22ème Jazz À Junas (y III) (Junas, Francia. 2015-07)

  • Fecha: 24 y 25 de julio de 2015
  • Grupos:
    Lars Danielson & Mathias Eick Duo
    Fecha: Viernes, 24 de julio de 2015
    Lugar: Temple
    Componentes:
    Lars Danielson, contrabajo y violoncelo
    Mathias Eick, trompeta y contrabajo

    Tigran Hamasyan Trio Invite Mathias Eick
    Fecha: Viernes, 24 de julio de 2015
    Lugar: Carrières
    Componentes:
    Tigran Hamasyan, piano
    Sam Minae, bajo
    Arthur Hnatek, batería
    Mathias Eick, trompeta

    Magnus Öström Quartet
    Fecha: Viernes, 24 de julio de 2015
    Lugar: Carrières
    Componentes:
    Magnus Öström, batería
    Thobias Gabrielson, bajo
    Andreas Hourdakis, guitarra
    Daniel Karlsson, piano y teclados

    Impérial Orphéon
    Fecha: Sábado, 25 de julio de 2015
    Lugar: Exteriores de Junas y place de l’Avenir
    Componentes:
    Rémy Poulakys, acordeón y voz
    Gérald Chevillon, saxos
    Damien Sabatier, saxo

    Ólöf Arnalds
    Fecha: Sábado, 25 de julio de 2015
    Lugar: Temple
    Componentes:
    Ólöf Arnalds, voz y guitarra
    Skúli Sverrisson, guitarra

    Bugge Wesseltoft n’Friends With Erik Truffaz
    Fecha: Sábado, 25 de julio de 2015
    Lugar: Carrières
    Componentes:
    Bugge Wesseltoft, piano, teclados y percusión menor
    Erik Truffaz, trompeta y electrónica
    Dan Berglund, contrabajo y electrónica
    Ilhan Ersahin, saxo tenor
    Andreas Bye, batería

    Mathias Eick Quintet
    Fecha: Domingo, 25 de julio de 2015
    Lugar: Carrières
    Componentes:
    Mathias Eick, trompeta
    Andreas Ulvo, piano
    Erlen Viken, violín
    Audun Erlien, contrabajo
    Torstein Lofthus, batería

Comentario:

Penúltimo día del festival de Jazz de Junas. El “Temple”, de confesión protestante, albergó la primera actuación de la jornada, la del dueto escandinavo formado por el compositor, contrabajista y violoncelista Lars Danielson con el también compositor y trompetista Mathias Eick.

01_Lrs Dnlssn & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Tmpl_Jzz Jns

Sin duda la propuesta más redonda de las cuatro en las que participó el trompetista.

02_Lrs Dnlssn & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Tmpl_Jzz Jns

Una propuesta a base de temas líricos, bien alejados de cualquier estridencia, con todos los ángulos bien pulidos, de líneas serpenteantes y pausadas, con sonoridades plácidas y agradecidas, con trazos tradicionales, cantábiles y en algunos pasajes con cierto regusto religioso.

03_Lrs Dnlssn & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Tmpl_Jzz Jns

Una formación perfecta, sin acompañamientos percusivos. Temas presentados en su simplicidad y desnudez.

04_Lrs Dnlssn & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Tmpl_Jzz Jns

Ofrecieron un temario donde sobresalieron especialmente tres composiciones, dos de Danielson, “Blá” y “Tima” (conocida como “Waiting”, en la versión de la cantante Youn Sun Nah, que incluye en su tercer trabajo discográfico, Lento, en el cual, como en los dos anteriores, también interviene Danielson) y “Dakota” de Eick, pertenecientes a sus últimos y respectivos trabajos discográficos.

05_Tgrn Hmsyn tr + Mths ck & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

En las “Carrières” Tigran Hamasyan al frente de su trío ofreció una primera parte totalmente testosterónica, acelerada, con constantes y trepidantes cambios.

06_Tgrn Hmsyn tr + Mths ck & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Con un resultado lo más parecido a la superposición de varias líneas quebradas y recompuestas desde diferentes vértices, sin espacio para el respiro. Un trío bien compactado, sin fisuras aparentes con un considerable nivel adrenalínico.

07_Tgrn Hmsyn tr + Mths ck & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Mediada la actuación se incorporó el trompetista Mathias Eick (en su tercera intervención en el festival), el cual suavizo de forma considerable la propuesta. Entraron en un entramado que no era ni de uno ni de los otros. Desdibujándose la derivada inicial y reubicándose en un espacio inconcreto.

08_Tgrn Hmsyn tr + Mths ck & Mth ck (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Cabe decir que Tigran es el pianista de las dos entregas de Liberetto de Lars Danielson. En la segunda también con la colaboración del trompetista noruego.

09_Mgns strm qrtt (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

La jornada la cerró el grupo del baterista Magnus Öström (miembro del desaparecido EST), cuarteto que en la edición anterior tuvo que suspender su actuación por las inclemencias meteorológicas.

10_Mgns strm qrtt (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Desgranaron buena parte de los temas de su último trabajo discográfico Searching for Jupiter (2013), entre ellos, la atmosférica “The moon (and the air it moves), la balada “Mary Jane doesn’t live here anymore”, la dinámica y entrecortada “Through the sun”. Así como la peculiar “Weight of death” correspondiente a su anterior trabajo Thread of life (2011).

11_Mgns strm qrtt (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Al final interpretaron un tema todavía sin título. Desde el público les sugirieron el nombre de la población, Junas, propuesta que a Öström no le pareció desacertada.

12_Mgns strm qrtt (©Joan Cortès)_24jul15_Crrrs_Jzz Jns

Una mezcla de pop, rock, elementos repetitivos e improvisaciones, con ciertos ambientes melancólicos y sensaciones algo inquietantes. En algunos pasajes podrían acercarse al entorno fílmico de David Lynch, por un lado, y por otro a una banda sonora para una “road movie”, de espacios abiertos contemplados a velocidades medias.

La jornada del sábado, último día del festival, se inició a las 11 de la mañana, con un pequeño recorrido por los alrededores boscosos de la población, con un par de paradas musicales de unos veinte minutos cada una.

13_mprl rphn (©Joan Cortès)_25jul15_Bld_Jzz Jns

La primera con el excelente Rémy Poulakys, acordeón y voz lírica, extravertido de vitalidad encomiable. Poulakys es un músico versátil, con una remarcable capacidad y facilidad de navegar por distintos estilos musicales, jazz, música tradicional y el canto lírico. Nos ofreció una notable muestra de ello, con un tema que habíamos escuchado al excelente dúo Peirani-Parisien, interpretando al primero con el instrumento común y emulando el saxo soprano del segundo con su voz. Remató la breve actuación con uno de sus temas bandera “Una furtiva lágrima” de Donezetti.

