Dwiki Dharmawan: Rumah Batu (Moonjune Records 2018) [Grabación]

Por Enrique Farelo.

No muy alejado está “Rintak Rebana” de las influencias de Chick Corea y su Spanish Heart que unido a la combinación de sonidos latinos con la atmosférica guitarra del vietnamita-parisino Nguyên Lê le confieren unas pretensiones que van más allá en busca de los espacios infinitos cercanos al noruego Terje Rypdal.

“Paris Barantai” se abre con un solo de piano breve, divertido y casi infantil que da paso a un tratamiento étnico personalizado en la voz de Sa’at Syah para atacar con arrebato Dwiki Dharmawan con un solo jazzístico que nos embelesa con perfumes orientales de percusiones flotantes que se implementan con los ecos de la guitarra de Nguyên Lê regresando Sa’at Syah con su voz hipnótica y su flauta libre para cerrar el tema.

La voz de Dewi Gita y la suling flauta de Sa’at Syah nos sumergen en paisajes sonoros exóticos proponiendo un viaje al profundo oriente con un sonido que impregna aromas de intensa pasión en “Impenan”.

“Janger” es otra pieza de corte decididamente tradicional indonesio marcado por la participación de Nyoman Windha’s Gamelan Jass Jegog  y Ade Rudiana  y su percusión de mano alternándose con breves solos de Carles Benavent, Nguyên Lê, Dwiki Dharmawan y Yaron Stavi que finaliza con interactivo pulso entre la flauta de Sa’at Syah y Asaf Sirkis de aires aflamencados.

Lo que viene a continuación es una suite dividida en dos partes: “Rumah Batu Suite, Part 1 – Kaili” y “Rumah Batu Suite, Part 2 – Perjalanan”. En la primera la combinación de atmósferas tribal-lisérgicas nos embriaga con un clima denso e hipnótico de texturas y colores exuberantes que se fragmenta para dar paso a un abismo donde el piano free-jazz de Dwiki Dharmawan  interactúa con el contrabajo con arco de Yaron Stavi para dar paso a la segunda parte de la suite dominado por el avant-garde creador de ambientes y espacios lejanos adimensionales y envolventes que se funden en amplias y luminosas conversaciones entre Dwiki Dharmawan y Nguyên Lê con el apoyo de Asaf Sirkis y Yaron Stavi en una composición de fantasía delirante.

“Samarkand” es el penúltimo episodio y viene caracterizado por una estructuración a modo de  Pat Metheny y Lyle Mays donde Dwiki Dharmawan  y Nguyên Lê tejen conversaciones ricas en matices con el beneplácito de Sa’at Syah  y su flauta tradicional.

Y para terminar, por extraño que parezca, a veces los extremos se tocan, “Salamatkan Orang Utan” es el paradigma y es la paradoja donde la música de Indonesia se une a cantos tribales más propios de los indios del norte de América que de Asia para poner el broche final a una obra sin fronteras y de caleidoscópicas influencias.

 © Enrique Farelo, 2018

Dwiki Dharmawan: Rumah Batu (Moonjune Records 2018)

Músicos: Dwiki Dharmawan (piano acústico), Nguyên Lê (guitarra eléctrica y soundscapes), Carles Benavent (guitarra bajo), Yaron Stavi (upright bass) y Asaf Sirkis (batería) con la colaboración de Sa’at Syah (suling flauta y vocales 1, 2, 3, 4, 7, 8), Ade Rudiana (kendang percusión en 1, 2, 3, 4, 7, 8), Dewi Gita (voz solista en 3), TEUKU HARIANSYA & INDRA Maulana Keubitbit Rapa’I (Acehnese percusiones 1), Nyoman Windha’s Gamelan Jass Jegog (Balinese gamelan y percusiones (4) y Smit (vocales y LaLove traditional Sulawesi flauta en (6)

Composiciones: 1. “Rintak Rebana”, 2. “Paris Barantai”, 3. “Impenan”, 4. “Janger”, 5. “Rumah Batu Suite, Part 1 – Kaili”, 6. “Rumah Batu Suite, Part 2 – Perjalanan”, 7. “Samarkand” y  8. “Salamatkan Orang Utan”.
Todas las composiciones de Dwiki Dharmawan.

