historia del jazz. Desde aquí mi agradecimiento tanto al público como especialmente a los empleados de gestionar Civivox San Jorge, que aguantaron estoicamente que terminase la charla.

El saxofonista Alberto Arteta presentó su nueva grabación Behar Bizia (Errabal Jazz), en el tercero de los conciertos de Urtarrijazz: tal y como comentó en el concierto, el día anterior había recibido el disco de fábrica. Sobre el escenario contó con Alejandro Mingot (guitarra), Kike Arza (contrabajo) y Daniel Lizarraga (batería), para dar forma a los temas incluidos en esa magnífica obra. A pesar de no contar con la presencia de Chris Kase, quinto músico participante en Behar Bizia, el cuarteto no tuvo problema alguno en hacer que composiciones de Arteta como “Aritz”, “Elur Bustia”, “Behar Bizia” o “Zortzikoa” brillaran como merecen en el concierto con mayor asistencia.

El último de los conciertos lo protagonizó el cuarteto formado por Slang Trío (Iñaki Rodríguez -saxos alto, tenor y barítono-, Luisa Brito -contrabajo- e Hilario Rodeiro -batería), y el saxofonista tenor Darío Arciniega. El repertorio fue una mezcla inusual de temas que incluyó composiciones propias de Iñaki Rodríguez, y clásicos de Donald Byrd, Jackie McLean, Gery Mulligan, y las duplas Warne Marsh – Lee Konitz y Al Cohn – Zoot Sims. Iñaki Rodríguez, que comenzó con el tenor, fue cambiando de saxos conforme lo requerían los saxofonistas homenajeados. La interacción de Arciniega y Rodríguez, que alcanzó puntos de gran intensidad, más que en la lucha de egos se basó en la concordia que supone disfrutar de un buen repertorio y una mejor compañía, ya que ambos estuvieron magníficamente apoyados por Luisa Brito e Hilario Rodeiro. La participación de un simpático espontáneo entusiasta al pie del escenario arengando al resto del público acerca de las múltiples bondades de la música en directo en general, y del jazz en particular, más un bis pedido con insistencia, pusieron punto final a la edición de 2019 de Urtarrijazz, un ciclo que en apenas un par de ediciones se ha convertido en una cita imprescindible del jazz en Pamplona.

Tomajazz: Texto y fotografías (salvo la indicada) por © Pachi Tapiz, 2019




Round Cifu: charla por Antoni Juan Pastor (Urtarrijazz. Un enero de jazz local. Civivox San Jorge, Pamplona. 16 de enero de 2019) [Noticias]

Por redacción.

Charla: Round Cifu. Por Antoni Juan Pastor

16 de enero. 19:30. Entrada gratuita con invitación.
Segunda edición de Urtarrijazz. Un enero de jazz local / Hemengo Jazzazz Beteriko Urtarrila
Civivox San Jorge, Pamplona.

Próximos conciertos y actividades.

Conciertos
Actuaciones a las 19:30. Entrada gratuita con invitación.
18 de enero. Txuma Flamarique Band
25 de enero. Alberto Arteta: Laurok
31 de enero. The Slang Trío + Darío Arciniega: Meets

Charlas
21 de enero. 19:30. La vuelta al jazz en 80 nombres. Por Pachi Tapiz https://www.facebook.com/events/299847750647271/

Otras actividades
21 de enero. 18:30. Audición. Jazz y poesía (y gominolas y perretes) con Diyeipetea https://www.facebook.com/events/381531759265420/




Razones para el jazz. Un libro. Juan Claudio Cifuentes. Una vida de Jazz, una vida con Swing (Antoni Juan Pastor) [467]

Un libro. Antoni Juan PastorJuan Claudio Cifuentes. Una vida de Jazz, una vida con Swing (Naxpot. 2017)

Seleccionado por Pachi Tapiz




Razones para el jazz: un divulgador del jazz. Paco Montes [424]

Un divulgador del jazz: Paco Montes. En la foto junto a Cifu y Vlady Bas.

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes.

Fotografía perteneciente al archivo privado de Juan Claudio Cifuentes (Cifu para todos sus amigos).




365 razones para amar el jazz: un libro. Juan Claudio Cifuentes: Una vida de jazz, una vida con swing (Antoni Juan Pastor) [360]

Un libro. Antoni Juan Pastor: Juan Claudio Cifuentes: Una vida de jazz, una vida con swing (Naaxpot, 2017)

Seleccionado por José Luis Luna Rocafort




Memorial Juan Claudio Cifuentes el 16 de julio en Elciego (Rioja Alavesa) [Noticias]

collage-1-Elciego-Cifujazz

Nota de prensa:

La localidad alavesa de Elciego, sede del Espacio Cifujazz que se espera esté dispuesto para su inauguración este mismo verano, acogerá el sábado 16 de julio el I Memorial Juan Claudio Cifuentes, patrocinado por el Ayuntamiento de la localidad alavesa y con la colaboración de la Asociación Cifujazz. Además de las actuaciones de la Gasteiz Big Band y el grupo de Gaiteros de Elciego, tendrá lugar un concierto especial que va a reunir a varios de los mejores músicos de jazz del país que en su día compartieron amistad muy cercana con Cifu: Alejandro Pérez, Santiago de la Muela, Marce Merino, Baldo Martínez y Sir Charles… Además de alguna posible sorpresa aún por determinar. A medida de que se vayan confirmando nuevos detalles, os iremos informando de todo ello en esta sección. Mientras tanto, id anotando esta fecha: sábado, 16 de julio, Elciego.

Toda la información en: http://cifujazz.org/memorial-juan-claudio-cifuentes-el-16-de-julio-en-elciego/




Gato Barbieri y John Coltrane (Gato Barbieri In Memoriam)

De Desconocido - revista Gente y la actualidad, Año 6 número 235, enero 1970, Buenos Aires, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4460927

Leandro “Gato” Barbieri. Fotografía de Desconocido – revista Gente y la actualidad, Año 6 número 235, enero 1970, Buenos Aires, Dominio público, https://es.wikipedia.org/wiki/Gato_Barbieri#/media/File:Gato_Barbieri.JPG

El descubrimiento de la música de John Coltrane a través de los discos tuvo efectos decisivos en la formación de un saxofonista argentino, Leandro “Gato” Barbieri. Poco antes de abandonar Argentina par ainstalarse en Europa – donde tocaría y grabaría con Don Cherry, convirtiéndose en uno de los abanderados del free jazz-, quiso enviar a Coltrane un regalo por medio de un amigo, para darle las gracias por todo lo que su música le había aportado. Se trataba de un soberbio estuche para saxo tenor, en cuero verde, totalmente hecho a mano, revestido de seda en su interior, con la palabra TRANE grabada en letras de oro sobre la cubierta, ofrecido por Gato y su esposa Michelle.

El estuche fue entregado a Coltrane, pero sin conocer en absoluto la identidad del expedidor, pues Barbieri se había contentado con indicar: “De parte de un amigo de Buenos Aires”.

Al año siguiente los Barbieri se instalaron en Roma. Cuando se enteraron de que Coltrane iba a tocar en Milán, fueron allí a escucharlo. Al acabar el concierto se acercaron al camerino para conocerle. Allí, en un rincón, vieron el estuche que le habían enviado.

“¡Ah! así que sois argentinos”, exclamó Coltrane cuando fueron presentados. Y , señalando con el dedo el famoso estuche, dijo: “Precisamente es un argentino quien me ha hecho el regalo. Lo utilizo siempre”.

Cuando Barbieri reveló que él era el argentino en cuestión, Trane le dio las gracias efusivamente. Después, con tanta seriedad como humor, añadió: “¿Crees que podrías enviarme otro para el soprano?”.

