Camello de Troya

Camello de Troya, por Sergio Cabanillas

Coloquio con Ramón García y Walter Lusarreta por Sergio Cabanillas, Enrique Farelo y Carlos Lara. 19 de Noviembre de 2009, 17’00h., emisión en directo del programa Universos Paralelos, Onda Verde Madrid 107.9 FM.

 

Camello de Troya
Camello de Troya

 

SERGIO CABANILLAS: Habladnos del origen de la banda.

RAMÓN GARCÍA: En realidad surgió de reunirnos para tocar temas originales. Este mismo cuarteto trabajábamos haciendo amenizaciones y fiestas de empresa, de modo que acostumbrados a tocar juntos, empezamos a traer música original, sobre todo Walter y yo… básicamente fue así.

SERGIO CABANILLAS: ¿Cómo os conocisteis los cuatro?

WALTER LUSARRETA: ¿En qué año fue?¿Fue en el 2002? No es que lo tengamos apuntado… ¿Fue en 2002 cuando empezamos a juntarnos?¿En 2003?

RAMÓN GARCÍA: No, en 2005…

WALTER LUSARRETA: ¿Ves? Así estamos… (risas). 2005, bien. Yo había tenido un primer contacto con Ramón para ver si quería que tocáramos juntos, porque me habló de él Lucas Fuentes, un baterista. Después de eso pasó un montón de tiempo hasta que volvimos a vernos y ahí conocimos a Gerardo y a Gonzalo. Yo los conocí a través de Julio Botti, un saxo tenor argentino que vino aquí. A partir de aquí empezamos a juntarnos. La verdad es que no hubo un momento de nacimiento definido de la banda, sólo empezamos a quedar para tocar, y luego fueron apareciendo los temas…

RAMÓN GARCÍA: De hecho, tuvimos que elegir el nombre in extremis, porque estaban a punto de imprimir los libretos en la discográfica, y así fue. Realmente no teníamos ni un nombre…

WALTER LUSARRETA: No, y, definitivamente, no somos buenos para eso. Estuvimos dos años con reuniones… largas reuniones (risas)… nombres delirantes que no vamos a traer a colación…

 

Gonzalo Maestre
Gonzalo Maestre

 

SERGIO CABANILLAS: ¿Más delirantes que Camello de Troya?

RAMÓN GARCÍA: Sí, mucho más. Esto es lo más razonable que conseguimos (risas).

WALTER LUSARRETA: Incluso llegó a proponerse uno que era “Loca como tu madre” (risas), para que veas hasta dónde habíamos llegado ya. De todos modos, Camello de Troya nos pareció el mejor de todos.

SERGIO CABANILLAS: ¿Ese nombre fue algo espontáneo o está basado en experiencias vitales?

RAMÓN GARCÍA: No, hay un tema mío que se llama “Camello De Troya”. En casi todos mis temas los títulos son autobiográficos: algo que me ha pasado, mis pensamientos o mis ideas. Éste se debe a un local que había para tocar que iba de camellos, con mucho narcotráfico. Un buen día fue la policía y lo cerraron. Después lo volvieron a abrir con otros dueños y cambió todo el panorama. Entonces pensamos “ahora sí que vamos a tocar ahí”. Tocamos dos veces y después nos echaron (risas).

SERGIO CABANILLAS: ¿Y Troya?

RAMÓN GARCÍA: Eso es porque siempre hace falta que alguien esté dentro del circuito, que tire de ti y puedas entrar, porque es muy difícil entrar en el circuito para tocar. Siempre tocan los mismos, de modo que si hay alguien dentro, existe la posibilidad de que puedas entrar. De ahí lo del Camello de Troya.

 

Ramón García
Ramón García

 

SERGIO CABANILLAS: ¿Cuál fue el primer contacto con los dos rítmicos?