 

Publicado por Moonjune Records en 2018. Grabado en La Casa Murada estudios de Jesús Rovira, Banyeres del Penedés, Catalunya, España, el 15 y 16 de mayo de 2017.




Mark Wingfield: Tales From The Dreaming City (Moonjune Records 2018)

Mark Wingfield vuelve tras el impactante Proof of Light (Moonjune Records 2015) y lo hace repitiendo con Asaf Sirkis y Yaron Stavi y aumentando el trío con el teclista belga Dominique Vantomme en el sintetizador.

Con estos parámetros parece evidente que la línea evolutiva va a continuar por los mismos derroteros estilísticos.

Estructura etérea y reverberante, paisajes cósmicos e inhóspitos y sonidos blandos como los pinceles de Salvador Dalí en sus Relojes Blandos. Música de difícil catalogación donde se cruzan un sinfín de formas entre las que podemos vivir rock progresivo, fusión, pinceladas étnicas, jazz-rock con elementos lisérgicos y psicodélicos sin perder el componente lírico y conceptual que parece abrazar con un sonido envolvente y lejano, tan lejano que se pierde en la inmensidad espacial.

De lo que no cabe duda es que estamos ante uno de los guitarristas más personales y creativos de los últimos tiempos, no obstante, no quiero olvidarme del también guitarrista Steve Hillage, un músico que a mi modo de ver abrió la puerta del futuro allá por los lejanos años 70 del pasado siglo. No menos cierto es que de forma consciente o inconsciente Mark Wingfield bebe de fuentes de prestigio e historia como son Pat Metheny, Allan Holdsworth o John Abercrombie e incluso en el “cósmico” Terje Rypdal y me atrevería incluso a señalar a Bill Frisell en su influyente trabajo Rambler (1985 ECM Records).

Mark Wingfield en cada nueva entrega de su obra nos ofrece un viaje donde la improvisación es un elemento muy a tener en cuenta y donde la inclusión del teclista Dominique Vantomme proporciona una riqueza de texturas que añaden colores y atmósferas a las composiciones.

Tales From The Dreaming City aporta nuevas formas y una línea continuista de principio a fin. Diez composiciones que encierran misterio y lugares secretos que están ahí para ser descubiertos con adicción y disfrute.

 © Enrique Farelo, 2018

Mark Wingfield: Tales From The Dreaming City

Músicos: Mark Wingfield (Guitarra eléctrica y sintetizada), Asaf Sirkis (Batería y canto konakol en “The Green-Faced Timekeepers”.) y Yaron Stavi (Bajo sin trastes) y Dominique Vantomme (Sintetizador solista en (“The Way To Hemingford Grey”, “Looking Back At The Amber Lit House”, “Ten Mile Bank”, “The Green-Faced Timekeepers”.)

Composiciones: “The Fifth Window”, “I Wonder How Many Miles I’ve Fallen”, “The Way To Hemingford Grey”, “Sunlight Cafe”, “Looking Back At The Amber Lit House”, “This Place Up Against The Sky”, “At A Small Hour Of The Night”, “A Wind Blows Down Turnpike Lane”, “Ten Mile Bank” y “The Green-Faced Timekeepers”.
Todas las composiciones de Mark Wingfield, excepto “At a small hour of the night” de Wingfield/Stavi/Sirkis.

Grabado en La Casa Murada estudios de Jesús Rovira, Banyeres del Penedés, Catalunya, España, el 19 y 20 de Febrero de 2016. Publicado en 2018 por Moonjune Records.

 




Mark Wingfield: Proof of Light (Moonjune Records 2015) [CD]

Mark Wingfield es sin duda uno de los guitarristas de mayor calado de los últimos años a nivel mundial. Su manera moderna y sonido personalísimo de tocar la guitarra sintetizada le convierte en un referente del jazz-rock progresivo abrazando a otros grandes como Pat Metheny, Allan Holdsworth o John Abercrombie.