14_mprl rphn (©Joan Cortès)_25jul15_Bld_Jzz Jns

Pocos metros después nos encontramos con los saxofonistas Gérald Chevillon y Damien Sabatier, ambos con Poulakys, miembros del cuarteto Impérial Orphéon (en Junas en versión de trío), con una propuesta mucho más cercana a los terrenos de la libre improvisación.

15_mprl rphn (©Joan Cortès)_25jul15_Plc d l'vnr_Jzz Jns

Un par de horas después y en plena digestión de la “paëlla” comunitaria, los tres músicos ofrecieron un concierto ecléctico, des de la música popular, hasta la lírica, pasando por la música brasilera y el jazz, con alguna que otra deriva hacia el free.

16_mprl rphn (©Joan Cortès)_25jul15_Plc d l'vnr_Jzz Jns

Vitalidad, frescura y calidad plenamente contrastada.

17_mprl rphn (©Joan Cortès)_25jul15_Plc d l'vnr_Jzz Jns

La última actuación en el Temple corrió a cargo de la cantante islandesa Ólöf Arnalds –violinista de formación clásica y autodidacta de la guitarra-, que ofreció un repertorio totalmente folk, bien alejado de los territorios jazzísticos.

18_lf rnlds (©Joan Cortès)_25jul15_Tmpl_Jzz Jns

Una selección de temas tradicionales notablemente acompañados por el guitarrista Shuli Sverrisson.

Apenas un par de horas después, en las canteras, dio comienzo la actuación, para el que suscribe, más suculenta y remarcable de todo el festival.

19_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

N’Friends de Bugge Weseltoft con Erik Truffaz, desarrollaron un entramado dinámico, musculado y cambiante, que bien podría inscribirse entre un cruce de las últimas formaciones acústicas y las primeras eléctricas del tótem Miles Davis.

20_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Un quinteto perfectamente conjuntado, a pesar de alguna que otra jugarreta de niño travieso protagonizada por el cabeza de banda.

21_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Un ensamblaje configurado por la redondez y potencia del sonido del saxo tenor del sueco-turco Ilhan Ersahin, la solidez del contrabajo, con y sin pedales, de Dan Berglund (en la edición anterior se presentó con su grupo, Tonbruket), con los contrapuntos de la trompeta, pasada por diferentes artilugios electrónicos, de Erik Truffaz, así como la seguridad del baterista Andreas Bye, que en algunos pasajes quedó desdibujado o tapado por las figuras rítmicas grabadas, in situ, por Bugge. Un Bugge, que tanto en el piano acústico como en el Fender estuvo esplendido, a la vez que un incansable jaleador a lo largo de todo el concierto.

22_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Una actuación a la altura de la recreación, también con Berglund, de “A Love Supreme”, en el cincuenta aniversario de la composición de uno de los grandes maestros del jazz, John Coltrane. Proyecto que pudimos disfrutar en su día en el 16º Festival de Jazz de Vic.

23_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Tanto en aquella ocasión como en esta, con unos bises por debajo de lo desarrollado en los respectivos conciertos, que poco o nada aportaron pero que tampoco llegaron a deslucirlos.

24_Bgg Wssltft n'Frnds (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

El último concierto de la jornada y a su vez del festival correspondió al quinteto de Mathias Eick. La cuarta actuación con la presencia del trompetista noruego en tan sólo tres jornadas.

25_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Una presencia que llegó a empañar, por reiterativa, buena parte de su concepción musical, pausada y lírica, en algunos momentos incluso en exceso. Todo de aparente simplicidad y fragilidad, con pocas notas, constantemente buscando atributos melódicos, con retazos almibarados y de banda sonora de qualité.

26_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Eick, hasta la fecha, tiene tres trabajos publicados por el sello ECM. El último Midwest (2015), recoge sus impresiones a lo largo de un viaje por los Estados Unidos y Canadá.

27_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Los pasajes más anímicos y dinámicos de la actuación correspondieron a los músicos de su banda, en sus respectivos solos, que explosionaron la tranquilidad temática, haciéndola crecer de forma exponencial, dejando marca de la solidez instrumental de cada uno de ellos.

28_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

En el bis, Eick, se libró de las ataduras y corsés característicos de su “marca musical” para mostrarnos otra faceta, mucho más a juego con las partes libres desarrolladas por sus acompañantes.

29_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

A modo de resumen, de todo el festival, seleccionaríamos las partes más escandinavas de “Sly & Robbie meet Nils Petter Molvaer”, el trabajo sin ínfulas aparentes de “Palomar Trio”, la dinámica festiva, free y multifacética de “Impérial Orphéon” –en sus dos vertientes, la del recorrido y la del concierto- y toda la, sin el bis, de “Bugge Wesseltoft N’Friends”.

30_Mths ck Qntt (©Joan Cortès)_25jul15_Crrrs_Jzz Jns

Texto y fotografías: © Joan Cortès, 2015




Nani García: un secreto muy bien guardado. Entrevista por Pachi Tapiz

El pianista gallego Nani García es un músico polifacético, como mínimo. En su historial está su participación en el mítico grupo Clunia (junto a Baldo Martínez y Fernando Llorca en sus inicios), ganador del segundo premio en el concurso internacional del Festival de Jazz de San Sebastian en 1983. En esa misma edición el pianista ganó el primer premio a la mejor composición y arreglos. A lo largo de los años ha continuado con su trabajo como pianista de jazz, aunque este músico ha diversificado su labor hacia otros campos como son la composición de bandas sonoras para películas, cortos, documentales y series de televisión (es el autor de la música que acompaña a las películas de animación Arrugas –que ganó dos Premios Goya-, y De profundis –nominada a esos mismos premios); la colaboración con grupos ajenos al jazz como Luar Na Lubre, la dirección del sello discográfico Xingra, o la dirección del Festival Internacional de Jazz de Vigo Imaxinasons sucediendo en el cargo al contrabajista Baldo Martínez. A pesar de que su discografía de jazz es relativamente escasa (cinco grabaciones con Clunia –la última de ellas 5 en su reactivación en 2009- y el estreno del Nani García Trío en 2012 –Renaissance), la publicación en octubre de 2014 de Serendipia (Xingra; distr. Karonte, 2014), segunda entrega de su trío, lo vuelve a resaltar como uno de los mejores pianistas del panorama nacional. Pachi Tapiz entrevistó al pianista.

portada 300ppp 180x180mmPachi Tapiz: ¿Quiénes son los músicos que participan en tu nueva grabación Serendipia?

Nani García: Los componentes del grupo son los mismos del anterior. Simón García en el contrabajo y Miguel Cabana en la batería. Los temas son todos de mi autoría.

Pachi Tapiz: ¿Cómo surge esta grabación?

