Jazz Point Ibiza 2020 (V): Big Band Ciutat d’Eivissa + Invitados (2020–03– 08) [Festival] #YoMeQuedoEnCasa / #IstayAtHome

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).
I Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 8 de marzo de 2020, 12:00
  • Lugar: Mercat Vell (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Big Band Ciutat d’Eivissa + Invitados
    Antonio J. Marín, Santiago Ramírez, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Matoses, Vicent Tur, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones)
    Muriel Grossmann, Mayra Riera, Nacho Marí, Gustavo Gamaza, Álvaro Boned (saxos)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    Santi Pérez (teclados, dirección)
    Invitados:
    Javier Vercher (saxo tenor, flauta travesera)
    Trevor Coleman (teclados, trompeta de bolsillo)
    Ramsés Puente (violín)
    Diego Román (voz)

 

La primera edición del festival Jazz Point Ibiza terminó con la actuación de la Big Band Ciutat d’Eivissa en un concierto gratuito cortesía del Ayuntamiento de la ciudad. Al igual que en las dos noches anteriores en las que hubo llenazo tanto en Heart Ibiza como en el Teatro Ibiza, el público acudió en masa a la conocida como Plaça del Mercat Vell (Plaza del Mercado Viejo, oficialmente Plaça de la Constitució). Ayudó un día claramente preveraniego más que de final del invierno o de la incipiente primavera. Ausencias, novedades y un relevo en la banda respecto a su anterior concierto de septiembre de 2019: los ausentes fueron la trompetista Wiebke Pahrman y el saxo tenor Jorge Ortiz, la novedad Gustavo Gamaza (saxo tenor), y en la dirección Santi Pérez sustituía a Vicent Tur. Javier Vercher era uno de los invitados, pero de hecho fue un miembro más durante todo el concierto, compartiendo atril con Muriel Grossmann.

Para empezar, diversión. “The Flintstones” (Los Picapiedra), con diálogo entre los saxos de Nacho Marí y Muriel Grossmann para acabar con toda la banda coreando ese ¡Vilmaaaa! Con el que terminaban siempre los capítulos.

El buen humor continuó con la sintonía de la comedia de TV. “Frasier”, con Trevor Coleman como invitado; fue uno de los animadores de la jam session del viernes con su trompeta de bolsillo y hoy se presentó con dicho instrumento además de tocar los teclados; bien las diferentes líneas de vientos y solos de Vicent Tur y el propio Coleman. El neozelandés dejó momentáneamente el escenario y el siguiente tema fue “Miss Fine”, de Oliver Nelson, con buena alternancia entre las distintas líneas de vientos, solo de Javier Vercher y muy bien la sección rítmica, con Chema Pellico y Dani Marín que nunca fallan, y un Radomir Milojkovic muy bien adaptado al grupo en un rol muy diferente a cuando toca con Muriel Grossmann.

Siguiente invitado, Ramsés Puente, violinista cubano que puede tocar piezas clásicas, jazz manouche, canciones sefarditas o música balcánica en diversos grupos y orquestas en los que participa, lleva aquí varios años y es todo un lujo para la isla. Su interpretación de  “Softly, as in a Morning Sunrise” estuvo cargada de swing mientras el director, Santi Pérez (cubano también) llevaba el ritmo con el pie derecho. Salida del violinista y vuelta de Trevor Coleman en una deliciosa versión de “Bye Bye Blackbird”.

Más invitados, esta vez el cantante Diego Román que se lució en “Night And Day”, de Cole Porter; Román es un tenor con aplomo, con cuerpo; habitualmente forma un dúo con Santi Pérez al piano, y precisamente el director cambió su atril de director por los teclados en It’s All Right With Me, también de Cole Porter y tocado en clave latina; solo de Javier Vercher a la flauta travesera y luego solos de Vicent Tur (trombón), Gustavo Gamaza (saxo tenor), Vicent Matoses (trombón), y Santiago Ramírez (trompeta). En “One Note Samba” otra buena intervención de trevor Coleman” y solo de Nacho Marí, y volvió Diego Román con una alegre versión de “Straighten Up & Fly Right”, del repertorio de Nat King Cole.

Solo de Dani Marín a la batería para anunciarnos el tema final, otro de Cole Porter, “Love For Sale”; los trombones empiezan a soplar y se les unen trompetas y luego saxos; más solos, ahora de Radomir Milojkovic y Javier Vercher. Quedaba tiempo para una propina, la repetición del tema de “Frasier” con solo de Vicent Tur y otra vez Trevor Coleman a los teclados y que nos dejó otro buen solo de su trompeta de bolsillo.

Para muchos, entre los que me incluyo, habrá sido nuestro último concierto hasta que se normalice la situación provocada por el coronavirus. También habrá sido para algunos (también me incluyo), nuestro último acto social. Por eso es importante que sigan las recomendaciones y se queden en casa, dejen la picaresca para las novelas del Siglo de Oro, que ya hemos visto que esa actitud nos hizo más mal que bien en su momento. Quédense en casa por respeto a toda esa gente que está arriesgando su pellejo por nosotros, y porque cuanto más tardemos en volver a la vida cotidiana, peor lo pasarán músicos, artistas, autónomos, pequeños empresarios o pequeños comercios, incluyendo a ese local que hemos convertido en nuestro favorito porque programa la música que más nos gusta. El mundo del jazz ya tiene que lamentar la muerte de Marcelo Peralta y Manu Dibango. Voy a barrer para casa y recomendarles que escuchen mucho jazz, ya sea en Streaming, en vinilo, CD, DVD o cualquier otro formato físico, así como también en esas pequeñas píldoras diarias que nos ofrecen en Facebook o Instagram toda esa gente que se dedica a hacer esa música que llamamos jazz, nuestra gran afición, para algunos también un virus, pero que no mata.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.