WALTER LUSARRETA: Yo creo que una característica general del grupo es que casi todos somos un poco reservados -excepto Gerardo, que no para de tocar-; la mayoría ha estado por un tiempo o casi siempre apartados por alguna razón, cada uno por sus razones. Eso hizo que durante un tiempo nos juntáramos mucho a tocar. Incluso un par de veces por semana, lo que aquí es mucho. Es difícil quedar con gente y mantener una regularidad de ensayo para buscar un sonido… o lo que quieras buscar. Yo recuerdo haber conocido a Gonzalo y a Gerardo con Julio Botti. Ellos tenían un trío con el que tocaban a menudo en un bar, todos los martes estaban allí. Una vez me invitaron a tocar con ellos, y allí los conocí.

RAMÓN GARCÍA: Fue casi simultáneo. Yo los conocí en una amenización, de ésas que salen de un día para otro, que uno tiene que llamar por teléfono a lo loco para ver a quién consigue, y aparecieron ellos dos.

 

Gonzalo Maestre
Gonzalo Maestre

 

CARLOS LARA: Tras grabar el disco ¿cómo lleváis el tema de presentarlo en directo, o el hecho de no poder tocar con más asiduidad?

WALTER LUSARRETA: Bueno, no voy a dar ninguna noticia, porque calculo que todos los grupos hablarán más o menos de lo mismo, de que hay una gran dificultad de mantener proyectos, que hay pocos canales de difusión de lo que uno hace, que es complicado entrar en festivales… es complicado cobrar los festivales (risas). Pero nosotros somos un grupo que ha pervivido bastante, desde el 2005 que venimos tocando. El problema es que no habíamos grabado hasta ahora, y ahora quién sabe lo que puede pasar en adelante, nadie lo tiene muy claro. Yo lo que sé es que en breve me tengo que ir a Argentina un tiempo, de modo que va a haber un descanso con el grupo.

ENRIQUE FARELO: Sois asiduos de los clubes de la capital, y también sois originarios de Venezuela y Argentina. ¿Cómo responde el público de Madrid a vuestra música respecto a otros públicos?

RAMÓN GARCÍA: Es complicado, porque te puedes llevar muchas sorpresas. Hemos tocado en lugares donde se acerca gente y dice “jamás había venido a un sitio a escuchar jazz y me ha encantado”, pero por otro lado nos han echado directamente de muchos lugares donde hemos tocado porque al responsable le parecía muy extraño lo que hacemos. Uno no sabe a qué atenerse, te puedes llevar muchas sorpresas.

ENRIQUE FARELO: Hablando de los clubes, parece ser que el nuevo disco se iba a presentar en la sala Colonial Norte, y el lugar fue precintado por el ayuntamiento ese mismo día.

 

Walter Lusarreta
Walter Lusarreta

 

SERGIO CABANILLAS: …creo que fue algo así como el 2 de Diciembre de 2008.

WALTER LUSARRETA: …sí, es cierto, creo que fue el 2 o el 3.

RAMÓN GARCÍA: Fue algo muy extraño, a mí me dejó marcado. Estaba preparado para cualquier cosa, excepto para eso. Yo estaba entrando al lugar con los instrumentos, y me crucé con la policía. Si la prueba era a las 7 de la tarde, a las 6:45 estaba saliendo la policía, y cuando llegué arriba en el ascensor, me dijeron que el local estaba precintado.

WALTER LUSARRETA: En ese momento hubo moda de cerrar locales, y realmente eso es todo un tema. En el caso del Bogui, lo cerraron por la música en vivo, y no por la discoteca, que es lo que más sonaba, y tampoco digo con esto que cierren las discotecas y dejen abiertos sólo los lugares de música en vivo. Es extraño cómo puede molestar tanto la música en vivo, son todo trabas. Yo he tenido la oportunidad de tocar en varios locales, y la denuncia de un vecino que ese día no estaba de humor provoca la suspensión de un evento, o incluso que no se pueda volver a programar música en ese lugar. Por lo que tengo entendido, la legislación en ese sentido es bastante ambigua, de modo que la gente que cree que puede ofrecer conciertos tampoco está nunca con todas las de la ley.