Gato Barbieri (1932 – 2016) In Memoriam

Reproducido de El Gran Jazz. Volumen 5 de Juan Claudio Cifuentes, Federico Gonzáles, Carlos González, Carlos Sampayo, Jorge García y Federico García Herraiz. Ediciones del Prado. 1995. ISBN: 84-7838-606-8




Cifujazz: manteniendo el legado de Cifu. Entrevista con Mario Benso. Selección musical de Isabel Zaro. HDO 0070 [Audioblog]

IMG_2984.JPG-CIFU

El 17 de marzo de 2015 Juan Claudio Cifuentes “Cifu” nos dejaba huérfanos a los aficionados al jazz en España de su voz, su compañía y su enorme sabiduría jazzística. A pesar de ello su recuerdo sigue presente entre nosotros gracias a la asociación Cifujazz cuya finalidad “es coordinar todas las actividades e iniciativas alrededor de su persona y legado”. Como un primer paso ya visible está la web http://www.Cifujazz.org. Entre el resto de actividades están la catalogación de su legado, y la puesta en marcha de un lugar físico en el que los aficionados puedan acceder a esa música y sirva para articular distintas actividades relacionadas con el jazz. Al frente de esta asociación están Isabel Zaro (compañera de Cifu), sus hijas Mónica y Laura, Mario Benso (que está ayudando en las labores de catalogación, así como aportando ideas y asesoramiento).

Pachi Tapiz charló con Mario Benso acerca de la asociación, sus objetivos, la recuperación de programas del mítico programa de televisión Jazz entre amigos por parte de Televisión Española, así como del estado de la catalogación del legado de Cifu, todo ello salpicado por los recuerdos de este gigante de la difusión del jazz en España. Como complemento a las palabras suena una selección de temas relacionados especialmente con Cifu seleccionados por Isabel Zaro.

Texto y fotografía: © Pachi Tapiz, 2016

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog  (que quizás en algún momento llegue a la categoría de podcast) presentado, editado y producido según su mejor saber, conocimiento y habilidad -lo cual no es garantía de nada- por Pachi Tapiz.




Eivissa Jazz 2015 (I): Andrea Motis & Joan Chamorro Group / Natalia Dicenta “Colours” / Marxing Band de l’Escola del Patronat Municipal de Música d’Eivissa (2015-07-23)

XXVII Eivissa Jazz

  • Fecha: 23 de julio de 2015
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Formación:
    Marxing Band de l’Escola del Patronat Municipal de Música d’Eivissa
    Pablo García y Cata Ribas: flautas
    Marta García y Sara Solsona: clarinetes
    Penélope Tafur y Alberto Aguilera: trompetas
    Celia Prieto, Arturo Pueyo y Vicent Ribas: saxos
    Joan Gasent: trombón
    Noel Sáez: percusión
    Profesores colaboradores:
    Stefano Serra y J. Ramoń Torres: percusión
    Vicent Tur: tuba
    Natalia Dicenta “Colours”
    Natalia Dicenta: voz
    ClaudioVicente Borland Hendrick: piano
    Antonio Calero: batería
    Ricardo Ferrer: contrabajo
    Andrea Motis & Joan Chamorro Group
    Andrea Motis: voz, trompeta y saxo alto
    Joan Chamorro: contrabajo y saxo tenor
    Josep Traver: guitarra
    Esteve Pi: batería
    Ignasi Terraza: piano y teclados

Regreso al futuro. Entre el 23 y el 25 de julio se ha celebrado la vigésimo séptima edición de Eivissa Jazz. Después de varias ediciones de encargarlo a terceros, este año ha sido el propio Ayuntamiento de Eivissa/Ibiza quien se ha encargado de la organización, con un cartel compuesto íntegramente por artistas nacionales, y presentado como siempre por José Miguel López, de RNE-R3. Contaremos todo lo que sucedió en esas tres noches acompañado por las fotografías de José Luis Luna.

José Miguel López

El primer acto del festival fue por la tarde, una Master Class a cargo de Joan Chamorro ante casi una treintena de personas, desde un joven estudiante de diez años, hasta profesores y directores de bandas y coros, pasando por algunos que estábamos allí por afición, como José Luis y yo mismo. Durante dos horas, Chamorro nos contó sus métodos con la Sant Andreu Jazz Band, mediante varios videos, explicándonos su punto de vista sobre la música o la improvisación y también algunas anécdotas relacionadas con músicos que han colaborado con ellos. De su charla me quedo con varias frases: “Técnica a través de la música, no de ejercicios”; “la motivación es la misma música” (para que toquen mejor y se involucren); “no motiva decirle que tocará en cinco o seis años”; “hay que escuchar jazz para ser músico de jazz”; “el arte va más allá de la técnica”; y me reservo una más para cuando llegue el momento de hablar de Andrea Motis.

Marxing Band

Desde 2010 era tradición que abriera el Festival la Eivissa Jazz Big Band, pero este año no ha sido así. Habría sido un detalle contar con una EJBB que solo se mantiene por la ilusión de sus componentes, pero esta vez la organización ha decidido no contar con ellos. Veremos qué pasa el año que viene. A cambio se ha recuperado algo que no se hacía en años, una Marching Band, que a modo de pasacalles recorrió los barrios adyacentes al lugar de los conciertos, el Baluard de Sta. Llúcia. Últimamente se realizaban todo tipo de eventos en este baluarte con las correspondientes molestias a los vecinos, de forma que el nuevo equipo de gobierno los ha eliminado, solo indultando al jazz, pero con la duración de los conciertos limitada. Presentación a cargo de José Miguel López, y no podía ser de otra manera, recuerdo para Cifu. Justo en ese momento sonó la bocina de uno de los buques atracado en el cercano puerto; fue un momento emotivo y simpático que ocurriese justo cuando recordábamos a Juan Claudio Cifuentes.

001 Natalia

002 Natalia

003 Natalia

004 Natalia

005 Natalia

Abrió el festival el cuarteto de Natalia Dicenta, que presentó su disco Colours. La actriz y cantante se presentó con taconazos y vestido blanco (“a juego con el lugar” como comentó al público al final). A la limitación de tiempo anteriormente citada (45 – 50 minutos por actuación), hay que sumar el fuerte viento que no faltó a su cita anual. Comenzaron con un alegre “Almost Like Being in Love”, donde ya el trío que acompañaba a Natalia tuvo oportunidad de lucirse; siguieron con “The Way You Look Tonight” y “Just For A Thrill” de Lil Hardin Armstrong, un “Blackbird” (“como un diamantito que me enamoró”, dijo Natalia), con un tempo casi tan rápido como el viento que soplaba, que hizo que volaran las partituras en “For Once in My Life”. Siguieron con una composición del excelente pianista Vicente Borland, “Work It Out”, (“cúrratelo”). Se notan las tablas de Natalia Dicenta, interpreta muy bien las canciones y sabe ocupar todo el escenario mientras canta. Continuaron con “Just The Way You Are”, de Billy Joel “una de las mejores definiciones de amistad que he leído”, para acabar con “Anyhing Goes”, de Cole Porter; en el bis “Summertime”, con arreglos de Vicente Borland, que comenzó Natalia a capella, para unirse luego los músicos, teniendo ocasión de realizar sus correspondientes solos. Un buen aperitivo para lo que vendría después.

006 Andre Motis

No recuerdo otro año en que la primera noche de festival hubiera tanta afluencia de público. Había expectación por ver a Andrea Motis, y personalmente yo también tenía ganas de ver a Ignasi Terraza. Por la limitación de tiempo antes citada, no tuvimos que esperar mucho; el cambio de escenario se hizo en un periquete, amenizado por el verbo de José Miguel López, con mención especial para Esteve Pi, que ha actuado 11 veces en Eivissa, y para el afinador del piano, Antonio Pérez De Olaguer, que se llevó la ovación correspondiente.

