1

Dan Weiss: Natural Selectionr (CD. Pi Recordings, 2020) [Disco de jazz] Por Rudy de Juana

Tras el éxito cosechado con Starebaby en 2018, había mucha expectación en torno al nuevo trabajo del baterista y compositor Dan Weiss. El disco, que era una mezcla de metal, música electrónica, e improvisación jazzística, había alcanzado posiciones más que interesantes en los rankings de ese año, incluyendo la siempre influyente Rolling Stone, que afirmó que el de Weiss era un “álbum que crea su propia realidad cinematográfica sónica”, mientras que NPR afirmaba que representaba una “verdadera convergencia entre el sonido pesado y la combustión espontánea”.

Si se han quedado tan patidifusos en eso de la “realidad cinematográfica sónica”, no les culpo… aunque bien visto, ambos tienen razón: la música de Weiss resulta tan arrolladora desde el primer momento que no se puede decir otra cosa. En Natural Selection la impresión se mantiene.

Fiel a sí mismo, nos entrega ocho temas cargados de fusión y surrealismo y en el que se mezclan desde las guitarras eléctricas más pesadas, hasta los saxos más delicados, pasando por sintetizadores, instrumentos de cuerda y “ruidos” que resultan difíciles de identificar.

No está solo en la empresa y junto a Weiss, en “Natural Selection” contamos con la destacada participación de los pianistas Matt Mitchell y Craig Taborn, el guitarrista Ben Monder, y el bajo eléctrico de Trevor Dunn.

El resultado final está en este sentido más cerca de una película de David Lynch que de un disco de jazz, por lo que resulta complicado evaluarlo desde la objetividad. Es un álbum complejo y lleno de sorpresas, de sonidos oscuros y giros copernicanos incluso dentro de los mismos temas. Weiss retuerce los sonidos llevándolos hasta sus penúltimas consecuencias… introduce riffs vertiginosos que no parecen llevar a ningún sitio en concreto, emplea la atonalidad como sonido de fondo de un saxo que parece introducirse en una “melodía clásica”,  o juega con el ruido más descarnado para que nos cueste llegar apreciar correctamente esos sonidos tan cómodos en los que nos queremos quedar.

Y sin embargo, cualquier descripción que se pueda hacer de lo que se escucha en este disco, se me antoja reduccionista. De alguna forma, y un poco “a lo John Zorn”,Weiss juega con categorías musicales propias, creando un universo inventado en el que solo pueden entrar o los iniciados, o aquellos que tengan la suficiente paciencia para darle una segunda, tercera o quinta oportunidad.

Se trata en definitiva, por si no había quedado lo suficientemente claro ya, de un disco difícil de escuchar. No esperéis ninguna amabilidad por parte de Weiss, porque en ese sentido ni está, ni se le espera.

Pareciera en este sentido que el mismo título del disco, “Natural Selection” sea toda una advertencia. Y es que aunque tras escucharlo varias veces reconozco que tiene sus “momentos estupendos”, me sigue pareciendo difícil conectar con su propuesta. Si queréis que os sorprendan…¡no lo dudéis más!

Texto: © Rudy de Juana, 2020. http://www.caravanjazz.es/

David Weiss Starebaby: Natural Selection
Matt Mitchell: piano, Prophet-6
Craig Taborn: piano, Fender Rhodes, sintetizadores
Ben Monder: guitarras
Trevor Dunn: bajo eléctrico
Dan Weiss: batería, tabla, piano, composiciones
Publicado en 2020 por Pi Recodings.

 




Razones para el jazz. Un misil sonoro para poner en órbita una grabación: Tekufah (Electric Masada en At The Mountain Of Madness) [476]

“Tekufah”: un cohete sónico que te pone en órbita nada más comenzar el segundo CD de At The Mountain Of Madness. Live In Europe (Tzadik, 2005. 2CD) de los Electric Masada… o lo que es lo mismo John Zorn, Marc Ribot, Jamie Saft, Ikue Mori, Trevor Dunn, Joey Baron, Kenny Wollesen y Cyro Baptista.

© Pachi Tapiz, 2018




Oscar Pettiford, Bill Evans, Wynton Marsalis: homenajes. HDO (0048)

WP_20151211_003

Oscalypso, Postcard to Bill Evans y (Dance to) The Early Music son, respectivamente, tres homenajes a músicos tan distintos como Oscar Pettiford (por el chelista Erik Friedlander), Bill Evans (por el pianista Bruno Heinen y el guitarrista Kristian Borring), y Wynton Marsalis (por el Nate Wooley Quintet).

