Urtarrijazz. Un enero de jazz local 2019 (Civivox San Jorge, Pamplona. 11 a 29 de enero de 2019) [Conciertos]

Por Pachi Tapiz.

Segunda edición de Urtarrijazz. Un enero de jazz local / Hemengo Jazzazz Beteriko Urtarrila

  • Lugar: Civivox San Jorge, Pamplona.
  • Fechas: Del 11 al 31 de enero de 2019.
  • Actividades:
    Conciertos
    Actuaciones a las 19:30. Entrada gratuita con invitación.
    11 de enero. J.E.L. Trío + Federico Lechner
    18 de enero. Txuma Flamarique Band
    25 de enero. Alberto Arteta: Laurok
    31 de enero. The Slang Trío + Darío Arciniega: Meets
    Charlas
    16 de enero. 19:30. Round Cifu. Por Antoni Juan Pastor
    21 de enero. 19:30. La vuelta al jazz en 80 nombres. Por Pachi Tapiz
    Otras actividades
    21 de enero. 18:30. Jazz y poesía (y gominolas y perretes) con diyeipetea

En 2018 los aficionados al jazz de Pamplona nos llevamos una gran alegría con la organización en Civivox San Jorge de la primera edición de “Urtarrijazz. Un enero de jazz local. En 2019 la alegría de que el ciclo continúe ha aumentado con su segunda edición. Además de la buena nueva que supone la continuidad de un ciclo de jazz en la capital del Viejo Reyno, en la edición de 2019 ha habido un concierto y una charla más, además de una nueva actividad. No hay que olvidar que a lo largo de los últimos años ha habido tres ciclos (Universijazz, Murajazz, Jazz en la Calle), que han desaparecido de la programación a pesar de llevar un buen número de años en activo, y de sus buenos resultados artísticos, de público o de ambos. A ello se une que la programación de Urtarrijazz continúa centrada exclusivamente en propuestas locales, con lo que es un magnífico escaparate para mostrar el buen estado actual del jazz en Navarra.

El cuarteto J.E.L. Trío + Federico Lechner fue el encargado de abrir esta edición de 2019. Una formación integrada por el trío formado por Javier López Jaso, Marcelo Escrich (ambos compañeros desde hace años en múltiples aventuras), y Daniel Lizarraga, a quienes se unió el pianista Federico Lechner. El cuarteto se estrenaba en directo con sendos conciertos en Logroño y Pamplona, algo que no se notó sobre el escenario, sino todo lo contrario.

Sin hacer concesiones a montar uno de esos bolos “aquí te pillo – aquí te mato” en base a unos cuantos standards, el grupo trenzó un repertorio compuesto por composiciones de Lechner (“Para Simón”, “Beboponga”, “Tangonk”, “Gringo”), y de la dupla López Jaso – Escrich (“Aporía”, “Aldrán”), a los que añadió un par de temas ajenos muy bien conocidos (el eterno “Libertango” de Astor Piazzolla con el que finalizaron el concierto, y el clásico “Que nadie sepa mi sufrir” popularizado en todo el mundo por la gran Edith Piaf, y en España por la dama de la canción que era María Dolores Pradera). La propuesta se movió (¡y muy bien!), por la fusión del jazz con el tango. Sin concesiones, el cuarteto transitó con naturalidad por un repertorio nada sencillo, en el que el piano de Lechner, el acordeón de Jaso, el contrabajo de Escrich y la batería de Lizarraga tuvieron espacio para explayarse en unos muy buenos solos, especialmente este último, que fue quien arrancó los aplausos más encendidos del público gracias a una espectacularidad que situó dentro de un comedimiento muy bien entendido.

 

La primera de las charlas, titulada Round Cifu, estuvo protagonizada por Antoni Juan Pastor, autor de la biografía Juan Claudio Cifuentes. Una vida de jazz, una vida con swing. En apenas una hora desgranó la vida del gran Cifu, que devino en animada conversación con el público asistente a la charla: a Cifu se le quiere, se le añora, y a nada que se rasque un poco en la superficie, es fácil que los aficionados compartamos vivencias relacionadas con una de las figuras esenciales dentro de la historia del jazz en nuestro país.

El segundo de los conciertos estuvo protagonizado por la banda liderada por el guitarrista Txuma Flamarique. La propuesta de este músico (a pesar de los problemas con uno de sus pedales que resolvió sobre el escenario y sin solución de continuidad), estuvo bordeando los terrenos del jazz rock, el jazz fusion, el rock, el rock progresivo y el blues en base a un repertorio propio que entusiasmó al público asistente al concierto con la segunda mayor afluencia del ciclo.

Fotografía por Nieves Tapiz

La actividad Jazz y poesía (y gominolas y perretes) con Diyeipetea, previa a la charla La vuelta al jazz en 80 nombres, se planteó (inicialmente y en teoría), como una mezcla de audición de jazz y poesía en forma de una conducción inversa en la que el público tenía que ser el encargado de ir dirigiendo con sus tarjetas a diyeipetea en la selección de los poemas y las músicas. A los asistentes le costó entrar en ese juego interactivo, aunque una buena señal de la aceptación de la propuesta fue que la gente permaneció en su sitio a lo largo de la hora que duró la actividad, y de que fueron unas cuantas las peticiones musicales que se quedaron sin atender.

La charla La vuelta al jazz en 80 mundos ha sido un gran reto para quien escribe estas líneas. Tras la idea de escoger un título con referencias literarias (la obvia a Julio Verne, y la menos conocida a Julio Cortázar, autor La vuelta al día en 80 mundos), la selección y organización de la charla ha sido un pequeño quebradero de cabeza: elegir 80 nombres, y para cada uno de ellos realizar un pequeño repaso a lo más importante de su figura, así como elegir un tema emblemático para exponerlo todo ello en menos de un minuto, es una tarea que me ha llevado un buen número de horas de preparación. En los ensayos en la intimidad del hogar, conseguí que la charla no superase los 90 minutos. Sin embargo, en vivo y en directo, la charla se extendió algo más de dos horas gracias a la inclusión de anotaciones no incluidas en el guión inicial. No obstante, una importante parte del público permaneció atenta hasta el final a ese repaso visual, oral y musical a la historia del jazz. Desde aquí mi agradecimiento tanto al público como especialmente a los empleados de gestionar Civivox San Jorge, que aguantaron estoicamente que terminase la charla.

El saxofonista Alberto Arteta presentó su nueva grabación Behar Bizia (Errabal Jazz), en el tercero de los conciertos de Urtarrijazz: tal y como comentó en el concierto, el día anterior había recibido el disco de fábrica. Sobre el escenario contó con Alejandro Mingot (guitarra), Kike Arza (contrabajo) y Daniel Lizarraga (batería), para dar forma a los temas incluidos en esa magnífica obra. A pesar de no contar con la presencia de Chris Kase, quinto músico participante en Behar Bizia, el cuarteto no tuvo problema alguno en hacer que composiciones de Arteta como “Aritz”, “Elur Bustia”, “Behar Bizia” o “Zortzikoa” brillaran como merecen en el concierto con mayor asistencia.

El último de los conciertos lo protagonizó el cuarteto formado por Slang Trío (Iñaki Rodríguez -saxos alto, tenor y barítono-, Luisa Brito -contrabajo- e Hilario Rodeiro -batería), y el saxofonista tenor Darío Arciniega. El repertorio fue una mezcla inusual de temas que incluyó composiciones propias de Iñaki Rodríguez, y clásicos de Donald Byrd, Jackie McLean, Gery Mulligan, y las duplas Warne Marsh – Lee Konitz y Al Cohn – Zoot Sims. Iñaki Rodríguez, que comenzó con el tenor, fue cambiando de saxos conforme lo requerían los saxofonistas homenajeados. La interacción de Arciniega y Rodríguez, que alcanzó puntos de gran intensidad, más que en la lucha de egos se basó en la concordia que supone disfrutar de un buen repertorio y una mejor compañía, ya que ambos estuvieron magníficamente apoyados por Luisa Brito e Hilario Rodeiro. La participación de un simpático espontáneo entusiasta al pie del escenario arengando al resto del público acerca de las múltiples bondades de la música en directo en general, y del jazz en particular, más un bis pedido con insistencia, pusieron punto final a la edición de 2019 de Urtarrijazz, un ciclo que en apenas un par de ediciones se ha convertido en una cita imprescindible del jazz en Pamplona.

Tomajazz: Texto y fotografías (salvo la indicada) por © Pachi Tapiz, 2019




Ciclo UrtarriJazz. Un enero de jazz local (Civivox San Jorge, Pamplona. 2018-01-12/26) [Concierto]

UrtarriJazz. Un enero de jazz local. Enero de 2018

  • Lugar: Civivox San Jorge, Pamplona.
  • Grupos:
    • Viernes 12 de enero. 19:30
      Proyecto Luces del Norte
      Ramón García Olcoz, Iñaki Rodríguez, Oskar Lakunza, Miguel Moisés, Luisa Brito, Ramón García Lara, Daniel Lizarraga
    • Viernes 19 de enero. 19:30
      NOT
      Francesco Casali, Asier Egüés, Jon Uribeetxeberria
    • Viernes 26 de enero. 19:30
      M.O.M. [Musicians On Mars]
      Jokin Zabalza, Patxi Ugarte, Magdalena d’Oliveira Martins
      Invitados: Juanma Urriza, Javier Olabarrieta, Ennio Pinillos

Buenas noticias para los aficionados al jazz de Pamplona con la celebración en Civivox San Jorge (local municipal en el barrio pamplonés), de la primera edición de Urtarrijazz. Un enero de jazz local. Son varios los ciclos de jazz que han desaparecido a lo largo de los últimos años (Iruña Jazz Festival en Zentral el pasado año; hace dos Murajazz en Baluarte y Jazz en la Calle organizado por el Ayuntamiento; Universijazz de la Universidad Pública de Navarra si nos vamos algo más atrás en el tiempo), así que hay que dar la bienvenida a un ciclo que sería más que conveniente que se asiente en la mermada programación de jazz de la vieja Iruña, a tenor de lo visto en la primera edición con más de cien espectadores en cada uno de los conciertos, y una asistencia más que notable a la charla ¿Jazz en Navarra? ¡Jazz en Navarra!.