Nani García: La grabación es una consecuencia directa el trabajo hecho en la primera entrega. El trabajo de trío requiere mucha consolidación y es bueno darle tiempo y oportunidades para crecer. De todos modos en las futuras entregas, sobre todo en directo, es posible que colabore con Lucía Martínez y con algún otro bajista. La razón es por la disponibilidad de fechas de los otros dos miembros.

Pachi Tapiz: ¿Cuáles son tus tríos de piano de referencia?

Nani García: Mis tríos de referencia son varios. Muchos de ellos no se parecen en nada. Crecí al amparo de Bill Evans, McCoy Tyner, (fueron mis dos primeros discos: The Bill Evans Album y Nights of Ballads and Blues). Pero fuí acólito de Chick Corea, Herbie [Hancock] (lo sigo siendo), de Richard Beirach (un avanzado de su época) y por supuesto [Keith] Jarrett. Mi trío de referencia preferido pero inalcanzable. Actualmente lo son los obvios: [Brad] Mehldau (digan lo que digan, toca en otra galaxia), Joachim Kühn. Me gustan Vijay Iyer, Django Bates, Aaron Parks. Me encanta el trío de Jason Moran. Muchísimos. Me estoy olvidando de unos cuantos.

Pachi Tapiz: ¿Y el Esbjorn Svensson Trio?

Nani García: El Esbjorn Svensson Trio lo conozco, me gusta, pero no lo tengo como referente de ese nivel del que hablamos. Viví en Suecia cuando el jazz escandinavo empezaba a gestarse. Conocí a Jon Balke, Bobo Stenson. Conocía la música de Sidsel Endresen y de Bugge Wesseltoft. Ellos llegaron antes.

Pachi Tapiz: Una pregunta complicada… ¿Keith Jarrett o Brad Mehldau?

Nani García: Realmente Jarrett podría ser el espejo donde me gustaría mirarme pero dicho esto con todas las prevenciones del mundo. Si algo admiro de esos pianistas de los que hablamos, y podrían perfectamente ser todos, es que tienen un lenguaje propio y elaborado a través del tiempo. El jazz permite eso pero no todo el mundo aprovecha ese recurso de igual forma.

Sin duda Jarrett. No le quito valor a Mehldau. Pero Jarrett tiene, aparte del trío, su etapa del cuarteto europeo con Garbarek y compañía, y el americano con Haden, Redman y Motian. Es el maestro de los demás.

Nani solo

© Nelson Corsino, 2014

Pachi Tapiz: Otra pregunta complicada… escuchándote y leyendo lo que cuentas, ¿hay un jazz “europeo” o a la europea? Hay quien no lo admite, pero escuchando tu música no estoy muy de acuerdo…

Nani García: Primero, con el jazz llegó el momento (y los músicos tuvimos la oportunidad) de acercar al músico-poeta (músico-artesano) a su estadio más personal, íntimo y por lo tanto artístico. Con menos parafernalia y pompa que el que hasta ese momento tenía el músico creador proveniente del mundo clásico. El recurso de acercar al mundo su manera de ver la música se hizo inmediato: “este soy yo y esta es mi música”.

Segundo, solemos vivir en comunidades definidas fundamentalmente por su entorno cultural. La globalización nos impone muchas cosas pero el sustrato cultural que emana del entorno sigue sobreviviendo pese a todo. Somos globales en lo económico, en lo social, pero el entorno humano, cultural, ecológico nos define.

Sumamos lo personal al entorno y tenemos el resultado que buscamos. Qué sucede: que Galicia como tal no tiene ni genera la suficiente energía para crear escuela. Pero el entorno Europa sí lo hace. Incluso España mismo.

Las escuelas tipo Berkeley tienden a uniformizar y esconder un recurso artístico que ofrece el jazz. Su intención no es mala. Me consta que los profesores de allí buscan lo contrario en cada persona, pero la maquinaria es demasiado poderosa.

Resumen: ¿Existe un jazz Europeo? Me consta que sí pero eso no es lo importante. Lo importante es que existen Jorge Pardo, Joachim Kühn, Michael Wollny, Jan Garbarek, Django Bates, Chano Domínguez.

Al hilo de esto te comento, hace unos días hablando con Adrián Iaies, director del festival de Jazz de Buenos Aires, me comentaba que los músicos españoles tenían una acogida muy fría en su festival y que la gente no solía ir a sus conciertos, salvo Chano Domínguez (que era el único nombre del que se acordara). Y la razón es que no interesan demasiado cuando no son capaces de ofrecer nada original. Suena a obviedad pero es cierto doblemente por obvio.

 

Nani Garcia Trio 3

© Nelson Corsino, 2014

Pachi Tapiz: Quería preguntarte sobre el jazz “español”. A mí me da la impresión de que con la excusa del jazz flamenco hay muchas propuestas que son sólo maneras de intentar vender lo más reconocible del flamenco obviando o arrinconando el aspecto jazzístico. No es sólo la intención, sino el trabajar sobre esos dos materiales musicales adecuadamente y hacer que encajen debidamente. ¿Qué opinas tú sobre esto?

Nani García: Partamos de la base de que la música en sí es pura fusión. El material del que está hecha la música así lo demanda. Es maleable y resiliente. Aguanta todo. Ahora bien, la estética a través de los siglos ha ido filtrando lo que vale y lo que no. Lo que permanece y sirve de plataforma para ulteriores evoluciones y lo que se descarta. No quiero desviarme demasiado del tema pero a lo que voy es que toda fusión con resultados aceptables lleva mucho tiempo. Para fusionar bien conviene tener conocimientos técnicos suficientes sobre los materiales a fusionar. Me desdigo: si esos recursos no son suficientemente técnicos, que al menos sean emocionales, vivenciales, en definitiva artísticos. Pero el proceso para ser eficiente debe sedimentarse a lo largo del tiempo. Debe calar en la audiencia, sufrir un proceso de vuelta al músico que reprocesa esa información y la deja de nuevo ante el público.

Me vienen a la memoria los primeros pinitos del folk gallego intentando fusionarse con el jazz hace tres décadas y lo comparo con lo que hoy se puede escuchar.

Creo además, que en determinados momentos este proceso de fusión sufre al ser forzado. Las dos piezas no encajan, se fuerzan para que lo hagan y el resultado deja marcas, mellas en el producto.

Contestando al tema del flamenco, del cual no soy ningún especialista, creo que efectivamente es posible que se abuse de los tópicos pero es que a día de hoy tampoco creo que el flamenco sea un pozo sin fondo. Dejando de lado las cadencias armónicas típicas que definen y delinean de forma inequívoca esa música hay que tener en cuenta que lo que verdaderamente aportó como novedad el flamenco al mundo son sus aspectos rítmicos. Y eso, a día de hoy, ya está tipificado. Insisto lo de a día de hoy, porque a día de hoy no me alcanza la imaginación para ir más allá. En este caso soy audiencia.

