HDO 515. Especial Intakt Records: Ingrid Laubrock, Alexander Hawkins, Tom Rainey, Kaja Draksler, Trio Heinz Herbert… y otros [Podcast]

Por Pachi Tapiz.

En HDO 515 un especial dedicado al sello suizo Intakt Records en el que suenan: Tom Rainey Trio: Combobulated / Trio Heinz Herbert: Yes / Kaja Draksler, Petter Eldh, Christian Lillinger: Punkt​.​Vrt​.​Plastik / Ingrid Laubrock: Contemporary Chaos Practices – Two Works For Orchestra With Soloists / Human Feel: Gold / Christoph Irniger Pilgrim: Crosswinds / Alexander Hawkins: Iron Into Wind

Suenan las grabaciones:

  • Tom Rainey Trio: Combobulated
    Mary Halvorson, Ingrid Laubrock, Tom Rainey
  • Trio Heinz Herbert: Yes
    Dominik Landolt, Ramon Landolt, Mario Hänni
  • Kaja Draksler, Petter Eldh, Christian Lillinger: Punkt​.​Vrt​.​Plastik
    Kaja Draksler, Petter Eldh, Christian Lillinger
  • Ingrid Laubrock: Contemporary Chaos Practices – Two Works For Orchestra With Soloists
    Mary Halvorson, Kris Davis, Nate Wooley, Ingrid Laubrock, Eric Wubbels, Taylor Ho Bynum, Greg Chudzik, Pat Swoboda, Nanci Belmont, Dana Jessen, Talia Dicker, Maria Hadge, Katinka Kleijn, Joshua Rubin, Katie Schoepflin, Bohdan Hilash, Michel Gentile, Zach Sheets, Elizabeth Fleming, John Gattis, Christa Robinson, Katie Scheele, Tim Feeney, Clara Warnaar, Jacob Garchik, Mike Lormand, Gareth Flowers, Dan Peck, Dominic DeStefano, Hannah Levinson, Miranda Sielaff, Sam Bardfeld, Maya Bennardo, Jean Cook, Erica Dicker, Mark Feldman, Sarah Goldfeather, Megan Gould, Elena Moon Park, Mazz Swift, Roland Burks, Tomas Cruz, Chris DiMeglio, Walker J Jackson, Amirtha Kidambi, Kyoko Kitamura, Emilie Lesbros, Kamala Sankaram, Josh Sinton
  • Human Feel: Gold
    Andrew D’Angelo, Chris Speed, Kurt Rosenwinkel, Jim Black
  • Christoph Irniger Pilgrim: Crosswinds
    Christoph Irniger, Dave Gisler, Stefan Aeby, Raffaele Bossard, Michi Stulz
  • Alexander Hawkins: Iron Into Wind
    Alexander Hawkins

Tomajazz: © Pachi Tapiz, 2019

HDO 515 te gustará… si te gusta el jazz… si te gusta la improvisación… si te gusta descubrir nuevas propuestas que sirven para poner el jazz al día…

HDO es un podcast de jazz e improvisación (libre en mayor o menor grado) que está editado, presentado y producido por Pachi Tapiz.

Para quejas, sugerencias, protestas, peticiones, presentaciones y/u opiniones envíanos un correo a hdo@tomajazz.com




HDO 482. Leo Records: Marilyn Crispell, Ivo Perelman, Hank Roberts, Mat Maneri… [Podcast]

Por Pachi Tapiz.

Cuatro novedades del sello británico Leo Records en la entrega 482 de HDO Hablando de oídas, como suele ser habitual con nombres de relumbrón (Marilyn Crispell, Ivo Perelman, Mat Maneri, Hank Roberts, Richard Teitelbaum…), y propuestas libres que además de interesantes en algún caso son exquisitamente inclasificables (Fourth Page):
Fourth Page (Charlie Beresford, Carolyn Hume, Peter Marsh, Paul May): The Forest From Above
Marilyn Crispell – Tanya Kalmanovitch – Richard Teitelbaum: Dream Libretto
Ivo Perelman – Mat Maneri – Mark Feldman – Jason Hwang: Strings 1
Ivo Perelman – Mat Maneri – Hank Roberts – Ned Rothenberg: Strings 2

Tomajazz: © Pachi Tapiz, 2018

HDO es un podcast de jazz e improvisación (libre en mayor o menor grado) que está editado, presentado y producido por Pachi Tapiz.