Proyecto Luces del Norte, septeto liderado por el pianista y compositor Ramón García fue el encargado de romper el fuego de Urtarrijazz. En esta formación nos encontramos a músicos de distintas generaciones que son imprescindibles en la escena del jazz en Navarra: el veterano trompetista (y padre del líder de la formación) Ramón García Olcoz, junto a otros más jóvenes como Iñaki Rodríguez, Luisa Brito, Oskar Lakunza, el líder del grupo, y especialmente Daniel Lizarraga y Miguel Moisés. Salvo un par de temas ajenos (incluyendo el “Días de vino y rosas” de Mancini), el repertorio del concierto recogió las composiciones de Ramón García que se pueden escuchar en la más que recomendable maqueta grabada por el septeto. El grupo sonó magníficamente conjuntado, y los músicos muy inspirados en sus solos. La ronda músico va – Dani Lizarraga a la batería que viene, fue uno de los momentos más intensos no sólo del concierto si no de todo el ciclo. Dadas las ganas de tocar y el buen hacer del grupo, el siguiente paso natural debería ser pasar por el estudio para plasmar la música del septeto, y seguir para adelante ampliando el repertorio con nuevas composiciones de Ramón García.

NOT, trío formado por Francesco Casali (órgano), Asier Egüés (guitarra), Jon Uribeetxeberria (batería), se movió por los terrenos del funk. Con la formación habitual de los tríos de órgano, consiguió algo que no resulta nada sencillo como es sostener sobre el escenario el groove de un repertorio ajeno y que el público no dejase de mover los pies siguiendo el ritmo del trío. Casali no sólo ejerció de simpático presentador (lo suyo fue puro desparpajo sobre el escenario, consiguiendo realizar un resumen de la historia del jazz, el funk y el rock’n’roll en menos de treinta segundos), sino que su juego con ambas manos fue esencial para mantener el ritmo y abrir espacios para los muy buenos solos de sus dos compañeros. La segunda entrega de Urtarrijazz fue muy diferente de la primera, y consiguió que la gente nuevamente saliese con una sonrisa.

 

 

M.O.M. [Musicians On Mars] en formato de trío fue el concierto que puso fin al ciclo. El grupo añadió a su propuesta de canción de autor unas pinceladas de jazz invitando al concierto al baterista Juanma Urriza, al pianista Javier Olabarrieta (que hizo algo tan jazzístico como intercalar en sus improvisaciones citas de distintos temas), y al saxofonista Ennio Pinillos. Magdalena d’Oliveira Martins (voz y guitarra), Patxi Ugarte (voces y guitarras), y Jokin Zabalza (guitarra y bajo eléctrico) mostraron un bonito repertorio propio en portugués al que añadieron algunos temas ajenos como “Amar Pelos Dois” (de Salvador Sobral) o “Aquarela” (el precioso tema de Toquinho cuya letra original está a años luz de la ñoña adaptación al castellano), muy bien refrendados por sus tres invitados. Fue un magnífico cierre de ciclo con una propuesta que si bien fue la menos jazzística de las tres, no por ello dejó al público con un muy buen sabor de boca, en una tarde de viernes que como todas las de este mes de enero en Pamplona fue desapacible gracias a la inmisericorde presencia de la lluvia.

Tomajazz. Texto y (pseudo) fotografías: © Pachi Tapiz, 2018

 




El jazz en Navarra en 2015: sangre nueva en el Viejo Reyno. Artículo por Pachi Tapiz, fotografías por Sera Martín

The Big Free Tongue

The Big Free Tongue

Pamplona, y por extensión Navarra, es bastante más que los Sanfermines, y las imágenes y noticias que escandalizan o asombran en diarios, revistas y noticiarios. Desde hace unos años la capital de Navarra es una de las pocas ciudades en nuestro país en las que se imparte el Grado Superior de Jazz. La necesidad de establecer un departamento para su enseñanza, y la presencia a su vez en el Conservatorio Profesional de enseñanzas relacionadas de un modo directo o indirecto con el jazz, ha provocado que la escena de Pamplona esté en estos momentos en un punto de máximo apogeo.

Algunos jazzmen veteranos (o no tanto)… o cómo lo actual no surge de la nada.

El interés por el jazz en Navarra viene de lejos. Sin pretender convertir este artículo en una lista interminable de nombres, comenzaré con una omisión. No citaré a Pedro Iturralde (nacido en Navarra) por no haber tenido una gran participación en la escena navarra en los últimos años, salvo por sus visitas para dar algunos conciertos. No sería justo no mencionar al saxofonista Javier Garayalde y al trompetista Ramón García: ambos han grabado varios discos de jazz en los 80 y 90 del pasado siglo, y sin su figura la escena de Pamplona y por extensión la de Navarra no habría sido lo que es en estos momentos.

IMG_0072.JPG-Mikel Anduezawm

Mikel Andueza

Avanzando en el tiempo, hay que mencionar al saxofonista Iñaki Askunze, que además de grabar alguna obra a su nombre que enamoró al mismísimo Arturo Pérez Reverte (La calle de la duda se titulaba el notable artefacto sonoro), ha estado al frente de varias big band, como la Iruña Big Band y la Pirineos Jazz Orchestra, primera orquesta de jazz que consiguió algo tan meritorio como una financiación internacional-interautonómica, gracias a que enrolaba a músicos de Francia y España (Navarra y Euskadi), cuyas administraciones apoyaron dicho proyecto. Otro músico a mencionar es el saxofonista Mikel Andueza, que incluso llegó a grabar el CD De Javier a San Javier como un encargo de este festival murciano, algo de lo que muy pocos músicos pueden presumir. Aunque hace mucho que se espera una nueva grabación a su nombre, hay que celebrar su participación en el más que recomendable Norma Jean Baker (Errabal Jazz, 2014) como integrante del Gonzalo Tejada Quartet.

Javier Colina

Javier Colina

cmsJavier Colina, a quien el añorado Cifu calificaba como “el Induráin del contrabajo”, es un músico que no necesita presentación, y posiblemente el representante más internacional de los músicos de jazz navarros en la actualidad. El CD publicado este año como integrante del CMS Trío (con Perico Sambeat y Marc Miralta), titulado Danza Guaná (Karonte, 2015) es una magnífica inmersión en el jazz con tintes latinos.

Josetxo Goia-Aribe con Hispania Fantastic (Antonio Bravo, Baldo Martínez y Lucía Martínez)

Josetxo Goia-Aribe con Hispania Fantastic (Antonio Bravo, Baldo Martínez y Lucía Martínez)

javier lopez jaso marcelo escrich pagodaCon una configuración no muy habitual en la escena de nuestro país, el Javier López Jaso – Marcelo Escrich Quartet incorpora el acordeón del primero a un proyecto con unas composiciones muy cuidadas tal y como quedó patente en Pagoda (Errabal Jazz, 2013). Finalmente Josetxo Goia-Aribe es uno de los músicos de nuestro país más interesante en lo que se podría calificar como jazz de raíces europeas: en su música tiene una fuerte influencia el folklore navarro, aunque sus últimas aventuras al frente de Hispania Fantástic (Karonte -2014-, publicado en formato CD+DVD) llevan a esas músicas locales por unos interesantísimos terrenos abiertos a la improvisación libre al frente de un cuarteto en el que le acompañan tres primeras figuras del jazz más interesante que se hace en nuestro país (Baldo Martínez, Antonio Bravo y la joven Lucía Martínez).

josetxo goia-aribe_hispania fantasticTodos los músicos citados hasta ahora siguen en activo en mayor o menor medida (otra cuestión es la publicación de material grabado a su nombre o la participación en obras ajenas), aunque es Goia-Aribe quien sigue con mayor tenacidad empeñado en la construcción de una discografía consistente: con Hispania Fantástica son ocho las obras ya publicadas, cuyos correspondientes proyectos ha logrado presentar a lo largo de distintos ciclos y festivales, tanto dentro como fuera de nuestro país.

La nueva hornada de músicos de jazz en Navarra: algunos nombres y algunas pistas

Broken Brothers Brass Band In The MudUna de las características de la escena jazzística de Pamplona en 2015 es una creciente falta de prejuicios musicales. No quiere decir esto que ahora mismo en Pamplona múltiples proyectos de cualquier estilo que se pueda calificar como jazz se multipliquen, puesto que el número de músicos de jazz en una comunidad autónoma uniprovincial del tamaño de Navarra es el que es, y el jazz tiene la popularidad que tiene (especialmente entre la gente joven). Sin embargo, hay hechos que resultan sumamente gratificantes, como que parte de los mismos músicos que participan en un proyecto centrado en la libre improvisación sean los mismos que ponen música en directo a los encuentros de la Asociación de Lindy Hop Pamplona Swing, o que participen en una marching band como la Broken Brothers Brass Band.

Precisamente la Broken Bothers Brass Band es una propuesta que mira hacia la tradición de las brass bands de Nueva Orleans, pero que no tiene reparos en invitar a sus conciertos y grabaciones a distintos raperos como el saxofonista Hugo Astudillo (encarnado en Escandaloso Xpósito) o a Moisés No Duerme (de Raperos de Emaús). Su última grabación titulada In The Mud (Errabal Jazz, 2015), contiene además de visitas (una vez más) al legado del gran Charles Mingus, un buen número de temas propios, entre los que se incluye el irresistible hit titulado “Gusano”. Paralelo a este proyecto está el colectivo Iruñea Nola, con una fuerte implicación política. Tras los pasos de la Broken está la J & P Brass Band, todavía sin grabación que presentar.

Alberto Arteta

Alberto Arteta

Alberto Arteta Group_BAT_Moskito Records_2014Antes de seguir con el resto de grupos y músicos, hay que mencionar que la Muestra de Jazz BBK, abierta a formaciones de Euskadi y Navarra, ha visto en los últimos años a varias formaciones navarras vencer en el certamen: el premio Impulso de 2011 fue ganado por el grupo Lakunza Brothers; el de 2012 por la formación liderada por Kike Arza; y el de 2013 por la encabezada por Alberto Arteta. Este triunfo, cuyo premio además del correspondiente concierto en el certamen es la grabación del proyecto y su publicación en el sello Moskito Records, ha permitido a estos músicos poner sus propuestas musicales, como quien dice, negro sobre blanco. Currículum (2013) del contrabajista Kike Arza, y Bat (2014) publicado a nombre del Alberto Arteta Group son dos magníficas muestras de jazz moderno magníficamente ejecutado por unos músicos de una juventud casi insultante, en las que lo importante es lo melódico frente a la tentación de dejar que las propuestas se dejen llevar por lo puramente técnico.

