image_pdfimage_print

Imagínense la siguiente situación: un concierto de jazz por un quinteto de músicos norteamericanos y japoneses. Un concierto programado para la clausura de la quinta edición de un festival de jazz. En plena actuación se presentan dos miembros de la Guardia Civil debido a la denuncia de uno de los asistentes al concierto. El motivo, que el grupo no está tocando jazz, sino música clásica contemporánea, la cual le estaba contraindicada. Pero imaginemos más. Ante la situación el señor Alcalde acude a conversar con los agentes del orden y la ley, y en medio del diálogo uno de los guardias civiles sentencia que, efectivamente, el denunciante tenía razón, que lo que los músicos estaban interpretando no era jazz.Tal situación, propia de un film de Berlanga, no está extraida de ninguna película, novela o guión. Todo esto tuvo lugar el pasado lunes 7 de diciembre, en plena actuación de Larry Ochs Sax & Drumming Core, programada dentro de la V Edición del Festival de Jazz de Sigüenza. Afortunadamente todo quedó en la denuncia y la correspondiente reclamación, unido al asombro de los músicos, organizadores y asistentes, ya que el concierto se pudo celebrar sin ningún tipo de problema. Así que, señores programadores, aquí va un aviso a navegantes: mucho ojo con lo que vayan a programar en los próximos festivales, no sea que algún espectador indignado les envíe a la BPMOJ (Brigada Para el Mantenimiento de la Ortodoxia Jazzística).

Texto: © Pachi Tapiz, 2009
Fotografía: Larry Ochs. © Sera Martín, 2009

Agradecimientos a Arturo Mora y a Fernando Ortiz de Urbina

Más sobre Larry Ochs Sax & Drumming Core: https://www.tomajazz.com/web/?p=2975(Reseña de Stone Shift)