Para quejas, sugerencias, protestas, peticiones, presentaciones y/u opiniones envíanos un correo a hdo@tomajazz.com




365 razones para amar el jazz: John Zorn y su Book Of Angels [253]

John Zorn y su serie Book Of Angels (31 volúmenes editados hasta septiembre de 2017 en Tzadik).

Seleccionado por Juan Antonio Serrano

Pat Metheny, Marc Ribot, Mark Feldman, Sylvie Courvoisier, Erik Friedlander, Secret Chiefs 3, Medeski Martin & Wood, David Krakauer, son algunos de los artistas que han realizado las interpretaciones de las obras de Zorn.




HDO 215. Improvisando con… Parker – Nauseef – Gouband; Rothenberg – Feldman – Courvoisier; Dikeman – Vicente – Antunes – Ferrandini [Podcast]

Triple sesión de improvisación libre para el programa 215 de HDO, del 30 de diciembre de 2016, que sirve para cerrar un año (y únicamente para eso). Suenan as the wind (Psi, 2016) de Evan Parker, Mark Nauseef,  Toma GoubandIn Cahoots (Clean Feed, 2016) de Ned Rothenberg, Mark Feldman, Sylvie Couvoisier; finaliza con la primera cara del LP, la extensa “One For Adam”, de Salao Brazil (NoBusiness Records, 2016) de John Dikeman, Luis Vicente, Hugo Antunes, Gabriel Ferrandini, magnífico ejemplo de los objetivos, desarrollos y formulación de la libre improvisación en vivo y en directo.

© Pachi Tapiz, 2016

HDO es un podcast editado, presentado y producido por Pachi Tapiz




Michael Musillami Trio: Pride (Playscape Recordings, 2014. 2CD)

Michael Musillami Trio_Pride_Playscape Recordings 2014 2CDBien, bien, bien, bien… ¿alguien duda que la canadiense Kris Davis es uno de los pianistas del momento?… Es más, lo mismo que se dice “del momento”, se podría decir “de los últimos años”… Quien no la conozca que se haga el favor de escucharla bien en solitario, bien en las buenas compañías con las que acostumbra. En grabación, obviamente, ya que este año los festivales que hay por aquí no van a tener a bien invitarla. Quizás pase por Portugal, quizás lo haga en otoño en algún club tal y como ha sucedido en algún momento. Pero no en verano, al menos en nuestro país. Volviendo al tema de las compañías, estas se pueden convertir en un pequeño pre-juicio a la hora de reconocer la valía de un músico. Las cosas que tienen el que a sus colegas habituales se les afilie a la vanguardia del jazz (si es que un término tan manido tiene algún sentido a estas alturas), o aquello tan viejo del “dime con quien tocas y te diré qué es lo que puedes llegar a tocar y -con ello-, si me gustará o no lo que haces”… Y en estas estábamos cuando el Michael Musillami Trio publica su nuevo trabajo titulado Pride. Un doble CD que cuenta con el añadido y aliciente de Kris Davis en el primero y del violinista Mark Feldman en el segundo, así como con la intervención del saxofonista Jimmy Greene en un par de temas. Bien es cierto que no se puede decir que el Michael Musillami Trio (Musillami, Joe Fonda y George Schuller) se dedique precisamente al revivalismo. La cuestión a señalar es que entre estos músicos hay más de una generación que los separa, y debido a ello, las bases a partir de las que crean sus discursos son diferentes. En el caso de Davis en su forma de tocar y de componer hay elementos del jazz, de la libre improvisación, y también de la música clásica contemporánea (otro término que stricto sensu también ha perdido su sentido).