Ion Celestino

Ion Celestino

Muy interesante en todos estos proyectos es la tupida red que tejen estos jóvenes músicos, que de una propuesta a otra ceden el liderazgo de los grupos y pasan a un segundo plano: Arza participa en el proyecto de Arteta, mientras que a su vez Arteta participó en el proyecto de Arza. Mikel Andueza es a su vez un invitado de lujo en la grabación de este último. Por su parte el trompetista Ion Celestino (líder de la Broken Brothers Brass Band) participa en la grabación de Arteta, mientras que este es a su vez miembro de la Broken. Juanma Urriza está en la batería en estas dos grabaciones y también es miembro de cuarteto que grabó el ya citado Pagoda. Este asunto tiene mucha importancia porque un conjunto no muy numeroso de músicos se mueve por distintos proyectos con orientaciones estilísticas muy diversas, lo que sirve para dar una muestra de su apertura de miras musical.

IMG_0964.JPG-iñaki rodriguez-the big tonguewm

Iñaki Rodríguez

Albura - The Big Free TongueOtro músico al que no se puede dejar de citar es al saxofonista Iñaki Rodríguez, que además de multiplicarse en distintas formaciones (la Broken Brothers Brass Band es uno de los grupos en los que participa) y conciertos, ha grabado a su nombre el elegante CD Burbuja (Errabal, 2013). Sin embargo, el punto de inflexión en todo este panorama es, sin duda, la publicación de Albura (Clamshell Records, 2014) por parte del cuarteto The Big Free Tongue en el que además de Rodríguez participan el guitarrista Jorge Abadías, la contrabajista Luisa Brito y el baterista Hilario Rodeiro. Esta formación propone una inmersión en la libre improvisación (en este caso se podría calificar como temática), que resulta toda una novedad en cuanto a que están rompiendo el hielo en la escena local pamplonesa. Además tienen el mérito de haber publicado su obra en un sello que aunque nacional, tiene un merecido reconocimiento internacional gracias a que en su catálogo cuenta con grabaciones de músicos de primera fila mundial en la libre improvisación como Agustí Fernández o Mats Gustafsson. También es importante que este proyecto no haya quedado únicamente en lo grabado, sino que hace unos meses pudo presentar su propuesta en directo en Pamplona en un brillante concierto que sirvió para amplificar las bondades de la grabación. Otra propuesta que se mueve por el interesante terreno de las conducciones es la Free Da Orkestra. Dirigida por el guitarrista Alejandro Mingot, cuenta con la participación de los ya citados Celestino, Rodríguez, Abadías, Rodeiro, Urriza, Arza, Lakunza… Alguna de sus presentaciones en directo han servido para mostrar a un grupo con ganas de trabajar sin red, a una propuesta que aunque todavía tiene que buscar cómo desarrollarse en directo. Sus músicos no tienen miedo a trabajar con parámetros distintos a los habituales, así como a variar sobre la marcha sus planteamientos para alcanzar unas cotas creativas muy satisfactorias.

Marco Bellizzi

Marco Bellizzi

No sólo de saxofonistas vive el panorama navarro, y la impartición de clases en el Superior de jazz, ha provocado que músicos como el trombonista Marco Bellizzi estén desarrollando su labor en Pamplona. Su proyecto Boîte à Musique, en el que le acompañan el guitarrista Luis Giménez y el contrabajista Fran Gazol (ambos compañeros suyos en el Superior de jazz), junto con el baterista Gonzalo del Val y el pianista Iñaki Sandoval (otro músico navarro aunque residente en Barcelona). Esta aventura musical está en plena fase de micromecenazgo, aunque ya ha sido presentada en directo en Pamplona. Los aficionados esperamos la publicación de la grabación.

La diáspora navarra: adiós Navarra…

Kontxi Lorente Quartet Mediterranean SeaA los músicos que residen en Navarra hay que añadir aquellos que han tenido que buscarse el sustento en donde han podido. El citado Iñaki Sandoval imparte clases en Barcelona, y sus grabaciones las está publicando en su sello bebyne. Su última grabación es un elegante CD+DVD titulado Electric Trio Live (bebyne, 2015) en el que está acompañado por el baterista Roger Blavia y el contrabajista Carles Benavent, toda una institución en el jazz fusión en nuestro país. Miguel Fernández es otro músico residente en la Ciudad Condal. Es una de las tres patas del MUT Trío (junto a Oriol Roca y Albert Juan), con grabaciones muy recomendables como 3369 (Dischordian Records, 2014). Sin embargo, en una onda distinta, cuenta con grabaciones como Afrikan Blues (Sax-On Records, 2014), obra de mainstream contemporáneo con composiciones muy cuidadas en las que contó con la participación de Chris Lightcap, Leo Genovese, Jason Palmer y Joe Hunt. Por dar una tercera pista en forma de grabación, citaré a la pianista Kontxi Lorente que publicó Mediterranean Sea (Sedajazz, 2012), una propuesta que oscila entre el hard-bop y la vanguardia intimista europea con una magnífica factura.

Epílogo

Murajazz-2014No obstante, ni todo son parabienes, ni Navarra es un oasis para los aficionados al jazz. Aunque hay algunos locales que no dejan de programar jazz en directo habitualmente (el bar Garazi en los últimos años, el Hotel Tres Reyes en la última temporada), se sigue echando en falta que exista algún local dedicado en exclusiva o mayoritariamente al jazz. También que algunos de los conciertos nacionales e internacionales que tienen lugar en capitales de provincia próximas visiten la vieja Iruña: el caso de Huesca y su programación es paradigmático de lo que unas instituciones públicas con un mínimo criterio pueden conseguir, mientras que Bilbao con el Bilbaina Jazz Club es todo un ejemplo a seguir.

jazz-en-la-calle-2013En cuanto al tema festivales, hace ya unos años que la cita de la Universidad Pública de Navarra dio su adiós con un par de ediciones que superaron a todas las anteriores en cuanto a asistencia de público y a los artistas programados, lo que parece que no fue suficiente para su continuidad tras más de diez ediciones. Quedan en activo el ciclo Jazz en la Calle (que llega este año a su XV Edición), el festival Jazzfermín (que tiene lugar inmerso en las célebres fiestas y que con su último cambio de localización parece que tiene por destino ser una mera actividad presencial), y desde hace un par de años el ciclo Murajazz, que está dedicado a las propuestas locales. Fuera de la capital, la actividad es casi inexistente.

Para finalizar: excusatio non petita…

Acusatio manifiesta. Así reza el adagio latino. Este artículo ha pretendido dar una serie de pistas que sirvan para que el lector interesado se anime a escuchar a algunos de los grupos y músicos que se mueven por la escena jazzística pamplonesa. Todas y cada una de las grabaciones mencionadas no habrían sido posible sin la participación de un buen número de músicos más allá del titular de la grabación: excusas por tanto, por no mencionarlos a todos. Excusas también por los olvidos o por la no mención de otros proyectos y grupos que sin duda debieran haber aparecido en este dossier.

La esperanza que alberga quien escribe estas líneas es que esta escena siga floreciendo, que sigan apareciendo nuevos músicos, y que siga habiendo un buen ambiente que permita que los músicos vayan participando en distintos proyectos, para que en no mucho tiempo se tenga que publicar una nueva entrega de un dossier dedicado a la escena jazzística en Navarra.

Addenda (septiembre de 2015)

seidagasaApenas tres meses después de enviar a la redacción de Más Jazz el artículo, toca añadir a la lo ya comentado unas cuantas nuevas grabaciones que ya se han publicado o están a punto de salir del horno. Josetxo Goia-Aribe ha grabado junto al colectivo Seidagasa el doble CD titulado Las Cortinas… Una obra en la que continúa trabajando en el terreno de la libre improvisación. Kontxi Lorente anuncia a su vez la publicación en breve de su nueva grabación titulada About Me. La pianista es la autora de todas las composiciones. En este CD le acompañan Alessandro Cesarini y Borja Barrueta, y cuenta con la participación como invitado en un tema de Perico Sambeat.

Miguel Fernandez Ocean BloodMiguel Fernández también ha anunciado la publicación en Fresh Sound New Talent de Ocean Blood. Sus compañeros en esta ocasión son Marco Mezquida, Jason Palmer, Masa Kamaguchi y David Xirgu. La nueva grabación de Mikel Andueza, en sexteto, se titula Cada 5 segundos. Chris Kase, Dani Pérez, Iñaki Salvador y Gonzalo Tejada son los participantes en esta grabación que incluye temas del titular, arreglos de algún tema tradicional navarro y un tema dedicado para Mauro Urriza, una figura muy importante en el jazz navarro que desgraciadamente decidió dejarnos el verano del pasado año. Finalmente (por el momento), Marco Bellizzi grabará a lo largo de la semana del 14 de septiembre de 2015 su proyecto Boîte à Musique, que se publicará en breve.  Sólo han sido tres meses, pero está claro que los músicos no se están quietos, por fortuna para los aficionados.

Texto: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografías: © Sera Martín, 2015

El texto original se publicó en el número 39 (verano de 2015) de la revista Más Jazz. Este está reproducido con el permiso de la revista y su director, Ernesto Schmied. La Addenda se escribió la tarde del 9 de septiembre de 2015.




The Big Free Tongue (Miradas de Música Contemporánea. Civivox San Jorge, Pamplona. 2015-03-23)

Ciclo Miradas de Músicas Contemporáneas

  • Fecha: lunes, 23 de marzo de 2015
  • Lugar: Civivox San Jorge, Pamplona, Navarra
  • Formación:
    The Big Free Tongue
    Iñaki Rodríguez: saxo tenor
    Jorge Abadías: guitarra
    Luisa Brito: contrabajo
    Hilario Rodeiro: batería y percusiones variadas

IMG_0886.JPG-The BigTonguewm

Albura (Clamshell Records, Serie Vector) del cuarteto The Big Free Tongue es una de las novedades discográficas más estimulantes en la escena jazzística navarra del pasado año 2014. Esta propuesta, que se podría calificar como improvisación libre temática (en contraposición a las formas idiomática y no idiomática de entender la improvisación libre), abre nuevas maneras de entender la creación en el jazz en esta escena local. Los cuatro integrantes de esta formación se mueven por múltiples estilos, pero todavía no se habían aventurado en una grabación por los terrenos de la composición instantánea y de la inspiración momentánea, que son los elementos consustanciales a la improvisación libre.

