1

Razones para el jazz: una efeméride… con Charles Mingus [394]

Tal día como hoy, 9 de marzo, pero de 1977 el contrabajista Charles Mingus al frente de los músicos Jack Walrath (trompeta), Ricky Ford (saxo tenor), George Coleman (saxos alto y tenor), Bob Neloms (piano), Philip Catherine y Larry Coryell (guitarra), George Mraz (contrabajo), Dannie Richmond (batería) y Paul Jeffrey (arreglos) entraban en los estudios de la compañía Atlantic Records de Nueva York para grabar los tres primeros temas –de un total de cinco–, que iban a formar el álbum titulado Three or Four Shades of the Blues.

Uno de ellos fue el titulado “Goodbye Pork Pie Hat” (Adiós Sombrero Pork Pie) que Mingus compuso y grabó en el año 1959 siendo uno de los cortes de su trabajo titulado Mingus Ah Um.

Esta preciosa melodía fue escrita en homenaje al saxofonista Lester Young que había fallecido dos meses antes de la citada grabación.

Lester Young gustaba de ataviarse con un sombrero que los norteamericanos llaman “Pork Pie” debido a la anchura de su ala (y su parecido con el pastel de cerdo), de ahí que Mingus titulara la canción dedicada a su amigo de la forma en que lo hizo.

Seleccionado y comentado por © Luis Escalante Ozalla, 2017
Fotografía: © Herman Leonard (1948)

 

 

 

 

 




23ème Jazz à Vauvert et à Junas (I) (Vauvert, Francia. 2016-07-16) [Conciertos]

  • Fecha:16 julio de 2016
  • Lugar: Arènes de Vauvert
  • Grupos:
    Emile Parisien Quartet (sin Emile Parisien)
    Julien Touéry, piano
    Ivan Gélugne, contrabajo
    Julien Loutelier, batería y percusión
    Eric Séva Nomade Sonore Quartet
    Eric Séva, saxo soprano y tenor
    Daniel Zimmerman, trombón
    Bruno Schorp, contrabajo
    Matthieu Chazarenc, batería
    Richard Galiano New Musette Quartet Invite Philip Catherine
    Richard Galiano, acordeón y acordina
    Philip Catherine, guitarra
    Philippe Aerts, contrabajo
    Hans Van Oosterhout, batería

 

 

Comentario:

Este verano de 2016, la pequeña población de Junas ha celebrado su 23º Festival de Jazz, y el segundo, desde el año anterior, que aúna esfuerzos con la de Vauvert, incrementado el número de conciertos.

Las dos poblaciones están distanciadas en unos 20 km, separadas de forma asimétrica por el eje de la transitada autopista A9 y a su vez, casi, equidistantes de Nimes y Montpellier.

El festival se celebró del jueves 14 de julio al sábado 16 en Vauvert y del martes 19 al sábado 23 en Junas.

Iniciamos nuestro recorrido particular, el sábado 16 de julio, en la pequeña plaza de toros (“Arénes”) de Vauvert (población cercana al “Étang du Scamandre” con su recomendable “Centre de Découverte” homónimo), donde a las 21:00 daba comienzo a la tripleta nocturna.

01_Plç d Brs (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Tres, máximo cuatro con la presente, han sido las ocasiones en que el que suscribe ha entrado en una plaza de toros, siempre para una causa más ética y estética que la de maltratar, torturar y matar a una res con cuernos, entre los gritos y los jaleos de los presentes. En todas las ocasiones la responsable fue la música y no precisamente la taurina.

La primera ocasión fue en la de Figueres (Girona), en el agosto de 1974, para la actuación de la singular y legendaria banda francesa Magma dirigida por el baterista Christian Vander. Cinco años después, a mediados de julio de 1979, en la Monumental de Barcelona para presenciar el programa triple, protagonizado por el grupo Dolores con Camarón de la Isla; Weather Report con Erskine, Pastorius, Shorter y Zawinul -pocas semanas después publicarían el álbum doble “8:30”-; y como cierre del programa el cuarteto liderado por Stanley Clark y Jeff Beck.

En Vauvert la triple propuesta se denominaba “La soirée des Musiciens Spédidam” (Sociedad fundada en 1959, para la gestión colectiva de los derechos de la propiedad intelectual de los artistas e intérpretes, en la actualidad cuenta con más de 34.000 asociados). Una velada concebida desde la complejidad más actual de línea estricta hasta una tradición plenamente vigente y no menos exigente.