007 Andrea Motis

008 Andrea Motis

Empezaron con “I’m An Errand Girl For Rhythm”, con Andrea un poco insegura a la trompeta, pero enseguida se rehízo. Además de la trompeta toca el saxo alto y cantó en castellano, inglés, francés y portugués con una voz sugerente, en canciones como “Que reste-t-il?”, “Flor de Lis”, o “Tenderly”, (aquí con el saxo alto). Siguieron con “The Way You Look Tonight”, (sí, ya lo había cantado Natalia Dicenta antes), donde Joan Chamorro dejó el contrabajo para coger el tenor y Esteve Pi se marcó un buen solo. No sé si Joan Chamorro juega al ajedrez, pero ha sabido arropar a su reina con buenas piezas; buenas torres, alfiles y caballos. Chamorro siguió con un solo al tenor en la introducción de “Manhã de Carnaval”, y más Brasil con “Carinhoso”, y ahora el que se lució fue Josep Traver. Cambio de aires con “You Know I’m No Good”, de Amy Winehouse, donde saltó una de las cuerdas de la guitarra, lo que se solucionó discretamente mientras los demás seguían. Después de “Never Will I Marry” llegó el que para mí fue el punto álgido del concierto: “Samba em preludio”, con mucha delicadeza y serenidad, y un curioso scat-tarareo a cargo de Joan Chamorro. Posiblemente el secreto de Andrea Motis es que el todo es mejor que la suma de las partes; no es la mejor trompetista, ni la mejor saxofonista, ni la mejor vocalista, pero se defiende bien en los tres aspectos, y a veces puede marcarse unos pasos de baile como se puede ver en algún video. El concierto terminó con “Bésame mucho”, y como bis “Moanin’” de Bobby Timmons y colaboración del público que tenía que responder con una frase al canto de Andrea: como bromeó Chamorro, “ni yes, yes, ni yes Sir; yes Lord”. En cuanto a “Bésame mucho”, hace tiempo que hay un debate sobre si alguien tan joven dispone del bagaje y vivencias personales para cantarla. A mí me gusta su versión desde que la escuché en el disco Feeling Good, aparte de la gran aportación de Ignasi Terraza me gusta ese aire de “alegría de vivir” que le dan, ese “puede que mañana no nos veamos, pero ya nos veremos más adelante, y si no, que nos quiten lo bailado”.

009 Andrea Motis

010 Andrea Motis

Ahora toca recordar la frase que dejé pendiente de la charla de Joan Chamorro y que se puede aplicar a Andrea Motis: “Lo importante es estar en el camino, no decir ‘llegué’. Siempre estás llegando”. Entre los que la han tachado de niña prodigio y los que la descalifican sin más, existe un espacio por el que se mueve esta joven artista. El tiempo nos dirá hasta dónde llega.

Si hablamos del jazz como un río, podemos dar un paseo por sus aguas más tranquilas, atrevernos a navegar por sus aguas bravas, o tirarnos por una catarata sin saber qué nos espera abajo; también podemos movernos por esa zona difusa donde se confunde la orilla con tierra firme, o abandonar la corriente principal para entrar en algún afluente, y hasta podemos salir del río y lanzarnos a explorar los límites del Sistema Solar. Pues bien, en esta noche de julio los asistentes pudimos disfrutar de dos agradables paseos por la zona más tranquila del jazz.

Pero la música no había terminado. Quedaba la jam de Sa Qüestió, donde los más noctámbulos pudimos ver a Ignasi Terraza hasta bien entrada la madrugada junto a otros músicos que no cito y espero me perdonarán.

Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2015
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2015




Imaxinasons 2015: Marc Ribot con Ceramic Dog Trio, Orquestra de Jazz de Galicia… (Vigo. 2015-07-03/04)

Imaxinasons 2015

  • Fecha: viernes 3 y sábado 4 de julio de 2015
  • Lugar: Auditorio Municipal do Concello de Vigo, Rúa Londres, Galería Javier Teniente. Vigo, Pontevedra
  • Formaciones:
    Marc Ribot Ceramic Dog Trio
    Marc Ribot (guitarras, voz y bajo), Shahzad Ismaily (bajo, guitarra, Moog, percusión, voz), Ches Smith (batería, voz, electrónica)
    Juyma Estévez Trío
    Juan Manuel Estévez (contrabajo), Max Gómez (batería), Alberto Vilas (piano)
    Orquestra de Jazz de Galicia
    Anxo Pintos (zanfoña), Pedro Lamas (gaita, saxo soprano y barítono), Adrián Silva (flautas), Pablo Añón (saxo alto), Toño Otero (saxo tenor), Steve Harriswangler (fagot), Xocas Meijide (clarinete bajo y clarinete), Nicolau Rodríguez (trompeta 1), Javier Pereiro (trompeta 2), José Somoza (trompeta 3), Alfredo Varela (trompa), Carlos Figueira (trombón 1), José Luis Miranda (trombón 2), Faustino Núñez (trombón bajo), Ignacio López (tuba), Sergio Delgado (teclado), Ton Risco (vibráfono), Jacobo de Miguel (piano), Carlos Calviño (guitarra), Alfonso Morán (contrabajo), Xosé Lois Romero (percusiones), Aleix Tobías (batería), Roberto Somoza (dirección)
    Artistas invitados: Xabier Díaz (voz y pandereta), Toño Domínguez (voz), Alberto Conde (piano y teclados), Rodrigo Romaní (arpa), Pandereteiros de O Fiadeiro: Javier Feijoó “Chisco”, Diego Bea, Iván Blanco, Diego Calviño y Diego Cabaleiro
    Acto homenaje a Javier de Cambra y Juan Claudio Cifuentes

    Lara López, Nani García, Rui Eduardo Paes y Pachi Tapiz

imaxinasons_2015

Con la de 2015, Imaxinasons, el Festival de Jazz de Vigo ha llegado a su undécima edición. Tras comenzar el viernes 26 de junio, y tras una semana con al menos un par de actividades diarias entre conciertos y talleres, llegó a su fin el sábado 4 de julio.

Viernes 3 de julio

Ese fin de semana comenzó, en forma de concierto, con la actuación del Ceramic Dog Trio de Marc Ribot en el Auditorio Municipal do Concello de Vigo el viernes 3. Con las entradas agotadas desde días antes, había gran expectación en escuchar al guitarrista. El público interesado en su música no está centrado únicamente en el jazz. Su participación en algunas de las mejores obras de Tom Waits (como el imprescindible Rain Dogs), sus propias grabaciones, así como su participación en distintos proyectos tanto como músico invitado o como guitarrista de estudio, han logrado convertir sus conciertos en un evento imprescindible para aficionados al rock y al jazz.

_DSC0788

Ceramic Dog Trio es el proyecto más rockero de Marc Ribot. Con varios años en activo, sus obras incluyen un par de CD, el último de ellos publicado en 2013 y titulado It’s Your Turn. Con un volumen sonoro superior a cualquiera de los conciertos acontecidos anteriormente en la cita viguesa, Marc Ribot, Shahzad Ismaili y Ches Smith plantearon su concierto como una implacable descarga eléctrica de una hora y cuarenta minutos de duración. Marc Ribot no tiene demasiado que demostrar ni en el terreno del rock (algunas de las grabaciones en las que ha participado aparecen en las listas de lo mejor de toda la historia de esta música), ni en el del jazz (en los últimos años además de su trío con el veterano Henry Grimes y Ches Smith, ha dedicado uno de sus proyectos a ese gigante del free jazz de nonbre Albert Ayler). Por este motivo su música se mueve con total comodidad entre estos dos estilos. No hay problema en que su repertorio incluya una versión del mítico “Take Five” de Paul Desmond que popularizase The Dave Brubeck Quartet, o que en el bis los tres músicos terminasen el concierto vociferando el reivindicativo “The Masters Of The Internet” en contra de la cultura gratuita sin permiso de sus creadores en la red. Tampoco supone dificultad alguna que el repertorio conste de unas piezas cuyas estructuras no siguen la estructura habitual de las canciones (intro, estribillo, solo… estribillo, final), y que en ellas aparezcan referencias al hard-rock clásico, al hardcore punk (en algún momento su música sonó como la de los míticos Fugazi), o incluso a la world-music (no hay que olvidar mencionar que uno de sus grupos más populares es Cubanos Postizos).