Lo que tú apuntas como aspectos jazzísticos son los mismos comunes a otros estilos en el jazz. Esa dificultad, que deriva de una vocación universal del jazz (y si me apuras de toda la música, arquitectura, etc.) es la de ir ocultando la estructura, atomizando sus componentes paso a paso. La historia de la música lleva luchando a lo largo de los siglos por conseguir estructuras cada vez más sofisticadas y una vez lo ha conseguido se devana los sesos por esconder esa estructura con los medios que posee: armonía, melodía y ritmo. Y lo más difícil: todo esto tiene que resultar bello y mínimamente comprensible para los mecanismos de la emoción humana.

Pachi Tapiz: Otra pregunta sobre esto que comentas, es que si no piensas que la falta de un cierto conocimiento de ciertas músicas de nuestro país ajenas al flamenco hacen que pasen desapercibidas las posibilidades de propuestas con base en el folklore, que no obstante tienen en gente como Baldo Martínez, Josetxo Goia-Aribe y otros, a unos artistas que están creando unas propuestas de mucho interés.

Nani García: Respecto a esto lo único que puedo añadir es, ¿dónde está la falta de conocimiento de esas músicas?. En la audiencia (medios incluidos), o en los creadores (y en eso quiero incluirme yo, pues no es ninguna crítica). Yo creo que más bien está en el tiempo.

De todos modos vuelvo a insistir. Tenemos que ser muy delicados reflexionando sobre lo que estamos aportando o no. Mehldau por ejemplo, progresó en su aportación al jazz profundizando en el estudio de las armonías impresionistas de la escuela francesas. Fue una vuelta de tuerca más.

Otras veces las aportaciones de nuevos creadores son simplemente tímbricas. No hay más. Pero eso también es importante y evoluciona. Ya no se produce igual que hace años. No solo en las grabaciones. Los directos, cuando son logrados, suenan distinto que hace años. Los bateristas, por ejemplo (todos los músicos en general), tocan de otra forma. Están mucho más concienciados con las dinámicas que en los años 70-80 cuando la irrupción de la electrónica hizo tabula rasa con el forte-piano.

Nani Garcia Trio 1

© Nelson Corsino, 2014

Pachi Tapiz: Volviendo al trío: ¿cuánto tiempo lleváis funcionando como tal?

Nani García: Con este trío llevo funcionando desde el 2011 cuando hicimosl os primeros conciertos, pero de forma plena y con disco desde 2012. Al batería lo conocía y había tocado con él en varias ocasiones anteriormente, pero el caso del contrabajista fue conocerlo y tocar con él todo en una. Antes no sabía de su existencia.

Pachi Tapiz: ¿Cómo realizas tu trabajo como compositor?

Nani García: Como compositor, que entiendo que es la tarea a la que dedico más tiempo, voy alternando entre componer por encargo y entreverando perlitas para mi uso particular. A veces me enfrasco en encargos grandes que me llevan toda la energía y entonces lo que hago es ir anotando en forma de borrador ideas que creo en ese momento que me pueden servir para el futuro. Sea para el trío o sea para cualquier otro formato. Casi siempre tengo abiertos dos o tres proyectos de manera que se van realimentando los unos a los otros. Claro está, lo inmediato siempre es lo alimenticio y lo otro puede o tiene que esperar.

Pachi Tapiz: ¿Cómo funciona el desarrollo de la música del trío? En las grabaciones aparece muy elaborada. ¿Llegas tú con la mayor parte de las ideas ya finalizadas y se las propones al grupo, o hay en el resultado final una parte importante de trabajo que se desarrolla en los ensayos?

Nani García: Sí, justo eso. Una vez propuestos los temas los desarrollamos en todo lo que es la faceta de interaccionar. Sucede que una vez tocada varias veces yo pierdo la referencia de lo que traía originalmente y el tema se va cocinando hasta llegar a lo que realmente termina siendo. Esto es algo que tiene el jazz y que no tienen otras músicas. La influencia de las personas que tocan contigo dejan mucha huella en las composiciones. De hecho por momentos vuelvo a los apuntes que tengo originales y noto los cambios, Si me convence lo que hemos conseguido lo dejo ir; si no, corrijo un poco para volver a empezar. Esto último sucede rara vez.

Pachi Tapiz: Una parte importante de tu trabajo es como compositor. Tus creaciones han aparecido en creaciones tan importantes como la traslación al cine del cómic Arrugas. ¿Cómo es tu trabajo como compositor de bandas sonoras? ¿Trabajas sobre el guion? ¿La escritura es a priori, a posteriori -aunque supongo que algo como la banda sonora de Ascensor para el cadalso de Miles Davis no será fácil que se animen a hacerlo?…

Nani García: Bueno, suelo trabajar sobre imágenes. Creo que en definitiva la relación imágenes / música es una de las manifestaciones más características que define el arte de nuestra época. Esta especie de post industrialismo tecnológico. Trabajar sobre el guion es baladí. El guion es eso para el director que después cuenta una historia con imágenes y el ámbito emocional del que se alimenta la música viene a ser definido en última instancia por el relato fílmico. Es una relación realimentada (o retroalimentada, como se diga); nada de lo que se ve con música es igual emocionalmente a lo que había anteriormente sin ella. Y viceversa. Con el paso del tiempo vamos asistiendo a la creación de tópicos imagen / música. Aunque esto en realidad ya viene desde la tradición escénica y lírica del romanticismo. Por eso lo bonito es descubrir novedosas interacciones en algunas películas en las que un compositor abre una nueva vía. Aunque eso, a veces es muy subjetivo. De hecho ese es uno de los valores principales que aporta la música en relación a la imagen. Su capacidad para profundizar en la subjetivación las reacciones del público ante una propuesta concreta imagen / sonido.

Tampoco está mal que la imagen se monte sobre la música. Esa es la propuesta estética del videoclip en la que ahora se tiende a ir más allá con ideas más profundas.

Y sí, la escritura siempre es a posteriori. Para mí, cuanto más acabadas estén las imágenes mejor. Aunque no siempre es el caso. En fin, se podría hablar muchísimo sobre esto.

Es algo que me gusta hacer sobre todo si los proyectos son interesantes. Algo que todavía no he tenido ocasión de hacer es algo que relacione música de cine mezclada con jazz. Hay mucho hecho pero yo no he tenido ocasión. Me refiero a una película. Pero lo que sí tengo hecho es un repertorio del que en breve grabaré un CD en el que con el trío y un cuarteto de cuerda interpretamos temas de mi autoría hechos para el mundo de la imagen en clave de jazz. El proyecto se llama Cinematojazzía y estuvimos en junio pasado en el Festival Internacional de Música de Cine Provincia de Córdoba. Un festival magnífico y singular. El más importante en su género en España y (no quiero pecar de ignorante), uno de los más importantes en Europa. Está dedicado íntegramente a la música de cine y a sus compositores como estrellas del festival.

