image_pdfimage_print

Last Tango in Paris

Habían madrugado mucho para empezar el rodaje y ya tenían hambre. Estaban en el ecuador del filme, decidieron que en el almuerzo perfilarían los detalles de las escenas que quedaban. A Bernardo siempre le había gustado dejar que sus actores aportaran ideas e improvisaran, aunque se salieran del script. Mientras esperaban los tagliatelle (la comida italiana la llevaban en la sangre), el camarero les sirvió un par de cervezas acompañadas con un poco de pan y un buen trozo de mantequilla. Cuando Marlon empezó a untar con cierta parsimonia la mantequilla, miró a Bernardo y sin mediar palabra, ambos supieron como iba a ser la siguiente escena. Paul sodomizaría a Jeanne ayudándose de un lubricante muy especial. Decidieron que a la niña no le iban a decir nada hasta el último momento para que no se les rebelara. Su interpretación sí que iba a ser auténtica.

“Me enfadé, pero no pude negarme. Debería haber llamado a mi abogado o a mi agente, porque no se puede obligar a un actor a hacer algo que no está especificado en el guión. Pero por entonces yo era joven y no lo sabía”.

“Me sentí humillada casi violada por los dos, Marlon y Bernardo. Después de la escena Marlon ni me consoló, ni me pidió disculpas. Menos mal que solo requirió una toma”.

Jamás volvió a aparecer desnuda en una película, tuvo varios intentos de suicidio, se hizo adicta a las drogas y se volvió lesbiana. Bernardo Bertolucci se hizo más rico  con esta película y Brando (1) también, y mucho; aunque dijo que se sintió “manipulado”. A Maria solo le pagaron 2.500 libras (¿manipulado…?).

Escuchar la bella banda sonora de Gato Barbieri (3) fue seguramente una tortura para María y quien sabe si para Marlon y ¿para Bernardo  Bertolucci?

“Son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones” afirmó Bertolucci (2)

Por cierto, aunque la violación por sodomización no fue real, las lagrimas de María… sí.

Siento Sr. Barbieri que tu tango, para algunos… no fuera tan hermoso.

© Mariche Huertas de la Cámara

(1) Brandon evitaba hablar de la película siempre que le preguntaban, decía no tenía nada interesante que contar.

(2) Bertolucci, dos años después de fallecer Maria de un cáncer de pulmón, reconoció en una conferencia en la Cinemateca Francesa, que su comportamiento, durante el rodaje del Ultimo Tango en París, fue despreciable al no explicarle a la actriz que solo tenia 19 años, esa escena.

(3) En plena lucha contra la muerte de Michelle, la adorada esposa de Barbieri, que hizo que el músico abandonara los escenarios y se convirtiera por algún tiempo en su enfermero, inició la grabación de Qué Pasa y el primer tema que quiso registrar, en ese profundo dolor, fue “Granada”  pocos meses después, Michelle murió.

Publicado originalmente en https://marichehuertas.wordpress.com/2016/04/04/sr-barbieri-para-algunos-tu-tango-no-fue-tan-hermoso-por-mariche-huertas-de-la-camara/