En cuanto a la grabación habría que resaltar que del mismo modo que se ha publicado como un CD doble, también se podría haber editado como un CD sencillo más el añadido de un CD en directo como bonus; o quizás como dos obras individuales y por separado para darles la importancia que tienen cada uno de los CD. En estos tiempos que toca vivir, posiblemente la mejor ha sido la opción elegida. Un CD doble, por aquello del más por menos, pero sin quitar importancia a ninguno de ellos. Todo esto viene a cuenta de que el primero se grabó en noviembre de 2013 en estudio, mientras que el segundo procede de la gira que el trío dio con Mark Feldman en 2007 presentando The Treatment. La coincidencia, músicos del trío y cuestiones de edición aparte, es que ambos se grabaron en Firehouse 12 de New Haven. Para quien no lo conozca, es uno de esos locales, estudio e incluso sello que hay que tener en cuenta desde hace unos pocos años.

¿Y la música? Inmejorable. Y muy distinta. La música procedente de la gira de The Treatment muestra a un cuarteto muy bien engrasado, con Mark Feldman interactuando a gran nivel con sus tres compañeros. Su enorme técnica se adapta perfectamente a las composiciones de Musillami. Los cuatro largos temas cumplen sobradamente las expectativas de lo que la mayoría de aficionados deseamos escuchar en un concierto. En cuanto a los temas interpretados junto a Kris Davis, parte de ellos son composciones que ya habían aparecido en grabaciones anteriores. Entre los cuatro músicos (el trío por un lado, la pianista por el otro), se establece una relación de admiración y respeto. La canadiense se adapta a sus compañeros, y del mismo modo los músicos del trío entran en el juego de la pianista. A resaltar los temas que finalizan esta grabación, pertenecientes a la obra “Wild Thing” compuesta para niños. Son unos temas breves e intensos, que se podrían calificar de muchos modos, salvo de infantiles.

© Pachi Tapiz, 2014

Michael Musillami Trio: Pride (Playscape Recordings, 2014. 2CD)




Brian Landrus Kaleidoscope: Mirage (Blueland Records, 2013)

Brian_Landrus_Kaleidoscope_MirageEl saxofonista y compositor Brian Landrus presenta su último trabajo al frente del grupo Kaleidoscope. En Mirage el músico neoyorkino incide en las ideas ya anunciadas en el anterior (Capsule de 2012), e insiste en hacer un jazz electro-acústico salpicado con algunos toques de otros géneros musicales. En esta ocasión, se ha atrevido a añadir un cuarteto de cuerdas, para lo que ha contado con la destacada colaboración del violinista Mark Feldman.

Landrus es uno de los firmes valores del jazz en Nueva Cork. Discípulo del histórico trombonista y compositor Bob Brookmeyer, acompañante en las giras de Esperanza Spalding y colaborador del director y compositor Ryan Truesdell, ganador en 2013 del premio al mejor disco del año que otorga la Asociación de Periodistas de Jazz, con Centennial, un proyecto dedicado a Gil Evans.

Juntar a un quinteto de jazz con una sección de música clásica con violín, viola y chelo. no es algo inédito. Sin embargo, Landrus revitaliza la fórmula proponiendo una música novedosa que, aunque con pinceladas clásicas, siempre apela al lenguaje del jazz. Aquí los elementos de cuerda juegan un papel diferente que en otros proyectos similares. De ahí que sobresalga el buen trabajo de orquestación que se ha realizado.

Este concepto introducido por Kaleidoscope se recrea en figuras y en ideas melódicas en las que todos los componentes adquieren su grado de compromiso con el resultado final. Las incorporaciones de Lonnie Plaxico y sobre todo de Mark Feldman refuerzan el conjunto. En Mirage hay pasajes inclinados hacia el pop como en la balada “Don’t Close Your Eyes”. “Arrival” se inicia con una extendida introducción de los vientos y el tema cambia con la guitarra de Felder, que hace una gran contribución en el disco. “The Thousands” se recrea con ciertos aires de groove. Plaxico comienza con un solo de contrabajo y dirige a ritmo de reggae en “I´ve Been Told”. “Someday” y “Mirage” son dos prodigiosas composiciones donde tanto el guitarrista como Landrus al barítono hacen gala de una gran frescura interpretativa. En “Reach” y en “Kismet”, Landrus se luce con sendos solos luminosos con el barítono.