Eivissa Jazz 2019 (II): Big Band Ciutat d’Eivissa / José Carra Trio (2019-09-04) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort.

  • Fecha: 4 de septiembre de 2019. 21:00
  • Lugar: Plaça Sota Vila (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Santiago Ramírez, Wiebke Pahrman, Antonio J. Marín, Pau García Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Vicent Tur, Vicent Matoses, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones. Vicent Tur dirección)
    Natxo Marí, Muriel Grossmann, Mayra Riera, Jorge Ortiz,Álvaro Boned (saxos)
    Santi Pérez (piano)
    Radomir Milojkovich (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    David Romano (percusión)
    José Carra Trio
    José Carra (piano)
    Bori Albero (contrabajo)
    Dani Domínguez (batería)

Big Band Ciutat d'Eivissa

Big Band Ciutat d’Eivissa

En la segunda jornada de Eivissa Jazz 2019 pudimos disfrutar de dos conciertos gratuitos a cargo de la Big Band Ciutat d’Eivissa (BBCE) y el trío de José Carra. Si la noche anterior había sido ilustrada por las imágenes de Alejandro Iborra, en la de hoy recuperábamos a nuestro fotógrafo “de cabecera”, José Luis Luna.

Cuarto año en el que la BBCE ha subido al escenario tras las ediciones dedicadas a Count Basie, Benny Goodman y el mundo de los crooners. Este año tocaba algo nada fácil, el latin jazz, tal como comentó jocosamente Vicent Tur en un momento de la velada “El fregado del latin jazz”, y es que es una música que no deja indiferente. Según me contaba al final el trompetista Santi Ramírez, es un estilo difícil por los arreglos y por el esfuerzo físico de tocar a gran volumen. La fórmula de mezclar a alumnos del Patronato Municipal de Música del Ayuntamiento de Ibiza con profesores y amigos ha cuajado y el público llenó a rebosar la placita donde se celebró el concierto. Plaza que en uno de los extremos acaba en una escalinata que conduce a la parte amurallada de la ciudad, Dalt Vila, escalinata que se convirtió en unas gradas improvisadas donde no quedó ni un escalón libre.

Wiebke Pahrmann

Wiebke Pahrmann

Pocos cambios en el grupo respecto al año anterior, el ya citado Santi Ramírez reforzaba la línea de trompetas mientras que en los saxos Mayra Riera y Álvaro Boned ocupaban el puesto de Celia Prieto y Juan Prieto; en el piano Santi Pérez “el único cubano de la orquesta”, bromeaba Vicent Tur al anunciarlo,  sustituía a Chelu García, y como novedad, David Romano a la percusión. En general los solistas en cada tema fueron Wiebke Pahrmann, Natxo Marí (saxo alto), Vicent Tur y Muriel Grossmann (saxo tenor), además de alguno más que detallaremos.


Natxo Marí

Natxo Marí

Vicent Tur

Vicent Tur

Muriel Grossmann

Muriel Grossmann

Santi Pérez

Santi Pérez

David Romano

David Romano



Comenzaron con “A Night in Tunisia con solos de W. Pahrmann, V. Tur y Natxo Marí, el primero quizás un poco apagado al comienzo por la potencia de la línea de metales pero remontando enseguida, un tema con unos arreglos que me gustaron, además de la inclusión de un percusionista que añadía color al conjunto. En “Mambo Caliente”, de Arturo Sandoval, repitieron los solistas además de Muriel Grossmann que sorprendió verla tocar latin jazz (lejos de su estilo habitual) y que como los pistoleros añadió una muesca a su revólver (en este caso saxo tenor); la línea de metales sonó tan caliente como corresponde al tema. El solo de Natxo Marí en “One Note Samba” fue muy elegante y jugando muy bien con la melodía principal; también solo del pianista Santi Pérez “, y volvimos a comprobar que el batería Dani Marín controla en todos los terrenos. Siguieron “Mambo Inn” con solo de David Romano a la percusión y “Oye Como Va” con solos de Jorge Ortiz (saxo tenor) y Antonio J. Marín además de Vicent Tur. Interesante la introducción de “Spain” para continuar con “Manteca”, ambos temas tocados a gran velocidad.

Momento para presentar a los componentes de la orquesta, y aprovechando que W. Pahrmann estaba ya en el puesto que ocupaban los músicos para sus solos en primera línea, se nos informó de que era el cumpleaños de la trompetista; en ese momento el público cantó un improvisado “Cumpleaños feliz” secundado por la orquesta al completo y la alemana aprovechó para responder con la melodía de la misma canción; todo en modo latin jazz, por supuesto. Fue el momento simpático de la noche, pero si la trompetista estaba en primera línea era por algo, y es que en “Como Fue” de Benny Moré nos ofreció una interpretación llena de belleza, emoción y sentimiento, en un bolero muy hermoso.