RAMÓN GARCÍA: Por un lado entiendo a los dueños de los locales. Casi ninguno de ellos, a pesar de llevar algunos casi treinta años funcionando, tiene licencia, entonces es normal que no apuesten por la música en directo porque se la están jugando. Por otro lado, el ayuntamiento no se lo pone fácil. Habría que ser claro, regularlo y que la gente tenga su licencia y pueda tener música en directo.

WALTER LUSARRETA: También entiendo que hay vecinos que viven en zonas en las que debe ser una faena no poder dormir nunca…

RAMÓN GARCÍA: Sí.

 

Gerardo Ramos
Gerardo Ramos

 

WALTER LUSARRETA: Tengo la idea de que hay bastante dinero que se gasta en política cultural por la cantidad de festivales de jazz que veo, que es increíble. También podría aprovecharse para subvencionar a los locales y acondicionarlos para que no molesten a nadie más, y que se mantenga un tejido cultural en la ciudad, que es lo que al fin y al cabo va a hablar de la cultura de la ciudad, y no sólo las grandes figuras que vengan de fuera. Hay que compatibilizar esas dos cosas.

RAMÓN GARCÍA: Sí, tiene que haber un mejor equilibrio con respecto a eso.

WALTER LUSARRETA: Debe haber un apoyo a la actividad musical de la zona que se enriquezca con la gente que venga de fuera.

SERGIO CABANILLAS: Claro. No sirve de mucho un gran evento anual si el resto del año la ciudad está muerta, y si en vez de facilitar los medios se cierran clubes como Bogui o Colonial Norte, aunque éste último ya recuperó su actividad…

WALTER LUSARRETA: Sí, pero no programa conciertos.

ENRIQUE FARELO: Respecto al disco, parece haber ciertos reflejos del jazz-rock, de los que la guitarra es bastante responsable. ¿Cuáles son tus influencias dentro de este ámbito para que en el disco suenen temas como “Golf Killers”?

RAMÓN GARCÍA: En realidad, el hecho de que suene a jazz-rock o utilice guitarra con distorsión es nuevo para mí. No estaba acostumbrado ni a escribir este tipo de temas ni a sonar con esa agresividad, yo venía de otra escuela. En cuanto a influencias, desde Montgomery, Jim Hall, Frissell, Metheny, Mike Stern, Scofield… toda esa gente. También me han influido mucho mis maestros Gene Bertoncini y Ben Monder, con quienes estudié en Nueva York.

 

Ramón García
Ramón García

 

SERGIO CABANILLAS: En este disco yo escucho bastante a Scofield, a quien mencionas en sexto lugar. De hecho, escucho bastante a Scofield con Lovano en la época de la Blue Note.

RAMÓN GARCÍA: No es algo intencionado pero…

WALTER LUSARRETA: Habrá de todo ahí. Habrá gente que vea otras cosas también, pero por el tipo de sonoridad, puede acercarse a eso, el cuarteto tiene esa forma. A mí, Lovano me gusta mucho, pero… ojalá tuviera algo de Lovano (risas).

CARLOS LARA: ¿Qué porcentaje de improvisación hay en el disco respecto a la parte escrita y ensayada a la hora de grabar?

WALTER LUSARRETA: La verdad es que hemos hecho un trabajo previo, empezando por los años que venimos tocando juntos. Improvisación hay mucha dentro del disco, pero también hace mucho que tocamos juntos, y antes de meternos al estudio nos juntamos en su sala y grabamos durante dos o tres días, un fin de semana entero unas diez horas diarias, una locura, y grabamos muchos temas. Yo creo que eso sirvió mucho a la hora de ir al estudio. Allí, grabamos en un día y en otro mezclamos.

SERGIO CABANILLAS: …como los buenos…

WALTER LUSARRETA: …como los pobres (risas).

 

Ramón García y Walter Lusarreta
Ramón García y Walter Lusarreta

 

SERGIO CABANILLAS: Hombre, para tener una toma correcta de cada tema en una sola sesión de grabación, hay que traer los deberes hechos de casa.

