image_pdfimage_print

Por Joan Cortès.

38è Festival Jazz Terrassa

  • Fecha: Viernes, 08 de marzo de 2019
  • Lugar: Nova Jazz Cava (Terrassa)
  • Grupo:
    Danilo Pérez – John Patitucci – Terri Lyne Carrington
    Danilo Pérez: piano
    John Patitucci: contrabajo
    Terri Lyne Carrington: batería

Children of the light (MAC/2015) es el único trabajo, hasta la fecha, del trío formado por el pianista Danilo Pérez, el contrabajista John Patitucci y el baterista Brian Blade, los tres motores de alta propulsión del compositor, saxofonista y “conductor musical” Wayne Shorter, que conjugaban un estimulante y musculado cuarteto.

Pudimos calibrar por primera vez los mimbres de su directo en el Festival de Jazz de Barcelona  y, después, casi llegar a los límites etílicos, por el coupage destilado, en las canteras al aire libre y ligeramente adaptadas -con el toque característico de la república vecina de tocar lo mínimo para mantener lo esencial- de la pequeña población francesa de Junas.

A principios del pasado  marzo, en la Nova Jazz Cava de Terrassa, Brian Blade había cedido el testimonio de sus baquetas a la baterista Terri Lyne Carrington. Terri Lyne hacia 32 años que había actuado en el festival egarense como integrante del quinteto del maestro Shorter, una formación que también contaba con la percusionista Marilyn Mazur.

El trío actual fue el responsable de inaugurar los conciertos internacionales del 38è Festival Jazz Terrassa, dejando el listón a tocar del techo, nada bajo en el emblemático recinto jazzístico. Con una primera parte brutal, entre partituras e improvisación, entre variantes complejas y de difícil predecir, con los tres músicos en pleno estado de comunión, ebullición, autoalimentándose, que hacía complejo saber cuando la partitura era el elemento substancial o meramente tangencial o ni ello.

La segunda parte, después del paro o descanso preceptivo en la jazz cava, deambularon por caminos y estructuras más predecibles -aunque ya quisiéramos que muchos conciertos arroparan estas derivadas- sin perder un ápice de su calidad. En el bis volvieron a dejar las riendas y bridas bien sueltas para retornar por los senderos iniciales.

 

Texto y fotografías: © Joan Cortès, 2019