Nani Garcia Trio 2

© Nelson Corsino, 2014

Pachi Tapiz: En Cinematojazzía ¿el cuarteto de cuerda tendrá también un hueco para la improvisación o únicamente tendrán un papel como acompañantes con la música que tengan que interpretar sobre las partituras?

Nani García: No, el que improvisa es el trío. Ellos hacen, junto con el piano, la parte más cinematográfica del tema.

Pachi Tapiz: Otra pregunta: ¿en qué otros proyectos estás trabajando?

Nani García: Bueno, ahora mismo estoy trabajando en un proyecto con la Orquesta Sinfónica de Galicia y el grupo folk Luar na Lubre, uno de los referentes en Galicia y en España de la música celta. En espera están varios proyectos de cine. Está la grabación del trío con Cinematojazzía. Y cosas menores que se van entremezclado en el día a día.

Pachi Tapiz: Por cierto, no puedo dejar de preguntarte sobre ello: tú fuiste uno de los integrantes del grupo Clunia. Hace unos años publicastéis 5. ¿Hay la previsión de publicar alguna nueva grabación, o incluso la posibilidad de que realicéis una retrospectiva o publicación de material inédito -si lo hubiera- en forma de algún directo…?

Nani García: La verdad es que no lo sé. Cuando grabamos este último trabajo 5 teníamos muchas esperanzas de mover el tema pero hicimos tres conciertos y la cosa no fue a más. No sé decirte lo que haremos en el futuro. Con Baldo [Martínez] siempre están ahí las ganas de hacer algo. Es cuestión de ponerse de acuerdo.

Pachi Tapiz: Además de cómo músico estás en el otro lado de la barrera, ya que estás al mando del sello Xingra. ¿Cómo surge y cuáles son sus objetivos?

Nani García: Xingra nació con vocación de sello discográfico interdisciplinar pero el sentido práctico de la vida hizo que nos decidiéramos a limitar nuestra publicaciones y sobre todo nuestras producciones y centrarnos en el mundo del jazz, la música contemporánea y las bandas sonoras. Pero sobre todo el jazz. Empezamos con más fuerza en la época en que no había tanta autoedición y ahora mismo somos tan selectivos con nuestras publicaciones como podemos, y procuramos editar cosas producidas por nosotros con un cierto control sobre el producto. No siempre sale bien y no tenemos gran oferta, pero lo que hacemos lo controlamos nosotros. Fundamentalmente Xingra focaliza su actividad en la capacidad de producción que tenemos las dos personas que formamos la compañía. Ambos tenemos una amplia experiencia en el mundo de la producción desde diversos ángulos. Somos Javier Ferreiro, miembro de Luar na Lubre y técnico de sonido de cantidad de bandas sonoras de diversos compositores en este país, y yo.

Pero la principal actividad completa y combinada de producción/publicación en Xingra es el jazz. Es mucho más inmediato, los músicos son magníficos y en nuestras instalaciones hemos conseguido un sonido que nos gusta y que controlamos y en el que basamos nuestra propuesta artística.

Para mí es de una gran comodidad tener acceso fácil a un estudio de manera que puedo ser más eficiente sin necesidad de pasar por demasiados filtros.

Pachi Tapiz: Además de al otro lado de la barrera como involucrado en Xingra, también eres el director artístico del Festival Imaxinasons, algo que por otro lado no es habitual en dos facetas: por ser músico, y por existir ese rol en este festival. Llegaste a Imaxinasons cuando estaba consolidado, puesto que habían tenido lugar ya unas cuantas ediciones. ¿Cómo ha sido el encargarte del festival, asumir la línea estilística que tenía -mirando al jazz gallego y español, y al europeo de lo que se podría calificar como vanguardia jazzística-, pero en plena crisis económica? ¿Hacia dónde se dirige el festival?

Nani García: Asumí desde el principio la linea artística del festival pues además de coincidir grosso modo con su filosofía me pareció una muestra de respeto dar continuidad al fantástico trabajo de mi predecesor, y al no menor esfuerzo realizado hasta la fecha por parte del equipo de producción y de organización del festival. El presupuesto menguó y el paso del tiempo dio lugar a pequeños cambios que fuimos asumiendo paulatinamente en las siguientes ediciones.

A base de pequeños matices todos los años hemos ido puliendo y definiendo las líneas de trabajo que nos motivaban; mantener la calidad, mantener la personalidad del festival, apostar por propuestas gallegas siempre desde la singularidad, buscar hueco para lo local pues los músicos locales son punto de partida y destino de lo que hacemos, menos escenarios pero más definidos, dar a conocer nuevos artistas y nuevas tendencias al público avezado y hacer llegar el mundo del jazz y las músicas improvisadas a los no tan puestos con conciertos menos exquisitos pero manteniendo el nivel de calidad bien alto. Lo de la vanguardia en Vigo esperamos que sea circunstancial (sé que es una contradicción en sí), y de este modo lo estamos empezando a notar, en la medida que cada vez notamos menos caras perplejas entre nuestra audiencia.

También es bueno estar atento todos los años a los cambios que se están produciendo en el entorno del mundillo. Lo que esta edición parecía ser tendencia y vanguardia puede que en un año se convierta en soniquete, kitsch o algo súper manido. De manera que empiezas a notar ciertas tendencias un poco tóxicas y viciadas. Como refugios cómodos para algunos músicos poco generosos.

Es como el principio dialéctico ese de “unos pocos árboles son un grupo de árboles, pero unos cuantos más ya son un bosque”. ¿Cuándo algo deja de ser árboles para pasar a ser bosque? Difícil de saber pero hay que estar ojo avizor.

Es cierto que la crisis se hace notar. De mil maneras. De hecho somos raros y escasos los festivales de esta índole. Considero que hay algo así como dos verdades absolutas en este campo de los festivales de música. Primero apostar por la calidad, y lo segundo apostar por la longevidad. Los que hacemos festivales, y me refiero a todos los que tenemos alguna responsabilidad en este área, solo podemos imitar lo que subyace en la dinámica hacedora del arte, la materia de la que se alimenta un festival: creer en uno mismo e insistir hasta la saciedad. Y luego, claro está, la suerte política y social también es importante.