RAMÓN GARCÍA: …sí, cuando fuimos al estudio lo teníamos bastante claro, no había nada al azar, los cabos estaban bastante atados. Ya teníamos el sonido claro, al igual que otras muchas ideas.

SERGIO CABANILLAS: Hablabas de un cambio de escuela respecto a tu sonido, ¿cuál es esa escuela?

RAMÓN GARCÍA: Claro, yo venía de tocas standards con un sonido muy limpio, prácticamente nunca usaba pedales de distorsión. Cuando estudié en la universidad y tocaba en los conciertos, siempre tocaba limpio, nunca usaba ningún efecto. Es ahora cuando me he puesto a investigar en cuanto a sonidos, por eso es nuevo para mí, y me gusta.

SERGIO CABANILLAS: ¿Dónde estudiaste?

RAMÓN GARCÍA: Estudié en Long Island University, en Brooklyn. Me dieron una beca. Fui en el año 91 a hacer unas audiciones. Estuve en Miami y en Nueva York y en la universidad me dieron una beca, así que al año siguiente fui para allá.

 

Camello de Troya
Camello de Troya

 

SERGIO CABANILLAS: Creo que estudiaste con Gene Bertoncini. Cuéntanos tu experiencia como alumno suyo.

RAMÓN GARCÍA: Es un ser humano extraordinario. Es autodidacta, y en realidad es arquitecto. Estudió con Frank Lloyd Wright, el que hizo las casas del agua. En los 50 y 60 ya acompañaba a cantantes. Tiene un dúo con Michael Moore –un contrabajista extraordinario- desde los años 70. Mi conclusión es que él y Jim Hall iban en paralelo y él escogió la guitarra de cuerdas de nylon, dejando más apartada la eléctrica. Es un excelente profesor, excelente músico… un ser extraordinario. Tuve la gran suerte de estudiar con él cuatro años a través de la universidad, y encantado.

SERGIO CABANILLAS: ¿Cuáles de sus enseñanzas consideras más valiosas?

RAMÓN GARCÍA: Cuando estudias con un maestro, ya empieza en otro plató. Hablan de cosas mucho más profundas. De hecho, había clases en las que realmente no tocábamos, yo preguntaba y él respondía o sencillamente bajábamos y nos tomábamos un café. Él hablaba mucho de aprenderse los temas de los discos, de practicar lectura a primera vista, de poder transportar, de escribir los arreglos… él trabaja mucho tocando guitarra sola, dúo con contrabajo o trío, casi orientado como si fuese una guitarra clásica. Me mandaba escribir los arreglos nota por nota, coger un standard y hacer mi propia versión, pero escrita, lo hizo mucho. Insistía en aprenderse muchos temas de memoria, todos los standards en cualquier tonalidad… aprendí muchísimo con él.

ENRIQUE FARELO: Respecto al repertorio del disco, ¿hay más temas que hubieran podido complementar este trabajo?

WALTER LUSARRETA: Hay más temas, y no fue una decisión fácil saber cuáles íbamos a grabar. Lo mejor era concentrarse en algunos y ya veremos qué ocurre con los otros. Están ahí, y hay más temas nuevos, la mayoría de lo que estamos tocando ahora. Estamos tratando de mantener temas del disco para que se mueva, pero ya hay muchos temas nuevos. Somos bastante inquietos, y ese repertorio ya está grabado. Al contrario de lo que suele ocurrir con los discos de pop, que se graban para luego tocar los temas, en este caso uno los toca y los toca hasta que los graba. La idea es tocar y pasar a hacer otra cosa.

 

Gerardo Ramos
Gerardo Ramos

 

ENRIQUE FARELO: ¿Cómo surge la posibilidad de trabajar con el sello Errabal?

