365 razones para amar el jazz: un disco. Dave Holland Quartet: Conference of the Birds (ECM, 1973) [4]

Un disco. Dave Holland Quartet: Conference of the Birds (ECM, 1973)

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes y Pachi Tapiz.

Con Dave Holland, Sam Rivers, Anthony Braxton, Barry Altschul.




Wadada Leo Smith: The Great Lake Suites (TUM Records, 2014) / Jack DeJohnette: Made In Chicago (ECM, 2015)

Olvidamos hasta las melodías de los árboles

Gollum. El señor de los Anillos. J. R. R. Tolkien

Recientemente publicamos aquí un artículo crítico sobre la obra de Anthony Braxton y su nada disimulada tendencia por hacer de su obra un compendio entre intelectualidad y abstracción que, ciertamente, le ha reportado más prestigio que influencia (si no contamos a los fieles adeptos a su escuela). El autor formó parte de la AACM de Chicago, que justo este año celebra su 50 aniversario. Estos dos trabajos aparecidos con escasos meses de diferencia, uno en directo y otro en estudio, vienen a subrayar lo noticiable y forzado de estas históricas convocatorias. En resumen, publicar hoy algo reuniendo estos nombres suscita interés informativo y también invita a un balance retrospectivo.

Una primera cuestión confirmaría la determinante influencia y el empuje en el avance del jazz que los fundadores de este colectivo, adoptando vías de expresión diferenciadas, han posibilitado. La segunda, ceñida a la oportunidad de su regreso, viene a poner de relieve que su discurso se ha distanciado de la verosimilitud y energía colectiva respecto de su origen, dando como resultado una decepcionante amalgama, aislada y sin continuidad, en el presente, incluso de la escena de Chicago.

La AACM fue un movimiento que canalizaba memoria y modernidad vinculando al blues con la música contemporánea europea, como señales de identidad de una nueva clase de músicos que reivindicaban su pertenencia a la “Blues people” (LeRoi Jones/Amiri Baraka) pero también a las clases ilustradas de una sociedad que ya no permitiría la segregación en la Universidad y en las escuelas. Para hacerse más fuerte se estructuró como referente colectivo con varias cabezas visibles (las aquí reunidas y citadas,  y también las del cronista y teórico George Lewis ), según una experiencia artística que provenía del free jazz y, claro está, de toda la convulsa era político-social  por la lucha de la igualdad de derechos civiles en esa década de 1960. Su argumento intelectual se resumía en el lema “ancient to the future”, es decir, avance desde la tradición y la modernidad, posicionándose como vanguardia desde su ciudad natal.

“Hecho en Chicago”…

Jack DeJohnette_Made In Chicago_ECM_2015Toparse con el Art Ensemble of Chicago  (AEOC) en el catálogo de ECM, más aún cuando lo editaban y enviaban impreso, nunca dejó de causar extrañeza. Identificada con un sonido más europeo y académico, la personalidad del sello parecía la opuesta a una aguerrida declaración de intenciones basada en la esencia racial del jazz. Algo así como debió suponer el choque visual de encontrarse con los miembros de la AEOC (imaginamos que incluso sin las pinturas de guerra) por el centro de la Alemania más conservadora de Ludwidsburg mientras grababan Nice Guys en 1978…

Lo cierto es que mirando un poco con lupa, esta creación que parte del legado de Ornette Coleman, John Coltrane, Albert Ayler, Don Cherry, la New Thing, el free jazz y la primera improvisación libre, ya había aterrizado o lo haría cuando Jack DeJohnnette publica en los años 80 con su grupo Special Edition, tras participar en New Directions… En esa frontera diferenciada en esta discográfica entre jazz y música contemporánea, tradición negra y blanca, confluyen los títulos puntuales de Marion Brown, Wadada Leo Smith, el cuarteto Circle de Anthony Braxton, Sam Rivers y las más visitadas de Roscoe Mitchell-Lester Bowie, con las de Paul Bley, Jimmy Giuffre, Evan Parker o Joe Maneri.

