image_pdfimage_print

Por Carlos Lara.

Las colaboraciones entre Javier López Jaso y Marcelo Escrich se remontan a cerca de unos diez años cuando formaban parte del New Mood Trio. Desde entonces han sido habituales sus actuaciones en directo. Pero no fue hasta 2014 que lanzaron su primer disco como cuarteto. Un trabajo titulado Pagoda, donde tanto el acordeonista pamplonés como el contrabajista argentino mostraban sus cualidades como compositores y creadores, con raíces porteñas y un lenguaje lleno de sonidos intensos y emocionantes.

Su segundo CD en el mercado es Aporía, palabra griega que designa un problema que no tiene solución racional. “Intentar alcanzar algo y no lograrlo, algo que casa con mi filosofía de ser y con la que tenemos los músicos, esa paradoja continua de querer llegar a algo”, señala López Jaso sobre el significado del nombre en una entrevista.

Aporía es un disco que se puede entender desde un territorio en el que la música argentina y la vasca se dan la mano. La primera protagoniza muchos de los temas, donde predominan los diálogos entre el acordeón y la guitarra, con incursiones del saxo tenor en dos de las piezas. En general se aprecia un gran trabajo de composición y de reparto de los espacios con mucho equilibrio entre los cuatro músicos.

El disco se abre con “Contrahuellas”, que tiene un comienzo melódico con un dueto de acordeón y guitarra, y una sucesión de diálogos. La guitarra comienza un solo de punteo suave acompasado por el contrabajo y la intervención suave a solo del acordeón. El tema “Aporía” se inicia también con melodía, con la guitarra de Giménez forma elegante hasta que la pieza sube de intensidad y la participación de la guitarra va subiendo de tono y adquiriendo protagonismo. La pieza cambia continuamente de registros y parece que nunca va a tener final. En “La Banda y el Conjuro”, el contrabajo marca el comienzo, siguiendo la entrada del acordeón, guitarra y saxo tenor, que realiza un primer solo. Se crea un clima muy acogedor y elegante con el saxofón de Alberto Arteta. En “Cantus” la guitarra realiza un fraseo suave, seguido de una larga melodía del acordeón. “Hugo vuelve a casa” es un tema de inspiración porteña, con una melodía sugerente y nostálgica, en la que se puede oír el recitado de un poema a cargo de Gerardo Fitanovich, que acaba con las palabras “El olvido es una de las formas más refinadas del crimen perfecto”.

“Nene” tiene un sonido de acordeón con aires del Pais Vasco, apoyado por un punteo intensivo y repetitivo de la guitarra. “Aldrán” es de inspiración argentina, con un cambio radical con el contrabajo, que va llevando a la guitarra y el acordeón hacia sonidos bailables. El guitarrista inicia un largo e intenso solo, hasta que retoma la pieza el contrabajo y de nuevo comienza la melodía que marca el protagonismo del tema. En “Donostia-Pamplona, Iruña-San Sebastián”, el contrabajo empieza con punteos y la guitarra estilo Bill Frisell empieza a hacerse un hueco para realizar un solo, que retoma el acordeón. Aquí hay un gran solo de Marcelo Escrich al contrabajo. El acordeón se erige en protagonista en buena parte del tema hasta el final.

Por último, “Diálogos y secuelas” presenta un tono medio rockero al principio y rompe un poco el tono genérico que caracteriza el disco. Más eléctrico y menos acústico que las anteriores piezas. Las distorsiones de guitarra y la inclusión del saxo tenor le dan un tono más jazzístico.

Con un instrumento ya habitual en el jazz internacionalmente conocido por el francés Richard Galliano o el argentino Dino Saluzzi, aunque éste unido al bandoneón, Javier López Jaso, y Marcelo Escrich aportan una nueva perspectiva al jazz nacional.

Tomajazz: © Carlos Lara, 2019

Javier López Jaso & Marcelo Escrich Quartet: Aporía

Músicos: Javier López Jaso (acordeón), Luis Giménez (guitarra), Marcelo Escrich (contrabajo) y Daniel Lizarraga (batería). Colaboradores: Alberto Arteta (saxo tenor) y Gerardo Fitanovich (rapsoda).

Composiciones: “Contrahuellas”, “Aporía”, “La Banda y el Conjuro”, “Cantus”, “Hugo vuelve a casa”, “Nene”, “Aldrán”, “Donostia-Pamplona, Iruña-San Sebastián” y “Diálogos y secuelas”.

Todos los temas compuestos por Marcelo Escrich y por Javier López Jaso.

Grabado el 26 y 27 de enero de 2018 en Mecca Recording Studio en Oyarzun (Guipúzcoa).

Editado por Errabal Jazz en 2018