Su sonido languideciente, quejumbroso, espiritual, ambient y personal encuentra sus principales influencias en los nombrados Pat Metheny, Allan Holdsworth o John Abercrombie e incluso en el cósmico Terje Rypdal o en el flipante y lisérgico Steve Hillage del grupo Gong.

Mark Wingfield explora espacios abiertos desolados e inhóspitos ya sea dialogando o monologando sirviéndose de elementos poético-espacio-temporales que trasmutan su música en una montaña rusa con vertiginosas subidas y bajadas.

“Mars Saffron” es pusilánime, lloricona y un tanto delirante marcando el sentir del trío.

Composiciones como “Voltaic” se convierten en el paradigma de Proof of Light donde su estructura etérea, profunda y reverberante es apoyado por una lujuriosa sección rítmica de líneas complejas explosivas y ambiciosas que nos lleva a buscar en nuestra memoria pasajes del Odyssey de Terje Rypdal.

Sonido ECM en “Summer Night’s Story”, “Proof of Light” o en “The Way to Etretat”, (Pat Metheny- Offramp) en “Restless Mountains” la guitarra sintetizada parece vestirse ocasionalmente de ciertos ropajes hindúes chispeantes que encuentran su mejor aliado en los redobles de la batería de Asaf Sirkis. “A Conversation We Had” es tan dialogante como insinúa con Wingfield, Sirkis y Stavi interactuando con preciso y amable control. “A Thousand Faces” es la más breve e introspectiva de todas destacando Yaron Stavi. “Koromo’s Tale” aporta cierto misterio, juego de atmósferas y silencios para que Yaron Stavi haga cantar a su contrabajo con el desafiante Asaf Sirkis y el reberverante Mark Wingfield.

© Enrique Farelo, 2017

Mark Wingfield: Proof of Light

Mark Wingfield (guitarra eléctrica y sintetizada), Asaf Sirkis (batería) y Yaron Stavi (contrabajo)

“Mars Saffron”, “Restless Mountains”, “The Way to Etretat”, “A Conversation We Had”, “A Thousand Faces”, “Voltaic”, “Summer Night’s Story”, “Koromo’s Tale” y “Proof of Light”.
Todas las composiciones de Mark Wingfield.

Grabado el 20 y 21 de mayo de 2014 por Ru Cook en Lost Boys Studio, Cranfield, (Inglaterra). Publicado en 2015 por Moonjune Records.




HDO 183. Eric St. Laurent – Dwiki Kharmawan – Christoph Irniger Pilgrim. 3X3 [Podcast]

christoph-irniger-pilgrim_big-wheel-live_intakt_2016dwiki-dharmawan_pasar-klewer_moonjune_2016_2cderic-st-laurent_planet_katzenmusik_2016

Dwiki Dharmawan con el CD doble Pasar Klewer (Moonjune Records, 2016), Eric St. Laurent con Planet (Katzenmusik, 2016), y Christoph Irniger con su formación Pilgrim en la grabación Big Wheel Live (Intakt Records, 2016) en la entrega 183 de HDO, un especial 3X3 en el que se pueden escuchar tres temas de cada una de estas tres grabaciones.

© Pachi Tapiz, 2016

HDO es un podcast editado, producido y presentado por Pachi Tapiz.

En HDO 183 suena:

  • Dwiki Dharmawan: Pasar Klewer (Moonjune Records, 2016. 2CD)
    Dwiki Dharmawan, Yaron Stavi, Asaf Sirkis, Mark Wingfield, Nicolas Meier, Gilad Atzmon, Boris Salvodelli, Aris Daryono
  • Eric St. Laurent: Planet (Katzenmusik, 2016)
    Eric St. Laurent, Attila Fias, Michel DeQuevedo, Jordan O’Connor
  • Christoph Irniger Pilgrim: Big Wheel Live (Intakt, 2016)
    Christoph Irniger, Stefan Aeby, Dave Gisler, Raffaele Bossard, Michi Stulz