IMG_1003.JPG-The Big Tonguewm

Lamentablemente, hay que comenzar el repaso a la presentación en directo de este proyecto, dando un cariñoso tirón de orejas a los músicos y aficionados al jazz de la capital Navarra. Una desapacible tarde invernal en el inicio de la primavera no puede ser una justificación válida de la escasa presencia de público. Por otra parte, ya han pasado más de cincuenta años desde que Ornette Coleman rompió el tarro de las esencias con el seminal Free Jazz. A pesar de todo ese tiempo transcurrido, todavía no es extraño que la primera de esas dos palabras en una propuesta ponga nerviosos y despierte los recelos de algunos. Tampoco ayuda a atraer al potencial público aficionado al jazz que este concierto no haya encontrado acomodo en alguna de las citas jazzísticas de Navarra, y que el lugar en el que ha podido ser (y si algo es Albura es una propuesta que cobra todo su sentido en directo), haya sido el ciclo Miradas de Músicas Contemporáneas del centro cultural municipal Civivox San Jorge.

IMG_0964.JPG-iñaki rodriguez-the big tonguewm

En la propuesta de Iñaki Rodríguez, Jorge Abadías, Luisa Brito e Hilario Rodeiro, lo importante no es el expresionismo asociado al free jazz y a algunos de sus representantes (que tanto temen algunos oídos bienescuchantes), sino la creación de ambientes por los que discurre un viaje sonoro de intensidad variable. Un recorrido con su principio, su desarrollo y su fin. La composición de Iñaki Rodríguez “En el limbo” fue el motivo sobre el que el cuarteto desarrolló su música a lo largo de setenta minutos en forma de una única pieza, sin pausas ni interrupciones. Las proyecciones de imágenes de árboles, plantas y vegetación diversa con distintos niveles de detalle ayudaron a ilustrar visualmente un recorrido musical ensoñador.

IMG_0984.JPG-Jorge Abadiaswm

Tal y como comentaba Jorge Abadías en la entrevista publicada en Tomajazz, la clave de esta propuesta es “escuchar, escuchar, escuchar y escuchar y puede que tomar alguna iniciativa”. El cuarteto fue dejando que la música fluyese sin prisa pero sin pausas, modificando la intensidad según la propia música iba sugiriéndoselo. Con los cuatro músicos atentos a sus compañeros, la parte de los solos tuvo un papel importante, pero a su vez no lo fueron menos las interacciones que fueron surgiendo entre los músicos. De ese modo se fueron estableciendo unos diálogos muy intensos e interesantes, especialmente entre Jorge Abadías e Iñaki Rodríguez.

IMG_0987.JPG-Luisa Britowm

El amplio espacio para la expresión, puesto que en ningún momento el cuarteto tuvo miedo a que los silencios se colasen en su propuesta, permitió que los músicos explorasen las posibilidades sonoras de sus instrumentos: Luisa Brito (que también bailó con su contrabajo dejándose llevar por la música) frotando durante varios periodos las cuerdas de su contrabajo; el inquieto Hilario Rodeiro empleando de un modo puntual, sumamente acertado, un amplio arsenal de elementos percusivos y sonoros: bolsas de plástico, una colección de pelotas de ping-pong, pequeñas campanas, cordones o un arco de contrabajo con el que frotó los platos de su kit; Jorge Abadías, al frente de una densa pedalera, dejándose llevar por la intensidad de la música con gritos incluidos en la parte final del concierto, antes de la fase de tranquilidad con que finalizó el concierto; Iñaki Rodríguez extrayendo un potente sonido de su saxo, o jugando con las percusiones sobre la embocadura de su instrumento.

IMG_1020.JPG-Hilariowm

“En nuestra ciudad han empezado a brotar árboles de entre las grietas del asfalto; ya no es una amenaza, es una realidad” dice la cita de Ion Celestino en el encarte de Albura. Muchos esperamos que ocurra lo mismo con la música sembrada en Civivox de San Jorge, y que proyectos tan recomendables y bien resueltos como el directo de The Big Free Tongue encuentren su hueco y acomodo entre los músicos y las programaciones de jazz de nuestra ciudad: lo suyo ya no es una amenaza, es una resplandeciente realidad.

IMG_1025.JPG-The big tonguewm

Texto: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografias: © Sera Martín, 2015




The Big Free Tongue: escuchar, escuchar y escuchar. Entrevista por Pachi Tapiz

IMG_0882.JPG-Big Free tonguewm

The Big Free Tongue es una formación surgida en Pamplona que en 2014 publicó Albura, su estreno discográfico, en la interesante Serie Vector del sello Clamshell Records. Unos meses después de su publicación el cuarteto formado por Iñaki Rodríguez (saxo), Jorge Abadías (guitarra), Luisa Brito (contrabajo) e Hilario Rodeiro (batería) presenta el disco en directo. No va a ser dentro de un concierto de una programación de jazz, sino en el ciclo Miradas de Música Contemporánea que organiza el Civivox de San Jorge de la capital del Viejo Reino. Hasta el momento, no ha sido habitual que los múltiples grupos y músicos que están formando la activa escena pamplonica hayan tenido una aproximación tan franca y directa a la improvisación. Pachi Tapiz entrevistó a los cuatro integrantes del grupo. Sera Martín fue la autora de las fotografías, tomadas en una soleada mañana de sábado de marzo en las calles del casco viejo de Pamplona y en La Guillotine. Un encuentro entre cafés con leche, infusiones y alguna caña, aderezado por reflexiones de todo tipo (musicales o no), incluso chistes de temática muy variada, pero especialmente en una muy agradable compañía.


IMG_0826.JPG- Big free tonguewm

The Big Free Tongue en La Guillotina. De izquierda a derecha Jorge Abadías, Luisa Brito, Hilario Rodeiro e Iñaki Rodríguez. Al fondo, Pachi Tapiz

PACHI TAPIZ: En las enseñanzas regladas no es habitual que se estudien formalmente ni el free-jazz ni la libre improvisación. ¿Cuáles son vuestras aproximaciones a estos dos géneros? Nombres y grabaciones que os hayan llegado a influir de un modo especial.

HILARIO RODEIRO: En mis inicios, cuando me estaba formando como batería en Santiago, tuve como maestro a L.A.R. Legido. Él fue quién me mostró el camino a estos estilos y sobre todo, quién me enseñó a ver la música desde una perspectiva totalmente nueva. Poca gente me ha influido tanto y de una manera tan directa como él. Después, tirando del hilo van saliendo nombres en el camino; el trío de Paul Motian siempre ha sido una de mis referencias. Otros, como Paul Bley y Don Cherry, o Chris Speed y Augusto Piroda, te van aportando pequeñas ideas y fórmulas nuevas.

IÑAKI RODRÍGUEZ: En las enseñanzas regladas la inclusión del jazz y la música improvisada es relativamente reciente, sobre todo en el caso del jazz. De hecho se ha comenzado por establecer estas enseñanzas desde el tejado, es decir, comenzar por integrar unas enseñanzas superiores antes de implantar estas desde la base. Lo que esto está provocando es que las enseñanzas elementales y medias adolezcan de unos cauces o caminos adecuados para que las nuevas generaciones puedan acceder a estas enseñanzas superiores habiendo experimentado y conociendo diferentes momentos, estilos y formas de interpretar esta música. Por ello, en los cuatro años que duran las enseñanzas superiores de jazz hay que abordar tantos estilos dentro de esta música que es imposible profundizar bien en todos. El gusto personal lleva a cada músico a seguir indagando en el camino que considera. En mi caso desde la primera vez que escuché el disco Free Jazz de Ornette Coleman y su música traté de pensar cómo habían llegado a hacer esta música y por qué en ese momento no entendía nada de lo que allí pasaba; también me encantan Paul Bley, Paul Motian y también músicos más actuales como Chris Speed.

JORGE ABADÍAS: La única aproximación al free ha sido en jams en Zaragoza, cuando nos juntábamos en jams con los colegas y nos poníamos a tocar, y sálvese quien pueda. Más tarde aquí en pamplona con la Free Da Orkestra de Alejandro Mingot.

LUISA BRITO: Es verdad que en las enseñanzas regladas no se da mucha importancia a tocar de esta forma, pero yo creo que todos los músicos llevan eso dentro. Creo que incluso es más primario no tener que seguir patrones preestablecidos. Creo que sí que se tenía que hacer alguna asignatura para tocar más libremente.


Albura - The Big Free Tongue

PACHI TAPIZ: En vuestros currículum como músicos, el free jazz y la libre improvisación son unos géneros en el que hasta este momento no habíais tenido ninguna incursión, al menos que hubiera sido registrada formalmente. ¿Cómo surge el grupo Big Free Tongue y la grabación Albura?

HILARIO RODEIRO: En mi caso, si bien es cierto que hasta la fecha no había grabado un disco completamente “free”, siempre ha sido una forma de expresarme en mis composiciones y en mis proyectos personales. Si no registramos grabaciones y no se nos ve habitualmente en directo interpretando en el estilo, es en gran parte por la casi nula acogida que suele tener en locales y festivales de la zona. La situación actual no ayuda a que este tipo de propuestas salgan bien paradas.