_DSC0562

Ribot (que actuó sentado a lo largo de todo el concierto, sin que ello afectase a su papel como guitar-hero), tiene en sus acompañantes a dos elementos imprescindibles. Ches Smith es un prodigio de la batería, una apisonadora rítmica hiperactiva a lo largo de todo el concierto, que no paró de dar soporte a sus dos compañeros. No es extraño que sea un músico muy requerido tanto en proyectos de jazz como de rock alternativo. Shahza Ismaili es un músico que vale por varios: guitarrista acompañante y solista, bajista, baterista, percusionista, y teclista con un pequeño órgano Moog, aporta a la música una amplia paleta sonora que transmiten a la música del trío una variedad que sirve para mantener el interés de la música del grupo. Rock con elementos de jazz, jazz-rock saturado, punk-jazz con muy poco de la inmediatez y ameteurismo del punk y mucho de la improvisación del jazz, o hardcore jazz, son algunas de las etiquetas que se pueden colgar a la propuesta del Ceramic Dog Trio. Pudiera parecer que semejante batidora estilística es únicamente una cuestión de querer y poco más. No es así. Hay que ser muy buenos músicos y tener muchos recursos para poder conseguir que tal propuesta funcione con semejante grado de organicidad y satisfaga tanto a la parroquia del jazz como a la del rock.

Sábado 4 de julio

De izquierda a derecha: Nani García, Lara López, Pachi Tapiz y Rui Eduardo Paes

De izquierda a derecha: Nani García, Lara López, Pachi Tapiz y Rui Eduardo Paes

Tras el concierto nocturno del dúo Chupaconcha (eletrónica – trompeta, y batería) finalizando las actividades del viernes, el sábado comenzó al mediodía en la galería del fotógrafo Javier Teniente con un más que merecido homenaje a los periodistas de jazz Javier de Cambra y Juan Claudio Cifuentes “Cifu”, quienes acudieron en distintas ediciones al festival vigués. La lluvia caída durante la madrugada del sábado acortó la duración inicialmente prevista de la charla protagonizada por Nani García (pianista, compositor y director artístico de Imaxinasons que a su vez ejerció de presentador), Lara López (periodista de Radio 3, que en su momento fue directora de la cadena nacional y jefa tanto de Cifu como de de Cambra), Rui Eduardo Paes (periodista, escritor, pensador y crítico de jazz, así como director de jazz.pt), y Pachi Tapiz, quien escribe estas líneas. Cada uno de los cuatro participantes fuimos aportando distintas experiencias que sirvieron para delinear en parte las figuras de estas dos importantes figuras de la crítica y del periodismo de jazz en España. No hubo tiempo para que, tal y como habíamos acordado inicialmente los cuatro ponentes, hubiese una segunda ronda de intervenciones para exponer nuevos aspectos de las personalidades de estos periodistas, ni para la participación del público asistente.

_DSC1094

_DSC1179

La lluvia, que amenazó sin hacer finalmente acto de presencia, impidió que el set para el concierto del Juyma Estévez Trío se instalase en un lugar distinto al de la charla, tal y como era la intención inicial de la organización. A pesar de ello el homenaje sirvió para poner en valor las figuras de dos figuras esenciales en el periodismo y la crítica jazzísticos en nuestro país. A continuación el trío del contrabajista Juyma Estévez (a quien acompañaron el pianista Alberto Vilas y el baterista Max Gómez) dieron muestras del buen estado en que se encuentra el jazz en Galicia en manos de los representantes de las generaciones más jóvenes.

_DSC1847

A las nueve de la noche, nuevamente con el cartel de entradas agotadas colgado en la taquilla del Auditorio Municipal, tuvo lugar el estreno en directo de la Orquestra de Jazz de Galicia. Esta es una extensa formación de más de veinte músicos, que a su vez contó con la participación de más de media docena de invitados en su puesta de largo en directo. Bajo la dirección de Roberto Somoza esta orquesta realiza una mixtura de melodías tradicionales gallegas, jazz y música clásica. El próximo otoño está prevista la publicación de su ya grabado estreno discográfico.

_DSC1493

La apuesta de esta formación fue, al menos en el concierto vigués, a caballo ganador. Su música, más allá de los estilos, tocó la fibra sensible de un público entregado desde el principio. La más que competente ejecución de la música escrita mostró a una formación muy bien engrasada, aunque se echó de menos una mayor naturalidad en la transición de las interpretaciones de los solistas a las partes escritas, cuestión que sin duda sería solucionada con unos cuantos conciertos . Otra cuestión es la manera en que los arreglos mostraron ese repertorio. Como música tradicional, la gallega tiene una entidad propia y diferenciada, que hace que no necesite reflejarse en ciertas maneras de entender la música de big-band. Esto provocó que por momentos la Orquestra de Jazz de Galicia tuviese una entidad más propia de una formación foránea que intentase aproximarse a una tradición que le resulta ajena. Por el contrario, en otros momentos la música sí que fue capaz de realizar una gloriosa inmersión en una tradición musical que tiene muchas vías por las que transitar.

Texto: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografías: © Janite Lafuente, 2015




Germán Díaz o las nubes como fuente de inspiración. Entrevista por Jesús Mateu Rosselló

Germán Díaz es uno de los músicos más importantes y tal vez menos conocidos que habitan en nuestro país. Su instrumento de cabecera es la zanfona, el genial instrumento proveniente del siglo XII. Pero no queda aquí la cosa, y es que Germán es un enamorado de los instrumentos más bien poco comunes. Órgano de barbaria, caja de música, rolmona cromática, sierra musical… Son algunos de los instrumentos que suele usar tanto en sus grabaciones como en sus directos.

Intentar etiquetar la música que nos ofrece el autor es realmente absurdo. Se puede intentar, pero resulta mucho más interesante (y gratificante) que si alguien se siente atraído por lo que se dice en esta entrevista, investigue y se hipnotice. Germán Díaz, dentro de las limitaciones de algunos de los instrumentos (muchos de ellos mecánicos) consigue crear un espacio-tiempo paralelo en el que lo que sucede, camina entre lo bello y lo (repito) hipnótico. Además, utiliza elementos provenientes del jazz, aspecto que dota a sus proyectos de mayor libertad creativa.

Hablamos de los dos últimos discos publicados en los que aparece el zanfonista. Método Cardiofónico (Producciones Efímeras, 2014) y Cancionero Gallego (Producciones Efímeras, 2015) este último publicado con el Oh Trío. Hablamos de magnetismo. De la observación de nubes. De futuros instrumentos… Mejor que lo comprueben por ustedes mismos.

IMG_4897.JPG-German Diaz B&Wwm

Jesús Mateu Rosselló: Gracias ante todo por conceder esta entrevista a Tomajazz. Para posibles lectores que no conozcan tu música o aquellos que sí la conocen pero están interesados en profundizar en el aspecto humano del autor. ¿Quién es Germán Díaz y por qué decide dedicarse al difícil mundo de la música?

Germán Díaz: Empecé, como muchos niños, interesándome por la música y devorando todo lo que había por casa, que era, sobre todo por resonancias familiares, música clásica y tradicional. Después empecé a estudiar guitarra y gané algún concurso de canción con el que pude comprarme mi primera zanfona, instrumento que ya había despertado mi curiosidad.