02_ml Prsn 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

La obertura le correspondió al trío de Emile Parisien quartet, trío y no cuarteto, al estar el saxofonista retenido en Estambul como consecuencia del reciente “intento” de golpe de estado en Turquía.

03_ml Prsn 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Ofrecieron un concierto preñado de contemporaneidad, compleja y de máxima atención, en la cual resultaba prácticamente imposible discernir entre las partes de composición previa o escrita y las improvisaciones, o composición in situ, en una remarcable simbiosis. Un constante juego de timbres, texturas, colores y dinámicas formalizadas en perfecta combinación, entendimiento e intuición. Concentración y escucha máxima entre los tres músicos: el piano preparado, y no, de Julien Touéry, el contrabajo de Ivan Gélugne y la batería y percusiones de Julien Loutelier.

04_ml Prsn 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Un concierto notable de un trío que funciona perfectamente como tal, pero a pesar de ello con la pega, nada menor, de pensar qué hubiera podido ocurrir sin la falta del saxofonista, uno de los “enfants terribles” de la actual escena jazzística francesa.

05_ml Prsn 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Como consuelo, si ello es factible, recordar la actuación del cuarteto en la “Saison Jazzèbre” de marzo de 2015, en la Universidad de Perpiñán, unas de las primeras, si no la primera, con el actual baterista, o en la más lejana primera edición de “Têtes de Jazz” de la Ajmi de Avignon, todavía con el batería Sylvain Darriforcq. Como último recurso escuchar las dos últimas grabaciones de la formación, Chien Guêpe (2012) y Spezial Snack (2014), no en vano en ellas se encuentran buena parte de las materias primas con la que conformaron la actuación en las “Arénes”.

06_ml Prsn 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Aunque, como suele decir Agustí Fernández, “una grabación no deja de ser un archivo de algo que fue, la música, siempre que se pueda, en directo”. Muy especialmente cuando los músicos tienen los mimbres adecuados y saben urdirlos como los del trío citado.

07_rc Sv 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

El segundo concierto de la jornada correspondió al cuarteto del compositor y saxofonista Eric Séva, que presentó su último trabajo discográfico Nomade Sonore (2015), tercer trabajo a su nombre. Anteriormente había publicado Espaces croisés (2009) y Folklores imaginaries(2005), tres títulos que por sí solos evocan sus coordenadas musicales.

08_rc Sv 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

La portada del desplegable de su último trabajo la ocupa una caricatura del dibujante Cabu, con el título que abre el CD “Graffiti celtique” y el tema “Cheeky Monkey”, que lo cierra, está dedicado al espíritu Charlie Hebdo y a las doce personas que perdieron sus vidas el 7 de enero de 2015.

09_rc Sv 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Una propuesta que podría encuadrarse en un concepto de folk amplio y variado entrecruzado con el jazz y la improvisación, más una pequeña concepción próxima a la música de cámara, todo aunado de forma coherente y sutil, con un manifiesto gusto por las concepciones melódicas, con elementos cantábiles y danzantes.

10_rc Sv 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Un cuarteto que viene trabajando desde hace tres años, sin piano ni guitarra, en el cual destacaríamos el trabajo de grupo y, especialmente, las aportaciones del trombonista Daniel Zimmerman.

Una formación que por su sonoridad y temática bien podría desenvolverse por terrenos próximos al quinteto Horizons del trombonista Gueorgui Kornazov’s (con Emile Parisien y Manu Codjia –presente en Junas-).

11_rc Sv 4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

De los temas interpretados destacaríamos “Rue aux fromages” de dinámica jazzística próxima a Mulligan, el danzante y vitalista “Karma”, así como el que da título a su reciente trabajo discográfico.

La noche la cerró, de forma totalmente brillante, el acordeonista Richard Galiano con la propuesta New Musette quartet invite Philip Catherine.

12_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Hace ya un cuarto de siglo, exactamente en 1991, Galiano y Catherine con Aldo Romano y Pierre Michelot publicaron New Musette en el sello Label Blue, del cual, en Vauvert, sólo interpretaron “Gisèlle”.

