Cuando a mediados de los noventa se publicó el debut discográfico de James Carter, un cosquilleo recorrió no pocos comentaristas: había llegado el nuevo redentor del jazz*. Tenía ideas, una técnica apabullante, un conocimiento enciclopédico de la historia de esta música (era un hacha en los blindfold tests) y, aContinúa leyendo