Lo que sigue es lo habitual de todos los músicos… viajes para estudiar, intentar formarse y conocer a otros músicos…

Jesús Mateu Rosselló: Hace unos meses, publicaste mediante tu sello discográfico Producciones Efímeras el disco Método Cardiofónico basado en los ritmos de latidos de corazón grabados por el Doctor Iriarte en los años cuarenta. ¿Cómo descubriste las grabaciones del Doctor Iriarte y cuándo te diste cuenta de que había un proyecto en ello?

Germán Díaz: Las grabaciones me llegaron por mi padre, médico también. Un amigo suyo le dio una de las carpetas originales que editó el doctor Iriarte y mi padre me lo regaló, pues sabe de mi interés y curiosidad por la historia de la fonografía y las grabaciones insólitas…

En cuanto lo escuché por primera vez, en un gramófono, me pareció de una intuición poética asombrosa, y comencé a pensar cómo utilizarlo en directo…

German Diaz_Metodo Cardiofonico

Jesús Mateu Rosselló: ¿Crees que el Dr. Iriarte, cuando realizó aquellas grabaciones, podía intuir que los latidos grabados podrían servir para algo más… es decir, que no solo grabara los latidos para su estudio, sino que el simple hecho de escucharlos, podía evocar un “algo” poético? ¿Eran comunes estos tipos de grabaciones en aquella época o fue un rara avis?

Germán Díaz: Bueno, tuve la fortuna de contactar con uno de los hijos del doctor Iriarte, José Antonio, que desgraciadamente falleció antes de que editásemos el disco, pero me envió, con gran generosidad, material de su padre. Aurora de Ozamiz, mujer de José Antonio, me comentó que el Dr. Iriarte hablaba del parecido de algunos latidos con el zureo de las palomas, así que creo que su sensibilidad también encontró ritmos poéticos en esos latidos anónimos…

Esta grabación es insólita y pionera en su época… hemos de tener en cuenta que el Dr. Iriarte patentó su método en los años 30, y entonces, era difícil y costoso grabar… Había que estampar los discos, después copiarlos, etc…. y grabar unas frecuencias tan graves, no es nada sencillo… de hecho, en el folleto que acompaña la publicación, aparece una foto -que hemos reproducido en el disco-, en donde se ve al Dr. Iriarte grabando a un paciente con un micrófono especial adosado al pecho…

 IMG_4065.JPG-German Diazwm

Jesús Mateu Rosselló: La financiación de Método Cardiofónico ha sido posible gracias a una campaña de crowdfunding. ¿Por qué decides tomar esta decisión y qué conclusiones sacas de la experiencia? Imagino que todo el tiempo que se invierte, es tiempo que se pierde en relación a estudio y composición.

Germán Díaz: La campaña de micro mecenazgo funcionó de maravilla y estoy muy agradecido a todas las personas que participaron. Decidimos financiar el disco de esta manera porque nuestra discográfica es muy pequeña y humilde, y no tiene posibilidad de financiarse de otra manera. Además, para este disco, hicimos una edición especial que supuso un desembolso importante: una tirada limitada de 100 unidades con una xilografía preciosa que hizo Francisco Remiseiro, en una carpeta elaborada a mano por Fernando Fuentes.

El tiempo que me quitó este particular en relación a estudio y composición, fue muy poco… ¡Peor es toda la oficina y burocracia que hay que sufrir para poder conseguir un concierto!

Jesús Mateu Rosselló: Una vez grabado y editado el material, a parte de los conciertos que puedan surgir, ¿se podría decir que Método Cardiofónico es un proyecto acabado?

Germán Díaz: Es un proyecto acabado que me ha llevado unos años pensar y terminar… ahora tenemos otros proyectos en la cabeza, aunque seguimos actuando con el Método Cardiofónico… acabo de llegar de Italia y ahora estoy en Munich durante un mes, y en verano tenemos giras por Francia, Austria, república checa, Alemania… así que es un proyecto que aún podemos rodar por el resto del mundo.

Jesús Mateu Rosselló: Ya que comentas que hay proyectos en marcha, aparte del reciente disco publicado con Oh Trío del que ahora vamos a hablar, ¿qué otros proyectos se están gestando?

Germán Díaz: Tengo en mente uno sobre nubes, que relataría un viaje… aún estoy madurando el argumento… pero quiero además fabricar un instrumento entre mecánico y lira organizzata… en fin… poco más te puedo avanzar… el próximo domingo iré a Viena a trabajar con mi lutier, Weichselbaumer, para empezar a plantear el instrumento…

Y ahora mismo estoy en Villa Waldberta, en una residencia artística de un mes, en Munich, y voy a intentar sacar de nuevo otro proyecto que se me ha ocurrido al llegar aquí… si me sale algo, te lo cuento.

Jesús Mateu Rosselló: Precisamente tenía en mente realizarte algunas preguntas en relación a las nubes, porque aparte de tu proyecto como músico, eres uno de los organizadores de un congreso que este año ha celebrado su segunda edición: el Congreso Internacional de Observadores de Nubes. ¿Puedes explicar que actividades realizáis y con qué fines?

Germán Díaz: El congreso internacional de observadores de nubes, es una reunión interdisciplinar en torno a las nubes… Músicos, antropólogos, meteorólogos, pintores, escritores, fotógrafos, etc… Debaten y presentan trabajos sobre las nubes. El fin último del congreso es conocer mejor aquello que amamos -las nubes en este caso-, porque con conocimiento, se disfruta más intensamente.

El congreso de este año fue muy especial para mí, porque conseguimos, gracias a la generosidad de Francisco Remiseiro y Siña Fernández, fundir una campana con el relieve de una nube de Athanasius Kircher, que se utilizó para ilustrar la relación de las campanas con las nubes -en una conferencia que pronunció Joaquín Díaz-, y para un concierto magnífico que hizo Benxamín Otero con Carlos Quintá.

Jesús Mateu Rosselló: ¿En qué medida puede influir en tu música la observación de nubes? Por lo menos, en tu sello discográfico vemos que cada disco equivale a una nube, además de proyecto que comentas en una respuesta anterior.

Germán Díaz: Las nubes han sido, y serán, fuente de inspiración constante. Y en ese sentido, me gusta observarlas, conocerlas, y emocionarme con su cambiante figura… supongo que la emoción que despiertan, me ayuda a crear algunas de las pequeñas melodías que compongo…

Jesús Mateu Rosselló: Recién estrenado el año 2015, sale al mercado el primer disco del trío del que formas parte junto con Antonio Bravo a la guitarra y Diego Martín a la batería y bendhir, es decir Oh Trío. Cancionero Gallego (Producciones Efímeras, 2015) proyecto del que ya adelantaste información en la entrevista que concediste a Tomajazz allá por el año 2010. ¿Cómo surge el proyecto y cómo ha sido el proceso de adaptar once piezas del cancionero gallego a vuestra formación?

Germán Díaz: El proyecto surge, sin duda, por la amistad que nos une a los tres. Antonio y yo grabamos hace años un disco sobre el cancionero de la guerra civil española, y este nuevo trabajo ha sido una revisión personal de otro cancionero, importante, como es el de Torner y Bal y Gay.

Un amigo me regaló este cancionero, y empezamos a trabajar sobre la selección de todas las melodías y los arreglos para crear el repertorio que ahora se puede escuchar en el CD.

Oh Trio_Cancionero Gallego_Producciones Efimeras_2015

Jesús Mateu Rosselló: Aunque en mi opinión, eres un músico al que no me atrevería a encasillar en ningún estilo, tan siquiera en varios definidos, lo que está claro es que un elemento indispensable en tu música es la improvisación. Por este motivo se podría decir que encajas en según qué proyectos de marcado carácter jazzístico. ¿Cómo conociste el mundo de la improvisación y que te sedujo para que la incorporaras a tu personalidad musical? Precisamente, en Cancionero Gallego, es un elemento indispensable.