13_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

La propuesta anduvo de forma variada y seleccionada con gusto por el tango, musette, música brasilera y homenajes/recuerdos explícitos, “Waltz for Nicky”, “Laurita”, “La liberte est una fleur”, “Tango pour Claude (Nougaro)”, “Bébé” de Hermeto Pascoal –a trío sin Catherine-, “Libertango” con Galiano en solitario precedido por un pasodoble en consonancia con las “Arènes”, “Old folks” –a trío sin acordeón-, para finalizar con el clásico popular de Serge Gainsbourg escrito y compuesto para Juliette Gréco, “La Javanaise”.

14_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Un temario desarrollado de forma contundente, con un Galiano magistral, entregado, dinámico, efervescente y espoleando a sus acompañantes, con un Catherine elegante y melodioso y una rítmica sin perder fuelle a pleno rendimiento.

15_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Galiano a lo largo de toda la actuación articuló su acordeón como si tuviera una densidad cero. Ofreció una clase magistral, dejando claras muestras de su magisterio.

16_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Una noche tan variada como completa, dejando una nueva muestra de la calidad y nivel jazzístico francés así como la amplitud de este gran paraguas que denominamos, de forma demasiado simplificada, con el término “jazz”.

17_Rchrd Gln NM4t (©Joan Cortès)_16jul16_rns_Vvrt

Texto y fotografías: © Joan Cortès, 2016




Zbigniew Seifert, Jean-Luc Ponty, Stéphane Grappelli: más violinistas en MPS. HDO (0046) [Audioblog]

Continuamos repasando grabaciones lideradas por, o con la participación de violinistas en el sello MPS. El polaco Zbigniew Seifert es uno de esos casos habituales de músico de músicos. Fallecido antes de tiempo, en 1979 con 32 años, fascinó con su manera de tocar el violín. En 1976 grabó Man Of The Light en compañía de Joachim Kühn, Cecil McBee, Billy Hart y Jasper Van’t Hoff. Un músico a reivindicar. Stéphane Grappelli y George Shearing se reunieron en 1976, 36 años después de que el violinista contratase al pianista para su grupo. Escuchamos dos temas, sendos clásicos, de la grabación que surgió de esta unión titulada The Reunion. Finalizamos con dos grabaciones de Jean-Luc Ponty: Sunday Walk, de 1967, en la que Ponty contaba con apenas 25 años, grabado en el inicio de su carrera antes de que pasase a ser una figura internacional de primer nivel después de tocar y grabar junto a Frank Zappa, la Mahavishnu Orchestra y Return To Forever de Chick Corea; Open Strings es una grabación de 1971 a nombre del Jean-Luc Ponty Experience, previo a su inmersión en el jazz fusion. En ambas grabaciones los acompañantes son figuras de primer nivel como Daniel Humeir, Niels-Henning Orsted-Pedersen, Joachim Kühn, Wolfgang Dauner, Philippe Catherine, Oliver Johnson y Peter Warren.

© Pachi Tapiz, 2015

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog editado, presentado y producido por Pachi Tapiz.

Zbigniew Seifert_Man of the light_mps Jean-Luc Ponty_Sunday Walk_MPS Jean Luc Ponty Experience_Open Strings_MPS_15343OpenStrings-Cover-300x295 Stephane Grappelli - George Shearing Trio_The Reunion_MPS
 

Los temas, las grabaciones, los músicos

  • “City Of Spring”, “Man Of The Light”
    Zbigniew Seifert: Man Of The Light (MPS, 1976)
    Zbigniew Seifert, Cecil McBee, Billy Hart, Jasper Van’t Hof, Joachim Kühn
  • “Time After Time”, “It Don’t Mean a Thing”
    Stéphane Grapelli & George Shearing Trio: The Reunion (MPS, 1976)
    Stéphane Grapelli & George Shearing Trio: Stephane Grappelli, George Shearing, Andrew Simpkins, Rusty Jones
  • “Sunday Walk”, “Suite for Claudia”
    Jean-Luc Ponty: Sunday Walk (MPS, 1967)
    Jean-Luc Ponty, Wolfgang Dauner, Niels-Henning Orsted-Pedersen, Daniel Humair
  • “Open Strings”
    Jean-Luc Ponty Experience: Open Strings (MPS, 1971)
    Jean-Luc Ponty Experience: Jean-Luc Ponty, Peter Warren, Oliver Johnson, Philip Catherine, Joachim Kühn



Ángel Ontalva: K-Faces Suite – guitar sketches (octoberXart 2014 -orig-, 2015 -reed.digital)

Angel Ontalva K-Faces SuiteÁngel Ontalva lidera el grupo progresivo, RIO, avant-rock y jazz-rock, October Equus desde aproximadamente el año 2006 con cinco trabajos publicados: October Equus, Charybdis, Saturnal, Permafrost y Isla Purgatorio. Al margen su carrera en solitario comprende Land of Rain and Steel, Mundo Flotante y algunas colaboraciones con el percusionista Vasco Trilla como En directo en el Festival L.E.M. o Aceite de perro e incluso con el saxofonista Alfonso Muñoz como Éxtasis y Tormento de Camilla Sodoma entre otros.