Fue un pequeño reposo porque la maquinaria volvió rápido a ponerse en marcha con “Afro Blue” y el ya clásico “Caravan” que acabó con un solo de Dani Marín y gran ovación del público. Todavía nos interpretarían un tema más: “Ran Kan Kan”, de Tito Puente. En general buenas líneas de vientos y buena sección rítmica en la que no olvidamos a Chema Pellico y a Radomir Milojkovich, siempre fiables. El público disfrutó, que es de lo que se trata, tanto el residente como el turista que lejos de los agobios agosteños quiere apurar este verano que no quiere acabar. El concierto fue emitido en directo por el programa “Jazz Time”, realizado por Ferran Pereyra y se encuentra disponible a la carta en la web de IB3 Ràdio.

La BBCE nos lo ha hecho pasar bien estos cuatro años y ahora vive un cambio de ciclo, Vicent Tur deja la dirección sin que sepamos a esta alturas quién recogerá su testigo. También se nos comunicó que Penélope Tafur, que en los últimos años participó como trompetista, marchará a Barcelona para seguir sus estudios de piano en el Taller de Músics. Desde aquí le deseamos lo mejor.


José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Domínguez

Dani Domínguez



José Carra es uno de los valores que ha surgido de la pujante escena jazzística malagueña, aunque después del concierto me comentara que Málaga también adolece de ese mal endémico de la piel de toro que es la escasez de locales para tocar. Su último disco se llama Diario de vuelo (Taghrid Records, 2018) compuesto en diferentes viajes en avión y como terapia para su miedo a volar y precisamente la música de este disco iba a conformar su concierto. La cosa iba de aviones, Bori Albero estuvo a punto de no llegar precisamente por un retraso en su vuelo; habría sido una pequeña tragedia visto su buen hacer tanto en el concierto como en las jam posteriores; completaba el trío Dani Domínguez, sobradamente conocido por aquí.

José Carra Trío

José Carra Trío



Interesante el estilo de Carra, que mezcla minimalismo con hermosas melodías y añade diversos efectos sonoros y electrónicos. Para empezar, “97%”, comenzando el pianista muy suavemente y creando interesantes paisajes sonoros con el acompañamiento también muy sutil de Dani Dominguez pasando las escobillas por la caja. “Alba” se inicia con un interesante dúo entre contrabajo y batería al que más tarde se une el piano, dando intensidad al tema y con  Bori Albero con el arco atacando con furia las cuerdas del contrabajo. Antes de abordar “Animal de Dios” Carra tuvo unas palabras de recuerdo para el afinador del piano, “los grandes olvidados”; en este festival Antonio Pérez de Olaguer es uno de los personajes más entrañables; el tema en sí comienza a piano solo con un sonido pregrabado simulando el vuelo de un avión mientras una voz también pregrabada va recitando (me recordó lo que hacía Jason Moran hace años con su Bandwagon salvando lógicamente las distancias estilísticas de cada uno); cuando cesa la voz comienzan a tocar en trío otra vez terminando intensamente.

José Carra

José Carra

Bori Albero

Bori Albero

Dani Dominguez

Dani Dominguez



Excelente “Charlie” comenzando con un largo solo de contrabajo muy aplaudido seguido del trío en plan muy intimista, poco a poco el piano va pasando de tocar esas mínimas notas a crear una bella melodía mientras Domínguez acompaña jugueteando con unos sonidos electrónicos incorporados a su batería; de repente el sonido del piano se vuelve más percusivo y cambia totalmente el clima del tema, hasta que, como en las tormentas, todo cesa de repente y recuperan la melodía para luego terminar. “Latido de Papel” es otro tema cargado de energía, combinando el pianista momentos rítmicos con otros más melódicos. En “Tardes para jugar” se recuperan viejas grabaciones en cassette de la infancia de Carra con una melancólica y repetitiva melodía y también con efectos sonoros incorporados a la batería. Antes de “Aurora” el pianista se reveló como un hábil vendedor de su disco (muy bueno, no pierdan la ocasión de escucharlo), para acabar con “Niño árbol”, potente sonido en el que Carra vuelve a combinar muy bien la emisión de unas mínimas notas con la melodía del tema y vimos otra vez a Albero tocando el contrabajo con el arco.

La música había terminado en cuanto a la coqueta plaza en la que estábamos, pero quien quisiera más en esta cálida noche de septiembre la encontraría en la jam session de “Sa Qúestió”, donde pudimos disfrutar del trío de José Carra al completo (sustituido a veces Bori Albero al contrabajo por Abe Rábade), de la trompeta de Enriquito (tocaría la noche siguiente en el grupo del pianista gallego), y de sospechosos habituales de las jam locales como Carlos Gallego o Chelu García.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2019
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019




Eivissa Jazz 2017 ( I ): Big Band Ciutat d’Eivissa / Mariola Membrives Omega 20.16 (2017/09/06) [Festival]

XXIX Eivissa Jazz

  • Fecha: 6 de septiembre de 2017. 21:00. Concierto gratuito
  • Lugar: Plaça Comte de Rosselló (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Arturo Pueyo (clarinete); Wiebke Pahrmann, Santiago Ramírez, Alberto Aguilera, Penélope Tafur (trompetas); Nacho Marí, Muriel Grossmann, Celia Prieto, Jorge Ortiz, Ester Torres (saxos); Vicent Tur, Vicent Matoses, Pep Guinot (trombones); Chelu García (piano); Radomir Milojkivic (guitarra); Chema Pellico (bajo); Dani Marín (batería).
    Mariola Membrives “Omega 20.16”
    Mariola Membrives (voz), Oliver Haldon (guitarra), Oriol Roca (batería), Horacio Fumero (contrabajo), David Pastor (trompeta).