DeJohnette ha visto como su carrera ha estado bastante condicionada -al menos en lo que a ECM se refiere- por las publicaciones del trío de Keith Jarrett. Al margen de esto, ha entregado caprichos de fusión algo extravagantes. Con Wadada Leo Smith, que lo tenemos más abajo, hizo algunos trabajos incluso a dúo. Pero encontrar aquí Threadgill, acaso el compositor más personal de todos ellos, capaz de construir un lenguaje propio con sus grupos Very Very Circus, Make a move y Zooid, supone la presencia más llamativa de estas dos publicaciones. Por su parte, Roscoe Mitchell también puso una nota muy alta en ECM con su banda Note Factory en su memorable Nine to get ready, donde planteaba un novedoso discurso entre generaciones que ahí quedó.

Made in Chicago es una suerte de “marca de la casa”, un eslogan, una llamada que suena a fiesta de despedida, a un encuentro parcial en la cumbre de unas ideas que han sido desarrolladas por separado. Es un ejercicio en directo que manifiesta un nada disimulado cansancio de ideas, de gestos especulativos rendidos al tópico, de motivos personales intransferibles en un contexto que invita a una escucha parcial antes que orgánica.

La excepción, la pieza “Museum Of Time” firmada por DeJohnette, el menos “músico AACM” de todos, aunque aquí, sin embargo, hace que suene como a Roscoe Mitchell.

TUM Wadada The Great Lakes Suites CoverLa demora de esta reseña no ha podido revelarse como más oportuna. El hecho de unirla al título que comentamos más arriba resulta, como poco, curioso. Una coincidencia en la que pese a darse un elemento compositivo unificador por el sello  que pone Smith, se define de manera igual de frustrante antes las altas expectativas que esta nómina de músicos conlleva. Vayan por delante, al igual sucede en el mencionado trabajo del baterista, que también aquí se ofrece una prolija información que no da más fundamento al encuentro (salvo por las documentadas biografías) que el de avalar el histórico encuentro.

Desde el gran lago Michigan llegan los -fríos- vientos que dan apellido a la ciudad de Chicago. Son pequeños mares en cuyas orillas hay belleza por la exuberancia que dan los bosques de coníferas, y también de polución por las grandes industrias contaminantes asentadas en su extensa periferia. Y son 6 los que forman esa frontera geográfica natural con Canadá. Lagos que son personalidades. El séptimo renombrado está dedicado a otro “gran lago”, Oliver Lake.

Es una cita muy distinta a la anterior, ciertamente. Hay una mayor uniformidad ya que las composiciones llevan una sola firma. No obstante, en esa escritura de amplias lecturas y a la vez concisa en extensión se dan espacios individuales y desarrollos de conjunto sin espíritu común. Smith sigue entregando trabajos de hondo calado, sobre todo tras el celebrado documento memorístico de Ten Freedom Summers. En éste hay otra recreación visual y emocional apoyada en los cuadros del pintor Markus Konttinen.

Dos discos dan para mucho. El problema, pese a ese elemento que implica una inspiración concreta, es el mismo que el anterior disco de DeJohnette: el gesto forzado del encuentro, la idea preconcebida de reproducir algo que ya no forma parte de la modernidad.

Sopla viento frío en Chicago.

© Jesús Gonzalo, 2015

Wadada Leo Smith: The Great Lake Suites
Músicos: Wadada Leo Smith (trompeta), Henry Threadgill (saxo alto, flauta y flauta baja), John Lindberg (contrabajo), Jack DeJohnette (batería)
Composiciones:
CD-1 “Lake Michigan”, “Lake Ontario”, “Lake Superior”
CD-2 “Lake Huron”, “Lake Erie”, “Lake St. Clair”
Todas las composiciones por Wadada Leo Smith
Tum Records. TUM CD 041-2, 2014

Jack DeJohnette: Made In Chicago
Músicos: Henry Threadgill (saxo alto, flauta bajoa), Roscoe Mitchell (saxos alto, soprano y sopranino, flauta barroca), Muhal Richard Abrams (piano), Larry Gray (contrabajo, violonchelo), Jack DeJohnette (batería)
Composiciones:”Chant”, “Jack 5”, “This”, “Museum of time”, “Don`t leave away again”, “Announcement”, “Ten minutes”
ECM, 2015