Germán Díaz: El mundo de la improvisación lo conocí gracias a músicos con los que he colaborado como Baldo Martínez, Antonio Bravo, etc… La zanfona no es un instrumento muy ágil, por sus particularidades técnicas, y además, es un instrumento modal que responde a una afinación particular sobre un bordón, pero su capacidad tímbrica lo hace muy interesante…

Me gusta la improvisación porque crea un momento único que tiene que ver con la relación personal con cada músico y con la energía particular del lugar en el que tocas.

Jesús Mateu Rosselló: El primer minuto del primer tema de Cancionero Gallego “Mozo Xeitoso” se podría decir que es una introducción que coquetea con la libre improvisación. ¿Puede ser, en un futuro, un paso a seguir en la evolución de tu música?

Germán Díaz: Bueno, hace tiempo, formamos un dúo de libre improvisación con Diego Martín, Marisco Fresco, con el que estuvimos tocando varios años… tal vez ahora mi camino sea otro y me dedique menos a la libre improvisación, aunque el mes que viene tenemos una nueva grabación con Irene Aranda y Lucía Martínez precisamente de libre improvisación….

IMG_4900.JPG-GermanDiazB&Wwm

Jesús Mateu Rosselló: Hace unos días, asistí a un espectáculo para niños (y no tan niños) de un artista valenciano, Dani Miquel, en el que, para mi sorpresa, interpretó algunas canciones con una zanfona. Al ser tu instrumento de cabecera, o por lo menos con el que te identifico más rápidamente. ¿Crees que hay un desconocimiento generalizado en relación a este instrumento?

Germán Díaz: Es un instrumento no muy conocido, como tantos otros, pero que poco a poco va interesando a más y más gente. Hay muchos jóvenes que tocan muy bien y que se interesan e identifican con este instrumento.

Jesús Mateu Rosselló: Hace dos años, presentabas junto a David J. Herrington proyecto con un instrumento realmente insólito, híbrido entre zanfona y órgano, es decir, la Lira Organizzatta. El Luthier Wolfgang Weichselbaumer, fabricante de cuatro reproducciones, te encargó la composición de nuevo repertorio para el singular instrumento. Imagino que un gran honor para tu persona. ¿Cómo fue aquella experiencia? ¿Habrá referencia discográfica de la música que compusiste y que interpretaste en varios conciertos?

Germán Díaz: Más que encargarme la composición, lo que hizo fue prestarme generosamente el instrumento para que hiciera lo que quisiera. Pensé en David por su sonido especial y su sensibilidad, y comenzamos a trabajar juntos. La verdad es que es un proyecto complicado de mover, por lo delicado del instrumento, y muy exigente para mi, ya que al fin y al cabo, se trata de un nuevo engendro distinto a la zanfona, y no tengo el tiempo necesario para poder estudiarlo todos los días en profundidad…

No sé si habrá referencia discográfica… me gustaría poder trabajar el instrumento unos años y después grabar… ya veremos…

Jesús Mateu Rosselló: Los instrumentos mecánicos, como pueden ser la caja de música o el órgano de barbaria, tienen, en mi opinión, un magnetismo casi hipnótico. Parece una contradicción ya que no hay más que girar una manivela para accionar el instrumento y que reproduzca las notas. Cómo músico que compone para estos instrumentos y que los utiliza en conciertos ¿Cómo se puede explicar, según tu propia experiencia, la fascinación que produce?

Germán Díaz: Bueno, pues como tú muy bien has dicho en la pregunta… como un magnetismo hipnótico… ver una caja que engulle un papel, y toca música, es algo insólito… y ese sonido algo imperfecto de la música mecánica, hace que tenga un encanto especial…

Jesús Mateu Rosselló: Aparte de la inspiración proveniente de los factores que te rodean, que músicos o conjuntos musicales son imprescindibles para el crecimiento musical de Germán Díaz, es decir, aquellos que de alguna manera, forman parte de tu música.

Germán Díaz: Una larga lista, la verdad, casi me resulta complicado enumerar alguno, porque de una forma u otra, de todos aprendo y muchos admiro… compositores como Machaut, Milán, Narváez, Da Milano, Weiss, Conlon Nancarrow, Dvorak…. intérpretes como Tasto Solo, H. Smith, Anouar Brahem, Galliano, Dave Douglas….

Jesús Mateu Rosselló: Bueno, hace escasos días que acaba de fallecer Juan Claudio Cifuentes “Cifu”. Para cualquier aficionado a la música jazz (no necesariamente) supone una pérdida tremenda. ¿Que ha supuesto el Cifu en la carrera de Germán Díaz?

Germán Díaz: Exactamente lo que tú dices en la pregunta. Una pérdida tremenda de un personaje del que tanto aprendimos… Me encantaba escuchar sus programas, y esa forma profesional de hacer radio y compartir sus conocimientos enciclopédicos.

Jesús Mateu Rosselló: Para finalizar, darte las gracias por conceder esta entrevista a Tomajazz. Esperamos que tus más recientes proyectos tengan buen recorrido y que los que están por venir nos emocionen así como lo hacen tus trabajos publicados hasta el momento.

Germán Díaz: Muchas gracias a vosotros, por mantener viva una plataforma cultural en torno al Jazz como es Tomajazz, y mucho ánimo.

Texto: © Jesús Mateu Rosselló, 2015
Fotos © Sera Martín, 2015




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Jam Session para Cifu. Por Pilar Chozas

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

Se ha ido otro grande del jazz.

La primera vez que vi a Cifu fue en el Whisky Jazz, en Madrid, de la mano de Michel. Fue en el 87, ya lo había visto en Jazz entre amigos, y escuchado en la radio. Pero allí en aquel garito entrañable lleno de humo, música y locos por el jazz fue donde conocí a Cifu. Embobada de timidez miraba y escuchaba a aquel personaje tan entrañable con el que muchos años después tuve la gran suerte de compartir algún concierto y alguna que otra cena. Y sobre todo poder disfrutar de su compañía presentando algún concierto de los que he tenido la suerte y el placer de organizar. Placer porque el Jazz es Pasión. Y Escuchar a Cifu era otro placer, y un aprendizaje siempre. Un remolino de sabiduría jazzística. Y de humanidad y de honestidad y de dignidad. Y de diversión también, porque siempre te sacaba una sonrisa. Me animó en mis momentos bajos y me alentó a no tirar nunca la toalla. Él era así. Sin hacerse notar te contaba una conversación entrañable con Johnny Griffin, y de ahí se iba a Nueva Orleans, a Chicago, o a la costa Oeste.

Cifu hacía vibrar el corazón llenando de inmortalidad esos temas que tanto le entusiasmaban.

Quizás, Cifu esté en una nube muy alta de norte a sur disfrutando de una bonita Jam session que le han organizado y escuchando notas de Jazz mientras viaja al infinito de la mano de Miles.

©Pilar Chozas, 2015




"Cifu", en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005 © Sergio Cabanillas, 2005

Toda la oscuridad no será capaz de apagar tu luz. Por Enrique Farelo

"Cifu", en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005 © Sergio Cabanillas, 2005

“Cifu”, en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005
© Sergio Cabanillas, 2005

Mentiría si dijera que conocía a Cifu e igualmente lo haría si sostuviera que éramos amigos entrañables; faltaría a la verdad si contara anécdotas que no están en mi memoria simplemente porque no existieron. Pero diría la verdad si hablara desde la lejanía y las pocas palabras que intercambiamos a la salida de algún concierto. Palabras de inquietud por un amor compartido, yo desde mi humilde afición y él desde su magisterio.

Sin conocernos, nos conocíamos. El nexo de unión era el jazz, que cada uno disfrutaba desde su particular tribuna, desde el color de su cristal y de su sentimiento.

Con el correr de los años todos cambiamos y físicamente nos apagamos cual antorcha se sumerge en el océano.

Esa antorcha que portaba Cifu y que no perderá su luz por mucha oscuridad de la que se rodee.

