De olvidos (in)voluntarios e imperdonables (Billy Bang in memoriam)

De olvidos (in)voluntarios e imperdonables (Billy Bang in memoriam) 1
Billy Bang In Memoriam
© Naiel Ibarrola, 2011

Haz click en la imagen para
agrandarla.
Tal y como me sucede casi siempre que me toca preparar alguna charla o conferencia, mi proceso de selección del material a utilizar pasa por distintas fases. La primera es la recopilación del material en bruto, y que habitualmente consiste en localizar y revisar los DVD o grabaciones que se ajustan a su contenido. A continuación toca depurar esa selección inicial en función del objetivo de la conferencia, o lo que es lo mismo, seleccionar uno o dos temas de cada grabación. Finalmente es el turno de organizarlo todo tras realizar una última selección. El punto final, unas cuantas horas más tarde, consiste en editar y preparar los correspondientes DVD: uno con lo que sonará en la charla, y otro con los extras por si en algún momento hay que echar mano de algo más de música e imágenes.

En el caso de la preparación de la conferencia Jazz en el Siglo XXI además de los vídeos que pude llegar a emitir en las dos horas de conferencia (dieciséis ni más ni menos), quedó bastante material en el tintero. En concreto y en el DVD con el material seleccionado para la conferencia sólo quedo por visualizar un vídeo de los Masada de John Zorn en directo en el Tonic neoyorquino. En cuanto al DVD con el material extra que habitualmente suelo confeccionar quedó material suficiente para otra conferencia de dos horas.

Uno de los temas seleccionados fue “Once Again” interpretado por el trío de Jin Hi Kim acompañado por Billy Bang y William Parker en una formación poco habitual de komungo, violín y contrabajo. Su duración, siete minutos y seis segundos, hizo que finalmente se quedase fuera de la selección que intentaba mostrar las posibilidades que tiene el jazz cuando se fusiona con otras músicas ajenas a él, así como sus posibilidades cuando es interpretado con instrumentos distintos a los habituales. Unos pocos días después de la conferencia, el 11 de abril, llegaba la funesta noticia: Billy Bang había fallecido con apenas 63 años debido a un cáncer de pulmón. Tarde para incluirlo en una charla que ya había tenido lugar, pero no lo suficiente como para rendirle un pequeño homenaje gracias a la ilustración de Naiel Ibarrola, y de paso darle las gracias a ese gran maestro del violín por su música y por su libertad.

© Pachi Tapiz, 2011

Esta entrada se ha leido 1050 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.