Felipe Salles: Ugandan Suite (Tapestry Records, 2013)

Felipe Salles Ugandan SuiteEl saxofonista, clarinetista y flautista de Sao Paulo Felipe Salles ejerce desde 2010 de profesor asistente de jazz y de estudios de música afroamericana en la Universidad de Massachussets. Desde hace 20 años está radicado en Estados Unidos donde ha tenido la ocasión de trabajar y grabar con eminentes músicos como Randy Brecker, David Liebman, George Russell, Gunther Schuller, Sam Rivers, Jerry Bergonzi, además de los más destacados músicos brasileños. Entre otros, ha ganado el primer premio en el Concurso SGAE de Jazz “Tete Montoliu” de 2001, con la composición “The Return of The Chromo Sapiens”.

Ugandan Suite es su sexto álbum como líder, donde se dan la mano la música clásica, la africana y el jazz. Está concebido, según el orden clásico, por cinco movimientos, cada uno con el nombre de un animal de la selva africana. Se trata de un trabajo que va más allá del jazz, adentrándose por territorios que suponen un itinerario en el que las armonías y el ritmo juegan un papel especial. Cada elemento se mueve con sofisticada gracia y ternura. A diferencia de otros trabajos de similares características, Salles ha creado el vehículo perfecto para tres estilos distintos de música que se entrelazan conjuntamente con una cohesión atractiva. Para ello se vale de diversos músicos occidentales, el más conocido es David Liebman, y otros africanos, que hacen uso de todo un carrusel de instrumentos percusivos y viento de ese continente.

El trabajo compositivo y de arreglos a cargo de Felipe Salles es digno de alabanza. La música es plenamente accesible. El disco está lleno de giros, saltos y movimientos rítmicos continuos. Ugandan Suite es un viaje que transforma los sonidos habituales africanos en dulces texturas, interpretados con suma elegancia en todas sus facetas.

© Carlos Lara, 2014

Felipe Salles:Ugandan Suite

Felipe Salles (saxo tenor, saxo barítono, flautas, clarinete bajo y palmas), David Liebman (saxo tenor, saxo soprano y flauta de madera), Nando Michelin (piano y palmas), Keala Kaumeheiwa (bajo eléctrico y palmas), Damascus Kafumbe (arpa, xilofón y diversas percusiones africanas), Rogerio Boccato (percusiones), Lucas Apostoleris (palmas) y Bertram Lehmann (batería y palmas)

“Movement 1 – The Buffalo”, “Movement 2 – The Elephant”, “Movement 3 – The Leopard”, “Movement 4 – The Rhinoceros” y “Movement 5 – The Lion”.
Todos los temas compuestos y arreglados por Felipe Salles.

Grabado en Wellspring Sound Recording Studio el 29 de agosto de 2013 en Brooklyn (Nueva York). Editado en 2013 por Tapestry Records.  TAPESTRY 76023-2




Tomajazz recomienda… un genio desaparecido: Sam Rivers

Sam Rivers (1923 - 2011) Studio Rivbea, 1976 Photo by Tom Marcello

Sam Rivers (1923 – 2011)
Studio Rivbea, 1976
Photo by Tom Marcello

Cada año fallecen una serie de músicos que representan capítulo enteros de la historia del jazz, un jazz que sigue más vivo que nunca pero que, tal vez, ya no disfruta de las figuras cuasi mitológicas que produjeron otras épocas.

Hace poco murió el gran Sam Rivers, un músico que no fue paradigma de nada más que de sí mismo. Tocó muchos estilos y no se rindió nunca, produciendo música arriesgada hasta el final.

Como suele ser tristemente habitual, la cantidad de espacio dedicado en la mayor parte de medios a la desaparición de Rivers es inversamente proporcional a lo excelso de su obra, por eso lo más justo es recomendar la misma, en general. Porque la música de Sam Rivers contiene pocos altibajos y es muy recomendable, de principio a fin.