Dwiki Dharmawan: Pasar Klewer (Moonjune records, 2016. 2CD) [CD]

dwiki-dharmawan_pasar-klewer_moonjune_2016_2cdPasar Klewer es el segundo trabajo del pianista y compositor indonesio Dwiki Dharmawan para moonjune records y pasa por ser una de sus obras más importantes por originalidad y creatividad, donde es difícil encontrar una definición que encaje a la perfección con lo que se ofrece en el mismo. De Dwiki Dharmawan se puede decir muchas cosas, quizás la que mejor le define sea que se parece a sí mismo y a nadie más. De Pasar Klewer, solo alabanzas es lo mejor que se me ocurre.

La mayoría de las 11 composiciones corren a cargo del propio Dwiki Dharmawan o de arreglos tradicionales que se implementa con una doble versión (una vocal con Boris Savoldelli y otra instrumental) del tema de Robert Wyatt, “Forest”.

El primero de los discos se abre con el tema que da título al álbum, “Pasar Klewer”, el cual nos ofrece un comienzo espectacular pleno de energía inteligente, donde la guitarra eléctrica de Mark Wingfield nos deja sin aliento en comunión perfecta con Dwiki Dharmawan y su piano de rotundo y diáfano sonido que hace saltar las teclas por los aires y que se complementa de forma soberbia con Yaron Stavi, Asaf Sirkis y Aris Daryono.

No se queda atrás “Spirit of Peace”; el muy destacado solo de clarinete de Gilad Atzmon nos lleva tan lejos como seamos de capaces de imaginar, complementándose con la elegante guitarra glissentar del suizo Nicolas Meier y el no menos luminoso piano de Dwiki Dharmawan al que se le suma Aris Daryono con su técnica de percusiones vocales. (Konnakol)

Los muy originales cambios de ritmo frente al saxo soprano de Gilad Atzmon nos adentra en un mundo de fantasía colorista extrema que hacía tiempo no escuchaba en “Tjampuhan”. Composición superlativa y lección magistral de pasión y orgía sonora en un dar y tomar de virtuosismo sin freno.

La versión vocal de “Forest” compuesta por Robert Wyatt, perteneciente a su trabajo Cuckooland del año 2003, cuenta con la participación de Boris Savoldelli y su voz dramática y grave que parece narrar oscuros secretos inconfesables al que Mark Wingfield pone el contrapunto guitarrístico creando atmósferas delirantes y fantasmales.

Cierra este primer acto “London in June”, ¿os suena? Una pieza compuesta al alimón entre Dharmawan, Stavi, Sirkis y donde la particular voz de Boris Savoldelli parece conducirnos a

Norma Winstone y a Robert Wyatt en un ejercicio de sonido Canterbury que lo inunda todo de un hálito fantasmal donde entran y salen voces e instrumentos.

Comenzaremos el segundo de los CD casi como la habíamos terminado, para que no sirva de nexo de unión con el penúltimo corte del primero, es decir con “Forest”, pero esta vez en versión instrumental.

En esta versión “B” de la composición de Robert Wyatt la “voz cantante” la lleva la doliente, distorsionada e irreverente guitarra de Mark Wingfield, mostrando una vez más su capacidad de guitarrista superior por su inventiva y versatilidad. Sin duda uno de los grandes del instrumento en la actualidad.

Sin embargo, el verdadero principio de este segundo disco se construye con el extraño y tradicional “Lir Ilir”. Dominado por las folclóricas voces de Peni Candrarini y secundado por el disonante violín de Aris Daryono, al que sucede el piano convertido en arpa ocasional de Dwiki Dharmawan y que termina en un trío swingueante al que se le suma el virtuosismo de escalas mil de la guitarra glissentar de Nicolas Meier.

“Bubuyu Bulan” muestra sus dotes más emotivas y virtuosas en una balada de corte elegante donde convergen el doliente clarinete de Gilad Atzmon y el majestuoso piano de Dwiki Dharmawan para regocijo del corazón y la mente de quien escucha.