 

Entrevista: © Pachi Tapiz, 2014
Fotografías: © Nelson Corsino, 2014




21ème Festival Jazz À Junas (II): Little Res Suitcase / Ulf Wakenius Trio / Tonbruket Quartet / Satu Niiranen (Junas, Francia. 2014-07-24)

21ème Festival Jazz À Junas (II)

Little Red Suitcase

  • Fecha: Jueves, 24 de julio de 2014
  • Lugar: Temple
  • Componentes:
    Elena Setién, violín y voz
    Johanna Borchert, teclados y voz

Ulf Wakenius Trio

  • Fecha: Jueves, 24 de julio de 2014, 21:00
  • Lugar: Carrières
  • Componentes:
    Ulf Wakenius, guitarras acústicas
    Vincent Peirani, acordeón y voz
    Simon Tailleu, contrabajo

Tonbruket Quartet

  • Fecha: Jueves, 24 de julio de 2014, 22:30
  • Lugar: Carrières
  • Componentes:
    Dan Berglund, contrabajo
    Johan Lindström, pedal steel, guitarras y piano
    Martin Hederos, piano, teclados y violín
    Andreas Werliin, batería

Satu Niiranen

  • Fecha: Viernes, 25 de julio de 2014
  • Lugar: Temple
  • Componentes:
    Satu Niiranen, acordeón, arpa finlandesa y voz

Comentario:

El dúo de la escena danesa, Little Red Suitcase, formado por la donostiarra Elena Setién y la berlinesa Johanna Borchert, ofrecieron un juego musical entre el pop, el rock y la improvisación, con cierto regusto naïf, en el espacio del Temple, entre los contrapuntos coloristas de los vitrales de Daniel Humair.

F01_VITRALLS (©Joan Cortès)_23jul14_Jazz à Junas

Una propuesta que da la sensación de estar pensada para espacios pequeños, con el público cercano, válido tanto para programaciones musicales como para las teatrales próximas al mundo del cabaret. Alguno de sus pasajes podrían ser plenamente concordantes para proyectos de animación fílmica, dicho sin el menor tono peyorativo (uno es un amante de este tipo de películas).

F02_LITTLE RED SUITCASE (©Joan Cortès)_23jul14_Jazz à Junas

El resultado final nos resulto algo disperso, aunque también cabe la posibilidad que fuera uno quien lo estuviera, o incluso ambos.

F03_ULF WAKENIUS (©Joan Cortès)_23jul14_Jazz à Junas

A las nueve de la noche, con el escenario de las Carrières totalmente recuperado y con el todavía persistente mal regusto entre los asistentes por el desgraciado final de la noche anterior como consecuencia del aguacero descargado, dio comienzo la actuación de la propuesta del sueco Ulf Wakenius al frente de sus dos cómplices franceses. Los tres, a su vez, son los acompañantes de la cantante coreana Youn Sun Nah.

F04_ULF WAKENIUS (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Wakenius comenzó en solitario jugando e improvisando alrededor del tema “When God created the coffeebreak” de sus compatriotas E.S.T. (Esbjörn Svensson Trio). Una interpretación con una estimable querencia por el sonido limpio, melódico y la exposición pausada, que nos asustó un poco cuando Ulf cogió una botella de plástico de color rojo y empezó a golpear las cuerdas de la guitarra, por suerte solo duró unos breves instantes, algo forzados, para volver a la calidez y gusto que le viene caracterizando últimamente.

F05_ULF WAKENIUS (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Posteriormente aparecieron en escena los dos jóvenes músicos galos. El contrabajista Simon Tailleu, intérprete dinámico, de sonido redondo, que engarzó a la perfección las distintas concepciones y sonoridades de sus compañeros. El tercer vértice de la propuesta fue el acordeonista, fehacientemente promiscuo, Vincent Peirani. Qué decir de él, a estas alturas que no hayamos comentado en el último año, pues, a modo de ejemplo, poder escucharlo en un dueto, que no en duelo, con Richard Galliano, o con Antonello Salis, y puestos porqué no los tres juntos como en aquel Vignola ReunionTtrio de 1991 (Ermitage, 1996) con Marcel Azzola, Galliano y Salis

F06_ULF WAKENIUS (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

El trío ofreció un repertorio que podríamos calificar de multiestilístico, con una amplia diversidad de latitudes, pero de total coherencia formal, en una especie de folk-jazz-improvisación sin fronteras, con claras referencias conceptuales a su disco Vagabond (ACT, 2012), aunque sólo interpretaron dos de sus temas, el homónimo y “Bretagne”. Otros títulos fueron “Chorinho pra Sivuca”, “Momento mágico” (de su colaboración con Youn Sun Nah), “Istanbul”, así como dos temas de folk sueco, “Vem kam segla” y un segundo dedicado al desaparecido Charlie Haden. Redondeando la noche con el tema “Mistral”.

F07_ULF WAKENIUS (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Una remarcable actuación con la sutileza y el lirismo como estandarte.

F08_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

La segunda parte de la noche correspondió al cuarteto, también sueco, Tonbruket. Hasta la fecha tienen tres discos publicados, todos en el sello ACT (sello que este año hubiera podido servir como lema del festival, debido a la nómina de músicos participantes que graban en él). En el primer trabajo la formación todavía anteponía el nombre del bajista, Dan Berglund, a la denominación actual.

F09_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Berglund, como es sobradamente sabido, fue el contrabajista de E.S.T., hasta el desgraciado deceso del pianista Esbjörn Svensson, en el año 2008. A principios del pasado mes de mayo el Dan actuó en el festival de Jazz de Vic como miembro del interesante proyecto “Revisiting John Coltrane´s a Love Supreme” con Bugge Wesseltoft y Henrik Schwarz.

F10_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

El grupo deambula por coordenadas varias, el pop, rock, electrónica, psicodelia, música atmosférica y de banda sonora con cierto gusto “déjà vu”. Con un esmerado trabajo en la cualidad y calidad del sonido, tanto es así que por algunos momentos parecía más un trabajo de estudio que propiamente un directo. Se encontró a faltar una mayor soltura, un dejarse ir, a lo largo de toda la actuación.

F11_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

La decena de temas interpretados, dos de ellos en la tanda de los bises, correspondieron a sus dos últimos trabajos discográficos Nubium Swimtrip (2013) y Dig it to the end (2011), con un ligero predominio del penúltimo así como de las composiciones escritas por Johan Lindström. No hay nada nuevo, aunque tiene su atractivo, sumamente bien resuelto y expuesto, a pesar que el directo devenga algo frio y distante.

F12_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Posteriormente hemos escuchado varias veces su último trabajo discográfico y resulta francamente agradable, muy especialmente mientras vas conduciendo entre distancias no muy cortas.

F13_TONBRUKET 4t (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Si Brian Eno compuso Music for airports y el gran pianista Stephan Oliva hizo lo propio para una supuesta banda sonora parar libros –musique de livres– de Paul Auster Coïncidences (La Buissonne, 2005), por qué no una banda sonora para desplazarse por la carretera.

F14_PLACE DE L'AVENIR (©Joan Cortès)_25jul14_Jazz à Junas

A media tarde del día siguiente, el viernes 25, volvió a caer otro considerable aguacero veraniego, de ámbito local, aunque a pocos kilómetros apenas cayeran unas gotas mientras en Junas descargaba sus buenos litros por metro cuadrado, que obligó a la organización a suspender las dos actuaciones previstas para el escenario de las canteras, Magnus Ostrom Quartet (batería del desaparecido E.S.T.) y Erik Truffaz Quartet con la cantante noruega Torun Eriksen.