Ahora nos presenta un trabajo digital basado en dos guitarras en solitario interpretadas por el mismo y que lleva por título K​-​Faces Suite. Repertorio formado por 13 breves composiciones propias encaradas desde la perspectiva del jazz. De sonido fresco parece arrimarse al cool jazz propuesto en la década de los setenta por artistas como Philip Catherine / Larry Coryell en su obra Twin House o Spaces del propio Larry Coryell o incluso a cosas grabadas en esa década para el sello ECM de Bill Connors (Swimming With A Hole In My Body o Theme To The Guardian), John Abercrombie con Ralph Towner (Sargasso Sea), e incluso yendo más allá a la New Age de guitarristas como Stephen Caudel (Scaramouche).

Bellas armonías arropadas por poéticas estrofas pueblan desde el inicio este viaje sonoro hasta la conclusión. Verbigracia, desde la inicial “Stop poisoning my life” hasta la intensa “Sticks”. Ecos profundos y atmósferas cambiantes en “Deleted”. Swingueante y disonante “Special point”.

K​-​Faces Suite es una invitación a una nueva escucha en un bucle sin fin que tras haber finalizado la primera nos engancha una y otra vez en su frescura de ideas claras e introspectivas. Conceptos definidos y el espíritu de Django Reinhardt en el lejano recuerdo.

Todas las composiciones, grabación, arreglos, masterización, mezclas e interpretación corren a cargo de Ángel Ontalva

© Enrique Farelo, 2015

Ángel Ontalva: K​-​Faces Suite – guitar sketches (octoberXart 2014 -orig-, 2015 -reed.digital)




Alphonse Mouzon: In Search Of A Dream (MPS, 1978 -orig-, 2014 -reed.digital y CD)

15520_Mouzon In SearchJazz rock de primera el que se desgrana en la brillante producción de MPS, grabada en 1977, titulada In Search Of A Dream. El baterista Alphhonse Mouzon está acompañado por una nómina de músicos más que notables: el contrabajista Miroslav Vitous (con quien había compartido participación en Weather Report), el guitarrista Philipp Catherine, y el pianista y teclista Joachim Kühn; también el saxofonista Bob Malik y el pianista Stu Goldberg, que junto a Vitous formaban el grupo de Mouzon en esa época. Los seis músicos van participando en agrupaciones de distinto tamaño: “Playing Between the Beats” es un brillante tema en solitario; “The Light” es una tour de force a medias entre Mouzon y Vitous (que se desdobla en el estudio entre contrabajo y teclados -para apoyar su soberbio solo); no hay piezas en trío, pero sí en cuarteto y quinteto, para lo que entran y salen Catherine y Malik, y se alternan en los teclados / piano Kühn y Goldberg.  A pesar de esa aparente dispersión, los grandes solos y unas composiciones más que notables hacen que no decaiga el interés. Ayudan a ello, además de los dos ya citados,  temas rápidos como la vibrante “The Ram and the Scorpio”, la fusionera “Nothing But a Party” (que comienza con el grupo cantando “Happy Birthday” a Mouzon), o las incursiones en el medio tiempo y las baladas que se dan en “Nightmare”, “Electric Moon”, “Shoreline” o “In Search Of A Dream”. Al contrario de lo que ocurre con alguna otra obra de Mouzon en MPS, In Search Of A Dream es una magnífica muestra de su trabajo como gran baterista.

© Pachi Tapiz, 2014

Alphonse Mouzon feat. Philip Catherine, Joachim Kühn, Stu Goldberg, Bob Malik, Miroslav Vitous: In Search Of A Dream (MPS, 1978 -orig-, 2014 -reed.digital y CD)




Jasper Van’t Hof / Joachim Kühn: Balloons (MPS. 1982 -orig-, 2014 -reed.digital)

Jasper vant Hof - Joachim Kuhn_Balloons_MPSTanto monta, monta tanto Jasper Van’t Hof como Joachim Kühn. Face to Face de dos teclistas, el primero holandés y el segundo alemán.