Mirage es un original experimento, en el que Landrus une dos ámbitos musicales, utilizando la sección de cuerdas como un refuerzo de las armonías para lograr un claro contraste entre el lirismo de lo clásico y el matiz urbano del jazz. El resultado: una música bella y fresca, además de excitante y llena de sorpresas.

© Carlos Lara, 2013

Brian Landrus Kaleidoscope: Mirage

Composiciones: “Arrival”, “Sammy”, “Don´t Close Your Eyes”, “A New Day”, “The Thousands”, “Someday”, “Reach”, “Mirage”, “I´ve Been Told”, “Three Words”, “Jade” y “Kismet”.
Todos los temas compuestos y arreglados por Brian Landrus

Músicos: Brian Landrus (saxo barítono, clarinete bajo, flauta, clarinete contra alto y saxo bajo), Nir Felder (guitarra), Frank Carlberg (piano y Fender Rhodes), Lonnie Plaxico (contrabajo y bajo eléctrico), Rudy Royston (batería), Mark Feldman (violín), Joyce Hammann (violín), Judith Insell (viola), Jody Redhage (violonchelo) y Ryan Truesdell (director).

Grabado los días 16 y 17 de agosto de 2012 en Nueva York

Editado en 2013 por Blueland Records. BLR-2013




Darren Sigesmund Quintet w/ Mark Feldman & Gary Versace (Bogui Jazz, Madrid, 2012-10-06)

  • Fecha: 6 de octubre de 2012.
  • Lugar: Bogui Jazz (Madrid).
  • Componentes:
    Darren Sigesmund: trombón
    Mark Feldman: violín
    Gary Versace: piano
    Jim Vivian: contrabajo
    Ethan Ardelli: batería
  • Comentario:

     

    Son ya algunos años asistiendo a conciertos de jazz y no dejo de sorprenderme ante la facilidad y naturalidad con que encaran los músicos su labor al frente de grupos formados ocasionalmente. Este es el caso que nos asiste. Darren Sigesmund llama a filas a dos monstruos del jazz actual como son Mark Feldman y Gary Versace, y el quinteto funciona como si llevaran tocando toda la vida, cuando en realidad este es su segundo concierto de la gira.

    El gran mérito del quinteto de Darren Sigesmund consistió en mantener el silencio y la escucha sobre su música, consiguiendo la perfecta comunión entre músicos y público aficionado, algo no muy habitual en un club de jazz.

    Dos pases formaron la totalidad del concierto, en el primero de ellos fueron suficientes cinco composiciones para demostrar que la calidad y el virtuosismo eran la tónica general. La complejidad de la música de Darren Sigesmund se palpa en nuestros oídos y en nuestros cerebros; sus arreglos son igualmente difíciles y elaborados.

    Con “Groove Tune” se abre la sesión con la impecable ejecución del quinteto y el encaje de bolillos se hace realidad en las interacciones de Darren Sigesmund y Mark Feldman. Virtuosismo de vértigo y potencia flamígera. El combo va más allá del bep-bop acercándose al tango, a la música de los Balcanes e insinuándose al jazz latino desde el prisma de un grupo de cámara, aderezándolo con pasión y lírica.

    Gary Versace nos trae frescura con un swing capaz de lanzar las teclas de su piano al viento. Ethan Ardelli pone el arrebato, el vigor y la pegada desde sus platos. Jim Vivian es el bajista introspectivo que encaja a la perfección en el engranaje de una máquina que funciona con piloto automático. Darren Sigesmund es el líder que interpreta su rol con democrática actitud ciñéndose al atril con devoción y entrega, y Mark Feldman es un caso aparte. Su categoría como violinista está en lo más alto e hizo recordar al Jean Luc Ponty acústico de los años 60 y, por qué no decirlo, incluso al maestro Stephane Grappelli en la balada “Crossing”. Pero fue en el segundo pase donde alcanzó su máxima plenitud en un tema titulado “Brahms Ballad” donde dejó literalmente boquiabierto y sin aliento al público asistente. Su sólo de violín supuso una demostración de las dotes que como instrumentista atesora. Su técnica es de músico culto, sinfónico, de cámara y muy difícil de olvidar. ¡Una maravilla!