La luz que Cifu robó a los dioses del jazz fue para ofrecérselo a los melómanos, y éstos la hallarán en el estrellado cielo nocturno en forma de eterno lucero del alba.

© Enrique Farelo, 2015




Pasión por el Jazz: un día con Cifu. Por José Antonio García

Cifu Pasion por el jazz Foto por Rafa Marquez

No he conocido a nadie tan ilustrado, en lo concerniente al jazz, como a Cifu. Su sabiduría, generosidad y dialéctica sobre el género musical, rebasaban el tiempo y el espacio, dejándote la sensación de estar ante una persona apasionada por su trabajo.

Tuve la grata ocasión de conocerle en la primavera de 2013 cuando aceptó, gustosamente, la invitación del club Jazzazza para venir a Murcia, a la presentación del I Jazzazza Festival. Su presencia en los medios informativos y en los diversos actos que tuvieron lugar ese día fue trascendental, dando ánimo a los presentes y apoyando la iniciativa cultural en todos sus aspectos. La jornada fue larga y dio de sí lo suficiente para poder entablar con él varias conversaciones, no solo referentes a la música, a la situación del jazz en nuestro país y a las vicisitudes por las que atraviesan los músicos de jazz, entre otros temas, porque con él se podía hablar de todo. Una persona verdaderamente agradable e inteligente.

Las palabras se quedan cortas para expresar mi agradecimiento y el de miles de seguidores por el gran legado que nos dejado, no solo material, sino también espiritual. Un mensaje que nos alienta para seguir luchando por la cultura, en general, y por la música, en particular, tomada como un puente que acerca y une a personas de todo el mundo, sin barreras ni artificios.

Cifu, tiene un lugar merecido en la historia del jazz, junto a las grandes figuras que la han hecho posible. A través de sus programas de radio, conferencias y escritos, nos acercó a un mundo para muchos desconocido, a base de esa vitalidad, constancia y amor por su trabajo, un ejemplo de vida ofrecida para todos. Su huella es imperecedera.

Gracias maestro por todo lo que nos has dado.

Texto: © José Antonio García, 2015
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013




Por siempre Cifu. Por Jesús Mateu Rosselló

Foto Cifu (Miquel Àngel Daniel)

Juan Claudio Cifuentes “Cifu” nos deja. Recibo el temido mensaje y aunque ya estaba avisado, la tristeza. La rabia. He pasado muchísimas horas de los últimos cinco años escuchando su programa A Todo Jazz, de hecho, he escuchado cada programa de manera correlativa y los tengo guardados bien clasificados para poder re-escucharlos en un futuro próximo. Lo que he(mos) aprendido en materia de jazz es impagable. Cada programa era una clase magistral. Tenía aquella cosa especial que hace que lo escuches y no quieras que acabe nunca de hablar. Sus incontables anécdotas enriquecían a grandes niveles de implicación y pasión sus programas. Sus famosas carrasperas. Su buen humor “Despistes Cifuentes Sociedad Anónima” y sobretodo su tremendo amor por el Jazz. El Cifu amaba el jazz y lo compartía con todos nosotros. Todo lo que luchó para que el jazz entrara dentro de nuestras casas a través de una emisora pública no se puede perder. Por esto, entre todos los que de alguna manera difundimos esta música, lucharemos así como él lo hizo. Joder, me afecta más de lo que me pensaba. Me caen lágrimas…

Por siempre CIFU

“Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos”

© Jesús Mateu Rosselló, 2015
Fotos: © Miquel Àngel Daniel Veny, 2015




"Cifu" con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008 © Sergio Cabanillas, 2008

Hoy toca recordar. Por Pablo Sanz

"Cifu" con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008 © Sergio Cabanillas, 2008

“Cifu” con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008
© Sergio Cabanillas, 2008

Vivimos días esquizofrénicos, porque hace poco más de un mes escribíamos sobre su Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y hoy lo hacemos para despedirnos. Este mes de marzo también dedicaba mi página de jazz mensual en la revista Scherzo a dar cuenta de su obra y figura a raíz del prestigioso premio, con lo que los adjetivos relucían más que nunca, empequeñecidos y oscurecidos en tan sólo una llamada: “A Cifu le ha dado un ictus”. La noticia cayó como un mazazo, porque no podía ser. Tan sólo unos días antes había hablado con él y le encontré fuerte, ilusionado con el premio, aunque –ya se puede decir- enfadado con el ministro Montoro y su genocidio cultural, hasta el punto de que dudada si ir a recoger el trofeo o no. Sentía el jazz por encima de todas las cosas y como una de las grandes expresiones culturales que es, le dolía el ninguneo de políticos como el susodicho.

Hoy ya no hay sitio para las palabras, sólo recuerdos, vivencias y conversaciones gastadas en festivales, clubes, hoteles, espacios de paso, jam sessions… Ya sólo cabe recordar ya, no hay otra, porque a partir de ahora deberemos habituarnos a su ausencia, y a su presencia gracias a esos recuerdos. Le conocí en el Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, cuando yo estudiaba periodismo y veía a Cifu como maestro de maestros. Las primeras charlas me descubrieron a una persona cariñosa y accesible, y por supuesto a una enciclopedia del jazz. El paso del tiempo acabó haciéndonos compañeros de profesión, aunque yo siguiera –y lo confieso sin pudor- muy, muy, muy lejos de su sabiduría. Llegado ese momento puede decirse que ya éramos amigos, esto es, hablábamos de más cosas, aunque la conversación acabara siempre en alguna anécdota o alguna lección de jazz

Así era Cifu, vivía por y para el jazz y eso se notaba a través de esas dos últimas ventanas radiofónicas que nos regaló, A”, en Radio 3, y Jazz porque sí, en Radio Clásica. Este último programa, junto con su etapa en TVE y el espacio Jazz entre amigos, fue la debilidad de Cifu; respiraba por él, vivía por él. Fue justo que toda la labor radiofónica y divulgadora fuera reconocida con un Ondas, como antes se lo habían reconocido instituciones como el mencionado Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, los festivales de San Sebastián, Getxo, Ezcaray, Borja y Melilla, clubes como el Clamores o el Bogui…

Hoy las palabras no salen, no encuentran su orden ni lógica, sólo cabe recordar; recordar a Cifu con su vodka con naranja, su vino de La Rioja alavesa, su botella de agua, su inventario de chistes y anécdotas de jazz, sus recuerdos junto a otros músicos, la sombra alargada de Isa, su mujer… Hoy toca recordar todo lo que hizo por el jazz, porque siendo periodista fue maestro, compañero, amigo y padrino de cientos de músicos y profesionales del género.

Me lo acababa de decir en una reciente entrevista con motivo de su Medalla de Oro: “A mí el jazz me lo ha dado todo”. Y tú a nosotros Cifu, y tú a nosotros.

Texto: © Pablo Sanz, 2015. El Mundo/Scherzo
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2008




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Round About Cifu. Por Juanma Castro Medina

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

El mayor experto en jazz de nuestro país, mago de las ondas y auténtico divulgador de esta música en la piel de toro, cae enfermo. Un ictus. Tras un par de semanas en el hospital le dan el alta, queda como nuevo y prosigue su labor al frente de sus programas en Radio Nacional de España. Esto es lo que acontecería si estuviéramos hablando de una historia de Pop o de Rock, pero no, estamos hablando de Jazz, del duro Jazz, donde la realidad es otra: Cifu ingresa en el hospital con la mencionada afección y muere a los pocos días. Y es que por desgracia, como diría Boris Vian, “luchar no significa avanzar”. Toda una pena.

Hacer una semblanza del gran “Cifu” no tiene sentido. Ya se ha dicho todo y no aportaría gran cosa. Además, a quien le guste el jazz en este país y no lo conozca, sencillamente no puede llamarse aficionado a esta música. Se ha ido la Gran Historia del Jazz patrio, el divulgador de este estilo musical cuando España era un erial cultural en todos los sentidos, o sea, en los años duros. Pero por encima de todo se ha ido una gran persona.

