Tomajazz recomienda… un disco: The Piano Giants at Bob Haggart's 80th Birthday Party 1

Tomajazz recomienda… un disco: The Piano Giants at Bob Haggart’s 80th Birthday Party

the piano gigantsDentro de la vasta taxonomía de los aficionados al jazz, el carpetovetónico Adolphus ha encontrado al menos tres subespecies a las que este disco no les gustará nada. En primer lugar, el “mártir místico”, ese ascético sujeto al que una bella melodía produce urticaria irritante y que sobrevive alimentándose sólo de distorsión, gritos desgarradores y entrecortados chirridos. Los tres pianistas que protagonizan este disco -Dick Hyman, Ralph Sutton y Derek Smith- son auténticos estilistas, con una concepción propia del piano que les da plena autonomía cuando tocan solos, pero que también les permite adaptarse al formato del dúo, conversando de forma amena en un lenguaje común (“I’m Through With Love”), lanzando una cita al aire (“Sunday” es un festival de citas), retando y, en definitiva, disfrutando y haciendo disfrutar al oponente y al oyente. En “Tea For Two” se nos hace pasar por distintas fases de deleite (el verso en rubato, el primer chorus rearmonizado en tributo a Willie The Lion Smith, el aire rapsódico y relajado que sólo Sutton sabe aplicar a la juguetona melodía, un poquito de stride, un magnífico solo de Haggart, un excitante intercambio de “cuatros” entre Sutton y Haggart, éste con las escobillas…), lo que sin duda hará empeorar la úlcera de nuestro eremita.

En segundo lugar encontramos al “comprometido progresista”, cuyo único leitmotiv en su universo jazzístico es recopilar y coleccionar músicos que lo dieron todo por la libertad y que sacrificaron su vida por una justa causa, sea la igualdad racial o la defensa de la morsa ártica. La sola mención a una fiesta de cumpleaños o a una celebración (1st. March of Jazz Parties, organizada por el sello Arbors, en homenaje al veterano Bob Haggart ) hiere su susceptibilidad. Haggart, 80 años. Sutton, 71. Hyman, 67. Smith, 63. Rosengarden, 60. Hmmm, esto huele a retrógrado, a conservador. ¿Y tres de ellos formaron parte de una banda llamada The World’s Greatest Jazz Band? Un pelín pretencioso, ¿no?

Y por último, sería injusto olvidar al “evolucionista radical”, que considera la historia del jazz como un pasillo largo y recto en el que se van cerrando puertas a medida que se avanza, dejando atrás y superando cualquier estilo pasado. Sólo la última corriente libreimprovisatoria japonesa o la última mezcla de música tribal swahili con el funk más sucio le satisfacen… bueno, quizás conserva aún sus viejos vinilos de free jazz de los sesenta. ¿Batallas de stride piano, como en “Somebody Stole My Girl”? ¿Una composición para piano de Bix Beiderbecke? ¿Tres composiciones de Fats Waller, y entre ellas una con toques de boogie (“Alligator Crawl”) y otra un vals (“Jitterburg Waltz”)? ¡Por el alma de San Juan Coltrane!

Lo único que este viejo aficionado al jazz le recomendaría a los tres es que se relajen y disfruten, que dejen que la música fluya y los pies taconeen y que un silbidillo desafinado les recuerde que sí, el jazz se puede tararear.

© Adolphus van Tenzing

Disponible en The Piano Giants at Bob Haggart’s 80th Birthday Party (Arbors ARCD 19266)

Esta entrada se ha leido 979 veces

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

  1. Me fui aficionando al jazz poco a poco y mi interes ha ido creciendo…

    Besos.
    Mar

    Suerte en el concurso.

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.