Veteranos en la brecha (VII): Wayne Shorter

Con el nuevo milenio Wayne Shorter (1933) ha iniciado una búsqueda musical consistente en visitar su pasado. Lo que caracteriza al saxofonista es que lo que para algunos se hubiera podido transformar en un mero ejercicio de revisionismo y de vivir de las rentas, para él es una búsqueda activa en la que ha eliminado las restricciones que pudieran imponer las formas de sus composiciones. En 2008 él y su cuarteto, tal y como se pudo disfrutar en su concierto en el festival de jazz de Vitoria, transforman sus conciertos en unos ejercicios de improvisación sin demasiadas ataduras en los que de vez en cuando aparecen unos puntos de referencia más o menos reconocibles.

El citado concierto resultó paradójico. Otros músicos que hubiesen protagonizado el mismo espectáculo habrían obtenido la respuesta de un público huyendo en bloque hacia la salida más cercana. Y sin embargo en Vitoria, quizás también por el respeto hacia una figura venerable que en estos momentos está en un nivel en el que a pesar de su edad va más allá de obtener el aplauso fácil de la audiencia, hizo que ésta no solo permaneciera anclada a sus asientos, sino que le premiase con un más que merecido bis.

Nada que ver con el lamentable espectáculo con que a continuación nos masacró Herbie Hancock. El pianista intentó el más difícil todavía en un intento de dar un cuádruple salto mortal consistente en presumir de su Grammy por River, ejercer de músico de jazz, intentar dar un concierto a base de solos y revisitar algunos de sus grandes éxitos. El resultado, un desastre con la mitad de la audiencia huyendo despavorida ante tamaño despropósito. La misma audiencia que poco antes había permanecido en sus asientos ante un concierto supuestamente más difícil de escuchar.

José Francisco «Pachi» Tapiz

Esta entrada se ha leido 826 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.