Erik Friedlander_Oscalypso_Skipstone Rercords_2015Además de un contrabajista más que notable, Oscar Pettiford también fue chelista. En Oscalypso Erik Friedlander le rinde un homenaje para quitarse el sombrero. La elegancia en los arreglos (incluyendo a Michael Blake doblándose con sus saxos en momentos puntuales), y los magníficos solos de todos y cada uno de los músicos (además de Blake y Friedlander están Trevor Dunn al contrabajo y Michael Sarin a la batería) sirven para reivindicar las composiciones de Pettiford (algunas bien conocidas como “Tricotism”, “Bohemia After Dark”; otras como “Two Little Pearls” y “Cable Car” increíblemente bellas). Todo ello  consigue hacer de Oscalypso una grabación con un señorío intemporal. Uno de esos discos que una vez comienzan a sonar con “Bohemia After Dark” en el reproductor de música, no para hasta que termina con “Sunrise Sunset”.

Bruno Heinen - Kristian Borring_Postcard to BILL EVANS_Babel Label_2015Poco que añadir a la figura de Bill Evans como pianista y compositor a lo ya escrito. El pianista Bruno Heinen y el guitarrista Kristian Borring le rinden un sentido homenaje en Postcard To Bill Evans, en una propuesta que podría hacer pensar en las colaboraciones del propio Bill Evans con  Jim Hall. El grueso del repertorio es de la autoría del homenajeado (“Time Remembered”, “Peri’s Scope”, “34 Skidoo”, “Interplay”, “Five”, “Displacement”, “Show Type Tune”), aunque también hay espacio para una versión del clásico “All The Things  You Are” (en directo, en contraposición al resto del disco que está grabado en estudio), y para el tema compuesto por el pianista del que toma título la grabación. Melodías, interacción… un homenaje que se disfruta de principio a fin.

Nate Wooley Quintet_Dance to the Early Music_Clean Feed_2015(Dance To) The Early Music del trompetista Nate Wooley es un homenaje a Wynton Marsalis realizado por su quinteto, compuesto por Josh Sinton (clarinete bajo), Matt Moran (vibráfono), Eivind Opsvik (contrabajo) y Harris Eisenstadt (batería). Marsalis es muy controvertido como personaje en el mundo del jazz; como músico tiene unas capacidades técnicas innegables; como compositor, es autor de unas cuantas obras nada desdeñables. Al contrario de lo que suele ser habitual en las grabaciones publicadas por Clean Feed, en esta se incluye un texto del propio Wooley razonando las motivaciones por las que ha realizado esta grabación. No diremos aquí aquello de excusatio non petita… Sí añadiremos que Wooley (que arregla todos los temas) y compañía saben llevar esas composiciones a su campo, hacer de ellas unos terrenos de juego en los que tocar como ellos saben hacerlo -de un modo que no tiene mucho que ver con la forma de entender el jazz de Marsalis-, y salir triunfantes del envite, haciendo suyas las creaciones de este. Otro disco para disfrutar.

© Pachi Tapiz, 2015

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog editado, presentado y producido por Pachi Tapiz.

Los temas, las grabaciones, los músicos en HDO

  • “Bohemia After Dark”, “Tricotism”, “Two Little Pearls”, “Oscalypso”
    Erik Friedlander: Tribute to Oscar Pettiford (Skipstone Records, 2015)
    Erik Friedlander, Michael Blake, Trevor Dunn, Michael Sarin
  • “All The Things You Are”, “Peri’s Scope”, “34 Skidoo”
    Bruno Heinen / Kristian Borring: Postcard To Bill Evans (Babel Label, 2015)
    Bruno Heinen, Kristian Borring
  • “For Wee Folks”, “Blues”, “Skain’s Domain”
    Nate Wooley Quintet: (Dance To) The Early Music (Clean Feed, 2015)
    Nate Wooley Quintet: Nate Wooley, Josh Sinton, Matt Moran, Eivind Opsvik, Harris Eisenstadt



INSTANTZZ: The Nels Cline Singers (34è Festival Jazz Terrassa, Nova Jazz Cava. 2015-03-19)