© Adolphus van Tenzing, 2012




Veinte años no es nada: una febril mirada sobre las dos últimas décadas de la música de Anthony Braxton. Por Diego Sánchez Cascado y Pachi Tapiz


© 2007 Diego Ortega Alonso

“El Sr. Braxton es un artista brillante y muy trabajador. Su impacto supera cualquier descripción posible. Su sentido de la estructura y de la expresividad individual es su legado para todo aquél que busque el sentido más elevado del arte. Ha causado un impacto imborrable tanto en la comunidad artística de Chicago como en la del resto del mundo. Es un verdadero tesoro de la humanidad”
Kahil El’Zabar

Anthony Braxton es desde hace décadas una figura fundamental en la historia del jazz y de la música en general. Son muy pocos los músicos que han sido capaces de desarrollar un lenguaje propio. Anthony Braxton es uno de ellos, aunque más que un lenguaje, ha logrado construir un verdadero universo musical, autónomo, complejo y formado por territorios estilísticos muy diversos. Si bien su carrera comenzó a finales de los años sesenta, en este artículo nos vamos a centrar en las dos últimas décadas, tal y como hemos hecho en la entrevista que publicamos en Tomajazz (http://www.tomajazz.com/web/?p=10474). Nuestro punto de partida para ambos textos es el magnífico libro de Graham Lock Forces In Motion. The Music and thoughts of Anthony Braxton (Da Capo Press, 1988), que aborda de forma ejemplar toda su trayectoria anterior. En él, Lock narra la gira de Anthony Braxton en 1985 por Inglaterra con el conocido como su “cuarteto clásico”, integrado por la pianista Marylin Crispell, el contrabajista Mark Dresser y el batería Gerry Hemingway. Asimismo recoge las opiniones de Braxton sobre numerosos temas en la que es una aproximación fascinante, en profundidad y sobre todo en primera persona, a los distintos aspectos que forman su universo creativo.

Si algo caracteriza la carrera de Anthony Braxton es su afán por documentar todas sus composiciones y sus distintos proyectos. Su enorme capacidad de trabajo hace que a lo largo de estos 20 años haya publicado alrededor de 125 grabaciones a su nombre o compartiendo la titularidad. Este breve artículo sólo pretende servir de guía para desbrozar y saber cómo abordar una ingente y muy diversa producción.

EL CUARTETO CLÁSICO

Este repaso empieza, como no podría ser de otro modo, con el cuarteto clásico. En su trabajo en cuarteto resulta muy interesante la utilización de lo que Braxton denomina las pulse tracks. Se trata de una estructura compositiva horizontal, interpretada principalmente por la sección rítmica (y utilizada a discreción por ésta), que se superpone o “acompaña” a la composición principal. De este modo, es frecuente que los temas que aparecen en los discos aparezcan con títulos como “Comp. 69 M (+ 10 + 33 + 96)”: la composición principal es la 69M, mientras que entre paréntesis figuran las diversas pulse tracks.

El grado de interacción entre los cuatro miembros del grupo y la riqueza de su música resultan asombrosos, y no sería exageración situarlo entre los más destacados combos de la historia del jazz (junto a los Hot Five y Hot Seven de Armstrong, el quinteto de Charlie Parker, los dos grandes quintetos de Miles Davis, el cuarteto de John Coltrane, y un corto etcétera).

Leo Records se ha encargado de publicar tres volúmenes dobles con tres conciertos de la gira inglesa. El grabado en Coventry incluye una de las entrevistas de Braxton con Graham Lock que luego plasmaría en el citado Forces In Motion.

  • Quartet (London) 1985 (Leo CD LR 200/201 2-CD, 1990)
  • Quartet (Birmingham) 1985 (Leo CD LR 202/203)
  • Quartet (Coventry) 1985 (Leo CD LR 204/205)

Posteriormente, Marylin Crispell fue sustituida al piano por David Rosemboon. No obstante, Crispell seguiría trabajando con Braxton, quien ocasionalmente volvería a reunir a este mismo cuarteto. Entre sus grabaciones, son muy recomendables el cuádruple disco grabado en Willisau (con dos compactos grabados en estudio y dos en directo, actualmente descatalogado pero que, al parecer, pronto será reeditado) o el doble de Santa Cruz.