    La conclusión a tenor de todo lo expuesto parece obvia: complejidad en los arreglos y composiciones, frescura, virtuosismo y más lectura de música que improvisación. Sin embargo, un concierto con letras mayúsculas.

    Texto: © 2012 Enrique Farelo
    Fotografías: © 2012 Sergio Cabanillas




Sylvie Courvoisier – Mark Feldman Quartet – To Fly to Steal (Sear Sound Studio, 2009)

Si hay un violinista imprescindible en el jazz y la música improvisada durante las últimas décadas, ese es Mark Feldman. Por su parte, Sylvie Courvoisier es una pianista sumamente interesante, cuya carrera es posible que no llame demasiado la atención del gran público, a pesar de haber grabado a su nombre en sellos como Tzadik, Intakt o ECM. Ambos músicos están felizmente casados, y desde hace unos años es un hecho más que frecuente el escucharlos juntos tanto en conciertos como en grabaciones.

To Fly to Steal es un gran paso hacia adelante en su carrera y sirve para presentar su nuevo cuarteto que completan el batería Gerry Hemingway y el contrabajista Thomas Morgan. Publicado en el sello suizo Intakt, sus siete piezas ofrecen un abanico de composiciones muy variado, en las que aparecen influencias que van de la música clásica contemporánea (“Messianesque”), al be-bop y la improvisación libre (ambas en “The Good Life”), e incluso hasta recogen unos ciertos aires folklóricos (“Fire, Fist and Bestial Wail”). Estos elementos son etiquetas que simplemente intentan situar de algún modo la música allí contenida, ya que la grandeza de este trabajo va más allá de todas ellas. Ésta consiste en que los músicos tienen el arte para dejar unos amplios espacios en los que tanto la música como sus compañeros respiran y pueden expresarse con total libertad.

Feldman y Courvoisier son quienes aparecen en primera línea. Este hecho aparece acentuado por la propia naturaleza del sonido del contrabajo, y también porque aunque Gerry Hemingway no para en un sólo instante, trabaja a lo largo de la grabación con unos parches que presentan un sonido amortiguado. Sin embargo tanto Hemingway como Thomas Morgan resultan imprescindibles. Son el cemento que permite que las improvisaciones de los cuatro músicos mantengan su coherencia dentro de la estructura de los temas. Estos no podrían presentar una mayor variedad en cuanto a su autoría. Courvoisier y Feldman firman dos cada uno, mientras que los tres restantes son improvisaciones del cuarteto. Una agrupación en la que a pesar de que los cuatro músicos están inmensos, sobresale especialmente el violinista Mark Feldman. Sin embargo, no voy a dejar de citar las deliciosas cascadas de notas con las que Courvoisier acostumbra a acompañar a su compañero en el final de sus improvisaciones. Pero volviendo al trabajo del violinista, técnicamente su sonido presenta una nitidez increíble, incluso en los pasajes más rápidos. Más allá de la pura ejecución, se mueve con una soltura pasmosa en situaciones de lo más diverso. De esa manera, lo mismo es capaz de construir un solo lleno de swing con una lógica aplastante en “The Good Life” (quizás el momento cumbre del disco y posiblemente uno de los mejores solos de Feldman), moverse por terrenos cercanos a la clásica contemporánea, o componer instantáneamente unas melodías de una belleza desarmante.