IÑAKI RODRÍGUEZ: Jorge, Luisa y yo formamos parte de un proyecto llamado Saltas Por Algo donde la libertad tenía un peso importante y con el que actuamos por durante bastante tiempo. De aquel proyecto surgió el disco Quédate a gusto para el sello Nada Producciones con composiciones de Jorge Abadías, así que ya habíamos experimentado con la libre improvisación. Hilario también ha participado en proyectos de libre improvisación en Galicia, así que cuando Ana Maestrojuán me propuso musicar su obra de teatro titulada Tres Árboles de Piedra tuve muy claro a qué músicos quería llamar para hacerlo. Tras varias charlas con Ana surgió un tema al que llamé “En el limbo”, que resultó ser el hilo conductor del disco y de la obra de teatro. La obra tiene varios momentos donde esta forma libre de interpretar la música permite dar rienda suelta a las emociones y conseguir impactar emocionalmente en el público. Por eso decidimos grabar los textos de la obra en el ensayo, llevarlos al estudio y tocar sobre lo que los mismos nos sugiriesen. Así lo hicimos. Fredi Peláez nos puso por los cascos estos momentos de la obra. El resultado inicial fue muy interesante, pero Ana sabiamente decidió que como el tema “En el limbo” cerraba la obra, tratásemos de improvisar libremente pero tomando como hilo conductor la melodía del mismo. Así lo hicimos y de repente surgió la magia. Y lo que iban a ser unas tomas para la obra, se convirtió en un disco. La conexión entre los cuatro era tan fuerte que decidimos dejar el micro abierto y desnudarnos musicalmente dejándonos llevar por la música. Hubo tomas de hasta 35 minutos de las que salimos extenuados y sudando como pollos. Pero estábamos conectados. Tras escucharlo unas semanas después cada uno en su casa, nos dimos cuenta de que cada momento de la grabación se conectaba con el siguiente y de que debíamos mostrar este trabajo a la gente. Así que contacté con El Pricto de Discordian Records y le mostré en trabajo. Le gustó y aunque no encajaba en este sello, que está centrado en lo que sucede en Barcelona, me dijo que podría encajar muy bien en el Sello Clamshell Records de Pablo Correa. Me pasó su contacto y le envié la grabación. Me pareció una persona que ama esta música y conectamos desde el minuto uno. Le encantó y decidió incluirla en la serie Vector, así que todo fue sobre ruedas.

El nombre albura surgió porque evoca la parte viva del árbol y esta música está muy viva. Hilario es un enamorado de la botánica y nos pareció interesante asociar cada momento sonoro a las características de cada árbol. Por tanto Hilario podrá explicarte mejor este asunto.

JORGE ABADÍAS: El grupo lo armó Iñaki para la grabación de unos cortes para una obra de teatro. Al final de esa sesión dejamos el micro abierto y… sálvese quien pueda.

LUISA BRITO: Fue muy espontáneo todo. Estuvimos a la mañana en el estudio grabando para la obra de teatro. Sabíamos lo que íbamos a hacer. Como nos sobró tiempo, después de comer volvimos al estudio y dijimos: ” ¿ahora qué? Pues vamos a tocar algo, lo que nos salga”. Y la verdad es que lo pasamos tan bien que dijimos, bueno, pues nos gusta lo que hemos hecho aquí, vamos a editarlo. Y la verdad es que estamos muy contentos porque para mí es una experiencia nueva y voy descubriendo cosas, como músico a la hora de tocar de esta manera. El disco está editado siguiendo el orden de lo que grabamos. Hicimos algunos cortes para que se pueda pasar de una pista a otra, pero tal y como está es tal y como fue grabado.


 IMG_0828.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: ¿Cuál va a ser vuestro enfoque a la hora de presentar este trabajo en directo? Si no estoy equivocado, el germen de todo está en una grabación para una obra de teatro. ¿Son los árboles, la naturaleza el leit-motiv que va a servir de inspiración para la propuesta del grupo?

HILARIO RODEIRO: A mi modo de ver, imposible saberlo. En la grabación se trabajó un fragmento de un tema de Iñaki como idea recurrente que se desarrolla a lo largo de todo el disco. Es probable que el diseño del disco y el concepto de los árboles funcionando como títulos de los temas del disco también nos puedan influir de alguna manera, pero al margen de todo esto, la música siempre se desarrollará de una forma totalmente espontánea.

IÑAKI RODRÍGUEZ: El leitmotiv es la interpretación libre de la melodía “En el limbo”. Tras reflexionar sobre como mostrar este proyecto en directo, nos dimos cuenta de que la música que emana de cada uno de nosotros al tocar de esta manera tan libre tenía mucho que ver con los árboles, la paz que transmiten, toda la historia que esconden, los sonidos, olores del bosque, el ruido del viento sobre ellos… Por todo esto preparamos unas proyecciones con bosques, árboles creciendo, y nos lanzamos a mostrarlo y experimentarlo en un concierto en la sala de conferencias de la librería Katakrak de Pamplona. Decidimos no interactuar con las imágenes sino que apoyasen la puesta en escena y así tratar de que el proyecto reflejara lo más fielmente posible aquel momento en los estudios Potokko de Beasáin, donde lo más importante era la melodía y la conexión mutua para tratar de expresarnos a través de la música.

Intentamos buscar algunos puntos de apoyo sobre los que sustentar la puesta en escena del disco de manera que el resultado sea un viaje de 50 minutos de música ininterrumpida. Vamos experimentando con nuevas propuestas de expresión cuando nos juntamos e intentamos que todo sea lo más parecido a esa sensación primigenia que nos unió e hizo surgir este proyecto, esa sensación de libertad, de no saber qué va a suceder, el gusto por la melodía y su deconstrucción, por la consonancia y la disonancia, el buscarse, encontrarse y volver a escapar para encontrarse de nuevo, el salto al vacío y el sentir que hay alguien abajo que te va a rescatar para volver a saltar juntos de nuevo…

En los directos la música fluye naturalmente, sube y baja de intensidad; es más o menos melódica, y siempre está presente en nuestra cabeza la melodía “En el limbo”; en definitiva, es un viaje de aproximadamente 50 minutos donde el espectador puede disfrutar de un momento único que no se volverá a repetir de la misma manera.

JORGE ABADÍAS: Escuchar, escuchar, escuchar y escuchar y puede que tomar alguna iniciativa.

LUISA BRITO: Lo primero es intentar seguir la onda que tenemos en el disco. Yo lo que veo es que hay determinados momentos en que coincidimos todos de una manera que se forma como un… cómo decirte… un punto de agarre muy fuerte. Y entonces eso al final se te queda en la cabeza y lo puedes utilizar a la hora de tocar en directo. No va a ser igual, porque no puede serlo, pero sí que hay una base. Y luego se pueden aportar ideas. Me acuerdo que Hilario en un ensayo nos propuso hacer como una especie de canon. O sea, uno comienza con una idea, y cuando se cambia de idea, el siguiente coge la idea anterior y así sucesivamente… no va a ser un canon como los de Bach (risas). Pero esa es la idea: se pueden hacer muchas cosas.


 IMG_0838.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: ¿Qué supone para un músico la posibilidad de trabajar dentro del free-jazz o la libre improvisación? ¿La libertad de lo que está por ser creado?… ¿El miedo por no saber qué es lo que vendrá, lo que se puede definir como el vértigo del folio en blanco?

HILARIO RODEIRO: Expectación. Sorprenderse a uno mismo. Emocionar y ser emocionado. Felicidad a partir de la primera nota y hasta el último silencio.

IÑAKI RODRÍGUEZ: Después de esta grabación y pese a haber experimentado antes con el free y la libre improvisación me di cuenta de que de esta forma de expresarme me permitía conectar con mis amigos y compañeros de viaje de una manera distinta a la que acostumbro. Podía dejar de un lado la forma para centrarme en la melodía y una escucha mucho más atenta de lo que sucedía a mi alrededor; por tanto sentía una forma de hacer música muy honesta. Me sentía muy “yo mismo” haciéndolo, es como desnudarse y dar lo más profundo de ti a la gente, pero compartiéndolo a la vez con otras tres personas con las que estás dialogando desde lo más profundo de tu ser. Te están escuchando, tú les escuchas, tienes todos los sentidos a flor de piel e intentas que entre todos la música llegue al espectador y pueda sentir lo que tu estás viviendo. La mejor manera de que la gente entienda de lo que hablo es que venga al concierto, y trate que esta emoción y el respeto absoluto que nos profesamos cada uno de los integrantes de este proyecto llegue a ellos, lo sientan, y olviden sus problemas cotidianos por un momento. En estos 50 minutos de viaje puedes dejar el estrés en la puerta, apagar el móvil y dejarte llevar por el sonido, las melodías, la comunicación… Solos tú y la música.

JORGE ABADÍAS: Es una necesidad, una reproducción de actos cotidianos como conversar, escuchar un disco, ver una película, discutir contigo mismo, una extensión de nuestra realidad que no es otra que la constante necesidad de sentirnos bien, formando parte del maravilloso cosmos, aunque uno sea una infinitésima parte de fragmento del mismo. Estás engranado en él y ahí disertas.

LUISA BRITO: Sí, pero yo creo que en este caso una está tocando con gente que ya conoce, que me aporta muchas cosas, y con la que tengo muy buena conexión a nivel personal y emocional. Creo que es muy difícil que ocurra lo del vértigo del folio en blanco. Yo lo que te puedo decir es que mientras estoy tocando hay momentos en que arranco con una idea, y otros momentos en que no me queda otra que cesar mi intervención y dejar espacio a los demás. Entonces ahí es cuando podría eventualmente pasar lo del momento en blanco, pero no llega a pasar porque alguien viene siempre con alguna otra idea y tu lo sigues. Es muy orgánico todo. Yo creo que lo de quedar en blanco es muy difícil que pase. Aunque a ver si luego me va a pasar (risas)… No es fácil encontrar el equilibrio de cuánto tocar y cuánto no tocar. Por ejemplo, después de haber grabado observo que hay momentos en que yo estoy mucho rato sin tocar. Me acuerdo de que estaba escuchando a los tres y me pareció que estaba bien así, que no hacía falta el contrabajo. Además, cuando estás tocando no tienes noción de si está pasando mucho tiempo o no. Después de escuchar la grabación, te dices que igual tenía que haber entrado antes… Pero cuando estás ahí, estás escuchando, ves que está bien lo que están tocando tus compañeros y te dejas llevar por eso. Cuando estás tocando esta música tienes que estar pendiente para lograr ese equilibrio.


 IMG_0848.JPG-Big Free Tonguewm

PACHI TAPIZ: Pamplona está en los últimos años teniendo una eclosión jazzística muy interesante. Hay proyectos de brass-bands, jazz que se podría denominar mainstream, propuestas que se centran en la música tradicional local, y en los últimos meses aproximaciones al free y a la improvisación libre. Vosotros estáis en medio de esa ola, ya que tocáis distintos grupos que se mueven por esas corrientes estilísticas. Desde fuera resulta como mínimo sorprendente, así que me gustaría que explicaseis qué es lo que ha ayudado a que esto esté sucediendo.