  • Willisau (Quartet) 1991 (hatART 61001/2/3/4 4-CD)
  • Quartet (Santa Cruz) 1993 (hatART 6190 2-CD)

LOS STANDARDS – LOS PROYECTOS TEMÁTICOS

Cada cierto tiempo, Anthony Braxton siente la necesidad de salir de su universo particular y acudir tanto al repertorio de standards como revisar el legado de algunos de los músicos que considera fundamentales en la historia del jazz. Evidentemente, sus interpretaciones no se quedan en la mera imitación de lo ya conocido, sino que buscan obtener nuevos matices y nuevas formas de interpretarlos. También podría ser considerado como un gesto de reafirmación de su pertenencia a la tradición del jazz.

Dos grabaciones recientes que resultan ideales para acercarse a su concepción de los standards son los dos compactos cuádruples editados por Leo Records, grabados durante la gira que realizó en 2003 junto al guitarrista Kevin O’Neil, el contrabajista Andy Eulau y el percusionista Kevin Norton (con visita a Sevilla incluida): Bill Evans, John Coltrane, Paul Desmond, Miles Davis, Dave Brubeck, Gerry Mulligan, Joe Henderson, Thelonious Monk, Antonio Carlos Jobim, Irving Berlin, Jerome Kern, Vernon Duke, Sam Rivers, Wayne Shorter o Herbie Hancock son algunos de los autores de los temas revisitados.

  • 23 Standards (Quartet) 2003 (Leo CD LR 402/405 4-CD, ed. ltda. 1000 copias)
  • 20 Standards (Quartet) 2003 (Leo CD LR 431/434 4-CD, ed. ltda. 1000 copias)

En cuanto a los proyectos dedicados específicamente a un músico, se pueden recomendar varios. Con O’Neil, Eulau y Norton, más la incorporación de algún otro músico, interpretó en el año 2000 el repertorio del pianista Andrew Hill, lo que quedó reflejado en dos grabaciones:

  • Ten Compositions (Quartet) 2000 (CIMP 225)
  • Nine Compositiones (Hill) 2000 (CIMP 236)

En 1993 hizo lo propio con la figura de Charlie Parker en un sexteto en el que participaron Misha Mengelberg, Paul Smoker, Ari Brown, Joe Fonda, Han Bennink y Pheeroan AkLaff. El resultado fue un doble compacto, con un disco grabado en estudio y otro en directo.

  • Charlie Parker Project 1993 (hatOLOGY 2-261 2-CD)

Otros dos pianistas que también fueron visitados por este músico con un resultado más que recomendable: Thelonious Monk y Lennie Tristano. Mal Waldron, Buell Neidlinger y Bill Osborne fueron sus acompañantes en su repaso de parte del legado de Monk, mientras que John Raskin, Cecil McBee, Andrew Cyrille y Dred Scott son quienes participaron en su acercamiento a los temas de Tristano.

  • Eight (+3) Tristano Compositions 1989 for Warne Marsh (hatART 6052)
  • Six Monk’s Compositions (Black Saint 120116-2)

Además de tocar todos los instrumentos de la familia de los saxofones y clarinetes (son impresionantes las fotos en que aparece tocando instrumentos tan poco habituales como el clarinete contrabajo o el saxo bajo), Braxton también toca el piano y la batería. En su faceta de pianista ha publicado varios discos en los que ofrece su particular aproximación al universo de los standards. Hay varias grabaciones recogidas en distintos años en la difunta Knitting Factory. En la grabación de 1994 le acompañan el saxofonista Marty Ehrlich, el contrabajista Joe Fonda y el batería Pheeroan AkLaaf. Tristano, Brubeck, Mingus, Monk, Ellington o Wayne Shorter son los autores de algunos de los temas visitados. La grabación con el Mario Pavone Quintet también está recogida en directo en la Knitting Factory. En la formación le acompañan Dave Douglas, el contrabajista Mario Pavone, AkLaaf, sobresaliendo el añorado saxofonista y flautista Thomas Chapin. “Straight Street” de Coltrane, “Eronel” de Monk, “Dewey Square” de Charlie Parker, “Autumn In New York” o “All or Nothing at All” son algunos de los temas versioneados.