34è Festival Jazz Terrassa

  • Fecha: Jueves, 19 de marzo de 2015
  • Lugar: Nova Jazz Cava (Terrassa)
  • Componentes:
    The Nels Cline Singers
    Nels Cline, guitarras y electrónica
    Trevor Dunn, contrabajo y bajo eléctrico
    Scott Amendola, batería y electrónica
    Cyro Baptista, percusión, voz y electrónica

01_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

02_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

03_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

04_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

05_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

06_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

07_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

08_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

09_NCS (©Joan Cortès)_19mar15_NJC_34FJT_Trr

© Joan Cortès, 2015




The Nels Cline Singers: Macroscope (Mack Avenue Records, 2014)

Online_Review_Nels_Cline_SingersEstamos ante uno de los proyectos de los que podemos escribir en páginas especializadas en jazz o en cualquiera, quizá algo atrevido para la clásica… Lo mismo se debió pensar del Kronos Quartet allá por 1976, un grupo de cámara clásico tocando a gente como Jimi Hendrix. Los de San Francisco, de la Costa Oeste como los Singers, inauguraban la era de la posmodernidad en los cuartetos. A prncipios de los 90, claramente dentro del jazz neoyorquino, Medeski Martin & Wood hacían lo propio sumando cocteleras de estilo que no han dejado de agrandar. Los Singers de Cline también representan esa actitud posmoderna basada en el criterio contrastado, el rigor y la solvencia interpretativa: nada de los residuos que acabaron definiendo esta tendencia.

“Los Cantores” es el proyecto más destacado y longevo de Cline, grupo y planteamiento instrumental multitarea en la que no hay subordinación entre melodía, ritmo, ruido y timbres, pues todos son rangos alternos y alterados por el laboratorio de Cline.  Grupo que es trío “básico” de guitarra, bajo (Devin Hoff es sustituido por Trevor Dunn, una elección de perfil continuista) y Scott Amendola a la batería, que suele gustar de compartir  invitados.  Las claves distintivas en este grupo parten de la disolución activa de las fronteras de estilo (rock, jazz, folk, world music) y se nutren y expresan gracias a una estructura que combina el formato abreviado y el desarrollo inconcluso, jugando con motivos en expansión, relajación y/o saturación. El uso audaz de múltiples efectos y distorsiones y la acumulación de tensiones, atmósferas y timbres punzantes dan lugar a una poética turbadora, sucia y elegante a la vez, que se expresa sin adscripción alguna de lenguaje.

“Canale´s Cabeza” es el tema más enfocado hacia un sonido natural y un fraseo jazzístico. “Respira” marca la tendencia hacia lo afrobrasileño, en combinación Hermeto Pascoal-Caetano Veloso traída por Baden Powell, héroes, nos comenta Cline, de un Brasil que con Baptista, que se sumó sorpresivamente a la gira del grupo presentando este trabajo, toma cuerpo, identidad y selva. Sonido de los 70, ritmos afros y de fusión exuberante a lo Arto Moreira, aquí reproducido por Cyro Baptista. “Red before organge” es como lounge music espacial, “smooth jazz con algo de Jimi Hendrix”, algo como George Benson abducido por el espíritu ruidoso del free jazz… música de un diseño tan sofisticada en sus líneas como sólida: no es plástico. “The Weeding Band” es la pieza más larga que posibilita la construcción ultrasónica de Cline, en un ejerció-síntesis de estilo que los Talking Heads podrían haber hecho, no es rock, no es world music, era otra cosa… ¿art-rock?… pues eso. “Climb Down” es una pieza corta, concentrada en motivos que sugieren (todo es posible en este grupo) el visionario FourthWorld de Eno & Byrne con reminiscencias industriales y viajeras.

El mensaje electróacústico llevado a lo sideral en las manos de Cline abduce al conjunto. El trabajo de Cline sobre la base de una paleta infinita de sonidos, sobre-exposiciones y repeticiones, masas en suspense, melodías aisladas en el silencio o entre decorados enervantes y plácidos, provocan una fantasía instrumental y un prodigio técnico único. Tras The Giant Pin (Cryptogramophone 2004) y sobre todo el insuperable Initiate (CG, 2010) a los Singers de Nels Cline, para soprendernos, sólo les queda caer en el campo magnético de John Zorn y Tzadik (como los Medeski…) en alguna de sus series “radicales” (japonesas o judías).