WALTER LUSARRETA: Fue un contacto a través de un bajista llamado José Juan –de la J.J. Band- con quien yo toqué un tiempo. Contacté con la gente de Errabal cuando el disco ya estaba grabado en Infinity en Marzo. Mención aparte merece esa gente, porque fue fantástica la experiencia de entrar en ese estudio. Pablo [Baselga] fue nuestro técnico de grabación, muy involucrado con el trabajo, siendo uno más del grupo durante el proceso, que fue muy intenso, porque en dos días hicimos todo, y eso fue de gran ayuda. Nosotros ya teníamos el sonido del grupo, pero luego hay que plasmar eso, reflejarlo fielmente… incluso lo reflejó de más… (risas). Lo cierto es que el sonido del disco está muy bien, a mí me gusta mucho. En cuanto a Errabal, les dí el disco. Les gustó mucho y dijeron que querían sacarlo adelante. Era una etapa en la que ya venía generándose la crisis, pero aún así lo hicimos a través del sello. Es bueno que haya sellos así. El sello tiene una tarea que es complicado que uno lo haga bien: la difusión. El disco ha llegado a radios a las que sin ellos no hubiera llegado en el País Vasco, y de hecho estamos también en Spotify, algo de lo que no tenía ni idea. Es interesante que el sello haya trabajado el disco.

 

Camello de Troya - Camello de Troya (Errabal, 2008)
Camello de Troya – Camello de Troya (Errabal, 2008)

 

ENRIQUE FARELO: ¿Quién es el autor del diseño?

WALTER LUSARRETA: Los diseñadores de la portada trabajan para Errabal. Son la gente de creata.net, y se lo hemos agradecido especialmente porque su trabajo de la portada terminó de cerrar toda la idea del grupo. Es difícil que eso ocurra. Uno tiene miedo de dejar en manos de otra gente ese tipo de cosas. Intentamos hacer fotos, pero aparecieron ellso, hicieron esto y dijimos: “fantástico”. De hecho cerró más la idea del nombre, y por eso también llamamos al disco “Camello de Troya”.

 

Walter Lusarreta
Walter Lusarreta

 

SERGIO CABANILLAS: ¿El concepto de portada estaba antes que el nombre del grupo?

WALTER LUSARRETA: No. El nombre del grupo ya estaba, pero quizá hubiéramos llamado al disco de otra manera y terminamos poniéndole el nombre del grupo, porque cerraba todo con la portada.

ENRIQUE FARELO: ¿Realmente merece la pena ser músico en estos tiempos que vivimos?

WALTER LUSARRETA: Más que hacernos esa pregunta, cabría decir que en realidad uno no hace esto porque es lo que más le gusta hacer, es porque no puede dejar de hacerlo, esa es la explicación que más me representa. Más allá de que me gusta mucho tocar, por supuesto, creo que no me veo “no tocando”, no sabría que hacer ¿usted qué opina?

RAMÓN GARCÍA: Es que no se puede hacer otra cosa, y hay que seguir hacia delante aunque las cosas estén muy difíciles, intentar hacerlo lo mejor posible y tratar siempre de llevar tu proyecto adelante, cosa que es bastante complicado. Siempre ha sido difícil, y ahora se está poniendo más aún. Desde la expresión artística salen todas nuestras inquietudes, pensamientos, ideas y venganzas.

 

Ramón García
Ramón García

 

SERGIO CABANILLAS: Para terminar, habladnos de vuestros planes de futuro.

WALTER LUSARRETA: El futuro a medio plazo es complicado. Yo tengo que viajar a Argentina por un tiempo indeterminado, así que ya veremos. Igual ellos siguen, seguro que me reemplazan de inmediato por alguien mejor (risas).

RAMÓN GARCÍA: Hay todo un repertorio nuevo. Hay muchos temas que se han quedado fuera, y temas nuevos que estamos ensayando…

WALTER LUSARRETA: …hay suficientes para hacer otro disco fácilmente, así que… ¡a trabajar!

 

Texto © Sergio Cabanillas, 2010.
Fotos © Declan Hemp e Ismael Alonso, 2010.

Esta entrada se ha leido 1872 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.