  • Knitting Factory (Piano/Quartet) 1994, Vol.1 (Leo CD LR 222/223)
  • Anthony Braxton / Mario Pavone Quintet Seven Standards 1995 (Knitting Factory Works KFW168)

GHOST TRANCE MUSIC (GTM)

Según el propio Braxton, es la mayor evolución en su música en los últimos 25 años. Además de las explicaciones del propio Braxton en la entrevista antes mencionada (http://www.tomajazz.com/web/?p=10474), se puede decir que la GTM apela al minimalismo, la repetición, el trance. Cada composición de GTM está dividida en dos partes. La primera, está formada por una extensa melodía basada en ocho notas repetidas de diversas formas en la que se intercalan unos paréntesis –o melodías secundarias-. Cada composición de GTM integra asimismo otras cuatro composiciones secundarias que pueden insertarse en cualquier momento, en función del deseo de los intérpretes. Aunque el material escrito sea importante, el espacio dedicado a la improvisación desempeña un papel fundamental.

A mediados de los años noventa, Braxton puso en marcha el sello Braxton House para documentar su trabajo. En él publicó su ópera Trillium R: Shala Fears For The Poor – Composition No.162, cuya realización casi le llevó a la ruina (nuevamente, tras su experiencia con las orquestas a mediados de los años setenta) a pesar de contar para ello con los fondos de la beca Genius Grant de la fundación McArthur (que le fue concedida en 1994). Finalmente este sello sólo llegó a publicar ocho referencias, con formaciones que varían del dúo a los trece músicos, pasando por grupos de siete y once miembros. Por desgracia, el sello lleva años en barbecho, y los discos publicados están totalmente descatalogados.

  • Four Compositions (Washington, D.C.) 1998 (Braxton House BH-009)



El sello británico Leo es el que está documentando abundantemente la GTM. Entre las numerosas referencias, destacan los tres volúmenes dobles de la serie de conciertos realizada en Yoshi’s en 1997, todas ellas con la formación de noneto (y Leo acaba de anunciar una cuarta entrega para 2008). Se trata de una música densa, de difícil escucha, que requiere paciencia y voluntad por parte del oyente. Más accesible es Four Compositions (GTM) 2000, (esta vez publicado por Delmark), con Braxton al frente de un cuarteto “canónico” de piano, bajo y batería.

  • Ninetet (Yoshi’s) 1997, Vol.1 (Leo CD LR 343/344 2-CD)
  • Ninetet (Yoshi’s) 1997, Vol.2 (Leo CD LR 382/383 2-CD)
  • Ninetet (Yoshi’s) 1997, Vol.3 (Leo CD LR 420/421 2-CD)
  • Four Compositions (GTM) 2000(Delmark DG-544)

Otro ejemplo de GTM en formato pequeño es el doble Trio (Glasgow) 2005, con Taylor Ho Bynum (trompetas diversas) y Tom Crean (guitarra) más efectos electrónicos. Se trata del trío Diamond Curtain Wall, evolución de la GTM y una de las propuestas más interesantes del Braxton reciente, que tuvimos la suerte de ver hace unos meses en Madrid (http://www.tomajazz.com/web/?p=10505).

  • Trio (Glasgow) 2005 (Leo CD LR 487/488 2-CD)

Pero la muestra “definitiva” de la GTM (según palabras del propio Braxton) es la caja de 9 compactos y un DVD 9 Compositions (Iridium) 2006, publicada este mismo año. Se trata de la interpretación en directo, durante una semana, de nueve composiciones a cargo de Braxton y otros 12 músicos. Frente a la aridez de las grabaciones de Yoshi’s antes mencionadas (para entendernos, no recomendadas para el advenedizo), la música interpretada en el Iridium neoyorquino resulta variada, brillante y emotiva. Muy recomendable, pese las más de nueve horas de música contenida y al precio.