 

 

Entre el 6 y el 9 de septiembre ha tenido lugar la vigésimo novena edición del festival Eivissa Jazz, el cual ha tenido este año una interesante oferta complementaria. Para empezar, una exposición del colaborador de Tomajazz y compañero de fatigas en estas lides, José Luis Luna Rocafort. “Imatges en clau de jazz” (Imágenes en clave de jazz), es el nombre de la exposición y recoge dieciséis fotografías de artistas locales, nacionales e internacionales que han pasado por el festival entre 2013 y 2016, y permanecerá abierta del 5 al 22 de septiembre en el refectorio del ayuntamiento.

La primera jornada del festival fue gratuita, con dos propuestas muy distintas. Se encargó de abrir el fuego, como ya es habitual en las últimas ediciones, la Big Band Ciutat d’Eivissa. Continúa el sistema de años anteriores, una orquesta formada por alumnos y ex alumnos del Patronato Municipal de Música, con el refuerzo de profesores y amigos. Respecto al año pasado, algunas novedades: Arturo Pueyo (clarinete), Santiago Ramírez (trompeta), Chelu García (piano), Chema Pellico (bajo), y Dani Marín (batería). Temas de la era dorada de las Big Bands, BennyGoodman principalmente, además de Glenn Miller, Artie Shaw y Count Basie.

 

La orquesta sonó bien, con momentos de gran brillantez. Para empezar, al dinámico “In the Mood” le siguieron “Kansas City Shout”, “A String of Pearls” y “Red Bank Boogie”, al mismo nivel, con solos de Chelu García y Muriel Grossmann. Justo entonces, salió al escenario Arturo Pueyo, ibicenco afincado en Madrid y antiguo alumno del Patronato, continuando el concierto con piezas como “Clarinet a la King”, “King Porter Stomp”, “Back Bay Shuffle”, o Stompin’ at the Savoy”, con un Pueyo estupendo al clarinete y solos ocasionales de los mayores: Muriel Grossmann, Nacho Marí, Santi Ramírez y Vicent Tur –director de la Big Band–. En una de las pausas entre tema y tema, el clarinetista nos recordó lo fantástico que es que la gente acuda a festivales, pero también hay unas salas donde escuchar buena música. Para acabar, y no podía ser de otra manera en una noche dedicada a Benny Goodman, “Sing, Sing, Sing”, con Pueyo en su buena línea y un solo de Dani Marín que se llevó una gran ovación haciendo de Gene Krupa, con Chema Pellico y Radomir Milojkivic empujando como locomotoras al resto de la banda, y una sorpresa final, la aparición en el escenario de David Pastor –actuaba con el siguiente grupo– reforzando la sección de trompetas. De regalo y para acabar la diversión, “Woodchopper,s Ball”.

Tras la brillantez de la BBCE, pudimos disfrutar de una hermosa oscuridad, la recreación a cargo de Mariola Membrives de un disco fundamental en la música española: Omega, de Enrique Morente y Lagartija Nick, disco que celebra su vigésimo aniversario. Si el original ya era denso y un tanto oscuro, en Omega 20.16 Mariola y sus acompañantes –que pueden variar según la ocasión– nos ofrecen “Almas perdidas, muertos y dolor” recordando a Lorca. Dolor que se nos transmite desde las primeras notas de ese “Omega” con el que comenzaron su actuación. Horacio Fumero con una larga introducción al contrabajo, con parsimonia, preparando la aparición de Mariola sobre el escenario, descalza y de riguroso negro, agarrando los bajos de su vestido con el brazo izquierdo mientras con el derecho realiza gestos muy flamencos o lo proyecta hacia el público como queriendo transmitirles todo ese dolor y emoción que rebosa, con una voz que pasa del susurro al desgarro; se añaden los demás músicos, Oliver Haldon con la guitarra, David Pastor con un tenebroso sonido de trompeta casi de ultratumba y primeros aplausos tras un solo de Oriol Roca a la batería. Más que fusión entre estilos, diremos que toman elementos del flamenco y del jazz para crear algo que trasciende a ambas músicas.

Así, después de “Omega” fueron cayendo “Sacerdotes” y “Niña ahogada en el pozo”, ambas con una buena introducción a la guitarra; precioso dúo entre Mariola y Horacio en “Pequeño vals vienés” y esa letra con su punto álgido en ese “¡Ay!, ¡Ay ay ay!, que la cantante bordó; en “Aleluya” ocasión para el lucimiento del trío guitarra-contrabajo-batería; en “La aurora de Nueva York” es la trompeta la que se acerca al flamenco, con un David Pastor improvisando prácticamente todo el concierto y con un ululante sonido lejos del suyo habitual, más festivo y alegre; tema a gran altura, lo mismo que “Ciudad sin sueño”, con David Pastor a las palmas y Mariola recordándonos los versos inmortales de Lorca: “No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!”, preparando el camino para el final con “Manhattan”, versión que sonó con la fuerza de una apisonadora. Esta noche del 6 de septiembre Mariola Membrives y sus acompañantes conquistaron primero Manhattan, después Berlín, y cualquier ciudad que se hubieran propuesto, incluida esa coqueta plaza donde actuaron y que la ciudad ganó recientemente para sus gentes.