F15_SATU NIIRANEN 4t (©Joan Cortès)_25jul14_Jazz à JunasFoto15

A las seis de la tarde y con la lluvia desaparecida, pero con los brillos y frescor consecuente, comenzó el segundo acordeón solo del festival, en esta ocasión a cargo de Satu Niiranen, joven finlandesa residente en el norte de Francia.

F16_SATU NIIRANEN 4t (©Joan Cortès)_25jul14_Jazz à Junas

Los temas interpretados, con gran nivel instrumental, desenvoltura y perfecta osmosis con su instrumento, con su correspondiente sensación de levedad, cabalgaron entre temas populares de su país de origen, con un par de polcas, y composiciones más contemporáneas donde destacaron “Baobap” y “Aino”. Termino su actuación con el tema “Maanitun” cantando en finés.

Posteriormente nos acercamos a las canteras, como el que no quiere terminar de aceptar los hechos y espera una reconducción final. Con un sol radiante y ambiente de finales de setiembre, contrastamos la diferencia entre lo deseado y la evidencia palpable.

F17_CARRIÈRES (©Joan Cortès)_24jul14_Jazz à Junas

Texto y fotografías: © Joan Cortès, 2014




Wesseltoft & Schwarz & Berglund Trio / SAI Trío /Bad Currency / Marco Mezquida / Lynn Cassiers. 16 Voll Damm Festival Jazz Vic (Vic. 2014-05-08/17)

16 Voll Damm Festival Jazz Vic

Marco Mezquida

  • Fecha: Jueves, 8 de mayo de 2014
  • Lugar: La Jazz Cava (Vic)
  • Componentes:
    Marco Mezquida: piano

Wesseltoft & Schwarz & Berglund Trio

  • Fecha: Sábado, 10 de mayo de 2014
  • Lugar: L’Atlàntida (Vic)
  • Componentes:
    Bugge Wesseltoft: piano, fender rhodes, minimoog y tablet
    Henrik Schwarz: teclado, ordenador, diversos dispositivos electrónicos y percusión menor
    Dan Berglund: contrabajo y pedales

Lynn Cassiers

  • Fecha: Jueves, 15 de mayo de 2014
  • Lugar: La Jazz Cava (Vic)
  • Componentes:
    Lynn Cassiers: voz, teclado, diversos dispositivos electrónicos, juguetes y percusión menor

Bad Currency

  • Fecha: Viernes, 16 de mayo de 2014
  • Lugar: La Jazz Cava (Vic)
  • Componentes:
    David Soler: guitarra y pedales
    Manolo Cabras: bajo
    Oriol Roca: batería
    Lynn Cassiers: voz, teclado, diversos dispositivos electrónicos y juguetes

SAI Trio

  • Fecha: Sábado, 17 de mayo de 2014
  • Lugar: La Jazz Cava (Vic)
  • Componentes:
    Sònia Sánchez: baile
    Agustí Fernández: piano
    Ivo Sans, batería

Comentario:

Los responsables del Festival de Jazz de la capital de Osona, que han llegado en la presente a su décimo sexta edición, siguen consolidando su proyecto a base de tres coordenadas principales, el jazz de impronta actual, la música electrónica de distintos cuños, y músicas cercanas, cuando no propias, del pop, en una especie de interregno donde la improvisación es el denominador común.

01_MM (©Joan Cortès)_08mai14_LJC_16FJV

 

Otra de sus singularidades reside en inaugurar el evento con el “pianíssim”, consistente, básica y mayoritariamente, en un piano solo. En anteriores ediciones a cargo de los pianistas, Agustí Fernández, Sergi Sirvent, Josef Dumoulin o el guitarrista Santi Careta, entre otros. En esta edición el piano solo, como en la del 2011, fue a cargo del pianista mahonés Marco Mezquida. Un pianista en estado de gracia con una inagotable capacidad para seguir sorprendiendo, esté en el formato que esté, sea propio o ajeno.  Sus partes solistas resultan como pequeños relatos, a modo de pequeñas narraciones, con su consiguiente presentación-nudo-desenlace, que inserta en los temas.

02_MM (©Joan Cortès)_08mai14_LJC_16FJV

En sus pianos solos se podría establecer un buen símil con la escritura del estadounidense James Salter, donde muy a menudo no terminas de saber hacía donde te conduce, con saltos imprevistos de tiempo y de lugar, pero con la plena confianza e interés por las elecciones que escoge. En el caso de Mezquida con una paleta rica y variada, jazz, free, romanticismo, desgarros, pianísimos, descargas viscerales e improvisaciones varias (desde variaciones sobre un tema hasta las más libres), con o sin técnicas expandidas, pero, derive hacia donde derive, siempre con una remarcable musicalidad (“Chévere”, “La hora fértil”, “My lady loves me in E-flat”,…).

03_MM (©Joan Cortès)_08mai14_LJC_16FJV

En apenas unas seis semanas hemos podido disfrutar de dos de sus pianos solos, el primero en la Nova Jazz Cava de Terrassa y en el segundo en la pequeña Jazz Cava de Vic, en el primero, una auténtica travesía, de unos setenta minutos, sin anclajes ni puertos intermedios, y en el último con distintas paradas (en parte obligado por el corte superficial que sufrió en uno de sus dedos al partírsele el ”slide” de vidrio, cuando estaba fregando con plena visceralidad las tripas del piano), además del desarrollo humorístico en los bises, con el par de estándares interpretados (“All of me” y “Amigos para siempre”), resueltos de forma totalmente curiosa y personal. Dos pianos solos distintos y excelentes.

04_WSBt (©Joan Cortès)_10mai14_L'At_16FJV

La denominada producción en exclusiva para el festival fue a cargo del trío formado por Bugge Wesseltoft (piano acústico, fender rhodes -sin tapa-, moog, tablet, …), el ex-E.S.T., el más orgánico de los tres, Dan Berglund (contrabajo y pedales) y Henrik Schwarz (teclado, ordenador, elementos electrónicos varios y percusión menor).

05_WSBt (©Joan Cortès)_10mai14_L'At_16FJV

Un trío europeo multilingüe, noruego, alemán y sueco. En un singular pero muy respetuoso “Revisiting John Coltrane’s a Love Supreme”, sin saxofonista. Un amor supremo, con medio siglo a sus espaldas, que sigue plenamente vigente.

06_WSBt (©Joan Cortès)_10mai14_L'At_16FJV

Un proyecto, el del trío, nada mimético, ni deconstructivo, ni superficial. Manteniendo las cuatro partes originales (“Acknowledgement”, “Resolution”, “Pursuance” y “Psalm”), en el mismo orden, pero con una duración notablemente superior, prácticamente el doble. Menos espiritual y religioso, con muchos bits y, también, mucho más etéreo, especialmente en la cuarta y última parte, con la proyección íntegra del escrito original de John Coltrane (1926-1967)

“…

Thank you God.

