Jimmy Weinstein: Coincidencias Naturales. Por jesusmoreno [Entrevista de jazz publicada originalmente en 2007]

Jimmy Weinstein: Coincidencias Naturales. Por jesusmoreno [Entrevista de jazz publicada originalmente en 2007]

Jimmy Weinstein: Coincidencias Naturales. Por jesusmoreno [Entrevista de jazz publicada originalmente en 2007] 1
Jimmy Weinstein, Matt Renzi, Chris Higgins
© Foto promocional, 2007

Desde hace años, el batería Jimmy Weinstein es un habitual de los escenarios españoles. En sus visitas siempre ha incluido en sus formaciones nombres con el suficiente gancho (Chris Cheek, Ahmed Abdullah, Satoko Fujii, Oscar Noriega…) como para hacer de cada una de ellas una cita interesante y a pesar de ello no es un músico muy (re)conocido. La edición de This Ocean con su proyecto Natural Coincidence, que incluye a la pianista Satoko Fujii, es una buena excusa para repasar su trayectoria.

JESÚS MORENO: ¿Cómo te iniciaste en el jazz?

JIMMY WEINSTEIN: En casa escuchaba los discos de mis padres. Eran de música clásica, folk americano y jazz. El pop estuvo prácticamente prohibido hasta que tuve doce años o algo más. Hasta entonces escuché mucho folk, especialmente Pete Seeger, Big Bill Broonzy y de jazz, Charlie Parker y Lester Young. Mi acercamiento al jazz fue algo lento y gradual desde estos inicios hasta ir descubriendo poco a poco en profundidad la música de Miles, Ornette y Coltrane, luego Louis Armstrong… Ahora escucho a Lester Young de nuevo.

Pero no empecé a tocar jazz hasta que tuve 22 años, cuando llegué a Nueva York con un trabajo como diseñador de yates. De día trabajaba como diseñador y por la noche salía y frecuentaba el ambiente jazzístico neoyorkino y empecé allí. Me gastaba el dinero en clubes y esa fue mi primera escuela. Había estudiado música desde los siete años pero no sabía como se aprendía el jazz o dónde… Hasta que llegué a Nueva York, pero tengo que decir que realmente no creo en la palabra «jazz». Eso lo aprendí de Yusef Lateef: para mi «jazz» es lo que «ilumina». Puede ser la guitarra de 12 cuerdas o el banjo de Seeger, Ornette tocando el violín o Pau Casals dando una clase magistral.

JESÚS MORENO: Perteneces a una generación de músicos que en general en su currículum indica el centro en el que se han titulado y los profesores con los que han estudiado o las master class a las que han asistido, mientras que hace unas décadas el currículum de un músico era el listado de músicos y grupos con los que había tocado y grabado. ¿Es pues el triunfo del academicismo?

JIMMY WEINSTEIN: Las generaciones anteriores no tenían las posibilidades de estudiar en una escuela como las hay ahora. Creo que los músicos todavía indicamos con quiénes hemos tocado o grabado. Cuando empezaba tocaba mucho con Clarence «C» Sharpe, que no era famoso, pero sí una leyenda para algunos dentro del ambiente neoyorkino. Yo aprendí mucho de él y lo pongo en mi currículum. No sé si la tradición oral en la enseñanza/aprendizaje del jazz ha disminuido. Para saberlo, y en qué grado, habría que hacer un estudio profundo. Pienso que tenemos que mirar al futuro y procurar entender bien el espíritu del jazz del pasado, que a veces queda algo borrado en el ambiente académico con una inundación de análisis. Debemos ser abiertos, si no, corremos el riesgo de llegar a ser el anti-jazz. Tenemos que ser conscientes de no evolucionar al «no-jazz».

JESÚS MORENO: Has grabado para Fresh Sound en su serie New Talent, y en tus grupos has contado con gente de ese entorno de músicos como Matt Renci o Chris Cheek, pero parece que siempre has intentado dar a tu música un aire algo más libre.