Sólo dos peros: un exceso de rumorosidad entre el público de las últimas filas –en las de delante casi no se parpadeaba de atención a lo que veían–, y uno o varios pájaros en el árbol situado sobre mí, pájaros que se dedicaron a bombardear el cuaderno en el que tomaba anotaciones, no sé si la música perturbó su sueño o fue de gusto por lo que escucharon. Afortunadamente mi camisa quedó impoluta.

Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2017
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2017




Eivissa Jazz 2015 (I): Andrea Motis & Joan Chamorro Group / Natalia Dicenta “Colours” / Marxing Band de l’Escola del Patronat Municipal de Música d’Eivissa (2015-07-23)

XXVII Eivissa Jazz

  • Fecha: 23 de julio de 2015
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Formación:
    Marxing Band de l’Escola del Patronat Municipal de Música d’Eivissa
    Pablo García y Cata Ribas: flautas
    Marta García y Sara Solsona: clarinetes
    Penélope Tafur y Alberto Aguilera: trompetas
    Celia Prieto, Arturo Pueyo y Vicent Ribas: saxos
    Joan Gasent: trombón
    Noel Sáez: percusión
    Profesores colaboradores:
    Stefano Serra y J. Ramoń Torres: percusión
    Vicent Tur: tuba
    Natalia Dicenta “Colours”
    Natalia Dicenta: voz
    ClaudioVicente Borland Hendrick: piano
    Antonio Calero: batería
    Ricardo Ferrer: contrabajo
    Andrea Motis & Joan Chamorro Group
    Andrea Motis: voz, trompeta y saxo alto
    Joan Chamorro: contrabajo y saxo tenor
    Josep Traver: guitarra
    Esteve Pi: batería
    Ignasi Terraza: piano y teclados

Regreso al futuro. Entre el 23 y el 25 de julio se ha celebrado la vigésimo séptima edición de Eivissa Jazz. Después de varias ediciones de encargarlo a terceros, este año ha sido el propio Ayuntamiento de Eivissa/Ibiza quien se ha encargado de la organización, con un cartel compuesto íntegramente por artistas nacionales, y presentado como siempre por José Miguel López, de RNE-R3. Contaremos todo lo que sucedió en esas tres noches acompañado por las fotografías de José Luis Luna.

José Miguel López

El primer acto del festival fue por la tarde, una Master Class a cargo de Joan Chamorro ante casi una treintena de personas, desde un joven estudiante de diez años, hasta profesores y directores de bandas y coros, pasando por algunos que estábamos allí por afición, como José Luis y yo mismo. Durante dos horas, Chamorro nos contó sus métodos con la Sant Andreu Jazz Band, mediante varios videos, explicándonos su punto de vista sobre la música o la improvisación y también algunas anécdotas relacionadas con músicos que han colaborado con ellos. De su charla me quedo con varias frases: “Técnica a través de la música, no de ejercicios”; “la motivación es la misma música” (para que toquen mejor y se involucren); “no motiva decirle que tocará en cinco o seis años”; “hay que escuchar jazz para ser músico de jazz”; “el arte va más allá de la técnica”; y me reservo una más para cuando llegue el momento de hablar de Andrea Motis.

Marxing Band

Desde 2010 era tradición que abriera el Festival la Eivissa Jazz Big Band, pero este año no ha sido así. Habría sido un detalle contar con una EJBB que solo se mantiene por la ilusión de sus componentes, pero esta vez la organización ha decidido no contar con ellos. Veremos qué pasa el año que viene. A cambio se ha recuperado algo que no se hacía en años, una Marching Band, que a modo de pasacalles recorrió los barrios adyacentes al lugar de los conciertos, el Baluard de Sta. Llúcia. Últimamente se realizaban todo tipo de eventos en este baluarte con las correspondientes molestias a los vecinos, de forma que el nuevo equipo de gobierno los ha eliminado, solo indultando al jazz, pero con la duración de los conciertos limitada. Presentación a cargo de José Miguel López, y no podía ser de otra manera, recuerdo para Cifu. Justo en ese momento sonó la bocina de uno de los buques atracado en el cercano puerto; fue un momento emotivo y simpático que ocurriese justo cuando recordábamos a Juan Claudio Cifuentes.

001 Natalia

002 Natalia

003 Natalia

004 Natalia

005 Natalia

Abrió el festival el cuarteto de Natalia Dicenta, que presentó su disco Colours. La actriz y cantante se presentó con taconazos y vestido blanco (“a juego con el lugar” como comentó al público al final). A la limitación de tiempo anteriormente citada (45 – 50 minutos por actuación), hay que sumar el fuerte viento que no faltó a su cita anual. Comenzaron con un alegre “Almost Like Being in Love”, donde ya el trío que acompañaba a Natalia tuvo oportunidad de lucirse; siguieron con “The Way You Look Tonight” y “Just For A Thrill” de Lil Hardin Armstrong, un “Blackbird” (“como un diamantito que me enamoró”, dijo Natalia), con un tempo casi tan rápido como el viento que soplaba, que hizo que volaran las partituras en “For Once in My Life”. Siguieron con una composición del excelente pianista Vicente Borland, “Work It Out”, (“cúrratelo”). Se notan las tablas de Natalia Dicenta, interpreta muy bien las canciones y sabe ocupar todo el escenario mientras canta. Continuaron con “Just The Way You Are”, de Billy Joel “una de las mejores definiciones de amistad que he leído”, para acabar con “Anyhing Goes”, de Cole Porter; en el bis “Summertime”, con arreglos de Vicente Borland, que comenzó Natalia a capella, para unirse luego los músicos, teniendo ocasión de realizar sus correspondientes solos. Un buen aperitivo para lo que vendría después.