HILARIO RODEIRO: Desde luego, el que los músicos nos animemos a sacar del local de ensayo a este tipo de formaciones es fundamental. Casi todos los improvisadores y fanáticos del free siempre nos dedicamos a tocar todo tipo de estilos, más o menos conservadores, pero pocas veces tenemos oportunidad de llevar esto a un escenario. Sobran ideas pero faltan cauces para poder darles salida. No creo que haya aumentado la escena de free jazz. Sencillamente, no había ningún sitio donde poder mostrarlo. Como ejemplo, la librería Katakrak ha concentrado en poco tiempo muchos conciertos de estos estilos, nos cede un espacio para que puedan suceder este tipo de propuestas, gracias a su buena disposición y a su mente abierta. Al público que se le da este tipo de oportunidades se le sorprende de verdad, no se lo espera; pero se va contento.

IÑAKI RODRÍGUEZ: La verdad es que en los últimos años cada vez más músicos hemos decidido echar raíces en nuestra tierra y apostar por desarrollarnos aquí como músicos. Muchos de nosotros hemos estudiado en Conservatorios Superiores esta música y ahora impartimos clases. La realidad es que en la mayoría de los casos compaginamos la docencia con nuestra faceta artística. Si no tienes lo primero es difícil vivir de tocar al no existir circuitos estables. Algunos compañeros han tenido tristemente que emigrar y buscar trabajo fuera de su tierra ante la imposibilidad de encontrar un trabajo en lo docente que le permita desarrollarse profesionalmente y le dé esa base económica para poder desarrollar su faceta artística cada día peor retribuida y con menos circuito. Queda mucho trabajo por hacer en la cultura en este país tristemente.

Es cierto que en escuelas y Conservatorios Superiores gran peso del estudio de centra en el bebop y el hard bop. Para mí no tienen suficiente peso la tradición, la música de New Orleans, es decir, la esencia de esta música llamada jazz. En seguida se pasa a Charlie Parker sin haber interiorizado antes la esencia. Saltamos varias décadas en el estudio y conocimiento de esta música. Por otro lado, no se profundiza en otros muchos estilos y no demasiado en la libre improvisación, que evidentemente no es únicamente la música de Ornette Coleman (pieza clave y fundamental en la eclosión de este lenguaje), ni en buscar medios de expresión donde cada uno pueda ser más el mismo y sentirse libre. Con esto no quiero decir que un músico que toca música tradicional, bebop… no pueda sonar a él mismo o sentirse libre, sino que es bueno conocer estos modos de expresión, experimentar con ellos y luego decidir de qué manera te sientes más cómodo o realizado cuando interpretas música. Si te paras a pensarlo, es difícil abordar un siglo de música y estilos en cuatro años, ¿no? Por eso es complicada la enseñanza de esta música y debería trabajarse en desarrollar adecuadamente la enseñanza de la misma desde la base, desde las escuelas de música, enseñanzas profesionales, pudiendo así abarcar un abanico más grande de formas de expresión.

Por otro lado la libre improvisación no goza de la popularidad de otras músicas, y aquí entraríamos en el debate de por qué esto es así, el papel de la educación en esto, si es una música para músicos o no… Lo que está claro es que dentro de la música, la que tiene la improvisación como base, quizás no es la que más público arrastra.

En Pamplona muchos de los músicos que actualmente grabamos discos nos gusta la tradición, el swing, el bebop, el hard bop, el jazz contemporáneo, el free... En definitiva nos gusta el jazz, nos gusta la música al margen de todas las etiquetas que les queramos poner, y nos gusta tocar.

Por todo esto surgen proyectos como por ejemplo la Broken Brothers Brass Band, con la cual podemos interpretar temas de New Orleans con influencias de grupos como la Rebirth Brass Band, Dirty Dozen Brass Band, o experimentar en este formato con la libre improvisación, mixturada con temas de Monk, rap, samplers… El amar la tradición de esta música e interpretarla en absoluto está reñido con la libre expresión.

Por otra parte, Alejandro Mingot ha puesto en funcionamiento un Colectivo de Libre Improvisación llamado Free Da Orkestra con el que asiduamente nos juntamos para trabajar y donde mediante la libre improvisación tratamos de llegar al público a la vez que experimentamos y tratamos de expresarnos. Esto no ha surgido de la nada, sino de la inquietud de muchos de nosotros desde hace muchos años por esta y otras formas de expresión.

Otros músicos como el tristemente fallecido Mauro Urriza también han experimentado con la libre improvisación, y no precisamente hace unos meses sino que ese trabajo llevaba tiempo gestándose, al igual que muchas otras propuestas que por circunstancias no tienen gran repercusión mediática o en salas o festivales.

En realidad, los conciertos, jam sesions, ensayos con amigos, y las distintas formas de ver la música de cada persona hacen que surjan proyectos interesantes. Es una pena que no existan circuitos estables donde poder mostrar nuestros proyectos y poder desarrollarlos mejor, aunque siempre buscamos un camino para mostrarlo a la gente y reinventarnos cada día.

Por otro lado el hándicap sobre todo en Navarra de la libre improvisación es la dificultad para encontrar circuitos que apuesten por esta forma de expresión. En breve, el día 23 de Marzo presentaremos el disco Albura en el Ciclo Miradas de Música Contemporánea que organiza el Civivox de San Jorge, a quienes agradecemos el haber apostado por este proyecto; pero salvo este, no tenemos nada cerrado a la vista pese a haber llamado a muchos festivales especializados en libre improvisación o no.

En Navarra actualmente hay una gran actividad jazzística, y fruto de ella están surgiendo grabaciones y proyectos de gran nivel. Eso sí, no hemos de olvidar que la gran mayoría de los casos esas grabaciones son costeadas por los propios músicos, que hacen un gran esfuerzo para registrar sus obras sin más pretensión que seguir creando y evolucionar, a la espera de que alguien apueste por ellos. Sí es cierto que existen en Pamplona algunos Ciclos anuales que apuestan por el jazz, pero ante esta eclosión de buenas propuestas deberían abrirse circuitos para mostrar los proyectos por nuestra tierra. El jazz cuando se programa gusta, y la gente acude a las citas. Tenemos una infraestructura enorme en Navarra de Casas de Cultura y auditorios donde esta música apenas tiene cabida.

JORGE ABADÍAS: Gracias a la hermandad entre los músicos. Hay un ambiente brutal de gente con grandes ideas, y si le sumas esa fraternidad, el resultado es inevitablemente proyectos diversos y una gran escena creativa.

LUISA BRITO: Yo no soy de aquí. Llevo en Pamplona unos seis o siete años… No recuerdo exactamente. Cuando llegué ya noté que en comparación con otras ciudades había un movimiento que estaba comenzando. Yo creo que el hecho de que haya un Grado Superior de jazz aquí, y otro en Donosti, que está a una hora de aquí, ha ayudado mucho. También está la asignatura Introducción al jazz en el Grado Medio. Todo eso ha ayudado a este movimiento de músicos que dices, que se mueven por varios estilos. Es una pena que a nivel de apoyos no existan más oportunidades. Otro factor que nos impide hacer más cosas es que cuando se graba un disco, a menos que se haya ganado un premio, los músicos lo tenemos que financiar todo. Es difícil. Por eso digo lo de los apoyos en este sentido… y en el otro. Debería haber más ciclos de jazz y de otras músicas también. Al final parece que la gente acaba por hacer las cosas en familia. Nos echamos un cable unos a otros, pero desde arriba no hay mucho apoyo. A ver cómo sigue Pamplona en los próximos años, porque yo creo que se está haciendo una tarta de música muy interesante, con muchos colores.

Entrevista: © Pachi Tapiz, 2015
Fotografías: © Sera Martín, 2015
Agradecimiento a La Guillotine




Alberto Arteta Group: Bat (Murajazz 2014 I)

Alberto Arteta Group_BAT_Moskito Records_2014Murajazz-2014El saxofonista Alberto Arteta va a ser el encargado de abrir el ciclo Murajazz de 2014 presentando BAT (Moskito Rekords). Grabado como premio para el ganador del premio Impulso BBK del año 2013, en el concierto de Baluarte participarán el propio Arteta (saxo tenor), Satxa Soriazu (piano), Jorge Abadías (guitarra), Kike Arza (contrabajo) y Juanma Urriza (batería). Pachi Tapiz habló con al saxofonista entre otros temas, acerca del estreno del Alberto Arteta Group, el concierto en Murajazz, la enseñanza del jazz y del jazz como profesión.

Pachi Tapiz: ¿Cómo surge el Alberto Arteta Group?

Alberto Arteta: El grupo surge de la necesidad de crear algo propio y personal. Llevo bastantes años en activo y he formado parte de muchos proyectos, grabaciones, actuaciones… poco a poco vas cogiendo experiencia y teniendo claro qué es lo que realmente te gustaría crear. El grupo surge de esa necesidad, de la necesidad de hacer algo propio. Es como si tuvieses algo que te quema dentro y no desaparece hasta que te sientas en el piano y lo plasmas en un papel. Así nació el grupo.

Pachi Tapiz: BAT es un disco que suena muy tranquilo. ¿Fue algo buscado a la hora de componer el repertorio?

Alberto Arteta: Al componer los temas intenté hacer una música que suscitase interés en los músicos, es decir, música que fuese rica armónica y rítmicamente, y compleja conceptualmente para que fuese una especie de reto para nosotros los músicos el llevarla a buen puerto. Creo que es importante para un músico, y más aún para un músico de jazz, el sentir que la música que estás tocando te hace dar el 100% de lo que puedes dar, eso hace que la música tenga un punto de frescura que no lo tendría de otra manera.

Por otra parte, intenté que fuese un disco “fácil de escuchar” para todo el público, que la complejidad que puedan tener las canciones no fuese algo evidente y sonase fácil.

En resumidas cuentas, intenté equilibrar la balanza entre ser interesante para los músicos y agradable para el oyente.

IMG_8056.JPG-AlbertoArtetawm

Pachi Tapiz: ¿Cuáles son los últimos CD/DVD que has visto/escuchado?

Alberto Arteta: Escucho todo tipo de música, pero los discos que me compro, que son los que realmente me queman, son discos de jazz. Éste último mes, por citar alguno:

Mark Turner: Lathe of Heaven
Seamus Blake / Chris Cheek: Reeds Ramble
Brad Mehldau & Mark Guiliana: Mehliana
Dave Douglas: Time Travel
Melissa Aldana & Crash trio
Mark Turner & Baptiste Trotignon: Dusk is a quiet place

Pachi Tapiz: ¿Cómo va a ser la presentación del CD en la segunda edición de Abre la Murajazz?