Jimmy Weinstein: Coincidencias Naturales. Por jesusmoreno [Entrevista de jazz publicada originalmente en 2007] 2
Jimmy Weinstein’s natural coincidence – this ocean

JIMMY WEINSTEIN: Se puede decir que son del entorno de Fresh Sound, pero ellos dos grababan conmigo antes de que ese sello les conociera. Ambos pueden tocar muy libre en el sentido de «improvisación libre», pero también de modo libre como lo expresa Lee Konitz, ¿sabes?, «libres de clichés y lo previsible». Por eso pienso en ellos como «virtuosos improvisadores». Tengo grabaciones no editadas con Chris y Matt que sorprenden por sus texturas. Por ejemplo, tengo grabada por una versión de mi quinteto –con Oscar Noriega– un Live at the Knitting Factory (que tengo intención de publicar) que tiene algunas piezas de una textura muy densa en las que dudo que alguien reconozca a Chris Cheek tocando allí.

Lo cierto es que en mi música me gusta un acercamiento «inside/outside». Me gusta experimentar libremente y a veces en términos muy abstractos, como he hecho recientemente con mi colega Sten Hostfalt, que está desarrollando un concepto de guitarra microtonal. Él es uno que viene de la escuela tradicional y sabe tocar muy «inside». Eso para mi es algo natural y no exagerado, pero es muy abstracto y poca gente escucharía algo así… Hemos tocado ahora en Nueva York en los clubes «sub-underground». Pero también tengo la fortuna de poder actuar en conciertos internacionales con músicos como Satoko Fujii o Ahmed Abdullah (Diaspora y NAM) y así llego a llevar algo de mis experimentos a un público más amplio. Lo que me gusta es alimentar el «inside» con el «outside» y viceversa, me ayuda desarrollarme artísticamente.

JESÚS MORENO: Hay un viejo proyecto tuyo que siempre me pareció muy interesante. Red, con Oscar Noriega y Jeff Parker, del que os recuerdo en una actuación memorable.

JIMMY WEINSTEIN: Antes me has preguntado sobre el triunfo del academicismo. Cuando recibí mi diploma en Berklee en 1989 no tenía ni idea de qué hacer, mi concepto no estaba formado para nada. Un maestro que pasó un día por allí me enseñó algo muy importante. Era Bob Brookmeyer, el trombonista. Fui a su clase magistral y solo había como cinco personas y pasó algo de tiempo con cada uno de nosotros y nos preguntó a cada uno «qué demonios» intentábamos hacer. En aquel punto yo todavía probaba a imitar a «Philly» Joe Jones y mi idolo de swing y moda era Frank Sinatra. Usaba gomina para mi cabello, comía huevos fritos con beicon cada mañana y creía que vivía en los años 50 y era súper divertido hasta que tenía que enfrentarme con la realidad de intentar desarrollar algo personal. Brookmeyer me dio el consejo de ir a tocar por la calle… Así, decía él, podía «tener un bolo y a la vez aprender a tocar y desarrollar mi música». Y eso me pareció un buen consejo, lo tomé muy en serio y empecé a hacerlo como actividad principal en Boston. Pasé 3 años tocando en la calle. Era fantástico, era mi «bolo», tocaba música 12 horas al día con gente diferente y con cualquier formación. Todo el día, y si llovía pues lo montaba bajo los pórticos, si hacía frío usaba guantes y gorros, esto realmente era mi escuela para tocar. Fue así como descubrí mi sonido y mi concepto de líder de grupo. Era mi bolo porque lo movía. Y mis colegas lo pasaban bien porque eran libres, se podía hacer y tocar lo que queríamos y ganábamos algo decente también. Me sirvió para profundizar como persona, conocí a muchos «sin techo» y fue mi emancipación de un concepto académico porque rompía aquellos esquemas y vivía en la calle prácticamente. Dos tipos que venían frecuentemente conmigo eran Jeff y Oscar. O sea que fue un grupo con raíces callejeras. El hecho de que no hubiera un bajo era normal cuando tocábamos en la calle.

JESÚS MORENO: Además de con músicos de tu generación has trabajado con otros mas veteranos como Ahmed Abdullah. ¿Hay grandes diferencias a la hora de plantear un proyecto musical con un tipo u otro de músicos?