006 Andre Motis

No recuerdo otro año en que la primera noche de festival hubiera tanta afluencia de público. Había expectación por ver a Andrea Motis, y personalmente yo también tenía ganas de ver a Ignasi Terraza. Por la limitación de tiempo antes citada, no tuvimos que esperar mucho; el cambio de escenario se hizo en un periquete, amenizado por el verbo de José Miguel López, con mención especial para Esteve Pi, que ha actuado 11 veces en Eivissa, y para el afinador del piano, Antonio Pérez De Olaguer, que se llevó la ovación correspondiente.

007 Andrea Motis

008 Andrea Motis

Empezaron con “I’m An Errand Girl For Rhythm”, con Andrea un poco insegura a la trompeta, pero enseguida se rehízo. Además de la trompeta toca el saxo alto y cantó en castellano, inglés, francés y portugués con una voz sugerente, en canciones como “Que reste-t-il?”, “Flor de Lis”, o “Tenderly”, (aquí con el saxo alto). Siguieron con “The Way You Look Tonight”, (sí, ya lo había cantado Natalia Dicenta antes), donde Joan Chamorro dejó el contrabajo para coger el tenor y Esteve Pi se marcó un buen solo. No sé si Joan Chamorro juega al ajedrez, pero ha sabido arropar a su reina con buenas piezas; buenas torres, alfiles y caballos. Chamorro siguió con un solo al tenor en la introducción de “Manhã de Carnaval”, y más Brasil con “Carinhoso”, y ahora el que se lució fue Josep Traver. Cambio de aires con “You Know I’m No Good”, de Amy Winehouse, donde saltó una de las cuerdas de la guitarra, lo que se solucionó discretamente mientras los demás seguían. Después de “Never Will I Marry” llegó el que para mí fue el punto álgido del concierto: “Samba em preludio”, con mucha delicadeza y serenidad, y un curioso scat-tarareo a cargo de Joan Chamorro. Posiblemente el secreto de Andrea Motis es que el todo es mejor que la suma de las partes; no es la mejor trompetista, ni la mejor saxofonista, ni la mejor vocalista, pero se defiende bien en los tres aspectos, y a veces puede marcarse unos pasos de baile como se puede ver en algún video. El concierto terminó con “Bésame mucho”, y como bis “Moanin’” de Bobby Timmons y colaboración del público que tenía que responder con una frase al canto de Andrea: como bromeó Chamorro, “ni yes, yes, ni yes Sir; yes Lord”. En cuanto a “Bésame mucho”, hace tiempo que hay un debate sobre si alguien tan joven dispone del bagaje y vivencias personales para cantarla. A mí me gusta su versión desde que la escuché en el disco Feeling Good, aparte de la gran aportación de Ignasi Terraza me gusta ese aire de “alegría de vivir” que le dan, ese “puede que mañana no nos veamos, pero ya nos veremos más adelante, y si no, que nos quiten lo bailado”.

009 Andrea Motis

010 Andrea Motis

Ahora toca recordar la frase que dejé pendiente de la charla de Joan Chamorro y que se puede aplicar a Andrea Motis: “Lo importante es estar en el camino, no decir ‘llegué’. Siempre estás llegando”. Entre los que la han tachado de niña prodigio y los que la descalifican sin más, existe un espacio por el que se mueve esta joven artista. El tiempo nos dirá hasta dónde llega.

Si hablamos del jazz como un río, podemos dar un paseo por sus aguas más tranquilas, atrevernos a navegar por sus aguas bravas, o tirarnos por una catarata sin saber qué nos espera abajo; también podemos movernos por esa zona difusa donde se confunde la orilla con tierra firme, o abandonar la corriente principal para entrar en algún afluente, y hasta podemos salir del río y lanzarnos a explorar los límites del Sistema Solar. Pues bien, en esta noche de julio los asistentes pudimos disfrutar de dos agradables paseos por la zona más tranquila del jazz.

Pero la música no había terminado. Quedaba la jam de Sa Qüestió, donde los más noctámbulos pudimos ver a Ignasi Terraza hasta bien entrada la madrugada junto a otros músicos que no cito y espero me perdonarán.

Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2015
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2015




Eivissa Jazz 2014 (II): Jove Big Band / Muriel Grossmann Quartet / Susana Sheiman & Open Gate (2014-08-22)

Eivissa Jazz 2014

  • Fecha: 22 de agosto de 2014
  • Lugar: Baluarte de Sta. Llúcia, Eivissa
  • Formación:
    Jove Big Band: Antonio J. Marín, Santiago Ramírez, Juliana Rita, Vicent Prats, Gara Planells, Susana Ripoll (trompetas); Lázaro Ruiz, Ivan Prats, Salvador Sansano, Jaume Tur, (trombones); Vicent Ribas, Ismael Gallego, Arturo Pueyo (clarinetes); Jorge Ortiz, Pau Ferrer, Ester Bofill, Charlie Álvarez, Antonio Campaña, Daniel Durań, Lucas Reyes, Santiago Bofill (saxos); Penélope Tafur (piano); René Mercier (guitarra); Chema Pellico (bajo); Stefano Serra (batería); Muriel Grossmann (voz); Miquel Prats (voz); Vicent Tur Ramón (director).
    Muriel Grossmann Quartet: Muriel Grossmann (saxos alto y soprano); Radomir Milojkovic (guitarra); Chema Pellico (contrabajo); Uros Stamenkovic (batería).
    Susana Sheiman & Open Gate: Susana Sheiman (voz); Toni Solà (saxo tenor), Xavier Algans (piano); Artur Regada (contrabajo); Caspar St. Charles Hockinson (batería).

Santiago Pérez © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band
© José Luis Luna Rocafort

La segunda jornada del Eivissa Jazz 2014 comenzó por la mañana, con sendas master class a cargo de Dani Nel·lo (“Honkers, los últimos swingers”), y Mario Cobo (“Guitar cocktail”: jazz, swing, blues, rock & roll, country).

Jove Big Band - Vicent Tur     © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band – Vicent Tur
© José Luis Luna Rocafort

Y a las 22:00 la siguiente tanda de conciertos. Con el recuerdo aún fresco de la actuación de la Eivissa Jazz Big Band, y esa recomendación de José Miguel López para que se pongan ya a grabar un disco (posiblemente la EJBB está ya lo bastante rodada para hacerlo), abría la noche otra Big Band, anunciada en el cartel como Jove Big Band. Reconozco que a priori me pareció una oferta colocada con calzador dentro del festival: una Big Band que se anuncia como joven y en la que encontramos más o menos media docena de adultos. Todo esto se explica al ver el nombre oficial de la formación: “Big Band de l’Escola de música moderna i jazz del Patronat de Música de l’Ajuntament d’Eivissa”, (creo que no es necesaria la traducción). A final de curso realizan un concierto al que se invita a familiares y conocidos, pero esta noche se trataba de un examen para los y las estudiantes de dicho Patronato y de otras escuelas de música de la isla, recurriendo a profesores y amigos en los puestos que quedaban sin cubrir y que son indispensables, como el de bajista (aquí el omnipresente Chema Pellico, al que han definido como “colaborador y consejero”). Un punto a favor de esta Big Band es algo que se está perdiendo en este tipo de formaciones, una sección de clarinetes.

Jove Big Band - Vicent Ribas - Ismael Gallego - Arturo Pueyo   © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band – Vicent Ribas – Ismael Gallego – Arturo Pueyo
© José Luis Luna Rocafort

Con algunos nervios, y dirigidos por un Vicent Tur atento y sobrio en sus gestos, comenzaron con “Strike up the Band”, de los hermanos Gershwin, buena forma de empezar, como si quisieran emular a “los mayores”, que tocaron la noche anterior. A continuación una de las gratas sorpresas de la noche para mí, Vicent Ribas tocando el clarinete bajo, uno de mis cincuenta instrumentos preferidos, en la interpretación de “Smooth Operator”, que fue gran éxito de la cantante Sade, destacando también los solos de Chema Pellico, René Mercier y Stefano Serra. Comentaba antes que este concierto era de alguna manera un examen, y la siguiente prueba de este examen era en palabras de Vicent Tur, “la presión de acompañar a cantantes”. El primero en liza fue “lo más parecido a un crooner que tenemos” (palabras de Vicent Tur), hablamos de Miquel Prats, (cierto que es el organizador del festival, pero antes de todo esto es músico y cantante). Antes de comenzar, emotivo recuerdo para el bluesman Dave Jeffs, del cual justamente esta noche se cumplía un año de su fallecimiento. La canción elegida, “Milk Cow Blues”, añejo blues del que existen múltiples versiones, desde la original de 1930 de Sleepy John Estes, a las de Elvis, The Kinks o Aerosmith. Seguro que Dave habría disfrutado con esta canción, como lo hizo el público (con palmas de acompañamiento incluidas). Sendos solos de Vicent Ribas (otra vez con el clarinete bajo), y de Lucas Reyes (saxo tenor), completaron este primer acompañamiento a vocalistas de la JBB. La siguiente canción también cantada por Miquel Prats, fue totalmente distinta, “Wonderwall”, de Oasis. Turno ahora para otra vocalista, Muriel Grossmann. Conocido sobradamente su estilo free, no todos sabían que también canta cuando se presenta a dúo con Radomir Milojkovic. en un formato en el que interpretan jazz más accesible. Pero otra cosa es acompañar a una Big Band, así que era una prueba mutua cantante-orquesta, de la cual salieron bien parados. Nos interpretaron los clásicos “Love Is Here To Stay”, y “Almost Like Being In Love”, con solos al saxo de la propia Muriel. No terminó aquí la oferta vocal del concierto, faltaba el guitarrista René Mercier con un vibrante “On Broadway”, y buen solo de saxo a cargo de Santiago Bofill. (saxo barítono).