Alberto Arteta: La verdad es que es un sitio muy bonito para presentar un disco. Conozco el ciclo Murajazz, ya que el año pasado tocamos presentando el disco de Kike Arza, y me parece un sitio perfecto para hacer un buen concierto.

En los conciertos que hemos hecho hasta ahora la música ha tenido mucha aceptación, esperemos que en la presentación del disco también la tenga.

Pachi Tapiz: ¿Cuál es la importancia para la gente que de algún modo estáis comenzando con vuestra carrera como músicos de jazz tanto de galardones como los Premios BBK Jazz -gracias al que grabaste BAT al ganar el premio Impulso- como de ciclos como Abre la Murajazz?

Alberto Arteta: Personalmente, el ganar el premio Impulso BBK fue de gran ayuda para facilitar todo lo referente a la creación del disco: Grabación, mezcla, master, diseño, copias, etc. Son cosas que se aprenden al hacerlas, sobre la marcha, y tener a personas detrás de ti ayudándote continuamente facilita mucho las cosas. En cuanto a ciclos como el Murajazz, es de agradecer que en tu ciudad haya todavía facilidades para poder presentar tu trabajo, tu proyecto. Es importante para un músico sentirse reconocido en su tierra, y ciclos como éste ayudan a dar el primer paso, que es siempre el más difícil.

IMG_7931.JPG-AlbertoArtetawm

Pachi Tapiz: ¿Por qué el homenaje a Kafka en Gregor Samsa?

Alberto Arteta: Un pequeño homenaje y recordatorio a todas las situaciones Kafkianas que todo el mundo y especialmente los músicos vivimos en la vida real.

Pachi Tapiz: ¿Hubo alguna indicación a Juanma Urriza especial en “Garazi gauak”?

Alberto Arteta: Hubo indicaciones para todos y cada uno de los músicos. “Garazi gauak” es un tema creado en capas. Cada instrumento es una capa musical diferente, el contrabajo con su línea que va y viene, el piano doblando ésa línea con la mano izquierda y con un acorde que se repite continuamente en forma de leitmotiv en su mano derecha, la guitarra creando otra capa de corcheas y finalmente la batería rompiendo rítmicamente el groove a cinco por cuatro. Todo eso crea una sensación rítmica y melódica compleja sobre la cual se asienta la melodía de saxo y trompeta.

Pachi Tapiz: ¿De dónde viene “Garazi Gauak”?

Alberto Arteta: Otro pequeño homenaje al bar Garazi, de Pamplona, en el cual tantas veces hemos tocado.

Pachi Tapiz: Aparte del homenaje genérico al Garazi, local que no cesa en eso de programar jazz en Pamplona durante los últimos años, ¿el título hace referencia a alguna noche en especial? Si no me equivoco el título se podría traducir como algo así como “Noche en el Garazi” o similar.

Alberto Arteta: El título “Ggarazi gauak” significa algo así como “las noches del Garazi”, y hace referencia a todas las veces que después de trabajar-estudiar-tocar durante todo el día hemos terminado en el Garazi escuchando conciertos o tocando hasta las tantas, con una sensación de cansancio extremo… ¡y sabiendo que al día siguiente a primera hora hay que volver a rendir!

Pachi Tapiz: Me llama la atención en el final del CD el tema “O Grobe Lieb”. ¿Por qué ese asomarse a la música clásica?

Alberto Arteta: La sonoridad de los Corales de Bach es algo que siempre me ha impresionado. La armonía utilizada, la sonoridad y la forma de conducir las voces es algo que me ha hecho estremecer muchísimas veces.

Hemos intentado llevar todo eso a nuestro terreno, y de ese modo el coral “O Grobe Lieb” es una parte de una pequeña suite.

IMG_7981.JPG-Alberto Artetawm

Pachi Tapiz: Ahora mismo en Navarra estáis presente músicos de varias generaciones con un gran nivel. Gente joven como tú mismo, Juanma Urriza, Kike Arza, Iñaki Rodríguez, Luisa Brito, Jorge Abadías, Max Canalda… Otros como Marcelo Escrich, Tommy Caggiani, Luis Giménez, Terela Gradín… luego están otros como los Mikel Andueza, Josetxo Goia-Aribe… a los que echamos en falta como Mauro Urriza… Se me olvidan muchos, seguro. La pregunta es, ¿qué es lo que necesitáis los músicos, que es lo que echáis en falta para que se os reconozca tal y como merecéis? No citaré nombres, pero hay muy buenas grabaciones, proyectos muy interesantes a los que es muy difícil ver en directo, por ejemplo.

Alberto Arteta: Sí, es cierto, hoy en día hay una gran cantidad de buenos músicos de gran nivel, y muchos proyectos realmente buenos que no tienen salida y que no se pueden ver en directo. Es difícil mover un proyecto, buscar buenos sitios para tocar, sitios en los que las condiciones, y no hablo solamente de condiciones económicas, sean las que tú, como músico, creas convenientes para poder realizar tu trabajo realmente bien y de manera profesional.

No creo que los músicos busquemos un reconocimiento, simplemente lo que buscamos es que nos respeten como músicos que somos, al igual que se respeta a otros gremios, ya que por desgracia hay muchísima gente (y peor aún, muchísimos programadores, concejales de cultura, etc) que no entienden que la música es nuestra forma de vida, que vivimos de crear proyectos y de tocar conciertos. No pedimos reconocimiento, solo respeto hacia algo de hacemos de corazón y con toda la ilusión del mundo. Por suerte hay ciclos como el Murajazz, un pequeño rayo de luz en el túnel.

IMG_7969.JPG-Alberto Arterawm

Pachi Tapiz: ¿Qué es lo que intentas transmitir a tus alumnos? Como docente ahora y alumno inicialmente -aunque supongo que ahora también-, ¿qué es lo que en tu opinión es propio del jazz y que no está presente en otras músicas?

Alberto Arteta: Intento transmitir lo que yo sentí cuando empecé a estudiar, y sigo sintiendo hoy en día, esa chispa que te hace estar horas y horas escuchando un disco, transcribiendo solos y tocando sin parar. Si se consigue tener eso, todo lo demás va sobre ruedas…

Respondiendo a la segunda pregunta, definitivamente lo que me encanta del jazz es la sensación que crea. Es como caminar sobre una cuerda cruzando un acantilado, tienes que dar lo mejor de ti para no caerte, apoyarte en los demás músicos y llegar al otro lado. Al hilo de eso, cada concierto, ensayo, etc. es diferente. Todo cuenta, el estado anímico, el lugar, el repertorio… cada día van a surgir cosas nuevas, y definitivamente esa frescura no la encuentro en otro tipo de música.

Texto: © Pachi Tapiz, 2014
Fotografías: © Sera Martín, 2014




All Jazz Sera: Iñaki Rodríguez Quinteto

IMG_8217.JPG-Iñaki Rodriguez Quintet

Iñaki Rodríguez Quinteto (de izquierda a derecha: Alejandro Mingot, Jorge Abadías, Luisa Brito, Iñaki Rodríguez, Iago Fernández)
Ciclo Abre la Murajazz 2013
Sala de la Muralla, Baluarte, Pamplona, Navarra. 2013-10-16




All Jazz Sera: Luisa Brito

IMG_4937.JPG_Nua-Luisa Britomarcowm

Luisa Brito
Nua Trío
XII Ciclo de Jazz en la UPNA
Sala de Cámara. Auditorio Baluarte, Pamplona, Navarra. 2012-04-26

© Sera Martín, 2013




Iñaki Rodríguez Quinteto (Ciclo Abre la Murajazz, Sala de la Muralla, Baluarte, Pamplona. 2013-10-16)

Ciclo Abre la Murajazz

  • Fecha: 16 de octubre de 2013
  • Lugar: Sala de la Muralla, Baluarte, Pamplona, Navarra
  • Grupo: Iñaki Rodríguez Quinteto
    Iñaki Rodríguez: saxo tenor
    Alejandro Mingot y Jorge Abadías: guitarras
    Luisa Brito: contrabajo
    Iago Fernández: batería

 IMG_8216.JPG-Iñaki Rodriguezconmarcowm_300-200

La segunda cita de las tres incluida en la primera edición del Ciclo Abre la Murajazz, sirvió para que Iñaki Rodríguez presentase en directo su grabación Burbuja (Errabal Jazz, 2013). Le acompañaron en directo Luisa Brito (contrabajo), Alejandro Mingot y Jorge Abadías (guitarras), y Iago Fernández (batería). Faltó a la cita el sexto participante en esa grabación, el pianista Xan Campos. Su ausencia, por motivos académicos, fue suplida por la participación de los dos guitarristas, que en el disco coincidían únicamente en tres de los nueve temas.

 IMG_8178.JPG-Iñaki Rodiguezmarcowm200-300

A lo largo de una hora Iñaki Rodríguez revisó ocho composiciones de esa grabación. Quedó fuera “Outro” del guitarrista Jorge Abadías. El directo sirvió para mostrar amplificadas las bondades del trabajo compositivo de Iñaki Rodríguez. A lo largo de los temas los músicos fueron encontrando unos recovecos que dejaron adivinar nuevos espacios de desarrollo que a buen seguro los conciertos irán abriendo progresivamente. Colaboraron en ello la actitud de todos los integrantes del quinteto, especialmente de los guitarristas, que en algunos momentos llegaron a animarse a lanzarse por terrenos totalmente libres.

 

Las partituras de Burbuja son capaces de transmitir experiencias, tanto propias como ajenas. Muy variados, en el concierto sonaron temas lentos como la preciosa “Burbuja” (que está dedicado a su hija Claudia), “Lamento” o el tema tradicional “Bonbolontena”; medios tiempos como el emocionante “Patxiblues”, “Ansiedad” y “El balcón vacío” (que incluyó uno de los momentos más intensos por parte de los dos guitarristas); temas animados como “Mû” (con su inspiración africana y con una fase muy libre),  y el nervioso “Trastorno Obsesivo Compulsivo (T.O.C.).