© Jesús Gonzalo, 2014

The Nels Cline Singers –Macroscope

Músicos: Nels Cline (guitarra, elec.), Trevor Dunn (bajo), Scott Amendola (batería), colaboran Zeena Parkins, Cyro Baptista, Yuka Honda, Cibo Matto.

Composiciones: “Companion Piece”, “Canales’ Cabeza”, “Respira”, “Red Before Orange”, “The Wedding Band”, “Macroscopic”, “Climb Down”, “Seven Zed Heaven”, “Hairy Mother”, “Sascha’s Book of Frogs”.

Mack Avenue Advance-MAC 1085ADV




The Nels Cline Singers: Macroscope (Mack Avenue Records, 2014)

Macroscope_12Jkt_collated copyNels Cline es uno de los guitarras más interesantes de la actualidad. Es más que probable que su pertenencia a Wilco oculte su amplia carrera jazzística. Su versatilidad lo coloca en un terreno muy interesante para los oídos ávidos de nuevos sonidos, apunten estos al jazz o al rock. Macroscope, quinto CD de los Nels Cline Singers, está construido a partir de unas magníficas composiciones. La base es el trío que completan el baterista Scott Amendola y el bajista Trevor Dunn, que se amplía puntualmente con la colaboración de Yuka Honda (Yoko Ono), Cyro Baptista, Josh Jones y Zeena Parkins (Bjork). La variedad es la característica principal de la forma de tocar y componer de Cline. En «Companion Piece» pasa de aires jazz clásicos a finalizar en un solo explosivo, puro rock. En “Red Before Orange” la placidez lounge inicial termina en un guiño hendrixiano. La extensa “Seven Zed Heaven” los lleva a los terrenos de los Weather Report y el jazz-rock de los 70’s. “Climb Down” es intensa, por momentos puro ritmo sin melodía. Aires brasileños, orientales, country o composiciones angulosas son otros de los ingredientes de un CD a tener en cuenta. ¡Hay vida para Nels Cline más allá de Wilco!

© Pachi Tapiz, 2014

The Nels Cline Singers: Macroscope (Mack Avenue Records, 2014)

Crítica publicada en el número 316 de la revista Ruta 66 de junio de 2014




Erik Friedlander: Nighthawks (Skipstone, 2014)

Erik Friedlander NighthawksErik Friedlander se estrenó con la formación con que ha grabado Nighthawks en 2011 con Bonebridge. Tal y como ocurría con esta grabación, por encima de las distintas influencias que aparecen en cada uno de los temas, hay cuatro grandes músicos (Doug Wamble a la guitarra, Michael Sarin a la batería, Trevor Dunn al contrabajo y Friedlander al chelo), y sobre todo unas muy buenas composiciones de Erik Friedlander.

El cuadro de Edward Hopper “Nighthawks” (“Noctámbulos” en español) es el que da título a un  CD en el que no sólo se homenajea al cuadro en cuestión y a las sensaciones que transmite, sino que también hay una referencia directa a su autor con el tema de aire country “Hopper’s Blue House”, en la que Erik Friedlander utiliza varias pistas para crear un magnífico apoyo con su chelo, contraponiendo el pizzicato y el empleo del arco. La variedad en las referencias es notable. “26 Gasoline Stations” parece escrita para una película de cine negro. “Clockwork”, a medio tiempo, tiene un swing directo, y una magnífica combinación entre los cuatro instrumentistas. “Sneaky Pete” (no confundir con el tema que abría el LP Sonic Boom de Lee Morgan) es una pequeña joya que puede traer a la memoria la música de Bill Frisell. Otra referencia, Pat Metheny, también hace acto de presencia en la melancólica “Nostalgia Blindside”. “Carom” es un tema intenso y nervioso que a lo largo de su desarrollo alterna referencias sonoras al Oriente Medio y a Sudamérica, mientras que “One Red Candle” es un tema lleno de quietud y nocturnidad. El country está nuevamente presente en “Poolhall Payback”, mientras que “The River” es un tema que comienza a medio tiempo con aromas a fusión en el que se maneja y resuelve la tensión de un modo magnífico.