 

Pachi Tapiz

Composiciones: 1.-“Messianesque” (Sylvie Courvoisier) 5:52; 2.-“Whispering Glades” (Courvoisier, Feldman, Morgan, Hemingway) 8:34; 3.-“The Good Life” (Mark Feldman) 10:23; 4.-“Five Senses of Keen” (Mark Feldman) 12:13; 5.-“Fire, Fist and Bestial Wail” (Courvoisier, Feldman, Morgan, Hemingway) 9:44; 6.-“Coastlines” (Courvoisier, Feldman, Morgan, Hemingway) 5:29; 7.-“To Fly to Steal” (Sylvie Courvoisier) 10:58

Músicos: Sylvie Courvoisier (piano), Mark Feldman (violín), Thomas Morgan (contrabajo), Gerry Hemingway (batería)

Grabado el 23 de julio de 2009 en Sear Sound Studio, Nueva York. Publicado en 2010 por Intakt Records. Intakt CD 168




Mark Feldman y Lluis Vidal

Lluis Vidal: entrevista por Enrique Farelo

Lluis Vidal nace en Barcelona, donde cursa sus estudios musicales en el Conservatorio Superior Municipal de Música. Fundador de la Orquestra de cambra del Teatre Lliure (1985) y de grupos como Catalònia, Onix o Ictus, ha actuado en importantes festivales por toda Europa, América y Asia. En su currículum aparecen los nombres de Wynton Marsalis, John Abercrombie y Kenny Wheeler, entre otros. Entre sus últimos proyectos destaca su trabajo “Secret Omnium” junto al violinista Mark Feldman.

Enrique Farelo nos ofrece la transcripción de la entrevista mantenida con Vidal para su programa de radio “Alquimia” en Radio Rivas (Madrid) en marzo de 2004.

Lluis Vidal

Lluis Vidal

Enrique Farelo: ¿Cómo te iniciaste en la música? Y, ¿por qué elegiste el piano?

Lluis Vidal: Mi padre era músico y tenía claro que tenía que estudiar música y que debía hacerlo desde muy temprana edad.  Así  a los 8 años me matriculó en el conservatorio superior de Barcelona. Además que el piano era un instrumento muy  necesario como base si quería posteriormente elegir cualquier otro. Fue una decisión familiar de la que me fui sintiendo muy a gusto y de esta manera comenzó la historia.

E. F.: .¿Crees que eres un músico suficientemente conocido para la categoría que atesoras?.

LL.V.: Me considero bien pagado por decirlo de alguna manera. Hace muchos años que estoy en esto de la música y no me quejo en absoluto……¡hombre siempre esperas mayor reconocimiento, pero no a nivel personal sino del jazz! La verdad es que los que nos dedicamos a estas músicas pasamos desapercibidos en general.

Secret Omnium

Secret Omnium

E.F.: .¿Existe la suficiente promoción para músicos como tú de dilatada y prestigiosa carrera que además has tocado al lado de David Liebman o ahora con Mark  Feldman?

LL.V.: Los medios  de comunicación se hacen poco eco de los músicos de aquí, es un mal general. Las cosas de fuera son más valoradas que las que tenemos en casa. La prueba son los festivales internacionales a los que es difícil acceder a en España. En el país vecino, en Francia, no ocurre así. La participación de los músicos nacionales o locales es muy grande al igual que de los internacionales. La idiosincracia  española hace que nos veamos en esta situación.

E.F.: Un músico  con 15 trabajos publicados a tú nombre y, que incluso no es muy conocido para los aficionados al jazz, (como es mi caso, que si no llega a ser por “satchmo jazz records” ó “fsnt” nunca te hubiéramos conocido) ¿No te parece injusto e incluso sangrante?.

LL.V.: Bueno es cierto, pero así están las cosas, aunque yo no tengo una actividad jazzística tan importante ya que me dedico a componer, arreglar y además he estado 18 años como pianista de la orquesta Cambra Teatre Lliure, tocando música contemporánea, es decir abarcando muchas facetas. Si me dedicara solamente al jazz intentaría darme a conocer con mayor esfuerzo. Estoy donde tengo que estar no le pido “peras al olmo”. Estoy contento hasta ahora con mi trayectoria y he tenido muchas compensaciones.

E.F.: ¿Cómo surge la idea de trabajar al lado de Mark Feldman en España y grabar para satchmo?.