ELATION-ELEGANCE-EXALTATION

All from God.

Thank you God.  Amen.”

Posteriormente ofrecieron un par de bises, ambos demasiado alejados de lo que había sido el cuerpo del concierto. Dos bises de aires más o menos folclóricos, escandinavo el primero y africano el segundo, en una especie de “new age” de “qualité”, con reminiscencias de BSO y componendas repetitivas.

07_WSBt (©Joan Cortès)_10mai14_L'At_16FJV

Lynn Cassiers, colabora, entre otros, con el teclista, y compatriota belga, Josef Dumoulin, -“pianíssim” del 2012-. Participó en su primer disco, el interesante y bien valorado Trees are always right (Bee Jazz, 2009).

08_LC (©Joan Cortès)_15mai14_LJC_16FJV

En La Jazz Cava, actuó en solitario, frente a una mesa dispuesta con aparatos electrónicos, algún que otro juguete así como elementos de percusión menor. Ofreció un concierto, aunando de forma bicéfala, temas improvisados con composiciones de su reciente trabajo discográfico The Bird The Fish and The Ball, entre ellos “Rose”, “Pling pling” o “Telefonie”.

09_LC (©Joan Cortès)_15mai14_LJC_16FJV

Sonoridades agrestes, juego de texturas y timbres, sin tempo definido, contrastando con los temas o fragmentos cantados, entre el folk nórdico europeo y el pop, de voces y ecos frágiles, de recuerdo infantil y trazas naifs. Alternando su voz, según la ocasión, entre un par de micros que le ofrecían ecualizaciones y resultados distintos. Una actuación personal e interesante, a pesar del tiempo invertido en la preparación de los distintos dispositivos, entre tema y tema, hecho que cortó el continuum, la dinámica de la propuesta y lastró la percepción global del proyecto.

10_LC (©Joan Cortès)_15mai14_LJC_16FJV

Hace un par de años, en buena parte como consecuencia del piano solo de Dumoulin, se constituyó el cuarteto internacional Bad Currency, que desgraciadamente no ha disfrutado de la continuidad que se merecería. En la presente edición, tres de sus componentes originales, el sardo Manolo Cabras (bajo) y los catalanes David Soler (guitarra y pedales) y Oriol Roca (batería), acompañados en esta ocasión por la voz y los artefactos electrónicos de Lynn Cassiers -protagonista en solitario de la noche anterior-, ofrecieron una notable muestra de su trabajo. Combinando partituras de escritura propia con improvisaciones, conformando un resultado sonoro cromático, de predominio denso y marcado, con trazados angulosos y obscuros, de entornos cerrados y nocturnos. Con descargas notables que de alguna manera, de forma sui géneris, resultaban prolongadoras del mejor rock progresivo de hace unas décadas (Henry Cow, Soft Machine, Isotope o el King Crimson menos sinfónico) con un substancioso sazonado a lo Jaco Pastorius.

11_BC (©Joan Cortès)_16mai14_LJC_16FJV

Lynn Cassiers, resultó ser más que una invitada, encajó perfectamente con la propuesta del trío, al cual aportó su savia personal en una remarcable consonancia con sus compañeros. Próximamente y en formación de quinteto, el cuarteto de la velada más Josef Dumoulin, realizarán una pequeña gira por los Países Bajos, para posteriormente pasar a los estudios de grabación.

12_BC (©Joan Cortès)_16mai14_LJC_16FJV

Pocos días después de su actuación, en la exposición “Consumption” -correspondiente a la quinta edición del “Prix Pictet”- y delante de las dos fotografías de toma aérea, de gran formato, de Mishka Henner (belga nacionalizado británico) me hicieron recordar la propuesta de Bad Currency, no por la temática (espacios naturales transformados por diversas industrias), sino  por la concepción formal, de aparente geométrica plana, pero que a medida que vas aproximándote empiezas a observar una cantidad de detalles y subestructuras que hacen variar substancialmente tu percepción inicial, a la vez que la van enriqueciendo y dándole volumen.

13_BC (©Joan Cortès)_16mai14_LJC_16FJV

SAI trio, acrónimo de los nombres de pila de Sònia Sánchez (baile), Agustí Fernández (piano) i Ivo Sans (batería), es un punto de convergencia entre las dos FAE -Free Art Ensemble-, la más free jazzística i la jazzística-flamenca-free, las dos con la improvisación como flujo generador principal, la primera conducida por Fernández y la segunda con el baile personal de Sánchez, y las dos con Sans a la batería.

14_SAIt (©Joan Cortès)_17mai14_LJC_16FJV

En Vic ofrecieron su segunda actuación después de su prometedor estreno, en el festival (in)fusión flamenca del pasado noviembre. La propuesta ha crecido de forma exponencial. Desde e l primer momento desencadenaron un autentico vendaval, convirtiendo el diminuto escenario de la cava en un exquisito tablado contemporáneo, en un constante y pleno vaciarse.

15_14_SAIt (©Joan Cortès)_17mai14_LJC_16FJV

Sánchez con sus movimientos enérgicos y formas no menos personales –procedentes del flamenco y de la danza butoh, pasadas por su tamiz singular-, Fernández, con sus teclas y cuerdas, siguiéndola, mimándola y jaleándola, en una espléndida y generosa interacción, y Sans con sus contrapuntos sutiles desde la batería, fueron urdiendo una propuesta de improvisación pura y dura, sin parafernalias ni abalorios y plenamente orgánica, donde prácticamente no hubo pausas ni para respirar, ni para el trío responsable, ni para el público plenamente atrapado con el suceder imprevisible del escenario.

16_14_SAIt (©Joan Cortès)_17mai14_LJC_16FJV

Para terminar, ya en el bis, amasaron un dulce de los que se saborean y recuerdan, basado en la melodía de “La niña de la calle Ibiza”, del disco Morning Glory (Maya Recordings, 2010), la segunda de las tres joyas discográficas que el pianista ha grabado con sus cómplices Barry Guy y Ramón López. Melodía que también sirvió para dar forma musical a los versos de Maria Mercè  Marçal (1952-1998) “Cançó del bes sense port”, cantada en catalán por la voz flamenca de Miguel Poveda en el disco Desglaç (Discmedi 2005).

“…

Carbó d’amor dins dels ulls

i els ulls de la tristesa.

La tristesa dins la mar,

la mar dins la lluna cega.

I la lluna al grat del vent

com una trena negra.”

 

La actuación de SAI Trio, en la capital de Osona, fue una de las perlas, por no decir la perla, del presente festival, programado nuevamente con singularidad, variedad e inteligencia, sin perder el marchamo que lo viene caracterizando.

 17_14_SAIt (©Joan Cortès)_17mai14_LJC_16FJV

 

Texto y fotografías: © Joan Cortès, 2014