© Pachi Tapiz, 2014

Erik Friedlander: Nighthawks (Skipstone, 2014)




Tomajazz recomienda… un tema: “Tekufah” (Electric Masada, 2005)

Electric Masada At The Mountain Of MadnessSi quince años no es nada, diez son algo menos. Allá por 2004 el hiperactivo John Zorn estaba haciendo ruido con la formación Electric Masada. Su objetivo era continuar trabajando con la música del cuarteto que tantas grabaciones y buenos momentos dejó en su camino. Esta formación era un super grupo integrado por músicos en su órbita: Joey Baron (que junto a Zorn eran los únicos músicos integrantes del cuarteto Masada), Marc Ribot, Jamie Saft, Ikue Mori, Kenny Wollesen, Trevor Dunn, Cyro Baptista. De esa gira apareció un doble CD publicado, cómo no, en Tzadik. Allí se recogían dos conciertos, uno grabado en Moscu y otro en Ljubliana. El nivel de ambos rozaba la excelencia, aunque sin duda alguna “Tekufah”, el tema de casi dieciocho minutos que abría la cita en la ciudad de la antigua Yugoslavia, es uno de esos momentos que intensidad mediante, quedan grabados con letras de oro en cualquier discoteca.

© Adolphus van Tenzing, 2014

Electric Masada: At the Mountain of Madness (Tzadik, 2005; 2CD)
Con John Zorn, Marc Ribot, Ikue Mori, Jamie Saft, Kenny Wollesen, Joey Baron, Trevor Dunn, Cyro Baptista.




Improvisación y rock, folk, jazz y aledaños (Ruta 66)

ruta291El cuarteto británico Fourth Page se ha estrenado en 2011 con dos grabaciones: Along the Weak Rope (For Wind) y Blind Horizons (Leo Records). El cuarteto (voz y guitarra acústica, piano, bajo y batería) trabaja a partir de unas improvisaciones que se transforman en canciones, o canciones con una base improvisada. El krautrock, el folk, la improvisación libre y el jazz son los elementos que aparecen en las dos grabaciones, ambas registradas en directo. Los integrantes del trío australiano The Necks se mueven en solitario por los terrenos de la libre improvisación, el jazz de vanguardia y el rock. En Mindset (ReR Megacorp) se despachan con dos largos temas (ambos por encima de los 20 minutos). En ambos el trío (Chris Abrahams al piano, Lloyd Swanton al contrabajo y Tony Buck en batería, a lo que añaden algo de electrónica) crea una estructura rítmica sobre la que los músicos van depositando distintas capas de sonidos que no varían demasiado entre sí, pero que son capaces de mantener la tensión en la escucha y crean una sensación hipnótica. Resulta sobresaliente su capacidad de trabajar tanto a un gran nivel energético en “Rum Jungle”, como de bajar la intensidad en el onírico “Daylights”, logrando mantener el interés del oyente. Knife, Fork and Spoon (Leo Records) del trío italiano Swedish Mobilia se mueve a medio terreno entre la libre improvisación y el rock (la formación es de guitarra eléctrica, bajo y batería, empleando los tres músicos la electrónica en vivo). Los diez temas que componen su estreno discográfico hacen uso de riffs. También dejan que la batería se mueva con total libertad y que su misión no sea marcar el ritmo, que un loop sea el esqueleto sobre el que los 3 músicos construyen sus improvisaciones, que su música muestre unos pasajes vagos y etéreos, o que muestren su potencia cual power trio. De todo ello hay en su más que interesante puesta de largo discográfica. Bonebridge (Skipstone Records) del chelista Erik Friedlander supone su acercamiento al rock sureño, el blues y el country. Tanto Friedlander como Trevor Dunn (bajo) y Michael Sarin (batería) son bien conocidos en la escena más interesante del jazz neoyorkino de los últimos años, aglutinada en parte en torno al heterodoxo John Zorn. Sin embargo Bonebridge más que un disco de jazz o de otros géneros es un disco de grandes composiciones, todas ellas de Friedlander. En él van apareciendo las influencias citadas anteriormente. Además de las referencias en general, se incluye un homenaje explícito a los Allman Brothers, temas con un swing contagioso y también alguna preciosa balada. En el resultado final resulta imprescindible la participación del cuarto componente del grupo, el más que competente guitarrista Doug Wamble.

© Pachi Tapiz, 2012

 Publicado en el número 291 (marzo de 2012) de la revista Ruta 66.