Balloons es una obra concebida para el enfoque cósmico y el jazz ambient basamentada en los teclados y la ausencia de cualquier otro instrumento que no sea estos.

Jasper Van’t Hof funda el grupo Pork Pie en 1974, junto a Philip Catherine (guitarras), Charlie Mariano (saxos), Aldo Romano (batería) y Jean-François Jenny Clark (bajo). Joachim Kühn fue miembro del grupo Association P.C. de Pierre Courbois entre otros. Jasper van‘t Hof compone “Balloons” para dar título al disco transformándola en una suerte de sonidos electrónicos muy en consonancia con los años 70. Rock progresivo cercano por momentos a Klaus Schulze o incluso a Jean Michel Jarre o Vangelis; al igual que en “Bandundu” (Jasper van‘t Hof) pero con una pincelada final en forma de coros africanos.

“Sunday Afternoon In Bed” (Joachim Kühn) vira su mirada hacia el jazz a través del piano mientras los teclados electrónicos cubren los espacios en blanco.

En “Cheops” (Jasper van‘t Hof) vuelve a asomar la sombra del griego Vangelis mientras el piano suena rotundo y majestoso a la par que elegante. “Sushi” lleva la firma de Joachim Kühn y en ella ambos pianistas se buscan e interactúan con precisión matemática pero desde la perspectiva poética que finaliza en ruptura free jazz.

“Ghost Guest” (Jasper van‘t Hof) es una breve pieza electrónica muy del gusto, afinidad y sonido del sintetizador de Chick Corea.

© Enrique Farelo, 2014

Jasper Van’t Hof / Joachim Kühn: Balloons (MPS. 1982 -orig-, 2014 -reed.digital)




Brussels Jazz Marathon: el bullicion nacional (Bruselas, Bélgica, 25/27-V-2012)

  • Fecha: 25 al 27 de mayo de 2012.
  • Lugar: Bruselas (Bélgica).
  • EL BULLICIO NACIONAL

    Con nombres como Philip Catherine, Jef Neve, Pascal Schumacher, Manu Hermia, Lift, Eve Beubens, Maarten Decombel, Bart Defoort, Rêve d’Éléphant Orchestra o Moustaches de l’Espace el Brussels Jazz Marathon apuesta de forma clara por el producto nacional, hasta el extremo de diseñar un programa casi en exclusiva con artistas locales. Los pocos grupos internacionales que se dan cita en la capital belga son, además, bandas emergentes de países europeos. No en vano, hasta el año pasado era común la actuación de una banda española, en concreto del grupo vencedor del Concurso de Jazz de Barcelona. No es de extrañar que al periodista ibérico le sorprenda un concepto de festival inconcebible en nuestro país, salvo excepciones, y más cuando encima el Brussels Jazz Marathon goza de una envidiable popularidad, con una Grand Place llena hasta los topes de atentos aficionados y locales de todo tipo —bares, galerías, centros culturales, etc.— ofreciendo música en vivo a destajo, pese a que en muchos de esos lugares suenen en realidad bandas de rock, salsa, música africana y otros derivados propios de muchos certámenes de jazz. Pero las propuestas de jazz siguen siendo las protagonistas de la fiesta, se trate de exquisiteces o de apuestas de dudosa calidad.

    He aquí una pequeña crónica de lo que el enviado especial pudo digerir en tres jornadas de frenética actividad:

    Día 1: Glorias y promesas


    Philip Catherine

     

    Abrió el fuego una gloria nacional, Philip Catherine, que salió a escena flanqueado por un trío base de campanillas. Completaban la banda un bajista y contrabajista discreto y efectivo, Philippe Aerts, un baterista de técnica depurada, Antoine Pierre, y, sobre todo, un pianista soberbio, el italiano Nicola Andrioli, autor de algunos de los mejores momentos de la velada. Como era previsible, Catherine ofreció un repertorio conformado por estándares, en este caso en su mayoría del genial Cole Porter. Piezas como “From This Moment On”, con la que abrió la sesión o “So In Love”, con una sorprendente introducción pseudo-groovera, sonaron remozadas y vibrantes. No faltó una interpretación del popular “Francis’ Delight”, firmado por el compositor belga, y un bello tema del pianista Andrioli, de título “Lost Land”, a modo de bis. Catherine optó por desgranar un repertorio canónico, quizás concesivo, pero con momentos brillantes, como para convencer al más refractario de los aficionados al jazz clásico.