LL.V.: Vi a Mark hace un par de años en un festival anual que organiza la escuela de jazz de Donosti. A su vez me propusieron una obra alrededor de la figura del pintor Veermer (hoy en día muy de moda por películas como “La chica de la perla”), cuando no se hablaba nada de él ni de su obra. Para dicha obra me ofrecieron una serie de músicos y entre ellos estaba Mark Feldman, Iam Ballami etc…. Esta fue la forma por la cual  le conocí, surgiendo a partir de este momento una buena sintonía humana y musical. Posteriormente tuve la oportunidad de realizar un concierto en el festival de jazz de Tarrasa y aprovechando la venida de Mark grabamos el disco para Satchmo.

Mark Feldman y Lluis Vidal

Mark Feldman y Lluis Vidal

E.F.: ¿Elegiste a Mark Feldman por el instrumento o por lo que significa este músico?

LL.V.: Un poco las dos cosas. Yo ya le conocía por sus trabajos con Dave Douglas y supuso una alegría contar con él ya que no sabíamos si estaría disponible de fechas, si sería asequible o no. Lla verdad es que supuso una experiencia magnífica, es un musicazo y una persona encantadora que todo lo hace fácil. Una delicia.

E.F.: ¿En cuantas sesiones se ha grabado Secret Omnium?.¿En cuantos días?

LL.V.: Empleamos dos días de grabación más un día que hicimos un ensayo, veníamos con cierto rodaje ya que teníamos previsto lo del festival de Tarrasa e hicimos una Master-Class en la ESMUC (escuela superior de música de Cataluña). La práctica habitual en discos de jazz. Se suelen emplear de dos a tres sesiones como máximo.

E.F.: ¿Es “Secret Omnium” tu trabajo mas relevante?

LL.V.: No sé, es difícil tener perspectiva, pero en principio estoy muy contento, la verdad. Igual el más relevante no, porque tengo también muy buen recuerdo  del que grabé con Dave Liebman , aunque es de los discos que estoy más satisfecho.

Lluis Vidal y Dave Liebman

Lluis Vidal y Dave Liebman

E.F.: .¿Qué tiempo empleas en ensayar al piano?.

LL.V.: Depende de los proyectos y de la necesidad de las obras. Cuando estoy en la disciplina de pianista, entre 4 ó 5 horas diarias. Esto no quiere decir que sea continuada, sino que voy alternando con periodos en los que dedico más a componer u otras actividades; sobre todo cuando tengo que preparar un concierto de especial dificultad.

E.F.: .¿Tienes algún tipo de ritual a la hora de componer?

LL.V.: En principio no. Suelo componer al piano o con el ordenador. El tema es trabajar muchas horas para que de todo lo que inviertas surja algo, como se suele decir : ¡Que la inspiración te coja trabajando! De todas maneras igual me apetece más por la tarde que por la mañana. No obstante cuando tienes un proyecto tienes que emplear todas las horas disponibles.

E.F.: ¿Ser músico es duro pero gratificante?.

LL.V.: Sí, es duro, sobre todo cuando vas acumulando experiencias y sigue costando mucho. Todos los proyectos los tienes que trabajar e insistir y el público a veces no es especialmente receptivo, sobre todo con producciones del país. Pero por otro lado para eso estamos ahí porque es muy gratificante; y la sensación que me produce la música no me la hace sentir muchas cosas en esta vida.

E.F.: ¿Qué músicas consideras han influido en tú obra?

LL.V.: Al tener estudios clásicos en cuanto al piano, armonía y contrapunto, hace que tenga mucha información de la música clásica. Entonces es inevitable que surjan aspectos de este tipo de expresión. También de la fusión con músicas de jazz de la segunda mitad del siglo XX en adelante. En cuanto a los pianistas citaría a Bill Evans, Keith Jarrett…  realmente me resulta difícil porque siempre he tenido las orejas muy despejadas para poder coger cosas de unos y de otros.

E.F.: Has colaborado con diversas orquestas sinfónicas y, has formado parte de la Orquestra de cambra del Teatre Lliure. ¿Cómo te ha servido esta experiencia como músico de jazz?.