Erik Friedlander: Bonebridge (SkipStone Records, 2011)

friedlander_bonebridgeBonebridge es la nueva formación de Erik Friedlander. Un cuarteto en el que al chelista le acompañan el guitarrista Doug Wamble, el contrabajista Trevor Dunn y el baterista Mike Sarin. Su estreno homónimo es además de la inmersión de Erik Friedlander en el rock sureño, el country y el blues (lo que también se podría denominar americana), un disco de grandes composiciones. El chelista es el autor de los nueve temas. Entre ellos destacan “Beaufain Street” con su referencia a los Allman Brothers, “Transpontine” con su aire country, la preciosa balada “Caribou”, el swingueantemente contagioso “Tabatha”, o el lírico “Down At Bonebridge”. En el buen resultado final tienen una enorme responsabilidad los cuatro músicos. Erik Friedlander está soberbio con su chelo. Mike Sarin y Trevor Dunn están en su nivel habitual, mientras que el guitarrista Doug Wamble se adapta a este trío de primeras figuras de la escena neoyorkina, cumpliendo perfectamente con su papel de guitarrista.

© Pachi Tapiz, 2012

Erik Friedlander: Bonebridge

Erik Friedlander (violonchelo), Doug Wamble (guitarra), Trevor Dunn (contrabajo), Mike Sarin (batería)

1. “Low Country Cupola” 06:09 2. “Beaufain Street” 04:06 3. “Transpontine” 05:38 4. “The Reverend” 06:05 5. “Caribou Narrows” 07:19 6. “Tabatha” 04:56 7. “Hanky Panky” 06:26 8. “Bridge To Nowhere” 02:00 9. “Down At Bonebridge” 06:02
Todos los temas compuestos por Erik Friedlander

Publicado en 2011 por Skipstone Records. SR 010. www.skipstonerecords.com




Mary Halvorson: una guitarrista para el futuro

Con menos de 30 años la guitarrista Mary Halvorson se ha convertido en una acompañante inseparable de Anthony Braxton durante los últimos años al igual que sucediera en la década de los ochenta con la pianista Marylin Crispell. Junto al trompetista y cornetista Taylor Ho Bynum ha participado en grabaciones y conciertos de Braxton en trío (con el Diamond Curtain Wall Trio), cuarteto, septeto (Ghost Trance Acelerated Music Project) y también con el 12+1 tet. Sin embargo, no sólo está involucrada en el universo de Braxton y las Ghost Trance Musics.Una de sus primeras referencias en la guitarra eléctrica fue Jimi Hendrix. Entre su maestros están el guitarrista Joe Morris, así como Braxton en la Universidad Wesleyana. Por estos motivos no debiera resultar extraño que participe en el trío de rock People junto a Kyle Forester y Kevin Shea, o que con la violista Jessica Pavone mantenga desde hace tiempo un dúo orientado hacia la música contemporánea y la improvisada. Además participa en distintos grupos: el trío y el sexteto (que cuenta con dos discos grabados) de Taylor Ho Bynum, el trio Convulssant de Trevon Dunn o el septeto Adobe Probe de Tim Berne, entre otros. Un currículum ciertamente interesante.

En 2008 Firehouse 12 publicaba Dragon’s Head. En la primera grabación de su trío le acompañaban Ches Smith (batería) y John Herbert (contrabajo). Esta grabación contenía diez temas compuestas específicamente para esta formación. Un hecho muy interesante es que Halvorson permitía observar su proceso compositivo al indicar el orden en que compuso cada una de las piezas. El resultado es uno de los mejores discos que se ha publicado en el pasado 2008, con una Halvorson mostrando su lado más jazzístico hasta el momento, pero sin dejar por ello de sonar de un modo absolutamente personal y con un estilo que comienza a ser plenamente identificable. Un aspecto muy particular es su sonido. Como ella misma comentaba en la entrevista publicada en el número 300 de la revista Wire, “el contrabajo ha sido siempre mi instrumento favorito y me agencié la guitarra más grande de madera que pude encontrar para sonar como un contrabajista”.

Con sólo 28 años, Mary Halvorson ya se ha convertido en una figura a la que habrá que seguir muy de cerca.

© Pachi Tapiz, 2009

Fotografía tomada en octubre de 2007 el concierto de Anthony Braxton Diamond Curtain Wall Trio en el CMU San Juan Evangelista de Madrid: © Sergio Cabanillas, 2009

Mary Halvorson Trio Dragon’s Head (Firehouse 12 records. FH12-04-01-007)