  • Anthony Braxton 12+1tet 9 Compositions (Iridium) 2006 (Firehouse 12 Records FH12-04-03-001 9-CD + DVD)

COLABORACIONES Y ENCUENTROS: DÚOS, TRÍOS Y GRANDES FORMACIONES

A lo largo de toda la carrera de Braxton abundan las grabaciones y proyectos con dúos y tríos de carácter muy variado. Con el pianista Ran Blake realizó una grabación que surgió casi por casualidad, y en la que ambos músicos se dedicaron a versionar a un puñado de temas inmortales: “’Round Midnight” de Monk, “Yardbird Suite” de Charlie Parker, “Four” de Miles Davis o “Soul Eyes” de Mal Waldron.

  • Ran Blake & Anthony Braxton A Memory Of Vienna (hatOLOGY 505)

Otro dúo con un pianista radicalmente diferente es el que en 1991 grabó con el pianista alemán George Gräwe. Era la primera vez en que ambos músicos tocaban juntos y las tres piezas son improvisaciones. Entre ambos se produce una comunicación telepática. Especialmente memorable es cuando Braxton toca la flauta, otro instrumento más a añadir a la familia de saxos y clarinetes, piano y batería.

  • Anthony Braxton – George Gräwe duo (amsterdam) 1991 (Okka OD12018)

Con el trompetista Wadada Leo Smith grabó dos discos en Pi Recordings. Ambos aportaban temas nuevos: Smith “Tawaf” o “Goshawk” y Braxton las composiciones “314”, “315” y la “316”.

  • Wadada Leo Smith & Anthony Braxton Organic Resonance (Pi Recordings PI 06)
  • Wadada Leo Smith & Anthony Braxton Saturn, Conjunct the Grand Canyon in a Sweet Embrace (Pi Recordings PI 10)

En 2004, el sello suizo Intakt publicó dos discos de Braxton a dúo con el percusionista Andrew Cyrille, grabados dos años antes. El material incluido es variado: composiciones de Braxton, de Cyrille e improvisaciones. Aunque el resultado es desigual (tal vez un único volumen hubiera bastado), contiene momentos memorables.

  • Andrew Cyrille – Anthony Braxton Duo Palimdrome 2002, Vol. 1 (Intakt CD 088 / 2004)
  • Anthony Braxton – Andrew Cyrille Duo Palimdrome 2002, Vol. 2 (Intakt CD 089 / 2004)

En el año 1993 Anthony Braxton visitó el festival de Jazz de Londres. Fruto de esa visita se publicaron dos conciertos magníficos en dúo y trío. En ambas ocasiones estuvo acompañado por el saxofonista Evan Parker, mientras que en el disco a trío se incorporó el trombonista Paul Rutherford. El material interpretado fueron improvisaciones de los tres músicos con títulos al uso en la discografía braxtoniana en las que juega con los nombres de los músicos: “Axtarkrut”, “Vanuthrax”, “ParkBrax” o “BraxPark”.

  • Anthony Braxton / Evan Parker Duo (London) 1993 (Leo CD LR 193)
  • Anthony Braxton / Evan Parker / Paul Rutherford Trio (London) 1993 (Leo CD LR 197)

En 1988 se produjo una colaboración entre la London Jazz Composers’ Orchestra, dirigida por el contrabajista Barry Guy, y Anthony Braxton. Este no toca ningún instrumento, aunque es el director de esta formación de casi 20 músicos y autor de las composiciones que ocupan el segundo compacto a lo largo de 56 minutos: el resultado es una magnífica muestra del encuentro entre Braxton con una de las formaciones más destacadas de la improvisación europea.

  • London Jazz Composers’ Orchestra – Zurich Concerts (Intakt 005 2-CD)

Por último, merece la pena dedicar una atenta escucha a Triotone, que Braxton grabóen directo en Serbia en 2003 con el pianista húngaro György Szabados y el percusionista ruso Vladimir Tarasov (miembro del Ganelin Trio): el primer tema, “Trioton”, composición de Szabados que ocupa más de la mitad del disco, es una pequeña –aunque extensa- joya.

  • Anthony Braxton – György Szabados – Vladimir Tarasov Triotone (Leo CD LR 416)

Texto: @ 2007 Diego Sánchez Cascado y José Francisco “Pachi” Tapiz, Tomajazz
Ilustración: © 2007 Diego Ortega Alonso