Una vez más el incontestable Gilad Atzmon, esta vez al saxo soprano, hace las delicias en la jocosa “Frog Dance” en complicidad con el piano de Dwiki Dharmawan en una pieza a la que a buen seguro daría su aprobación el mismo Chick Corea.

En “Life It Self” nos volvemos a encontrar con la guitarra de Mark Wingfield en una composición del batería Asaf Sirkis. Mark Wingfield, suena al Pat Metheny de Offramp, convirtiendo su guitarreo en un vertiginoso tren nocturno en el parece viajar con su sumo gusto el piano de Dwiki Dharmawan y en el Yaron Stavi y Asaf Sirkis son parte fundamental.

La serena, apacible, melódica y comedida “Purnama” ofrece a un Dwiki Dharmawan entre Keith Jarrett o Lyle Mays, fino a Nicolas Meier y Yaron Stavi como Mark Egan en una pieza del gusto del American Garage de Pat Metheny.

© Enrique Farelo, 2016

Dwiki Dharmawan: Pasar Klewer

Músicos: Dwiki Dharmawan (piano acústico), Yaron Stavi (guitarra bajo), Asaf Sirkis (batería y percusiones), Mark Wingfield (guitarra eléctrica en temas 1 y 4 disco 1; temas 4 y disco 2), Nicolas Meier (guitarra glissentar en 2 y 5 disco 1; en 1 en disco 2 y guitarra acústica en 3 y 5, disco 2), Gilad Atzmon (clarinete en 2 disco 1 y 2 disco 2, saxo soprano en 3 disco 1 y en 3 disco 2), Boris Savoldelli (vocales en 4 y 5 disco 1), Aris Daryono (vocales, percusión gamelán, percusión kendang, violín rebab 3-strings en 1, 2 y 3 disco 1 y 1 disco 2), Peni Candrarini (vocales en 1 disco 2), Gamelan Jess Jegog (orquesta gamelán en 3 disco 1) y Balinese Frogs: coros en 3 disco 2)

Composiciones:
Disco 1:
“Pasar Klewer” (Dharmawan); “Spirit of Peace” (Dharmawan); “Tjampuhan” (Dharmawan, I Nyoman Windha); “Forest” (Robert Wyatt) y “London in June” (Dharmawan, Stavi, Sirkis)
Disco 2:
“Lir Ilir” (traidicional; arr.: Dharmawan); “Bubuyu Bulan” (Benny Corda; arr.: Dharmawan); “Frog Dance” (Dharmawan); “Life It Self” (Sirkis); “Purnama” (Dharamwan) y “Forest” (Robert Wyatt)

Grabado en el estudio EastCote de Phil Bagenal (Londres) el 9, 10 de junio de 2016. Boris Savoldelli partes vocales grabadas en el estudio BSS en Pisogne (Italia) el 30 de agosto de 2015. Coros femeninos de la orquesta gamelán grabados en Jakarta en mayo de 2015. Balinese frogs grabados en directo en Ubud (Bali) en agosto de 2015.




Gilad Atzmon Trio (Bogui Jazz, Madrid, 31-X-2012)

  • Fecha: 31 de octubre de 2012.
  • Lugar: Bogui Jazz (Madrid).
  • Componentes:
    Gilad Atzmon: saxos alto, soprano y clarinete
    Yaron Stavi: contrabajo
    Carlos “Sir Charles” González: batería
  • Comentario:

     

    Con mucha expectación se presentaba en Madrid el saxofonista Gilad Atzmon, y prueba de ello fue la gran afluencia de público que se dio cita en el Bogui Jazz. Antes de la actuación tuvo lugar un acto donde se dio a conocer su reciente libro, La Identidad Errante, en el que este activista, novelista y filósofo, además de músico, no duda en denunciar la postura del gobierno de Israel, pronunciándose en sus escritos en contra del sionismo, y la ocupación de los territorios palestinos.