LL.V.: Efectivamente para mí ha sido muy importante trabajar con C.T. LLiure . Allí tuve acceso a obras contemporáneas de compositores fundamentales en la evolución de la música. Todas las músicas revierten en una sola que es hacer Música. A más información y recursos más apertura de caminos.

E.F.: ¿Qué música escuchas en tu tiempo libre?

LL.V.: Depende de la época.Las hay en las que me intereso por un estilo, corriente o un compositor. Es difícil decirte qué músicas escucho habitualmente. Por otra parte cuando estoy componiendo no tengo la predisposición ni la cabeza para escuchar.  Sólo estoy centrado en una búsqueda interior y no en estímulos exteriores. Necesito estar limpio, despejado,  para intentar sacar lo máximo.

E.F.: ¿Cuál es la opinión de los músicos clásicos con respecto al jazz?

LL.V.: Los buenos músicos con espíritu libre que han escogido interpretar los clásicos también han sido influenciados por el jazz, como en el caso de Ravel, Stravnsky… y, sobre todo, en las nuevas generaciones.

E.F.: ¿Crees que  el jazz tiene el reconocimiento que merece o por el contrario crees que es considerado un arte menor?

LL.V.: Quiero pensar que no. Ha habido en la historia del jazz grandes interpretes que han puesto esta música a un gran nivel de interés para el melómano. Es cierto que sigue siendo una música minoritaria, que no llega al gran público, pero esto es muy discutible dado que si los grandes medio apostaran por ésta, en vez de otra, ya veríamos. Es cuestión  de una buena educación musical , con ella el nivel subiría y la gente se interesaría más por el jazz.

E.F.: . ¿Es una cuestión de los grandes medios, insisto?

LL.V.: Es una música que requiere un mayor esfuerzo por parte del oyente. Pienso que sí.

E.F.: ¿Cómo ves el momento actual del jazz y, el futuro?

LL.V.: Es un momento un poco gris, no es un buen momento creativamente. La brillantez está más en la interpretación que en la creatividad. Hay buenos interpretes capaz de tocar cualquier estilo de jazz, pero en cuanto a la creación es un periodo de transición. Quizás mas adelante encontremos movimientos más creativos, ya que los mismos son cíclicos, y  grandes músicos hagan evolucionar el jazz.

E.F.: ¿Cómo ves el panorama actual del jazz a nivel nacional e internacional?

LL.V.: Las cosas son más iguales en todo el mundo hoy día, existe mayor igualdad entre músicos americanos, franceses, o españoles . Cada vez hay menos desigualdades entre los músicos, sufrimos las misma suerte que en Nueva York. La diferencia radica en el número; nosotros somos 300 y ellos 3000.

E.F.: ¿Cómo vive tu pareja el mundo de la música y, lo que esta implica en cuanto a viajes, conciertos …..?

LL.V.: Mi mujer es músico también entonces el fenómeno musical lo entiende perfectamente. Hace muchos años que estamos juntos, nos conocimos en el conservatorio. En cuanto a los viajes es incluso beneficioso, al estar días fuera de casa tanto para el que se queda como para el que se va; refresca un poco las cosa, siempre que no sean periodos muy largos.

E.F.: ¿Con que músicos  te hubiese gustado tocar?

LL.V.: Hay muchísimos, se me hace difícil decirte ahora quien y quien no. Admiro a muchos.

E.F.: ¿Que proyectos tienes cara al futuro?

LL.V.: Hace pocos días hice un concierto a piano solo que es una de las múltiples facetas que llevo entre manos y que no prodigo excesivamente, pero con la que disfruto mucho. Disco con Carme Canela para FSNT a dúo para finales de Marzo.  También tengo un proyecto con un grupo de metales (Spanish Brass Luur Metals); es un encargo para una obra que se llamará Brassiana para quinteto de metales. Igualmente un disco para trío solista con la orquesta de Cámara Andrés Segovia (en Madrid). Todos estos proyectos tienen vida propia en concierto.

© Enrique Farelo, Tomajazz 2004.