El final del concierto fue un espléndido “Sing, Sing, Sing” que habría aplaudido con ganas el mismísimo Benny Goodman. Comenzó la batería (cómo no), empezaron a acompañar los clarinetes, volvió la batería a tomar protagonismo, atacaron los metales, aquí el viento quiso participar intentando volar las partituras de la joven pianista Penélope Tafur, (que en algún momento del concierto pudo parecer algo nerviosa, pero que solucionó rápidamente la papeleta con unas buenas pinzas), y poniendo fin al tema los tres clarinetistas juntos en el centro del escenario. Felicitaciones a los músicos (jóvenes y mayores), y al director, Vicent Tur. Por lo visto, la cantera del jazz sigue asegurada en la isla.

Muriel Grossmann Quartet   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann Quartet
© José Luis Luna Rocafort

A continuación volvió Muriel Grossmann al escenario, esta vez con su cuarteto, sus inseparables Radomir Milojkovic y Chema Pellico, y la novedad del serbio Uros Stamenkovic. Precisamente su último disco, Awakening, plasma el extraordinario concierto que nos ofrecieron (con distinta formación) en este mismo festival el 24 de agosto de 2011. Pero esta vez Muriel Grossmann iba a presentarnos lo que ella llama “jazz espiritual”, proyecto en el que anda embarcada ahora mismo.

Muriel Grossmann   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann
© José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann - Radomir Milojkovic   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann – Radomir Milojkovic
© José Luis Luna Rocafort

Un concierto que comienza con sonidos pregrabados, sonidos de lluvia y que aparentan truenos lejanos, con Muriel al soprano; enseguida se comprende lo que quiere transmitir, una espiritualidad que no es, por compararla con la primera que nos viene a la mente al combinar jazz y espiritualidad, el “A Love Supreme” de John Coltrane, a parte de su lado más “cósmico”, lo que escuchamos en esta noche de verano en Eivissa es algo más telúrico, algo que surge de las profundidades de la Tierra. Precisamente este primer tema se titula “Earth Call”, (La llamada de la Tierra). Siguen con “Natural Time”, de nuevo al soprano y la espiritualidad se nota más intensamente. A continuación, enlazando temas uno tras otro, “Lightning”, con Muriel cambiando al saxo alto. Interesante Chema Pellico en su tercera comparecencia en el festival, esta vez con el contrabajo. En el hipnótico “Seven” es Radomir Milojkovic el que tiene ocasión de lucirse con la guitarra. El grupo sigue sin dar tregua siguiendo con “Peace For All” y una larga intervención de Muriel, que seguía con el alto, para acabar este gran concierto con “African dance” y “Peaceful River”.

Susana Shieman & Open Gate   © José Luis Luna Rocafort

Susana Shieman & Open Gate
© José Luis Luna Rocafort

Sería injusto si al citar a Susana Sheiman solo contara su participación en “La voz”, o el que haya grabado un disco con Ignasi Terraza, Swing Appeal (Switrecords, 2011), porque la cantante nacida en Madrid y residente en Barcelona tiene una larga trayectoria dentro del jazz. Lo que nos ofreció es un concierto basado en standards (o estándares, perdón por el anglicismo), que ella denomina “canciones que todos conocemos”. Y aquí está la gracia de la propuesta de esta cantante de voz portentosa: hacer que estos estándares tan trillados sonaran como nuevos. Con el inicial “I’ve got you under my skin” aprovechó para presentar a su banda Open Gate: Toni Solà (saxo tenor), Xavier Algans (piano), Artur Regada (contrabajo), y Caspar St. Charles Hockinson (batería). Siguieron “Hit The Road Jack” (con buen solo de saxo), “Chega de saudade” (“tan buena que todos quieren hacer su versión”), “L.O.V.E.”, en todas ellas nos ofreció todo un espectáculo con su versátil voz y sus constantes bailes y movimientos. Magistral su “Love Won’t Let Me Wait” sentada al borde del escenario y demostrando que también domina la técnica del scat. Siguieron “Don’t Get Around Much Anymore”, y “Caravan”, con lucimiento del bateŕia en la segunda. Sorprendente el comienzo de “Garota de Ipanema” imitando el sonido de una gaviota, aparte de otro buen solo de saxo y otra demostración de scat. “Aquellas pequeñas cosas”, “Sunday Afternoon”, y aquí apareció el bendito problema de programar noches con tres grupos (a esta alturas ya habíamos superado las 2 de la madrugada). Susana Sheiman y Open Gate seguían pletóricos y con un montón de “canciones que se cantan solas” pero era hora de terminar. Solución: cantarnos “Bésame mucho”. Unos besos que empezaron suavemente pero que poco a poco se fueron acelerando, y con un ritmo caribeño-cubano ese “Bésame mucho” se transformó en algunas de las canciones que no llegaron a sonar, como “Cuéntame qué te pasó” o “Piensa en mí”, entre otras. El final de verdad llegó con “Voy a vivir mi vida”, pero dicho a la manera de Susana Sheiman, con esa vitalidad y alegría que transmite al público: “Voy a vivir mi vida para cantar esta canción”. Una pena no haberme despedido mejor de ella, era muy tarde y apenas nos dio tiempo de intercambiar unas frases.

Susana Sheiman   © José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman
© José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman - Toni Solà   © José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman – Toni Solà
© José Luis Luna Rocafort

La segunda jornada de Eivissa Jaz 2014 había concluido, pero los más noctámbulos pudieron seguir la fiesta en la Discojazz y en la jam de Sa Qüestió.

Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2014
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2014