    Su anterior experiencia en la capital fue con la Orient House Ensemble, grupo de connotaciones étnico-jazzísticas que en el año 2005 dejó una gran impresión entre quienes pudimos disfrutarlo. Pero esta ocasión casi nada tenía que ver con aquella. En formación de trío Atzmon despliega un jazz visceral dispuesto a acaparar todo el espacio sonoro. Desde una clara postura de bopper recurre a un amplio catálogo de improvisaciones que le sirven para proyectar cada tema como una descarga festiva, en la que se dan la mano la tradición y la modernidad. Nada se le escapa a Atzmon y cualquier excusa le sirve para armar un discurso que, como átomos sonoros, poco a poco se unen y adquieren un cuerpo sólido de diferentes formas. Ya se trate de standards como “I Can’t Get Started”, “In a sentimental mood” o “Take the A Train”, siempre deja espacio al acompañamiento de la rítmica con un estilo muy parkeriano. Con la ayuda de dos fieles escuderos como Yaron Stavi al contrabajo y de Sir Charles, siempre a punto y preciso, en la batería, dio como resultado un concierto en el que hubo de todo menos aburrimiento.

    Con los acordes de “Cherokee”, cuya base utilizó Charlie Parker para su célebre “Ko-Ko”, los fraseos del saxo se fueron intensificando cada vez más y la batería y el contrabajo hubieron de empezar a trabajar a destajo, con ritmo y swing expandiéndose a raudales. Y demostrando por qué había sido elegido para el concierto, llegó el primer solo improvisado de la noche a cargo de Sir Charles.

    En la Orient House Ensemble Gilaz Atzmon suele acaparar muchos temas con el clarinete. Apoyado suavemente por la rítmica, Atzmon inició una de las piezas homenajeando a las composiciones de George Gerswin con mucha elegancia. El final del primer set de la noche estuvo dominado en medio de fraseos claramente blues, en los que Yaron Stavi y Sir Charles realizaron un mano a mano que sirvió como colofón y excusa para los primeros acordes de la composición “Moanin” de Bobby Timmons. Una pieza que sirvió para encandilar aún más al personal, totalmente entregado y con muchas ganas de pasárselo bien en el concierto.

    El segundo set comenzó con los acordes de “Blue Train” de John Coltrane, tema que se expande con un torrente de notas improvisadas. Casi todo el concierto se desenvuelve con un gran solo de Atzmon, con la batería y el contrabajo estando a la altura para seguirle. Pero si con Trane no era suficiente, de repente propone un cambio de marcha y puede aparecer uncalypso para animar aún más la fiesta.

    A continuación, siguiendo con Coltrane llegó el himno “Giant Steps”, un portento y monumental homenaje a la improvisación. El comienzo de cada tema es una excusa para poner de manifiesto sin ostentación y con un discurso diáfano y cristalino toda la clase que Atzmon atesora. Un portento de técnica, no artificial, con aportaciones esenciales del contrabajo y también del batería.

    La recta final del concierto comenzó con toda una muestra de fortaleza a cargo de Sir Charles, que dio pie a que entraran el saxo y el contrabajo con la misma fuerza para no ser menos. Sobre un fondo de batería empezaron a aflorar ciertos toques funkies que contribuyeron a caldear más la noche.

    Como apoteósis y con parte del público disfrutando de pie vino una especial versión de “What a Wonderful World” de Louis Armstrong. Sobre los acordes de esta conocida canción se fundamento toda la improvisación, donde de nuevo la presencia de Charlie Parker se hizo presente hasta la finalización del tema. Aztmon puso de manifiesto a lo largo de su actuación que desde que empieza hasta que termina mantiene una búsqueda constante de sonidos, pequeños viajes en los que siempre encuentra finales emocionantes. Todo desde un punto de jocosidad y diversión que permite a Atzmon crear uncollage musical donde nada le sobra. Por eso, el final no pudo ser mejor con parte del público moviéndose a ritmo. Con Atzmon los aficionados se congratulan con la máxima de que el mejor jazz siempre se puede disfrutar en directo.

    Texto: © 2012 Carlos Lara
    Fotografías: © 2012 Sergio Cabanillas