     


    Lift

     

    Antes de la actuación estelar del guitarrista Catherine, abrió la tarde el quinteto Lift, la banda ganadora del bruselense Concours XL Jazz, con un disco en ciernes y una actuación, la temporada pasada, en la barcelonesa sala Jamboree, como se encargó de recordar la presentadora del acto. A medio camino entre el lirismo y la finezza , Lift interpretó un repertorio melodioso, sazonado por la vestimenta que lucían las diferentes piezas, el buen nivel de los instrumentistas y el carácter envolvente de la propuesta. Destacó sobre todo el discurso maduro del joven pianista Dorian Dumont y el fraseo seductor del trompetista Thomas Mayade. Se echó en falta que Emily Allison, la vocalista, que en la mayoría de los temas ejecutaba melodías sin letra, se atreviera a cantar más piezas con letra. Lift, una banda promesa con modos de lo que podríamos calificar de jazz europeo —si es que alguna vez ha existido como tal— regaló al respetable momentos de extrema brillantez, en piezas como “Calidoscope”.

    La tarde-noche finalizó con una sesión de soul-pop edulcorado a cargo de la cantante Jennifer Scavuzzo y su séquito.

    Día 2: del Floreo al Flagey

    Seis de la tarde. Inexplicablemente, en el centro de Bruselas cae un sol más propio del mes de agosto en Barcelona que de la casi siempre nublada Europa civilizada. En la esquina de dos calles cercanas a la plaza de Sainte-Catherine, en una zona de aspecto deprimido, se halla el Floreo, un pequeño café añejo, de los que casi no quedan en Barcelona. En un rincón de ese bar simpático, que cantaría el añorado Ovidi Montllor, se ejercitaba el trío del jovencísimo trompetista Adrien Volant, ante una audiencia informal pero sumamente respetuosa. ¡Qué silencio! ¡Qué envidia en comparación con lo que sucede en algunos de nuestros locales jazzísticos! Instrumentista de factura clásica, Volant se lanzó a la senda del estandarismo, con una ejecución expresiva pero pulcra, elegante y cadenciosa, lejos del aspaviento pero sin renunciar al toque energético. Un equilibrio minucioso en manos, también, de una banda compenetrada y sin instrumentación armónica, en la que sobre todo destacaba el discurso creativo del contrabajista en funciones, Danielle Capucci, puesto que sustituía al titular Hugo Antunes.

     

     

    Casi a la misma hora en que se desgañitaba un rockero tatuado en la popular plaza de Sainte-Catherine, en la otra punta de la ciudad, en el centro cultural Flagey, situado en la también populosa plaza de Sainte-Croix, acontecía uno de los momentos clave del cartel de la edición en curso: un concierto a piano solo del jazzman joven más internacional de Bélgica: Jef Neve. En su día, algún plumilla calificó la música de Neve como “un cruce entre Mozart y Monk”. Más allá de tan socorrida ocurrencia —ya se sabe que todas las comparaciones son, dicen, odiosas, y es por ello que servidor no acostumbra a asociar a ningúnjazzman con otro de su especie—, lo cierto es que la música de Neve destaca —o al menos eso ocurrió ese día— por la profundidad de su fraseo, por el tono entre lírico y misterioso de algunos de sus pasajes, por el carácter evocativo de su discurso. Que me perdonen los menos entusiastas, pero para un servidor fue una delicia asistir a un recital que abrió con un tema arpegiado de aúpa. Siguieron piezas como la balada “Sophia”, “Endles DC” o una magistral versión de “Lush Life”. Fue un set de poco más de una hora, repleto de detalles de orfebrería jazzística, en manos de un pianista, quizás controvertido por el tono excesivamente melodioso de algunas de sus piezas, pero sin duda de largo recorrido. Lo demostró con creces en su sublime piano solo.