JIMMY WEINSTEIN: Ahmed es un personaje fascinante. Ahmed, Alex Harding y yo compartimos la senda espiritual en el budismo de Nam Myo Ho Renge Kyo. De allí viene el nombre de nuestro grupo NAM. Colaborar con Ahmed es algo especial para mí. Es de otra generación y nuestras procedencias son muy diferentes. Sobre la formación de NAM, Ahmed te diría que Alex y yo le elegimos para ser el líder y que el aceptó con entusiasmo.

Yo no conocía a Ahmed. No sabía nada de su historia ni de su participación en el mundo de los lofts. Durante el funeral de Charles Moffet, en 1997, Ahmed tocó su composición «The Eternal Spiraling Spirit» como homenaje (yo había conocido a Moffet en Brooklyn en 1994). ¡Flipé! Nunca en mi vida había escuchado una cosa así, incluyendo a Ornette, que estaba en el funeral. Salí del servicio como un zombi… No pude hablar durante una hora o así. Unos meses después Alex me dijo que conocía a Ahmed y que practicaba el budismo. Nos presentó y después de unas sesiones informales formamos NAM con Masa Kamaguchi. Así que no fue un grupo planificado sino que más bien fue una especie de happening místico/orgánico en un principio con intenciones de grupo colectivo, aunque para nosotros Ahmed es el líder, porque su experiencia lo hace natural. El hecho de que dos importantes baterías de Ornette, Moffet y Blackwell, tuvieron en sus grupos a Ahmed lo he entendido como un aprendizaje místico según el continuo maestro/discípulo.

Jimmy Weinstein: Coincidencias Naturales. Por jesusmoreno [Entrevista de jazz publicada originalmente en 2007] 3
Jimmy Weinstein – Sound emotion

JESÚS MORENO: Llama la atención que en tus grupos se repita la presencia del bajista Masa Kamaguchi.

JIMMY WEINSTEIN: En 1991 el guitarrista Sten Hostfalt me llamó para tocar con él en Boston. Masa era el bajista de su grupo. No conocía ni a Masa, ni a Sten ni a los otros que tocaban allí. Yo entonces tocaba en la calle. Cuando empezamos a tocar las primeras notas de ese bolo supe que había encontrado a una persona que podía ayudarme a crear mi propio grupo y a desarrollar mi música. Masa al contrabajo tiene un concepto puro con el que yo nunca había tocado. Podía entrar en ese sonido. Su entonación era exacta y no le molestaba irse con el flujo. Su concepción era libre, de la forma en que decía antes que lo expresa Konitz. El color de su sonido era azul y comprendí que ese era el sonido que yo buscaba. No era forzado y era parecido al color azul/verde de la guitarra de Elie Massias con quien ya estaba trabajando y era un sonido muy abierto. Desde entonces Masa ha sido una constante en mis grupos. Una vez que una cosa así comienza es lógico que continúe si funciona bien. Con Masa es como tocamos juntos y siempre sale diferente. Por eso lo llamo puro. ¡Masa es «Don Jazz Puro»!

JESÚS MORENO: Llevas unos años con un proyecto de escuela de jazz itinerante (de carretera). ¿Cómo funciona? ¿Ha dado algún fruto ya esta experiencia?

JIMMY WEINSTEIN: Llevo desde 1993 dando seminarios cuando estoy de gira y la idea tiene sus raíces en esto. Pero Traveling School es también un concepto que empecé con mi mujer Lilli Santon, que es una vocalista y terapeuta especializada en energía. Empezamos esta actividad desde un punto de vista también social en el que la escuela está enfocada a ayudar a gente con problemas de comunicación. Usamos improvisación y terapia conjuntamente para confrontar estos problemas. El fruto está cada vez que entregamos a nuestros alumnos sus diplomas. A veces, cuando es posible, llevamos a alumnos de gira; enseñamos y tocamos conciertos conjuntos con alumnos y profesores. Entonces la línea entre alumno/profesor se borra.

JESÚS MORENO: Llevas años trabajando por España con cierta regularidad. ¿Has colaborado también con algún músico nacional? ¿Conoces la escena musical española?