Personalmente, lo he sentido como si hubiera fallecido un familiar. Ese tío que emigra y con el que pierdes el contacto durante muchos años. Que sabes que está ahí pero con el que no hablas, hasta que un día te comunican que murió, sintiendo una sensación rara, un vacío lejano. Así que comienzas a pensar y recuerdas que fue él el que te prestó tal o cual libro, el que te abrió la puerta hacia un grupo musical que ahora idolatras o el que te envió esas zapatillas deportivas de moda, pero imposibles de encontrar en tu ciudad. Una gran pérdida.

Seguramente se podrá reemplazar a “Cifu” pero nunca lo sustituirán. El vacío que deja es inmenso y, sinceramente, no conozco a nadie que pueda llenarlo. Pero su legado queda en todos nosotros, sus oyentes. Estoy seguro que nunca se perderá. Nos deja veinte programas grabados, convertidos desde ya en algo así como la trigésima canción de Robert Johnson o la maleta perdida de Antonio Machado. El jazz en España se queda sin su trovador. Toda una tragedia.

Quiero acabar con una sonrisa, de esas que “despistes Cifuentes” daba cuando se equivocaba en cualquier fecha. Valga una anécdota personal. En el primer recuerdo que tengo sobre jazz, “Cifu” es el protagonista. No podía ser de otra manera. Yo era un chinorri y había tres cosas de la tele que me asustaban de cojones. Una era Fernando Jimenez del Oso, otra era la serie La Masa y por último, cuando salía “Cifu” en Jazz Entre Amigos. Sólo me queda darles un fuerte abrazo a la familia del maestro y despedirme con un: “Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos.”. GRACIAS de todo corazón, maestro.

Texto: © Juanma Castro Medina, 2015
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2011




"Cifu", José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Cifu: un gran tipo. Por Pachi Tapiz

"Cifu", José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

“Cifu”, José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

Cifu: un tipo entrañable y cercano. Alguien que si no existiera habría que inventarlo. En definitiva, un gran tipo.

Todos los aficionados del jazz llevamos dentro a un programador de jazz. Ese disc-jockey interior que servidor lleva dentro hay veces que echa de menos a muchos músicos y estilos en los programas de Juan Claudio Cifuentes: le encantaría tener la oportunidad de organizar esos Jazz porque sí y A todo jazz de otra manera. Pero de lo que no se puede llegar a quejar nunca ni ese ni ninguno de los pinchadiscos interiores que abundan entre los aficionados es de que Cifu programe algo que no sea jazz con mayúsculas. Algo de lo que no pueden presumir una gran mayoría de esos festivales que también todos pagamos en una gran parte con dinero público, al igual que ocurre con sus programas.

Mi primer encuentro fue con su voz. De la radio (en plena juventud de quien esto escribe), pasó a la pantalla, a la segunda cadena de Televisión Española con el inolvidable y entrañable Jazz entre amigos. Un hito en el jazz de este país que todavía muchos estamos esperando que se recupere del primer al último programa, siempre que el hecho de ser producción propia lo permita. Es un pecado mortal que esos programas estén callados en los archivos de la televisión pública de todos los españoles, incluyendo a los aficionados al jazz. En esos momentos era ya una voz (inconfundible), una cara, y sobre todo una manera de presentar a la música y a los músicos como solo sabe hacerlo él, y que ha creado escuela. A partir de allí llegó el poder saludarlo en festivales y conciertos (incluyendo el homenaje que recibió en el inolvidable Johnny); contactar por teléfono para intentar que colaborase con Tomajazz, y para intentar lograr que diese alguna conferencia por Pamplona (tareas en las que no cejo, aunque el empeño parece que en estos momentos ya no va a llegar a buen puerto); pasar una tarde con él en su casa en El Ciego disfrutando de su tiempo en una de las entrevistas más entrañables, interesantes e intensas que he tenido la oportunidad de realizar; finalmente recibir –habitualmente a principios de año- una llamada para saludarme y preguntarme qué tal va la vida, y a cambio tener la oportunidad de llamarle de vez en cuando para preguntarle qué tal va todo, especialmente después del susto que nos dio hace unos meses. Cifu: un gran tipo, que lo siga siendo por mucho tiempo más.

Texto: © Pachi Tapiz en Pamplona a 19 de septiembre de 2014
Publicado en el libro Round About Jazz & 1906. Coordinado por Quinito López Mourelle (ISBN 978-84-617-2678-3)
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2011




En estos días estúpidos… Por Quinito López Mourelle

IMG_2987.JPG-Cifu

En estos días estúpidos y hueros, días en los que copa los medios de comunicación una panda de encantadores de serpientes de medio pelo que vociferan y enarbolan torpes argumentos para conseguir su cuota de votos, el jazz se queda huérfano con la desaparición de un mayúsculo comunicador, de un ser entrañable y entregado sin fisuras a su pasión. Se ha ido una voz verdadera, una voz que sí tenía un mensaje que transmitirnos. Mucha suerte Cifu.

Texto: © Quinito L. Mourelle, 2015 (publicado originalmente en su muro de Facebook, reproducido con su permiso)
Fotografía: © Pachi Tapiz, 2009




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Que seáis buenos. En memoria de Juan Claudio Cifuentes “Cifu”. Por Arturo Mora

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
© Sergio Cabanillas, 2015

No recuerdo cuándo fue la primera vez que escuché a Cifu. De hecho dudo que hubiera una primera vez. Su voz sabia y cercana ha formado parte de mi subconsciente desde que tengo uso de razón. Tanto en mi caso como en el de otros miles de aficionados, su buen gusto y sus cadenciosas explicaciones fueron el faro que iluminó el descubrimiento más importante de nuestras vidas. Para Cifu cada detalle era trascendente. Desgranaba los temas que reproducía con la minuciosidad de un orfebre, dejando claro que el jazz no es una música de fondo, sino un estilo de vida.

Sus programas de radio nos presentaban a músicos conocidos y no tan conocidos, nos hacían entender la estructura de los standards, invitaban a apreciar el trabajo de las secciones rítmicas; pero también iban más allá de la música: nos ubicaban en épocas y lugares, nos integraban en una comunidad de oyentes que no existía físicamente (qué duro era ser aficionado al jazz antes de Internet), nos invitaba a mantener un espíritu crítico y a luchar por lo nuestro. Después llegó la televisión, el mítico Jazz entre amigos y esas horas que robábamos al sueño para poder disfrutar de nuestra descarga semanal. Todo un lujo.

Y no acaba ahí la cosa. Además de presentaciones y conferencias, el legado de Cifu incluye objetos míticos del imaginario jazzístico nacional como los fascículos y CD de El Gran Jazz, las notas al libreto del legendario Pedro Iturralde Quartet featuring Hampton Hawes (“Yo estuve ahí”) y la traducción y adaptación de Los grandes creadores del jazz, posiblemente el primer libro que leí sobre el género.

Tuve el grandísimo honor de compartir aparición con Cifu en el documental Jazz en España (https://vimeo.com/36538029). El pasado 12 de febrero charlé brevemente con él antes de ver un concierto en el madrileño Bogui Jazz. En el descanso, casi de forma obligada, Cifu tomó el micrófono y pronunció unas palabras sobre su recién recibida Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes. “Mi mujer se queja: «Otra cosa que limpiar»”. Genio y figura hasta el final.

Cifu ya no está, pero su voz inconfundible seguirá sonando en las cabezas de los aficionados por mucho tiempo. Transmitió sus enseñanzas como un buen maestro y, aparte de recuerdos y enseres varios, siempre nos quedarán sus expresiones de afecto: “Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos. Que seáis buenos”.

© 2015 Arturo Mora Rioja