    Día 3: el domingo de los Lundis d’Hortense

    Como colofón del certamen, la Grand Place, que el día anterior había sido pasto de propuestas como Da Romeo & The Crazy Moondog Band, en la línea más ortodoxa del jazz fusión, fue el escenario de la selección propuesta por Les Lundis d’Hortense, una muy activa asociación belga de músicos que tanto organiza una gira con jóvenes promesas locales como un curso de verano, o da apoyo al sello Mogno Music. Entre los grupos propuestos por los hortensianos se encontraba el cuarteto del vibrafonista Pascal Schumacher, que se centró en los cortes de su último CD, Bang My Can (Enja). A caballo del ecemismo más placido y el sinfonismo clásico, Schumacher presentó buena parte de su repertorio en forma de una suite en la que se recreaba con tensiones y resoluciones volcánicas. Una banda compacta acompañaba a un músico detallista, capaz de caer en un lirismo a veces plúmbeo, pero también de construir un universo sonoro de majestuosas proporciones.

     

     

    Para poner punto y final a la cita bruselense nada mejor que una banda cuyo nombre, Rêve d’Éléphant Orchestra (la Orquesta del Sueño del Elefante), promete una sesión en las antípodas de la finezza . Tres bateristas, un tubista, un flautista, un trompetista y un guitarrista para una fiesta con ingredientes de jazz de vanguardia, groovebrass band y, directamente, músicas de las llamadas étnicas. Una descarga de adrenalina rítmica con momentos lisérgicos, rasgueos crujientes, melodías bellas, unas veces, laberínticas, otras. Una delicia, vaya.

    Día 4: La digestión

    No hubo cuarto día, sino una necesidad imperiosa del cronista de digerir las múltiples horas en las que había deambulado por una muy mínima parte de las casi 200 actividades que proponía el Brussels Jazz Marathon 2012. Y si bien es cierto que tan alto volumen de citas es indigerible, también lo es que, gracias a esa actividad bulliciosa, el certamen alcanza un nivel de popularidad casi desconocido en estos lares. Porque si bien en muchas ciudades españolas se “respira jazz” durante la celebración de un acontecimiento dedicado a las músicas afroamericanas —por decirlo de algún modo—, también es cierto que en escasas ocasiones se trata de certámenes cuyo singularidad sea la de potenciar el jazz en la vía pública y en salas de pequeño formato, ah, y con casi todo el cartel ocupado por artistas nacionales. Envidia produce la respuesta entusiasta de un público masivo, de lo más variopinto, dispuesto a gozar de una sesión de jazz en vivo. En este sentido a uno le viene a la memoria la experiencia del hoy fenecido Festival Internacional de Dixieland de Tarragona, con una estructura similar al Brussels Jazz Marathon. ¿Se imaginan por un momento una ciudad grande de nuestra geografía con un festival gratuito de casi 200 sesiones de músicos españoles, en 65 locales de pequeño formato y en las plazas y calles más emblemáticas de esa localidad? ¿Quién se atreve?

     

    Texto: © 2012 Martí Farré
    Fotografías: © 2012 Johan Van Eycken



Charlie Mariano con Philip Catherine and Jasper van’t Hof – The Great Concert (Stuttgart, 2008)

Esta grabación, registrada en un concierto celebrado un año antes de la muerte de Charlie Mariano, transmite una vibrante sensación de complicidad entre estos tres músicos que allá por los setenta unieron sus esfuerzos en el grupo de fusión Pork Pie. Si bien el título del disco puede ser pretencioso, la música no lo es en ningún momento, destilando en este inusual trío de saxo, guitarra y piano una conversación relajada y de extraordinaria madurez. Aquí escuchamos a Mariano, a sus ochenta y cuatro años, imprimiéndole a su saxo ese toque feroz que siempre le caracterizó, a un Catherine más cálido de lo habitual y a un van’t Hof que sabe aglutinar el sonido del trío, aunque en algunas ocasiones su teclado puede pecar de efectista. En las seis interpretaciones abundan los solos y los pasajes a dúo destacando especialmente “Randy”, una cálida balada, y la melodiosa “Plum Island”, ambas de Charlie Mariano. Un muy buen concierto liderado por un músico que ya empezaba a despedirse de nosotros.

 

Sergio Zeni

Composiciones: “Crystal Bells” (Charlie Mariano) 9:21, “The Quiet American” (Jasper van’t Hof) 8:33, “Randy” (Charlie Mariano) 12:30, “Mute” (Jasper van’t Hof) 10:48, “L’éternel decir” (Philip Catherine) 10:47.

Músicos: Charlie Mariano, saxofón alto; Philip Catherine, guitarra, Jasper van’t Hof, piano.

Grabado el 2 de mayo de 2008 en Stuttgart, Alemania.
Enja Records, 2009. ENJ-9532 2