 IMG_8184.JPG-Iñaki Rodriguezmarcowm_200-300

Finalmente, aunque no es lo menos importante, no hay que dejar de señalar que los aficionados al jazz en Pamplona tenemos que felicitarnos por la aparición de este ciclo en 2013 por más de una razón. En primer lugar, en Pamplona faltaba una cita otoñal como esta, que de algún modo sirve para tapar el hueco dejado esta misma primavera con la eliminación del Ciclo de Jazz en la Universidad Pública de Navarra (UPNA). En segundo lugar, en un año en el que algunos festivales y ciclos han desaparecido (el ya señalado o el Festival de Jazz de Madrid), hay que aplaudir que Baluarte se haya animado a lanzarse a esta aventura. No es la primera vez que el jazz es protagonista de su programación (además de conciertos puntuales, en su Sala de Cámara se celebraron las ediciones de 2011 y 2012 del ciclo de jazz de la UPNA), pero en esta ocasión surge como iniciativa propia de esta institución. Finalmente, este ciclo tiene varias de las características que más de una vez músicos, críticos y aficionados hemos reclamado a las programaciones y a los programadores: un espacio para los músicos locales y nacionales (en esta ocasión las tres propuestas son de grupos locales), y una línea argumental que defina su contenido (en 2013 la presentación por parte de tres grupos locales de sus nuevas grabaciones).

 

Texto: © Pachi Tapiz, 2013
Fotografías: © Sera Martín, 2013




Iñaki Rodríguez: Burbuja (Errabal, 2013)

Iñaki Rodriguez BurbujaDedicado a su hija a través del sello Errabal, Burbuja es el disco de debut del saxofonista pamplonica Iñaki Rodríguez, músico que fundamenta su experiencia en los quintetos de Chris Kase y Mikel Andueza, y las orquestas de Bob Sands Big Band, la  Pirineos Jazz Orchestra o Broken Brothers Brass Band entre otros.

La perspectiva que nos da el tiempo hace que el jazz de hoy día se vista no con un solo traje, sino con varios. En el pasado todo estaba más definido. Se componía un disco de be-bop, y éste era el estilo de principio a fin. Esto no ocurre en la actualidad, donde se funden diferentes influencias de diversa índole que van desde el be-bop al cool pasando por el hard-bop y que llega incluso, aunque sea de forma intuitiva, al rock. Burbuja bien puede considerarse un paradigma de todo esto.

Obra concebida para el dominio del feeling sobre el swing, es capaz de alcanzar tonalidades reflexivas de gris púrpura y pasajes intimistas, tan elegantes como precisos en arreglos y composiciones. Sobre todo en “Burbuja” composición que da título al álbum.

En “T.O.C.” son especialmente turbadoras las conversaciones mantenidas por los guitarristas Alejandro Mingot y Jorge Abadías; En “Mû” Alejandro Mingot destaca sus influencias de Pat Metheny mientras el resto del grupo entra y salen en forma de cuña dando una creciente intensidad hasta el final. Pasión y belleza caracterizan la balada “Lamento”. En “El Balcón Vacío” Iñaki Rodríguez y Jorge Abadías  sienten y muestran sus habilidades técnicas con solvencia modernista; “Bonbolontena” y “Outro” son la parte vanguardista del CD. El primero es un arreglo popular de sonido friselliano, mientras que el segundo practica el jazz cool contemporáneo, espacial e “indolente” que sirve de broche final.

El bep-bop llega de la mano de dos piezas swingueantes como “Ansiedad” y “Patxi Blues” que completan el disco. En definitiva esperanzador debut de éste prometedor saxofonista.

© Enrique Farelo, 2013

Iñaki Rodríguez: Burbuja

Composiciones: “Ansiedad”, “Bonbolontena”, “Mû”, “Patxi Blues”, “Burbuja”, “T.O.C”, “Lamento”, “El Balcón Vacío”, “Outro”
Todas las composiciones y arreglos de Iñaki Rodríguez excepto “Bonbolontena” (popular) y “Outro” (Jorge Abadías)

Músicos: Iñaki Rodríguez (saxo tenor), Alejandro Mingot (guitarra excepto en “El Balcón Vacío”), Xan Campos (piano), Luisa Brito (contrabajo), Iago Fernández (bateria), Jorge Abadías (guitarra en “Bonbolontena”, “T.O.C”, “El Balcón Vacío” y “Outro” canal izquierdo)

Grabado en el estudio Pottoko en noviembre de 2012. Errabal jazz records 2013




Núa Trío – Tracey Reid and the Sweet Rhythm Kings – Pat Martino Trio (XII Ciclo de Jazz en la UPNA, Auditorio Baluarte, Pamplona, Navarra)

XII Ciclo de Jazz en la UPNA

  • Fecha: 26 al 28 de abril de 2012.
  • Lugar: Auditorio Baluarte, Pamplona (Navarra).
  • Componentes:
    26 de abril
    Núa trío
    Mû: voz e instrumentos africanos
    Luisa Brito: contrabajo
    Jesús Mañeru: percusión
    Músico invitado
    Iñaki Rodríguez: saxos tenor y barítono
    27 de abril 

    Tracey Reid And The Sweet Rhythm Kings
    Tracey Reid: voz
    Enric Peidro: saxofonista
    Francisco Soler: trombonista
    David Herrington: trompetista
    Luís Suria: pianista
    Curro García: batería
    Andrés Lizón: contrabajo

    28 de abril
    Pat Martino Trio
    Pat Martino: guitarra
    Pat Bianchi: órgano Hammond
    Carmen Intorre Jr.: batería

  • Comentario:

     IMG_5250_PatMartinoconmarco

    En 2012 el Ciclo de Jazz de la UPNA (Universidad Pública de Navarra) ha llegado a su duodécima edición. A lo largo de todos estos años ha pasado por cuatro emplazamientos diferentes. Los tres primeros estuvieron situados en el propio campus de la Universidad, hasta llegar en la edición de 2011 a la Sala de Cámara del Auditorio Baluarte, situado en pleno centro de Pamplona. Otra novedad importante, también desde el pasado curso, es la implicación de los alumnos de un modo más directo en su programación. Además de a los conciertos, los universitarios tienen la posibilidad de asistir a unas charlas sobre el jazz tituladas “Jazz en el Siglo XXI”, y realizar un trabajo sobre ello. Todo esto es convalidable por unos créditos que han permitido incorporar el jazz a la oferta formativa de la Universidad y por tanto a los currículum de los alumnos participantes, algo que no es muy habitual en nuestro país.

     IMG_5241_PatMartinoconmarco

    El paso del festival a la Sala de Cámara del Auditorio de Baluarte ha supuesto todo un éxito para la Universidad Pública de Navarra y para su Ciclo de Jazz. Tras la incertidumbre inicial motivada por el cambio de localización en la edición del pasado año, que fue respondida por una magnífica entrada en sus tres conciertos, en 2012 el cambio se ha consolidado, convirtiéndolo en un gran acierto. La siempre difícil propuesta local, en lo relativo a la respuesta del público, de Núa Trío en la primera jornada presentó una muy buena entrada que ocupó algo más de las tres cuartas partes del auditorio. La actuación de la cantante Tracey Reid y sus Sweet Rhythm Kings llevó algo más de público, mientras que la clausura con el trío del veterano guitarrista Pat Martino logró un lleno casi total.

     IMG_4925_Nuaconmarconegro

    Núa Trío trabaja con la fusión del jazz con la música africana. El cantante, guitarrista y multi-instrumentista Mû (originario de Guinea Bissau), la contrabajista Luisa Brito y el percusionista Jesús Mañeru ofrecen una propuesta lírica y delicada. La magnífica voz y la guitarra del cantante encontraron el soporte perfecto en los detalles del percusionista y el acompañamiento de la contrabajista. Los tres músicos fueron desgranando algunos de los temas de su primer disco, Casa Núa , que se publicará en breve. A lo largo de hora y media se fueron sucediendo momentos mágicos en los que los versos de distintos poetas portugueses y de Guinea Bissau emocionaron expuestos con una aparente desnudez. El saxofonista local Iñaki Rodríguez participó en un par de temas, logrando con su intervención al barítono en el bis que cerró el concierto la mayor ovación de la primera jornada.

     IMG_5157_swingconmarconegro

    La actuación de Tracey Reid And The Sweet Rhythm Kings fue por unos derroteros muy distintos a la inmediatez y delicadeza del Núa Trío. Reid reivindicó a algunas de las grandes cantantes de las décadas de los años 30, 40 y 50, trayendo al escenario la inmediatez de un swing contagioso y la proximidad de unas melodías muy conocidas. La cantante se erigió en una potente frontwoman que no paró en ningún momento de bromear con el público y con sus compañeros, siendo el trompetista David Herrington la diana más frecuente de sus gracias. En lo musical, la cantante estuvo acompañada por un sexteto de músicos muy competente que gracias a los arreglos del conjunto y a sus solos trasladaron al público a la época dorada del swing . No faltaron temas como “Love Me Or Leave Me” (un clásico del repertorio de Nina Simone), o el archiconocido “Minnie The Moocher” de Cab Calloway, con el que puso a cada una de las dos mitades del auditorio a cantar su famoso estribillo.

     IMG_5261-PatMartinoconmarco

    El veterano guitarrista Pat Martino y su trío fueron los encargados de la clausura del Ciclo de Jazz ante un auditorio prácticamente abarrotado. Junto a sus compañeros habituales, el organista Pat Bianchi y el baterista Carmen Intorre Jr., bordó un concierto en el que mostró su gran facilidad para moverse a toda velocidad por el mástil de su guitarra ofreciendo un discurso directo con un sonido muy limpio y dotado de una gran naturalidad. A lo largo de la hora y cuarto de concierto fueron sonando temas propios como el magnífico “Inside Out”, junto a un buen número destandards como “Peace” de Horace Silver y “‘Round Midnight” de Thelonious Monk (en los que bajó la velocidad), mientras que en “Impressions” de John Coltrane, u “Oleo” de Sonny Rollins mostró su rapidez. Pat Bianchi demostró en sus solos por qué es uno de los mejores organistas de la actualidad. El baterista Carmen Intorre Jr. no tuvo tanto espacio como sus compañeros para lucirse en forma de solos, aunque su trabajo como acompañante fue fundamental para que la música fluyese con tanta facilidad como lo hizo. El bis del trío, reclamado con insistencia, en el que interpretó el conocido tema “Sunny” de Bobby Hebb, fue el final perfecto para un gran concierto.

    Texto y fotografías © 2012 Sera Martín