JIMMY WEINSTEIN: Conozco un poco la escena. Sé que hay gente nueva tocando muy bien y si pasara más tiempo en España montaría un grupo. No suelo hacer grupos informales. Necesito mucho tiempo para desarrollar formaciones y soy bastante lento en este aspecto… de todos modos España tiene un movimiento muy dinámico y recuerdo con mucho cariño la vez que asistí en 1987 a un seminario en Castelldefels (Barcelona) y los profesores eran Quest, el grupo de David Liebman. Entre los alumnos estaban músicos que ahora forman parte de la escena internacional como Perico Sambeat, Jordi Rossy, Marc Miralta, Albert Bover y Chano Domínguez. Era fantástico porque todos éstos ya tocaban mucho. También he tocado con Eladio Reinón, Benet Palet, David Mengual y Rai Ferrer en varias ocasiones.

En Berklee conocí al saxofonista y arreglista de Pamplona Iñaki Askunze y a Mercedes Rossy. Ella me presentó a mi mujer Lilli. Mercedes y yo pasábamos mucho tiempo tocando y estudiando juntos en América. Llegamos a tocar algunos bolos en España antes de que se pusiera enferma. Su muerte me dolió mucho.

Recientemente he colaborado con Iñaki y el guitarrista mallorquín Toni Miranda en un proyecto de Traveling School en el festival internacional de Sa Pobla en Mallorca y pensamos continuar y desarrollar este proyecto.

Creo que en todo en el mundo hay gente apareciendo. Jóvenes y no jóvenes que llegan a salir; algunos cuentan algo, otros no… depende de tu punto de vista. ¿Y luego? Hay que sostener esta historia o cuento… nada fácil.

JESÚS MORENO: Tu proyecto más reciente incluye en el grupo a la pianista Satoko Fujii. Es un cambio grande porque no sueles incluir pianos. ¿Por qué esa preferencia anterior por las guitarras?

JIMMY WEINSTEIN: Bueno, casi nunca elijo el instrumento. Elijo a la persona. Y como he mencionado antes, para mí es un proceso lento formar grupos. No pienso en Chris Cheek como saxofonista sino que más bien pienso en su sonido, y es especialmente importante en este caso de mi grupo nuevo con Satoko y su marido Natsuki. Yo toco el piano y la guitarra un poco y como escribo pensando en la persona que lo tocará me ayuda y conceptualizo composiciones a partir del sonido del instrumento o grupo entero. Lo que me gusta de la guitarra eléctrica es su gama de volumen, porque unas veces me gusta tocar a un nivel de volumen muy alto o muy bajo como especialmente hacía con mi grupo con Elie Massias.

JESÚS MORENO: ¿Crees que el contar con piano y trompeta en lugar de saxo y guitarra cambia la dirección de tu música?

JIMMY WEINSTEIN: ¡No!

JESÚS MORENO: ¿Qué proyectos tienes para este año?

JIMMY WEINSTEIN: Además de nuestras actividades de talleres en festivales por Italia y España con Traveling School (entre otros en el Festival de Jazz Internacional de Sa Pobla en Mallorca) este año, en verano estaré de gira con Renzi, Weinstein y Kamaguchi y esperamos grabar algo nuevo. Tengo también un nuevo trío experimental (guitarra, bajo, batería) con Francesco Guaiana a la guitarra y Luca Lo Bianco al bajo. El trío se llama Hitch-Hikers y tenemos un disco que ha salido ahora. Haremos una gira en Italia en junio. Es un proyecto muy interesante. Más adelante tenemos planeada una grabación en Nueva York con mi mujer Lilli y el trombonista y poeta neoyorkino Raymond Todd junto al guitarrista Sten Hostfalt. También este verano formaré parte de un colectivo de artistas en Italia para montar una performance multimedia dentro el festival de Ovada. ¡Estos dos últimos son algo bastante más allá de lo experimental!

JESÚS MORENO: ¿Tienes actuaciones previstas en España?

JIMMY WEINSTEIN: ¡Espero que sí! Estamos completando fechas, así que si alguien está leyendo esto y quiere contratarnos, Renzi/Weinstein/Kamaguchi estarán disponibles todo el mes de julio. Pueden contactar conmigo a través de Traveling School (jimmy@trvschool. com).


Más sobre Jimmy Weinstein:

Entrevista publicada originalmente en Tomajazz en 2007. Foto destacada del artículo por José Luis Luna Rocafort.

Esta entrada se ha leido 357 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.